Está en la página 1de 106

Capítulo 71: El castigo del Sistema

El poder que empleó estaba controlado, lo suficiente para causar un punto muerto con Wu
Wang. Incluso tuvo tiempo para mirar hacia atrás y decir apresuradamente unas cuantas
palabras a Luo Binghe: —Déjaselo al maestro. —Wu Wang estaba a punto de continuar
pronunciando palabras vacías, pero inesperadamente fue directo al grano en su lugar,
regañando—. Shen Qingqiu , no seas como Su Xiyan, perdiendo su mente ante la raza
demoníaca en un momento de descuido y arrepintiéndote de por vida. ¡Como un Señor de
la Cumbre, al menos debes tener algún sentido de honor!

Los pies de Shen Qingqiu se resbalaron, y casi no pudo evitar perder sus modales.
¡¿Cómo podrían estos asuntos ser iguales?!

Se las arregló para reorganizar la expresión distorsionada en su cara con mucha dificultad.
¿Quién sabía que Luo Binghe enfrentándose a Wu Wang era una bofetada en la cara?

Shen Qingqiu vertió energía espiritual en la punta de su abanico, quitándose de encima el


bastón del atacante: —¿No dije que me dejaras manejar esto? —La cara de Luo Binghe
estaba cubierta de pesadumbre—. ¡Él puede decir cosas sobre mí, pero no tiene permitido
hablar mal de ti!

En el tiempo que le tomó decir estas palabras, los dos ya habían sido rodeados por los
cultivadores de varias sectas que estaban presentes en el Salón de la Gran Fuerza. Como
era de esperar, el aura demoníaca provocó hostilidad fácilmente una vez fue usada. Wu
Wang agitó su bastón. —Señor Yue, este demonio sigue llamando maestro a Shen Qingqiu.
Shen Qingqiu tampoco lo niega. ¿Qué piensas? ¿Aún reconoces a Luo Binghe como un
discípulo de la Secta de la Montaña Cang Qiong?

Yue Qingyuan no respondió. Su rostro no revelaba ninguna emoción, y su voz se mantuvo


firme. Permaneció sentado: —Shidi, regresa.

Shen Qingqiu dio un paso hacia él inconscientemente, pensando que sería mejor asumir la
responsabilidad de sus errores y dejar que el mayor apague el fuego. Si Yue Qingyuan
pudiera estar de su lado, definitivamente sería una posición estratégica.
Pero antes de que pudiera acercarse, Luo Binghe lo agarró y suplicó: —¡No vayas!

Se repitió: —No vayas.

Había una nota implorante en sus palabras.

Justo cuando Shen Qingqiu estaba a punto de hablar, cientos de corrientes de energía de
espada se apresuraron a rodear y atacar a los dos hombres.

Los ojos de Liu Qingge fulminaron y sacó a Cheng Luan de su vaina en respuesta.
De repente, todo el Salón de la Gran Fuerza tembló. Una corriente de electricidad blanca y
negra se entrecruzó y expandió, y la luz que la rodeaba detonó.
Después de que los temblores pasaron, el suelo aún tiritaba y se sacudía, y solo una cuarta
parte de las personas presentes quedaron en pie. Los ojos de Luo Binghe estaban tan rojos
que brillaban a la luz del día, como si pudieran filtrar magma caliente o sangre roja oscura.
Su ropa estaba envuelta en una incesante oscura y agitada aura.

Un miembro del clan demoníaco que había sido presionado contra el suelo estalló en
carcajadas: —Parece que es cierto que el mundo de la cultivación no tiene vergüenza.
Cuando lidiaste con Tianlang-Jun en el pasado, usaste métodos turbios para rodearlo y
asediarlo. ¡Sigues usándolos hoy en día!

—Adelante, úsalos. No pareces temer a la muerte. ¡Hah!

Luo Binghe sostuvo a Shen Qingqiu con un brazo y dijo: —Yo soy del clan demoníaco.
Pueden atacarme a voluntad. Pero, ¿qué hizo mi Shizun para que ustedes también lo
asedien a él?

Shen Qingqiu estaba, de hecho, ileso. Los temblores anteriores habían sido bastante
fuertes. Había tropezado, solo para que Luo Binghe lo envolviera en sus

brazos para protegerlo. Wu Wang quería seguir interviniendo, por lo que dijo: —Tú lo llamas
Shizun. Él no lo niega. ¿No es eso suficiente?

¡Este imbécil terco! Shen Qingqiu volteó el abanico en sus manos hasta que voló, y las
espadas que entraban para atacar desde todos los ángulos fueron continuamente
reprimidas por el abanico. Puso una sonrisa falsa y dijo: —Ya sea si este Shen lo niega o
no, ¿qué tiene que ver contigo?

Los sonidos de las armas chocando eran infinitos. Shen Qingqiu se dio la vuelta. De
repente, vio a Yue Qingyuan colocar su mano en la empuñadura de Xuan Su. Con un aire
imponente, se acercó hasta que se encontraron cara a cara.

Su mano se aflojó en el acto, y casi soltó el abanico.

¿Luchar con Yue Qingyuan? ¡Tonterías!

¿Quién hubiera esperado que cuando Yue Qingyuan levantó Xuan Su en su mano, no
estaba apuntada hacia Shen Qingqiu en absoluto? En cambio, fue apuntada a varios
centímetros de distancia. Un fuerte ruido sonó en sus oídos, y Shen Qingqiu giró la cabeza.
La empuñadura de Xuan Su y el bastón de Wu Wang se bloquearon y circunvolaron cara a
cara.

¡Wu Wang no pudo vencer a Luo Binghe, por lo que cambió de táctica y trató de golpearlo
por detrás en su lugar!

Aunque Yue Qingyuan había entrado en el melé, no atacó a los dos objetivos que estaban
en el corazón de la batalla. En su lugar, ayudó ociosamente a Shen Qingqiu y lo protegió de
los ataques. Al lanzarse a sí mismo a la refriega, Liu Qingge también fue detrás de la
batalla. Los dos hombres golpearon indiscriminadamente, casi del mismo pensar. Golpea a
cualquiera, siempre y cuando no sea Shen Qingqiu. Era puro caos. Lo que era aún peor era
que las personas causando estragos eran dos maestros, y sus ataques eran tanto precisos
como despiadados. Wu Wang finalmente llegó al final de su paciencia, y gritó con enojo: —
¡Señor de la Cumbre Liu!

Con su espada, Liu Qingge cortó todos los Fuchen de los taoístas del Mirador Tian Yi en
muñones calvos. —Se me resbaló la mano —dijo con una cara de póquer.

Wu Wang estaba enfurecido hasta que su barba se curvó: —¡Maestro Yue!


Después de que Yue Qingyuan hubiera bloqueado el bastón que estaba apuntado hacia
Shen Qingqiu tres veces, el Maestro Yue también dijo serenamente: —Mis ojos son malos.

Todos los que estaban dentro del salón convinieron en silencio: los rumores de que la Secta
de la Montaña Cang Qiong protege a los suyos–¡definitivamente es una merecida
reputación!

Que una mano cometa un error podía ser explicado, pero ¿cómo podrían resbalarse dos
manos? Una instancia de identidad equivocada es comprensible. Pero actuar
voluntariamente ciego desde que te uniste a la batalla, ¿puede esto seguir llamándose una
pelea justa? ¡¿En qué lado se supone que debes estar parado?! ( □ ′)

Ustedes dos nos muestran con sus acciones: "Luchar está permitido. ¡Luchar

contra el Señor de la Cumbre Qing Jing!".

Shen Qingqiu empujó a Luo Binghe: —¿Quieres morir? ¡Ve!

Luo Binghe no pudo ser apartado. En su lugar, lo agarró por la muñeca.


—Shizun, vámonos. ¡Sígueme!

Shen Qingqiu no se giró para mirar su expresión. En primer lugar, no tenía tiempo para eso.
En segundo lugar, no tenía suficiente paciencia para hacerlo. Agitó su mano, urgiendo: —
¡Sigues sin moverte! ¡Te estoy diciendo que te vayas, así que vete! ¡Sé obediente!

No sabía cuánto tiempo podría contener a los hombres que los rodeaban, por lo que era
incluso más improbable que abandonara una situación tan caótica y se escapara con Luo
Binghe en primer lugar. El método de distracción de Yue Qingyuan y Liu Qingge fue
demasiado obvio. Wu Wang ya estaba encolerizado. Ya sea él o Luo Binghe–uno de ellos
debería quedarse aquí; de lo contrario, una contienda entre el Templo Zhao Hua y la Secta
de la Montaña Cang Qiong surgiría.

Después de un momento de silencio, Luo Binghe susurró: —...Muy bien. Ya que es Shizun
quien lo dice.

Al momento siguiente, aterrizó en la plaza fuera del Salón de la Gran Fuerza.


Su velocidad era tan rápida que era aterradora. En ese momento, la gente realmente olvidó
recuperar sus espadas y perseguirlos. Wu Wang gritó: —¡Bujie!
Varios monjes corrieron a la plaza. Shen Qingqiu desenvainó velozmente a Xiu Ya en un
suave movimiento. Chasqueó un dedo, y la espada corrió fuera de control, arruinando su
formación y desordenando sus pasos. Gritó: —Tu maestro regresará primero a la Montaña
Cang Qiong. Te encontraré luego. —Luo Binghe tenía la capacidad de entrar en el paisaje
onírico. Cada vez que quería reunirse, no había ningún problema en absoluto. Solo inclina
tu cabeza y duérmete, y cuando llegue el momento, Shen Qingqiu puede aliviar sus heridos
sentimientos. Pero una vez que estas palabras fueron pronunciadas en público, Shen
Qingqiu inevitablemente se sintió un poco culpable. No pudo resistirse a echar un vistazo a
los dos hombres de la Secta de Montaña Cang Qiong.

Cuando notó esto, las esquinas de la boca de Luo Binghe se levantaron, revelando una
extraña sonrisa.

Muy pocas personas vieron su sonrisa y se estremecieron, sus corazones tragados por el
miedo irracional.

Luo Binghe dijo lentamente: —Regresaré a buscarte.

Antes de que su voz se hubiera difuminado, ya había desaparecido del salón.


Wu Wang dejó escapar un resoplido molesto cuando se dio cuenta de que había
desaparecido. Shen Qingqiu dio un suspiro de alivio e inmediatamente llamó a Xiu Ya de
regreso a su vaina.

Desabrochó su espada y la sostuvo horizontalmente, con ambas manos extendidas frente a


Yue Qingyuan en ruego: —Fue una emergencia hace un momento. Qingqiu no tuvo más
remedio que actuar. Los he ofendido a todos. Por favor, permite a mi

maestro y mis hermanos marciales que declaren su castigo en mí.

Yue Qingyuan dijo "Hmmm" y guardó su espada: —Ya que ya has regresado, solo
discutamos el tema de tu castigo después de que volvamos a la Montaña Cang Qiong.
Shen Qingqiu ojeó su cara. Aunque Yue Qingyuan lucía muy serio, por sus acciones
durante la batalla previa... Debería ser solo una fachada que puso para los forasteros.

De acuerdo con sus experiencias pasadas, el "solo discutamos el tema de tu castigo


después de que volvamos a la Montaña Cang Qiong" de Yue Qingyuan era básicamente
equivalente a "solo olvidemos este asunto y regresemos a casa para la cena".

Era cierto que el maestro de su propia secta era fácil de tratar, pero no había manera de
que Wu Wang fuera despachado tan fácilmente. A Luo Binghe se le había permitido
escapar a la vista de todos. A pesar de que la culpa podía ser, en su mayoría, puesta sobre
los tres principales Señores de la Cumbre quienes agitaron las aguas, el Templo Zhao Hua
también había sufrido un poco de vergüenza. Juntó sus manos y dijo: —Me temo que no
podemos dejarlo ir solo así. El Señor de la Cumbre Shen debe al menos dar una
explicación. ¡De lo contrario, la Secta de la Montaña Cang Qiong debe explicar en su lugar!

Alguien gritó desde un rincón: —Hace un momento dijo que Su Xiyan estaba siendo tonta.
Parece que la amabilidad de un hermano no puede compararse con las palabras floridas de
un hombre. Este Shen Qingqiu es aún más tonto. No hay necesidad de decirle palabras
floridas a Luo Binghe. No tiene ningún juicio de qué es importante en absoluto.

Shen Qingqiu fingió no haber oído nada. Yue Qingyuan dijo cortésmente: —Yo mismo
puedo disciplinar a alguien de la Secta de la Montaña Cang Qiong. Confíen en que les daré
a todos una explicación adecuada.

El abad Wu Chen dijo amablemente: —Amitabha, eso sería para lo mejor. Creo que el
Maestro Yue y el Señor de la Cumbre Shen definitivamente manejarán este asunto tanto
justa como adecuadamente.

Wu Wang jadeó y continuó sus acusaciones: —Eso no es necesariamente cierto.


¿Han olvidado cómo el Señor de la Cumbre Shen prometió dar una explicación sobre los
sembradores en la Cuidad Jinlan? Pero ciertamente, no ha dicho nada al respecto hasta el
día de hoy. Escapó poco después de ser encarcelado en la prisión de agua del Palacio
Huan Hua. Luego fingió su propia muerte y se escondió en la Cuidad Huayue durante cinco
años. La Secta de Montaña Cang Qiong ni siquiera ha dado una declaración detallada sobre
este asunto aún. Si esta es la "confesión" del Señor de la Cumbre Shen a tus sectas,
entonces este viejo monje realmente no se atreve a felicitar a nadie.

Puso noticias viejas sobre la mesa otra vez. Pero la mente de Shen Qingqiu ya se había
alejado, y no estaba escuchando en lo más mínimo.

El Sistema seguía enviando alertas rojas–¡quién seguía teniendo el corazón para

escuchar a un viejo monje que estaba salteando arroz frío y sacando en cara viejos
asuntos!

Sistema: Ramificación de la trama del "Templo Zhao Hua" cortada. Estadísticas de la


misión: valor de Reputación -200. Estado de logro de la misión: ¡fracaso total!
Finalmente llegó a 200, pero no era +200, ¡era -200!
Esta sería la primera vez que falla una tarea en todo el tiempo que ha estado tratando con
el Sistema.

Su cerebro fue repentinamente atacado con sensaciones de dolor agudo y vértigo severo.
Sistema: ¡Misión fallida! Que el portador por favor se prepare. Será enviado de regreso a su
mundo original en sesenta segundos.

¡Cualquier valor por debajo de cero significaba ser enviado de regreso al mundo original de
uno!

Shen Qingqiu rugió: —¡Deja de tomarme el pelo! ¡¿Esto significa ser enviado directamente
a mi mundo original?! ¡¿No sabes que mi cuenta original ya ha sido cancelada?! Es solo
una falla. Mi valor de Frialdad es muy alto, ¿no puedo usar eso para compensar un poco?
¿Qué hay de los puntos B? ¡Mis puntos B también son muy altos! Tales valores altos
deberían ser de alguna utilidad, ¡¿cierto?!
Su mente estaba dando vueltas y el color de su cara seguía cambiando–de azul a blanco,
de rojo a verde. Lucía como si estuviera a punto de vomitar o desmayarse en cualquier
momento. Liu Qingge notó que algo estaba mal con su expresión y le preguntó: —¿Qué te
pasa?

Sistema: ¿Quiere usar todos sus puntos de Satisfacción para comprar un castigo diferente?

Shen Qingqiu respondió: —¡Comprar, comprar, comprar! ¡No importa cuánto cueste!

¡Ding! Sistema: Compra exitosa. Puntos de Satistacción en cero. Por favor, tenga en cuenta
su saldo. El castigo está cargando.

La barra de puntos de Frialdad rosada realmente se convirtió en un cero. Esta era su


segunda vez reduciéndose a cero. "Adiós, ondea su mano adiós-adiós"–¡la segunda vez!

La cabeza de Shen Qingqiu ya no dolía, pero aún se sentía mareado. Yue Qingyuan
también notó que algo estaba mal con él: —¿Te dieron?

Liu Qingge afirmó a Shen Qingqiu con una mano y hasta que se estabilizó. Mirando hacia
arriba, Liu Qingge preguntó: —¿Quién fue?

El Señor de la Cumbre de la Cumbre Bai Zhan hizo una pregunta, y todos sacudieron sus
cabezas apresuradamente en sucesión.

¡¿Estaba bromeando?! ¡¿Quién podría arreglárselas para aterrizar un golpe en Shen


Qingqiu?! Considerando el escenario anterior, incluso si alguien se las hubiera arreglado
para golpear a Shen Qingqiu, probablemente no hubiera aterrizado limpiamente de todos
modos. ¡¿Quién era el que los tres maestros habían estado protegiendo secretamente
antes?! ¡Sin embargo, aún tenía el descaro de lanzar acusaciones cuando obviamente fue
solo él quien tuvo la oportunidad de golpear a otros!

Los sonidos de los argumentos que venían desde el exterior se hacían cada vez más
fuertes. Shen Qingqiu estaba atontado, y sus ojos se estaban oscureciendo. Estaba
atrapado entre Yue Qingyuan y Liu Qingge cuando un fuerte estampido sonó.
Parece que tomó la decisión incorrecta.

Cuando volvió a abrir sus ojos, ya no estaba en el Templo Zhao Hua. Shen Qingqiu miró en
todas direcciones, pero no había una sola alma que ser encontrada.
Parecía que estaba dentro de un sueño. Pero si ese era el caso, y él estaba soñando en
este momento, entonces la ubicación debería ser la Cumbre Qing Jing. Porque su paisaje
onírico y el de Luo Binghe estaban conectados, y la ubicación de ensueño favorita de este
último era la Cumbre Qing Jing.

Shen Qingqiu deambuló sin rumbo por un tiempo. Después de una cuidadosa observación,
finalmente confirmó que este lugar efectivamente era la Cumbre Qing Jing.

Sin embargo, era la Cumbre Qing Jing después de que se incendió.


El bosquecillo de bambú y la casa de bambú habían sido reducidos a cenizas. Sólo
quedaban ruinas ennegrecidas y raíces marchitas. Todo se había derrumbado en un caos,
mientras volutas de humo blanco con olor a quemado flotaban.

Cuanto más veía Shen Qingqiu esta desolada y miserable escena, más incierto se volvía.

La quema fue hecha muy exhaustivamente. ¡Qué terrible venganza! Shen Qingqiu alertó al
Sistema: —¿Puedes informar nuestra ubicación?

Sistema: Saludos. Mientras el castigo está en curso, no se puede acceder a las otras
funciones del Sistema. Esperando su comprensión y deseándole la mejor de las suertes.

Así que el castigo ya había comenzado. Shen Qingqiu se golpeó en una pared inexistente.
De repente, el sonido de pasos sobre gravilla llegó a sus oídos.

Los pasos retumbaban–camina un paso, se detiene un paso, lento, pero no perezoso.


Emitían una sensación de fuerza y defensiva.

Una figura apareció en medio de la chamuscada extensión de tierra y los escombros.

La túnica negra y las anchas mangas del hombre revoloteaban suavemente mientras el
viento frío pasaba. Su cara y su cuello eran el mismo blanco impecable y nevado. Sus
brazos estaban cruzados mientras se acercaba lentamente. Había una expresión
desdeñosa en su rostro, y de vez en cuando patearía la gravilla carbonizada de sus pies
con una mirada desinteresada.

Shen Qingqiu gritó inconscientemente: —¡Luo Binghe!


Luo Binghe parpadeó. Cabeza girada en un ligero ángulo, lanzó una fría y penetrante
mirada en su dirección.

Para Shen Qingqiu, ser alanceado por una mirada así fue como ser clavado en el lugar por
dos cuchillos. Su corazón saltó. De repente, sintió que el viento era

demasiado fuerte, y que su ropa era demasiado delgada. De lo contrario, ¿por qué su frente
y su columna vertebral sentirían un escalofrío?

Luo Binghe levantó una ceja. Sacudió algo de ceniza inexistente de su manga y exhaló con
ligereza un dudoso "hmmm" por la nariz.

Shen Qingqiu se detuvo en seco.

Esta sensación, está mal.

Luo Binghe inclinó la cabeza: —¿Shen Qingqiu?

Aún más mal.


Ese tono, esa expresión, ese temperamento. No eran como Luo Binghe, pero ciertamente
también eran como Luo Binghe.

Lo que necesitaba ser aclarado era que el que estaba frente a Shen Qingqiu... parecía ser
el "Luo Binghe" de la novela original.

Shen Qingqiu se congeló en su lugar. Cuando "Luo Binghe" vio que no respondió, dio un
paso hacia su lado.

Shen Qingqiu, subconscientemente, buscó blandir una espada en defensa, pero tanto su
cintura como sus manos estaban vacías.

Llamó a la puerta del Sistema: —Sistema, ¿qué diablos, qué clase de broma se supone que
debe ser este castigo? ¿De dónde siquiera sacaste esto? ¡¿Me estás pidiendo que luche
con el BOSS con mis manos desnudas?!

Sistema: Saludos. Mientras el castigo está en curso, no se puede acceder a las otras
funciones del Sistema. Esperando su comprensión y deseándole la mejor de las suertes.

¡Mierda mierda mierda! ¡No tenía idea de qué hacer en este tipo de situación!

Luo Binghe metió sus manos dentro de sus mangas y sonrió mientras comentaba:
—Shen Qingqiu, ¿por qué estás aquí? ¿No me parece recordar haberte dejado entrar?
Shen Qingqiu estaba 10.000% seguro de que el hombre frente a él definitivamente no era el
Luo Binghe de este mundo.

Luo Binghe trataba a su Shizun como el principio y fin de su mundo, siempre dirigiéndose a
él de la forma más dulce y afectuosa. Nunca se atrevería a llamarlo por su nombre de
manera tan directa, y mucho menos utilizar un tono de voz tan provocativo con él.

De todos modos, esto era solo parte del procedimiento de castigo. Probablemente no
moriría. Al pensar así, Shen Qingqiu se relajó un poco y mencionó tranquilamente:
—Esta es la Cumbre Qing Jing.

Luo Binghe miró a su alrededor. —Si no lo hubieras dicho, nunca lo hubiera pensado.

¿Cómo podría no recordar? Si este era realmente el Luo Binghe original, ¿entonces no fue
él quien prendió fuego a la Cumbre Qing Jing?

Capítulo 72: La persona llamada Shen Jiu


Luo Binghe dijo: —¿Ya no me tienes miedo?

No al que está afuera. ¡Pero al que está aquí, sí!


Luo Binghe levantó una mano hacia él. —Ven aquí.

Si este era el Luo Binghe original después de oscurecerse, sin importar cómo le hiciera
señas, Shen Qingqiu definitivamente habría estado tan asustado que solo se hubiera
acercado obedientemente. Pero Shen Qingqiu aún tenía el coraje de luchar hasta la muerte.
Sin embargo, en el momento en que se dio la vuelta, esa figura vestida de negro apareció
frente a él, bloqueando su camino. Shen Qingqiu solo estuvo a unos escasos centímetros
de distancia de chocar con él.

Shen Qingqiu se echó para atrás violentamente y por poco evitó tropezarse. Luo Binghe
extendió dos dedos, jalando de su manga y tirándolo de regreso. Dijo suavemente: —¿Por
qué estás corriendo?

Al enfrentar esta cara, en este momento Shen Qingqiu ni siquiera podía golpearlo, ni podía
estar completamente asustado de él. Siguió sin darse por vencido y continuó llamando al
Sistema. —Este de verdad es el Luo Binghe original, ¿cierto? ¿No es el Luo Binghe de este
mundo? ¿Qué debería hacer para superar el castigo? ¿Tengo que golpearlo? ¡Esto no es
muy diferente de que me envíes de regreso a mi mundo original, no es así!

El Sistema: Saludos. Mientras el castigo está en curso...

Shen Qingqiu cerró el cuadro de diálogo.

Luo Binghe miró fijamente su cara por un rato antes de fruncir el ceño y dijo:
—Sigo sintiendo como si... parece que hay algo diferente en ti. ¿De verdad eres Shen
Qingqiu?

Shen Qingqiu parpadeó, manteniendo su vigilancia. Luo Binghe contempló su rostro, un


poco perplejo antes de estirar lentamente el brazo y sostener la mano derecha de Shen
Qingqiu.

Su palma era la misma de siempre: seca pero gélida. El corazón de Shen Qingqiu estaba
ligeramente conmovido, y estaba a punto de decir algo cuando su hombro de repente se
volvió frío.

En ese instante, Shen Qingqiu no sintió realmente la sensación de su brazo derecho


abandonando su hombro. Solo vio que algo salió volando mientras que la mitad de su
cuerpo se volvía ligera antes de que tuviera tiempo de reaccionar.
Hasta que un monstruoso y enorme dolor se extendió repentinamente por todo su cuerpo y
cerebro.

¡Luo Binghe acaba de arrancarle completamente el brazo derecho!


Al recibir la gran herida, el cuerpo de Shen Qingqiu reaccionó violentamente con una ola de
energía espiritual, todo por su cuenta. Luo Binghe lo golpeó, y la energía se rompió y se
dispersó de inmediato.

No había manera de detener los chorros de sangre. La visión de Shen Qingqiu se volvió
borrosa, y podría haber escuchado a alguien gritar, pero también podría no haberlo hecho.
Sus oídos estaban zumbando con demasiada agudeza, y no pudo entender. ¡Solo quería
escapar rápido de esta persona delante de él!

Se tambaleó hacia atrás. Después de unos pocos pasos, tropezó con los restos de un
bambú carbonizado, y cayó al suelo, boca arriba.

El dolor de perder un brazo era demasiado terrible, hasta el punto de que incluso abrumaba
la sensación de su cabeza estrellándose contra el suelo. Luo Binghe lo siguió
tranquilamente. Esta vez, acarició con ligereza una de las pantorrillas de Shen Qingqiu.

¡Vara humana!

¡En este momento, Luo Binghe estaba planeando convertirlo en una vara humana!
Dolía tanto que era difícil respirar. Shen Qingqiu usó su brazo restante para agarrar a Luo
Binghe, sacudiendo su cabeza salvajemente mientras jadeaba por aire.

—No... no...

No uses esa cara para hacer algo como esto.

Luo Binghe usó una mano para sujetar firmemente a Shen Qingqiu en el suelo. Su mirada
casi podía ser descrita como sincera y afectuosa.

Dijo con suavidad: —No es como si esta fuera mi primera vez haciendo algo como esto.
¿Cómo es que Shizun aún no está acostumbrado? Entonces, hagámoslo unas cuantas
veces más hasta que lentamente te acostumbres. ¿Qué tal eso?
En un santiamén, una desgarradora agonía se extendió rápidamente desde la base de su
pierna izquierda a través de todo su cuerpo.

¡Shen Qingqiu no pudo soportarlo más, y dejó escapar un espeluznante grito!


De repente, la monótona voz del Sistema emitió un aviso: El castigo ha finalizado.
El dolor se desvaneció bruscamente, y Shen Qingqiu se dio la vuelta violentamente y se
puso de pie antes de colapsar de inmediato sobre sus rodillas otra vez. Ni siquiera tenía la
energía para maldecir al Sistema y abofetearlo en la cara mientras se medio arrodillaba en
el suelo, observando cómo sus gotas de sudor frío caían en explosiones, aturdido.

Una voz de repente habló desde un lado. —¿Qué te pasó?

Solo entonces se dio cuenta de que no era el único aquí.

Además, parecía como si todavía no lo hubieran llevado de regreso a la realidad.


Este seguía siendo el paisaje onírico.

Esta cueva también parecía un poco familiar. Se veía como la misma cueva en la que Meng
Mo se escondió cuando apareció como una niebla negra la primera vez que Shen Qingqiu
entró en el sueño todos esos años atrás.

El que estaba junto a él era precisamente Meng Mo.


Shen Qingqiu se calmó a la fuerza y preguntó en respuesta: —¿Por qué estoy aquí en tu
sitio?

Meng Mo dijo: —Entraste en un paisaje onírico extremadamente poderoso, y

parecía que tu espíritu primordial estaba en peligro de ser rasgado. Quise intervenir todo
este tiempo, pero no pude. Lo intenté muchas veces antes de que de repente tuviera éxito
hace un momento, y de paso, te metí en la formación por aquí.

Antes, tenía la impresión de que no le agradaba mucho a Meng Mo, pero inesperadamente,
cuando Meng Mo vio que la situación no era buena, terminó sacando a Shen Qingqiu "de
paso". Shen Qingqiu se sintió ligeramente sorprendido, y dijo con sinceridad: —Muchas
gracias, Mayor... me has ayudado enormemente.

Meng Mo resopló. —No tienes que agradecerme. Solo estoy asombrado de que la última
vez en el Mausoleo Sagrado, en realidad te las arreglaste para resistir hasta que el mocoso
despertó. Tú también lo ayudaste a él un poco. Ayudarlo a él significa ayudar a este viejo.

Ese tipo de agonía de tener un brazo completamente arrancado ya estaba profundamente


incrustada en la mente de Shen Qingqiu, y era activada cada vez que esa cara flotaba en su
cerebro. Shen Qingqiu no pudo evitar agarrar su hombro derecho con la mano izquierda.
Tuvo que respirar varias veces antes de poder decir ese nombre sin que le temblara la voz.
—¿Por qué no veo a Luo Binghe?

Normalmente, el que hiciera el mayor esfuerzo y al que más le gustaba llevarlo hacía los
sueños debería ser Luo Binghe. Básicamente, cada vez que Shen Qingqiu se dormía, Luo
Binghe vendría a molestarlo. Pero esta vez, Meng Mo en realidad venció a Luo Binghe y
metió a Shen Qingqiu a la formación primero.

Meng Mo se deprimió solo de pensarlo. —¿Cómo podría saber? Desde que el mocoso
aprendió a controlar mi técnica de pesadilla, no pude entrar en su paisaje onírico nunca
más. En este mundo, él solo sueña lo que desea. No puedo hacer nada al respecto.

Si Shen Qingqiu no podía ver al adorable Luo Binghe lo más rápido posible, sentía que sus
extremidades seguirían doliendo en el momento en que recordara ese nombre.
¿Podría el joven que era una pequeña flor blanca pura e inocente salir rápido y darle un
tranquilizante?

Meng Mo le lanzó una mirada. Cuando vio que la expresión de Shen Qingqiu era cenicienta,
sus labios pálidos, la cara Meng Mo se puso seria. —Ese mocoso vendrá a encontrarte por
sí mismo, ¿por qué te preocupas? Antes, ¿no estabas haciendo todo lo posible por evitarlo?

¿Esto podía contar como consuelo?

Cuando Shen Qingqiu miró a Meng Mo, quien estaba fingiendo desdén, de repente sintió
que este viejo era un poco tierno.
Se relajó y se sentó en el suelo. Después de una pausa, Shen Qingqiu de repente recordó
algo. —Mayor Meng Mo, cuando estuve en el Mausoleo Sagrado previamente, cargué a Luo
Binghe al este. En el camino hasta allá, me encontré con dos personas. Una de ellas era
una mujer. Tú...

En aquel entonces, Qiu Haitang había perdido el conocimiento por un rato. Cuando se
despertó, se volvió loca sin razón alguna y huyó. Shen Qingqiu sospechaba

enormemente que cuando estaba inconsciente, se encontró con algo en el paisaje onírico.
En ese momento, Luo Binghe también estaba inconsciente, su cabeza ardiendo como una
brasa, así que, por supuesto, no tuvo tiempo de invadir el paisaje onírico de Qiu Haitang. En
ese caso, la posibilidad más probable era que Meng Mo hiciera algo.

Como era de esperar, Meng Mo torció su barba y dijo: —Solo un pequeño truco que hice,
eso es todo.

A pesar de que lo llamó "un pequeño truco" y fingió ser indiferente, no pudo ocultar el tono
arrogante en su voz. Shen Qingqiu no pudo resistirse a preguntar:
—¿Exactamente qué le mostraste?

Hablando en general, si Meng Mo quisiera destruir la mente de alguien, le mostraría sus


propios recuerdos más oscuros y dolorosos. ¿Podría ser que Meng Mo sacó sus recuerdos
de la desaparición del Clan Qiu?

No, eso tampoco estaba bien. Si ese fuera el caso, Qiu Haitang no debería haber
reaccionado de la forma en que lo hizo en el momento en que abrió los ojos y vio a Shen
Qingqiu. Debería haber rebosado de odio y atacado con su espada en su lugar, tratando de
apuñalar varios cientos de agujeros en él. ¿Por qué lloraría y gritaría antes de darse vuelta y
huir?

Meng Mo: —Lo que le mostré no fueron sus recuerdos. Fueron los tuyos.
Shen Qingqiu entendió al instante. ¡Fueron los fragmentos y pedazos de los recuerdos de
Shen Jiu que aún permanecían en su cuerpo!

Siempre le había interesado mucho lo que el Avión Disparando Hacia el Cielo mencionó
anteriormente, en relación con la parte del Shen Qingqiu original que no había escrito. Shen
Qingqiu dijo inmediatamente: —¿Podría el Mayor, por favor, sacarlo y mostrármelo?

Meng Mo lo miró, pero no le preguntó por qué Shen Qingqiu quería que alguien más sacara
sus propios recuerdos para que los viera. Solo preguntó: —¿Ya no los recuerdas?

Shen Qingqiu se preparó para lanzar una excusa sobre cómo sus recuerdos fueros dañados
cuando tuvo una desviación qi, con el fin de evitar la pregunta. Asintió.
—Correcto.

Tenia que ser dicho que la probabilidad de que los recuerdos de uno se dañaran por
desviación qi seguía siendo bastante baja. Pero Meng Mo en realidad no continuó el tema.
En cambio, dijo: —Es mejor no recordar algunas cosas.
Shen Qingqiu dijo: —Solicito sinceramente la ayuda del Mayor.

Meng Mo: —¿Realmente quieres verlo?

Shen Qingqiu asintió con la cabeza. Meng Mo extendió un dedo y lo presionó contra la
frente de Shen Qingqiu. —Cierra los ojos. Ábrelos solo cuando suelte.

Shen Qingqiu obedeció y cerró los ojos. Meng Mo habló de nuevo. —Tus recuerdos están
muy dañados y no están completos. Se saltan partes y no son continuos.
También es posible que veas personas con rostros borrosos. Esto es causado por tu propio
cuerpo. No hay necesidad de prestarle atención.

Lo que quiso decir fue que si había un BUG, era un problema con la fuente de archivo de tu
cuerpo, no con mi técnica.

Shen Qingqiu contó hasta diez en su mente, y cuando la presión contra su frente
desapareció, abrió los ojos. Un joven delgado con cabello desaliñado estaba arrodillado en
el suelo delante de él, su parte superior del cuerpo sujeta por una cuerda de cáñamo.

La cara de este joven era pálida, su mentón afilado y sus rasgos bonitos. Pero su faz tenía
una inamovible sensación de melancolía, y había secciones de color púrpura en las
comisuras de su boca y frente. Era Shen Jiu cuando aún era joven.

En Huayue, cuando Shen Qingqiu escapó de la formación del paisaje onírico de Luo
Binghe, aterrizó inadvertidamente en los restos de los recuerdos de Shen Jiu. Lo que vio fue
precisamente esta escena. Con una ojeada a su alrededor, descubrió que, en efecto, lo que
vio durante su apresurado vistazo en aquel entonces no estaba mal. Esta era una
habitación espaciosa con una biblioteca y un dormitorio unidos entre sí, separados solo por
una puerta de madera dura en forma de luna.

