Está en la página 1de 48

Se prohíbe alterar este documento en forma alguna.

Se garantiza el permiso
para imprimir este documento con el fin de completar el estudio de NO MÁS
VERGÜENZA, Encontrando Libertad en Él, para niños

Autoras:

Brenda Pavón, Rachel Franyutti,

Eva Morales, Mirian Miralles


Semana 1
Versículo Para Memorizar
LUNES – Adán y Eva y la vergüenza del pecado

LECTURA: Genesis 3:1-7, 11; Juan 10:10

DEVOCIONAL: Genesis 3:11; Juan 10:10

¡Bienvenidos a nuestro primer devocional del 2021, No Más Vergüenza! Dios


siga hablando a nuestros corazones a través de Su Palabra.

Cuando Dios creó la tierra y todo lo que en ella existe, les dio a Adán y a Eva
una instrucción en Genesis 2:17: “Mas del árbol de ciencia del bien y del mal
no comerás de él; porque el día que de él comieres, morirás.” Ellos cayeron
en la trampa de la serpiente, desobedecieron a Dios y al hacerlo vieron que
estaban desnudos y entendieron que la muerte que Dios les había dicho no
era física, sino espiritual. Quisieron tapar su desnudez ante Dios porque
tuvieron vergüenza por su pecado de desobediencia.

Creo, que esa sensación que Adán y Eva sintieron, también la hemos sentido
cuando hacemos algo incorrecto y nos avergonzamos. Nuestra primera
reacción es callarnos y tapar el asunto para que nadie se entere. Eso es lo
que el enemigo quiere que hagamos, que nos avergoncemos y lo
escondamos, porque lo que él quiere es robarnos, matarnos y destruirnos,
pero, Jesús vino para liberarnos y darnos una vida en abundancia.

Jesús vino a librarnos de la vergüenza, pero es nuestra responsabilidad


confesar el pecado para ser libre. Mientras lo callemos sentiremos una
horrible vergüenza, pero si lo confesamos seremos libres de ella.

Disfrutemos la vida en abundancia que Jesús nos regala. Tengan la


confianza de hablar con sus padres o un líder de la iglesia para que les
ayude y no seguir ocultando aquello que les causa vergüenza, porque Jesús
ya pagó el precio y quiere hacerlos libres.

ACTIVIDAD:
Vamos a hacer unas “esposas” para las manos y las vamos a cortar en señal
que somos libres de la vergüenza.

Instrucciones:
✓ Corta 6 franjas con el papel de color amarillo, luego corta 2 franjas más
largas y gruesas con el color azul.
✓ Une con pegante para papel cada franja, entrelazándolas para formar
una cadena. Las de color azul deben quedar una al inicio y otra al final.
Las amarillas son más pequeñas y las de color azul deben quedar del
tamaño de tu muñeca.
MARTES – Dios remueve nuestra culpa
LECTURA: Salmos 103:12-13
DEVOCIONAL: Salmos 103:12-13

¿Cuántos han sentido culpa alguna vez? Yo soy la primera en levantar la


mano. Cuando tenía como 14 años, mi hermana menor me estaba
molestando, y le pegué de una manera que no debí. Me fui y ella se quedó
llorando, mientras estaba en mi cuarto, había una culpa dentro de mí que
no me dejaba tranquila y no fue hasta que, fui donde ella y le pedí perdón
por haberla golpeado que mi corazón estuvo tranquilo. Recuerdo que ella
solo sonrió y me dijo: “está bien”. No sé, si se sonrió porque sabía que a mí
me costaba disculparme o si sonrió porque sabía que estaba arrepentida,
pero lo que, si sé, es que la culpa fue quitada de mi corazón.

El enemigo de nuestras almas es especialista es señalarnos para hacernos


sentir culpables, pero él no tiene ningún poder sobre nosotros, sino que el
que nosotros le damos.

A través de Jesús nosotros obtuvimos el perdón de todos nuestros pecados,


cuando los confesamos y nos apartamos de él. Y dice la Palabra que “Dios
lleva lejos los pecados de nosotros como el este de oeste”. Para tener una
idea, Dios se los lleva de la punta este de Alaska a la punta oeste de Rusia
(obsérvenlo en un mapamundi ), esto significa, que nosotros no tenemos
que estar culpándonos por algo que hicimos; si ya nos arrepentimos, Dios ya
nos perdonó y se olvidó de ellos.

