Está en la página 1de 3

Tema 19. Los Gobiernos Democráticos (1975-2011).

A la muerte de Franco se produjo un tránsito a la democracia. La Constitución de 1978 puede considerarse


el aspecto clave para la consolidación de la democracia en España. A partir de 1979 se han sucedido
diferentes elecciones democráticas que han dado la victoria en diferentes etapas a la UCD de Adolfo
Suárez, al PSOE de Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero y el Partito Popular de José María Aznar
y Mariano Rajoy. Todo ello bajo la monarquía primero de Juan Carlos I y en la actualidad de Felipe VI.

El gobierno de la UCD. Adolfo Suárez (1977-1982).


Suárez volvió a ganar las elecciones de 1979, las primeras tras la aprobación de la Constitución. Sin
embargo, el gobierno de Suárez experimentó un proceso de crisis profunda derivada de la división interna
de la propia UCD por leyes como la del divorcio y la educación o los problemas de las autonomías. A ello
hay que añadir la oposición del resto de partidos a la entrada de España en la OTAN, así como los
continuos asesinatos de ETA en los comienzos de los 80 (96 personas en 1980 y 30 en 1981).
En enero de 1981 Suárez dimitía. El 23 de febrero de 1981, el día que se votaba la investidura del nuevo
presidente del Gobierno, Leopoldo Calvo Sotelo, tenía lugar un golpe de Estado encabezado por el
teniente general Tejero que asaltó el Congreso de los Diputados y dirigido por los generales Armada y
Milán del Bosch. El golpe fracasó por la propia desorganización de los conspiradores y por la falta de apoyo
entre la opinión pública y el propio rey.
El presidente interino Calvo Sotelo gobernó solo un año y medio en un período marcado por la
descomposición de su propio partido, la aprobación de la Ley del Divorcio con una enorme oposición de la
Iglesia y el escándalo del envenenamiento masivo por aceite de colza. En mayo de 1982, con la oposición
de los partidos de izquierda, España ingresó en la Organización del Atlántico Norte (OTAN). El PSOE
prometió un referéndum popular sobre esta adhesión si ganaba las elecciones. En octubre de 1982 Calvo
Sotelo convocaba elecciones. El PSOE consiguió un triunfo arrollador con más de 10 millones de votos y
mayoría absoluta en el Congreso de los Diputados.

La etapa socialista. Felipe González (1982-1996).


En las elecciones de 1982 tuvo lugar el más profundo vuelco hasta el momento de la situación política
española, al producirse una aplastante victoria del PSOE (202 escaños), el hundimiento de dos partidos la
UCD y el PCE, y el ascenso como primera fuerza de la oposición de Coalición Popular , nombre nuevo de
AP, liderada por Fraga. Durante cuatro legislaturas España va a estar gobernada por el PSOE (Felipe
González). El PSOE ganará las elecciones en cuatro convocatorias sucesivas.
En las tres primeras con mayoría absoluta y en 1993 con mayoría relativa. Durante estos 14 años de
gobierno España experimentó un profundo cambio en todos los aspectos:
- A nivel económico se produjo un fuerte reajuste en el aparato productivo del país (devaluación de
la peseta, inicio de la reconversión en los sectores industriales menos competitivos y que generó
despidos y jubilaciones anticipadas de miles de trabajadores). Política económica que se
complementarían años más tarde con las privatizaciones de empresas públicas como Endesa o
SEAT.

- A nivel internacional se produjo la incorporación a las instituciones supranacionales como la CEE y


OTAN (referéndum para la permanencia en la OTAN, en el que el gobierno socialista adoptó una
actitud contraria a la que había mantenido en la oposición y solicitó el “si” a la misma). En esa línea,
en 1992 tuvieron lugar tres acontecimientos muy importantes: La Exposición Universal de Sevilla,
las Olimpiadas de Barcelona y la firma del Tratado de Maastricht por el que nacía la Unión Europea
que sustituía a la CEE y sentaba las bases para la futura unión monetaria.

- Estado de bienestar. La mejora de la economía durante la segunda mitad de la década de los 80


hizo que se pudieran mejorar las condiciones de vida de gran parte de la sociedad española. Este
crecimiento se concretó en una ambiciosa política de inversiones públicas en infraestructuras
favorecida por la transferencia de fondos procedentes de la CEE. Los servicios educativos, sanitarios
y de pensiones crecieron de forma notable, siendo subvencionados por un sistema fiscal
relativamente progresivo. Por primera vez se podía hablar de un Estado de Bienestar en España.
No obstante, el crecimiento económico y las medidas liberalizadoras del gobierno trajeron un
aumento de las diferencias de riqueza entre los diversos grupos sociales. Los sindicatos CC.OO y
UGT organizaron una huelga general a finales de 1988.