Estaba amueblado espléndidamente, y exquisitas caligrafías y pinturas colgaban en las


paredes. Era imposible para una familia que no era rica obtener esto, por lo que no podía
ser la guarida de unos traficantes de humanos.

Shen Qingqiu se cruzó de brazos y se apoyó en un estante cercano que tenía muchos
tesoros, esperando en silencio.

La puerta de madera tallada con flores y plantas ante él se abrió sin un ruido.
La cabeza de Shen Jiu permaneció rígida y no se movió, pero sus ojos se movieron hacia
arriba cuando la figura del recién llegado se reflejó en sus iris.

Un joven con ropa lujosa cruzó el umbral. Cuando Shen Qingqiu vio esa cara suya, que se
parecía en un 60% a la de Qiu Haitang, supo que este tenía que ser el miembro más mayor
de la exterminación del Clan Qiu: el hermano mayor de Qiu Haitang.

Lo que había sospechado antes era correcto. Sin importar qué, los días que Shen Jiu pasó
en la familia Qiu no fueron como lo que dijo Qiu Haitang, ni había sido "tratado como
familia".
El joven paseó pausadamente hacia Shen Jiu y lo rodeó a medias. La cara de Shen Jiu
estaba severamente demacrada, sus labios apretados. A pesar de que su expresión era
oscura, sus hombros temblaban con ligereza. Claramente estaba extremadamente
asustado, pero se estaba forzando a permanecer tranquilo.
De repente, el Joven Maestro Qiu le dio una patada en la espalda. Shen Jiu de inmediato se
tumbó de cara en el suelo.

El Joven Maestro Qiu soltó una risita fríamente. —¿Qué, no te atreves a devolver el golpe
esta vez?

Shen Jiu aterrizó con una nariz llena de sangre y polvo. Dijo en voz baja:
—Perdóname, Joven Maestro. No sabía que eras tú.

El Joven Maestro Qiu dijo: —¿No lo sabías? ¡No lo sabías, y aún así te atreviste a

provocarme!

Abofeteó a Shen Jiu hacia el suelo con una mano, y la cabeza de Shen Jiu hizo un ruido
sordo cuando se estrelló contra el piso mientras dos corrientes de sangre fluían por su
mentón. El Joven Maestro Qiu pareció obtener inmenso placer al hacer esto, y cobró gran
regocijo al abofetearlo como si jugara con una pelota.

Shen Qingqiu continuó observando desde un lado, manteniendo su silencio. Esto sucedió
una docena de veces antes de que Shen Jiu finalmente no pudiera soportarlo más y gritó:
—¿¡Exactamente qué es lo que quieres hacer?!

El Joven Maestro Qiu rió con malicia. —Perteneces a nuestra familia ahora. Naturalmente,
puedo hacer lo que quiera.

De repente, una suave y hermosa voz que pertenecía a una mujer joven sonó desde afuera
de la puerta. —¿Hermano? ¿Hermano? ¿Estás adentro?

En el momento en que el Joven Maestro Qiu escuchó a su hermana pequeña llamándolo,


su expresión cambió y desató a Shen Jiu antes de amenazarlo calladamente: —¡Límpiate la
cara! ¡Si te atreves a decir algo malo, te mataré!

Shen Jiu estaba tanto asustado como resentido. Un feroz destello brilló en sus ojos, pero no
se atrevió a decir nada a pesar de su rabia. Se limpió agresivamente la cara, frotando el
polvo y la sangre de la nariz, pero cuanto más limpiaba, más sucio se volvía. Cuando el
Joven Maestro Qiu vio esto, tomó un jarrón de flores de la ventana y salpicó el agua dentro
sobre la cara de Shen Jiu. El Joven Maestro Qiu cambió su expresión antes de abrir la
puerta, sonriente. —¿Por qué vino Tang-er?
Shen Qingqiu finalmente supo cómo se desarrolló el carácter "servil en la superficie, pero
malicioso a espaldas de la gente" del Shen Qingqiu original. Probablemente fue adquirido e
influenciado por el Joven Maestro Qiu...
Qiu Haitang vestía una túnica lila bordada y un par de botas blancas de satén pequeñas.
Las puntas estaban decoradas con joyas, y ella era verdaderamente una delicada joven
maestra nacida de un capullo. Era un tipo de belleza diferente en comparación con su
encanto posterior, el cual fue moldeado a través de las adversidades. Entró por la puerta y
soltó una risita. —Escuché que el hermano compró a alguien, y vine a echar un vistazo.

Vio a un adolescente encogido en un rincón, con la cabeza baja. Pero su faz era bastante
delicada y bonita, y sus ojos se iluminaron. Se acercó antes de decir, sonriente, —¿Tú eres
pequeño Jiu, entonces?

La cara de Shen Jiu ya había sido limpiada, pero seguía luciendo bastante triste, y no le
respondió. El Joven Maestro Qiu estaba parado detrás de su hermana, amenazando con
sus ojos. Carcajeó y dijo: —Realmente no le gusta hablar. Su personalidad es bastante
extraña.

Qiu Haitang tomó la mano de Shen Jiu y dijo: —¿Por qué no te gusta hablar?
Háblame un poco, ¿por favor?

Su voz era suave y persuasiva, su tono íntimo, su actitud inocente y pura. Nadie podría
tener el corazón para avergonzarla. Shen Qingqiu pensó, cuando Qiu Haitang

era una mujer joven, era realmente un poco similar a Ning Yingying. Resultó que al Shen
Qingqiu original siempre le había gustado este tipo.

Al principio, el rostro de Shen Jiu estaba rígido, pero seguía sin poder resistir la suave
persuasión de una joven doncella. Su expresión era una de imperecedero silencio, y giró su
cabeza, sus orejas ligeramente rojas. Cuando Qiu Haitang vio esto, aplaudió y dijo: —
Hermano, él es muy divertido. No es de extrañar que lo hayas comprado, aunque nunca te
haya gustado traer gente de fuera. Como que me agrada.

El Joven Maestro Qiu sonrió con falsedad. —También me agrada bastante.

Cuando Shen Jiu escuchó la palabra "agrada", no pudo evitar estremecerse.

En este punto de los recuerdos, toda la escena se oscureció repentinamente.


Todas las personas presentes desaparecieron rápidamente. Shen Qingqiu se sobresaltó
antes de que comprendiera de inmediato que había ocurrido la famosa "ruptura" de Meng
Mo. Dado a que los recuerdos que el Shen Qingqiu original dejó en su cuerpo no estaban
completos, las rupturas ocurrirían con extrema frecuencia. El recuerdo anterior ya había
terminado, y ahora otro comenzaba.

La escena todavía estaba ambientada en esa habitación. Esta vez, Shen Jiu no estaba
atado, y estaba recostado en el suelo con la cara hinchada mientras rascaba agresivamente
la alfombra de lana en el suelo hasta el punto de que sus dedos estaban manchados de
sangre.

De repente, dos ligeros golpes vinieron de la puerta. La voz baja de un joven vino desde
afuera. —¿Pequeño Jiu, pequeño Jiu?
En el momento en que Shen Jiu escuchó esta voz, de repente se movió y se lanzó contra la
puerta. Apretó la cara contra la cerradura y dijo: —¡Hermano Qi!

El joven de fuera dijo: —Baja la voz, me colé.

Al principio, Shen Qingqiu no pudo saber quién era la persona que estaba afuera. Cuando lo
pensó de nuevo, se dio cuenta de que la razón por la que Shen Jiu tenía el carácter de
"nueve" en su nombre era porque estaba en el noveno puesto en manos de los traficantes
de humanos. Naturalmente, también habrían "del uno al ocho".

Sin embargo, Shen Qingqiu estaba en verdad un poco asombrado de que Shen Jiu
realmente tuviera un buen amigo con su tipo de personalidad.

Ruidos de traqueteo se escucharon de la puerta, como si la persona de afuera la estuviera


sacudiendo. Shen Jiu dijo: —Es inútil. Hay cinco o seis cerraduras en el interior y el exterior.
La ventana también está cerrada con seguro.

El joven dijo con preocupación: —No te hicieron mucho esta vez cuando el escape no tuvo
éxito, ¿verdad?

El temperamento de Shen Jiu se levantó de repente, y maldijo: —¿No me hicieron mucho?


¿Eres estúpido? Ya me han encerrado aquí por dos días y me rompieron ambas piernas.
¡¿Qué crees?!

En realidad, Shen Qingqiu podía ver claramente que, aunque Shen Jiu había sufrido una
paliza y no podía caminar, ambas piernas todavía estaban bien. Difícilmente estaban rotas.
Pero el joven no podía ver las circunstancias al otro lado de la puerta,

y parecía creerle a Shen Jiu. Dijo con culpa: —Todo es mi culpa.

Shen Jiu dijo enojado: —¡Por supuesto que todo es tu culpa! Te culpo. No éramos cercanos
a esos recién llegados, ¿y qué si éramos pisoteados un poco? ¡Por qué tuviste que jugar al
héroe! ¡¿Tienes miedo de que las personas como nosotros, con vidas tan precarias no
puedan soportarlo?! Si no hubieras jugado al héroe, ¿por qué te habría ayudado? Si no te
hubiera ayudado, ¡¿cómo lo habría provocado, y cómo ese tipo Qiu hubiera terminado
comprándome?! Si no me hubiera comprado, ¡¿cómo habría terminado así?! Cada dos días
soy golpeado un poco y cada tres días soy golpeado un montón. ¡Juega conmigo como si
fuera un perro!

El joven repitió: —Lo siento, todo es culpa mía.

Efectivamente, con la personalidad de Shen Jiu, si tenía amigos, definitivamente tenían que
tener un temperamento increíble. Después de varias disculpas continuas, Shen Jiu
finalmente disipó su ira a la fuerza y dijo: —¡Como sea! Nunca he valorado esa maldita cosa
llamada lealtad. Daré toda mi lealtad de esta vida a ti.

El joven dijo con gratitud: —Lo sé.


Shen Jiu dijo agresivamente: —Qué diablos sabes.

El joven dijo: —Realmente lo sé. El hermano Qi recordará tu lealtad.


Definitivamente te la devolveré en el futuro.

Shen Jiu escupió: —¡Qué futuro! Para las personas como tú que están en posesión de
traficantes de humanos durante toda su vida, en el futuro, tu destino también será
convertirte en un traficante de humanos. No, tú eres una buena persona, por lo que no
puedes ser un traficante de humanos. A lo mucho, solo continuarás rogando por comida.

El joven dijo: —Pequeño Jiu, vine a hablarte sobre eso. Me voy a ir. Vine hoy para
despedirme de ti.

Shen Jiu se sorprendió y se incorporó inmediatamente. —¿Irte? ¿A dónde vas?


El joven llamado hermano Qi dijo: —Ya no me puedo quedar aquí. La familia Qiu tiene
mucha influencia y riqueza en la ciudad. De ninguna manera podemos vencerlos ni
podemos escapar de ellos. Hay tantas sectas cultivadoras en este mundo. Me voy a unir a
una y aprenderé a cultivarme para poder regresar y rescatarte.

Los ojos de Shen Jiu de repente se iluminaron con un brillante fulgor. —Hermano Qi,
escuché que hay una montaña inmortal al este que cada año recluta a discípulos que son
excepcionalmente talentosos. ¿Vas allí?

El joven respondió: —No lo sé... pero voy a intentarlo con todas. ¿Tiene que haber una
secta que me acepte?

Shen Jiu murmuró: —Si no estuviera encerrado aquí, también podría ir contigo...
—No pudo evitar mostrar la envidia en su rostro mientras empujaba contra la puerta,
luciendo como si estuviera a punto de poner una siniestra conspiración en movimiento.
Shen Qingqiu no pudo resistirse a preocuparse un poco por la persona afuera.

Al cabo de un rato, Shen Jiu suspiró de nuevo y dijo: —Hermano Qi, de ahora en adelante,
ya no debes ser tan impulsivo. Eso siempre arruina las cosas. Esta vez, solo

yo tuve mala suerte, pero si sigues así después, cuando te unas a la secta de cultivadores,
¿qué harás entonces? ¡Sé más tranquilo!

A Shen Qingqiu, inexplicablemente, le pareció un poco cómico que Shen Jiu fuera tan joven,
sin embargo, aún así estaba sermoneando a alguien mayor que él. Pero el joven no estaba
en lo más mínimo infeliz. En cambio, dijo, avergonzado: —Lo tendré en cuenta.

Porque ahora tenía esperanza, la voz de Shen Jiu se volvió apasionada. —Oye, tienes que
recordar lo que dijiste antes. ¡Debes regresar y salvarme!
El hermano Qi parecía estar asintiendo seriamente con la cabeza, y dijo en voz alta: —Está
bien. Espera un poco, hasta que lo aprenda todo. ¡Definitivamente regresaré y te sacaré!
Los dos se quedaron en silencio por un rato, separados por una puerta. Shen Jiu preguntó:
—¿Te fuiste?

El joven respondió apresuradamente: —Todavía no. Estaba esperando que hablaras.

Shen Jiu dijo: —Hermano Qi, acércate. Déjame echarte un vistazo a través de la grieta en la
puerta. No sé si tú vas... cuántos años pasarán antes de que pueda verte de nuevo.

El joven se rió y dijo: —Querías decir que no sabes si moriré afuera, ¿verdad?
Okay.

Shen Jiu escupió y dijo: —¡Dijiste eso tú mismo! No me culpes por decir algo cruel.
Se desplazó más cerca a la puerta con dificultad y movió su cara cerca de la grieta en la
puerta.

Shen Qingqiu también era extremadamente curioso, y también se acercó. Traspasó la grieta
extremadamente pequeña en la puerta y miró hacia afuera.

Extra - Capítulo 73: El encuentro fortuito de Avión


Lo encuentras en el blog.

Capítulo 74: Justo a tiempo


...¡QUÉ MIERDA!

El arrebato de Shen Qingqiu no fue por el rostro del otro. Si tan solo ese fuera el caso, pero
lo crucial era que el joven afuera de la puerta–mierda, su rostro entero estaba quemado.
¡Era como si hubiera un mosaico sobre todo el asunto!

A pesar de que Meng Mo había dicho al comienzo que existía una cierta posibilidad de que
las caras de las personas fueran ocultadas o que aparecieran rupturas en el recuerdo–
después de realmente toparse con esta posibilidad, Shen Qingqiu sintió un intenso deseo
de vomitar sangre.

Meng Mo-juju, ¿podemos intentar solucionar este bug? ¡De verdad quiero saber como se ve
esta cara ah ah ah!

Justo cuando Shen Qingqiu quería cruzar la puerta y ver si acortar la distancia podía hacer
que el mosaico decreciera, otra ruptura apareció en el recuerdo.
Esta vez, el escenario era un estudio.
El Joven Maestro Qiu estaba escribiendo sobre una mesa. Shen Jiu estaba de pie a un
lado, moliendo silenciosamente su tinta.

El Shen Jiu de esta época todavía era un joven delgado y débil, pero se había estirado en la
dirección vertical. Entre sus pares, contaría como más bien alto y enjuto. De pie ahí en
espera del Joven Maestro Qiu, emitía una especie de aura académica fría y tranquila.

Cuando una hoja de papel estaba casi completa, Shen Jiu habló, cabeza baja y mirada
obediente. —Joven Maestro, hay un asunto...

El Joven Maestro Qiu ni siquiera levantó los ojos. —El asunto del que deseas hablar, ¿es
ese charlatán en la ciudad?

Shen Jiu defendió: —El Mayor Wu Yanzi no es un charlatán.

El Joven Maestro Qiu dejó su pincel y frunció el ceño. —Solo compórtate y quédate en
casa, sé un buen yerno, quédate tranquilamente con mi hermana menor y vive tu vida, eso
es suficiente. ¿De qué sirve pensar en esas ilusorias fantasías todo el tiempo?

Después de un período de silencio, Shen Jiu de repente habló entre dientes apretados:
—...Vive tu vida, vive tu vida... ¡no quiero vivir esta clase de vida!

El Joven Maestro Qiu al fin levantó la vista. Lanzándole una mirada, sacó repentinamente
un pie y lo pateó en la parte posterior de las rodillas.

Con un plaf, Shen Jiu se estrelló de bruces contra el suelo. Shen Qingqiu se frotó
inconscientemente sus propias intactas pantorrillas. Podría ser que estos dos pasaron todos
estos años con esta manera de interacción...

El Joven Maestro Qiu se levantó de su asiento y se burló: —Te enseñé durante todos estos
años, y las cosas que has aprendido ni siquiera se pueden comparar con los pequeños
trucos malvados de ese charlatán.

Shen Jiu, nariz cubierta de ceniza y sangre a resueltas de su caída, levantó la cabeza para
mofarse con un leve aire de arrogancia. —No son pequeños trucos malvados; son técnicas
inmortales. Alguien con una constitución de porquería como tú solo puede llamarlas
charlatanería para engañarte y consolarte a ti mismo.

El Joven Maestro Qiu se agachó. Agarrando un puñado de su cabello, canturreó en su oído:


—¿Técnicas inmortales? ¿Podría ser que tú, esta pequeña mercancía barata, quiera
cultivarse a la inmortalidad?

Shen Jiu inclinó la cabeza para evitar su agarre, pero el Joven Maestro Qiu le dio una lenta
palmadita en la frente, la acción rebosante de intención de insultar. Sonrió,
—Ni siquiera cuentas como humano, ¿y aún quieres convertirte en un inmortal?

Shen Jiu se sujetó la cabeza, sin decir una palabra. Al verlo languidecer de esta
manera, el Joven Maestro Qiu sí disminuyó un poco la fuerza de su agarre, y sus siguientes
palabras fueron serias y francas. —Quedarte aquí obedientemente, comportarte bien y
hacer tu parte, ¿qué tiene de malo eso? Ya tienes quince años. No eres joven; incluso estás
a punto de casarte. Hace mucho tiempo que has perdido el momento óptimo para comenzar
a cultivar, ¿en qué te puedes convertir? Si te enredas con él, ni siquiera está garantizado a
quererte.

Esto era solo buscar la muerte. Al producto original, lo que más le importaba en la vida era
su cultivo. No podía tolerar que nadie fuera mejor que él, y especialmente no podía tolerar
que otros dijeran la mitad de una mala oración sobre él. De otro modo, no hubiera sido
llevado un estado tan trastornado debido al resentimiento hacia Luo Binghe. ¡Y este tipo se
atrevía a ir y decir que no tenía perspectivas!

Shen Jiu giró su brazo repentinamente, agarrando la piedra de entintar sobre la mesa y
arrojándola hacia el Joven Maestro Qiu. Desde este ángulo, pareció como si estuviera
volando hacia Shen Qingqiu, y esquivó inconscientemente hacia un lado.

Por supuesto, la piedra de entintar no podía golpearlo, y tampoco pudo golpear al Joven
Maestro Qiu. Pero, este último fue cubierto en un medio arco de tinta negra, un conjunto de
túnicas exquisitamente bordadas arruinadas solo así. La cara del Joven Maestro Qiu se
desplomó rápidamente, y amonestó: —¡A Tang-er le gustas, esa es una suerte que has
recopilado durante varias de tus vidas! Si no fuera por nuestra familia, ahora mismo estarías
en la calle mendigando y timando para ganarte la vida. Esta vida que tienes, sin preocuparte
por la comida o la ropa y la oportunidad de leer y escribir, ¿quién te la dio?

Aplastó la cabeza de Shen Jiu en el suelo. —¡Ni un poco de gratitud!


Shen Jiu pareció abandonar la prudencia, escupiendo agresivamente: —Soy humano. ¡¿Por
qué tengo que sentir gratitud hacia una bestia?!
¡Encomiable coraje!

El Joven Maestro Qiu lo lanzó a la pared con solo una mano, maldiciendo: —¡Pensé que
realmente habías progresado en estos pocos años, pero resulta que eres realmente inútil!

Una espada colgaba en la blanca pared. Cuando Shen Jiu se golpeó contra ella, se cayó al
suelo. Shen Jiu se dejó caer en una posición sentada al pie de la pared, encontró la
empuñadura con su mano y, en un momento de desesperación, desenvainó la espada con
un tembloroso agarre de dos manos y la apuntó al Joven Maestro Qiu de ojos rojos.

Este último no creía en absoluto que en realidad haría un movimiento, apuntándole y


diciendo: —Estás bastante enardecido. ¿Te pican los huesos?
Al verlo acercarse unos cuantos pasos más cerca, el alma de Shen Jiu casi salió volando
por el miedo. Vociferó, —¡No vengas!

El Joven Maestro Qiu dijo: —¡No hay perspectivas futuras! Tú...

Después de este "tú", nunca más volvería a decir una palabra.

Bajando lentamente la cabeza, vio esa espada clavarse directamente en su estómago.


Mientras el rostro del Joven Maestro Qiu todavía estaba lleno de incredulidad, Shen Jiu de
repente sacó la espada.

Shen Qingqiu estaba de pie a un lado, embelesado...

¡Mierda mierda mierda, una transmisión local en vivo de asesinato!

El ambiente cambió en una fracción de segundo. ¡Ni siquiera habían dicho unas pocas
oraciones y una masacre se produjo!

Shen Jiu se quedó de pie aturdido. Una mano cubriendo su abdomen, el Joven Maestro Qiu
arrebató agresivamente la espada y lo pateó al suelo, gritando:
—¡Ayuda!

Shen Jiu se arrojó encima de prisa para agarrar sus botas. Durante el resultante violento
altercado, unos cuantos viejos sirvientes corrieron hacia la puerta. Al ver este tipo de
escena en el estudio, comenzaron a gritar en voz alta. Shen Jiu, con pánico y miedo, hizo
algún tipo de sello y la espada en la mano del Joven Maestro Qiu se disparó
repentinamente para atravesar a los viejos sirvientes a través de sus pechos.

Al siguiente momento que giró la cabeza, el Joven Maestro Qiu se estaba tambaleando
hacia él, manos cubiertas de escarlata estirándose para alcanzar su cabello. Shen Jiu
apuñaló de nuevo, esta vez perforando su pulmón.

Y luego, puñalada tras puñalada, usando toda su fuerza, Shen Jiu apuñaló cincuenta veces
seguidas, cada vez más feroz, la expresión en su rostro haciéndose cada vez más
malevolente hasta que la cara y los órganos vitales del cuerpo fueron un sangriento
desastre de carne. Entonces, finalmente se detuvo, jadeando por aliento.

Este debe haber sido el primer asesinato de Shen Jiu, y la primera vez que mataba a
alguien usando su propia energía espiritual.

Shen Qingqiu miró de principio a fin, pasmado.

¡La primera vez y ya es así de salvaje!

Shen Jiu se quedó mirando de modo inexpresivo la habitación llena de cadáveres


desplomados durante un rato. De repente, despertó, arrojando la espada con un sonido
metálico. Se paseó de un lado a otro a lo largo del estudio, limpiándose inconscientemente
las manos en la ropa una y otra vez, luciendo como si estuviera fuera de sus cabales. Pero,
solo estuvo distraído por un rato y se las arregló para calmarse extremadamente rápido.
Todo este proceso de cambiar estados mentales llevó menos de un minuto. Este tipo de
cordura.

Shen Jiu se detuvo, curvando experimentalmente su dedo. La horrible espada cubierta de


sangre en el suelo se levantó con lentitud.
Al ver la afilada espada volando ante él, una extraña clase de emoción floreció en el rostro
de Shen Jiu, ¡y tomó la espada firmemente en sus manos!

Agitó la punta de la espada y caminó fuera del estudio, arma homicida en mano.
Shen Qingqiu permaneció de pie un momento antes de que el Sistema notificara: Pista: por
favor, concéntrese en el objetivo del relleno los de agujeros. ¡La distancia

recomendada es de diez metros para garantizar la recopilación completa de la trama!


Entonces, si no lo sigue, ¿perderá puntos en el objetivo del relleno de los agujeros?
Shen Qingqiu se apresuró a seguirlo, sin atreverse a quedarse atrás por un solo paso.

Shen Jiu acababa de doblar una esquina cuando se topó con dos corpulentos sirvientes de
la casa. Con un movimiento de su brazo, una luz fría destelló para bordear dos grasosos
cuellos gordos y sangre chorreó como fuentes.

Shen Jiu prácticamente estaba matando personas al verlas. Cuanto más mataba, más
entusiasta estaba; la siniestra sonrisa en la comisura de su boca se inclinaba hacia arriba
en una expresión cada vez más feroz. Incesantes gritos espeluznantes siguieron su camino
mientras decapitaba eficientemente a una docena de personas. Shen Qingqiu notó que solo
mataba a hombres y no a una sola mujer. La división entre los sexos era clara, y la dirección
de su odio era muy obvia. Todas las pequeñas doncellas y sirvientas se escondieron en los
rincones de la cocina, sin atreverse a salir, y él no se molestó en silenciarlas.

Mientras observaba esta impactante escena con trepidación, un grito de miedo de repente
resonó desde atrás.

Qiu Haitang estaba de pie al final del largo corredor, mirando fija y perplejamente en su
dirección. Shen Jiu estaba cubierto de sangre fresca como una especie de ghoul viviente,
acabando de sacar su espada del cuello de un sirviente.

El brillante y hermoso rostro de Qiu Haitang se contrajo unas cuantas veces. Sus ojos
rodando a blanco, se desplomó en un charco de sangre.

Evidentemente, esta chica era del tipo de desmayarse en momentos cruciales todo el
tiempo.

Al ver a Qiu Haitang, Shen Jiu se calmó un poco y dejó caer la espada de su mano.
Después de murmurar para sí mismo por un momento, se dirigió a la cocina.

No mucho después, un fuego comenzó a arder. Las nocturnas nubes negras sobre la
residencia Qiu reflejaban una luz roja como la lava del purgatorio.
Shen Jiu había arrastrado el cuerpo de Qiu Haitang a un arbusto cuando una figura muda
apareció por detrás. Giró la cabeza, espada en mano y un siniestro destello en sus ojos,
pero dejó escapar un suspiro cuando vio quién era. —Mayor.

Este "mayor" tenía que ser ese Wu Yanzi que estableció una tienda en la ciudad para
mostrar trucos espirituales, el que incitó la rebelde revuelta de Shen Jiu.
El otro dijo con crueldad: —¿No los mataste a todos?

Shen Jiu se quedó en silencio por un momento, entonces dijo: —La persona que quería
matar ya está muerta.

La persona dijo: —En verdad, una de las cosas que tu hermano dijo no estaba mal.
Aunque tu talento innato ciertamente es bueno, ya has pasado el momento óptimo para
comenzar a cultivar. Además, después de sufrir tortura, incluso tus huesos están algo
dañados. De ahora en adelante, deberías ser capaz de lograr cierto éxito, pero realmente
escalar hasta la cima es imposible. Si hubiera sido unos años antes, entonces sería una
pregunta diferente.

Ya que esta persona había escuchado las palabras del Joven Maestro Qiu, eso significaba
que había visto esta despreciable obra de la cabeza a la cola. Pero, no tuvo la intención de
interferir, solo actuando como una pared para observar. Al parecer, este "mayor" no era
ningún tipo de personaje amable. Si Shen Jiu de verdad lo siguiera, probablemente no
estaría en ningún camino soleado.

Shen Qingqiu había pensado que incluso después de llegar tarde, uno podría alcanzar la
Formación del Núcleo en unos diez años. La aptitud de este cuerpo ya era bastante
impresionante–¿cómo podría él adivinar que la capacidad del Shen Qingqiu original era otro
nivel más alto? Al saber la verdad de la situación, incluso una persona poco ambiciosa
como él suspiraría inevitablemente con arrepentimiento.

Además, no era difícil entender porqué el ambicioso y agresivo producto original siempre
tuvo un corazón lleno de resentimiento y siempre se sintió agraviado.

Después de todo, dolía mucho más el haber tenido y perdido que nunca haber tenido en
absoluto.

Venas azules brotaron en la mano de la espada de Shen Jiu. Dijo fríamente: —Esa bestia
no es mi hermano. Encima, ahora que las cosas han llegado a esta etapa, ¿hay otro camino
que pueda tomar? ¿Me darás otro camino?

Esa persona ya se había dado vuelta. Al ver a Shen Jiu todavía de pie en la puerta de la
residencia Qiu, preguntó: —¿Sigues sin venir? ¿A quién estás esperando?

Este "¿a quién estás esperando?" debería haber sido solo una desechable pregunta
retórica, destinada a instarlo a seguirlo. Shen Jiu se giró para contemplar la llamarada que
se disparaba hacia el cielo, sus pupilas parecían encenderse junto con la residencia Qiu.

Los afortunados sirvientes sobrevivientes de la casa Qiu lucharon por escapar, todos
temiendo ser los últimos. En el caos de llantos y aullidos, solo su pálida silueta se mantuvo
inalterable frente a la puerta, la luz del fuego escarlata y amarilla haciendo sombras en todo
su cuerpo, entrelazándose en un desordenado baile.
El incendio en la residencia Qiu ardió cada vez más alto, y las vigas del techo se
derrumbaron. Una pálida huella parecía haberse lavado a sí misma en la capa de ceniza en
el rostro cubierto de humo de Shen Jiu.

Arrojó violentamente la espada a un mar de fuego, girándose para seguir a su maestro.

—Ya no esperaré más.

Fue entonces cuando Shen Qingqiu supo que el joven que prometió regresar y salvarlo–
resulta que no regresó después de todo.

¿No era esto natural e inevitable? Esta era una bandera legendaria ah. Es una de las dos
grandes banderas junto con "volveré a casa y me casaré". Las personas que prometen
solemnemente que "definitivamente regresarán" o que "regresarán de inmediato"–
¡definitivamente nunca volverás a ver una asombra de ellas!

En particular, los deseos de estos dos niños eran demasiado hermosos, demasiado
ingenuos. Si iban a buscar un maestro uno a uno, ¿era seguro que habrá una casa que
aceptará ambos? Completamente erróneo.

Incluso si encontraba exitosamente un maestro y, después de unos cuantos años,


realmente lograba cierto éxito en su educación, después de ver la cara del gran mundo y
ganar más preocupaciones que exigen su atención, no es seguro que esté dispuesto a
regresar para encontrar a su compañero de juegos de la infancia.

Además, jianghu era impredecible y estaba lleno de todo tipo de peligros inesperados. En
definitiva, la posibilidad de que este joven realmente fuera capaz de regresar y salvar a
Shen Jiu era inferior al 5%.

Pero, después de llegar a esta etapa en el relleno de los agujeros de la trama, Shen Qingqiu
pudo entender un poco más las tendencias de corte-de-guiones de Avión Disparando Hacia
el Cielo.

Si realmente escribiera este tipo de personaje con su historia de fondo original,


definitivamente sería una ardua e ingrata tarea. Si decías que era escoria, también era
lamentable; si lo compadecías, era innegablemente despiadado. Un personaje que era tanto
escoria como desgraciado era por lo general un cuerpo divino y una excelente área de
desastre para que las peleas se desaten. Bien podría cortarlo en un flagrante personaje
barato para que el protagonista pisotee bajo su pie–más fácil de escribir y más satisfactorio
para los lectores.

Sin embargo, Qiu Haitang era inocente. Su amor era profundo, su odio era justo, y en
realidad no había hecho nada malo en todo este asunto. Pero, la venganza había
convertido a esta chica ingenua e inocente en una mujer amargada con un corazón lleno de
conspiraciones. Su muerte en el Mausoleo Sagrado fue incluso más que una injusticia. Su
conclusión no fue ni siquiera tan fortuita como la que obtuvo en la novela de semental
original.
Si fue capaz de darle una mano al principio, eso fue lo mejor.

Justo cuando Shen Qingqiu estaba suspirando de pena, la escena de repente se deformó
como una imagen en un televisor viejo, copos de nieve blancos y negros destelleando
incontroladamente. El paisaje y los rostros de la gente, todo se distorsionó en un
espectáculo demasiado horrible para ver, el sonido rasposo, el vocerío como en una lengua
desconocida.

El Sistema notificó: Recuerdo gravemente dañado, pérdida de datos al 5%; pérdida de


datos al 7%; pérdida de datos al 9%...

¡Las rupturas en el recuerdo se estaban haciendo cada vez más grandes!

El porcentaje de pérdida crecía cada vez más alto. Shen Qingqiu abofeteó intensamente la
ventana de notificación del Sistema como si intentara "arreglar" una mala señal o una mala
conexión en el televisor cuando era pequeño. Después de un par de docenas de bofetadas
fue, de hecho, extrañamente efectivo. El porcentaje de pérdida de datos alcanzó el 10%, y
los sonidos de notificación al fin se detuvieron.
Los copos de nieve en la escena desaparecieron repentinamente y la imagen se volvió
clara.

Shen Qingqiu al fin soltó un aliento contenido, retirando su mano y retrocediendo. Antes de
que hubiera estabilizado su postura, se detuvo a mirar.

Unos cuantos pasos frente a él, un niño pequeño se sentaba en cuclillas.

Algunas manchas de ceniza, que podrían haber sido accidentalmente tiznadas allí al limpiar
el sudor, cruzaban una pálida y tierna cara. Un jade de Guanyin en una cuerda roja colgaba
alrededor de su cuello y un tembloroso bulto de andrajos estaba atado en su espalda.
Estaba resoplando y jadeando seriamente en el suelo... cavando un hoyo.

Shen Qingqiu dejó escapar, —¿Luo Binghe?

El pequeño Luo Binghe no lo escuchó, todavía tratando de cavar hoyos y llenarlos de tierra.

Echando un vistazo alrededor de su entorno, cientos de niños y niñas de ropa mixta y


diferentes edades estaban de pie en un valle abierto, cada uno poniendo su completa
fuerza en... cavar hoyos.

Una compresión destelló por la cabeza de Shen Qingqiu, y levantó la cabeza para mirar.
Efectivamente, por encima del valle había un escarpado acantilado de montaña y dos
personas de pie en su cima.

Uno vestía túnicas ceremoniales de color oscuro, compartimento serio y tranquilo,


observando desde arriba a las personas en el valle con fija atención. Una larga espada
colgaba de la cintura del otro y un abanico plegable giraba lentamente entre sus dedos. Sus
túnicas eran verdes como el agua clara, ondas agitadas por el viento.
Levantó la cabeza sutilmente, oteando de reojo a las hormigas de abajo, como si no le
importara particularmente mirar.

Así es, eran Yue Qingyuan y "Shen Qingqiu".

Este fue el sitio de prueba de Luo Binghe el año en que tomó un maestro y entró en la
Montaña Cang Qiong.

No viste mal; ¡el sujeto de prueba estaba cavando hoyos!

A pesar de que Avión Disparando Hacia el Cielo había usado muchos párrafos y notas de
autor explicando que cavar hoyos no era solo cavar hoyos, sino una forma de probar a
través de una acción aparentemente simple la resistencia, velocidad, perseverancia, y los
métodos espirituales de los excavadores de hoyos, incluso sus caracteres, etc. Shen
Qingqiu no recordaba una sola justificación. En su corazón, sin importar cuantas
explicaciones arranques, solo era cavar hoyos, ¡puro y simple!
El Shen Jiu de este tiempo ya debería haber ocupado el asiento del Señor de la Cumbre
Qing Jing.

