Está en la página 1de 9

CICLO DE HIELO Y DESHIELO

El conocido ciclo de hielo y deshielo que se presenta usualmente en las estructuras


de concreto, es un acontecimiento que se da de forma cíclica en cuanto al congelamiento y
descongelamiento del agua ubicada en los poros de dicho concreto se tratase, de manera tal
que dicho acontecimiento o fenómeno se ha considerado como uno de factores más dañinos
para el material en cuestión.
Asimismo, el llamado ´´hormigón´´ como se conoce al concreto a nivel mundial,
presenta heladas en cuanto la temperatura desciende, de manera que cuando este material
posee cierto rango de saturación, dicha agua presente en sus poros no presenta un espacio
adecuado que le permita expandirse; de igual forma, se ha comprobado que al sufrir
disminuciones de temperatura, primero se congelan aquellos sitios donde el diámetro de los
poros es mayor al resto y en consecuencia aparecen la presión hidráulica que actúa sobre
las paredes del concreto, lo que finalmente produce el daño a dicho material.
Por otro lado, luego de ese proceso, cuando se evidencia un aumento de la
temperatura, el hielo anteriormente formado se va descongelando produciéndose
nuevamente rangos de saturación del agua, donde finalmente se vuelve a repetir dicho ciclo
descrito; de tal manera, la rutina repetitiva de este comportamiento cíclico es lo que llega a
formar un descascaramiento en la superficie del concreto.
► FACTORES QUE INFLUYEN EN EL CICLO DE HIELO Y DESHIELO
Como se ha descrito anteriormente, la temperatura juega un papel fundamental en
dicho ciclo, sin embargo, existen otros elementos que son capaces de producir, acelerar o
resistir al fenómeno descrito.
-USO DE SALES FUNDENTES:
Está caracterizado por ser unos de los factores más dañinos para el concreto y sus
estructuras en general, encabezándose principalmente por la utilización de sales como el
cloruro de sodio o de calcio, las cuales presentan temperaturas de congelación sumamente
bajas, capaces de generar las descamaciones que se suelen observar en las mismas;
mediante el proceso de acciones que ellas realizan en este ciclo, se genera simultáneamente
en la etapa de congelamiento un desarrollo en cuanto a las presiones osmóticas así como las
presiones hidráulicas, ubicadas principalmente en la pasta de dicho material.
Asimismo, todas estas sales contienen porciones del ión cloruro el cual es uno de los
componentes principales en la corrosión de las armaduras estructurales y muchas de éstas
logran alcanzar una velocidad de enfriamiento de por lo menos 14°C/min.
Por otro lado, a lo largo de los años se estudió minuciosamente la concentración de
estos componentes pues resultaron sumamente relacionadas con la evolución de las
presiones mencionadas, de tal manera que Verbeck y Klieger (1957) en todos sus estudios
y ensayos, lograron plantear que todo daño o descamación referente al concreto, suele
presentarle cuando las concentraciones de estas sales descongelantes están en un rango de
3% a 4%. Sumado a esto, Litvan (1975, 1976) describió en sus hallazgos que estas sales
descongelantes aumentan el rango de saturación en el concreto lo que acelera dicho ciclo de
hielo y deshielo, trayendo como consecuencia las descamaciones.

-MAL DISEÑO DE LAS ESTRUCTURAS:


Muchas de las estructuras que suelen presentar descamaciones o desgaste en el
concreto, poseen un diseño inadecuado que en algunos casos no cumplen con los
lineamientos establecidos en las normas vigentes para la construcción de las mismas.
Por consiguiente, como se ha explicado anteriormente, mientras mayor sea la
proporción de agua presente en el concreto, mayores serán los niveles de saturación dentro
de la misma, por lo que a su vez y en consecuencia de ello, mientras más ingreso de agua
tenga la estructura mayor será la susceptibilidad a desarrollar dicho fenómeno cíclico.
Por lo tanto, el daño causado será proporcional a la falta de drenaje y demás
sistemas que sean capaces de impedir que el agua se dirija por debajo de los bordes de las
estructuras.
-INCOPORACIÓN DE AIRE:
Incluir aire al concreto permite una gran resistencia en cuanto a la producción de
descascaramiento o fisuras en el concreto, puesto que cuando se presenta la congelación
toda el agua que ha sido transportada por efecto de la misma en la pasta, logra acomodarse
de manera tal que todas las burbujas de aire presentes en el concreto generan un sitio
optimo para que el agua se concentre dentro y pueda calmar la presión hidráulica.
Sin embargo, agregar proporciones excesivas de aire no hará que la pasta de
cemento pueda protegerse ante el fenómeno cíclico, sino resultará perjudicial pues
provocará una disminución de su resistencia.
Por consiguiente, se deben seguir los lineamientos establecidos en las normas
correspondientes en cuanto a la proporción de aire que se deba incorporar, teniendo el
conocimiento exacto de los demás componentes de la mezcla para que esta pueda
elaborarse y modificarse de la manera más eficiente posible.
-CURADO ESCASO:
Es sumamente necesario mantener un curado prolongado, de manera tal que en las
situaciones en la que no se conste de alguna fuente de agua o de humedad externa, el
concreto pueda resistir las consecuencias del congelamiento al tener una resistencia a
compresión de por los menos 500 Megapascal.
Sin embargo, cuando se tiene un concreto con un curado muy escaso, este será
susceptible a formar una capa superficial tan frágil que no resistirá dichas consecuencias,
sobre todo si se cuenta con una cantidad de humedad externa.
-ÁRIDOS:
Como se ha descrito, al generarse un proceso tan repetitivo, por cada repetición del
ciclo de hielo y deshielo, se genera una fisuración cada vez más profunda y notoria en el
concreto. Asimismo, los áridos porosos presentes en el concreto muestran sus fisuraciones
y deterioro por causa de los volúmenes de agua, por lo que en consecuencia logran destruir
a dicho elemento y permiten la aparición de cráteres en la superficie del concreto; por lo
tanto, es sumamente recomendable implementar áridos con baja porosidad, los cuales son
capaces de presentar una excelente adherencia con respecto a la pasta de cemento.
►SINTOMATOLOGÍA
En las estructuras de concreto que han sido deterioradas por efecto del ciclo de hielo
y deshielo, se han podido observar diversas caracteristicas físicas las cuales son sumamente
imposibles de ignorar.
Dicho deterioro se puede describir como un desprendimiento local o de manera
extensivo en la superficie del concreto, donde normalmente comienza en lugares de radios
pequeños y aisladas, que se van expandiendo paulatinamente.
Asimismo, todo aquel descascaramiento visible deja en evidencia el agregado
empleado (no se logra evidenciar el agregado grueso), donde posiblemente pueda
observarse cierto grado del mismo, comprendido entre 1/8 y 3/8 de pulgada del material
superficial, sin embargo, cuando el deterioro y descascaramiento es sumamente severo,
toda la superficie es descartada mostrando en este caso el agregado grueso de una manera
abrupta.
►TRATAMIENTO PARA LA ZONAS AFECTADAS DE LA ESTRUCTURA
Para poder realizar un tratamiento adecuado para las zonas o partes de las
estructuras afectadas, se debe tener una evaluación muy detallada de la situación de manera
tal que las acciones que se vayan a implementar sirvan de manera beneficiosa y se eviten
daños mucho más extensos.
Asimismo, se debe tener en cuenta que toda aquella zona a reparar será igual de
resistente como la estructura inicialmente construida y sin deterioro alguno; de manera tal
que, mediante chorros de arena, lavados a presión, cincel, martillos o cualquier otra forma
que consideren los expertos, se procederá a retirar todo aquel material que se encuentre
frágil y en estado de deterioro hasta tener una superficie en estado rugosa y sin afecciones.
Posteriormente, se aplicará el recubrimiento necesario y optimo para dicho lugar el
cual puede ser un recubrimiento de concreto a base de látex o mortero de reparación a base
con implementación de polímeros.
Adicionalmente, en las zonas a tratar se pueden aplicar impermeabilizaciones de
dichas superficies, de manera tal que se evite todo acceso al agua o humedad que facilite la
saturación de los poros. De igual manera, utilizar los aditivos de aire, siempre y cuando sea
la proporción adecuada, mejorará considerablemente la resistencia al fenómeno y por ende
al deterioro causado, puesto que la estructura tendrá espacios para que el agua se almacene
al congelarse y se pueda calmar la presión hidráulica en los poros, como se explicó
anteriormente
ATAQUE POR SULFATOS

