Está en la página 1de 16

FARINGE

La faringe es un tubo que continúa a la boca y constituye el extremo superior


común de los tubos respiratorio y digestivo. En su parte superior desembocan los
orificios posteriores de las fosas nasales o coanas, en su parte media desemboca
el istmo de las fauces o puerta de comunicación con la cavidad oral y por su parte
inferior se continúa con el esófago, de modo que conduce alimentos hacia el
esófago y aire hacia la laringe y los pulmones. Para una mejor descripción se
divide 5 en 3 partes: nasofaringe, situada por detrás de la nariz y por encima del
paladar blando, orofaringe, situada por detrás de la boca, y laringofaringe, situada
por detrás de la laringe. Debido a que la vía para los alimentos y el aire es común
en la faringe, algunas veces la comida pasa a la laringe produciendo tos y
sensación de ahogo y otras veces el aire entra en el tubo digestivo acumulándose
gas en el estómago y provocando eructos.
Nasofaringe.
Hay varias colecciones de tejido linfoide llamadas amígdalas, así, en su techo y
pared posterior la amígdala faríngea (llamada popularmente vegetaciones o
adenoides).
En su pared externa, desemboca la trompa de Eustaquio que es la comunicación
entre el oído medio y la nasofaringe
y por detrás de cada uno de los orificios de desembocadura se encuentran las dos
amígdalas tubáricas.
Orofaringe.
Es la parte oral de la faringe y tiene una función digestiva ya que es continuación
de la boca a través del istmo de las fauces y está tapizada por una mucosa similar
a la mucosa oral. La orofaringe está limitada por arriba por el paladar blando, por
abajo por la base de la lengua, en donde se encuentra una colección de tejido
linfoide llamada amígdala lingual, y por los lados por los pilares del paladar
anteriores y posteriores, entre los cuales, en cada lado, se encuentra otra
colección de tejido linfoide que constituye las amígdalas palatinas
Las amígdalas palatinas, lingual y faríngea constituyen una banda circular de
tejido linfoide situada en el istmo de las fauces llamada anillo amigdalino o anillo
de Waldeyer que tiene la misión fundamental de evitar la diseminación de las
infecciones desde las cavidades nasal y oral hacia los tubos respiratorio y
gastrointestinal
Laringofaringe
Es la parte laríngea de la faringe ya que se encuentra por detrás de la laringe.
Está tapizada por una membrana mucosa con epitelio plano estratificado no
queratinizado y se continúa con el esófago. Por su parte posterior se relaciona con
los cuerpos de las vértebras cervicales 4ª a 6ª.

LARINGE
Es un órgano especializado que se encarga de la fonación o emisión de sonidos
con la ayuda de las cuerdas vocales, situadas en su interior. Está localizada entre
la laringofaringe y la tráquea y es una parte esencial de las vías aéreas ya que
actúa como una válvula que impide que los alimentos deglutidos y los cuerpos
extraños entren en las vías respiratorias. Está tapizada por una membrana
mucosa con epitelio estratificado escamoso no queratinizado y su esqueleto está
formado por 9 cartílagos unidos entre sí por diversos ligamentos. Tres cartílagos
son impares: el tiroides, el cricoides y la epiglotis y tres cartílagos son pares: los
aritenoides, los corniculados y los cuneiformes.
Cartílago tiroides
Es el más grande de los cartílagos laríngeos y está compuesto por 2 láminas
cuadriláteras de cartílago hialino que se fusionan por delante en la línea media,
formando la prominencia laríngea o nuez de Adán que es más marcada en los
hombres porque el ángulo de unión de las láminas es mayor que en las mujeres
Cartílago cricoides.
Es el más inferior de los cartílagos laríngeos y tiene la forma de un anillo de sello
con el sello dirigido hacia atrás. Está formado por cartílago hialino y es más
pequeño que el cartílago tiroides pero más grueso y fuerte. Su borde superior se
articula con el cartílago tiroides y su borde inferior con el primer anillo de la
tráquea.
Cartílago epiglotis.
Tiene forma de raqueta, está formado por cartílago elástico y situado por detrás
de la raíz de la lengua y del hueso hioides y por delante del orificio de entrada a la
laringe. Su borde superior es libre y forma el borde superior del orificio laríngeo y
su borde inferior está unido al cartílago tiroides. Cartílagos aritenoides. Son 2,
están formados por cartílago hialino y se articulan con el cartílago cricoides. En
cada uno de ellos se inserta un ligamento que forma parte de una cuerda vocal.
Cartílagos corniculados y cuneiformes.
También son cartílagos pares y están formados por cartílago elástico. Los
cartílagos corniculados están unidos a los vértices de los aritenoides y son como
una prolongación de éstos y los cartílagos cuneiformes se encuentran en los
pliegues de unión de los aritenoides y la epiglotis. Estos cartílagos se aproximan
cuando se cierra el orificio de entrada a la laringe en el momento de deglutir

