Está en la página 1de 12

CONCLUSIONES

Algunos puntos

La Fiscalía no investigó otras hipótesis delictivas que eran muy posibles, frente
a la primera de ellas he de manifestar que es muy frecuente y plausible que en
la Ciudad de Medellín se presenten lo que se conoce como FLETEOS un flagelo
que se vive actualmente, lo escuchamos incluso de boca del señor
investigador ARMANDO LEON ECHAVARRIAesto, que no es un secreto que a
las personas después de retirar de las entidades bancarias sumas importantes
de dinero las sigan, las esperen e incluso las maten por hurtarles. En el video
claramente se observó cómo el autor material sólo se interesó por quitarle el
maletín al Doctor Abel, muy seguramente porque sabía que en él tenía la suma
de cinco millones de pesos, una suma de dinero significativa, que había retirado
ese mismo día de los hechos, de la Entidad Bancaria denominada
DAVIVIENDA, ubicada en la Alpujarra, un lugar con permanente seguridad,
pues en la zona están ubicados los juzgados, la Alcaldía, la Gobernación, la
DIAN, entre otros estamentos y muy seguramente por esa razón al autor
material no le era fácil lograr su cometido en esa zona, mucho menos en el sitio
de trabajo del DR. ABEL RESTREPO, un Juzgado, donde es normal la seguridad
pues habremos de recordar que es allí donde se llevan los detenidos. Así mismo
se tuvo conocimiento que el Doctor ABEL laboró durante todo el día, y una vez
cumplida su jornada laboral se dirigió a la Universidad Autónoma a cumplir su
labor como docente, un lugar bastante vulnerable, pues no existe una seguridad
permanente y para nadie es un secreto que la Universidad autónoma se
encuentra ubicada en un sector bastante inseguro de la Ciudad de Medellín. Y
como se observó claramente en el video al autor material, nada le importaron
otros objetos de valor que para ese momento tenía el Dr. Abel, que fácilmente
hubiese podido hurtar pues ya estaba inerme, inmóvil, en el suelo, totalmente
vulnerable, y no vimos en el video que se ocupara de su reloj, tampoco se
ocupó de su billetera, y mucho menos del dinero que traía en sus bolsillos, es
decir que al autor material sólo se interesó en el maletín. Un maletín, que muy
seguramente por ser el de un profesor lo más probable o normal era que llevara
en su interior exámenes, documentos, sentencias, libros, etc. Es por esta razón
que nuevamente repito, muy seguramente el autor material del homicidio sabía
que el Doctor Abel traía consigo dicha suma de dinero – cinco millones de
pesos, una cifra significativa. Y es que no fue un secreto que el Dr. Abel llevase
consigo dicha suma de dinero, escuchamos en este Juicio a dos personas: al
señor ISMAEL – Secretario del Juzgado y a la Doctora YESICA BIBIANA BOTERO
1
GÓMEZ, - Magistrada y amiga del Dr. Abel, quienes sabían que el Dr. Abel
estaba muy contento porque había retirado dicha suma de dinero para
completar lo que le faltaba de la cuota inicial del apartamento que compró en
Envigado. Esto es, no sabemos a cuántas personas más el Dr. Abel le haya
contado de dicho retiro de dinero.