¿Hay algo por lo que hoy estés sintiendo culpa? Habla con Dios, si no lo has
hecho pídele perdón y pídele que te libre de toda culpa y Él lo hará. Jesús
nos ha liberado de la culpa y ahora podemos ser libre de ella. ¡Bendito Señor!
ACTIVIDAD:

Con la ayuda de un adulto o de Google, identifica donde esta Alaska y


donde esta Rusia, los coloreas (y si puedes, investiga ¿cuántos kilómetros hay
entre ellos?) para que puedas saber qué hace Dios con nuestros pecados.
MIÉRCOLES-Abraham y Sarah y la vergüenza de la esterilidad

LECTURA: Génesis 15:1-6; Génesis 16:1-5; Mateo 19:26


DEVOCIONAL: Génesis 15:1-2; Mateo 19:26

Abraham y Sara no podían tener hijos y habían perdido toda esperanza,


porque eran ya ancianos, sin embargo, Dios les promete un hijo y Abraham
le cree a Dios. Cuando el tiempo pasaba y no miraban que el hijo prometido
venía, decidieron, según ellos, “ayudar a Dios” y la sierva de ambos; Agar,
quedó embarazada de Abraham.

La palabra estéril en hebreo es acár y uno de sus significados es arrancar,


era como que a Sara le habían arrancado el poder ser madre. Y esto les
causaba vergüenza, porque a pesar de que eran muy ricos, no tenían un
hijo que heredera todo lo que ellos habían obtenido por su trabajo.

En la edad que ustedes están, todavía no se piensa en tener hijos, pero hay
otras cosas en las que podemos ser estériles, por ejemplo: en los intentos por
ser un buen estudiante o aprender a ejecutar un instrumento o quizás en un
deporte, entre otras cosas. Y por mucho que nos esforcemos no miramos ese
fruto y sentimos mucha vergüenza.

Abraham y Sara, miraban imposible tener un hijo; tal vez hoy así te sientas en
alguna área de tu vida, pero quiero decirte que para Dios no hay nada
imposible, lo que tú ves imposible lograr, en Dios puedes hacerlo. ¿Qué
debes hacer? Orar, pedirle al Señor que te ayude, que quite todo aquello
que esté impidiendo que alcances tu meta, Dios puede hacerlo.
Así como le dio un hijo a esta pareja de ancianos, así Dios puede hacer eso
que tú ves imposible de lograr. Él va a quitar la vergüenza de la esterilidad
en tu vida y te dará lo que has estado anhelando.

ACTIVIDAD:

Colorea el siguiente versículo y pégalo en un lugar visible. cuando pienses


que algo no es posible, te recuerde que todo es posible para Dios.
JUEVES-Un Dios que nos redime de la vergüenza

LECTURA: Isaías 54:1-4


DEVOCIONAL: Isaías 54:4

¿Qué es lo que más te avergüenza? ¿Hay algo en tu vida, que haces todo
lo posible para que nadie sepa, porque te da vergüenza? Puede ser una
mala nota, o que no eres bueno para algún deporte en especial, que te da
miedo en la noche, que algunas veces has mojado la cama. Hay tantas
cosas que pueden avergonzarnos…

El pueblo de Israel fue llevado exiliado y cautivo a Babilonia. Es decir que se


fue de su país a otro en el que lo oprimían, produciendo en ellos mucha
vergüenza. Pero, Dios les dice que no teman, porque no serán avergonzados
y que se olvidarán de todos estos eventos. Y así como Dios le dio esta
promesa a un pueblo completo, así te da esta promesa para tu vida
específicamente.

Cuando somos niños hay muchas cosas que traen vergüenza a nuestra vida,
desde situaciones personales, hasta situaciones familiares o en la escuela,
pero Dios hoy te dice, que no temas, porque todo esto va a quedar atrás,
serán como aguas que pasaron y ya no te acordarás de ellas. Quizás la
situación económica familiar hace que muchas veces te sientas
avergonzado por no poder comprar algo, no poder ir a algún lugar o incluso
hasta en la escuela, pero no te preocupes, eso no será para siempre, y
llegará un día en que ya no tendrás vergüenza por eso, porque Dios te
redime. Redimir, significa que Dios te ha librado de una situación penosa.

Recibe el abrazo y el amor de Dios, Él te ha redimido, te ha libertado y ya no


tienes por qué avergonzarte. Jesús te ama y te ha hecho libre.

ACTIVIDAD:

Haremos un porta borradores (que también lo vas a poder usar para guardar
otros útiles escolares ) y vamos a escribir en él: “Dios borra mi vergüenza”
para que cuando lo veas, recuerdes que Dios borrará todo lo que causa
pena en tu vida.

Puedes usar alguna caja vacía que tengas, un rollo de papel higiénico, un
recipiente plástico que ya no uses, lo forras o lo adornas a tu gusto.
VIERNES-Moisés y la vergüenza de no ser lo suficiente

LECTURA: Éxodo 4:10-17; Salmos 103:7-9; Isaías 41:10

DEVOCIONAL: Salmos 103:7-9; Isaías 41:10

Todos conocemos a Moisés y la historia de cómo abrió el Mar Rojo para que
el pueblo de Israel pudiera pasar al otro lado. Él se convirtió en el libertador
de Israel, y fue usado por Dios para hacer grandes señales y prodigios. Sin
duda alguna él fue un líder extraordinario.