INTERIOR DE LA LARINGE
La cavidad o interior de la laringe se extiende desde el orificio de entrada a la
laringe hasta el borde inferior del cartílago cricoides en donde se continúa con la
tráquea, y queda dividida en 3 partes por dos pliegues superiores (o vestibulares o
cuerdas vocales falsas) y dos pliegues inferiores (o cuerdas vocales verdaderas)
que se proyectan hacia el interior de la laringe desde cada lado.

La glotis incluye las cuerdas vocales verdaderas y la hendidura glótica y es,


por tanto, la parte de la cavidad laríngea más directamente relacionada con
la emisión de voz.

Las cuerdas vocales falsas consisten en 2 espesos pliegues de mucosa que


rodean a unos ligamentos y se extienden entre los cartílagos tiroides y aritenoides.
No tienen papel en la emisión de voz sino que forman parte del mecanismo
protector por el que la laringe se cierra en el momento de deglutir para evitar la
entrada de alimentos u otros cuerpos extraños en las vías respiratorias.
Las cuerdas vocales verdaderas tienen forma de cuña con un vértice que se
proyecta hacia el interior de la cavidad laríngea y una base que se apoya en el
cartílago tiroides. Cada cuerda vocal verdadera está compuesta por un ligamento,
por una membrana elástica y por fibras de músculo estriado

El vértigo es una sensación de movimiento o giros que a menudo se describe


como mareo.

Causas
Existen dos tipos de vértigo: periférico y central.

El vértigo periférico se debe a un problema en la parte del oído interno que


controla el equilibrio. Estas áreas se denominan laberinto vestibular o canales
semicirculares. El problema también puede involucrar el nervio vestibular. (rama
del 8vo par craneal) Este es el nervio que conecta el oído interno y el tronco
encefálico.
El vértigo periférico puede ser causado por:

 Vértigo postural benigno: Breves episodios de mareos o sensación de


vértigo al hacer ciertos movimientos con la cabeza (vértigo postural
paroxístico benigno, también conocido como BPPV)

 Ciertos medicamentos, como antibióticos aminoglucósidos, cisplatino,


diuréticos o salicilatos, los cuales son tóxicos para las estructuras del oído interno

 Lesión (como un traumatismo craneal)

 Inflamación del nervio vestibular (neuronitis)

 Irritación e hinchazón del oído interno (laberintitis)


 Enfermedad de Ménière: La enfermedad de Ménière es un trastorno del
oído interno que provoca episodios de mareos (vértigo) y pérdida de la
audición. En la mayoría de los casos, la enfermedad de Ménière afecta a un
solo oído.

 Presión en el nervio vestibular, por lo general de un tumor no canceroso,


como meningioma o schwanoma

El vértigo central se debe a un problema en el cerebro, por lo regular en el tronco


encefálico o la parte posterior del cerebro (cerebelo).