Y repito, la Fiscalía no investigó otras hipótesis delictivas, quizás de un peso


mayor, pues desde el mismo día de los hechos, el investigador ARMANDO LEON
ECHAVARRIA, al momento de la diligencia de levantamiento del cadáver se
enteró a través del carnet que le encontró al Dr. ABEL RESTREPO GIRALDO, que
se trataba de la muerte de un Juez, y no cualquier Juez, un Juez penal, un juez
penal Especializado, es decir, un funcionario con un alto índice de problemas de
seguridad, pues no nos resulta extraño que en esta Ciudad terminen con la vida
de Jueces y Fiscales. Habremos entonces de recordar que el Dr. Abel, en su
condición de Juez Especializado, estaba encargado de investigar los delitos más
graves que se presentan en la sociedad, como por ejemplo el narcotráfico, el
terrorismo, violaciones de derechos humanos, homicidios con fines terroristas,
concierto para delinquir, entre otros delitos, es decir tuvo que condenar jefes de
bandas, narcotraficantes, e incluso autores de atentados terroristas, y recibió
amenazas en muchas ocasiones y esto en nada le interesó a la Fiscalía, pues
como se probó en este juicio frente nada de esto se dijo en el informe ejecutivo
que rindió el investigador de la Fiscalía y como lo escuchamos en este juicio de
boca del señor ISMAEL ANTONIO SALDARRIAGA LOZANO, secretario del Juzgado
Noveno Especializado, persona imparcial frente a los intereses de dos partes en
este juicio, quien desde el mismo día de la muerte del Dr. Abel le informó al
Investigador de la Fiscalía, no solamente que el Dr. Abel retiró una suma
importante de dinero, sino que además por esos días se presentó en el Juzgado
un incidente, de gran magnitud, que fue en la misma semana que mataron al
Dr. Abel, esto es después de un juicio muy difícil en la emisión del sentido de
fallo condenatorio en contra de un narcotraficante de nombre ROBINSON
RESTREPO AGUIRRE, perteneciente a una banda con mucho poder en esta
Ciudad, la que se hace llamar los TRIANA, cuyo jefe ya fue extraditado y
ROBINSON era uno de sus máximos cabecillas, es decir, no estamos hablando
de cualquier ciudadano, estamos hablando de un delincuente reconocido y lo
más importantes es que la condena fue de 31 años, es decir una condena
significativa, importante, y nada más y nada menos que por el Delito de
concierto para delinquir con fines de narcotráfico. Incidente del cual dio cuenta
2
el video que aportó a este Juicio la Defensa, donde claramente se observa como
en el momento en el que el Dr. Abel le leyó la condena al señor RESTREPO
AGUIRRE, éste lo miró feo, en tono desafiante y le grito, esto es injusto, y
aunque no pareciera una amenaza directa, si era para preocuparse porque
estamos hablando de un delincuente reconocido en esta Ciudad y por la forma
en la que lo dijo si era para preocuparse, y tanto fue así que el Dr. Abel sintió
miedo, sintió temor por su vida y la de su familia, y decidió denunciar ante la
fiscalía, como consta en la certificación expedida por el Jefe de la Oficina de
Reparto de la Dirección Seccional de Fiscalías de Medellín, en donde se indica la
existencia de la denuncia formulada por el señor ABEL RESTREPO GIRALDO, por
el presunto delito de AMENAZAS, bajo el radicado SPOA No
0500160002062010000083, en donde aparece como indiciado el señor
ROBINSON RESTREPO GIRALDO, la cual fue recibida el día 18 de enero de 2010 y
asignada a la Fiscalía 26 Especializada de Medellín. Una amenaza que bien
podía concretarse, Pero nuevamente le repito esta información en nada le
importó a la Fiscalía. Con la gravedad de que el investigador del ente acusador
ocultó en su informe ejecutivo información tan valiosa, pues sobre esto nada
consignó en su informe ejecutivo.

Se concluye entonces, que la Fiscalía investigó la hipótesis más fácil, en la que


dice que mi defendido el señor Germán Valencia Días, es un COAUTOR del
Homicidio del Dr. ABEL RESTREPO GIRALDO, y para ello argumenta un acuerdo
previo entre mi defendido y el autor material; una división de trabajo y un
aporte trascendental fundamentada en el decir de que a mi defendido le
correspondió citar al lugar al Dr. Abel al patio de las palmeras y seguidamente
señalárselo al Autor material, fundamentado todo en ello en los siguientes
medios de conocimiento:

1. Un video, del cual no queda la más mínima duda en que el autor


material sólo se interesó por un maletín, y que si bien es cierto mi
defendido aparece en él, no es de la forma como el ente acusador lo
quiere hacer ver hoy en este Juicio. Nunca se ha negado por parte de la
defensa que mi defendido el señor GERMAN VALENCIA DÍAZ, no haya
estado en el sitio conocido como el patio de las palmeras de la
Universidad Autónoma, su presencia no se ha negado y es que tenía una
razón de peso y sobre todo muy humana, como era pedirle perdón a un
profesor con quien tuvo un incidente en el mes de diciembre. Ahora