Pero, Moisés tuvo temor al inicio de su llamado. Él era tartamudo, así que
cuando el Señor lo llamó para que fuera delante de Faraón a decirle que
dejara ir a su pueblo, él estaba inseguro de sí mismo y le rogó al Señor que
no lo mandara por su problema en el habla, pero Dios viendo su insistencia
en no ir, le dio a su hermano Aaron, para que él hablara. Dios le hablaría a
Moisés y este le diría a su hermano qué decir.

Cada vez que Dios nos manda a servir o a hacer algo para Él, es porque Dios
sabe lo que puede hacer a través de nosotros a pesar de nuestro miedo a
fallar y a hacer mal las cosas por nuestra falta de capacidad. Es Él quien nos
prepara y nos da de Su gracia para que podamos desarrollar lo que nos ha
mandado a hacer. Al igual que Moisés, nos podemos sentir temerosos de no
dar la talla y no poder hacer lo que Dios nos manda, pero Él nos dice: “No
tengas miedo porque Yo estoy contigo”, es el que te da fuerzas y te sostiene.
No es lo que tú puedas hacer, es lo que Dios puede hacer a través tuyo. No
tengas temor ni vergüenza de no ser lo suficiente bueno, porque Dios te
usará en Su Reino, no importando la edad ni el impedimento que tengas. Él
lo hará.
ACTIVIDAD: Vamos a hacer un juego de memoria. Recorta las imágenes,
dales vuelta y trata de recordar donde están los pares para ganar. ¡Invita a
tu familia a jugar!
Semana 2
Versículo Para Memorizar
LUNES -Noemí y la vergüenza de las decisiones del pecado.

LECTURA: Rut 1; Jeremías 31:3-4

DEVOCIONAL: Jeremías 31:3-4

Tomar una decisión no es fácil, a veces nos podemos equivocar.

Noemí y su familia tomaron la decisión de ir hacia un lugar que terminó


siendo de mucha tristeza por consecuencia del pecado, por lo tanto, Noemí
tuvo que regresar hacia atrás, porque la decisión que habían tomado no
había sido buena, y regresar a su pueblo le era penoso.

Cuando tomamos la decisión de desobedecer, de agarrar algo que no es


nuestro, o de mentir, pecamos y el pecado produce tristeza, vergüenza y
dolor; Dios no quiere que tengamos vergüenza ni dolor. Él nos ha amado
tanto, que envió a Jesús para tomar nuestro lugar en la cruz, perdonarnos y
limpiarnos de toda maldad.

Dios nos ama y ahora está con nosotros para que tomemos buenas
decisiones y no tengamos que ser avergonzados, porque nos amó, nos
perdona y nos ayuda.

Oración: Señor Jesús ayúdame a tomar buenas decisiones y hacer lo


correcto siempre.
ACTIVIDAD:

Ayuda a Noemí a encontrar el camino de regreso a casa.


MARTES -Nuestro pecado es perdonado

LECTURA: Romanos 8:1-2; Gálatas 5:1

DEVOCIONAL: Romanos 8:1-2

El pecado nos separa de Dios, porque Él es un Dios Santo y Puro, todo lo


contrario, a la suciedad y oscuridad del pecado. Todo ser humano es
condenado por el pecado, merece el castigo eterno; sin embargo, Dios
diseñó un plan para que las personas puedan ser liberadas de la
condenación del pecado.

Tomar la decisión de creer en Jesús, el Redentor, y pedirle que venga a vivir


en nuestro corazón nos da el privilegio de ser sus hijos, porque Él limpia y
perdona nuestro pecado.

Ahora, como hijos de Dios tenemos una gran responsabilidad y es serle fiel;
¿cómo podemos serle fiel? piensa en algunas formas y comenta las
respuestas… Obedeciendo a los padres es una manera de serle fiel.

Puede haber momentos en que no seamos tan obedientes, es allí donde


debemos pedirle perdón a Dios, y pedirle que nos ayude a andar conforme
a su verdad.
ACTIVIDAD:

Dios perdona mis pecados.

Materiales:

Goma, frasco de vidrio o cajita de cartón, tijera, papel de colores,


lápiz de escribir.

Instrucciones:

★ Dibuja un corazón sobre papel, el color de tu preferencia.