El vértigo central puede ser causado por:

 Enfermedad vascular

 Ciertos fármacos como anticonvulsivos, ácido acetilsalicílico (aspirin) y


alcohol
 Esclerosis múltiple
 Convulsiones (poco común)
 Accidente cerebrovascular

 Tumores (cancerosos o no)

 Migraña vestibular, un tipo de migraña

Síntomas
El principal síntoma es una sensación de que usted o el cuarto se están moviendo
o girando. La sensación giratoria puede causar náuseas y vómitos.

Dependiendo de la causa, otros síntomas pueden incluir:

 Problemas para enfocar los ojos

 Mareo

 Pérdida de la audición en un oído

 Pérdida del equilibrio (puede causar caídas)

 Zumbido en los oídos

 Náusea y vómito, lo que produce la pérdida de líquidos corporales 

Si usted tiene vértigo debido a problemas en el cerebro (vértigo central), puede


presentar otros síntomas, que incluyen:

 Dificultad para tragar

 Visión doble

 Problemas con los movimientos de los ojos

 Parálisis facial
 Mala articulación del lenguaje

 Debilidad de las extremidades

Pruebas y exámenes
El examen por parte de un proveedor de atención médica puede mostrar:

 Problemas para caminar debido a la pérdida del equilibrio

 Problemas con el movimiento de los ojos o movimientos oculares


involuntarios (nistagmo)
 Pérdida de la audición

 Falta de coordinación y equilibrio

 Debilidad
Los exámenes que se pueden hacer incluyen:

 Análisis de sangre

 Estudios de los potenciales auditivos evocados del tronco encefálico

 Estimulación calórica
 Electroencefalografía (EEG)
 Electronistagmografía
 Tomografía computarizada de la cabeza
 Punción lumbar
 Resonancia magnética de la cabeza y angiografía por resonancia
magnética de los vasos sanguíneos del cerebro
 Prueba de caminata (marcha)

El proveedor puede realizar ciertos movimientos con su cabeza, como la prueba


de impulso cefálico. Estas pruebas ayudan a determinar la diferencia entre el
vértigo central y el periférico.

Tratamiento
La causa de cualquier trastorno cerebral que provoque vértigo se debe identificar y
tratar en lo posible.

Para ayudar a resolver los síntomas del vértigo postural benigno, el proveedor
puede realizarle la maniobra de Epley. Esto consiste en colocar la cabeza en
diferentes posiciones para ayudar a restablecer el órgano del equilibrio.

Le pueden recetar medicamentos para tratar los síntomas del vértigo periférico,
como náuseas y vómitos.

La fisioterapia puede ayudar a mejorar los problemas de equilibrio. Le enseñarán


ejercicios para restaurar su sentido del equilibrio. Los ejercicios también pueden
fortalecer sus músculos para ayudar a evitar caídas.
Para prevenir el empeoramiento de los síntomas durante un episodio de vértigo

 Manténgase quieto. Siéntese o acuéstese cuando se presenten los


síntomas.

 Reanude la actividad gradualmente.

 Evite cambios súbitos de posición.


 No intente leer cuando ocurran los síntomas.

 Evite las luces brillantes.

Usted puede necesitar ayuda para caminar cuando se presenten los síntomas.
Evite las actividades riesgosas como conducir, operar maquinaria pesada y
escalar hasta 1 semana después de que los síntomas hayan desaparecido.

Otros tratamientos dependen de la causa del vértigo. La cirugía, incluso la


descompresión microvascular, se puede sugerir en algunos casos

Otosclerosis
Es un crecimiento óseo anormal en el oído medio que causa pérdida de la
audición.
Causas
La causa exacta de la otosclerosis se desconoce. Es posible que sea hereditaria.

Las personas con otosclerosis presentan una extensión anormal del hueso
esponjoso que crece en la cavidad del oído medio. Este crecimiento impide que
los huesos del oído vibren en respuesta a las ondas sonoras. Estas vibraciones se
necesitan para que pueda oír.

La otosclerosis es la causa más frecuente de pérdida de audición en el oído medio


en adultos jóvenes. Esta afección típicamente comienza desde el principio hasta la
mitad de la adultez. Es más común en las mujeres que en los hombres. La
afección puede comprometer uno o ambos oídos.