3
que la Fiscalía argumente que mi defendió le hiciera señas al autor
material y que fuere tras ese señalamiento que el autor material le
dispara al juez, versión que a mi sentir resulta bastante encajada en un
interés por perjudicar a mi defendido, cuando aquí en este juicio
claramente se probó que GERMAN VALENCIA DIAS, tiene un
problema____ y es que a caso no es muy normal que las personas
acompañen sus palabras de gisticulaciones. Lo cierto es que tenemos un
video en el que no se observa que previamente al momento de la
muerte del Dr. Mi defendido se reuniera, o acordara la comisión de
dicho delito. Así mismo quiso el ente acusador dejar ver que mi
defendido no prestó auxilio al Dr. Abel, y por tanto resulta bastante
sospechos, pero la realidad es que en el video no se observan otras
personas que también presten auxilio. Aún más, claramente escuchamos
en el video los disparos, porque para tal hecho no se utilizó un arma con
silenciador, de allí que no nos puede resultar extraño que lo más normal
era que las personas corran o busquen protegerse. Pero es que esta es
una versión bastante amañada, pues tuvimos un testigo presencial, el
joven de la fotocopiadora y verdad que en el video tampoco lo
observamos prestando auxilio al juez, como no vimos a otras personas y
por esto muy seguramente no es un sospechoso como sí resulta serlo
para la Fiscalía mi defendido.

Si a analizamos uno a uno los medios de conocimientos que trajo la


Fiscalías, empezaremos por decir que no existe más que un manto de duda
y el sin sabor de que pareciera de que lo único que logró probarse por parte
del ente acusador fue lo que se estipuló como lo pasaré a explicar de una
manera detallada:

EL INVESTIGADOR ADSCRITO AL CUERPO TÉCNICO DE INVESTIGACIÓN -


ARMANDO LEON ECHAVARRIA, quien dijo tener doce años de experiencia y
del cual se evidenció cómo ocultó información que era importante más
tratándose de la muerte de un juez, y no de cualquier Juez, un juez penal
especializado. Con la gravedad, que le allegan unas evidencias tan
importantes como lo fueron una arma de fuego y un celular, y nada hizo
para constatar y verificar la existencia del lugar donde le manifestaron
fueron arrojadas por el presunto autor material de los hechos, y es que
realmente no estuvo presente para el momento en que fueron arrojados
dichos objetos, como tampoco estuvo presente en el momento en que
fueron recogidos por el policía de vigilancia, y mucho menos le consta qué
4
posó con ellos durante todo el tiempo que estuvieron en poder de dicho
policía. Además por su experiencia como investigador experto en el área
de homicidios, debía conocer que su deber era ir hasta el sitio y fijarlo.
Pero no sólo eso, también le era exigible por su conocimiento y su
experiencia que buscara huellas en ambos elementos que muy
seguramente le permitirían establecer la identidad del autor material, como
es del conocimiento generalizado a través de una huella se obtiene la cédula
de una persona, su nombre, su talla, su fotografía, pero esto no se hizo y
más aún se contaba con un video en el que se ve claramente quién es el
autor material y fácilmente se hubiese podido ampliar la imagen para hacer
un comparativo, pero verdad que esto no se pasó en la investigación. Y es
que la pobreza investigativa no tuvo su límite, se tuvo un celular del cual
ni siquiera se estableció quién era el suscriptor de esa línea telefónica, que
muy seguramente hubiese sido bastante importante para es establecer
como lo dije antes la identidad del presunto autor material, de la cual hoy
en este juicio aún no se conoce lo más mínimo.