Las reglas de la Secta de la Montaña Cang Qiong eran así: los doce Señores de la Cumbre
avanzan y se retiran juntos. Reciben sus tareas juntos, y cuando abdican, también abdican
juntos. Cuando llevan a cabo ceremonias, se asociarían y amontonarían en un grupo, y
especialmente cuando se retiran a reclusión, se unirían y retirarían en grupos. Incluso si
algún Señor de la Cumbre se encuentra con un infortunio y fallece en el poder, simplemente
dejarían su asiento vacío. Esos cinco años en que Shen Qingqiu había fingido su muerte y
huido, el asiento del Señor de la Cumbre Qing Jing había permanecido vacío. Esto era así
para que no hubiera una situación de Señores de la Cumbre de diferentes generaciones
trabajando juntos.

A pesar de que había circunstancias atenuantes cuando esta regla sería bastante
inconveniente, había tenido éxito en prevenir una brecha generacional, y mantenía una
cohesión y vínculos particularmente fuertes entre los Señores de la Cumbre.
Al pensar en esto, Shen Qingqiu no pudo resistirse a saltar a otra regla.

Después de que la generación anterior de los Señores de la Cumbre confirmara a sus


discípulos principales, cambiarían los nombres de sus discípulos de acuerdo con el nombre
de la generación[3] para demostrar su cambio de estatus. De todos los nombres "QingX"
bajo el cielo, a Shen Jiu desafortunadamente se le dio el carácter "qiu[4]". En verdad era la
malicia del mundo.

Shen Jiu odiaba este carácter "qiu" hasta la médula. De todas las cosas, al obtener este
nombre conferido a él, ¿cómo, en el fondo, no podría sentirse hasta la coronilla? Incluso
Shen Qingqiu no pudo resistirse a querer un amable momento de silencio para este tipo. No
es de extrañar que el producto original no tuviera mucha veneración y gratitud hacia el
Señor de la Cumbre Qing Jing de la generación anterior.
En lo alto del acantilado, las dos personas parecían tener una discusión. Shen Qingqiu miró
al pequeño Luo Binghe, inmerso en su esfuerzo. Puso una palmadita inmaterial sobre su
cabeza, luego brincó por el acantilado para pararse junto a las dos

personas y escuchar su conversación.

Yue Qingyuan dijo: —Este año, parece que hay más personas que en años anteriores.

Shen Jiu entrecerró los ojos, sin felicidad ni rabia en su faz. Dos dedos se crisparon, el
abanico plegable en su mano abriéndose ligeramente.

Una persona caminó desde un lado, saludando a Yue Qingyuan: —Líder de secta- shixiong.

Esta persona ni siquiera le echó un vistazo a Shen Jiu, el que estaba parado a un lado,
resentimiento a punto de derramarse de sus ojos.

¡Este personaje genial, quién podría ser sino Liu-juju!

El Liu Qingge de este tiempo solo había ocupado oficialmente el asiento del Señor de la
Cumbre Bai Zhan durante un par de años, y un aire inexperto aún era visible en el contorno
de sus rasgos. Su mirada era rauda y feroz, y había una especie de entereza juvenil debajo
de sus movimientos.

Yue Qingyuan dijo: —Liu-shidi, has llegado justo a tiempo. Mirar no hace daño.
Mira cuáles son buenos.

Liu Qingge solo echó un vistazo y dijo: —Tiene el mejor talento innato.

Shen Qingqiu asintió, complacido. Efectivamente, Liu-juju tenía unos buenos ojos.
El que señaló era precisamente Luo Binghe, su espalda hacia los tres, todavía
esforzándose por cavar hoyos.

Yue Qingyuan dijo: —Liu-shidi, ¿lo quieres?

Liu Qingge dijo: —Si quiere venir, vendrá él mismo.

La Cumbre Bai Zhan siempre fue así: ya sea si querías venir o no, si vienes, entonces
prepárate para ser apaleado. Si no tomaste la iniciativa de subir a la Cumbre Bai Zhan
llorando y gritando, buscando golpizas tiránicas, pero sentándote ahí esperando a que otros
elijan a sus discípulos, entonces no tenías manera de avanzar, destinado a no encontrar tu
suerte en la Cumbre Bai Zhan.

Shen Jiu dijo plácidamente: —Buen talento nato no garantiza ningún éxito.

Liu Qingge no le dio una insignificante mirada. —En comparación con el método heterodoxo
de comenzar el cultivo oficialmente a los dieciséis años, el éxito definitivamente será mayor.
...Efectivamente, estos dos se despreciaron desde el principio. A Liu Qingge no le gustaba
hablar, no le gustaba hablar especialmente con gente que no le agradaba,
¡pero incluso sacó veinte palabras para burlarse de Shen Jiu!

Su aceptable relación con Liu Qingge hoy en día no era nada menos que un milagro.

Yue Qingyuan reprendió: —Liu-shidi.

Liu Qingge no escuchó su sermón, girándose para irse. —Voy a practicar.

Dice que irá y va, yendo y viniendo como el viento. Shen Jiu estaba enraizado en el lugar,
temblando de ira por sus pocas frases. Apretó su abanico con demasiada fuerza y las
varillas crujieron bajo su agarre. Yue Qingyuan dijo impotente: —Liu-shidi simplemente no
sabe cómo hablar; siempre has sabido que no debes dejar que te afecte.

Shen Jiu dio un humph, emitiendo un aire extraño. Antes de que tuvieran la oportunidad de
averiguar qué estaba preparando para decir, Ning Yingying subió.

Abrazó la cintura de Shen Jiu y gritó: —Shizun, Shizun, ¿Yingying tendrá una shimei o un
shidi?

Al verla, la cara de Shen Jiu se relajó. —¿Quieres un shidi o una shimei?

Ning Yingying asintió una y otra vez. Shen Jiu levantó la cabeza, agitó su abanico abierto y,
una vez más, calculó algo minuciosamente con ojos entornados.
Dijo de repente: —Quiero a ese niño.

Estaba mirando fijamente a Luo Binghe. Yue Qingyuan se sorprendió.


Creía que el manchado historial de tratamiento del producto original hacia los discípulos con
excepcional talento innato era bien conocido en toda la secta. Ahora que estaba abriendo la
boca para pedirle al líder de la secta el buen vástago, Shen Qingqiu pudo entender la
vacilación de Yue Qingyuan. Realmente era... algo que en lo que no podrías ser demasiado
cuidadoso al considerar.

Al ver a Yue Qingyuan murmurar para sí mismo, sin responder, Shen Jiu se repitió
fríamente. —Lo quiero.

Te atreves a hablarle así al líder de la secta, ¿estás buscando una paliza? Shen Qingqiu no
pudo evitar estallar en un sudor frío.

Inesperadamente, Yue Qingyuan asintió con lentitud; realmente aceptó. —Bueno. Shen
Qingqiu no tenía nada que decir.

Que Yue Qingyuan todavía pudiera tolerarlo... ¡cómo este cuerpo vivía en paz hasta hoy!

Y ahí estaba Liu-juju. ¡Así que resulta que la razón por la que el producto original estaba tan
empeñado en obtener a Luo Binghe en sus propias manos fue la raíz del problema que tú
enterraste!
Ning Yingying vitoreó, corriendo por el acantilado para sacar a Luo Binghe de la multitud en
el valle. ¡Esta sección era el comienzo del arco "Luo Binghe llega bajo la tutela de Shen
Qingqiu" en la obra original!

Pero, debido a que era el POV del protagonista masculino, Avión Disparando Hacia el Cielo-
juju no se molestó en describir en detalle las brillantes corrientes y las mareas oscuras entre
estos tres Señores de la Cumbre. En su lugar, comenzó a poner la pluma en el papel justo
donde una pequeña loli fragante cayó repentinamente del cielo para sacar a Luo Binghe.
Creería que al ver esta sección, todos los lectores, como Shen Yuan en ese momento,
pensarían que esta era la fortuita apertura de la suerte de mierda de toda la vida del
protagonista en respecto a las continuas tramas de romance. Poco podrían haber
imaginado que esto era solo un trozo de caramelo antes de que los cuchillos grandes
llegaran a apuñalar.

Shen Qingqiu sabía qué le esperaba Luo Binghe a continuación. Pero, solo podía mirar con
impotencia y ver–ver a Luo Binghe seguir a Ning Yingying a la casa de bambú en la Cumbre
Qing Jing. Shen Jiu se sentó en el asiento favorito de Shen Qingqiu sosteniendo una taza
de té, todavía soplando sobre las hojas.

Hace mucho tiempo había despachado a la parlante Ning Yingying. Ming Fan estaba de pie
a un lado y comenzó a hablar por él. —A partir de ahora, te quedarás en la Cumbe Qing
Jing.

Un sorprendido rubor se levantó en la cara del pequeño Luo Binghe. Se arrodilló para
presentar sus disciplinados saludos con una voz clara. —¡Este discípulo Luo Binghe ha
visto a Shizun!

Shen Jiu estiró la comisura de su labio, al fin bajando la taza de té de su mentón.


Dijo pausadamente: —Dinos, ¿por qué viniste a la Secta de Montaña Cang Qiong?

Como si estuviera recitando una enseñanza, nervioso pero concienzudo, Luo Binghe dijo: —
Este discípulo ha admirado la elegante actitud de todos los maestros en lo alto de esta
montaña de inmortales desde la juventud. Si pudiera ingresar y tener éxito en mis estudios,
el espíritu de mi madre en el cielo también podría ser gratificado.

Shen Qingqiu sabía que esta era la respuesta que había dado vueltas una y otra vez en el
camino aquí para pulir.

Shen Jiu soltó un "oh". —¿Tuviste una madre en casa?

Dijo, casi sin prestar atención, —¿Cómo era?

Luo Binghe levantó su rostro sonriente, ambos ojos centelleando. —Mi madre fue la mejor
persona para mí en este mundo.

La cara de Shen Jiu se contrajo, levantando una mano para detenerlo.


Miró a Luo Binghe de arriba abajo. —Ciertamente estás en la mejor edad para el cultivo.
Shen Qingqiu pudo ver tres palabras en la cara del producto original. Envidia, envidia, y más
envidia.

Envidiaba la "madre que fue la mejor para mí en el mundo" de Luo Binghe, envidiaba el
talento innato de Luo Binghe, envidiaba que Luo Binghe fuera aceptado en la Secta de la
Montaña Cang Qiong a la edad óptima. Para tener un indignante corazón lleno de envidia
por un niño pequeño, realmente era este tipo de persona.
Shen Jiu se puso de pie, caminando hacia Luo Binghe paso a paso. Shen Qingqiu lo
bloqueó inconscientemente, pero ¿cómo podría detenerlo?

Luo Binghe levantó su cara y miró al Señor de la Cumbre Qing Jing caminando hacia él
como si estuviera contemplando a un dios.

Pero, ¿quién habría pensado que el dios caminaría por su lado sin una mirada de soslayo y
vertería la taza de té en su mano mientras pasaba, con tapa y todo?
El té no estaba recién hervido, así que solo estaba un poco caliente, pero todo el cuerpo de
Luo Binghe estaba congelado, atónito.

Shen Jiu, manos posicionadas detrás de la espalda, salió de la casa de bambú sin
despedirse. Ming Fan intervino desde atrás, dándose la vuelta para reprender,
—¡Arrodíllate! Shizun no te dijo que te levantes. ¡Si te atreves a levantarte, te juro que te
colgaré por una paliza y luego te encerraré en la leñera durante tres días!

...Esta era la primera vez que Shen Qingqiu descubría–¡este niño, Ming Fan, su don para
buscar la muerte como un carne de cañón de verdad estaba completamente nivelado!

Luo Binghe acababa de ser aceptado en la secta, por lo que su corazón estaba lleno de
alegría y gratitud. Después de que se le vertiera té inexplicablemente sobre la cabeza sin
ninguna razón, fue como si un balde lleno de agua fría con cubos de hielo mezclados
hubiera sido arrojado en su cara. Todo su corazón fue sofocado por el frío.

Se arrodilló en su lugar sin hablar, sin siquiera parpadear.

Sin ruido, dos lágrimas rodaron por sus mejillas.


Esta era la primera vez que Luo Binghe lloraba desde que enterró a su madre adoptiva con
sus propias manos, y también fue la última vez que lloró en la Montaña Cang Qiong.

Desde entonces, sin importar los males que sufriera, sin importar lo que "Shen Qingqiu" le
hiciera para desahogar sus propios sentimientos retorcidos, Luo Binghe nunca más dejó
salir descontroladas lágrimas como lo hizo ese día.

Shen Qingqiu se agachó frente a él, pero sus mangas lo atravesaron–no podía tocar, no
podía sostener, ni siquiera podía limpiar sus lágrimas. Su corazón dolía por él; era lo
suficientemente insoportable para llevarlo a la muerte.

Sabiendo muy bien que Luo Binghe no podía oír, aún así dijo: —Vamos, no llores.
Luo Binghe contempló sus propias rodillas, puños apretándose lentamente sobre sus
piernas. Las lágrimas fluían más rápido y más feroz, goteando sobre su solapa.
Shen Qingqiu intentó limpiar sus mejillas en vano, persuadiendo: —Shizun no te golpeará
nunca más. No llores.

Luo Binghe levantó su palma para frotarse los ojos. Recogió la taza de té en el suelo y la
dejó a un lado. Agarrando el colgante de jade sobre su corazón, se enderezó en una
apropiada postura arrodillada.

Shen Qingqiu sabía los movimientos actuales de su corazón.

Debe haber sido una regla que no entendió, algo que hizo mal para ofender al Señor de la
Cumbre, y fue educado por esa razón. Como discípulo, arrodillarse por Shizun debería ser
esperado.

Al ver estos pequeños movimientos, Shen Qingqiu no pudo resistirse a girarse para
enfrentarlo, arrodillándose también.

Extendiendo sus brazos, sostuvo firmemente el oh-tan-pequeño-cuerpo de Luo Binghe en


su incorpóreo abrazo.

Después de cerrar sus ojos a un campo de oscuridad por algo de tiempo, la próxima vez
que los abrió fueron las cortinas de cama blancas como la nieve y las borlas en las cuatro
esquinas las que ocuparon su campo de visión.

Al ver repentinamente una escena distinta, Shen Qingqiu no se había estabilizado del todo,
sin hacer un movimiento hasta que la voz de Yue Qingyuan sonó a su lado.
—¿Despertaste?

Shen Qingqiu parpadeó sus ojos mecánicamente un par de veces. Su garganta un poco
seca, expulsó a la fuerza, —Zhangmen-shixiong.

Yue Qingyuan se sentó junto a la cama. Después de mirarlo por un tiempo, dijo:
—Seguías llamando al nombre de Luo Binghe.
Shen Qingqiu: —...En.

Yue Qingyuan: —Llorando y llamando.

Shen Qingqiu se limpió la cara. Además del sudor frío, realmente había algún otro líquido
allí. Efectivamente, las lágrimas eran un infeccioso tipo de cosa.

—... —dijo con resignación—. Shixiong, puedo explicarlo.

¿Puede explicar qué? ¿Qué razón para la verdadera historia "Señor de la Cumbre Qing Jing
llora y llama al nombre de su propio discípulo en sus sueños" sería suficiente para que la
gente creyera?

Al verlo incapaz de discurrir palabras, Yue Qingyuan suspiró y dijo: —Déjalo así. Es bueno
que estés despierto; no necesitas explicar.

Shen Qingqiu se incorporó, avergonzado. De repente se dio cuenta de que esta escena era
un poco familiar. La primera vez que se había despertado en este mundo, también estaba
Yue Qingyuan vigilando junto a su cama.

Yue Qingyuan observó su complexión y dijo: —Has estado dormido durante cinco días.
¿Necesitas dormir un poco más?

¡Dormido por cinco días! Shen Qingqiu apenas evitó desplomarse de nuevo en el lugar.

Sistema: Evento de relleno de agujeros "Shen Jiu": progreso de compleción 70%

¿Solo ha completado el 70%? Espera, aparte de ese 10% del material incompleto de los
recuerdos dañados sin posibilidad de reparación, ¿qué pasa con el otro 20%?
¡A dónde se fue!

No tenía tiempo de reflexionarlo tanto. Shen Qingqiu agarró a Yue Qingyuan. —Líder de
secta, ¡el primer día que nevó fue en el río Luo!

Al darse cuenta de que estaba excesivamente agitado y de que sus palabras no tenían
coherencia ni orden, ajustó su expresión y comenzó de nuevo con un tono tranquilo y
solemne. —Lo que quise decir fue que es muy probable que Tianlang-Jun use a Xin Mo
para abrir una ruptura y comenzar a fusionar los dos reinos en este momento y lugar.

Yue Qingyuan: —¿Cómo lo sabes?

Shen Qingqiu se quedó atascado de nuevo. ¿Podía ir y decir que era porque el trabajo
original decía que este momento y este lugar eran los más apropiados?

Shen Qingqiu dijo: —Pasé un tiempo en la posesión de Tianlang-Jun.

Yue Qingyuan: —¿Entonces él solo te lo dijo directamente?


Shen Qingqiu no pudo encontrar una explicación a corto plazo. Solo pudo endurecer su
rostro y decir: —Zhangmen-shixiong, por favor, necesito que confíes en mí.
Yue Qingyuan lo observó por un rato. Cerrando los ojos por un momento y luego
levantándose, dijo amablemente: —Descansa primero. Esta cosa puede ser entregada a
nuestros otros compañeros para que se encarguen.

Descansar. ¿Te refieres a dormir? ¡Ya he dormido por cinco días!

Un cultivador de Formación del Núcleo que necesite dormir durante tantos días–solo en
"Camino del Orgulloso Demonio Inmortal" esto no sería considerado como algo fuera de lo
común. Si cambiabas por un autor de novela diferente, definitivamente sería ridiculizado
hasta que su propia madre no lo reconociera.

Yue Qingyuan acababa de irse cuando Shen Qingqiu salió de la cama, avizorando una
túnica externa. Se giró por aquí y por allá, cuando una persona se aprovechó de su
distracción para escabullirse detrás de él, una mano subiendo para cubrir sus ojos.

Shen Qingqiu, inconscientemente, golpeó con un codo, gritando: —¡Quién es!


Una persona con tantas agallas, a quien también le gusta jugar esta clase de juegos tontos
con él, ¿quién más podría ser? Su codo fue firmemente atrapado, una

voz familiar diciendo junto a su oído: —Shizun, ¿por qué no adivinas?

Ya había abierto la boca para llamarlo shizun, ¿qué diablos quieres que adivine?
Shen Qingqiu puso los ojos en blanco. La persona que estaba detrás de él de repente
agarró su cintura, haciéndolos rodar sobre un sofá de bambú a un lado. El bambú crujió
bajo el peso de ambas personas. El objeto que cubría sus ojos se apartó–por supuesto, era
Luo Binghe.

Su mano cambió de lugar para cubrir la boca de Shen Qingqiu. —No parpadees.
Las pestañas de Shizun son muy largas, están haciendo que me pique la mano, y mi
corazón también pica.

Tú tienes pestañas largas; ¡el que tiene las pestañas más largas eres tú!
Shen Qingqiu parpadeó varias docenas de veces seguidas para expresar su furia.
Luo Binghe sonrió y se inclinó para presionar un beso en su párpado.

Dijo: —No grites bajo ninguna circunstancia. Si nos descubren en la Cumbre Qing Jing, la
reputación limpia de Shizun realmente será arruinada en seguida.
¿Qué reputación limpia me queda? Hace mucho que toda ha sido arruinada por

este rebelde discípulo.

Luo Binghe besó la línea del ojo de Shen Qingqiu. —Dije que vendría a buscarte.
No nos hemos visto por muchos días, ¿me extrañó Shizun?

La respuesta correcta, en su visión mental, debería ser primero una rodilla contra el
estómago para patear a este degenerado discípulo del sofá, luego una grácil reorganización
de su apariencia, y finalmente un elegante y distante "no".

Pero por alguna razón, al pensar en el Luo Binghe en el recuerdo arrodillado complemente
solo en la casa de bambú, recogiendo en silencio la taza de té del suelo, no pudo soportar
levantar la pierna.

Shen Qingqiu comenzó a respirar como si estuviera trepidando en las palmas de Luo
Binghe.

Cerró los ojos y asintió.

3 Cambiarían los nombres de sus discípulos de acuerdo con el nombre de la


generación: En la antigua tradición de nombres chinos, a todos los primos (generalmente
varones) de la misma generación se les daría un nombre de cortesía que contenga el
mismo , nombre de generación. En este caso, este es un carácter único (/qing, lit. "limpio,
tranquilo") para esta generación de Señores de la Cumbre:
- Shang Qinghua
- Liu Qingge
- Mu Qingfang
- Shen Qingqiu
- Wei Qingyan/wei

- Qi Qingqi
- Yue Qingyuan
[1] Qiu (): El mismo carácter de la familia Qiu.

Capítulo 75: La nevisca llega en vientos ávidos


Pensó que Luo Binghe ya se había preparado para ser pateado en seguida y no anticipó del
todo que Shen Qingqiu realmente asentiría.

Se puso rígido sobre Shen Qingqiu en el lugar, su expresión congelándose.


Shen Qingqiu al fin se dio cuenta de lo que acababa de hacer y el significado de ese
asentimiento hace un momento. Quería matarse por vergüenza e incluso tenía el valor para
matar a alguien para silenciarlo.

Nononononono no es lo que piensas–¡¡¡déjame explicar!!!

Pero, Luo Binghe no le dio esta oportunidad. La mano que sostenía su cintura de repente se
tensó, su voz reduciéndose. —...¿De verdad me extrañaste?

La frente de Shen Qingqiu se frunció. Luo Binghe, su respiración agitada, no abandonaría


este camino inquisitivo. —¿De verdad lo hiciste?

Estás cubriendo mi boca. ¡Incluso si quisiera responder, no puedo!

¿Significa esto que solo puedo asentir o negar con mi cabeza?

Shen Qingqiu asintió y negó con la cabeza en sucesión, jugando por un momento.

Luo Binghe presionó, —¿Me extrañaste o no?

Al ver su expresión de como si estuviera a punto de llorar, Shen Qingqiu realmente no tuvo
una salida–momento de admitir la derrota.

Una inenarrable emoción fatídica revolviéndose dentro de él–momento de sacrificar esta


vieja cara. Asintió de nuevo lentamente.

Esta vez, Shen Qingqiu pudo verlo completo y claro. Pudo confirmar que en esa fracción de
segundo, la respiración de Luo Binghe se congeló.

Una vaga chispa se encendió lentamente en sus ojos, envolviendo rápidamente toda su
cara, todo su cuerpo, creciendo con la fuerza de un incendio de pradera.

Justo cuando Shen Qingqiu pensó que se largaría a llorar lágrimas de alegría, Luo Binghe
bajó la cabeza y enterró su cara en lo profundo del recodo del cuello de Shen Qingqiu. La
mano cubriendo su boca lo soltó lentamente.

Y luego, como un pollito picoteando arroz, comenzó a depositar un denso y roto matorral de
besos en la esquina de la boca de Shen Qingqiu.

Shen Qingqiu al fin se zafó para respirar, forzando tres palabras a través de los huecos en
sus dientes. —...Haciendo una escena.

Luo Binghe murmuró: —Yo también te extrañé mucho, mucho. No hubo una ocasión, un
momento en el que no estuviera pensando en ti...

La respiración que estaba subiendo en el pecho de Shen Qingqiu se vació lentamente.


Acostado en el sofá como un pez muerto, se quedó mirando el techo de la casa de bambú
con desesperación. Después de un rato, suspiró. —...Entonces, ¿por qué no buscaste a
este maestro en el paisaje onírico estos últimos días?

Los oscuros y húmedos ojos de Luo Binghe lo miraron fijamente. —Shizun, ¿no crees que
soy irritante?

Es pegajoso durante el día, es pegajoso en los sueños durante la noche, las veinticuatro
horas del día y siempre mirando esta cara–¡por supuesto, es irritante!

Pero, en un momento de negligencia, se había acostumbrado a la pegajosidad. Ahora, Luo


Binghe estaba recostado justo encima de él, y Shen Qingqiu ni siquiera sentía como si fuera
algo insoportable...

¿Cómo llegó esto a esta etapa? ¡No es esto un poco excesivo!

Shen Qingqiu dijo secamente: —Sabes que eres irritante, y aún así sigues sin controlarte.

Luo Binghe dijo: —De cualquier manera, esta no es la primera vez que Shizun me da la
espalda. Si está irritado, entonces que así sea.

Al escucharlo decir esto, Shen Qingqiu no pudo evitar sentirse un poco angustiado.

Después de todo, ¿cuánto le gusta él a Luo Binghe?

A pesar de que sufrió ese tipo de tratamiento los días en que entró por primera vez a la
Montaña Cang Qiong, tan pronto como Shen Qingqiu le mostró una gota de amabilidad, Luo
Binghe barrió cada herida que había sufrido, limpio y pulcro. Lo puso en el fondo de su
corazón sin la más mínima vacilación.

Un corazón de cristal había sido destrozado por Shen Qingqiu solo así, completamente
inconsciente. Como una joven esposa, él mismo había recogido los pedazos uno por uno y
los había vuelto a juntar para entregarlos con suavidad y cuidado otra vez, corazón lleno de
expectativas, solo para ser destrozado de nuevo, juntado otra vez...

Luo Binghe dijo suavemente: —Cada vez que Shizun estaba en la Montaña Cang Qiong
con otros, sonreía muy alegremente. Pensé que no me extrañarías mucho.

El Maestro Shen había pasado tantos años poniéndose una máscara hasta que se convirtió
en un hábito, especialmente en la Secta de Montaña Cang Qiong. Como mucho, era una
mirada significativa, como una sonrisa, pero no. O bien, era una sonrisa en la piel pero no
en la carne, haciendo imposible que otros adivinaran sus verdaderos pensamientos debajo.
De otro modo, era una actuación a medias de una sonrisa falsa. ¿Desde cuándo "sonrió
muy alegremente"?

Shen Qingqiu no pudo aceptarlo. —Tonterías.

Luo Binghe dijo: —Ciertamente, Shizun nunca mostraría una sonrisa honesta en su rostro.
Pero ya sea si Shizun estaba sonriendo en su corazón o no, por supuesto, yo lo sabía.

¡Acostado sobre el cuerpo de alguien y actuando como un niño mimado mientras juegas
con un mechón de su cabello, eres una pequeña colegiala!
Shen Qingqiu puso los ojos en blanco y dijo: —Sí. Eres la ascáride en mi estómago.

Luo Binghe dijo: —No quiero ser una ascáride.

Shen Qingqiu dio un manotazo a la mano que jugaba con su cabello como si estuviera
aplastando un mosquito. —Entonces, ¿qué quieres hacer? Dime, ¿a quién le sonrió este
maestro antes?

Después de terminar, lo había golpeado en cada palabra, pero esa ociosa mano aún no era
ahuyentada. Luo Binghe realmente comenzó a contar. —Muchas personas. Liu... Liu
Shishu, Líder de secta Yue, Shang Qinghua, Ming Fan, Ning-shijie, a la gente en la Cumbre
Xian Shu, Cumbre Wan Jian, Cumbre Qian Cao, Cumbre Qiong Ding, Cumbre Bai Zhan, los
guardias de la puerta, los barrenderos de la escalera...

Ni siquiera dejó afuera a los guardias de la puerta y los barrenderos de las escaleras–
¿dónde detendría su resentimiento este chico? ¡Toda la Montaña Cang

Qiong sería tragada por este vinagre especial de sabor concentrado del Reino Demoníaco!

Shen Qingqiu criticó: —La forma en la que llamaste a Shishu fue demasiado insincera. De
ahora en adelante, no lo llames así.

Luo Binghe dijo rencorosamente: —Cuando él me llama pequeño bruto o desgraciado


ingrato, es bastante sincero.

Shen Qingqiu no pudo resistirse a reír de eso. Su abanico plegable estaba junto al sofá, y lo
levantó para darle a Luo Binghe unos cuantos golpecitos en la cabeza.

—¿Se equivocaba? Te atreves a poner tus garras de lobo en el cuerpo de este maestro. Si
no eres un pequeño bruto, ¿entonces qué?

Las palabras estaban saliendo con demasiada suavidad, ni siquiera él mismo se dio cuenta
de que esto estaba dejando de lado la decencia. El final de sus palabras levantó la comisura
de su boca, luciendo frívolo pero pesado, un poco coqueto y extremadamente indigno.

Luo Binghe bajó la mirada desde arriba. Cuando esta escena entró en sus ojos, solo sintió
una especie de fuego cosquilleando su camino para arder incontroladamente en su corazón
y estómago. Se movió subconscientemente para colocar una pierna entre las rodillas de
Shen Qingqiu, pero temiendo que lo patearan del sofá de bambú después del
descubrimiento, se apresuró a acercar su cabeza para dejar que Shen Qingqiu lo golpeara
con su abanico a gusto. —Incluso si soy un pequeño bruto, entonces solo soy el pequeño
bruto de Shizun. Otras personas no pueden llamarme así.

Al escuchar esto, Shen Qingqiu sintió como si un litro de jugo ácido de ciruela hubiera sido
vertido a la fuerza por su garganta, lo suficientemente repugnante como para hacer que su
cabello se erizara. Casi rompió su abanico en su agarre. Lo usó apresuradamente para
atizar a Luo Binghe en el pecho para levantarlo. —Párate.

Si querían hablar de asuntos oficiales, tenían que estar sentados derechos en una posición
adecuada. Con una persona encima de la otra, sin importar cuán serio sea el tema de
conversación, se volvería indecente. Luo Binghe no estaba del todo dispuesto, pero aún así
se levantó para sentarse a un lado del sofá.
Después de dormir durante cinco días, Shen Qingqiu sentía que su vieja cintura estaba a
punto de romperse, pero al menos todavía podía enderezarse. Pensó que se veía como un
viejo con el ceño fruncido y la cara adolorida golpeándose las piernas y frotándose la
espalda, pero en los ojos de los demás era una escena completamente diferente: pelo
desordenado, suelto sobre los hombros; túnica interior con el cuello torcido, mostrando una
franja de un pálido hombro y cuello, garganta y clavícula claramente definidas. Debido a que
acababa de haber estado rodando en el sofá, una pálida capa de rojo estaba pintada sobre
sus mejillas, frunciendo el ceño en silencio y frotándose la parte baja de la espalda. En este
tipo de situación, los corazones descarriados no podían evitar desviarse cada vez más.

Luo Binghe, sin parpadear un solo pestañeo, se acercó más, ayudándolo lentamente a
frotar su espalda. Shen Qingqiu dijo, satisfecho, —Bien. Considerado.

Luo Binghe dijo: —Shizun aún no sabe cuán considerado puedo ser.

Realmente sabe cómo pedir mimos. Luo Binghe continuó: —Al enfrentar a

Tianlang-Jun, si Shizun necesita mi ayuda en algún momento, no dudes en llamarme.

Shen Qingqiu había estado evadiendo el tema de Tianlang-Jun para evitar molestar a Luo
Binghe. Nunca pensó que abordaría el tema por sí mismo–efectivamente, era demasiado
considerado. Pensó un momento y luego dijo deliberadamente: —Tu padre...

Luo Binghe enterró la cabeza en su hombro y dijo con desaprobación: —No tengo un padre.
Solo Shizun.

...

¿Por qué siento como si yo fuera tu papá?

Shen Qingqiu despachó este sentimiento de impotencia y dijo seriamente: —Si estás reacio,
desde luego, no te fuerces.

Sin importar qué tan flor exótica fuera, seguía siendo el padre de Luo Binghe. En cualquier
caso, seguía siendo una persona a la que Luo Binghe había deseado secretamente
conocer, incluso si en la realidad estaba lejos de la imagen de anhelo de Luo Binghe.

Los movimientos de la mano de Luo Binghe nunca se detuvieron. Dijo con indiferencia: —
No estoy reacio.

Shen Qingqiu lo examinó cuidadosamente. En, efectivamente, este semblante... era una
expresión honesta de alguien quien sinceramente deseaba ayudar a aliarse contra alguien y
darle una paliza. No hay rastros de renuencia en absoluto.

De hecho, esto era algo bueno. Aunque unirse con el hijo para atrapar al padre no era un
camino muy honesto, si Luo Binghe realmente quisiera unir fuerzas con el mundo de la
cultivación para destronar a Tianlang-Jun, no solo el Reino Humano ganaría un feroz aliado,
sino que Luo Binghe también maximizaría sus puntos de justicia mientras estaba en ello.
Sería capaz de remediar un poco las pérdidas que incurrió en el Templo Zhao Hua.

Hace un momento, antes de que Yue Qingyuan se fuera, le había dicho que descansara
bien y que "esta cosa puede ser entregada a nuestros otros compañeros para que se
encarguen", lo que significa que no quería que él fuera a la batalla. Shen Qingqiu murmuró:
—Líder de secta-shixiong podría no dejarme ir a la batalla. Cuando la nieve comienza a
caer, Luochuan. Es mejor si estás al tanto de este momento y lugar.

Luo Binghe suavizó el agarre en su cintura, diciendo en un tono cálido: —A veces, siento
que Shizun realmente tiene un excesivo entendimiento de algunas cosas.

El corazón de Shen Qingqiu golpeó en su pecho.

Luo Binghe continuó: —Al igual que esa vez en el Mausoleo Sagrado. Shizun claramente
nunca antes había entrado al Mausoleo Sagrado, pero conocía la disposición de las
habitaciones en el interior y los artefactos demoníacos que custodiaban los sepulcros como
la palma de su mano, e incluso pudo explotarlos para su propio beneficio. Atrae la estima de
este discípulo y lo hace suspirar de admiración.

Shen Qingqiu señaló deliberadamente: —Todos esos libros antiguos que la Cumbre Qing
Jing ha acumulado a lo largo de los años no son trozos de papel sin valor y tonterías
verbosas. Siempre hay información útil dentro.

Luo Binghe dejó salir un "oh". Al terminar de masajear su cintura, comenzó a usar sus
dedos para peinar lentamente el largo cabello suelto en la espalda de Shen Qingqiu. —Este
discípulo también ha leído algunos de esos libros antiguos pero ni siquiera vislumbró todo
esto. Efectivamente, él aún está muy lejos de la capacidad de Shizun.

...¿Cómo pudo haberlo olvidado? Luo Binghe también tenía un gran halo desafiante-de-cielo
de mejor estudiante. Si dijo que "leyó algunos", eso significa que ya se sabe de memoria
todos esos viejos y polvorientos libros en la Cumbre Qing Jing. Por supuesto, sabría si
hubiera alguna "información útil".

Este niño no era Yue Qingyuan. Si no quería hablar, Yue Qingyuan no preguntaría, pero
Luo Binghe definitivamente lo fastidiaría a muerte para llegar al fondo del asunto. No era tan
fácil de engañar. Shen Qingqiu aún estaba retorciendo sus sesos para descubrir cómo
rodear esta curva cuando, de repente, Ning Yingying llamó desde afuera de la casa de
bambú. —Shizun, estás despierto, ¿verdad? ¿Puede entrar Yingying?

¡Buena chica, qué obediente discípula!

Shen Qingqiu dijo en voz baja: —Vete primero.

Las manos de Luo Binghe se detuvieron. —¿Por qué es que yo me tengo que ir y ellos no?