★ Pégalo en el centro de tu caja o de tu frasco de vidrio, como se
muestra en la imagen.
★ Cada vez que has cometido un pecado, escribes en una tira de
papel lo que hiciste y lo colocas en el frasco.
★ Al terminar la noche, saca lo que escribiste y pídele a Dios en
oración que perdone tu pecado, Él lo hará.
★ Bota lo que escribiste y verás que el frasco está vacío, como tu
corazón, limpio y agradecido por el perdón de Dios.
MIÉRCOLES -Gedeón y la vergüenza de ser débil

LECTURA: Jueces 6:11-18; II Corintios 10:3-5; Filipenses 1:20

DEVOCIONAL: Jueces 6:12; Filipenses 1:20

Cuando pensamos en alguien valiente, pensamos en un superhéroe o en


una persona muy alta, musculosa y con mucha fuerza, sin embargo.
Gedeón no se sentía así, por el contrario, él se miraba a sí mismo como
alguien insignificante, sin valor, de una familia que no tenía gran renombre,
sino un simple trabajador.

La verdad, es que en Cristo somos fuertes, Dios toma nuestras debilidades y


las transforma en fortalezas cuando rendimos nuestra vida a Él, porque Él
siempre está con nosotros. Quizás cuando tenemos a Jesús en el corazón no
nos volvemos más altos, o más musculosos, sino que crece la confianza y la
fe de que Él es fuerte, y que ya no estamos solos.

Nos fortalecemos cada día cuando leemos Su Palabra, cuando hablamos


con Él y cuando le obedecemos; como una plantita, cuando es una semilla
y se alimenta del sol, del agua o de los nutrientes de la tierra, al principio
quizás se vea débil, pero poco a poco verás cómo crece y se fortalece
hasta convertirse en una hermosa planta.

Así, somos nosotros, poco a poco, en el Señor, nos fortalecemos cada día
más.
ACTIVIDAD:

★ Colocaremos dentro del recipiente un poco de algodón mojado en


agua. El algodón debe ocupar la mitad del vaso como se ve en la
ilustración.
★ Luego coloca algunas semillas, y disfruta el procedimiento cada día
para ver cómo crece, hasta plantarla en una maceta con tierra.
★ Verás que al principio pueden ser débiles pero cada vez que se
alimentan del sol y del agua se fortalecen hasta crecer en una gran
plantita.
JUEVES -Belleza en el quebrantamiento.

LECTURA: Isaías 50:7; II Corintios 4:10-12.

DEVOCIONAL: II Corintios 4:10-12.

Jesús nos dijo que seguir su camino no iba a ser fácil, sobre todo porque el
pecado siempre quiere dominarnos; es como una batalla en nuestro interior,
por un lado, está el que quiere hacer siempre lo bueno y por otro lado está
el que quiere hacer lo malo, estas dos fuerzas quieren ganar, así que
batallan continuamente dentro de nosotros. Por ejemplo ¿te resulta fácil
compartir con alguien que no ha querido compartir contigo? ¿te resulta fácil
decirle la verdad a mamá cuando sabes que a ella no le va a gustar lo que
hiciste? verdad que no, no resulta fácil, pero es lo correcto.

Dios se complace cuando hago lo correcto por encima de si me gusta o no


me gusta hacerlo, porque Él sabe que no es fácil y que es una lucha en
nuestro corazón, por eso Él nos ayuda, no nos deja solos.

Cuando sigo el camino de Cristo aun en lo difícil, hay bendición, Dios nos
recompensa y nos anima a seguir adelante.

ACTIVIDAD:

Marca la huella de unos pies muy grandes, (como los de la imagen) recorta
y pega en un cartón más fuerte; agrégale unos cordones, camina con ellos
de un lugar a otro, te darás cuenta de que no es fácil; así es el camino de
Jesús no es fácil, pero trae gozo y alegría cuando lo intentamos y lo
logramos. ¡Diviértete jugando!
VIERNES -Mefiboset y la vergüenza del quebrantamiento.

LECTURA: II Samuel 9; Hebreos 4:15-16

DEVOCIONAL: II Samuel 9:7-8; Hebreos 4:15-16

Mefiboset era el hijo de un príncipe, pero tuvo que vivir apartado del
palacio, cuando era niño tuvo un accidente y no pudo caminar más, así
que no se sentía muy contento por su condición; David quería mucho a su
padre y quería honrarle, sin embargo, Mefiboset no se sentía digno de tal
honra. David lo hizo parte de su vida al invitarlo a quedarse con él y comer
a su lado; pues a David no le importaba si caminaba o no, si era rico o pobre,
simplemente porque lo quería mucho.

Dios no ve si tenemos mucho o poco, Él nos amó desde antes de la


fundación del mundo, Él conoce todo de nosotros, y aunque pensemos que
hemos desobedecido, pecado o que nunca seremos perdonados, Él
siempre nos ofrece sus brazos de amor, nos dice que nos acerquemos
confiadamente, porque ya Jesús su Hijo pagó el precio por nuestros
pecados, hemos encontrado gracia y misericordia delante de Él; por lo
tanto, ahora nos toca gozarnos y mirar hacia adelante porque siempre
podemos estar con Jesús.