EL POLICIA DE VIGILANCIA - SIMÓN JIMENEZ RODRIGUEZ, con una versión


poco creíble, y es que aquí lo tuvimos como testigo de la Fiscalía en este
juicio y manifestó que escuchó unos disparos y posteriormente ve a un
hombre correr, que tenía puesta una chaqueta negra, dice además que
venía como subiendo por la 50, es decir la calle colombia y volteó por la 55,
es decir Tenerife y en toda el esquina donde hay un semáforo lanza como
una cosa y es después que se da cuenta de que se trata de un arma de fuego
y un celular. Versión que no resulta creíble por varias razones, la primera
porque claramente observamos en el video que el autor material del
homicidio huyó por la puerta de la Universidad ubicadas sobre la calle 49,
esto es Ayacucho, situación de la cual también dio fe el portero de la
Universidad al que le correspondía prestar vigilancia en ese sitio y
claramente manifestó que lo vio cuando salió por esa puerta. En segundo
lugar no resulta creía la versión del policía porque significaría que el autor
material pretendió huir por la carrera 55, cuando claramente se estableció
en este juicio que aledaña a la Universidad se encuentra la Estación de
Policía La Candelaria, bastante grande y visible, no suena lógico que esa
fuera la ruta por la cual se pretendía huir. En tercer lugar, resulta más
inverosímil aún, que la moto en la cual huyó la persona que según el policía
de la Estación la Candelaria, arrojó dichos objetos, se encontraba parqueada
en toda la esquina de la 49 es decir Ayacucho – con la 55 es decir Tenerife.

5
Me pregunto si el autor material lo vimos en el vídeo salir por la puerta
queda hacia Ayacucho, porqué dijo el policía que lo vio venir de la 50. Será
que se trata de la misma persona?, verdad que nunca se escuchó en este
juicio que el policía dijera que esta persona llevara un maletín en sus
manos?, verdad que lo único coincidente es que tenía una chaqueta negra?.
Pero esto no acaba ahí, resulta mucho más preocupante que tratándose de
un Policía que ha recibido capacitaciones, con experiencia, que lo era las
veinticuatro horas del día, del que se esperaba mínimamente que fuera
conocedor de la ley, encuentra unos elementos materiales probatorios
de los cuales fácilmente se podría inferir que muy posiblemente hacían
parte de una comisión de un delito, no custodia la escena, no los fija
fotográficamente como era su deber, no implementa los protocolos de
cadena de custodia para salvar la escena y evitar la contaminación, sino que
le pareció más importante ir a llevar unas bolsas que le habían
encomendado. Y es que tuvo dichos elementos, un arma y un celular,
durante un lapso de tiempo frente al cual no se tomó la más mínima
precaución como era su deber. Es por todas estas razones, que resulta
extraña y poco creíble la versión rendida por el policía.

Se escuchó igualmente en testimonio al Vigilante de la Universidad JUAN


DIEGO ECHAVARRIA SALDARRIAGA, testigo de la Fiscalía, al que la Fiscalía le
asigna valor toda vez que manifestó que ese día mi defendido preguntó por
el Dr. Abel y que además lo notó como muy serio, como emproblemao y de
afán y como agitado. Veamos será que es muy extraño en una Universidad
que un estudiante pregunte por un profesor?, verdad que es algo bastan
normal dentro de una relación académica? Y que el vigilante diga que
estaba como serio, agitado como emproblemao y de afán, es una
percepción propia, es una conclusión sin asidero, claramente se estableció
en este juicio que GERMAN sólo estuvo un instante en ese sitio, que no sabía
de dónde venía GERMAN, ni mucho menos sabía para dónde iba, como para
decir que estaba de afán. Es que además estar agitado, no es un delito más
en una ciudad en la que se vive un caos permanente y con un clima como el
que tenemos, más aún tratándose de una persona de contextura obsea, y
que la hora en la que le hizo la consulta al vigilante, casi las seis de la tarde,
es una hora en la que la mayoría de los alumnos están acelerados sobre
todo si vienen de su lugar de trabajo y pretenden llegar a tiempo a clase.
Poco e intrascendental aportó este testigo en este juicio.
6
El testigo DIEGO MAURICIO GALLEGO HOYOS, joven de escasos 16 años de
edad, del que escuchamos decir que se percató de la presencia de un man,
como extraño, sin pinta de estudiante, que le llamó la atención, que estaba
agachado, como nervioso, sin libros. Pero del cual jamás dijo en este juicio
que haya dicho que momentos antes de la muerte del Juez Abel, lo haya
visto hablando con mi defendido el señor GERMÁN VALENCIA DIAZ, por el
contrario manifestó que siempre lo vio solo.