Ming Fan también llamó desde afuera. Vociferó: —Shizun, algunos de nuestros Shishu ya
están aquí. ¿Es conveniente que te levantes?
¡Por qué vinieron tantos a la vez! Shen Qingqiu brincó del sofá, empujando a Luo Binghe
por la ventana. Luo Binghe se devolvió mientras se iba, —Así que resulta que a Shizun le
gusta escabullirse así...

Shen Qingqiu lo golpeó en la frente con su abanico. —¿Quién es el que se está


escabullendo? ¿De quién es la culpa?

¡Por qué, cada vez, tienes que hacer que se vea como un amorío secreto!

Luo Binghe saltó silenciosamente por la ventana, pero estiró su mano de nuevo para
agarrar a Shen Qingqiu. Dijo suavemente: —Shizun, después de que estos asuntos se
resuelvan, ¿quieres irte conmigo?

Shen Qingqiu no podía destrozarle del todo la cara y solo pudo permanecer reservado. —
Este maestro sigue siendo el Señor de la Cumbre Qing Jing.

Si Luo Binghe quiere verlo, ¿no puede simplemente venir a buscarlo? ¿Por qué insistir en
que vaya con él? No quería contribuir con más material de fuente para el Resentimiento de
la Montaña Primaveral.

Luo Binghe suspiró. —Eso pensé.

Acababa de cerrar la ventana cuando la puerta de la casa de bambú se abrió. La voz de Qi


Qingqi llegó antes que su persona. Levantando la cortina para mostrar su brillante y
hermoso rostro, hizo un mohín, —Realmente eres cada vez más mimado. En el Templo
Zhao Hua, ¿fuiste golpeado varias veces o te apalearon hasta que estuviste escupiendo
sangre? ¡De un tirón, dormiste cinco días!

Shen Qingqiu se giró y dijo con media sinceridad: —No seas así Qi-shimei, siempre has
sabido de mi debilidad.

Qi Qingqi resopló. —Siempre he sabido que eres inconveniente y problemático.

Liu Mingyan la siguió, inclinándose para saludar después de entrar. Detrás de ella estaba
Liu Qingge. Ming Fan y Ning Yingying siguieron a Mu Qingfang en la parte de atrás. De
repente, la casa de bambú de tamaño modesto fue apiñada de personas.

Shen Qingqiu comenzó a sudar. Afortunadamente, Luo Binghe se había ido a través de la
ventana, o de lo contrario no habría forma de que pudiera esconderse ahora.

Mu Qingfang sonrió: —Estaba diciendo que la tez de Shen-shixiong estaba normal, no hay
signos inusuales de enfermedad; realmente solo estaba durmiendo. Deberías creerme esta
vez, ¿no?
Shen Qingqiu expresó su vergüenza, señalando asientos para cada Señor de la Cumbre. Al
ver a Liu Qingge barrer sus ojos sobre cada parte de la habitación después de que entró, su
mirada fría, dijo: —Liu-shidi, estoy aquí.

Liu Qingge miró hacia atrás, girándose hacia Shen Qingqiu. —¿Quién estuvo aquí recién?

Capítulo 76: De regreso al abismo


Shen Qingqiu los señaló de nuevo hacia los asientos, diciendo: —Nuestro shixiong se
acaba de ir.

Mientras levantaba la tetera de la mesa, Ming Fan se apresuró a ayudar, solo para ser
detenido por una mirada aguda que le decía que no interviniera. Mientras Shen Qingqiu
servía personalmente el té para todos, Liu Qingge al fin se sentó, alcanzó su taza de té y
tomó un sorbo silenciosamente.

Qi Qingqi habló: —Naturalmente, nuestro otro shixiong ya ha venido. Liu-shidi, por ese
rostro tuyo, pensé que estabas hablando de Luo Binghe.

Si bien las palabras en sí pueden no tener implicaciones más profundas al ser habladas, un
oyente podría torcer fácilmente sus intenciones. Las mejillas de Shen Qingqiu ya estaban
adoloridas mientras fingía otra sonrisa. —Ahora bien, ¿cómo podría ser eso posible?

Qi Qingqi colocó su taza de té sobre la mesa con bastante pesadez y levantó una ceja
mientras hablaba. —Por supuesto. Efectivamente, ¿cómo podría ser eso? Si Luo

Binghe se atreviera a regresar a la Cumbre Cang Qiong ahora, ¡verás cómo nos ocupamos
de la escoria como él!

Mu Qingfang, sentado a un lado con las manos en sus mangas, comentó de manera casual:
—Bueno, tendrías que ser capaz de ocuparte de él primero.

Shen Qingqiu no pudo evitar reírse un poco a costa de ellos. Qi Qingqi lo apuntó
inmediatamente. —Sigues teniendo las agallas para reírte. ¡El más problemático aquí eres
tú! Shen Qingqiu, te lo digo ahora: es bueno que asumieras la responsabilidad y regresaras
con nuestro shixiong y shidi esta vez. ¡Si te fueras con Luo Binghe de nuevo, me ocuparía
personalmente de ti y te expulsaría de la secta! ¡A ver si siquiera serías capaz de estar de
pie después!

Obviamente, se suponía que tenían que haber palabras de preocupación, pero era tan
severa que fue sorprendente que no se dirigiera directamente y agarrara a Shen Qingqiu
por el cuello.
Mu Qingfang respondió. —Bueno, todo está bien ahora.

Aunque dijo que estaba "todo bien", claramente quería suspirar de exasperación. Qi Qingqi
dijo: —Si no fuera por la negativa de shixiong a sacar su espada hasta que sea
absolutamente necesario, y cómo se vio obligado a atacar con poca información, Luo
Binghe nunca habría sido capaz de aprovecharse de él y escapar. Si solo hubieras estado
un poco más tarde, podrías haber sido capaz de presenciar la espada Xuan Su de nuestro
shixiong.

Ante esas palabras, Shen Qingqiu sintió trastabillar su corazón. Después de todo, nunca
había visto la espada Xuan Su en ninguna escena, ya sea del libro original o de este lado de
las cosas. Tampoco sabía lo que estaba pensando Avión Disparando Hacia el Cielo. ¿Lo
mataría escribirlo? Todas las insinuaciones de grandeza, como estruendosos rugidos en un
cielo tempestuoso sin una sola gota de lluvia. Todo ese largo y elaborado preámbulo, y
luego, al final, ¡no había nada más que un pozo negro vacío esperando!

¡Sin ninguna explicación en absoluto, Yue Qingyuan solo fue atravesado con mil flechas y
cayó muerto! (¡Adiosito!).

Ning Yingying había estado sentada a un lado con la cabeza gacha todo el tiempo desde
que entró. Shen Qingqiu le hizo un gesto con la mano y le preguntó: —¿Qué pasa?

Ning Yingying se acercó lentamente y levantó la vista con dos ojos que estaban tan rojos
como los de un conejito. Con un sorbido en su voz, habló en voz baja, —Shizun, ahora que
regresaste, no te vayas más, ¿de acuerdo?

Y estaba llorando de nuevo. Shen Qingqiu se quedó perplejo. No era un hombre propenso a
llorar–a lo mucho, serían más bien lágrimas figurativas, cayendo profundamente en su
corazón. Entonces, ¿por qué todos sus discípulos eran tan rápidos para comenzar a
sollozar? Sus lágrimas caían como una eterna tormenta de gotas de lluvia sobre sus bonitas
y delicadas mejillas.

Sus palabras también parecieron resonar con Ming Fan y lloró junto con ella tristemente. —
Shizun-

¡Esa definitivamente no era de la misma delicada escena de llanto!

Qi Qingqi, de paso, no dejó pasar la oportunidad de sermonearlo. —¡Mira! Mira a tus


discípulos. ¿No te importan en absoluto? ¡Tienes más que el discípulo, pero solo te importa
ese ingrato! ¿Te olvidaste del resto de ellos?

Shen Qingqiu palmeó suavemente en la espalda a Ning Yingying, consolándola mientras se


defendía. —¿Desde cuándo me he preocupado solo por el uno?

Liu Qingge terminó el tercio restante de su té y cerró los ojos. —Regresa y quédate. No te
vayas más.

Shen Qingqiu estuvo de acuerdo sucintamente. —Bien


Al escuchar eso, Qi Qingqi al fin estuvo satisfecha. Liu Qingge estaba a punto de hablar de
nuevo cuando de repente se quedó inmóvil. Luego, un aura asesina lo abrumó.

Todos en la habitación notaron su repentino cambio de actitud y agarraron sus espadas sin
vacilar. Repentinamente, Liu Qingge se levantó y corrió hacia las ventanas. Shen Qingqiu
sintió que su corazón saltaba en su garganta.

Liu Qingge abrió las ventanas. Afuera, el cielo estaba despejado y la luna brillaba
radiantemente. Debajo de ellos estaban los profundos bosques de bambú. No había una
sola figura humana a la vista.

Por supuesto, Luo Binghe no se quedaría parado ahí estúpidamente–probablemente se fue


hace mucho tiempo. El aire dentro de la habitación al fin pareció relajarse un poco. Mu
Qingfang habló: —Liu-shixiong, ¿qué viste?

Sin embargo, Liu Qingge no se dio la vuelta. En cambio, extendió una mano por la ventana,
como si estuviera atrapando algo que flota desde los cielos.

Al cabo de un rato, retrajo la mano y se giró hacia ellos mientras respondía: —Está
nevando.

Shen Qingqiu yació en su cama con los ojos totalmente abiertos toda esa noche. Al día
siguiente, tan pronto como escuchó las campanas de alarma, salió corriendo de su casa de
bambú.

El tañido de las campanas parecía hacerse cada vez más insistente a cada segundo, y cada
repico de aterrizaje era profundo y pesado mientras resonaba en toda la Cumbre Cang
Qiong. Los discípulos de cada cumbre se reunieron, desde el Puente del Arco Iris hasta la
Cumbre Qing Jing. Todos se congregaron y se juntaron afuera del Palacio Qingg Ding, pero,
incluso en la multitud, todos estaban completamente callados.

Shen Qingqiu arregló las cosas rápidamente en la Cumbre Cang Qiong antes de dirigirse al
palacio. A un lado del palacio había un alto espejo de cristal blanco que medía más de tres
metros de altura. Además del discípulo suplente de la Cumbre An Ding, todos los demás
Señores de la Cumbre se habían reunido aquí, de pie hacia delante en una imagen de
digna gracia.

Reflejado en el espejo había un río ancho y fluyente, rodeado de altas montañas, campos
verdes y unas cuentas filas de techos blancos.

Yue Qingyuan dijo: —El curso medio del Río Luo. Miren al cielo.

Sobre la escena, una amenazante oscuridad se estaba acumulando–montañas negras y


cavernosas comenzaron a elevarse desde detrás de las nubes onduladas. Se veía casi
como un enorme cráneo invertido con cráteres cuando comenzó a arrastrarse fuera de las
nubes oscuras, los agujeros vacíos contemplando al mundo de abajo.
Esas eran las demoníacas Montañas Maigu.

Yue Qingyuan habló. —Recibimos noticias de que esto comenzó anoche. Al principio, solo
unos pocos pedruscos dispersos aparecieron. Pero dentro de una hora, se hizo evidente
que estaban formando montañas.

Uno de los Señores de la Cumbre estaba impactado y exclamó: —¿Dentro de una hora?
¡Esto... es demasiado rápido!

No. Esta era una velocidad de fusión perfectamente normal. Tianlang-Jun realmente eligió
el "mejor lugar" después de todo, tal como había dicho. Sin interferencias, escenas como
esta serían visibles en todo el día. Dentro de los próximos dos días, los dos mundos
estarían completamente fusionados–igual que hacer pedazos dos pinturas hermosas, luego
cosiendo los trozos en una nueva imagen manchada y confusa.

Liu Qingge se cruzó de brazos mientras se ponía de pie, sosteniendo la espada Cheng
Luan en sus manos. —Entonces necesitamos movernos más rápido.

Yue Qingyuan habló. —Cada Señor de la Cumbre traerá a dos tercios de los discípulos de
su cumbre con él. Llegaremos al punto central del Río Luochuan en media hora.

A la orden del Líder de Secta, los Señores de la Cumbre se dispersaron de inmediato.


Llegar en media hora les daría a cada uno menos de diez minutos para prepararse, por lo
que tenían que moverse rápido. Shen Qingqiu también se estaba preparando para regresar
a reunir a sus propios hombres cuando Yue Qingyuan lo llamó para detenerlo. —Tú te
quedarás aquí.

Shen Qingqiu se dio la vuelta. —Shixiong, sabes que debo ir.

Yue Qingyuan respondió: —Shidi, además de la primera nevada y el Río Luochuan,

¿qué más sabes?

Shen Qingqiu contestó lentamente: —Con el fin de detener la fusión, primero debemos
sacar la espada Xin Mo. Actualmente se encuentra en una calavera en las Montañas Maigu,
y Tianlang-Jun debe estar ahí también para surtir fuerza en ella.

Lo que significa que la solución era: 1) Destruir la espada Xin Mo, 2) Matar a Tianlang-Jun.

Yue Qingyuan insistió: —Te quedarás atrás.

Shen Qingqiu estaba a punto de hablar de nuevo cuando Yue Qingyuan levantó la mano en
un movimiento de sellado, como si estuviera a punto de lanzar una barrera para encerrar a
Shen Qingqiu directamente dentro del Palacio Qingg Ding.

¡El Líder de Secta está a punto de imponer la ley!


Shen Qingqiu se enderezó, su espalda poniéndose completamente rígida mientras trataba
de decidir si debería recurrir a su espada Xiu Ya. Justo en ese momento, una exaltada voz
gritó alarmada desde fuera del palacio. Ambos hombres salieron de inmediato y miraron
hacia la dirección que los discípulos afuera estaban apuntando. Shen Qingqiu jadeó por lo
bajo silenciosamente.

Solo pudieron mirar mientras las nubes llegaban como masivas mareas en el vasto mar de
cielo sobre la Cumbre Cang Qiong, un color rojo sangre. Un rayo de luz roja atravesó el
cielo y colosales, llameantes peñascos comenzaron a aparecer uno por uno, como
meteoros cayendo directamente hacia la Cumbre Cang Qiong.

Sin un cambio en su expresión, Yue Qingyuan hizo un sello con su mano. Xuan Su salió
volando con un silbido, vaina y todo, y golpeó los gigantescos peñascos, reduciéndolos a
polvo. Después de las explosiones que parecían fuegos artificiales, miles de pequeñas
partículas llovieron, residuos de calor aún en cada pedazo.

Las nubes rojas se arremolinaron alrededor de un enorme cráter, como la cima de un volcán
en erupción. Dentro, pudieron ver innumerables pares de brazos y cabezas humanas
gritando, revolcándose de dolor, como si estuvieran atrapados en el purgatorio.

¡Mierda, el Abismo Sin Fin!–¡¡¡¡la Cumbre Cang Qiong seguro que obtuvo el premio mayor
con este!!!!

En su mente, Shen Qingqiu maldijo despiadadamente: ¡Maldito Avión Disparando Hacia el


Cielo!

¡Si ibas a escribir una fusión, al menos podrías haber manifestado claramente, en alguna
parte, que la Cumbre Cang Qiong estaba ubicada en el mismo lugar que el Abismo Sin Fin!

Después de que esta marea rodara junto a ellos, no sabían cuándo vendría la próxima ola.
No sabían cuánto tiempo pasaría hasta que las Doce Cumbres estuvieran completamente
fusionadas con el Abismo Sin Fin, convirtiéndose en un mar de fuego y lava, un infierno en
la tierra. La Cumbre Cang Qiong no podía ser salvada ahora.

Yue Qingyuan se dirigió al discípulo suplente de la Cumbre An Ding. —Por favor, pide
ayuda a los maestros del Templo Zhao Hua. —Luego se giró y alzó la voz—.

Todos los discípulos que quedan aquí han de seguir sus órdenes. ¡Tan pronto como se
rompa el límite, dejen atrás todas sus pertenencias y retírense inmediatamente de la
montaña!

Todos los discípulos reunidos en la plaza ante ellos respondieron enseguida.

—¡Entendido!

Yue Qingyuan se dio la vuelta y dijo: —Qingqiu-shidi, tú también irás a Luochuan.


Liu Qingge, que había regresado después de reunir a sus discípulos de la Cumbre

Bai Zhan, dijo: —Entonces, ¿qué hay de ti, Líder de Secta?

Yue Qingyuan respondió: —Contendré esto tanto como pueda hasta que el maestro de
Zhao Hua llegue. Entonces me uniré a ti.

Shen Qingqiu habló: —Líder de Secta-shixiong, ¿estarás bien solo? Qué tal si me quedo
aquí...

Yue Qingyuan en realidad se rió un poco por eso. —Te digo que te quedes, y quieres irte.
Te digo que te vayas, y ahora quieres quedarte. Pequeño... shidi, ¿qué haré contigo?

Liu Qingge lo haló y comenzó a irse, y habló secamente. —Hora de irse. Si él dice que se
unirá a nosotros después, entonces se unirá a nosotros después.

Finalmente, ante el desastre, la Cumbre Cang Qiong tuvo el respeto propio esperado de la
secta principal en una novela de cultivación. No había más carruajes o barcos relajados
dando vueltas casualmente. Miles de espadas volaron por los cielos más rápido que un
destello de relámpago. Si alguien debajo mirara hacia arriba, solo vería rayos de luz
pasando a toda velocidad, como una corriente de estrellas en movimiento.

Qué espectacular debe ser esa escena. Era una pena que las amenazantes montañas
apareciendo en el horizonte eliminaran cualquier posible asombro que una vista tan
magnífica traería.

La Cumbre An Ding era realmente la maestra de la logística, y era extremadamente


eficiente. El apoyo del Templo Zhao Hua llegó muy rápido y ayudó a apoyar el límite. Yue
Qingyuan se fue rápidamente y los alcanzó. Ni media hora más tarde, llegó al curso medio
del Río Luo.

Debido a que había muchos de ellos, se vieron obligados a aterrizar en grupos, unos pocos
a la vez. Ambas orillas del Río Luochuan ya estaban abarrotadas de personas: aquellas que
se enteraron a través de noticias de paso, aquellas dotadas de visiones extraordinarias y
cultivadores de todos los clanes y sectas que habían llegado para investigar, vistiendo
uniformes de todos los colores. Todos los cultivadores estaban ocupados evacuando a los
civiles del área. Wu Wang y Wu Chen guiaron a un grupo del Templo Zhao Hua para unirse
a ellos.

Yue Qingyuan unió sus manos en una inclinación. —Mi más profundo agradecimiento a
ustedes, maestros, por enviar a sus discípulos a ayudarnos. De lo contrario, me temo que
los mil años de historia que están detrás de la Cumbre Cang Qiong hubieran sido destruídos
en un instante.

Wu Wang era un monje que usualmente tenía mucho que decir, sin embargo, hoy su rostro
se mantuvo serio y no dijo una sola palabra. De hecho, fue el Gran Maestro Wu Chen quien
finalmente respondió después de limpiar el sudor de su frente.
—Amitabha. Los mil años de historia que estuvieron a punto de ser destruidos no fueron
solo tuyos; el Templo Zhao Hua casi estuvo atrapado en el mismo devastador dilema.

Yue Qingyuan estaba un poco sorprendido. —¿Semejante cosa estaba pasando?

Maestros, ustedes han enviado a cientos de discípulos a la Cumbre Cang Qiong, ¿quedan
suficientes para proteger el templo?

Shen Qingqiu también estaba confundido. ¿Era posible que el Templo Zhao Hua hubiera
llegado al punto de sacrificar incluso su propio bienestar en aras de ayudar a otras sectas?

La cara de Wu Wang se volvía cada vez más pálida, y el Gran Maestro Wu Chen, al ver su
silencio continuo, solo pudo responder y explicar. —Sobre esto... es realmente muy difícil
hablar. No fue nuestra propia fuerza la que nos salvó, sino más bien la que tomamos
prestada de otra persona que nos brindó su ayuda.

Yue Qingyuan preguntó con curiosidad: —¿Podría haber sido el Mirador Tian Yi? El Mirador
Tian Yi siempre ha sido conocido por no tener restricciones y ser relajado, una secta con
poca organización o disciplina. Solo fueron con la corriente e hicieron una pequeña
contribución por su cuenta. Si ellos fueron los que lograron asistir al templo, sería una gran
conmoción.

El Gran Maestro Wu Chen negó con la cabeza. —Fue el Palacio Huan Hua.

El abanico de Shen Qingqiu se congeló cuando las palabras se deslizaron de su lengua. —


¿El Palacio Huan Hua? No es ese...

La cara de Wu Wang estaba completamente cenicienta mientras hablaba.

—Correcto. Efectivamente, fue Luo Binghe.

De repente, escucharon dos pequeños sonidos de un carcajeo de satisfacción. Una voz


clara y ligera habló en un tono perfectamente amanerado. —Este no se atrevería a aceptar
ninguna gratitud por lo que hemos provisto. Si algo debe ser dicho sobre el asunto, yo solo
estaba tratando de ayudar a Shizun.

Capítulo 77: La demoníaca Cresta Maigu


Atiborrados aquí, todos eran cultivadores con cinco sentidos agudos y muy desarrollados.
Estuvieran o no en las cercanías, todos se giraron hacia Shen Qingqiu; cientos de pares de
ojos, con diversas miradas, lo envolvieron desde todas las direcciones.

Abriendo su abanico, Shen Qingqiu escondió silenciosamente la mitad inferior de su cara


detrás de él.

Luo Binghe entró a ritmo tranquilo, el dobladillo de su atuendo negro ondeando mientras
una brisa soplaba; la espada colgando en su cintura era Zheng Yang, sorprendentemente.
Detrás de él, Mobei-Jun estaba a la izquierda con la cabeza en alto, mientras que Sha
Hualing zigzagueaba seductoramente a la derecha. Los discípulos de Huan Hua, que hace
mucho habían estado desaparecidos en acción, les seguían el rastro de cerca. En la
retaguardia, había un pequeño ejército de infantería compuesto de demonios con armadura
negra. Shang Qinghua erraba en el medio sin saber que hacer, entrando y saliendo, de un
lado a otro, como una escurridiza locha; esto era un espectáculo extremadamente
incongruente para la vista. Ambos se miraron con dagas el uno al otro en el momento en
que se encontraron cara a cara, enviando cuchillos y espadas de un lado a otro con sus
miradas asesinas–¡qué estrepitoso!

Luo Binghe se paseó de manera imponente y tomó su posición como la tercera parte del
trío; las coloridas expresiones que aparecían en la cara de todos eran más que suficientes
para hacer un pack de emojis. Especialmente esos de la Montaña Cang Qiong, hubo un
tiempo en el que pelearían con aquellos del Palacio Huan Hua cada vez que se cruzaran;
incluso ahora, su ira aún se sentía particularmente viva al ver a este viejo enemigo. Sin
embargo, las palabras del Templo Zhao Hua sugerían claramente que en este momento
eran aliados y no enemigos, por lo que solo podían soportarlo y contenerse a sí mismos.

Qi Qingqi preguntó con tiento: —¿Es verdad lo que ambos maestros dijeron?

Luo Binghe sonrió, —¿Está la Señora de la Cumbre Qi sospechando que el Templo Zhao
Hua también ha sido... ah, lavado de cerebro y oprimido por mí?

Al ver que iban a entrar en una discusión de nuevo, Shen Qingqiu dijo apresuradamente: —
Las palabras del Gran Maestro Wu Chen desde luego, son verdaderas.

Al escuchar sus palabras, los cientos de ojos que originalmente estaban mirando hacia otro
lado parecieron haber sido desencadenados, y una vez más todos se dirigieron hacia él. Qi
Qingqi lo fulminó con la mirada, mirándolo como si Shen Qingqiu fuera una hija caprichosa y
no-filial apoyando a su marido en lugar de sus padres.

Los ojos de Luo Binghe estaban fijos en él. Era como si no pudiera ver a nadie más que a
Shen Qingqiu. —Shizun, después de no verte por tantos días, este discípulo te extrañó
mucho.

No se acaban de encontrar anoche...

Si alguien más hubiera dicho "te extrañé mucho", todos los que estaban aquí hubieran
estado cubiertos de piel de gallina. Pero sucedió que las características físicas y el marco
de Luo Binghe habían sido configurados de tal manera que "sin importar qué dijera, los
demás no se sentirían de mal humor", por lo que la atención de todos no se movió hacia él.
Shen Qingqiu podía sentir las insensibles miradas de todos a su alrededor, por lo que solo
pudo responder con lo que creía que era un adecuado "mhm".

Aún había un rastro de una sonrisa en las esquinas de la boca de Luo Binghe.

Continuó: —Los territorios demoníacos del norte y del sur siempre han estado en
desacuerdo entre sí. El territorio del norte, del cual yo soy el líder, no aprueba la fusión. Por
consiguiente, estamos dispuestos a ayudar y unir fuerzas con todos ustedes para repeler al
enemigo.
De pie, con las manos en la espalda, Luo Binghe parecía un ser humano modelo. Quién
sabría que detrás de escenas, era como una niña que amaba apoyarse en los demás
mientras lloraba y actuaba como una niña mimada... ¡¿Quién lo creería?!

Yue Qingyuan dijo con calma: —Discúlpame por sospechar. Nos separamos en malos
términos la última vez en el Templo Zhao Hua. Y ahora, de repente, el Maestro del Palacio
Luo quiere unir fuerzas con el mundo de la cultivación para luchar contra tu padre
biológico...

Luo Binghe respondió concisamente: —Solo estoy haciendo esto por una persona.

No me importa nada más.

Esta vez, no dijo por quién, pero ¿había alguna diferencia? ¿Había algún propósito?

En el nevado invierno, Shen Qingqiu agitaba y giraba el abanico plegable en un abanico de


hojas de totora, el cual había usado como utilería para posar como un refinado caballero,
deseando poder barrer las diversas miradas dirigidas a él hacia los nueve cielos con un
ondeo de su abanico. Uno de los líderes de secta dijo con una risa seca: —El Señor de la
Cumbre Shen ha entrenado un buen discípulo. Es, ciertamente, una gran bendición para el
mundo de la cultivación.

Aunque dijo "entrenado un buen discípulo", su tono no era diferente de decir "casado con un
buen marido". Al escucharlo, los movimientos de abanicado de Shen Qingqiu comenzaron a
transmitir un trasfondo de intenciones asesinas. Wu Wang lucía como si quisiera golpear a
estos dos, personas que corrompen la moral pública, a muerte con su bastón. El Gran
Maestro Wu Chen dijo apresuradamente: —Ya que el benefactor Luo está dispuesto a
ayudar, eso sería lo mejor. También me gustaría pedirle al Líder de Secta Yue que se haga
cargo de toda la operación.

Las diversas sectas siempre habían considerado a Yue Qingyuan como el pilar de fuerza
durante los momentos críticos. Esta vez no fue diferente; comenzó a desplegar y dar
instrucciones a las diversas sectas naturalmente, —Templo Zhao Hua, por favor organicen
al resto del personal para que mantenga la barrera arriba. Eviten que la Cresta Maigu baje
más. Deben impedir que se conecte con el río.

El Gran Maestro Wu Chen se mostró complicado cuando dijo: —Haremos lo mejor que
podamos. Sin embargo, el Río Luo es ancho, y sus dos orillas están muy separadas. No hay
lugar para aterrizar, y el cimiento es inestable; no es adecuado para establecer una
formación allí.

Yue Qingyuan pensó por un momento. —¿Qué tal si enviamos a un discípulo de Cang
Qiong a montar una espada para que establezca y mantenga la formación en el aire?

Luo Binghe de repente metió baza: —No hay necesidad de pasar por tantos problemas.

Giró la cabeza hacia un lado, pero no dijo nada. Mobei-Jun dio un paso afuera
espontáneamente, marchó hacia el río y pisó la superficie del agua. Hielo sólido se extendió
rápidamente por donde sea que caminara. No pasó mucho tiempo hasta que la masa de
agua fuera congelada por tres pasos. Aún así, continuó expandiéndose hasta que incluso
los peces que nadaban estuvieron congelados en el hielo. Con solo un poco más de tiempo,
habría sido capaz de congelar todo el curso medio del Río Luo.

La ventaja de resultado que los demonios tenían sobre los humanos era innata. Hubo
exclamaciones de maravilla, también de disgusto, por todas partes. Wu Chen dijo su
agradecimiento. Sin rastro de arrogancia, Luo Binghe miró a Shen Qingqiu con ojos
brillantes y resplandecientes.

Shen Qingqiu vio que había obtenido muchos méritos, y la hostilidad y la cautela que todos
tenían hacia él ya no eran tan malas. No pudo evitar sentirse gratificado y dijo: —Mhm. Bien
hecho.

Una amplia sonrisa se extendió sobre el rostro de Luo Binghe. De alguna manera, las
comisuras de la boca de Shen Qingqiu también se levantaron. Tan pronto como Shen
Qingqiu lo notó, bajó inmediatamente las comisuras de su boca y se serenó. Se preguntó si
no solo las lágrimas eran contagiosas, sino que incluso las sonrisas también.

Yue Qingyuan continuó asignando tareas. El Mirador Tian Yi seguiría extendiéndose a otros
lugares junto al Río Luo donde los signos de la fusión hayan comenzado a mostrarse,
protegiendo y evacuando a los plebeyos en esos lugares. El siguiente era la Montaña Cang
Qiong. Yue Qingyuan pensó por un momento y dijo: —Cuando la primera oleada de
demonios de Nan Jiang atraviese la barrera, la Cumbre Bai Zhan tomará la delantera.

Solo había cuarenta personas de la Cumbre Bai Zhan, y alguien no pudo evitar preguntar:
—La mayoría de los demonios de Nan Jiang son bestias, cada una de ellas formidable.
¿Pueden cuarenta personas resistir la primera oleada de ataques?

¡Cómo se atreve a dudar de la aptitud del clan del combate!

Liu Qingge pisó las rocas con su pie. La borla de su espada ondeaba en el viento junto con
sus mangas blancas y su cabello negro. En lugar de responder directamente, le dijo
fríamente a los discípulos que estaban detrás de él: —Aquellos que no maten al menos mil,
lárguense por su cuenta a la Cumbre An Ding.

Cuarenta personas gritaron al unísono, —¡Sí!

Shang Qinghua murmuró débilmente: —No discrimines a la Cumbre An Ding... ¡Las


logísticas son inocentes, larga vida a la logística!

Yue Qingyuan continuó encomendando tareas a la Cumbre Qiong Ding, Cumbre Xian Shu,
Cumbre Qian Cao... Cada una en su propia posición, con su propio deber.

Shen Qingqiu vio que Luo Binghe estaba demasiado tranquilo y no pudo evitar preguntar: —
¿Cuántas personas has traído contigo? ¿No necesitas hacer planes?
Tan pronto como abrió la boca, sintió innumerables oídos parados y escuchando

atentamente, contiendo la respiración. Incluso los susurros se acallaron bruscamente. Las


ágiles monjas trillizas taoístas cercanas soltaron una risilla.

Luo Binghe respondió: —He traído a todos los que pude. El plan es simple. —Dicho esto,
señaló a Sha Hualing y Mobei-Jun que estaban de pie detrás de él—. Confiarle a Jiuzhong-
Jun a ella. Confiarle las bestias feas a él.

...¿No era eso volver a enfrentar a la hija con su padre? Eso era simplemente...

Shen Qingqiu sondeó, —¿Y?

Luo Binghe asintió solemnemente. —Y, —Una sonrisa se extendió en su rostro—.


confiarme a Shizun.

En todas partes, el lugar estalló con toses. Shen Qingqiu apenas pudo mantener su
compostura.

Chasqueó el abanico plegable y lo apretó en su agarre. Ajustando su expresión, dijo con


toda seriedad: —Tengo algo que decirle al ex Señor de la Cumbre An Ding. Por el
momento, discute con los diferentes líderes de secta un plan para lidiar con el enemigo.

Sin preocuparse por las reacciones de los demás, corrió en el momento en que terminó de
hablar. Agarró a Shang Qinghua y lo arrastró, como si arrastrara un cerdo, hacia abajo de
un árbol que estaba ligeramente aislado de los demás.

Shen Qingqiu dijo: —¿Por qué sigues con vida? Deberías haber muerto ochocientos
capítulos antes. ¡¿Por qué Mobei-Jun no te ha matado todavía?!

Shang Qinghua se ajustó el cuello: —Shen-dada], tú deberías haber muerto antes que yo.
Ahora sigues vivito y coleando. ¿No te da vergüenza hablar de mí?

Shen Qingqiu sostuvo su frente e inhaló profundamente: —Hermano Hacia el Cielo, héroe,
héroe Avión, ¿te falta amor? ¿Así que el trasfondo original para Shen Qingqiu que
mencionaste inicialmente era que fue maltratado por un pervertido en su infancia? ¿Tanto te
gusta escribir historias de trasfondo amargas y trágicas?

Shang Qinghua respondió: —Cuanto más trágico es el personaje, más alta es la


popularidad.

Shen Qingqiu dijo: —¡Sandeces! Después de ser spameado con dos hilos de comentarios
de lectores rebuznando por mi castración, ¿me estás diciendo que esto es popularidad?
—Eso fue porque no me ceñí al escenario original. —Shang Qinghua expuso su argumento
y razonó con él—. Bing-ge, ¿trágico o no? Popularidad, ¿alta o no?

¡Sigue atreviéndose a usar a Luo Binghe como ejemplo! Shen Qingqiu lo abofeteó con su
abanico y le preguntó: —¿En realidad te gusta usar mucho este punto?

Pensó en un miserable Luo Binghe arrodillado en el suelo para recoger tazas de té rotas. En
su pequeño y delgado cuerpo esforzándose por cargar dos cubos de agua hacia arriba y
abajo de los escalones de la montaña. En él acurrucado en la esquina de la leñera
temblando incontrolablemente de noche. Se sentía tan nervioso y perturbado ante esos
recuerdos que sentía la necesidad de golpear a alguien, ¡y este alguien debe ser Avión
Disparando Hacia el Cielo!

Shang Qinghua observó su rostro y dijo con asombro. —...¿Qué expresión es esa?

¿No me digas que tú corazón duele por él? Diablos, siempre pensé que eras tenaz,
inflexible, y que siempre te mantendrías firme. ¡Siempre pensé que eras heterosexual!

Shen Qingqiu lo pateó. —No tengo tiempo para tus tonterías. ¡Suelta la lengua, cómo
luchamos contra Tianlang-Jun!

Shang Qinghua sintió lástima por Tianlang-Jun. —¡No luches contra él! ¿No sientes que ha
sufrido suficiente? Y para ser honesto, yo mismo no puedo pensar en cómo luchar con él,
ya que el esquema y los detalles aún no han sido resueltos.

Shen Qingqiu dijo: —Si no lo derrotamos, los que sufrirán seremos tú y yo. Si no puedes
pensar, piensa en una forma ahora. Tú eres el que estableció los cimientos de este mundo;
¡tus propios pensamientos son la estructura de la historia!

Aún no había terminado de hablar cuando escucharon la voz de Luo Binghe,

—Shizun, ¿has terminado con la discusión? Ya casi es hora de partir.

No fueron ni siquiera cinco minutos. Shen Qingqiu se giró rápidamente y dijo:

—¿Partir?