- A nivel interior, en estos años acabó por diseñarse el mapa autonómico español con la aprobación
de los diversos estatutos de autonomía. Uno de los grandes problemas seguía siendo ETA que
seguía cometiendo asesinatos políticos y miembros de seguridad el Estado.

A principios de los años noventa, la recesión mundial golpeó duramente a nuestro país. La crisis
económica, agravada por la incorrecta política económica del gobierno, disparó la inflación y el paro llegó a
la cifra de tres millones de desempleados. La crisis económica fue la antesala del estallido de escándalos
de corrupción (hermano de Alfonso Guerra y FILESA) que afectaron al gobierno socialista (financiación
ilegal de los partidos, despilfarro presupuestario, clientelismo en la administración, uso del cargo público
para enriquecerse de cualquier forma…). A ello se vino a unir el escándalo de los GAL, grupo armado
formado por policía y mercenarios que con la complicidad de cargos del gobierno llevó a cabo la “guerra
sucia” contra la ETA.

La etapa del PP. José María Aznar (1996-2004).


Las elecciones de 1996 dieron la victoria sin mayoría absoluta al Partido Popular liderado por José María
Aznar. La etapa de Aznar se puede agrupar en torno a tres aspectos claves:
- Política económica. El gobierno del PP se vio favorecido por un momento de expansión económica
mundial basado en el crecimiento del sector de la construcción, lo que unido a una política
liberalizadora (privatización empresas públicas como Telefónica o Argentaria) y de ajuste que
permitió a España incorporarse al euro. Como aspectos más positivos debemos indicar la reducción
de la inflación y la considerable bajada del paro (del 24% en 1996 el paro bajó al 10% en el año
2000).
- Política antiterrorista. El terrorismo de ETA llegó a su expresión más sangrienta en verano de 1997
con el asesinato del concejal del PP en el ayuntamiento vasco de Ermua, Miguel Ángel Blanco. En
Málaga sería asesinado José María Martín Carpena en el año 2000, mientras que el funcionario de
prisiones, Ortega Lara, estuvo secuestrado durante 532 días. La crueldad de la banda terrorista y la
labor de los colectivos que llevaban años enfrentándose a la violencia en el País Vasco
desencadenaron una importante reacción popular que vino a denominarse el “espíritu de Ermua”.
La colaboración con Francia, la actuación de la policía y la aplicación de las leyes para acabar con el
terrorismo etarra arrinconaron a la ETA.
- En política interior. Las actuaciones principales fueron la eliminación del servicio militar obligatorio
y la creación de un ejército profesional.
Todos estos elementos dieron la victoria por mayoría absoluta en el año 2000 (183 escaños frente a los 125
del PSOE). Este último periodo de gobierno de José María Aznar estuvo marcado en su etapa final por las
participación de España en la guerra de Iraq de 2003 y los atentados terroristas del 11 de marzo de Al
Qaeda en la Estación de Atocha, Madrid.

Los gobiernos de Zapatero (2004-2011) y Rajoy (2011-2018).


José Luis Rodríguez Zapatero ganará las elecciones de 2004 y 2008. La primera legislatura se caracterizó
por la retirada de las tropas de Iraq, la aprobación de los Estatutos de Autonomía y por la aprobación de
una serie de leyes de carácter social como la legalización del matrimonio homosexual, la ley de
dependencia, la ley de igualdad, la ley antitabaco, la ley de memoria histórica… La etapa final del gobierno
socialista estaría marcada por el fin del alto el fuego definitivo de ETA y, especialmente, por la crisis
económica mundial que provocaría el aumento del desempleo de forma considerable y la parálisis de
nuestra economía.
Las elecciones de 2011 dieron la victoria de nuevo al Partido Popular, liderado por Mariano Rajoy. El
gobierno del partido popular vio marcada su agenda política por la profunda crisis económica que hizo que
el paro alcanzara el 30%. El rescate de la banca española por parte de la UE dio lugar a una etapa de
recortes en todos los ámbitos. Todo esto condujo a un movimiento de protesta ciudadana simbolizado en
el 15 M. La crisis económica acabó derivando también en la aparición de fuerzas políticas que entraron en
el Parlamento español acabando así con el bipartidismo (Podemos y Ciudadanos).
Las elecciones de 2015 dieron una victoria mínima al PP con 123 escaños. La falta de acuerdo para formar
gobierno provocó que en 2016 se repitieran las elecciones, dando de nuevo la victoria al PP con 137
escaños que recibió el apoyo parlamentario del PSOE y de Ciudadanos y así poder formar gobierno. A día
de hoy la recuperación económica es evidente tras la profunda crisis que sufrió el país pero esta
recuperación económica se ha visto perjudicada debido al grave proceso separatista en Cataluña.