Ahora, LUIS GUILLERMO MÚNERA TOBON, Defensor público, testigo de la


Fiscalía con un claro interés en perjudicar a mi defendido el Dr. GERMÁN
VALENCIA DIAZ, pues es que si bien fue testigo de la manifestación que éste
le hizo al Dr. ABEL en el mes de diciembre después que le diera por perdido
un módulo de la especialización, más concretamente frente a le expresión
que le hiciere: “FRESCO DOCTOR, USTED ME LA TIENE MONTADA Y HOY ES
USTED EL QUE MANDA, PERO TRANQUILO QUE ESTO NO SE QUEDA ASI, NO
SEA HIJUEPUTA”,. Verdad que no es extraño que un estudiante se altere
cuando se da cuenta de que le dieron perdido un módulo, más aún cuando
esto significa pérdida de oportunidades profesionales, pérdida de
oportunidades laborales, pérdida de dinero, no poderse graduar con sus
compañeros, en fin muchas cosas más. Y es que será muy extraño en una
universidad que se presente una discusión entre alumnos y profesores?. Lo
único cierto es que en la manifestación que hizo mi defendido no dijo que lo
fuera a agredir físicamente, ni mucho menos dijo que lo fuera a matar. Si
bien expresó que eso no se iba a quedar así, con ello quiso significar que
iba a adoptar una medida que perjudicara al profesor como en efecto lo
hizo, lo calificó mal, esto quedó claro en este juicio, mi defendido realizó
una mala calificación al profesor Abel, pues para nadie es un secreto que
una mala calificación a un docente puede traer consecuencias en el
ejercicio de su actividad de docente. Y esta fue la forma como mi defendido
se quiso desquitar de su profesor, el Dr. Abel, y ese era el motivo por el cual
el día de su muerte lo estaba buscando para pedir perdón, un acto de
humano. Pero es que retomando este testigo de la Fiscalía, tiene
claramente establecido su interés en perjudicar a mi defendido y aquí
quedó claramente establecido que mi defendido fue su amigo, su
compañero, pero cuando su novia ANDREA GRISALES, decidió encarretarse
con GERMAN, cortó toda relación con éste. Y es que a quién no le duele, y
mucho más tratándose de un amigo, del que no se espera una traición, que
7
sea esta la persona que le quite su novia. Motivo bastante doliente como
para tener un interés en querer perjudicar a quien le causó tanto dolor, por
ello es que el testimonio de GUILLERMO MÚNERA, habrá de tomarse con
beneficio de inventario.

La Doctora YESISCA BIBIANA BOTERO GÓMEZ, magistrada y compañera del


Dr. Abel, claramente manifestó en este juicio que fue ella misma quien
decidió sacar a GERMAN de clase, porque según dice lo notó un tanto
cansón con el celular. Me pregunto será la primera vez que un estudiantes
es inquieto en clase con un celular, será esto algo extraordinario, cuando la
realidad nos indica que incluso hay estudiantes que no dejan ni un segundo
de clase en estar atentos en sus black berrys. Será esto un hecho
trascendental, cuando la misma profesora es quien dice que ella misma fue
quien lo sacó de la clase, no fue él quien decidió alejarse por su propia
decisión. Y de que ese día GERMAN estaba como distraído, muy callado,
como si algo le pasara, es su apreciación, es su conclusión, pues claramente
no puede dar fe si GERMÁN tenía problemas familiares, sociales,
económicos, en fin el que fuera, como ser humano también tiene derecho a
tener expresiones de sus sentimientos y eso no puede ser calificado única y
exclusivamente como el síntoma de una persona que va a cometer un
delito, como lo dije anteriormente también es un ser humano con derecho a
expresar sus sentimiento por la razón que tuviera para ello. Por el contrario,
la Doctora YESSICA BIBIANA, corrobora lo expresado por esta defensa
cuando indica que el Dr. ABEL se encontraba bastante contento, feliz, pues
era conocedora de que al día siguiente terminaría de pagar la cuota inicial
de su tan anhelado apartamento.