Luo Binghe dijo: —El Líder de Secta Yue y yo creemos que es mejor enviar a diez personas
a apoderarse de la espada. Shizun, ¿vas? Yo iré si tú vas.

Shen Qingqiu respondió: —Está bien.

Después de una pausa, señaló a Shang Qinghua: —Llévalo también.

Los colores de la cara de Shang Qinghua se drenaron, y sus cejas se crisparon.


Gritó para que el Hermano Pepino le perdonara la vida, pero Shen Qingqiu ya se había ido,
contoneándose. Liu Qingge y la Cumbre Bai Zhan eran los responsables de quedarse atrás
para proteger la superficie del hielo. Shen Qingqiu pasó por frente de él, luego se giró
repentinamente y dijo medio en broma: —Como quieres que tus discípulos maten a mil,
entonces, shidi, debes matar personalmente a diez mil para dar el ejemplo.

Liu Qingge se mofó y dijo: —Mataré a quien se atreva a venir.

Shen Qingqiu preguntó: —¿Te sientes calmado esta vez?

Liu Qingge pensó por un momento y dijo a regañadientes: —Líder de Secta- shixiong está
cerca.

Luo Binghe tiró de la esquina de la túnica de Shen Qingqiu y dijo: —Shizun, llévame
volando.Shen Qingqiu bajó la mirada a su cintura, —...¿No tienes tú una espada?

Al hacer frente a Shen Qingqiu solo, Luo Binghe ya no era el hombre autoritario y arrogante.
Dijo con timidez: —Recientemente, he estado usando demasiada energía demoníaca y muy
poca energía espiritual. Como que me he olvidado de cómo usarla.

Las otras diez personas cercanas los estaban mirando. Shen Qingqiu no quiso retrasarse, y
por lo tanto, dijo casualmente: —¡Sube!

Montaron la espada en lo alto del cielo y aterrizaron tan pronto como entraron en la Cresta
Maigu. Así que Luo Binghe realmente no lo abrazó por mucho tiempo.

El lugar donde aterrizaron era un rugoso trozo de roca, con esqueletos secos y con huesos
que crecían de las grietas entre las densas piedras blancas. Al mirar hacia arriba, extraños
árboles oscuros se elevaban sobre ellos, entrelazados entre sí. Los peculiares gritos de un
monstruo desconocido, combinados con los graznidos de los cuervos, resonaban a través
de la cresta.

Debería llevarles algo de tiempo inspeccionar la cresta antes de encontrar la espada Xin
Mo. Shen Qingqiu advirtió: —Hay muchos monstruos en la Cresta Maigu. Es mejor no tocar
nada que parezca vivo.

Luo Binghe era de la tribu demoníaca. Para mostrar su honestidad por su cooperación, esta
vez tomó la iniciativa. Shen Qingqiu caminaba a su lado. Mientras caminaban, Luo Binghe
extendió su mano silenciosamente para agarrar la mano de Shen Qingqiu.

Wu Wang dio una tos fuerte, mientras que Wu Chen dijo "Amitabha". Yue Qingyuan solo
apartó la mirada con calma.

El aliento de Shen Qingqiu se detuvo. Su frente, mejillas, cuello y lóbulos de las orejas, todo
se sintió como si estuviera ardiendo. Estaba nervioso, y, sin ninguna razón, se sentía como
alguien con una conciencia culpable. Retiró su mano lentamente.
En el instante en que la palma de su mano se volvió vacía, los ojos de Luo Binghe se vieron
como si se hubieran transformado instantáneamente en un desierto cubierto de nieve
congelada.

No pasó mucho tiempo antes de que soltara una carcajada, bajó la voz y dijo:

—¿De qué tienes miedo? Tienen un favor que pedirme; no se atreverán a decir nada.

Capítulo 78: Los rostros del pasado se fueron hace un largo tiempo
atrás

Shen Qingqiu dijo: —Ese no es el problema.

Luo Binghe no lo dejaría pasar. —¿Entonces cuál es el problema?

Shen Qingqiu levantó su abanico. —Vamos a resolver nuestra tarea actual primero.
Podemos hablar de ello más tarde.

Luo Binge se retiró con lentitud, sonriendo débilmente. —Bien.

Dijo con suavidad: —...De cualquier manera, hay un montón de tiempo para hablar sobre
ello más tarde.

Todos los presentes podían sentir innumerables criaturas moviéndose, escondidas debajo
de la superficie de la oscura espesura de las ramas, arbustos a la altura de la cintura y de
las pilas de piedra mortalmente blanca por todas partes. Lustrosos ojos verdes y jadeos
susurrantes se elevaban y caían como pequeñas olas.

En este momento, la ventaja de tener a Luo Binghe caminando en el frente era


completamente evidente. Mientras él fuera quien hiciera frente a la dirección en la que
estaban caminando, los vientos siniestros se detendrían de inmediato, y no se oiría una sola
voz.

Las bestias demoníacas ocultas o jugarían al muerto en masa o correrían frenéticamente en


retirada.

Para decirlo de una manera un poco burda, era como si estuvieran huyendo de un dios de
la pestilencia...

Con esta ayuda divina, el tiempo que tomó llegar a su destino fue mucho más corto de lo
previsto.

Si de repente hubiera una enturbiada columna de energía negra precipitándose hacia el


cielo en el medio de un campo de rizada niebla blanca, cualquiera que no fuera ciego podría
ver la anomalía.
La entrada de la caverna estaba oculta por capas y capas de gruesas hojas verdes, oscuras
como un bosque nublado. Al pararse al lado de la entrada de la caverna, a cualquiera le
daría un ataque de escalofríos. Su grupo detuvo sus pasos con vacilación.

De acuerdo con su figuración original, antes de llegar a esta etapa deberían haber tenido
que matar a ochocientos generales enemigos, cortar a miles de bestias demoníacas y
encontrarse con todo tipo de insectos venenosos y extrañas flores en el camino antes de
que pudieran alcanzar el último obstáculo después de miles de pruebas y tribulaciones.

Incluso si no hubo tantas formalidades, ¡¿no deberían al menos haber obtenido algo de
sangre en sus ropas antes de ser dignos de la pelea del BOSS?!
Uno de los líderes de secta dijo: —Me temo que no podemos hacer un movimiento
impulsivo.

Otro concordó: —Es mejor si exploramos la situación real primero.

Luo Binghe dijo: —Eso es cierto.

Acababa de terminar de hablar cuando Mobei-Jun de repente pateó a Shang Qinghua.

Realmente lo acaba de patear... patear... patear... patear...

Justo enfrente de la asombrada mirada de Shen Qingqiu, Shang Qiuhua rodó y cayó en la
caverna para "explorar la situación real".

Después de un momento de quietud sepulcral, un desdichado grito explotó repentinamente


desde el interior de la caverna. —¡AHHHHHHHHH!

A la velocidad de un rayo, Shen Qingqiu apartó un puñado de vides para verterse dentro de
la caverna con los demás cuando escuchó una voz retumbar. —Señor de la Cumbre Shen,
nos encontramos de nuevo.

La espada Xin Mo estaba clavada en una grieta en la roca al extremo de la caverna. Esa
energía negra y humo púrpura se estaban derramando de su punta. Tianlang-Jun estaba
sentado encima de un pedazo de piedra caliza, Shang Qinghua de pie, no lejos de la roca.

La luz natural del exterior de la caverna fluía, iluminando la mitad del cuerpo de Tianlang-
Jun. Inmediatamente, algunos inhalaron un aliento frío.

Shen Qingqiu finalmente supo porqué el chillido anterior de Shang Qinghua fue tan
desdichado.

A pesar de que la sonrisa en el rostro de Tianlang-Jun era tan elegante como antes, casi la
mitad del lado derecho de su cara se había podrido en una masa púrpura negruzca,
haciendo de esta sonrisa una vista extremadamente espantosa.
Su manga izquierda estaba desinflada, vacía. Aparentemente, ese brazo que seguía
cayéndose ya no podía ser unido.
Este aspecto deteriorado, una lámpara seca sin aceite, estaba lejos del BOSS final que
Shen Qingqiu había imaginado.

Shen Qingqiu no pudo resistirse a echar un vistazo a la expresión de Luo Binghe.


Pero, su rostro solo tenía una calma casi inexpresiva, una emoción que no podía descifrar.

Tianlang-Jun inclinó la cabeza, diciendo: —Llegaron menos de lo que imaginé. Había


pensado que sería como la última vez en la Montaña Bailu, con cientos de expertos
entrando en batalla.

Wu Wang resopló. —Mira esta apariencia tuya, humano, pero no humano, demonio pero no
demonio, ni siquiera tienes un solo lacayo a tu lado. ¿Siquiera necesitamos que venga esa
cantidad de gente?

Tianlang-Jun dijo: —Es cierto que no tengo un lacayo aquí, pero sí tengo un sobrino.

Antes de que sus palabras cayeran, una sombra verde destelló enfrente de la entrada de la
caverna. Sin un sonido de aliento, Zhuzhi-Lang bloqueó frente a Tianlang-Jun.

Por alguna razón, esta pareja maestro-sirviente se encontraba en un estado deplorable. El


cuerpo de la Flor de Rocío de Tianlang-Jun no era adecuado para la energía demoníaca y
se había podrido hasta que estuvo lleno de agujeros; esto era entendible. Pero, Zhuzhi-
Lang también tenía pupilas cubiertas de amarillo, lámina tras lámina de escamas que se
arrastraban para cubrir su cuello, mejillas, frente, brazos y toda la piel expuesta. Era una
vista espantosa y siniestra, muy cercana a su forma mitad humana y mitad serpiente en la
cueva de la Flor de Rocío.

Dijo con voz ronca: —Maestro Shen.

Shen Qingqiu dijo: —Soy yo... ¿cómo terminaste así?

Yue Qingyuan dijo, sin pestañear, —Shidi, ¿tienes alguna relación con esta persona?

Ciertamente, una profunda relación. En el curso de los acontecimientos hasta hoy, había
tenido el tipo más importante de conexión con esta persona. Shen Qingqiu estaba a punto
de hablar cuando Tianlang-Jun alzó levemente su barbilla, entornando los ojos ante Yue
Qingyuan. —Te recuerdo.

Pensó, y luego dijo, convencido: —En aquel entonces, ese viejo del Palacio Huan Hua
quería que lo ayudaras a organizar un ataque furtivo, pero tú no le prestaste atención.
Ahora, el líder de la Secta de la Montaña Cang Qiong, ¿eres tú? No está mal.

Yue Qingyuan dijo: —Señor, tu memoria tampoco es mala.

Tianlang-Jun sonrió, luego dejó escapar un suspiro.


—Si también fueras reprimido en un lugar completamente oscuro durante décadas, al nunca
ver el sol, con solo la opción de pensar en las cosas del pasado para matar el tiempo todos
los días, tu memoria no sería mala, al igual que la mía.

Esta vez, nadie respondió. Yue Qingyuan agarró a Xuan Su, atacando con espada y vaina
incluida.

Tianlang-Jun estaba a punto de esquivar el ataque cuando, con olas de estrépito, la mitad
de la pared de la caverna detrás de él se derrumbó, abriendo un gran agujero. El exterior
estaba en lo alto del aire, arena volando y piedras rodantes cayendo en picada. El aire frío
llegó de repente, finos copos de nieve bailando a través del aire para confundir la visión de
todos. Ola tras ola de gritos bestiales, y los sonidos de batalla flotaban débilmente hacia
arriba desde la superficie de hielo cientos de metros más abajo. La primera ola de demonios
de la frontera del sur ya había tocado tierra.

Tianlang-Jun dijo: —Adivinaría que definitivamente es la Cumbre Bai Zhan peleando en la


primera línea de nuevo. ¿Estoy en lo cierto?

Docenas de personas se habían dispersado, cada una cargando desde cada ángulo. Wu
Wang, blandiendo su bastón espiritual en un viento formidable, extremadamente firme y
feroz, se lanzó hacia el frente. Paso a paso, Zhuzhi-Lang era forzado a retirarse por Xuan
Su, pero, diligentemente, seguía logrando atraer una buena parte de la potencia de fuego.
Tianlang-Jun seguía sentado en la piedra caliza y dijo sin prisa: —Recuerdo que, en aquel
entonces, prolongaste hasta el último momento desenvainar tu espada. ¿Harás lo mismo
hoy?

Yue Qingyuan no respondió. Justo cuando estaba a punto de enviar un golpe de palma al
pecho de Zhuzhi-Lang, otro líder de secta se lanzó para golpear primero. Zhuzhi-Lang no
esquivó ni retrocedió, tomando toda la fuerza del golpe, pero el que dejó escapar un
miserable grito fue en realidad ese líder de secta.

Las pupilas de Shen Qingqiu se contrajeron de repente. Gritó: —¡No lo toquen, su cuerpo
está cubierto de veneno!

En el caos de la batalla, unas cuanyas personas fueron envenenadas, otras más

fueron empujadas de la caverna por los estallidos de energía demoníaca y energía


espiritual. Sus cuerpos arrojados al aire, se voltearían sobre sus espadas en medio de la
caída y se estabilizarían. Shang Qinghua se deslizó a escondidas hacia Shen Qingqiu.
Zhuzhi-Lang se vio atrapado en la furiosa sed de la batalla y, al ver inesperadamente una
figura furtiva que se escabullía hacia el exterior, arrojó dos serpientes verdes por reflejo. Al
ver esto, Shen Qingqiu agitó su mano, una hoja verde volando para salvar la vida de Avión-
juju, cuando las dos serpientes verdes fueron atravesadas repentinamente por una afilada
punta de hielo que se solidificaba en el aire.

Mobei-Jun apareció en medio de la batalla como un fantasma, recogió a Shang Qinghua, lo


arrojó a Shen Qingqiu como si arrojara un pollo y golpeó un puño hacia Zhuzhi-Lang.
En los siguientes diez segundos, Shen Qingqiu finalmente presenció de primera mano lo
que podría ser llamado una "paliza violenta"...

Con Zhuzhi-Lang sufriendo la salvaje golpiza de Mobei-Jun, la potencia de fuego dirigida a


Tianlang-Jun se intensificó repentinamente.

A pesar de que a Tianlang-Jun le faltaba un brazo y peleaba solo con muchos, su entereza
elegante seguía sin caer ni un poco. —Ay, por qué son así otra vez.
Luchando tantos contra uno, ¿no creen que están ganando sin luchar, violando las reglas
de la justicia?

Un líder de secta se precipitó para atacar. —Hacia ti, este tipo de monstruo de la raza
demoníaca que alberga intenciones malvadas, que teme que cualquier parte del mundo no
esté en caos, ¡qué justicia hay para que sea dicha!

Al momento siguiente, su cabeza explotó en pedazos como un diente de ajo. Tianlang-Jun


sonrió. —En realidad, al principio no tenía ninguna mala intención y no estaba muy
interesado en ver a todo el mundo en caos. De vez en cuando, yo
cruzaría la frontera y vendría a este lado para cantar algunas canciones y leer algunos
libros. Era muy agradable. Pero, ahora que me he quedado bajo la Montaña Bailu durante
tantos años, estoy un poco reacio a no hacer algunas de esas cosas en las que están
pensando.

Yue Qingyuan agitó su dedo. Xuan Su se desenvainó por tres pulgadas, energía espiritual
explotando. El cuerpo de Tianlang-Jun crujió como si su esqueleto hubiera sido
desalineado, haciendo un sonido de sorpresa. —Efectivamente, eres un líder de secta. Muy
bien, tu shifu en sí no era mucho de qué hablar, pero su ojo al escoger discípulos y
sucesores fue bastante bueno.

Estiró una mano, agarrando directamente la punta de Xuan Su. Sonrió como si fuera
ignorante e inconsciente de todo lo que lo rodeaba. —¿Pero por qué no la desenvainas por
completo? De esta manera, sigues sin poder hacerme nada.

¡La mirada de Yue Qingyuan se oscureció, y Xuan Su se desenvainó media pulgada!

De repente, escuchó a Luo Binghe decir fríamente: —Él no te puede hacer nada.

¿Qué hay de mí?

Tianlang-Jun aún no había dejado de sonreír cuando, repentinamente, una fuerte corriente
de energía demoníaca se disparó, cortando como un machete.
La única mano que le quedaba dejó su brazo y salió volando de la caverna, barrida por un
vendaval salvaje, cayendo directamente de la Cresta Maigu.

¡Luo Binghe finalmente mostró su mano!

Este par de padre e hijo se enfrentó una vez más, y esta vez, era finalmente Tianlang-Jun
quien no tenía poder para contraatacar.
Los ojos de Luo Binghe estaban estaban furiosamente rojos, su rostro tenso, sus ataques
despiadados y tiránicos, sin permitir nada de piedad. Ahora, las dos manos de Tianlang-Jun
se habían ido. Incluso con su brazo izquierdo y su muñón derecho, fue empujado hasta sus
límites. Cuando Zhuzhi-Lang se alejó de Mobei-Jun, su cara y cuerpo ya eran una masa de
sangre y carne. Al ver a su maestro en apuros, fue como si hubiera perdido la cabeza en el
melé, abriéndose paso directamente. Justo en ese momento, Wu Wang había sido rozado
por la energía demoníaca de Tianlang-Jun, volando hacia atrás y escupiendo un trago de
sangre mientras el Gran Maestro Wu Chen iba a atraparlo. Al ver a Zhuzhi-Lang a punto de
chocar con él, Shen Qingqiu sabía que la situación estaba dando un mal giro. Corrió para
bloquear delante de Wu Chen.

Al ver a Shen Qingqiu, un hilillo de claridad destelló a través de las brillantes pupilas
amarillas de Zhuzhi-Lang. Frenó violentamente, perdiendo el equilibrio y casi tropezándose
a una caída. Justo cuando iba a rodear a Shen Qingqiu para ir a ayudar a Tianlang-Jun, un
destello de luz blanca de repente se disparó a través de la escena. La espalda de Zhuzhi-
Lang se dio un fuerte batacazo contra la pared de la caverna, clavado a la roca del
acantilado a través de su pecho.

Esa media hoja de espada delgada en su pecho era precisamente Zheng Yang.
Shen Qingqiu se giró y Luo Binghe se retiró lentamente. Tianlang-Jun estaba de pie
serenamente unos metros detrás de él.

Solo se mantuvo de pie un rato, luego se desplomó gallardamente en el suelo.


...
¿La batalla ha terminado?

¿Fue así de fácil?

Shen Qingqiu seguía sintiendo que esto era un poco inaceptable.

Ni siquiera se metió en unos cuentos ataques. ¿Y acabaron solo así?

Le dio un manotazo a Shang Qinghua. —...¿No dijiste que luchar contra Tianlang-Jun era
muy difícil?

Shang Qinghua dijo: —...Es muy difícil.

Shen Qingqiu: —¿Hay alguna lógica para esta victoria?

Shang Qinghua: —Sin importar qué tan difícil sea un BOSS, ni siquiera pienses en saludar
en frente del protagonista masculino. ¿No es esta la lógica públicamente conocida?

Los dos miraron a su alrededor. Había docenas de personas cuando llegaron, pero ahora,
en esta escena llena de sangre, solo unos cuantos quedaban de pie. Shen Qingqiu miró a
los dos que solía considerar como un nivel BOSS de extrema dificultad. Uno estaba clavado
a la pared, goteando sangre; uno estaba tendido en el suelo, encajando la descripción de
"muñeca de trapo, pisoteada y de cuerdas rotas" al cien por ciento.
No sentía ni un poco la descontrolada satisfacción de haber derrotado el BOSS final.
Cuanto más miraba, más sentía que su bando estuvo molestando a los ancianos y los
discapacitados, como una descarada paliza de pandilla...

Así es, esto definitivamente fue una paliza de pandilla. ¿Pero quién sabía que se volvería
así? ¡La fuerza real del BOSS cayó demasiado lejos de sus expectativas!
Luo Binghe se giró, aún no teñido por una gota de sangre. Tranquilo y sereno, le preguntó a
Shen Qingqiu: —¿Quieres matarlo?

Estaba señalando a Tianlang-Jun. Zhuzhi-Lang escuchó y agarró la hoja de Zheng Yang,


forcejeando para sacarla. Muchas de las escamas en su cuello y cara habían sido arañadas
en el caos de la batalla, y con estas explosiones de fuerza, sangre comenzó a derramarse a
raudales.

Desde que supo que Gongyi Xiao había sido asesinado por él, Shen Qingqiu siempre sintió
un poco de incomodidad en su corazón. Pero esta escena realmente era un espectáculo
demasiado horrible de soportar, y era difícil para los espectadores no compadecerse. Y, a
pesar de que Shen Qingqiu había sido afectado innumerables veces por su extraño método
de recompensar la gratitud, al menos Zhuzhi-Lang nunca había tenido ninguna mala
intención hacia él.

Shen Qingqiu suspiró. —Ya has llegado a este estado. ¿Por qué molestarse?

Zhuzhi-Lang tosió un trago de espuma sangrienta, diciendo con voz ronca:


—¿Llegado a este estado?

Sonrió con amargura. —Si dijera que mi apariencia en la Montaña Bailu era mi cuerpo
original, ¿qué pensaría el Maestro Shen?

Un repique de trueno se estrelló en la frente de Shen Qingqiu.


¡¿Qué, ese hombre serpiente que se arrastraba por todo el suelo en la Montaña Bailu era
en realidad la forma original de Zhuzhi-Lang?!

Zhuzhi-Lang jadeó por aire y dijo: —Mi linaje es humilde. Solo porque mi padre era una
serpiente gigante primitiva, estaba en esta deforme apariencia de mitad serpiente y mitad
humano cuando mi madre me dio a luz. Hasta los quince años, los demás siempre me
evitarían y me odiarían, insultarían y golpearían. Si mi Señor nunca me hubiese ayudado a
adquirir una forma humana y apoyado, yo sería un monstruo que se retuerce en el suelo
toda mi vida.

Apretó los dientes y dijo: —Mi Señor me dio la primera oportunidad de convertirme en
humano, y tú, Maestro Shen, me diste la segunda. Tal vez fue simplemente un gesto de una
mano para ustedes, pero para mí, es una deuda que perseguiría a través de diez mil
muertes... El Maestro Shen me está preguntando "¿Por qué molestarse?" Tú dime por qué
me molesto.

Tianlang-Jun de repente suspiró. —Niño tonto, ¿por qué le dices tanto?


A pesar de que estaba tendido en el suelo, estaba tan elegante y sereno como siempre. Si
ignorabas la mitad de su cara, la cual había sido corroída por la energía demoníaca, sería
aún más elegante y sereno.

Miró hacia el cielo y continuó reflexivamente: —La gente siempre cree que "aquellos de
clanes diferentes, sus corazones deben recorrer caminos diferentes". Pero, sin importar qué
tan cercano sea alguien a ti, podría traicionarte en un abrir y cerrar de ojos. ¿Por qué
siempre te has aferrado a tu unilateral deseo de recompensar la gratitud? No importa cuánto
digas, él no te entenderá; solo se hartará y no comprenderá. ¿Por qué necesitas decir más?

Por un rato, todos en la escena se quedaron en silencio. Un joven bueno que no tenía
intenciones maliciosas, que disfrutaba sinceramente de las discusiones sobre amor, solo
para descubrir que no era nada más que una trampa, y que luego fue reprimido bajo una
oscura y sombría montaña durante innumerables días y noches.
¿Quién tenía derecho a decirle que no guardara rencor? ¿Quién tenía derecho a decirle,
"déjalo ir, supéralo"?

Pero, el Gran Maestro Wu Chen dijo: —Si el Señor realmente no poseía estas intenciones
en el pasado, fue nuestro error haber creído cargos difamatorios. Pero no puedes
esconderte o huir del desastre de hoy. Toda causa mala ocasionará frutos malos. Tarde o
temprano todas serán saldadas.

Juntó las manos y dijo: —Pero la Señorita Su no vaciló en tomar el veneno y quizo ir a
verte. ¿Cómo puedes culparla por traicionarte?

Tianlang-Jun se sorprendió un poco, levantando la cabeza.

Shen Qingqiu también sintió que su corazón temblaba.

El Gran Maestro Wu Chen nunca diría una mentira, pero la versión de los eventos que contó
parecía ser un poco diferente de la que otras personas contaban y sabían.
El Gran Maestro Wu Chen dijo: —En el Templo Zhao Hua, porque yo no quería que la
Señorita Su sufriera críticas después de su muerte, y porque accedí a proteger el secreto,
este viejo monje no podía hablar y explicar los verdaderos hechos.

—La Señorita Su fue retenida a la fuerza en el Palacio Huan Hua por el Viejo Maestro del
Palacio. Era terca y se negaba a aceptar órdenes; no estaba dispuesta a engañarte hacia la
ubicación de la emboscada, la cual había sido establecida con docenas de hechizos de
supresión. El Viejo Maestro del Palacio solo descubrió que ya estaba embarazada cuando
la estaba castigando en la prisión de agua. Temía que forzar un aborto pondría en peligro
su vida, y la Señorita Su estaba aún más dispuesta a resistir a toda costa. Entonces, el
Viejo Maestro del Palacio le dio un cuenco de veneno, un tipo de veneno mortal para la raza
demoníaca, y le dijo que siempre y cuando estuviera dispuesta a beberlo, la dejaría ir a
verte.

—La Señorita Su bebió la droga del Viejo Maestro del Palacio y partió sola. Pero ella no
sabía que el Viejo Maestro del Palacio había cambiado la ubicación de la emboscada a la
Montaña Bailu, donde ustedes dos solían encontrarse.
En su destruido cuerpo, Tianlang-Jun se esforzó por levantar la cabeza. Una mancha de
sangre seguía secándose en su labio y, aturdido, de verdad tenía una especie de apariencia
indescriptiblemente patética.

—Este viejo monje se encontró con la Señorita Su en el camino a la Montaña Bailu.


En ese momento, no había pasado mucho tiempo después de que bebió la droga, y todo su
cuerpo estaba cubierto de sangre, dejando rastros carmesíes con cada paso. La escuché
decir algunos fragmentos de explicación, y no pude soportar engañarla.
Después de que le conté la verdad sobre cómo Tianlang-Jun ya había sido suprimido para
siempre, finalmente supo que todo lo que su shifu le había dicho fue una sobresaliente
mentira. ¡No solo la ubicación era incorrecta, sino que la hora también!

—A petición suya, este viejo monje la protegió y la ayudó a evadir a los discípulos de
patrulla del Palacio Huan Hua, enviándola a la parte alta del Río Luo. A partir de ese
momento, no supe más rastros de su paradero.

—Tianlang-Jun, tal vez sea cierto que la Señorita Su no era una persona puramente
benévola. Ella, la sucesora del Palacio Huan Hua con grandes esperanzas amontonadas
sobre ella, estaba originalmente puesta en alto. Al principio, puede haberse acercado a ti sin
buenas intenciones. Pero al final, entre ustedes dos, ¿fuiste tú quien la embrujó con
intenciones maliciosas o fue ella quien no pudo controlar sus emociones?

—Este viejo monje no fue un jugador en este asunto, y nunca supo ninguna de estas
verdades. Pero, por lo que vi y por lo que sabía, ella realmente rechazó las órdenes del
shifu que la había criado durante décadas y no abrió la boca ni siquiera después de haber
sufrido todo tipo de torturas en la prisión de agua, negándose a engañarte o lastimarte; si al
final no hubiera sido empujada a usar un último recurso,
¿qué madre en este mundo bebería ese cuenco de veneno?

—No te abandonó y rechazó, sino que no tuvo otra alternativa. Nadie en este mundo la
compadecía, tú simplemente perdiste la oportunidad, ah...

El labio de Tianlang-Jun parecía temblar.

Después de un rato, dijo, —...Es así.

Terminó estas dos palabras. Entonces, preguntó: —¿Es verdad?

El Gran Maestro Wu Chen dijo: —Este viejo monje juraría por su vida, ni la mitad de una
oración de estas palabras fue falsa.

Tianlang-Jun giró la cabeza, mirando a Shen Qingqiu y Yue Qingyuan, y preguntó como si
buscara confirmación. —¿Es verdad?

Ni siquiera le importaba si los espectadores sabían la verdad de la situación, preguntando a


cada persona que pudiera encontrar. Yue Qingyuan lo enfrentó, sin palabras, bajando la
cabeza en silencio y reflexionando sobre algo desconocido. Shen Qingqiu lo pensó una y
otra vez antes de finalmente asentir con la cabeza, lentamente.

Quizás el Viejo Maestro del Palacio no tuvo ninguna intención de difamación y daño al
principio, pero al ver que los dos se fueron haciendo gradualmente íntimos,

comenzó a arrepentirse de enviar a Su Xiyan a acercarse a Tianlang-Jun.

Su Xiyan había perdido el control de la situación y realmente se enamoró de Tianlang-Jun


de todo corazón, incluso teniendo a Luo Binghe–esta fue la gota que rebalsó el vaso.
Luego, el Viejo Maestro del Palacio fabricó evidencia fuera de contexto, dio medida corta,
tejió una serie de eventos y lanzó a Tianlang-Jun directamente al papel de un excepcional
demonio que desea derribar los Tres Reinos.

Y evidentemente engaño a muchas personas durante muchos años.

Tianlang-Jun pareció perder repentinamente toda su fuerza, desplománose al suelo una vez
más.

Suspiró. —Bien. Al menos, hay una cosa que no fue tan terrible.

Unos cuantos copos de nieve salpicaban sus pestañas, temblando en movimiento.


No sabía si esta primera nevada fue para adornar su ceño en décadas, o para solidificar
lágrimas no caídas.

Shen Qingqiu se giró para mirar a Luo Binghe. Había escuchado de principio a fin, pero
parecía como si no hubiera oído nada en absoluto, incluso soltando una risita silenciosa.

Después de explicar todos estos eventos, el nudo que carcomía el corazón de Tianlang-Jun
había sido desatado. Pero para Luo Binghe, el grado de crueldad no había bajado ni un
poco.

Solo había pasado del resultado de ser rechazado por la madre y el padre al resultado de
haber sido abandonado por la madre y el padre.

Él fue quien fue abandonado, al igual que antes.

La espada Xin Mo seguía emitiendo un flujo constante de energía púrpura negruzca, y los
sonidos de la batalla debajo se hacían cada vez más nítidos. Parecía que el descenso de la
Cresta Maigu seguía, una distancia desconocida de la congelada superficie de Luochuan.
Yue Qingyuan caminó unos pasos hacia la pared del acantilado atravesada por la espada
Xin Mo. Shen Qingqiu dijo: —Las cosas ya están así. Tianlang-Jun, deberías retirarte.

Si se retiraba ahora, aún no era demasiado tarde. Pero si Tianlang-Jun seguía vertiendo
energía demoníaca en la espada Xin Mo, la única manera de detener la fusión sería
realmente matarlo. Cómo decirlo, Shen Qingqiu no deseaba especialmente que Tianlang-
Jun muriera de verdad. Después de todo, que el joven al que le gustaba hablar de amor
terminase así, realmente ya era una tragedia. Si ellos también fueran a tomar su vida...
¡dónde podrías encontrar un BOSS así de miserable!

Pero, Tianlang-Jun de repente dejó salir una risa.

Esa risa resonó a través de la caverna y de la cresta de la montaña. Parecía encontrar la


situación extremadamente cómica, inclinando la cabeza y diciendo:
—Señor de la Cumbre Shen, mira cómo estoy ahora, ni siquiera puedo mantener la forma
humana de Zhuzhi-Lang.

En este momento, Shen Qingqiu aún no había detectado el significado en sus palabras, solo
sintiendo débilmente que su corazón saltaba en su pecho.

Tianlang-Jun arrastró las palabras: —He luchado con ustedes por todo este tiempo, y no se
puede decir que el daño en este cuerpo mío es pequeño. Piénsalo, el que ha estado
suministrando energía demoníaca a la espada Xin Mo todo este tiempo, ¿quién podría ser?

Estas palabras no fueron dichas especialmente rápido o lento, pero después de que
entraron en el oído de Shen Qingqiu, fue una oración por palabra. Al escucharlas, su cuello
se puso gradualmente rígido, como si hubiera caído en una grieta glacial.

—Ciertamente, deberías decirle a alguien que se retire. Es solo que esa persona no soy yo.

Capítulo 79: El cariño del pasado se ha perdido para


siempre

El cuerpo de Tianlang-Jun ya estaba extremadamente roto. Zhuzhi-Lang había sido clavado


en la pared de piedra, mientras que el Gran Maestro Wu Chen estaba apoyando a Wu
Wang, cuya cabeza estaba sangrando. Mobei-Jun estaba arrastrando a Shang Qinghua, y
Yue Qingyuan estaba de pie junto a Shen Qingqiu.

Solo Luo Binghe estaba parado justo enfrente de la espada Xin Mo. Su cabeza estaba
actualmente baja y se estaba ajustando tranquilamente las mangas.

Shen Qingqiu dijo en una voz suave: —Luo Binghe, ven aquí.

Luo Binghe negó con la cabeza una vez. Solo una vez, pero fue muy resuelta.

Shen Qingqiu dijo decepcionado: —Me volviste a engañar.

Los movimientos de Luo Binghe se detuvieron, y preguntó en respuesta: —Shizun, te dije


que te ayudaría a lidiar con Tianlang-Jun; puedo matarlo ahora mismo para que veas, así
que, ¿cómo puedes decir que te engañé?
Tianlang-Jun rió. —Usando deliberadamente al enemigo para tu propio beneficio, es un
movimiento bastante bueno. Solo que es una pena que yo no haya sido muy útil, por lo que
aún tiene que hacerlo él mismo.

Cuando dijo "usando deliberadamente al enemigo para tu propio beneficio", la inquietud en


el corazón de Shen Qingqiu se hizo aún más fuerte.

¿Luo Binghe le dio intencionadamente la espada Xin Mo a Tianlang-Jun? Después de todo,


una vez que Tianlang-Jun obtuvo la espada Xin Mo, su cuerpo moldeado a partir de la
Semilla de la Flor del Rocío se pudrió cada vez más rápido. Incluso si Luo Binghe le diera la
espada, no sería una gran amenaza.

Tal vez su confusión fue demasiado grande, y todo lo que estaba pensando terminó
filtrándose en su rostro. Luo Binghe dijo, herido: —Shizun, ¿qué estás pensando ahora?
Efectivamente, él robó la espada Xin Mo, pero siguió reconociéndome como su maestro,
eso es todo. Tú dijiste que de ahora en adelante, preferirías creer lo mejor de mí que lo
peor. ¿Por qué no estás dispuesto a confiar en mí otra vez?

Shen Qingqiu dijo lentamente: —He confiado en ti muchas veces antes. Hasta hace un
momento, siempre había confiado en ti.

Luo Binghe, —¿Ah, sí?

Estiró una sonrisa torcida. —Pero yo ya no me atrevo a confiar en Shizun.

Esta sonrisa era extremadamente extraña. Shen Qingqiu se dio cuenta de que algo estaba
mal con su estado mental, y relajó su expresión y tono de voz. —Ahora, ¿qué pasa?

Se volvió un poco más amable, pero Luo Binghe de repente dejó de sonreír.

Parecía afligido y devastado. —Shizun, lo dije antes. Efectivamente, eres el más feliz
cuando estás con ellos.

Al principio, Shen Qingqiu seguía sin poder comprender a quienes "ellos" se estaba
refiriendo. Luo Binghe paseaba sin prisas de un lado a otro en frente de la pared de piedra
con la espada Xin Mo.