Oración: Querido Dios, gracias, porque tu gracia y misericordia me han


alcanzado, que pueda recordar que me amas tal cual soy.
ACTIVIDAD:

Colorea, recorta a Mefiboset y pega sobre un cartón, con dos palitos de


paletas haz las formas de las muletas para que Mefiboset pueda caminar
Semana 3
Versículo Para Memorizar
LUNES -David y la vergüenza

LECTURA: 2 Samuel 11; Salmos 103:10-11

DEVOCIONAL: Salmos 103:10-11

¿Qué pasa cuando nos vemos descubiertos en una mentira o en algo que
quisimos ocultar? Es algo vergonzoso cuando nos descubren, ¿verdad?

En la historia de este día vemos como un pequeño descuido del Rey David
lo llevó a pecar contra Dios, es decir, hizo cosas que no debía hacer como
el fijarse en una mujer casada, mentir e incluso matar. Ese día él decidió
quedarse en el palacio y eso lo llevó a pecar contra Dios. Cuando el profeta
Natán lo enfrentó con lo que había hecho, a David no le quedó otra que
reconocer lo que había hecho mal.

Tener en secreto los errores que cometemos nos lleva a vivir en vergüenza o
en la incertidumbre que un día nos descubran, y eso, nos hace vivir sin paz.
Pero, podemos experimentar cómo Dios, tan lleno de amor, misericordia y
bondad, quiere que uno vaya delante de Él y confiese su pecado, para
perdonarnos y hacernos libres de toda culpa, además de no vivir
avergonzados por aquello que hayamos hecho mal.

Hoy amiguito y amiguita, que lees estas líneas, quiero que sepas que Dios te
ama tanto, y quiere que vivas una vida digna de Él. ¿Qué quiere decir? Es
vivir una vida sin temores, sin vergüenzas, ni culpas por causa del pecado. Si
tienes algo que confesar en este día, ve delante de Él y pídele perdón y
también Su ayuda para que no lo vuelvas a hacer; para que cada día vivas
tu vida honrándole y lleno de paz. Viviendo en la verdad de Dios que nos
hace libres.
ACTIVIDAD
Hagamos esta tarjeta para recordar que Dios nos perdona, cuando se lo
pedimos y confesamos nuestro pecado.
MARTES -Guiadas al arrepentimiento
LECTURA: 2 Samuel 12:13; Romanos 3:23-24
DEVOCIONAL: Romanos 3:23-24

El pecado, viene siendo como si trajésemos una ropa sucia, vieja y con mal
olor; de modo que, al traerla puesta no nos podemos acercar a nadie. Así
es con Dios.

Todos nacimos con pecado y por ello no tenemos acceso a las bondades
de Dios. Necesitamos a Jesús en nuestro corazón para que limpie ese
pecado (quite esa ropa vieja, sucia y apestosa de nuestro interior), que
vienen siendo nuestras malas reacciones o las cosas que hacemos mal,
como mentir, robar, engañar, hablar mal de los demás, golpear o no
respetar la autoridad, por decir unos ejemplos, porque hay muchas cosas
más que nos llevan a pecar.

Al recibir a Jesús en nuestro corazón y permitirle al Espíritu Santo trabajar en


nosotros, todo ese pecado es borrado y nuestro corazón es limpiado.
¿Cómo sabemos que Dios está trabajando en nosotros? Cuando en vez de
mentir decidimos hablar con la verdad, también cuando papá o mamá nos
piden realizar una tarea en el hogar y ya no rezongamos tanto y les
obedecemos. A veces, los cambios son rápidos y a veces no, pero no por
eso debemos entristecernos, sino todo lo contrario, confiar en Dios y pedirle
Su ayuda.

Cuando hacemos algo que a Dios no le agrada; como vemos en Su Palabra,


podemos sentir como si hubiera una voz en nuestro interior diciéndonos que
eso que hicimos no estuvo bien y debemos pedir perdón, esa vocecita es el
Espíritu Santo guiándonos al arrepentimiento y al mismo tiempo está
trabajando en nosotros para que busquemos hacer lo que a Dios le agrada.

ACTIVIDAD:

El pecado nos aleja de Dios, mientras que el arrepentimiento sincero nos


acerca a ÉL.
MIÉRCOLES -Bartimeo y la vergüenza de la dependencia
LECTURA: Marcos 10:46-52; Salmos 121:1-2; Hebreos 12:2
DEVOCIONAL: Hebreos 12:2

Bartimeo, era un hombre ciego. Cada día de su vida era estar en el camino
mendigando (pidiendo limosna) porque debido a su condición no podía
trabajar. Un día Jesús pasó por ese camino. Cuando Bartimeo se enteró; él
ya había escuchado lo que Jesús podía hacer, comenzó a gritarle
pidiéndole Su ayuda. La gente de su alrededor quisieron callarlo y
avergonzarlo, pero Bartimeo gritaba aún más fuerte para ser oído por Jesús.

