Está en la página 1de 5

Propuesta de trabajo N° 2 - Literatura

Curso: 6° 4°
Docente: Torres Cintia
Fecha de entrega: 17/04

Ruptura y experimentación en la narrativa del siglo XX

En el siglo XX, la literatura sufrió un gran cambio caracterizado por la


experimentación, tanto en lo narrativo como en lo lírico y dramático. Este siglo se
inició con la irrupción de las vanguardias en el arte, un quiebre que no solo quería
sería técnico sino también conceptual. Un nuevo modo de ver la existencia y de vivir
nuestra cotidianidad que pedía renovadas formas alejadas del relato convencional.
La narrativa latinoamericana del siglo XX rompe con las formas de la narrativa
tradicional que se venían dando hasta entonces. La innovación propuesta se
desarrolla desde diferentes aspectos y a partir de muy distintos recursos. La ruptura
con la narrativa anterior y experimentación con nuevas formas no ha sido casual:
viene de la mano de un cambio en la concepción sobre el hombre, el mundo y la
realidad.
Este cambio trae como correlato literario la experimentación con las voces
narrativas. ​Múltiples puntos de vista​, y ya no uno y objetivo, construyen los
relatos. Surgen los procedimientos de la ​focalización (punto de vista desde donde
se cuenta algo) y de la polifonía (multiplicidad de voces), y el trabajo complejo con
los distintos tipos de narradores. Por otro lado, también se intenta llevar al ​lenguaje
a su límites y se indaga su naturaleza, su función y sus mecanismos. Un claro
ejemplo de esta búsqueda es “Inmiscusión terrupta” (1969) de Julio Cortázar, relato
en el que a partir de la elaboración de un nuevo lenguaje, el Gíglico, se muestran los
dispositivos que se ponen en juego en la construcción del sentido por parte del
lector, y los mecanismos estructurales del propio lenguaje. Palabras inventadas que
siguen los modelos clásicos del castellano (uso regular de desinencias,
terminaciones de sustantivos y adjetivos, reglas de concordancia de género y
número, etc.) se mezclan con palabras de nuestro lenguaje cotidiano para producir
un nuevo árbol de significaciones y, al mismo tiempo, una experiencia de ruptura
con el propio lenguaje y reveladora acerca del funcionamiento del mismo y sus
límites.
A la centralidad del lenguaje se suma otro cambio en la concepción del hombre
respecto de su realidad: los sujetos ya no son pasivos observadores del mundo;
estos intervienen en él interpretándolo, formándolo a partir de la manera en que
aportan su propia subjetividad en la construcción de los hechos. De esta manera,
los lectores tampoco seguirán siendo simples observadores, sino que ​interactúan
activamente con la obra​, y de alguna manera, también la interpretan y la
construyen, como lo hacen con la realidad que los rodea.
Y así como en el mencionado cuento de Cortázar, el lector se ve obligado a pensar
en la estructura de su propio lenguaje y a inventar y encontrar nuevos sentidos
También el uso de la polifonía y los puntos de vista obligan al lector a participar
activamente del relato. El recurso de las múltiples voces y múltiples focalizaciones
nos obliga a pensar quién habla y cuáles son las intenciones, valoraciones y
disposiciones que hay detrás de su discurso. Un mismo hecho es abordado por
distintos narradores, pero ¿quién dice las cosas como realmente fueron? Tal vez
todos, tal vez nadie. Es tarea del lector reconstruir ese rompecabezas y tomar
posición ante los hechos narrados.
A la figura del lector activo y del uso de la polifonía se suma la técnica del
monólogo interior​. El hombre moderno en su complejidad, inmerso en el lenguaje
y su experiencia, y a partir del aporte de la psicología, da material a la literatura para
repensar la construcción de los personajes, que dejarán de ser planos y describibles
de acuerdo a su relación con el mundo exterior, para pasar a tener una enorme
cantidad de matices y de espesura psicológica que se manifiesta en el fluir de la
conciencia de sus voces narrativas, es decir, mediante la técnica del monólogo
interior que permite al lector saber qué pasa en ese mundo caótico, lleno de voces,
cambiante y reflexivo, afectado de emociones que es la interioridad del personaje,
su propio pensamiento.
Por otro lado, una fuerte crítica a las formas tradicionales de cualquier índole se
instala, para proponer nuevas formas de concebir el mundo, asociados con un fuerte
papel de la juventud y un creciente lugar a la ​cultura popular que empieza a ganar
espacio frente a las expresiones canónicas y aceptadas como cultas. La utilización
de géneros menores​, despreciados por la “alta literatura” se insertan dentro las
obras. Noticias periodísticas, cartas, actas judiciales, denuncias policiales,
publicidades y hasta dibujos introducen al discurso popular dentro de la narrativa.
Otro rasgo de la inclusión de lo popular se da en la ​imitación del habla de las
clases populares o de grupos sociales determinados​, como por ejemplo,
personajes cuyos monólogos o escritos abundan en faltas de ortografía, como el
caso de Juan Carlos en “Boquitas pintadas” (1969), o el uso de una jerga propia del
picaresco por parte de los jóvenes protagonistas en “El juguete rabioso” (1926), de
Roberto Arlt.
También cambia, a partir de nuevos descubrimientos científicos de la física, la
concepción del tiempo y el espacio​. El hombre del siglo XX entiende que ambas
categorías no son necesariamente el tiempo lineal y objetivo en correlato con el
espacio, como se consideraba hasta entonces, sino que estalla la unidad para dar
paso a la idea de multiplicidad de temporalidades, tiempos paralelos, la ruptura de la
linealidad a partir de la intrusión de atemporalidades o tiempos circulares o de
concepción mágica, e incluso superposición de espacios o alteración del correlato
de ambas categorías.
1) Luego de la lectura del texto anterior te propongo que realices un mapa
conceptual empleando el título como disparador del mismo.
2) Lee el siguiente relato de Julio Cortázar (no una vez, sino dos, tres, las que
sean necesarias)