MANUELA SUPULVEDA ALCARAZ, amiga de JAIRO ANDRES RENDON, quien le


manifestó lo que le contó su amigo, por lo sucedido en una fiesta acaecida
en el mes de diciembre del año 2009. Más concreta frente a la manifestación
que le hiciere “ESE HIJUEPUTA SE DIO EL LUJO DE HACERME REPETIR LA
ESPECIALIZACIÓN, PERO YO ME VOY A VENGAR DE ÉL, ESPERE Y VERA.
Verdad que MANUELA, no presenció, ni le consta que en efecto dicha
manifestación fue en esos términos, verdad que MANUELA no sabe ni le
consta cómo podría ser la forma como GERMAN pretendió vengarse del
profesor ABEL, verdad que MANUELA no conoció de la mala calificación que
8
éste le hiciere a su profesor y sobre todo verdad que en dicha expresión no
está diciendo que lo va a agredir físicamente, o que mucho menos está
diciendo que lo va a matar. Me pregunto qué razón puede tener una mala
calificación a un profesor al que se quiere es matar. Verdad que resulta
ilógica esa mala calificación?. Qué puede significar una mala calificación para
una persona muerta?.

Ahora de que el arma de fuego que aparece de una manera extraña en


este caso, figuraba a nombre de mi prohijado el Doctor GERMÁN VALENCIA
DÍAS, claro está que se probó en este juicio que la había perdido tres meses
antes de la fecha en que mataron al Dr. Abel, esto es muy claro, el
incidente como estudiante tuvo GERMAN con su profesor, sucedió en el
mes de diciembre del año 2009, fecha para la cual ya estaba perdida,
hurtada dicha arma de fuego y como lo escucharon en este juicio dicha arma
se la hurtaron en las inmediaciones de la Universidad Autónoma. Verdad
que es bastante coincidente. Verdad que por todo lo que se ha dicho, sobre
esta arma recae un mar de dudas sobre la forma en que se halló, se
recolectó y se trajo al proceso. Será a caso que hay intereses ocultos que
quieren perjudicar a mi defendido?.....

Resulta más aún preocupante cuando la Fiscalía pretende vincular dicha


arma de fuego con las vainillas encontradas en la escena del crimen, ya que
las características encontradas corresponden a las dejadas por ese tipo de
arma que trajeron al caso de una manera no tan clara. Pero es que es
todavía mayor la duda, porqué las vainillas aparecen en un lugar en el que
por la naturaleza y características del arma deberían estar en otro lugar?,
será posible que en esta Ciudad suplanten evidencias, suplantes vainillas?.
Lo único cierto es que las vainillas no son el elemento causal de una muerte.
El elemento causal de una muerte son los proyectiles, frente a los cuales
claramente escuchamos de boca del perito resultan INDETERMINADOS para
el cotejo, es decir que no podemos afirmar a ciencia cierta que los mismos
hayan sido disparos del arma que no muy claramente allegaron a esta
investigación.