Se rió con autoburla. —Cada vez que le rogué a Shizun que viniera conmigo, nunca
aceptaste una vez. Incluso si aceptaste, solo fue porque hice todo lo que pude para
exigírtelo. Fuiste forzado y nunca estuviste dispuesto a hacerlo. Pero cuando ellos te
pidieron que te quedaras, nunca tuviste la menor pizca de vacilación.

Miró a Shen Qingqiu. —Shizun, tú no ríes muy a menudo. Me encanta verte reír.
Pero cuando recuerdo que solo te ríes así cuando estás con ellos, yo me siento...

Susurró, —...muy, muy herido.

Shen Qingqiu al fin entendió. "Ellos" se refería a la Montaña Cang Qiong.

Ese día en la casa de bambú, cuando Liu Qingge abrió bruscamente la ventana para
investigar, en verdad había detectado a Luo Binghe, quien había estado merodeando afuera
todo el tiempo. Liu Qingge había notado el rastro de intención asesina que Luo Binghe
estaba exudando, así como su desesperada ira.

No se había ido. En su lugar, escuchó toda la alegre charla y la risotada que venían desde
el interior de la casa de bambú, incluido el sonido de acuerdo de Shen Qingqiu, y lo había
recordado.

Shen Qingqiu dijo: —¿Estás enojado por eso?

—¿Enojado? —Luo Binghe escupió agresivamente una palabra—. ¡Odio!

—¡Me odio!

Aceleró violentamente sus pasos, sus manos sujetadas detrás de la espalda.

—Me odio por ser un inútil. Me odio por no ser capaz de hacer que alguien se quede.
Nadie... nunca ha estado dispuesto a elegirme a mí.

El resto de las personas en la caverna no podían actuar precipitadamente. En este


momento, Luo Binghe era la fuente sustentadora de la espada Xin Mo, y nadie quería que
explotara de repente. Pero Yue Qingyuan dijo: —Al hacer esto, ¿no lo estás obligando a
elegir un bando?

Luo Binghe dejó de caminar, y negó con la cabeza. —¿Eligir un bando? No. Esto no es eso.

—Sé que, si tiene que elegir, Shizun definitivamente no me elegirá a mí. Así que, está bien
siempre y cuando no haya una opción.

Una capa de rojo se ruborizó sobre el lívido rostro de Luo Binghe, y estaba lleno de una rara
emoción. —Entonces, esta vez, he aprendido mi lección. Si la Montaña Cang Qiong no
existe, ¿no estaría todo bien? De esta manera, Shizun solo me tendrá a mí.

El Gran Maestro Wu Chen no pudo soportar seguir escuchando. Sus manos estaban juntas
mientras entonaba sin cesar los nombres de Buda. —Benefactor Luo, te has vuelto loco.

Luo Binghe seguía riendo a carcajadas. El Gran Maestro Wu Chen continuó: —Si no hay
posibilidad de elegir, entonces cierto es que no hay posibilidad de abandonarte.
Pero, ¿cómo puedes desestimar todo lo que el Señor de la Cumbre Shen ha hecho por ti?

Luo Binghe dijo con ternura: —Shizun, si la Cumbre Qing Jing se ha ido, puedo crear una
nueva para ti. Está bien si me resientes o me odias. Ya no haré más peticiones poco
razonables. Si no eres feliz, puedes pegarme o matarme. En cualquier caso, no moriré.
Mientras... mientras no me dejes, estaré bien.

Dijo sinceramente: —De verdad. Este es el único deseo que me queda.

Al mirar la nebulosa conciencia de Luo Binghe y la apariencia de desviación qi, la boca de


Shen Qingqiu tuvo un gusto amargo, y no pudo decir nada.

Los ojos de Luo Binghe estaban desenfocados, y el círculo de sangre roja alrededor de sus
pupilas se expandía y encogía de vez en cuando. Su sonrisa estaba distorsionada, y en
verdad lucía como alguien que se había vuelto completamente loco y que había perdido su
racionalidad. Shen Qingqiu no sabía si Luo Binghe era el que controlaba la espada o si la
espada lo estaba controlando a él.

Zhuzhi-Lang dijo: —Además de la Montaña Cang Qiong, hay miles de cosas que al Maestro
Shen le importan en este mundo. ¿Solo serás feliz si las destruyes a todas?

Luo Binghe sonrió. —¿Sí? ¡¿Por qué no estaría bien?!

Inclinó la cabeza hacia al lado antes de girarse repentinamente, y dijo despiadadamente: —


¡Cállalo!

Cuando Mobei-Jun escuchó esto, pensó un poco antes de golpear a Zhuzhi-Lang en la


cara.

Tianlang-Jun miró a Luo Binghe, lástima destellando a través de sus ojos. Suspiró.

—...La espada Xin Mo ya ha corroído tu mente. Te has vuelto loco.

Esta era la única vez desde que él y Luo Binghe se habían conocido, en la que tenía una
expresión que se parecía un poco a la de un padre. Pero Luo Binghe estaba completamente
inconsciente de ello, y sonrió levemente mientras asentía. —Así es.Me he vuelto loco.

Cuando Shen Qingqiu lo escuchó admitir completamente que se había vuelto loco, su
corazón palpitó con un agobiante dolor.

Dijo suavemente: —Binghe, primero deja esa espada. Párate un poco más lejos de ella.

Mientras persuadía a Luo Binghe con palabras amables, colocó secretamente su mano en
la empuñadura de la espada Xiu Ya debajo de la cubierta de su ancha manga. Luo Binghe
se rió. —Es inútil. Shizun, no necesitas ser así. Cuanto más amigable eres conmigo, más
miedo me da.
Mientras hablaba, hizo un muy leve gesto de levantamiento con su mano derecha. Al
instante, la energía púrpura alrededor de la espada Xin Mo aumentó enormemente.

Zhuzhi-Lang escupió un trago de sangre. En ese momento, ese golpe solo lo había
silenciado por un rato, y dijo con calma: —Lastimero.

—¿Lastimero? —murmuró Luo Binghe—. Correcto, soy lastimero. Incluso si Shizun solo me
tiene lástima, está bien. Shizun, ¿no puedes quedarte a mi lado solo por una vez?

Lágrimas rodaron por sus mejillas.

Luo Binghe apretó los dientes, sus ojos escarlatas. —Shizun, siempre te alejas de mí una y
otra vez.

—¡Cada vez, cada vez, cualquiera, cualquier cosa! ¡Todos pueden convertirse en tu razón
para abandonarme, y algunas veces ni siquiera necesitas una razón! ¡Es así siempre!

De repente, Shang Qinghua cayó al suelo con un estruendo. Shen Qingqiu también se
apoyó inconscientemente contra la pared de piedra.

Todo el piso comenzó a temblar violentamente. ¡La velocidad a la que la Cresta Maigu
estaba cayendo aumentó aún más!

Yue Qingyuan dijo en voz baja: —Shidi, se ha vuelto loco. ¿Cómo deseas manejar esto?

Fríamente, Luo Binghe soltó una risilla antes de dar dos pasos hacia atrás y agarrar
repentinamente la empuñadura de la espada Xin Mo. El suelo comenzó a temblar aún más
fuerte, y si mirabas hacia afuera desde la entrada de la caverna, podrías ver innumerables
cumbres de montañas de diferentes alturas asomándose desde las onduladas nubes. Shen
Qingqiu estaba a punto de desenvainar a Xiu Ya cuando de repente hubo una explosión de
cegadora luz blanca a su lado. Yue Qingyuan había sacado su espada primero, y el silbido
de la espada rasgó el aire lleno de nieve voladora y energía púrpura negruzca.

¡Xuan Su abandonó su vaina!

Mobei-Jun vio a Yue Qingyuan apuntar su espada hacia Luo Binghe, y dio un paso adelante
para enfrentar su ataque. La energía espiritual de Xuan Su aumentó rápidamente, y antes
de que Mobei-Jun siquiera la tocara, lo envió directamente a volar.

Parecía que Mobei-Jun nunca había esperado que, algún día, él también sería enviado a
volar por alguien. Con ese tipo de expresión, cayó en picada de la Cresta Maigu en un abrir
y cerrar de ojos. Shang Qinghua pareció muerto de miedo, y agarró una espada antes de
pasar corriendo. Shen Qingqiu lo agarró apresuradamente y dijo: —¡Qué estás haciendo!
Shang Qinghua aulló, —¡Mierda, no puede volar! —Antes de que también saltara. Shen
Qingqiu miró desde el agujero contra la nieve voladora y el viento violento.

Pudo ver a Shang Qinghua, que estaba montando la espada voladora, atrapar a Mobei-Jun
cuando aún estaban a unos trescientos metros de la superficie del hieloDespués de
confirmar que no se estrellaría y moriría, Shen Qingqiu ni siquiera tuvo tiempo de soltar un
suspiro de alivio antes de que de repente mirara hacia atrás y viera que Luo Binghe y Yue
Qingyuan ya habían comenzado a luchar.

Naturalmente, la energía explosiva de Luo Binghe era aterradora, pero Shen Qingqiu no
había esperado que después de que Xuan Su abandonara su vaina, su poder fuera tan
formidable como era. Estaba en el mismo nivel que Luo Binghe en su estado enloquecido.
Shen Qingqiu podía sentirlo, y la embravecida energía espiritual y demoníaca en el aire
creaba presión y ruidos estrepitosos en sus oídos y garganta.

Vio que esta caverna se derrumbaría tarde o temprano, y se apresuró hacia la pared del
acantilado antes de agarrar la espada Xin Mo con sus propias manos. ¡Con fuerza, la sacó
de la pared!

A pesar de que la había sacado, el impulso de caída de la Cresta Maigu seguía sin reducir
su velocidad. Cuando Luo Binghe vio, quería ir a arrebatar la espada, pero

¿cómo Yue Qingyuan le daría esa oportunidad? La espada Xuan Su rasgó una marca
visible y cegadora en el aire, y un enorme y complicado hechizo restrictivo creó una jaula
invisible, atrapando a Luo Binghe en el interior.

Yue Qingyuan vio que Shen Qingqiu ya había obtenido a Xin Mo, y dijo en voz baja: —
¡Vete!

¿Cómo podría irse en este tipo de situación? Shen Qingqiu negó con la cabeza de
inmediato, y estaba a punto de lanzarle la espada Xin Mo cuando de repente sintió que sus
piernas cedían debajo de él.

No, no fue él, fue el piso el que cedió. ¡Esta caverna finalmente se derrumbaba!

En la segunda capa de la Cresta Maigu.

Shen Qingqiu sacó a Yue Qingyuan del montón de escombros. —¿Líder de Secta?

¿Shixiong? ¡Zhangmen-shixiong!

La cara de Yue Qingyuan estaba ligeramente pálida, y sangre goteaba de la comisura de su


boca. Tragó, y parecía haber tragado un montón de sangre caliente.

Abrió los ojos y miró a Shen Qingqiu. —...Dónde están los demás.

La estructura dentro de la Cresta Maigu era similar a la de un nido de avispas irregular, una
cueva conectada a otra. Shen Qingqiu miró a su alrededor. —No vi al Gran Maestro Wu
Chen ni a Tianlang-Jun y al resto. Podrían estar enterrados aquí, o podrían haber caído en
otra cueva cuando la roca se derrumbó —miró hacia atrás—. Shixiong, ¿cuándo te
lastimaste?
Yue Qingyuan no respondió. Preguntó: —¿Todavía tienes la espada Xin Mo?

Shen Qingqiu le mostró la espada. —La tengo. Pero la Cresta Maigu sigue cayendo, por lo
que la fusión no debería haber terminado todavía. Shixiong, deberías llevar la espada abajo
y destruirla.

Con su ayuda, Yue Qingyuan se puso de pie lentamente. —...¿Qué hay de ti entonces?

Por supuesto, tenía que regresar y encontrar a Luo Binghe.

Shen Qingqiu evitó responder. —Shixiong, tu herida no es típica. ¿Qué diablos pasó?

Yue Qingyuan evitó la pregunta y dijo: —No quería hacerlo al principio. Pero yo... al final soy
una persona que es impulsiva con facilidad.

Shen Qingqiu sintió que esas palabras suyas eran extrañas, pero no tenía tiempo de pensar
en ello cuidadosamente. Lo afirmó y siguió caminando. —Shixiong, ¿todavía puedes
caminar? Primero baja, destruye la espada y encuentra a Mu-shidi para que trate tus
heridas. Déjame a Luo Binghe a mí.

Con la ayuda de Shen Qingqiu, Yue Qingyuan se pusó de pie con dificultad. Sangre fresca
goteaba en el suelo. Shen Qingqiu pensó que estaba bien, y lo soltó, pero,
inesperadamente, en el momento en que lo soltó, Yue Qingyuan se desplomó después de
estar de pie por un corto momento.

Shen Qingqiu se puso pálido de miedo. Se apresuró a afirmarlo de nuevo.

—¿Zhangmen-shixiong? ¿Zhangmen-shixiong? —Después de sentir su pulso por un


momento, incluso alguien como él, con un entendimiento de curación muy superficial,
¡podría saber que el estado actual de Yue Qingyuan era extremadamente terrible!

Yue Qingyuan parecía distraído, como si no hubiera oído lo que dijo Shen Qingqiu.
Murmuró: —Pero... esas dos veces en Jinlan y cuando Luo Binghe rodeó la cumbre, me
controlé y observé la situación general... pero cada vez que lo recordaba después de que
había terminado, habría sido mejor... solo ser impulsivo.

Al ver su somnolienta apariencia, Shen Qingqiu deseó poder pellizcar violentamente la


depresión infranasal de Yue Qingyuan y despertarlo con el pellizco.

Pero al mismo tiempo, no se atrevía a hacer algo tan descortés, por lo que solo podía hablar
fuertemente junto a la oreja de Yue Qingyuan, sin dejar que se desmayara.
—¡Shixiong, despierta! ¡Lo que hiciste estuvo bien!

Yue Qingyuan cerró los ojos y sacudió la cabeza. Respiró hondo antes de soltar otro
estallido de tos severa que hizo que el corazón de Shen Qingqiu saltara de miedo.

Sin cesar, la sangre fluyó hacia afuera con la tos. Dijo con dificultad: —Ayúdame... devuelve
a Xuan Su.

Apresuradamente y antes de entregársela, Shen Qingqiu presionó en su vaina a la


resplandeciente Xuan Su blanca que había caído a un lado. Solo entonces el color de la
cara de Yue Qingyuan finalmente lució un poco mejor, y aspiró el aliento más difícil de aire.

Observó fijamente la mano de Shen Qingqiu que había guardado a Xuan Su. No tomó la
espada; en cambio, dijo: —Si muero aquí, tú... por favor, ayúdame a llevar a Xuan Su de
regreso a la Cumbre Wan Jian.

Shen Qingqiu recibió una conmoción. —¿Qué acabas de decir?

¿Morir? ¡¿Era la herida de Yue Qingyuan grave hasta el punto de que era muy probable que
muriera?!

Yue Qingyuan, —El poder de Xuan Su es inusualmente fuerte, pero nunca la desenvaino
para luchar contra el enemigo. Debes haber adivinado la razón.

Shen Qingqiu asintió. No solo él sí la había adivinado, sino que muchas personas también
la habían adivinado antes.

Yue Qingyuan dijo: —Xuan Su es mi vida. ¿Entiendes lo que eso significa?

Definitivamente no. Pero Shen Qingqiu sabía que definitivamente no era una técnica
retórica usada para expresar cuánto amaba a su espada más que a su vida.

También sabía que lo que Yue Qingyuan estaba a punto de decir, definitivamente iba a ser
un secreto que nunca antes le había contado a alguien.

Efectivamente, Yue Qingyuan dijo: —Cada vez que desenvaino a Xuan Su, lo que se
consume es la duración de mi vida.

En el momento en que dijo eso, Shen Qingqiu sintió de inmediato como si la Xuan Su en su
mano pesara mil veces más.

No es de extrañar que Xuan Su nunca dejara su vaina.

No es de extrañar que nunca desenvainaría su espada a menos que fuera absolutamente


necesario.
Shen Qingqiu dijo, impactado, —Shixiong, tú... ¿has tenido una desviación qi antes?

Usando la duración de su vida como combustible para la energía espiritual, uniendo su


propia vida con su espada. A menos que haya experimentado un accidente importante
mientras cultivaba y tenido una desviación qi, ¡¿por qué más Yue

Qingyuan cultivaría este tipo de camino fatídico?!

Yue Qingyuan dijo lentamente: —Entré a la Cumbre Qiong Ding cuando tenía quince años.
Tenía una meta que alcanzar y estaba impaciente por el éxito. Seguir el Camino de la
Unidad del Hombre y la Espada fracasó, y en cambio, terminé así.

Completamente lo contrario de lo que deseaba, dejando un gran resentimiento y un


remordimiento de por vida.

Mientras hablaba, el resto del color que se había elevado a su cara hace un momento
debido a su tos, de repente se desvaneció por completo otra vez. Shen Qingqiu lo
interrumpió rápidamente. —No hables más. Este no es el momento para hablar de ello.
Primero déjame bajarte para encontrar a Mu-shidi.

Los dos dieron unos difíciles pasos hacia adelante. Yue Qingyuan dijo abruptamente en una
voz suave: —...Lo siento.

Shen Qingqiu no comprendía por qué se estaba disculpando con él. No había ninguna
razón para que Yue Qingyuan estuviera disculpándose. Por el contrario, él debería estar
disculpándose, ya que siempre estaba holgazaneando y tomando las cosas con calma, sin
decir nada, pero aún así suscitando un montón de problemas, obligando a Yue Qingyuan a
tener un dolor de cabeza mientras limpiaba detrás de él.

Pero lo que Yue Qingyuan dijo a continuación lo dejó completamente estupefacto. La voz de
Yue Qingyuan estaba temblando. —...De verdad... Lo siento.

—Obviamente fue para que yo pudiera regresar más rápido; obviamente quería regresar
inmediatamente y buscarte... pero en cambio, arruinó las cosas. No estabas equivocado.
Después de todo, soy una persona muy impulsiva...

—Después de eso, Shizun abandonó todo mi cuerpo y meridianos espirituales, y fui


encerrado en las cuevas espirituales durante más de un año. Todo fue un desastre, y tuve
que empezar completamente de nuevo.

—Llamé, grité, pero fue inútil. Durante un año entero, me dejaron enloquecer como quisiera
en la oscura cueva. Nadie estaba dispuesto a escuchar realmente para qué estaba rogando;
nadie estaba dispuesto a dejarme salir...

—Usé toda mi energía y esfuerzo, pero cuando regresé, la residencia Qiu ya había sido
destruida hace muchos días...
El sonido de algo destrozándose vino desde algún lugar en lo profundo de su mente.

En un instante, toda la diligente preocupación de Yue Qingyuan y su silenciosa protección


en el pasado circuló a través de su mente como una linterna giratoria, junto con otras
innumerables escenas y detalles, incomparablemente claros.

No es de extrañar que sin importar la cantidad de problemas que causara "Shen Qingqiu", el
líder de secta nunca lo había castigado por ello. Siempre le había mostrado perdón ilimitado
e infinita paciencia.

No es de extrañar que Shen Jiu hubiera sido incapaz de esperar a la persona que iba a
regresar a salvarlo.

Yue Qingyuan, Shen Qingqiu; Yue Qi, Shen Jiu.

¡Así que así fue!

Yue Qingyuan dijo: —Yo de verdad... no no regrese intencionalmente. Solo que resultó que
es cierto que el mundo es muy cruel, haciendo que tú y yo nos perdiéramos por completo...

La sangre fluía aún más con cada frase que hablaba. Shen Qingqiu lo tomaba del brazo y
tenían que detenerse en cada paso. Suspiró y dijo: —...No hables más.

Sabía todo lo que venía después de eso.

Pero Yue Qingyuan perseveró. —Esta vez, solo déjame terminar de hablar.

—Fue precisamente como siempre dijiste. "Lo siento" no es nada más que una frase vacía;
es completamente inútil. Nunca te lo expliqué tampoco, así que hoy, tienes que escucharlo.
No es para que pueda rogar por comprensión. No es para que pueda ganar compasión,
pero más bien, si no lo digo ahora... me temo que realmente será demasiado tarde.

El corazón de Shen Qingqiu se sintió amargo, sus ojos calientes.

Demasiado tarde. ¡Ya era demasiado tarde!

Shen Jiu ya no estaba aquí.

Tal vez estaba muerto, o tal vez su alma había cambiado a un mundo desconocido y
diferente, al igual que Shen Yuan.
Pero sin importar qué, nunca sería capaz de escuchar de nuevo lo que Yue Qingyuan
estaba diciendo.

El Sistema entregó una sucesión de anuncios:

Personaje oculto Zhuzhi-Lang, 100% completo.

Personaje oculto Tianlang-Jun, 100% completo. Personaje oculto Su Xiyan, 100% completo.

Evento de Relleno de Agujeros Shen Qingqiu, 100% completo. Evento de Relleno de


Agujeros Yue Qingyuan, 100% completo.

El porcentaje de compleción de personajes ha alcanzado el estándar mínimo. Según las


pruebas del Sistema, no hay agujeros evidentes en la lógica. Puntos B

+300 por tarea, con una suma total de 1200. Felicitaciones por ser promovido debido a
"Muchos Puntos Dignos para Desahogarse". Has obtenido el logro "La Absurda Escritura es
Ahora es Legible".

Los puntos de Frialdad han sido borrados. En las circunstancias actuales, puede usar los
puntos B como moneda de reemplazo para cumplir con los requisitos para dejar caer
elementos clave. ¿Aceptará o rechazará?

Hubo una larga serie de pitidos, llenos de alegría. En cambio, Shen Qingqiu sintió una
consternación sin precedentes.

—¿Hay algún objetivo?

Por supuesto, el Sistema no le respondería. Desde las profundidades de su corazón, Shen


Qingqiu apuntó dos dedos medios hacia la interfaz.

¿Qué tipo de porquería era este Sistema? ¿Cuál era el objetivo?

¿Solo para poder saber exactamente cuán desafortunadas podían ser estas personas?
¿Solo para poder presenciar personalmente las muchas maneras brutales en las que
alguien podía ser arruinado en este mundo?

¿O era para que pudiera volver loco a Luo Binghe?

Todos dijeron que Luo Binghe ya se había vuelto loco. Incluso el propio Luo Binghe se
había reído y admitido que se había vuelto loco.

En la obra original, después de luchar por varios millones de palabras, la espada Xin Mo
que había sido suprimida por Luo Binghe, al final ganó la ventaja aquí, y había corroído la
racionalidad de Luo Binghe.
Esto no fue causado por uno o dos factores, sino más bien por una acumulación gradual de
cosas, antes de que finalmente explotara por completo. Hubo muchas señales antes de
esto, pero Shen Qingqiu nunca se había dado cuenta.

O más bien, nunca había sabido que Luo Binghe realmente se sentía muy inseguro debajo
de la superficie, hasta el punto de que se sentía inferior.

Primero, pensó en Luo Binghe como demasiado malvado, pero después de eso, había
pensado en Luo Binghe como demasiado brillante y fuerte. Cuando miraba hacia atrás,
inicialmente hubo muchas señales de que la espada Xin Mo había comenzado a corroer la
racionalidad de Luo Binghe desde el Templo Zhao Hua.

Luo Binghe, quien acababa de escuchar su propio origen, recibió una gran conmoción. Fue
el momento en el que estuvo más asustado, y se había dirigido hacia Shen Qingqiu,
rogándole a Shen Qingqiu que se fuera con él.

Pero no había tomado la mano de Luo Binghe. En cambio, le dijo a Luo Binghe que se fuera
solo primero. En ese momento, la mente de Luo Binghe comenzó a volverse
extremadamente inestable. Lo que necesitaba no era retirarse de forma segura, sino estar
con Shen Qingqiu. Incluso si terminaba siendo atrapado en el Templo Zhao Hua, incapaz de
escapar; incluso si era atacado por todos en la escena, ¡seguía siendo mejor que decirle
que se fuera solo!

Para Luo Binghe, cuya mente estaba en ese tipo de estado, era lo mismo que el
"abandono".

Era como una repetición de cómo Su Xiyan había tomado el veneno que era mortal para él
en ese entonces.

Tal como Luo Binghe había dicho, no estaba forzando a alguien a elegir un bando. Porque
Luo Binghe creía firmemente, desde lo más profundo de sus huesos, que sabía la
respuesta: al final, habría un día en que Shen Qingqiu lo abandonaría.

Su mente estaba llena de un miedo y ansiedad casi paranoicos hacia cosas que no habían
sucedido. ¿Cómo no se había vuelto completamente loco?

Los pasos de Yue Qingyuan se volvieron cada vez más débiles, y ya casi no podía estar de
pie.

Shen Qingqiu nunca había visto a este líder de secta debilitado hasta este grado. Yue
Qingyuan siempre había sido tranquilo y poderoso. A pesar de que no hablaba mucho y no
era agresivo, era agradable y amable, y también extremadamente fiable, sin pérdida para su
dignidad.

Ahora, no solo era difícil para él siquiera caminar, sino que atípicamente tenía mucho que
decir. Lo más probable es que realmente sentía que no podría aguantar por mucho más
tiempo.
Shen Qingqiu estaba básicamente arrastrándolo hacia adelante. Mientras caminaba, dijo: –
Zhangmen-shixiong, sopórtalo, no debes desmayarte. Todo estará bien muy pronto.

Yue Qingyuan rió con amargura. —Durante todos estos años, nunca has mencionado el
pasado. Solo me has llamado Zhangmen-shixiong. ¿Te has decidido a nunca decir Qi-ge
otra vez?

Los músculos en la mano con la que Shen Qingqiu estaba agarrando la espada se tensaron
gradualmente. Yue Qingyuan quería escuchar a Shen Jiu decir Qi-ge. ¡Pero, él no era Shen
Jiu!

Pulió la fría y detestable energía del Shen Qingqiu original, y se negó resueltamente. —No
lo haré.

¡No podía levantar una bandera de muerte! A juzgar por los programas de televisión y
novelas, los personajes que cumplían sus deseos finales y terminaban de decir sus últimas
palabras, siempre estarían satisfechos y colapsarían de inmediato. Shen Qingqiu dijo
severamente: —No escuché nada de lo que dijiste hace un momento. ¡Sopórtalo hasta que
bajemos!

Yue Qingyuan cerró los ojos y suspiró. —Pequeño Jiu ah...

No lo digas.

No se atrevía a imaginar qué tipo de expresión tuvo Yue Qingyuan en la obra original
después de que Luo Binghe cortara las piernas de "Shen Qingqiu" y las enviara a la Secta
de la Montaña Cang Qiong en una caja bañada en oro. A pesar de que sabía claramente
que era un esfuerzo fútil, aún así entró honorablemente a la trampa de Luo Binghe sin mirar
atrás, hasta que diez mil flechas perforaron su cuerpo.

Inesperadamente, la lealtad de una vida tenía que ser recompensada por muchas cosas.

Yue Qingyuan ni siquiera tuvo tiempo de decirle a "Shen Qingqiu", quien estaba lleno de
resentimiento y había ayudado a Luo Binghe a atraerlo a la trampa solo para arañar un
momento más de vida, la razón por la que no había sido capaz de regresar y rescatarlo ese
año.

¿Por qué no lo dijo antes?

Al igual que él y Luo Binghe, era lo mismo. ¿Por qué no lo dijo antes?

Si no hubiera adivinado y asumido tanto desde el principio, Luo Binghe tal vez nunca se
habría oscurecido de principio a fin. Habría sido ese tierno y tímido discípulo durante el
resto de su vida en la Cumbre Qing Jing.
Incluso si Shen Qingqiu retrocedía diez mil pasos, y no tenía otra alternativa en ese
entonces que empujar a Luo Binghe hacia el Abismo Sin Fin, podría haber logrado su
objetivo utilizando un método diferente. Ni siquiera habría tenido que perder tiempo
pensando en ello. Solo ahora Shen Qingqiu se dio cuenta de que, si hubiera querido que
Luo Binghe bajara, probablemente solo habría necesitado decir una sola palabra y Luo
Binghe habría bajado obedientemente.

Shen Qingqiu nunca había pensado en esta posibilidad. No creía que alguien fuera tan
estúpido, que Luo Binghe fuera tan obediente.

Pero en realidad, él en verdad era así de estúpido, así de obediente.

Después de muchas idas y vueltas, tomaron algunos desvíos y rodearon un gran círculo, y
miró a su alrededor desconcertado. No sabía dónde estaban, y solo podía sentirse
arrepentido y profundamente herido, suspirando: "Si solo lo hubiera sabido antes".

Pero en este mundo, eso no existía.

Después de caminar a través de esta cueva, dos figuras cubiertas de polvo de repente
aparecieron frente a ellos.

En el momento en que vio esas dos redondas y brillantes cabezas calvas, Shen Qingqiu
soltó: —Gran Maestro Wu Chen. Gran Maestro Wu Wang.

El corto y pequeño monje que llevaba al gran y alto monje era precisamente el Gran
Maestro Wu Chen. Había perdido una de sus piernas falsas de madera, y se le era difícil
caminar con una pierna. Tampoco podía liberar sus manos para juntarlas en oración. No
dispuesto a ser descortés, repitió unos cuantos más "Amitabha".

—Amitabha, Señor de la Cumbre Shen, al fin te encuentro. ¿Qué pasó con el Líder de
Secta Yue?

Después de que Yue Qingyuan cerró los ojos, se apoyó pesadamente contra el cuerpo de
Shen Qingqiu. Shen Qingqiu dijo: —Zhangmen-shixiong... se golpeó la cabeza contra una
roca. ¿Qué hay del Gran Maestro Wu Wang?

Wu Chen dijo: —Fue herido por la energía demoníaca de ese Tianlang-Jun y aún no se ha
despertado. La caverna se derrumbó, y esos pocos de la raza demoníaca han desaparecido
por completo.

Shen Qingqiu desenvainó a Xiu Ya y se la entregó. —Gran Maestro, ¿puedo por favor
pedirte que primero tomes a mi shixiong y al Gran Maestro Wu Wang y dejes la Cresta
Maigu en una espada voladora?
Wu Chen, —¿Qué hay del Señor de la Cumbre Shen?

Shen Qingqiu dijo sucintamente: —Mi discípulo, yo me ocuparé de él.

El Gran Maestro Wu Chen dijo solemnemente: —Si el Señor de la Cumbre Shen está
dispuesto a enfrentarlo con calma, eso sería lo ideal.

Shen Qingqiu, —Estoy avergonzado. Pero espero poder resolver este asunto antes de que
genere consecuencias irrevocables. Confiaré Zhangmen-shixiong al Gran Maestro
entonces. Si puedes, una vez que bajes, entrégaselo a Mu-shidi de la Cumbre Qian Cao lo
más rápido posible. Estoy extremadamente agradecido.

Wu Chen bajó a Wu Wang y se llevó a Xiu Ya. Se inclinó correctamente antes de decir de
repente: —Xin Mo se levantó por culpa de una obsesión.

Shen Qingqiu estaba sorprendido. —¿El Gran Maestro quiere decir que, si deseo
deshacerme de Xin Mo, debo romper la obsesión?

Pero Wu Chen negó con la cabeza. —Si puede ser rota, entonces esa no sería una

obsesión.

—Eso también es lo que pensé. —Shen Qingqiu devolvió la inclinación y se giró.

¿Quién le dijo que fuera la obsesión de Luo Binghe?

Capítulo 80: Elemento clave


El interior de la Cresta Maigu se había derrumbado hasta que fue todo un desastre.
Inicialmente, había cientos de miles de cuevas interconectadas que se extendían en todas
direcciones, pero ahora, la mitad de ellas se había desmoronado debido al terremoto. Cada
rincón y grieta estaba bloqueado por rocas caídas.

Shen Qingqiu tuvo dificultad para navegar a través de ellos.

De repente, una débil aura demoníaca emanó de entre una pila de rocas gigantescas y
arqueadas.

Shen Qingqiu gritó inconscientemente: —¿Luo Binghe?


No podría ser Luo Binghe, inmovilizado por el sello de Yue Qingyuan, aplastado debajo de
ellas, ¿no?

Brincó encima y levantó la capa superior del pedazo de piedra para revelar dañadas
escamas verdes debajo. Piedras grandes y pequeñas rodaban con cada débil subida y
bajada de esas escamas verdes.

La forma de serpiente de Zhuzhi-Lang estaba enroscada en una pequeña fortaleza


impermeable y protectora alrededor de Tianlang-Jun, quien yacía ileso en el medio.

La desintegración del cuerpo de Tianlang-Jun era aún más severa ahora. Su cabeza lucía
como si pudiera caerse en cualquier momento. Abrió los ojos y miró a Shen Qingqiu, incluso
estando de humor para saludarlo, —Señor de la Cumbre Shen.

Shen Qingqiu preguntó: —¿Cómo les va a los dos?

Tianlang-Jun respondió: —Yo estoy acostumbrado a esto. Zhuzhi-Lang, no muy bien.

Ciertamente, no estaba en buen estado.

La luz en sus dos grandes pupilas amarillas, la cual solía destellar brillantemente como un
par de linternas, había comenzado a opacarse, aunque seguía teniendo espíritu dentro.
Muchas de las escamas verdes en su cuerpo se habían caído y había zonas rojas y negras
sobre el cuerpo–estaba cubierto de heridas por todas partes.

Shen Qingqiu ayudó a empujar el pedazo de roca que estaba sujetando su cola y encontró
a Zheng Yang aún clavada en su cuerpo. Extendió las manos, agarró la empuñadura de la
espada y la sacó. El daño causado por la pérdida de sangre no era nada para los demonios;
por el contrario, Zheng Yang estaba rebosante de energía espiritual, e incrustarla en su
cuerpo había causado un daño aún más grave.

Tianlang-Jun dijo: —¿No que el Señor de la Cumbre Shen no es muy aficionado de


prestarle atención?

Shen Qingqiu dijo: —¿Quién dijo que no le di atención? Es solo que a veces hay falta de
comunicación. Él... ¿cómo está?

Tianlang-Jun usó el resto de su arruinado brazo para "acariciar" esa cabeza de serpiente
triangular. No respondió, pero replicó con una pregunta: —¿Qué piensas hacer después?

Shen Qingqiu respondió: —Destruir la espada, por supuesto.

Tianlang-Jun dijo: —Xin Mo ya ha consumido la mente de Luo Binghe y ahora es una con
él. ¿Destruir la espada ahora no es lo mismo que matarlo?

Shen Qingqiu dijo resueltamente: —Entonces pensaré en otra forma.

Tianlang-Jun preguntó: —¿Incluso si es demasiado tarde para evitar la fusión de ambos


mundos?

Shen Qingqiu inhaló y dijo con impaciencia: —...¡Entonces que así sea! Haré lo mejor que
pueda. Hablaremos del resto cuando llegue el momento.
Al fin, Tianlang-Jun volvió a reír. —Señor de la Cumbre Shen, realmente eres alguien
extraño. Usando las palabras de ustedes, humanos, profesas no albergar sentimientos y sin
embargo, sí los hay[1]. En esto está la verdad de tus acciones hacia Zhuzhi-Lang, y más
aún hacia mi hijo.