LA INMISCUSIÓN TERRUPTA
Como no le melga nada que la contradigan, la señora Fifa se acerca a la Tota
y ahí nomás le flamenca la cara de un rotundo mofo. Pero la Tota no es inane
y de vuelta le arremulga tal acario en pleno tripolio que se lo ladea hasta el
copo.
– ¡Asquerosa! – brama la señora Fifa, tratando de sonsonarse el ayelmado
tripolio que ademenos es de satén rosa. Revoleando una mazoca más bien
prolapsa, contracarga a la crimea y consigue marivorearle un suño a la Tota
que se desporrona en diagonía y por un momento horadra el raire con sus
abrocojantes bocinomias. Por segunda vez se le arrumba un mofo sin merma
a flamencarle las mecochas, pero nadie le ha desmunido el encuadre a la
Tota sin tener que alanchufarse su contragofia, y así pasa que la señora Fifa
contrae una plica de miercolamas a media resma y cuatro peticuras de esas
que no te dan tiempo al vocifugio, y en eso están arremulgandose de ida y de
vuelta cuando se ve precivenir al doctor Feta que se inmoluye inclótumo entre
las gladiofantas.
– ¡Payahás, payahás! – crona el elegantiorum, sujetirando de las
desmecrenzas empebufantes. No ha terminado de halar cuando ya le están
manocrujiendo el fano, las colotas, el rijo enjuto y las nalcunias, mofo que
arriba y suño al medio y dos miercolanas que para qué.
– ¿Te das cuenta? – sinterrunge la señora Fifa.
– ¡El muy cornaputo! – vociflama la Tota.
Y ahí nomás se recompalmean y fraternulian como si no se hubieran estado
polichantando más de cuatro cafotos en plena tetamancia; son así las tofitas
y las fitotas, mejor es no terruptarlas porque te desmunen el persiglotio y se
quedan tan plopas.

Julio Cortázar, Último round, Siglo XXI, México, 1969.

3) ¿Lograste comprender el sentido global del texto? ¿De qué manera? Explica
con tus palabras el argumento del mismo.
4) Elegí algunas de las palabras propuestas por el autor y buscales un
significado.
5) ¿Por qué podemos decir que este texto podemos situarlo dentro de la
literatura de vanguardia?
6) Observá las diferentes imágenes y determiná cuáles, a tu criterio, podemos
considerar poesías.
7) Como última actividad, te propongo que elijas una o algunas de las siguientes
palabras y realices una intervención de vanguardia: VERANO - AMOR -
ENCIERRO - FAMILIA - DESAMOR - INFANCIA - MUERTE - ENOJO -
RISAS

Como consejo, podes ir buscando y anotando todos aquellos términos y


conceptos que te resulten desconocidos para realizar, posteriormente, una
puesta en común.

También podría gustarte