Por el contrario esta Defensa ha querido mostrar la única verdad existente y


es que mi defendido GERMÁN VALENCIA DIAZ, nunca ha negado que ese

9
día de los hechos estuviere llamando al DR. ABEL RESTREPO GIRALDO, a su
celular, pues en verdad quería pedirle perdón, una disculpa, como cualquier
persona que como humano se altera, pues pretendía dar por superado el
incidente acaecido en el mes de diciembre del año 2009, ante la pérdida de
un módulo de una especialización y con todo lo que ello significaba para su
vida personal y laboral, esto es pérdida de dinero, de tiempo, pérdida de
oportunidades laborales, en fin. Y es que además mi defendido tampoco
nunca ha negado que ese día estuvo en el patio de las palmeras y que
estuvo preguntando por el profesor Abel, porque su única motivación era
pedirle disculpas, como se lo prometió a su novia JESICA MARCELA
ESCOBAR RESTREPO, quien también rindió testimonio en es este juicio y no
hay razón alguna para restarle credibilidad frente a sus dichos. Pues
claramente se estableció que la forma como mi defendido se desquitó del
DR. ABEL, fue calificándolo mal. Situación que también pudo dar fe el
sacerdote y obispo JOSE ANTONIO ESCOBAR LONDOÑO.

Se tiene entonces que como lo certificó el DAS mi defendido no tiene


antecedentes penales, y tres meses antes de la muerte del Dr. Abel, puso en
conocimiento de las autoridades, como era su deber el hurto del arma de
fuego, que figuraba a su nombre. En verdad, estamos en presencia de un
hombre honrado, decente y sobre todo muy querido en el barrio como en
efecto lo expresaron sus vecinos a través del escrito que se allegó a este
juicio.

Y es que además, mi defendido es un hombre que le ha servido a la


sociedad desde la labor que como Inspector realiza. No tenemos sobre la
materia queja alguna. Más aún ha de ensalzarse su labor, después de
conocer que se trata de una persona que presenta una conducta autista leve
desde la edad de los 5 años, esto es con dificultades para reaccionar ante el
peligro, con gran dificultad para expresar sus emociones, tanto negativas como
positivas. Caracterizándose por ser altamente racional y muy poco emocional.

A través del investigador de la DEFENSA – IVAN SALAZAR RIOS, esta


defensa probó que sí existían otros motivos para acabar con la vida del DR.
ABEL RESTREPO GIRALDO, información que ocultó la Fiscalía, como lo es el
hecho de una amenaza que pesaba en su contra y que era muy posible que
se efectivizara y el hecho de que ese día realizó un retiro de una suma
significativa de dinero y que muy posiblemente por esta razón también era
10
posible que lo mataran. Información que corroboró esta Defensa con el
testimonio que rindió en este juicio el señor ISMAEL ANTONIO SALDARRIAGA
LOZANO, secretario del Juzgado, quien contó que desde la misma fecha de
la muerte de su jefe el Dr. Abel, Juez Especializado, suministró en forma
detallada toda la información a la Fiscalía, y esta no hizo nada por
descartar otras hipótesis delictivas de mayor peso que la que pretendió
demostrar en este juicio el ente acusador, como fue la pérdida de un
módulo de una especialización, que al compararla frente a una amenaza
que realizó un delincuente reconocido tras una condena de 30 años de
prisión y un posible hurto bajo la modalidad del fleteo, resulta
insignificante.

Lo más grave es que la fiscalía contó con todas las herramientas suficientes
para establecer la identidad e individualización del verdadero autor
material, como lo fue video en el que claramente se ve, unas posibles huellas
en el arma y en un celular que llegaron a este caso de una manera no muy
clara y los datos del suscriptor de una línea telefónica, y nada de eso se hizo.
Verdad que aún el autor material, es decir la persona que le disparó al Dr.
Abel aún no está capturada, ni detenida, ni mucho menos tenemos hoy un
juicio frente a ese hombre que claramente vimos en el video se hurtó el
maletín y que además cegó la vida del DR. ABEL RESTREPO GIRALDO – un
Juez penal Especializado.

Es por todo lo anterior, que considero que no se ha cumplido con el


presupuesto que establece el artículo 381 del CPP, a la hora de emitirse un
fallo condenatoria, esto es no se tiene un conocimiento más allá de toda
duda razonable y en consecuencia les solicito señores del jurado emitir a
favor de mi defendido, el señor GERMÁN VALENCIA DIAS, un fallo de
carácter absolutoria, pues continúa invariable su derecho a la presunción de
inocencia y más aún, ha de tenerse presente el in dubio pro reo – esto es,
ante la existencia de dudas, éstas deben ser favorables al acusado.

11
12

También podría gustarte