El fenómeno del ataque por sulfatos usualmente se manifiesta cuando el concreto


está en continuo contacto con diversos tipos de agua ya sean subterráneas, de lagos, entre
otros, de manera tal que al conseguir introducirse a través del concreto y en consecuencia
reaccionar con los componentes de la pasta de cemento, forman reacciones químicas de
índole expansivas.
Asimismo, los componentes más agresivos son los sulfatos de sodio, potasio, calcio
y magnesio; cuando estos elementos se relacionan con los ya concentrados en el cemento,
generan sustancias que poseen un volumen de magnitud mayor a los productos de dichas
reacciones, por lo tanto, al generarse un aumento de dicho volumen, por ende se presentará
una expansión en el concreto dando paso a la fisuración del concreto ya que las tensiones
generadas sobresalen con respecto a la resistencia a tracción del mismo.
En general, es importante resaltar que una de las secuelas de dicho ataque es la
formación de la etringita, conocida en el campo de estudio como aluminato de calcio
trisulfato hidratado (CAO·Al2O3·3CaSO4· 32H2O), la cual es capaz de producir
particularmente un aumento del volumen, presentando finalmente una expansión y
fisuración respectivamente del concreto; por otro lado, también se encuentra presente el
yeso, conocido por los expertos como sulfato de calcio dihidratado (CaSO4· 2H2O), el cual
genera un ablandamiento y disminución de la resistencia en dicho concreto.

►FACTORES QUE INFLUYEN EN EL ATAQUE POR SULFATOS


-CALIDAD DEL CEMENTO:
Como es conocido a gran escala, el cemento usualmente utilizado en las
construcciones civiles es el cemento Portland, sin embargo, este cemento comercial añade
yeso en su proceso de fabricación de manera tal que pueda actuar como un regulador al
momento de producirse el fraguado, lo que podría implicar un ablandamiento y poca
resistencia para el concreto, si no se trabaja en las proporciones adecuadas.
Asimismo, dentro de la calidad del concreto juega un papel muy importante la
relación agua/cemento, pues se considera que una baja relación de la misma es capaz de
disminuir la permeabilidad que se pueda presentar y por ende, el paso de iones de sulfato.
Cabe destacar que, tal como describe Mather (1969), cuando se evidencia un gran
aumento en cuanto a la proporción de tricalcio-aluminato (C3A), la resistencia pertinente a
los sulfatos del cemento portland, disminuye consecuentemente. Asimismo, en la norma
ASTM C 150, se establece que la proporción de tricalcio-aluminato debe ser de 5% y 8%
para cementos resistentes Tipo V y moderadamente resistentes Tipo II a los sulfatos
respectivamente.
-EL AGUA:
Está comprobado que el agua es un factor sumamente activamente para al ataque
por sulfatos, ya que esta juega un papel fundamental en cuanto a la permeabilidad presente,
relación agua cemento o los diferentes tipos de agua que logran tener contacto con el
concreto, ya sea provenientes por agua de rio, mar o subterráneas.
De igual modo, se tiene que cuando una cantidad de agua se posiciona en un lugar
determinado se genera una cristalización de las sales, haciendo más susceptible dicho
ataque.
Por consiguiente, si el concreto está en continuo contacto con agua marina se
presenta un deterioro del mismo por la acción del sulfato de magnesio ya que este tiene la
capacidad de reaccionar con del hidróxido de calcio que está presente en el cemento
comercial Portland, obteniéndose sulfato de calcio e hidróxido de magnesio. Asimismo, las
aguas subterráneas o provenientes de embalses poseen rocas como las seleníticas o las
yesíferas, las cuales arrastran y al hacer contacto con el concreto producen dicho ataque por
sulfatos.
Por otro lado, el agua que interviene en el proceso de enfriamiento del concreto
resulta igualmente un indicador de dichos ataques, puesto que usualmente se emplean
porciones pequeñas de agua de reemplazo.