Soltó un suspiro otra vez y lamentó: —Como era de esperar, sigo sin poder odiar a los
humanos.

En serio, sin importar lo extraño que sea yo, tú ganas con creces cuando se trata de ser
extraño. Shen Qingqiu no pudo continuar con la conversación, y en cambio preguntó: —
¿Dónde está Luo Binghe? ¿Lo has visto?

Tianlang-Jun preguntó con curiosidad: —¿Pensé que el Señor de la Cumbre Shen sabía?
¿No está siempre detrás de ti?

De inmediato, los ojos de Shen Qingqiu se ensancharon. Con los pelos de punta, giró la
cabeza lentamente.

Efectivamente, Luo Binghe estaba parado detrás de él, mirando fijamente su espalda.

No había modo de saber exactamente cuándo había comenzado a estar parado ahí.

O, en otras palabras, cuándo había comenzado a seguir a Shen Qingqiu.

Luo Binghe sonrió. —Shizun, entrégame la espada

Manteniendo su compostura, Shen Qingqiu levantó la espada Xin Mo.

—Puedes venir y conseguirla.

Luo Binghe dio un paso hacia él y de repente se detuvo en seco. Las comisuras de su boca
se contrajeron y sus hombros temblaron.

Shen Qingqiu apuntó la espada frente a él y preguntó: —¿Qué pasa?

Luo Binghe apretó los dientes y refunfuñó, —...Piérdanse.

Antes de que Shen Qingqiu pudiera reaccionar, Luo Binghe presionó su sien con una mano,
lanzó un violento puñetazo con la otra y gritó: —¡Todos ustedes, piérdanse! No lo molesten.
¡¡¡Lárguense!!!

Esto no estaba dirigido a él, y el golpe no aterrizó sobre él, sino que rozó a Shen Qingqiu y
destruyó una parte de la pared de la cueva–la cual ya estaba llena de melladuras para
empezar.

Tianlang-Jun puntualizó útilmente, —Alucinaciones de Xin Mo.

No hace falta decir que Shen Qingqiu también podría, más o menos, descubrirlo él mismo.
Luo Binghe obviamente parecía haber visto algo que otros eran incapaces de ver. Estaba
atacando con la energía espiritual y demoníaca en sus manos al espacio a su lado de una
manera frenética, inmerso en una batalla con oponentes que nunca existieron. La montaña
volvió a temblar, y piedras cayeron en pedazos. Shen Qingqiu miró a los dos hombres en el
costado; podrían ser descritos perfectamente como el viejo y el débil, el enfermo y el
discapacitado. Gritó: —¡Binghe, ven aquí!

Luo Binghe tenía una expresión vacía en su rostro: no obstante, seguía siendo muy
obediente y lo siguió como se esperaba.

El que lideraba en el frente se movía rápido como el viento, mientras que el que lo seguía
era como un alma errante, sin embargo, mantenía su velocidad y jamás se quedó atrás.
Justo en este momento, el Sistema anunció: Puntos de Ira de Luo Binghe: 300. Al
multiplicar el factor de Xin Mo por 10, el valor actual es 3000.

Shen Qingqiu gritó: —¿Dónde está el elemento clave? ¡¿No puedes sacarlo rápido?!

¡El jade de Guanyin! ¡El colgante de jade! ¡Sácalo rápido!

Sistema: Hola, en estos momentos, la liberación del elemento clave está cargando. Se
recomienda que utilice otras herramientas por ahora.

Shen Qingqiu, —¡Cargando mis-! ¡Qué otras herramientas hay, muéstramelas! Sistema:
Amable recordatorio: el paquete del Pequeño Empujador de Escenario:

Edición de Lujo que ha comprado previamente sigue sin ser utilizado.

Shen Qingqiu se detuvo abruptamente.

A decir verdad, aún tenía que descubrir qué diablos era este "Pequeño Empujador de
Escenario" y cómo funcionaba. Pero, a juzgar por esa experiencia de consumidor que tuvo,
parecía ser–¡bastante útil!

Shen Qingqiu crujió los dientes y dijo: —...¡Procede!

Muéstrame de qué está hecha esta edición de lujo. ¡Venga!

Acababa de presionar el botón de confirmación cuando, otra vez, el suelo cedió debajo de
él.

En el camino hacia abajo, Shen Qingqiu solo tuvo un pensamiento: Qué estafa, tanto para
un "empujador"–¡maldita excavadora[2]!

Cayó y se deslizó al cabo de un rato, y arriba de él, las rocas llegaban como torrentes. Pero,
ni un solo pedazo de las rocas que caían lo golpeó.

Alguien estaba recibiendo los golpes por él.

Luo Binghe estaba delirando, y su mente estaba en una niebla, pero en el momento de la
verdad–seguía usando instintivamente su propio cuerpo para protegerlo de las rocas
derruidas.
Con un solo empujón de revés, quitó un pedrusco que se había estrellado contra su
espalda. Estaba inconsciente de la presión mientras bajaba la cabeza para mirar
inexpresivamente a Shen Qingqiu; hubo un fugaz momento de claridad en sus ojos, pero
con un pestañeo, fue abruptamente reemplazado por confusión.

El símbolo rojo oscuro en su frente se estaba extendiéndo en un patrón a lo largo de toda


su cara blanca como la nieve, incluso extendiéndose hacia su cuello. Xin Mo, que había
caído a un lado, estaba brillando y apagándose incesantemente en un color púrpura en
medio de una nube negra de energía, como si palpitara en conjunto con la marca en él.

Luo Binghe murmuró, —¿Shizun...?

Shen Qingqiu respondió con un "mhm" afirmativo. Al ver sangre fresca fluyendo por la frente
de Luo Binghe, su voz trepidó un poco.

Luo Binghe preguntó: —Shizun, ¿en serio eres tú?

—...Mhm.

—¿Es de verdad esta vez? Te fuiste con ellos antes, ¿cierto? Te vi.

Shen Qingqiu respondió: —No me iré.

Luo Binghe se inclinó lentamente, hundió la cara en la grieta de su cuello, y susurró: —


Shizun, me duele. Me duele la cabeza.

Esta manera de hablar era como el lloriqueo de un niño mimado, sin embargo, también
parecía que le dolía mucho. Shen Qingqiu estiró lentamente sus brazos y los colocó
alrededor de la parte de atrás de sus hombros. Dándole unas palmaditas con suavidad, lo
persuadió como si estuviera calmando a un niño: —Sé bueno. Pronto ya no dolerá más.

Luo Binghe preguntó: —Si soy bueno, ya no dolerá, ¿y entonces Shizun nunca más me
dejará solo?

Shen Qingqiu dijo: —El dolor desaparecerá muy pronto.

Luo Binghe dijo en voz baja: —No lo creo.

De repente, montó en cólera y rugió: —¡No lo creo! ¡No lo creo!

Al verlo tener una rabieta de nuevo, Shen Qingqiu lo agarró por los hombros, elevó su torso
valerosamente y levantó la cabeza.

Algo estaba mal con el ángulo. Dolió cuando sus dientes chocaron. Con su boca bloqueada,
los ojos estupefactos de Luo Binghe seguían estando totalmente abiertos. Parpadeó una
vez, luego una segunda vez.

Los ojos de Shen Qingqiu también estaban totalmente abiertos. El mirarse fijamente y
ojiabiertos el uno al otro de esta manera, le dio una sensación extremadamente extraña.
Después de mirarse fijamente el uno al otro por un rato, ninguno cerró los ojos.

Así que solo pudo ceder y cerró los ojos primero. Sus pestañas temblaron, y profundizó el
beso.

Hablando honestamente, este tipo de colisión, donde su boca y sus dientes estaban tan
doloridos que se sentían adormecidos, simplemente no puede ser llamado besar–solo
puede ser llamado mordisqueo.

Pero obviamente, Luo Binghe estaba muy feliz de mordisquear por todas partes los labios
de Shen Qingqiu, como si estuviera comiendo un dulce. Su respiración se volvió cada vez
más urgente, y de repente empujó a Shen Qingqiu hacia atrás y lo presionó contra el suelo.

Con un sonido de desgarro, la prenda exterior de Shen Qingqiu fue rasgada en pedazos.

El resto de la ropa fue despojada por el mismo Shen Qingqiu. En medio del acto de rajarla,
sus pantalones fueron bajados hasta las rodillas y la última camiseta que le quedaba, que
había estado cubriendo holgadamente su torso, se deslizó de sus suaves y redondeados
hombros.

Luo Binghe pasó su mano a lo largo del cuello y deslizó su mano, toqueteando. Estaba
ardiendo por todas partes, era incluso peor que esa vez en el Mausoleo Sagrado. Su mano
amasó con fuerza la piel de Shen Qingqiu.

Estaba ardiendo, dolorido, nervioso.

Shen Qingqiu sabía lo que venía. Ya había tomado una decisión y estaba listo. Giró su
cuerpo conscientemente, con la espalda hacia Luo Binghe.

Aunque no tenía experiencia en este tipo de cosas, había oído que era más fácil entrar de
espaldas si es que era la primera vez. Pensó que esta postura era algo deshonrosa, pero no
se preocupó demasiado por eso. Su intención original era que a Luo Binghe le resultara
más conveniente el sexo con él, pero quien sabía que, desvergonzadamente, sería girado
de nuevo.

Luo Binghe se colocó entre sus piernas, observando atentamente su rostro.

Estaban a solo unos centímetros de distancia, sus respiraciones calientes entrelazándose.

Un objeto caliente fue apoyado contra la seca abertura en la parte inferior de su cuerpo; su
diámetro era algo aterrador, como una abultada bola de algo.

Debido a que la parte delantera estaba ligeramente húmeda, su estrecha abertura fue
capaz de adentrar un poco de ella.

Luo Binghe no se precipitó dentro de inmediato. Estaba aturdido, pero seguía insistiendo en
contemplar fijamente la cara de Shen Qingqiu; poco a poco, llovió pequeños y suaves besos
en las mejillas de Shen Qingqiu. Shen Qingqiu era inicialmente un manojo de nervios, pero
debido a este acto inconsciente, se relajó un poco.

Se relajó demasiado pronto.

Shen Qingqiu finalmente experimentó lo que se sentía ser partido vivo desde el medio.

Se volvió loco de dolor, pateando sus piernas en retirada. Luo Binghe se sujetó a su cintura
y lo arrastró de regreso, raspando su espalda contra las ásperas rocas y punzando su
carne.

El estallido de dolor en este preciso momento hizo que la mente de Shen Qingqiu se
quedara en blanco.

Luchó violentamente como un pez moribundo fuera del agua. Pero cuanto más luchaba,
más emocionalmente inestable se volvía Luo Binghe; sus ojos rojos, su respiración
desordenada, su pensamiento nublado... ¡En todo lo que podía pensar era en aferrarse a
Shen Qingqiu y zambullirse hasta el final!

La parte más gruesa de la punta, la cual estaba conectada a una larga asta, ya estaba
enterrada dentro de él, presionando fuertemente sus órganos internos. Shen Qingqiu apoyó
su mano contra el pecho de Luo Binghe, pero su cintura estaba siendo retenida en el lugar,
sus piernas estaban presionadas contra su propio pecho, y sus caderas estaban tan
altamente levantadas que no podía evitar que su pared intestinal fuera abierta por completo.

Ahogó un grito, se relajó todo lo que pudo y abrió las piernas, dejando que Luo Binghe lo
metiera todo hasta el hueco más profundo.

Una vez enterrado en lo profundo, fue como si estuviera siendo penetrado por un clavo
abrasador y clavado vivo a una roca. Luo Binghe, luciendo como si al fin hubiera encontrado
algo de sensación de seguridad, agarró a Shen Qingqiu por el pelo y lo jaló hacia arriba en
un beso.

El dolor en su cuero cabelludo podía ser pasado por alto, pero el cambio de posición le dio a
Shen Qingqiu la horrible impresión de que sus órganos internos habían sido desplazados; la
abertura en su parte trasera se estaba retorciendo incontrolablemente. Inconsciente de esto,
Luo Binghe no mostró restricción.

Sintiéndose vigorizado, comenzó a empujar adentro y afuera sin piedad.

Sus acciones eran rápidas y salvajes. Después de cientos de empujones con velocidad
alternada y profundidad variable, Luo Binghe al fin fue capaz de entrar repetidamente en él
sin obstáculos.

El sonido del pa pa pa, mezclado con un sonido acuoso y de chapoteo, retumbaba


incesantemente en sus oídos.

Los ojos de Shen Qingqiu estaban llenos de lágrimas.


Duele.

Por Dios, duele.

Temblaba de dolor, pero no olvidó lo que tenía que hacer en este punto crítico. Al transferir
su energía espiritual, guió la turbulenta energía demoníaca dentro de Luo Binghe hacia su
propio cuerpo.

Este método era espantosamente estúpido, pero también era extremadamente efectivo. La
fuente de la energía demoníaca de Xin Mo era Luo Binghe–si se separaba y le transfería
algo de esta energía, entonces la Cresta Maigu naturalmente dejaría de desplomarse
debido a una falta de poder.

La pared de carne de su interior se estremeció al encerrar ese objeto que estaba


embistiendo adentro y afuera implacablemente; ningún hombre ha explorado este territorio
antes, y la trituración causaba que la tierna carne de la pared ardiera y se hinchara. Al
principio, el paso era difícil, pero después de los estallidos de férvido dolor, los músculos
intestinales se humedecieron gradualmente, con la sangre y las secreciones intestinales
suavizando el camino para el coito.

En la oscuridad, el olor a sangre impregnaba el aire. Los sonidos del reprimido jadeo
agonizante y la carne golpeando carne, todo era aún más vívido.

Luo Binghe estaba muy inmerso en esto mientras se aferraba tercamente a Shen Qingqiu y
daba empujoncitos contra la frente de Shen Qingqiu con sus mejillas. Él era una imagen de
obediencia y aflicción, pero lo mismo no podía ser dicho para la vista de abajo, que casi
podía ser descrita como brutal.

Shen Qingqiu fue abrazado tan fuerte que tenía dificultad para respirar. Los cinco dedos de
su mano derecha sacaron sangre cuando los enterró en el suelo rocoso.

Incluso su aliento se entrecortó varias veces antes de arreglárselas para jadear por aire.

No podía soportarlo más.

Realmente no podía soportarlo más.

Justo cuando se sintió mareado y su visión se oscureció, una tenue luz blanca brilló.

Con un crujiente y nítido sonido de "ding", aterrizó en los desnudos hombros de Shen
Qingqiu.

Luo Binghe se mostró cauteloso y levantó los ojos para mirar–en esa fracción de segundo,
estuvo momentáneamente en trance.

Y luego, sus pupilas se encogieron. Las imágenes que antes eran borrosas se
superpusieron gradualmente una sobre la otra, volviéndose cada vez más claras.

Bajó lentamente la cabeza y el color se drenó de su rostro.


Shen Qingqiu estaba tumbado debajo de él. Su ropa estaba toda rasgada. Sus piernas
estaban temblando y no se cerraban. Sus ojos estaban terriblemente rojos. Lucía como si
fuera a tomar su último aliento en cualquier momento.

Luo Binghe extendió una mano para tocarlo, pero se arrepintió y se congeló en el aire.
Murmuró: —...¿Shi... zun?

Finalmente, al escuchar a Luo Binghe dirigirse a él como "shizun" en su forma habitual,


Shen Qingqiu pareció como si hubiera sido revivido y jadeó por aire. Solo que este jadeo
por aire fue tomado tan laboriosamente que sonó como un sollozo en su lugar.

Luo Binghe estaba aturdido. —Shizun... ¿Qué hice?

Shen Qingqiu inicialmente quiso aclararse la garganta, aligerar el estado de ánimo

y decir: No hiciste nada a excepción de hacérselo a tu shizun, eso es todo. Al final, no logró
aclararse la garganta, sino que tosió un trago de sangre en su lugar.

Ambos casi se murieron del susto con este trago de sangre.

Shen Qingqiu ni siquiera había derramado una lágrima cuando Luo Binghe se largó a llorar.
Sus lágrimas gotearon sobre las mejillas de Shen Qingqiu y se deslizaron por sus
contornos.

Shen Qingqiu solía temer que las mujeres llorasen, pero ahora, lo que más temía era que
Luo Binghe llorara. Ignorando el dolor en su parte trasera, limpió la cara de Luo Binghe y lo
consoló como si estuviera persuadiendo a un niño. —No llores.

Las lágrimas de Luo Binghe rodaron por sus hombros como perlas cayendo de una cuerda
rota. No sabía qué hacer mientras abrazaba a Shen Qingqiu y sollozaba:

—Shizun, no me odies... No sé... No quise hacerte daño... ¿Por qué no me apartaste; por
qué no me mataste?

Shen Qingqiu palmeó esporádicamente su espalda. —Este maestro sabe. Este maestro
está dispuesto.

Mientras lo persuadía, sintió una ilimitada sensación de desolación.

Al que le explotaron la cereza fue a él, ¿de acuerdo? ¿Por qué el que hizo estallar su
cereza estaba llorando aún más fuerte que él? ¿Por qué el que fue follado aún tenía que
darse vuelta para consolar al que lo folló?

¡Dale un respiro! ¡Un Luo Binghe desflorado era simplemente e incluso más difícil de
aplacar que una doncella desflorada!
Shen Qingqiu dijo con resignación: —Entonces... sácalo primero...

Las lágrimas de Luo Binghe seguían colgando de sus pestañas. Sin tener en cuenta su
timidez o el hecho de que todavía no había terminado con el desahogo, se retiró con
cuidado.

Miró fijamente la trágica imagen que había entre las piernas de Shen Qingqiu, su rostro
volviéndose cada vez más blanco. Aún así, enderezó atentamente la camiseta de Shen
Qingqiu y le cubrió el cuerpo con su propia túnica exterior.

Shen Qingqiu tampoco se atrevió a mirar la parte inferior de su cuerpo. Muy lento, cerró las
piernas. Mientras lo hacía, los músculos de su cara se contrajeron un poco. Hizo lo mejor
que pudo para ocultar el dolor en su semblante.

Con el fin de desviar la línea visual y atención de Luo Binghe, Shen Qingqiu extendió una
mano para levantar el jade de Guanyin a un lado e hizo un gesto a Luo Binghe para que
bajara la cabeza.

Luo Binghe tartamudeó: —Pensé... pensé que había desaparecido hace mucho tiempo...
Pensé que nunca lo volvería a encontrar...

Shen Qingqiu lo ayudó a ponerse la cuerda roja alrededor del cuello y le dijo:

—Mantenlo a salvo de ahora en adelante. No lo pierdas más.

Luo Binghe preguntó con vacilación: —En ese momento, fue Shizun quien me ayudó a salir
de un aprieto. ¿Podría ser que, a partir de ese momento, Shizun siempre lo ha... ha
mantenido a su lado?

Había estado siempre almacenado en el inventario del Sistema, decir que siempre lo había
mantenido consigo no era exactamente incorrecto. Con este razonamiento, Shen Qingqiu
asintió débilmente con la cabeza.

Las manos de Luo Binghe se apretaron a su alrededor. Mientras lloriqueaba, de repente


notó que los patrones en su brazo se estaban desvaneciendo rápidamente. Su frente y
mejillas, que estaban ardiendo, también se estaban enfriando con rapidez.

Preguntó con asombro: —¿Qué estás haciendo?

Shen Qingqiu lo abrazó con fuerza, atrapando a Luo Binghe en sus brazos para que no
pudiera moverse. Murmuró: —Nada. Te lo dije, pronto no dolerá más. Se bueno, no te
muevas.

La voz de Luo Binghe se quebró cuando preguntó: —Shizun, ¿vas a usar tu propio cuerpo
para alejar la energía demoníaca de Xin Mo como la última vez?

La "última vez" de la que hablaba se refería a la vez en que Shen Qingqiu se autodestruyó.
Eso ciertamente había echado una gran sombra sobre él. Shen Qingqiu respondió: —Es
diferente de esa otra vez.
Luo Binghe apretó los puños y dijo con su voz temblorosa: —¿Cómo es diferente? Shizun,
¿por qué me estás tratando de esta manera? ¡Por otros, incluso irías tan lejos como para
hacer lo mismo otra vez! ¿Crees que yo... seguiría siendo capaz de verlo ocurrir de nuevo
con mis propios ojos? Debería haber sabido hace mucho tiempo que nadie me elegiría y
que preferirían abandonarme e irse...

Shen Qingqiu dijo severamente: —¡Luo Binghe, escucha!

Efectivamente, Luo Binghe escuchó obedientemente con lágrimas en sus ojos. Shen
Qingqiu dijo: —Su Xiyan arriesgó su vida para darte a luz. Luo Binghe ah Luo

Binghe, piénsalo, siendo el tipo de persona que es el Viejo Maestro del Palacio, ¿le habría
dado a su discípula alguna medicina suave?

—Eso definitivamente tenía que ser algo que es fatal para los demonios. Si ella realmente
hubiera perdido el corazón, aceptado su destino y tomado la medicina, incluso si no mueres,
¿cómo hubieras sido capaz de crecer así de grande, sano y salvo?

Los hombros de Luo Binghe trepidaron. Shen Qingqiu continuó, articulando cada palabra: —
Si yo estuviera en sus zapatos, no dudaría en tomármela sin importar cuán letal sea. Luego,
después de escapar de la prisión de agua, la absorbería toda en mi propio cuerpo.
Independientemente de cuán agonizante y horroroso sea el proceso, independientemente
del precio a pagar, independientemente de si sería una muerte dolorosa, nunca permitiría
que este niño sufriera algún daño.

—Así es como lo veo yo. Puedes tomarlo como una simple interpretación, porque no hay
nadie que pueda decirte lo que Su Xiyan estaba pensando antes de dar su último aliento.
Pero si ella realmente te viera como una desgracia, no necesitaba hacer nada más. Podría
solo haberte bajado al Río Luo en los días más fríos del año, en un severo y congelado
paisaje. ¿Cómo podrías siquiera sobrevivir?

—O tal vez, no estaba dispuesta a renunciar a su puesto como discípula principal en el


Palacio Huan Hua, con toda la gloria y el futuro prometedor que tenía, y siguió engullendo
cada veneno nuevo enviado por el Viejo Maestro del Palacio. No habría necesidad de huir y
esconderse patéticamente de la persecución de los discípulos del Palacio Huan Hua;
tampoco tenía que quitarse la túnica externa y envolverla alrededor tuyo después de darte a
luz completamente sola en un bote desolado; tampoco necesita usar lo último de su fuerza y
energía para ponerte en una jofaina de madera y empujarte a un lugar seguro... Ni siquiera
necesitas esperar que alguien te salve, ya que ya te habrías convertido en un alma errante
que encontró su glacial final en el Río Luo.

—Ahora que estás parado aquí, sano y salvo, ¿cómo puedes aferrarte a las palabras de los
demás y creer que tu madre era realmente tan despiadada y cruel que de verdad no te
quería?

Después de decir su parte en un santiamén, Shen Qingqiu se sintió sofocado y percibió la


energía demoníaca fluyendo a voleo en sus extremidades y huesos. Utilizó su fuerza
restante para agarrar a Luo Binghe por la muñeca.

—Canalizar la energía malévola de Xin Mo no se debió a ninguna otra persona ni a ninguna


otra cosa. Fue todo por ti.
—Yo... no tengo ningún deseo de ver a un Luo Binghe que ha caído en las garras de Xin
Mo, con su mente tan retorcida que sería eternamente perseguido por fantasmas por el
resto de su vida.

—Lo que este maestro espera de ti es que estés vivo, racional y fuerte.

Luego continuó en un susurro: —Entonces, deja de decir que nadie te quiere, o que nadie
nunca te elegiría.

Luo Binghe se arrodilló a su lado. Sus párpados ya no podían soportar más el peso de sus
lágrimas y caían libremente, como un niño que ha sufrido demasiada injusticia.

Todo el tiempo, era simplemente un niño. Caminó solo en esta tierra, corrió en la oscuridad
y cayó innumerables veces. Nunca pidió mucho y, sin embargo, nunca logró aferrarse a los
pocos que deseaba. Si hubiera sabido esto, pensó Shen Qingqiu, definitivamente...
definitivamente...

Pero como se dijo anteriormente, en este mundo, en realidad nunca existió tal cosa como
"si hubiera sabido".

De repente, Luo Binghe soltó una carcajada. Una de sus manos agarró la mano de Shen
Qingqiu y la puso sobre su rostro, mientras que la otra cogía a Xin Mo del suelo.

La hoja de la espada, la cual estaba rodeada de luz púrpura torbellina, dejó escapar un
chirrido que sonó como un estridente grito. El sonido de algo rompiéndose en pedazos
reverberó en sus oídos.

—Shizun, sé por qué dices tanto.

Luo Binghe lo miró y levantó las esquinas de su boca.

—Pero, si Shizun, el único en este mundo que tiene este tipo de expectativas en mí, se ha
ido, entonces... ¿cuál es el sentido de que yo esté vivo, racional y fuerte?

El calor de Luo Binghe parecía haberse extendido hasta él. Shen Qingqiu se sintió un poco
mareado.

En un estado atontado, ya casi no podía oír la voz de Luo Binghe, y mucho menos detener
su acto suicida de destruir su espada. Pensó vagamente, entonces que así sea.

"Morir juntos" también significaba estar "juntos".

No parecía ser tan malo.

Pero hubo una voz que aún pudo ser escuchada claramente.

Felicitaciones, ha obtenido la puntuación específica para los distintos atributos y su cuenta


ha sido actualizada a usuario VIP Junior. ¿Puedo preguntarle si desea activar la función
avanzada de "Autosalvación"?

Glosario:
[1] Profesas no albergar sentimientos y sin embargo, sí los hay: , lit. "dices ser
insensible y sin embargo, estás enamorado". Una línea del poema "Zhuzhi Ci" del poeta y
filósofo Liu Yuxi de la dinastía Tang, quien lo basó en una canción popular.

El poema trata sobre los sentimientos encontrados de una joven doncella que no está
segura de si el caballero que le gusta corresponde sus sentimientos, hasta que lo escucha
cantar lo que siente por ella. En ese momento, el clima se encontraba disparejo, soleado a
un extremo y lluvioso en el otro, lo que llevó a nuestra doncella a igualar los sentimientos
con el clima.

Este poema es famoso por su doble significado, o juego de palabras. Los dos caracteres y
tienen el mismo tono. Pero, significa "justo/hablar sobre el clima" y significa
"sentimiento/hablar sobre el amor".

Más información: http://www.ebridge.cn/new/languages/lan.php?sno=442

[2] Excavadora: Es un término usado en la subcultura de ACGN (Animation, Comic,


Game and Novel) para referirse a un personaje masculino que va presionando (hacia abajo)
varios personajes femeninos para el pa pa pa.

Capítulo 81: La historia comienza


"Camino del Orgulloso Demonio Inmortal" era una una novela de semental de fantasía
masculina. El gran autor Avión Disparando Hacia el Cielo la había definido claramente como
tal desde un principio.

Shen Qingqiu era ampliamente conocido por ser un desvergonzado hombre heterosexual.
También se había definido claramente como tal desde el momento en que nació.

Entonces, cuando Shen Yuan abrió por primera vez este libro de calidad

asombrosamente alta llamado "Camino del Orgulloso Demonio Inmortal", el cual incluso
había superado sus propios estándares del estilo, si alguien le hubiera dicho que: Ah, vas a
hacer cosas gays con el protagonista masculino de esta novela, y lo que es más, tú eres el
que se va a acostar y entregar a él para que te lo haga... definitivamente habría tomado los
cincuenta volúmenes físicos gruesos como ladrillos de "Camino del Orgulloso Demonio
Inmortal" y mostrado a la otra persona lo que significaba que sus sesos salieran disparados.

Ahora, flotaba en la dimensión vacía por la que había pasado cuando entró por primera vez
en este mundo, mientras escuchaba el familiar acento de Google Traductor del Sistema que
se extendía por todo el espacio, al igual que siempre.

Hola. Debido a su entusiasta dedicación y su cooperación enérgica, cada valor ya ha


alcanzado el estándar mínimo necesario para un ascenso.
Es un gran honor para el Sistema informarle que ya ha sido ascendido a usuario VIP Junior.
En esta instancia, se le recuerda especialmente que los usuarios VIP pueden habilitar la
función avanzada de "Autosalvación".

En las circunstancias en las que sus puntos de Vida caigan a su valor más bajo posible,
puede recuperarse a salud plena una vez.

¡Resucitado con salud plena!

Este tratamiento VIP era en realidad muy jodidamente amable.

Shen Qingqiu dijo: —Um, sobre eso. ¿Puede esta función de Auto-Salvación solo ser usada
una vez? ¿Solo puedo usarla en mí?

El Sistema: Correcto.

Shen Qingqiu pensó instantáneamente en un problema muy grave. Primero había extraído
la mayoría de la energía demoníaca del cuerpo de Luo Binghe. Incluso si destruía la espada
Xin Mo ahora, no debería afectar en gran medida a Luo Binghe.

Pero inicialmente, había pensado que estaba más o menos jodido, por lo que ese niño
había sollozado y dicho que moriría junto con él. Si usaba la función de Autosalvación
ahora, ¡más vale que Luo Binghe no lo siga tontamente y se mate!

Shen Qingqiu preguntó apresuradamente: —¿Qué hay de Luo Binghe? ¿Cómo está él
ahora?

El Sistema: En este momento, no tiene la autoridad para consultar sobre asuntos


relacionados con la fuente de toda la energía. ¿Desea examinar sus logros pasados?

¡Ya era un VIP, entonces por qué no podía consultar sobre ello! Shen Qingqiu estaba lleno
de ansiedad, pero si su autoridad no era suficiente, entonces no era suficiente; si no podía
preguntar, entonces no podía preguntar. Sin importar cuán ansioso estuviera, era inútil. El
Sistema insistió: ¿Desea examinar sus logros pasados?

Parecía que no tenía más remedio que verlos. Shen Qingqiu agitó su mano. —Sí, sí, sí.
¡Date prisa!

Junto con un repique de BGM jubilosa, el Sistema desenrolló lentamente una lista de logros
como si abriera un pergamino:

El número de minas terrestres evitadas estuvo por encima de veinte, eliminando la etiqueta
"Minas Terrestres que Llueven como un Rayo", ganando la medalla de "Bastantes Puntos
de Tsukkomi".
El valor más alto que alcanzaron sus puntos B anteriores fue más de 5000, ganando la
medalla de "La Absurda Escritura es ahora Legible".

Ha habido al menos tres arrebatos extremadamente melodramáticos, ganando la medalla


de "Torrente de Maltrato".

Las insignificantes tramas secundarias que inundaban la trama principal han sido
eliminadas, ganando la etiqueta "Inigualable Dios del Agua".

Los personajes ocultos han sido enmendados, y el relleno básico de agujeros ha sido
completado, eliminando la etiqueta "Enormes Agujeros Argumentales en Todas Partes".

El valor total de los puntos de Frialdad ha superado el máximo permitido, ganando la


medalla de "No es una mala Frotada[1]".

Ha logrado el estándar recomendado por el Sistema. En resumen: una historia de amor


sobre un chuunibyou que quiere destruir el mundo.

Cuando Shen Qingqiu vio esa línea: —...

No había manera de contraatacar en absoluto [ondea, adiosito]. Si lo pensaba con cuidado,


efectivamente era cierto que desde que entró en esta historia, "Camino del Orgulloso
Demonio Inmortal" se desvió inconscientemente de ser una immoral novela de semental de
fantasía masculina a una historia de amor puro llena de victorias y pérdidas centradas en
torno a un loco virgen enredado con el melodrama.

Mientras Shen Qingqiu contemplaba fijamente esa fila de medallas brillantes, de repente
notó que había un pequeño símbolo "" rosa en la esquina superior izquierda de la lista de
logros.

Sabía que el símbolo representaba lo masculino, mientras que representaba lo femenino,


por lo que sintió que era un poco extraño. —¿Qué significa este símbolo?

El Sistema: Indica que los diversos logros adquiridos en la lista, son todos condecoraciones
con una inclinación femenina.

Shen Qingqiu: —...Bromeas, cierto.

El Sistema: La clasificación del género de "Camino del Orgulloso Demonio Inmortal" ya ha


sido modificada.

Espera un segundo. ¡Por qué ahora estaba orientado a las mujeres!

¡No es de extrañar que este tipo de trama extraña y melodramática pueda en verdad ganar
tantas medallas! Resulta que ya había sido reclasificada como orientada a las mujeres, ¡¿y
ahora estaba siendo calculada de acuerdo con los estándares de las obras orientadas a
mujeres?!

Además, por qué el género orientado a las mujeres tiene una medalla de "No es una Mala
Frotada". ¡¡¡Qué tenían ellas para frotar!!!
¡¿Podría ser que el principal punto final iba a ser reclasificado para convertirse en uno
orientado a las mujeres?!

Shen Qingqiu, quien se había enterado de la verdad, al fin roció ese trago de

sangre vieja que se había tragado desde el mismísimo primer día que transmigró, todo el
tiempo hasta ahora.

Como resultado, un denso círculo de cabezas lo rodeó por completo de una vez.

Todos, Ning Yingying, Ming Fan, Qi Qingqi, Mu Qingfang y un montón de otras personas
estaban amontonados junto a su cama, todos hablando por encima del otro, diciendo cosas
como "Oh no, Shizun vomitó sangre, se va morir Shizun" y "No morirá, una vez que la
sangre haya salido, estará bien". Unas sombrías y frías paredes de piedra que estaban
ligeramente húmedas los rodeaban, así como dos pequeñas velas.

Shen Qingqiu logró distinguir que esta era una cueva espiritual antes de que los ecos lo
atravesaran, haciendo que su cabeza zumbara de dolor. No podía escuchar nada
claramente mientras se encorvaba, agarrando su cabeza, solo para escuchar a Liu Qingge
decir, —¡Todos, a un lado!

Una vez que habló, todos los demás se callaron de inmediato. La generación más joven
sacó su lengua antes de sumirse. El espacio que despejaron fue llenado por Liu Qingge,
quien estaba de pie con los brazos cruzados cerca de la cama de piedra.

Shen Qingqiu al fin logró encontrar a alguien que fuera confiable, y se aferró a él y preguntó:
—¿Dónde está Luo Binghe?

La cara de Liu Qingge se oscureció. —¡Está muerto!

Shen Qingqiu: —...¿Muerto?

¡¿En verdad lo siguió estúpidamente y se sacrificó en el nombre del amor?!

A juzgar por la apariencia de Liu Qingge, no parecía que estuviera bromeando, ni tampoco
Liu Qingge bromeaba. Shen Qingqiu se incorporó de repente, pero sus movimientos fueron
demasiado vehementes a modo que un leve dolor brotó de su mitad inferior.

Su rostro se contrajo inmediatamente, y se derrumbó de nuevo con un golpe seco.

Esta reacción fue demasiado exagerada. Liu Qingge parecía como si hubiera recibido una
gran conmoción mientras tropezaba tres pasos hacia atrás, moviéndose con inquietud e
incomodidad. Parecía que quería avanzar y decir algo, pero también que quería huir. Qi
Qingqi lo agarró y chilló: —¡Mírate, mírate! ¡Qué estás haciendo!
¡Ya te dijimos que no lo asustaras, pero lo asustaste tanto que se desmayó otra vez!