Para sorpresa de Bartimeo y de todos alrededor, Jesús se detuvo, mandó a


sus discípulos que fueran por él y que le dijeran: “Ten confianza, levántate.
Te llama”. Wow ¿sorprendente verdad?

Ya luego, Jesús le pregunta a Bartimeo ¿qué quiere? él le contesta: “quiero


volver a ver”. Entonces, Jesús le perdona sus pecados y al mismo tiempo
recobra su vista.

Amiguito y amiguita, a veces debemos ser valientes para obtener nuestro


milagro, recobrar la confianza en nosotros mismos, pero sobre todo confiar
en Dios. No oír lo que los demás dicen, sino, confiar en que Dios puede obrar
un milagro en cualquier situación que estemos viviendo.

Así que, sólo confía, levántate y clámale a Dios en lo que quieres que te
ayude.
DIOS TE ESCUCHA Y ÉL PUEDE OBRAR UN MILAGRO EN TU VIDA O SITUACIÓN
QUE ESTES VIVIENDO.
ACTIVIDAD:

RECUERDA: “Dios oye mi oración y trae respuesta a esta en Su tiempo”.

Puedes comenzar haciendo un diario de oración donde escribas las


peticiones (necesidades) que tienes y una oración. Cuando Dios conteste
tu oración escribe la fecha que Dios contestó y haz una oración de
agradecimiento.

Sólo necesitas: cartulina para la portada, estambre (o hilo) y hojas blancas.


En la primera hoja de tu diario de oración escribe la siguiente leyenda:
“Dios oye mi oración y trae respuesta en Su tiempo”.
JUEVES -Dios tiene un propósito
LECTURA: Lectura: Juan 9:3
DEVOCIONAL: Juan 9:3

Si nos vamos unos versículos más atrás de la cita de este día, nos
encontraremos con la historia donde Jesús iba con sus discípulos por el
camino y se encontraron con un joven ciego. En eso los discípulos le
preguntan a Jesús sobre quién había pecado, si había sido el joven o sus
padres. Tal vez los discípulos creyeron que el estado en el cual vivía el joven;
estar ciego, era por causa del pecado, pero vemos cómo le responde Jesús
con la cita que hoy leemos y estudiamos.

No era porque él o sus padres hubieran pecado, sino que, era para que Dios
obrara un milagro y Su nombre fuera glorificado. Para que las personas
conocieran y se acercaran a Dios.

En ocasiones pasan cosas en nuestra vida o en nuestra familia que


parecieran ser un castigo de Dios por causa del pecado, pero muchas
veces no es así, sino que es con un propósito (finalidad). A veces es porque
Dios quiere obrar un milagro en tu vida o familia, para que luego de que
hayas experimentado ese milagro, vayas con otras personas que tal vez
estén en una situación parecida y les compartas que Dios puede hacer un
milagro, así como lo hizo contigo. Lo que Dios nos permite pasar, es para que
podamos testificar las grandes cosas que Dios ha hecho en nuestras vidas
de modo que más personas vengan a Su Camino.

Recuerda siempre:
“Dios siempre tiene un propósito”
ACTIVIDAD:

Necesitamos palitos de madera y goma para hacer el siguiente cuadro con


este mensaje, para que cada vez que lo veamos recordemos que todo lo
que vivimos nos ayuda para bien y es con un propósito.

“Dios siempre tiene un propósito, y


Mi testimonio ayudará a otros, para
Que le conozcan y le acepten en su vida.”
VIERNES -La Mujer con la vergüenza de la enfermedad
LECTURA: Marcos 5:25-34; Juan 14:1; Isaías 61:7
DEVOCIONAL: Isaías 61:7

Hoy leemos acerca de una mujer con una enfermedad en la que ella perdía
mucha sangre. Ella, ya había gastado todo su dinero en doctores y
tratamientos, pero tristemente, nada la había sanado. Hasta que un día, se
entera que Jesús iba a pasar por donde ella estaba y decidió ir por su
milagro, porque pensaba que si tan solo tocaba el borde de la túnica de
Jesús iba a ser sanada.

La cita de estudio de este día es cuando el profeta Isaías le decía al pueblo


de Israel que ellos habían sufrido el doble de lo que merecían y habían sido
avergonzados, por eso iban a recibir la doble porción de riquezas e iban a
ser muy felices. Esta era una promesa que Dios le daba a Su Pueblo.

Así como la mujer del flujo de sangre y el Pueblo de Israel, que habían sufrido
mucho y vivían en vergüenza, hoy, Dios nos recuerda que Él siempre está
con nosotros y solo debemos creer en Él. Busquemos Su ayuda que Él nos
ayudará.