►SINTOMATOLOGÍA
En las estructuras donde se hace presente el ataque por sulfatos se puede evidenciar
grandes agrietamientos en el concreto, debido al incremento del volumen generado, el
ablandamiento del mismo y la diminución en la resistencia de la pasta de cemento debido a
los factores descritos anteriormente.
►TRATAMIENTO PARA LA ZONAS AFECTADAS DE LA ESTRUCTURA
Además de realizar los estudios, pruebas y ensayos correspondientes para
cuantificar la magnitud del daño y posibles daños, se debe retirar mediante los procesos
indicados por os expertos, todo tipo de material que se encuentre en deterioro, sueltas o ml
adheridas y a su vez aquellas parte que impidan la correcta adhesión de los nuevos
materiales.
Asimismo, es necesario dejar la superficie de concreto libre de cualquier rastro de
polvo, suciedad, pintura o síntoma de corrosión
En general, es necesario utilizar en las estructuras a reparar un concreto capaz de
soportar dichos ataques por sulfato y esto pude lograrse implementando una disminución en
la relación agua/cemento, la cual reducirá tanto el ingreso como los altos niveles de agua en
dicho material; de igual modo, es necesario al implementar el concreto se realicen los
cuidados más óptimos y eficientes, de tal manera que el porcentaje o rango de fisuración
por contracción sea el más mínimo posible. (Verbeck 1968)
REFERENCIAS BILBIOGRÁFICAS
Martínez, R. (2010). ¿Por qué se deteriora una estructura de hormigón?. Recuperado el 17
de Mayo del 2021 de, https://www.interempresas.net/Construccion/Articulos/37070-
Estructuras-de-hormigon.html
Eddy, H. Notas de concreto. Resistencia al Congelamiento y Deshielo del Concreto.
Recuperado el 17 de Mayo del 2021 de, http://notasdeconcretos.blogspot.com/2011/04/resistencia-al-
congelamiento-y-deshielo_08.html

Lapuente, R. Tema 19.  Durabilidad del Hormigón  en Climas Fríos. Recuperado el 17 de


Mayo del 2021 de, https://rua.ua.es/dspace/bitstream/10045/5437/6/Tema%2019.-
Durabilidad%20de%20los%20Materiales%20clima%20frio.pdf

Arancibia, F.(2006). Hormigón durable a ciclos de Hielo y Deshielo. Recuperado el 17 de


Mayo del 2021 de, https://facingyconst.blogspot.com/2006/02/hormign-durable-ciclos-de-
hielo-y.html

Aguirre, A. y Mejía de Gutiérrez, R. (2013). Durabilidad del hormigón armado expuesto a


condiciones agresivas. Recuperado el 17 de Mayo del 2021 de,
file:///C:/Users/Usuario/Downloads/1270-Article%20Text-1666-1-10-20130321.pdf

(2019). Ciclos hielo-deshielo del hormigón. Recuperado el 17 de Mayo del 2021 de,
https://krystalinewaterproofconcrete.com/ciclos-hielo-deshielo-del-hormigon/

ACI Comité 201. ACI 201.2R-01: Guía para la Durabilidad del Hormigón, Instituto
Americano de Concreto.

ASTM. American Society for Testing and Materials: ASTM 150C.

Litvan, G. G., 1975, “Phase Transitions of Adsorbates: VI, Effect of Deicing Agents on the
Freezing of Cement Paste,” Journal of the American Ceramic Society, V. 58, No. 1-2, pp.
26-30. Litvan, G. G., 1976, “Frost Action in Cement in the Presence of Deicers,” Cement
and Concrete Research, V. 6, No. 3, pp. 351-356.
Mather, B., 1969, “Sulfate Soundness, Sulfate Attack, and Expansive Cement in Concrete,”
Proceedings of the RILEM International Symposium on the Durability of Concrete, Praga,
12 pp.

Verbeck, G. J., 1968, “Field and Laboratory Studies of the Sulphate Resistance of
Concrete,” Performance of concrete resistance of concrete to sulfate and other
environmental conditions, Thorvaldson Symposium, University of Toronto Press, Toronto,
pp. 113-124. También publicado como PCA Research Department Bulletin 227, Portland
Cement Association, Skokie, Ill., 1969.

Verbeck, G. J. y Klieger, P., 1957, “Studies of ‘Salt’ Scaling of Concrete,” Highway


Research Board Bulletin No. 150, Highway (Transportation) Research Board, pp, 1-13.