Shen Qingqiu, recostado en la cama de piedra, levantó la mano. —No me desmayé. Yo... —
Había solo cierta parte que le dolía, y por el momento no era capaz de sentarse
apropiadamente...

En el pasado, Ning Yingying era la que más miedo le tenía al Señor de la Cumbre Bai Zhan,
pero ahora tenía unas cuantas agallas, y lanzó una rabieta a Liu Qingge, pataleando. —Liu
Shishu, ¿cómo puedes ser así? Sin importar cuánto te desagrade Ah-Luo, sabes que
Shizun acaba de despertarse y que no será capaz de soportar ninguna conmoción. Pero...
pero solo dices lo que quieres, maldiciéndolo a muerte al azar.

Mu Qingfang también lucía recriminatorio. —Liu-shixiong, esta realmente no es una manera


de tratar a una persona enferma. No es en absoluto bueno.

Esta era la primera vez que Liu Qingge se convertía en el blanco de críticas públicas. Para
empezar, no era bueno con las palabras, así que solo regresó al lado de la mesa y escupió:
—¡Ya no diré nada!

Shen Qingqiu presionó una mano contra sus sienes mientras afirmaba su cintura con su
otra mano. —Quién me va a decir exactamente si murió o no.

Qi Qingqi dijo: —¡No murió! Ese mocoso pensó que estabas al borde de la muerte, así que
casi te acompaña. Después, Mu-shidi dijo que estabas bien y que todavía respirabas, así
que ¿cómo podría él soportar morir?

Gracias a los cielos un accidente extraño no había ocurrido. Nadie sería capaz de soportar
otro accidente extraño.

Shen Qingqiu sabía que lo que Liu Qingge había dicho hace un momento fue por enojo,
pero también se le fue dado un susto por unos cuantos segundos, por lo que su orgullo se
sintió un poco dañado. Criticó: —Señor de la Cumbre Liu, ¿puedes no ser así? Te pregunté
primero porque confiaba en ti. Realmente me haces sentir decepcionado.

Liu Qingge lo fulminó con la mirada. Shen Qingqiu no le temía sus miradas asesinas, y se
sentó con lentitud mientras elegía una posición que no presionara demasiado sus partes
cruciales y las hiciera doler. Preguntó:

—¿Qué diablos pasó? ¿Cómo estoy de vuelta en la Cumbre Qing Jing? ¿Qué hay sobre la
Cresta Maigu? ¿Dónde está Luo Binghe?

Qi Qingqi dijo: —Ya no hay que preocuparse por la Cresta Maigu, explotó hace mucho
tiempo.

Shen Qingqiu repitió, —¿Explotó?

Qi Qingqi: —¿No destruyeron tú y Luo Binghe la espada Xin Mo en la Cresta Maigu?


Cuando la espada se rompió, toda la montaña explotó.

Ming Fan se hizo un hueco junto a la cama. —Sí, sí, Shizun. La mayor parte de la montaña
se estrelló contra el hielo y creó un agujero muy grande. Después, todo el hielo del Río Luo
se derritió. Tanto tú como Luo Binghe cayeron en el Río Luo, y fue Liu Shishu quien los
sacó a los dos.

Shen Qingqiu estaba en medio de aceptar la taza de té que Ning Yingying le estaba dando.
Estaba a punto de beberla, pero afortunadamente, no lo había hecho aún o de lo contrario,
definitivamente la habría escupido.

—¿"A los dos"?

Shen Qingqiu lanzó una mirada de culpabilidad a Liu Qingge. Si no recordaba


incorrectamente (cómo podría recordar algo así incorrectamente), ¡él y Luo Binghe
acababan de terminar en ese momento, no es así!

A pesar de que Luo Binghe lo había ayudado a vestirse después, aún así quedaron más o
menos pruebas de sus pecados dejados sobre su cuerpo. Sería extraño si el Gran Señor
Liu no pudiera ver nada anormal con sus ojos que todo lo ven.

No es de extrañar que Liu Qingge lo siguiera mirando con esos severos ojos de "tengo que
purificar la secta". ¡La indecencia pública traía vergüenza a las sectas!

Qi Qingqi divagó: —Los sacó a los dos a la vez, y ustedes dos se estaban abrazando tan
fuerte que fue como si tuvieran rigor mortis, negándose a separarse. Mucha gente también
estaba mirando, además, no es eso vergonzoso, mi gran Montaña Cang Qiong...

Sin duda, con todos mirando. Shen Qingqiu se sintió extremadamente contrito.

Incluso con miles y miles de precauciones, seguía sin ser capaz de evitar que el
Resentimiento de la Montaña Primaveral obtuviera material de una nueva fuente.

Sin embargo, era demasiado extraño que Luo Binghe hubiera estado dispuesto a enviarlo
obedientemente de regreso a la Cumbre Qing Jing, y que sorpresivamente no solo se haya
llevado a Shen Qingqiu de inmediato, especialmente con la forma en que funcionaba la
mente de Luo Binghe. Shen Qingqiu sintió que no era del todo normal, y siguió con el
asunto. —Entonces, ¿dónde está Luo Binghe en este momento?

Ning Yingying aún seguía siendo la que permanecía tierna y obediente. –Shizun, dormiste
por muchos días y no despertaste. Por supuesto, fue a buscar medicina espiritual para ti.

¿Buscar qué medicina espiritual? Apenas se las arregló para escapar de las garras de la
muerte y fue resucitado en plena salud, así que, ¿qué estaba haciendo ese mocoso
corriendo de aquí para allá salvajemente en lugar de arrodillarse junto a su cama,
esperándolo a que se despierte? ¡Deja que ese tipo de tarea la haga un discípulo pequeño!

Ning Yingying murmuró en voz baja: —Si tan solo no hubiera sido expulsado de la montaña
por el resto de los maestros...
Shen Qingqiu ya ni siquiera tenía ganas de pretender ser frío. No pudo mantener una cara
de póquer, y terminó soltando una carcajada.

Luo Binghe había ofendido a demasiadas personas de la Secta de la Montaña Cang Qiong,
por lo que era normal que fuera expulsado. Solo que ahora, en verdad sabía que debería
tragar su ira y ser expulsado obedientemente. Era realmente lamentable.

Pero, siempre y cuando él estuviera bien... entonces todo estaba bien.

Sería una maravilla si él estuviera bien. La expresión de Shen Qingqiu cambió de repente.
—¡Zhangmen-shixiong!

¡Cómo pudo olvidar que Yue Qingyuan seguía estando ahí atrás, quien había estado en su
último aliento!

Se dio la vuelta y se levantó en seguida, embutiendo los pies en sus botas antes de correr
hacia afuera. Nadie más esperaba que saltara de repente, y todos se quedaron parados ahí
estupefactos por un momento antes de perseguirlo. Mu Qingfang gritó:

—Shen-shixiong, deberías recostarte un poco más.

Después de salir corriendo de las cuevas espirituales en un santiamén, el aroma fragante,


fresco y húmedo de las montañas inundó su nariz. De repente, varios deslumbrantes fuegos
artificiales dorados explotaron en la oscura noche cerrada del exterior. Si escuchaba
atentamente, incluso podía distinguir los sonidos de voces y un tumultuoso despiporre
flotando desde el Palacio Qiong Ding.

Mientras Shen Qingqiu se ajustaba las botas, preguntó: —¿Qué está pasando? ¿Por qué
hay tanto ruido cerca de la Cumbre Qiong Ding? ¿Dónde está Zhangmen- shixiong?

Qi Qingqi tiró de la prenda de su pecho, la cual se había torcido, y dijo con irritación: —Así
que todavía recuerdas estar preocupado por Zhangmen-shixiong, hah. No murió.

Mu Qingfang se rió. —Shen-shixiong, en verdad despertaste en el momento perfecto. No te


perderás la celebración.

Cuando Shen Qingqiu escuchó que Yue Qingyuan gozaba de buena salud, dejó salir un
suspiro de alivio. Parecía que desenvainar su espada en la Cresta Maigu en realidad no
había consumido toda la duración de la vida de Yue Qingyuan, de lo contrario Shen Qingqiu
realmente no sabría cómo vivir con él mismo. Tampoco sabía si otras personas habían
descubierto el secreto de Xuan Su.

Cuando sus pensamientos cambiaron de dirección, comenzó a preguntarse


descaradamente: ¿Qué celebración? ¿Podría ser que estuvieran celebrando cómo él al fin
se despertó? No había necesidad de pasar por tantos problemas y montar un espectáculo
así, qué inconveniente.
Parecía que Liu Qingge había adivinado lo que estaba pensando, y destruyó sin vacilar el
ego de Shen Qingqiu. —Están celebrando que la fusión de los dos reinos se haya evitado
con éxito. No tiene nada que ver contigo.

Shen Qingqiu dijo avergonzado: —¿Es imposible celebrar un poco por mí a lo largo del
camino también?

Como era una celebración organizada para un evento de tanta alegría universal,
naturalmente, la gente de la Secta de Montaña Cang Qiong no era la única que asistía.
Todas las diversas sectas que habían participado en la batalla en el Río Luo habían sido
invitadas. Había un clamor de voces en la Cumbre Qiong Ding, la multitud densa, y Shen
Qingqiu también vio bastantes caras conocidas. En estos momentos, esas tres hermosas
monjas taoístas estaban fastidiando a alguien con palabras cálidas y voces suaves, y la
persona a la que estaban molestando era en realidad la fría y refinada, llena de virtud–Liu
Mingyan, la tela seguía cubriendo su rostro.

Ahora, Shen Qingqiu tenía una sensación extremadamente extraña cuando miraba el harem
de Luo Binghe reunido, compitiendo por el lugar de la máxima belleza.

Estaba igual de entusiasmado de observarlas como antes, pero ya no podía observarlas


con la misma actitud de fantasía masculina. Las miró por el rabillo del ojo un par de veces,
solo para escuchar a las tres hermanas decir con voces delicadas:

—Querida hermana mayor, querida señora, querida superior, ¿puedes darme un autógrafo?

—Al fin logramos encontrar a la autora, así que permítenos tener un recuerdo.

—¿Realmente se acabaron las publicaciones? ¿No habrá más copias?

Sostenían una pila de folletos de colores chillones, encajándoselos a Liu Mingyan.

Los folletos se veían extremadamente familiares, y Shen Qingqiu se sintió secretamente


perplejo, como si debería preocuparse mucho por esos folletos. Justo cuando estaba a
punto de acercarse para ver exactamente qué eran los tres grandes caracteres escritos en
la portada, de repente, una figura destelló furtivamente a su lado.

Shen Qingqiu lo alcanzó con rapidez y atrapó a la persona. Dijo fríamente: —¿Aún te
atreves a venir a la Cumbre Qiong Ding? ¿No tienes miedo de que Qi Qingqi te despelleje
vivo?

Después de ser atrapado por alguien, Shang Qinghua casi se arrodilló en el lugar, en ese
instante. Cuando escuchó que era Shen Qingqiu, dejó escapar un largo suspiro y se giró. —
Por qué, hermano Pepino, para bien o para mal, tú y yo compartimos una amistad porque
somos del mismo lugar y sufrimos circunstancias similares por ser golpeados. No tengas
tanta prisa por ahuyentar a alguien.

Shen Qingqiu, —Si te atreves a venir a la Montaña Cang Qiong, ¿entonces eso significa
que tu seudaabsolución[2] ya ha tenido éxito?

Shang Qinghua, —Correcto. Si digo cómo, me temo que asustaré al hermano Pepino.
Probablemente voy a volver y convertirme de nuevo en el Señor de la Cumbre An Ding.
Todo esto es gracias a la influencia de Bing-ge, que tenga una larga vida y en paz.

Shen Qingqiu, —¿Yue Qingyuan te dejó regresar?

Shang Qinghua, —Esto se conoce como el regreso del hijo pródigo que ha enmendado sus
formas. No es como si hubiera hecho algo particularmente horrible, así que, ¿por qué no me
dejaría regresar?

Shen Qingqiu lo soltó. Dijo con resentimiento: —Zhangmen-shixiong es demasiado bueno.

Shang Qinghua se arregló el cuello. —¿Por qué más sería tan desafortunado? Se
aprovechan de las personas buenas.

Shen Qingqiu lo miró de arriba abajo. —No te ves en lo más mínimo abatido después de
que este estúpido jugueteo terminara cambiando completamente tu propia novela.

Shang Qinghua dijo: —No puedes decirlo así, ah. Tal vez pienses que es solo un estúpido
jugueteo que no vale un carajo, pero para Bing-ge, tu estúpido jugueteo es probablemente
el significado de todo este mundo.

...Santo cielo, ¡¿el Gran Dios Avión Disparando Hacia el Cielo era capaz de decir algo así?!

Shen Qingqiu estaba aterrorizado. —Mierda. No te convertiste de nuevo en el personaje


original, ¿verdad?

Shang Qinghua dijo seriamente: —No seas así. También soy una persona joven con ideales
literarios. Por supuesto, tengo mis propias reflexiones y emociones.

Shen Qingqiu rió fríamente. —¿Qué ideales literarios? ¿Por qué todo lo que vi en la obra
original fue un descarado fanservice? Sin mencionar la velocidad de su mano que podía
producir diez mil palabras por día, y la valentía de incluso explotar ocasionalmente con
veinte mil. ¡Si no tuviera tales habilidades, no había manera de que "Camino del Orgulloso
Demonio Inmortal" hubiera sido capaz resistir antes de que fuera serializado!

Shang Qinghua extendió sus manos. —¿Crees que desde el comienzo mismo, siempre
escribí contenido descarado que carecía de integridad? También he escrito en el estilo
sencillo[3] antes, pero todo era impopular, por lo que no tuve más remedio que seguir un
camino que satisficiera a las masas. Cabe señalar que escribir novelas es una tarea muy
solitaria. En lugar de escribir un protagonista masculino semental que será estereotipado al
final, está más en línea con mi filosofía de escritura crear al Bing-ge actual; este bicho raro
de protagonista masculino cuyo carácter es un poco más complicado, que tiene
contradicciones y conflictos, y que tiene un destino dificultoso.

Shen Qingqiu concluyó: —Entonces, ¿tu filosofía para escribir es escribir sobre tipos gays?

Shang Qinghua: —¿Miras en menos a los protagonistas masculinos gays? A las obras de
arte y a los artistas, a todos les gusta crear tipos gays. El estilo sencillo favorece a los gays,
¿sabes eso?

Agitó los brazos salvaje y apasionadamente. —Hermano Pepino, si el Sistema no te hubiera


elegido a ti, este fiel y retrógrado lector, tal vez la trama no se hubiera desviado tan
absolutamente, absolutamente hasta el punto que se desvió todo el camino de regreso a mi
desechado borrador original. A pesar de que el yo en la realidad de aquel entonces, quien
no podía soportar la soledad y estaba bajo presión financiera, eligió terminar de escribir
"Camino del Orgulloso Demonio Inmortal" de acuerdo con las preferencias de otras
personas y lo que ellos encontrarán genial... ahora, todo gracias a ti, esencialmente todo lo
que quise escribir ya se ha desarrollado ante mis ojos. ¡Hermano Pepino!

Palmeó los hombros de Shen Qingqiu con profundo sentimiento y solemnidad.

—Tú... eres el elegido; en cuanto a mi carrera, ¡no tengo más arrepentimientos!

...¿Por qué sonaba como que el Sistema y este mundo eran ambos productos del
resentimiento de Shang Qinghua por desechar ese borrador e ir con lo que era
convencional?

Shen Qingqiu, quien se convirtió vergonzosamente en esta clase de "elegido":

—¿Quién es tu fiel y retrógrado lector?

Shang Qinghua agitó su mano y de manera unilateral declaró su victoria. —No te voy a
hablar; eres un antifan.

Shen Qingqiu estaba a punto de decir: "¡Solo soy un anti, no un fan!" cuando de repente
escuchó que Shang Qinghua comenzaba a canturrear algo así como: "El calor de las
emociones hace que difícil sea de soportar la gratitud. Labios contra labios, en un beso
encerrados. Que esta noche se prolongue hasta el alba de mañana. Día tras día, noche tras
noche; que nunca termine". El punto crucial era esa melodía, la cual sonaba
extremadamente familiar hasta el punto en que hizo que las manos y los

dientes de Shen Qingqiu picaran. Lo señaló y dijo: —Shang Qinghua, ¿qué estás cantando?

Shang Qinghua continuó canturreando. —¿Mañana será otro hoy? ¿Hasta que Zheng Yang
alcance su cenit? Mientras Zheng Yang asciende, la voz del otoño se mueve. Una Xiu Ya
sin vaina, un chorro de néctar frío. Trágicas súplicas entre sollozos ahogados, así en vano;
para que de nuevo se levante...
Shen Qingqiu estaba incrédulo. —Ándate a la mierda, ¿por qué no intentas cantar otra
línea?

Shang Qinghua dijo: —Gran Señor Shen, ¿por qué no estás escuchando lo que estoy
diciendo? Nunca debes andar por ahí cogiéndote a la gente casualmente. Bing- ge se
volverá loco. Te lo digo, este Resentimiento de la Montaña Primaveral es equivalente a Los
Dieciocho Toques[4]. Ustedes dos son los legendarios homosexuales nacionales,
¿entiendes? No tengo problemas con que me calles, pero técnicamente es inútil. No puedes
hacer que todas las innumerables personas en el mundo se callen...

Al fin, Shen Qingqiu fue capaz de cumplir su deseo de golpear violentamente al Gran Dios
Avión Disparando Hacia el Cielo.

Qué despreciable. ¡¡¡Demasiado despreciable!!!

Este tipo de autor que cavaba agujeros en la trama y que los dejaba sin terminar; cuyos
personajes se desmoronaron hasta Siberia y que aún así se volvieron aclamados; quien
incluso arrastraba a lectores para que ayudasen a rellenar los agujeros de la trama con una
actitud de "hágalo usted mismo"–¡merecía totalmente ser golpeado a muerte!

Justo cuando estaba listo para arrastrar a Avión Disparando Hacia el Cielo al oscuro bosque
cercano y continuar haciendo esto y aquello, de repente escuchó un familiar "Amitabha"
detrás de él. El Gran Maestro Wu Chen dijo: —En verdad es una gran bendición que el
Señor de la Cumbre Shen haya salido sano y salvo.

Shen Qingqiu se enderezó y se dio la vuelta, solo para ver a los dos abades del Templo
Zhao Hua caminando lentamente hacia él, junto con Yue Qingyuan.

Dejó ir a Shang Qinghua y reorganizó un poco su apariencia. Sonrió genuinamente desde


su corazón. —Zhangmen-shixiong, Gran Maestro Wu Chen, Gran Maestro Wu Wang.

La tez de Yue Qingyuan no se veía en absoluto débil, y también le devolvió la sonrisa. Wu


Wang barrió a Shen Qingqiu con una mirada y se alejó con extrema intencionalidad. Esa
expresión era exactamente igual a la de un viejo erudito taoísta cuya cabeza estaba llena de
ideales anticuados y que había pasado a ver a una mujer que había tomado el camino
equivocado en la vida. Le aterrorizó hasta el punto de que se estremeció.

El Gran Maestro Wu Chen dijo: —Señor de la Cumbre Shen, no discutas con el Gran
Maestro Wu Wang. Desde que este viejo monje perdió las dos piernas en la Cuidad Jinlan,
el Gran Maestro Wu Wang ha albergado extrema aversión por la raza demoníaca. A su vez,
también hacia el Señor de la Cumbre Shen...

Shen Qingqiu se frotó la nariz y dijo con indiferencia: —No importa.

Ser rechazado por un viejo burro calvo no significaba mucho.

El Gran Maestro Wu Chen dijo: —Sin embargo, ahora ha mejorado mucho. Cuando
Tianlang-Jun fue custodiado en el Templo Zhao Hua, el Gran Maestro Wu Wang nunca le
hizo las cosas difíciles.
Shen Qingqiu, —¿Tianlang-Jun fue detenido por el Templo Zhao Hua?

El Gran Maestro Wu Chen, —No puede ser considerado una detención. Este viejo monje
solo quería tener una larga conversación con él sobre el Dharma, mientras que al mismo
tiempo lo ayudaba a frenar el deterioro del cuerpo de la Semilla del Rocío.

En unos pocos años, después de que se estabilice, puede irse con libertad. Cuando llegue
ese momento, puede hacer lo que quiera, ya sea continuar viajando por el Reino Humano o
llevar el cuerpo de Zhuzhi-Lang de regreso a la raza demoníaca. Este viejo monje cree que
en verdad no tiene ninguna inclinación malvada; incluso si en cierta ocasión la tuvo, debería
haberse ido ahora.

En Jinlan, las piernas del Gran Maestro Wu Chen habían sido destruidas por los
sembradores que fueron enviados por Tianlang-Jun. Sin embargo, que él no ajustará
ninguna cuenta con ello, Shen Qingqiu no pudo evitar sentir admiración.

Además, no era descuidadamente misericordioso.

En su último encuentro, Shen Qingqiu también sintió que Tianlang-Jun, probablemente,


nunca más tendría algún deseo de destruir el mundo. En primer lugar, eso no era lo que
realmente quería o lo que le gustaba hacer.

Era solo que sin un Zhuzhi-Lang algo tonto siguiéndole, ayudándole a ajustar cuentas, a
evadir subalternos, a coleccionar pequeños y extraños libros–de vez en cuando, habría una
inevitable tristeza.

Al igual que él ahora mismo.

Los monjes del Templo Zhao Hua se fueron primero, dirigiéndose al Palacio Qiong Ding.
Aunque Yue Qingyuan era el líder de secta, no fue con ellos. En cambio, se quedó de pie en
su lugar original, contemplando en silencio a Shen Qingqiu. Por alguna razón desconocida,
Shen Qingqiu se sintió un poco incómodo de pie frente a él.

Como si sondeara, Yue Qingyuan soltó, —Pequeño Jiu...

Shen Qingqiu: —Shixiong, es Qingqiu.

A pesar de que era difícil explicarle la verdad a Yue Qingyuan, Shen Qingqiu seguía
esperando poder mostrarle la diferencia tanto como fuera posible.

Yue Qingyuan dio un sobresalto antes de sonreír débilmente. —...Es Qingqiu. Qingqiu-shidi.

Shen Qingqiu miró a Xuan Su, colgando de su cintura. No había hablado aún antes de que
Yue Qingyuan dijera espontáneamente: —Shidi, no tienes por qué preocuparte. Después de
esto, entraré en cultivación aislada por varios meses, así que de momento debería gozar de
buena salud.

Shen Qingqiu dijo: —Entonces, Zhangmen-shixiong no debes sacar tu espada


impulsivamente de ahora en adelante. Tu cultivo puede mejorar, tu reino todavía puede
ascender, pero no hay manera de recuperar la duración de tu vida.
Yue Qingyuan negó con la cabeza lentamente. —La duración de mi vida no es lo único que
no puede ser recuperado.

En medio del sonido de jóvenes discípulos aplaudiendo y riendo, los dos caminaron sin
prisas hacia el Palacio Qiong Ding, bajo los grupos de fuegos artificiales encima de sus
cabezas.

Yue Qingyuan, —¿Qué planeas hacer después de esto?

Shen Qingqiu, —Por ahora, no tengo planes. Cuando Luo Binghe regrese, supongo que
veré qué quiere hacer él.

Yue Qingyuan se rió. —En verdad sí que adoras mucho a este discípulo tuyo.

Shen Qingqiu solo estaba pensando en cómo debería responder cuando de repente
escuchó a Yue Qingyuan decir, —Shidi. La Montaña Can Qiong siempre será un lugar al
que puedes acudir y volver cuando sea que te sientas cansado de vagar por el exterior.

Habló con mucha seriedad y sensatez.

Yue Qingyuan siempre había sido así: cumpliría inevitablemente todo lo que prometiera. Si
no pudiera, no dudaría en compensarlo sin importar el costo.

Desde que Shen Qingqiu entró en el papel de un personaje en la novela, siempre se había
negado a convertirse en ese villano escoria de la obra original. Había trazado un claro límite
y estaba orgulloso de hacer todo lo contrario. Nunca había habido un momento en el que
tuviera una reflexión tan intensa e impulsiva como ahora.

Si realmente fuera Shen Jiu, entonces todo estaría bien.

Si esa persona realmente pudiera escuchar lo que Yue Qingyuan acaba de decir, entonces
todo estaría bien.

Shen Qingqiu caminó cada vez más despacio hasta que de repente levantó la cabeza y
miró tan lejos como pudo ver, como si hubiera sentido algo. Separados por la multitud, Luo
Binghe estaba parado frente a él, debajo de la alta plataforma de piedra blanca del Palacio
Qiong Ding.

Estaba parado solo, actuando como si no hubiera nadie más allí. Pero cuando los peatones
que paseaban alrededor veían esa cara suya, usaban todo tipo de expresiones diferentes.
Shen Qingqiu trotó inconscientemente unos cuantos pasos antes de mirar hacia atrás y
ojear a la persona detrás de él.

Yue Qingyuan dijo: —Ve.

Se quedó de pie alegre y silenciosamente detrás de Shen Qingqiu. Al igual que en el


pasado, al igual que en el futuro.
Un año en particular, la insolente raza demoníaca llegó a la Cumbre Qiong Ding para
provocar y demostrar su fuerza. Hubo bastantes golpes, peleas e incendios; también habían
destruido un montón de baldosas mientras empuñaban un martillo.

En este momento, y con la cabeza baja, Luo Binghe estaba mirando fijamente las grietas
entre los ladrillos blancos en el suelo cuando de repente escuchó el familiar sonido de un
abanico abriéndose. Un par de botas blancas cruzaron la grieta en la piedra, a través de la
cual ya había brotado una variedad de vegetación joven.

Levantó la cabeza abruptamente.

Shen Qingqiu sacudió su abanico. —No hagas ninguna pregunta. Este maestro quiere
preguntarte primero: como discípulo, ¿por qué no estabas esperando respetuosa y
silenciosamente a que Shizun despertara, en lugar de irte a correr como loco?

Luo Binghe sosegó su expresión emocionada con gran dificultad, y dijo, sofocando sus
emociones: —Nadie me recibe bien en la Montaña Cang Qiong. Solo podía ir de vez en
cuando y echar un vistazo en secreto. Cuando no vi a Shizun en ese momento en la cueva
espiritual, pensé que Shizun había sido escondido por ellos, o que Shizun se había ido de
nuevo...

Mientras Shen Qingqiu escuchaba su explicación ligeramente errada, no pudo evitar


recordar lo que Shang Qinghua acababa de decir.

Si Shen Qingqiu no se hubiera entrometido en todo, lo más probable es que Luo Binghe
realmente se hubiera oscurecido hasta el final, convirtiéndose en el oscuro joven de la obra
original que desgarraba personas en varas humanas con sus propias manos y que maldecía
al mundo y a sí mismo. A pesar de que ahora se había convertido en un joven romántico, no
parecía haber una gran mejora... Pero, para bien o para mal, aún había aspectos de él que
lo hacían encantador, ¿cierto?

Al menos, solo ahora Shen Qingqiu descubrió que en realidad le gustaba bastante este tipo.

Shen Qingqiu suspiró. —¿Sabes que no eres bienvenido, pero aún así me enviaste
obedientemente a la Montaña Cang Qiong?

Luo Binghe, —Pensé que Shizun definitivamente querría ver la Montaña Cang Qiong, más
cuando te despertaras por primera vez...

A pesar de su imagen, Shen Qingqiu hizo una excepción y lo golpeó en la frente con su
abanico.

Dijo con resentimiento: —¡Por supuesto que al que más quiere ver primero este maestro es
a ti!

Luo Binghe soportó el golpe, pero estaba tan agitado que su cara se puso roja. Sus ojos
también comenzaron a ponerse acuosos, pareciendo que quería decir algo pero no podía.
Shen Qingqiu casi no podía soportarlo más, sintiéndose débil de pies a cabeza después de
ser mirado por ese tipo de mirada, cuando de repente escuchó gritos y sonidos de espadas
elevándose a su alrededor.

Yang Yixuan estaba de pie en los aleros del Palacio Qiong Ding. Gritó:

—¡Efectivamente, ese canalla de la raza demoníaca ha vuelto para molestar al Maestro


Shen!

Inmediatamente, hubo innumerables respuestas a su grito, mientras la gente reprochaba al


instante: —¡Aún se atreve a venir! Preparen sus armas, ¿dónde está mi arma?

—¡Shixiong, esa es mi espada, devuélvela! ¡Si quieres luchar, regresa y consigue la tuya!

No es de extrañar que Luo Binghe no hubiera vigilado a su lado, esperándolo a que


despertara. Resultó que todos seguían vociferando por golpearlo en la Montaña Cang
Qiong; qué "cálida bienvenida".

Shen Qingqiu dijo impotente: —Oh, no está mal. Tu juicio fue correcto. En verdad solo
podrías venir en secreto con estas circunstancias.

Luo Binghe dijo en voz baja: —Hace mucho tiempo dije que no era bienvenido aquí.

Shen Qingqiu le frotó la cabeza. —No te preocupes. Shizun te da la bienvenida.

La Cumbre Qiong Ding estaba llena de gritos de lucha y asesinato, intercalados con llantos
genuinos y falsos. Los que estaban ansiosos por intentarlo eran todos unos montones de
discípulos que deseaban ver el mundo en caos. La mayoría pertenecía a transeúntes
pacíficos que hicieron vista gorda a Luo Binghe, el rey demonio deatructor de mundos. Shen
Qingqiu no sabía si reír o llorar. —Sería mejor irnos.

Luo Binghe no reaccionó por un corto momento. —¿Irnos?

Shen Qingqiu asintió. —¿No dijiste que no eras bienvenido aquí? Entonces ve, a algún
lugar que te dará la bienvenida.

Añadió: —Esta vez, sin importar a dónde quieras ir, este maestro te acompañará.

Debido a esa frase, la cara de Luo Binghe, la que parecía ser muy inteligente, fue
apoderada por una expresión aturdida que era insoportable de ver.

Shen Qingqiu no había bajado la voz. Además de los discípulos de la Secta de la Montaña
Cang Qiong, la cumbre estaba repleta de cultivadores de todas las sectas que habían
recibido invitaciones para venir y disfrutar de la celebración. Sus sentidos eran agudos, por
lo que no tenían ninguna justificación para no escucharla con claridad, pero al mismo tiempo
fingían que eran sordos. Aquellos que miraban los fuegos artificiales apuntaban al cielo,
aquellos que conversaban carcajeaban tan fuerte que casi sacudían el techo.

Su cooperación fue por una cuidadosa consideración por la reputación de la Montaña Cang
Qiong, pero Liu Qingge no la apreciaba. Saltó desde el techo y le gritó a Shen Qingqiu, casi
por aturullada exasperación, —¡Oye!
Qi Qingqi estaba montada en cólera. —...¡A esta anciana ya no le importa! ¡Ve a donde
quieras! Shen Qingqiu, tú, ustedes dos... ¡Mingyan, vámonos! ¡¿Por qué estás mirando?!
¡¿Qué hay para ver, nunca has visto desvergüenza?!

—Shimei. No crees mal karma a partir de tus palabras. Tu imagen ah...

La Montaña Cang Qiong actual, además de proteger los delitos de alguien, llevar a cabo
desahucios forzados y de estar muy familiarizada con la raza demoníaca, también
hospedaba a una pareja de maestro y discípulo que actuaba como los papeles protagónicos
para novelas pornográficas. ¿Había otras imágenes que pudieran dejar una impresión tan
profunda en los corazones de las personas? Shen Qingqiu pensó un poco y en realidad se
quedó sin habla.

Como guiando a un niño, Shen Qingqiu tomó la mano de Luo Binghe. No sabía cuándo
había sucedido, pero de alguna manera había cambiado a Luo Binghe guiándolo a él.

Pudo sentir que los dedos que cubrían el dorso de su mano se apretaban gradualmente,
agarrando con más firmeza. Fuertemente, hasta el punto que se sentía doloroso. Luo
Binghe levantó la cabeza con lentitud, y todo el río de estrellas que llenaba el cielo destelló
y parpadeó en las profundidades de sus ojos negros.

Shen Qingqiu estaba acostumbrado a la vista, y giró la cabeza–su estado de ánimo ahora
había cambiado enormemente como al de un viejo monje después de una peregrinación[5].

Después de experimentar innumerables dificultades y sufrimientos a través de pruebas y


tribulaciones, al fin se rindió ante un trascendental discípulo, logrando obtener la iluminación
con gran dificultad. Por lo tanto, bien podría dejarlo llorar un poco. En cualquier caso, así
era como era Luo Binghe. A decir verdad, con una montaña rusa de trama tan
desenfrenada y tumultuosa, Shen Qingqiu también quería dejar que sus viejas lágrimas
fluyeran libremente, ah.

En cuanto a la transformación de esta novela única y espectacular: es cierto que al Gran


Dios Avión Disparando Hacia el Cielo no le quedaban resentimientos por su profesión,
tampoco podía el incomparable troll Pepino Sin Igual decir que le desagradaba.

Si el autor no llena los agujeros de la trama, entonces este viejo lo hará él mismo.

En toda la larga historia de las novelas de semental, ¿dónde podrías encontrar un lector
como él, quién tomó la iniciativa y dio su propia vida por llenar los agujeros?

¡Dedicar tanto solo para rescatar los puntos B por una novela de fantasía masculina
incomparablemente absurda, descerebrada y de nivel principiante!

Aunque probablemente, algunas desviaciones se produjeron durante el rescate, por... lo


menos... él... ¡realmente logró el "hágalo usted mismo, si no puede, no hable"!

En el segundo en que abrió "Camino del Orgulloso Demonio Inmortal", la historia comenzó
oficialmente; en el momento en que cerró "Camino del Orgulloso Demonio Inmortal", la
historia siguió sin terminar.

O, en otras palabras, la historia que circulaba entre las personas del mundo ya ha llegado a
su fin. Pero, la historia entre tú y yo apenas comienza.
Glosario:

[1] "No es una Mala Frotada": , lit. "frotarse". Es una jerga.

[2] Pseuda-absolución: En inglés usaron whitewashing, que se traduce literalmente a


"blanqueo" pero, dejando fuera el significado cinematográfico, se refiere a por alto o
encubrir crímenes, y/o perdonarlos mediante una investigación superficial o presentación
partidista de los datos y hechos. Absolución no se acerca mucho a este concepto, por lo
que agregué el prefijo pseuda para hacer notar la falsedad. Sugerencias son bienvenidas.

[3] Estilo sencillo: , lit. "literatura simple/pura". En inglés optaron por el francés de
"bellas letras", belles-lettres, que es el nombre de un principio filosófico relacionado a la
literatura de obras hermosas y agradables de manera artística. Yo lo adapté en español a
uno de los muchos estilos literarios que existen. El estilo sencillo busca la claridad ante las
complicaciones. Permite el embellecimiento y los elementos poéticos, pero rechaza las
exageraciones y los recursos literarios más rebuscados. Me suena a algo que Avión
escribiría.

[4] Los Dieciocho Toques (): También conocida como Shiba Mo, es una canción
tradicional con muchas variantes en toda China. La canción es de naturaleza coqueta,
obscena y erótica, considerada vulgar y de mal gusto; ha sido prohibida en numerosas
ocasiones.

[5] Peregrinación: , lit. "venerable monje viaja a la India en busca de las escrituras
budistas".

También podría gustarte