Por lo tanto, amiguito y amiguita, confiemos en Dios y creamos a cada una


de las promesas que hay en la Biblia, porque no estamos solos, Dios nos
ayuda, nos libra de toda vergüenza, sana nuestras enfermedades y nos
ama.

La recompensa que Dios tiene para Sus hijos es grande y abundante.


¿Lo crees?
ACTIVIDAD

Hoy hagamos un dibujo de un niño o una niña, según sea el caso, cargando
una mochila llena de promesas de Dios. El título que le pondremos a nuestro
dibujo es: EN DIOS CONFIARÉ
Semana 4
Versículo Para Memorizar
LUNES – La Mujer sorprendida en adulterio y la Vergüenza de ser expuesta

LECTURA: Juan 8:1-11; Salmos 25:2; Colosenses 1:21-23

DEVOCIONAL Salmos 25:2; Colosenses 1:22

Vaya, tenemos la historia de una mujer que ha pecado. Y todo el mundo


conoce que es lo que ha hecho, cómo se ha comportado. Y saben que eso
no está bien ante la ley de Dios. Además de señalarle con el dedo y crearle
gran vergüenza, quieren que sea castigada.

Y ahí está Jesús, diciéndoles que quienes son ellos para creerse mejor que
ella.

¿Te ha ocurrido alguna vez, que has cometido un error enorme y te daba
mucha vergüenza? Sentiste que ese pecado, ese error, esa forma de actuar
te estaba apretando por dentro, sientes algo en tu interior e incluso te pones
rojo y te dolía que te señalaran con el dedo y las miradas.

Pero además te duele lo que sientes tú de ti mismo/a, y lo que pueda pensar


Dios de ti.

Pues tengo que contarte, que es verdad que a Dios no le gusta el pecado;
le entristece. Pero quiero que sepas, que cuando crees que Jesús murió por
ti, y que volvió a la vida, cuando crees que Él es el Rey de todo, Él te dice:
“Yo no te condeno, no tengas vergüenza, yo te perdono. No lo vuelvas a
hacer, pero no por mí, sino por tu bien. Para que seas feliz, y vete tranquilo,
vete tranquila, yo te perdono”.
ACTIVIDAD

Cómo hemos visto en la historia, nadie tiene derecho a etiquetarte y hacerte


pasar vergüenza por el otro una cara feliz, porque Jesús le ha perdonado y
ha quitado su vergüenza.

Tienes un modelo para usar, y unas etiquetas vacías para dibujar tu.
MARTES – Dios nos da Libertad

LECTURA: Juan 8:36; Efesios 1:7-8

DEVOCIONAL: Efesios 1:7-8

Este versículo dice que, Si Jesús te hace libre, serás verdaderamente libre.
Dios te ama tanto, que Jesús Su Hijo murió por ti, y por mí. Y al resucitar (volver
a vivir), hizo que la muerte ya no tuviera poder y tampoco el pecado. Así
que, nos hizo libres. Pero de verdad.

Eso quiere decir que, aunque tú creas que no puedes dejar de cometer
errores, de pecar, de ser mala persona… no es cierto.

La Biblia, en estos versículos, también dice que nos da sabiduría y


entendimiento, para hacer las cosas mejor. Así que, no creas esas mentiras
que te dicen; que siempre serás igual.

Recuerda que, a la mujer, Jesús la perdonó y le dijo que no pecara más. A


ti te perdona, y te dice lo mismo, pero, además, tienes la ayuda del Espíritu
Santo para tener sabiduría. Pídele a Jesús que te muestre, pídele al Espíritu
Santo que te ayude. Porque Jesús te da el poder si crees en Él.

ACTIVIDAD

¿Has visto las cometas que vuelan en el cielo?, siempre que las veo, una
sensación de libertad me invade. Además, me sorprende que puedan volar
estando sujetas a un hilo. Pero sé que se debe a su sistema aerodinámico,
su forma, sus materiales… es decir, hay mucha sabiduría en este diseño
aparentemente sencillo.

Por eso vamos a hacer una cometa, que nos va a servir de separador de
lectura. Para recordar la libertad que nos da Jesús y la sabiduría de su diseño
para nosotros.

Materiales:

Lápices de colores, hojas en blanco o cartulina, cinta de regalo.


MIÉRCOLES – Pedro y la Vergüenza de la Infidelidad

LECTURA: Lucas 22:31-62; Juan 21:7-19; 2 Timoteo 2:13

DEVOCIONAL: Lucas 22:31-32

Ninguno de nosotros tiene la posibilidad de ser perfecto o perfecta. Todos


en algún momento de la vida vamos a fallar. Está claro que nuestra
intención debe ser el actuar correctamente, porque así seremos mucho más
felices.

Tienes que saber que, en muchas ocasiones, satanás va a intentar que


caigas, que cometas fallos, y que te vengas a bajo después. Que te sientas
culpable y sientas vergüenza. Es importante que entiendas qué es la
vergüenza, para que esta no pueda mantenerte con miedo, dolor y
culpabilidad.

En otras ocasiones serás tú mismo/a que tropieces, sin ayuda de ninguna


tentación.

Sea lo que sea, Jesús está orando por cada uno de nosotros, para que
recordemos que, pese a nuestro error, debemos tener fe, porque Él nos ama
igual que el primer día. No hay nada que puedas hacer que te quite su amor
y perdón.

Después de tropezar, de poner en orden lo que has hecho mal, y de volver


curado y restaurado. Como Jesús le dice a Pedro, tenemos que ponernos
en marcha a ayudar a los demás.
ACTIVIDAD

Cómo hemos visto, habrá ocasiones en las que fallemos. Yo sé cuáles son
mis puntos débiles. ¿y tú?, si también lo sabes, ¿qué te parece orar para que
Dios te ayude con esos temas?

Vamos a hacer un panel de oración, necesitas un palito de polo, unas


pinzas, papel y tijeras.

Yo he puesto estos temas por los que pedirle a Dios, Dejar de mentir, tener
más fe, dejar de tener miedo.

¿cuáles son las tuyas?


JUEVES – Afuera lo Viejo, adentro lo Nuevo

LECTURA: 2 Corintios 5:17

DEVOCIONAL: 2 Corintios 5:17

Parece imposible que algo viejo pueda convertirse en algo nuevo.

Puedes tener un juguete que ya no usas, y se lo regalas a alguien. Para esa


persona será su juguete nuevo ¿verdad?, pero la realidad es que el juguete
será viejo, aunque esté en buen estado.

¿Entonces, cómo puede Jesús hacer que la vida sea nueva?

Cuando estamos separados de Dios, cuando queremos hacer lo que


deseamos y no creemos en Él, vamos envejeciendo, ensuciando nuestra
mente, sintiendo vergüenza, culpa…Pero en el momento crees en Jesús, es
como si volvieras a nacer.

Ya no eres la misma persona y tus emociones poco a poco comienzan a


cambiar, tus acciones… no es nada mágico, sucede porque sientes su amor
y lo amas. Pero, además, eres perdonado/a, tu separación de Dios se
rompe, y comienzas a formar parte de la familia de Dios. Así que lo viejo, ya
no tiene poder, ahora es todo nuevo.

ACTIVIDAD

Vamos a reciclar cosas, un cartón del papel higiénico, papel de colores,


sobrantes de cartulinas… los que tengas.

Y vamos a hacer una mariposa. La mariposa es un animal que al nacer es


un gusano, y llega un día que tiene una metamorfosis (es un cambio) y se
convierte en mariposa, como si fuera otro insecto. Algo parecido nos ocurre
a nosotros al creer en Jesús.

Puedes decorarla como tú quieras, la mía parece que se va al espacio


exterior.
VIERNES - Dios, El que rompe la vergüenza

LECTURA: 2 Corintios 4:7-18

DEVOCIONAL: 2 Corintios 4:15-18

Hay cosas que podemos ver y tocar, ¿verdad?, puedo tocar el televisor,
pero no puedo tocar las personas que están en él.

Puedo escuchar la música, pero no la veo, puedo tocar a mi hermana, pero,


aunque ella está lejos y no puedo verla, puedo sentir su amor. Y sé que me
ama.

Hay cosas físicas y cosas que no lo son. Y eso no significa que no estén.

Puedo ver un jarrón lleno de flores recién cortadas. Las flores están allí, pero
cuando pasen unos días se marchitarán y habrá que tirarlas. En mi mente,
tendré la imagen para siempre de cómo eran esas flores.

Nosotros nacemos, crecemos y cuando seamos muy viejitos, veremos que a


nuestro cuerpo le ocurre lo mismo que a las flores, se va marchitando poco
a poco.

Pero, Dios nos prometió la vida eterna. No con este cuerpo, será aún mejor,
no se marchitará, no sentirá dolor, y estaremos en una nueva tierra aún
mejor, sin tristeza. Solo felicidad.

Las promesas de Dios, su amor, su paz, son cosas eternas, que no podemos
ver con nuestros ojos físicos, pero que están ahí, que son verdaderas y que
estarán para siempre si tú quieres.
ACTIVIDAD

Hagamos un jarrón de cerámica.

Necesitarás arcilla de modelar, plastilina o algún material parecido.

Te dejo un enlace a un video donde te explica muy bien cómo hacerlo.

Pide ayuda a un adulto y hacer juntos dos jarrones. Esta técnica sirve
también para hacer con plastilina y no hace falta dejarla secar.

https://youtu.be/zCqNFyto_Yc

También podría gustarte