Los factores de riesgo de esta enfermedad incluyen el embarazo y antecedentes


familiares de pérdida auditiva. Las personas de raza blanca son más propensas a
presentar esta afección que las personas de otras razas.

Síntomas
Los síntomas incluyen:

 Pérdida auditiva (lenta al principio, pero empeora con el tiempo)

 Zumbido en los oídos (tinnitus)


 Vértigo o mareo

Pruebas y exámenes
Una prueba de audición (audiometría/audiología) puede ayudar a determinar la
gravedad de la pérdida auditiva.
Se puede utilizar un examen imagenológico especial de la cabeza, llamado
tomografía computarizada del hueso temporal, para buscar otras causas de la
pérdida auditiva.

Tratamiento
La otosclerosis puede empeorar lentamente. Es posible que no sea necesario
tratarla hasta que presente problemas auditivos más serios.

El uso de algunos medicamentos como el fluoruro, el calcio o la vitamina D puede


ayudar a disminuir la pérdida auditiva. Sin embargo, los beneficios de estos
tratamientos aún no se han comprobado.
Se puede utilizar un audífono para tratar la pérdida de la audición. Esto no la
curará ni prevendrá su empeoramiento, pero puede ayudar con los síntomas.

La cirugía puede curar o ayudar a mejorar la pérdida auditiva conductiva. Ya sea


la totalidad o una parte de uno de los pequeños huesos del oído medio detrás del
tímpano (estribo) es eliminado y reemplazado por una prótesis.
 Un reemplazo total se llama estapedectomía.

 A veces, solo se retira una parte del estribo y se hace un pequeño agujero
en la parte de abajo. Esto se llama estapedotomía. A veces se utiliza un láser para
ayudar con la cirugía.

La otosclerosis empeora sin tratamiento. La cirugía puede restaurar al menos


parte de la audición perdida. El dolor y el vértigo a raíz de la cirugía desaparecen
al cabo de unas cuantas semanas en la mayoría de la gente.

Si la cirugía no funciona, se puede presentar pérdida auditiva total. El tratamiento


para la pérdida auditiva total involucra el desarrollo de habilidades para hacerle
frente a la sordera y el uso de audífonos para transmitir sonidos desde el oído
afectado hasta el oído bueno.

Los pólipos nasales son unas formaciones blanquecinas que aparecen en el


interior de las fosas nasales o de los senos paranasales y que son debidos a un
proceso inflamatorio de la mucosa.

Estos pólipos son benignos, pero pueden crecer hasta el punto de llegar a obstruir
completamente las fosas nasales.
Al inicio, la sintomatología suele ser una sensación de ocupación nasal sin
dificultad respiratoria. A medida que la enfermedad va evolucionando, aparecen
otros síntomas como la dificultad respiratoria nasal, alteración del olfato, etc.

Otros síntomas son: cefaleas, sensación de pesadez en la zona, malestar general,


sequedad de boca y voz nasal (rinolalia).

Síntomas más habituales:

 Alteración del olfato (anosmia).


 Aumento de mucosidad nasal.
 Dificultad para respirar.
 Ronquidos.

Causas

Los científicos aún no entienden completamente qué causa los pólipos nasales,
por qué algunas personas desarrollan inflamación a largo plazo o por qué la
irritación y la hinchazón (inflamación) desencadenan la formación de pólipos en
algunas personas y no en otras. La hinchazón ocurre en el recubrimiento que
produce líquido (membrana mucosa) de la nariz y los senos paranasales.

Hay cierta evidencia de que las respuestas del sistema inmunitario y los
marcadores químicos en las membranas mucosas de las personas que
desarrollan pólipos son diferentes a los de las personas que no los desarrollan.

Los pólipos nasales pueden formarse a cualquier edad, pero son más frecuentes
en jóvenes y adultos de mediana edad.

Los pólipos nasales pueden formarse en cualquier parte de los senos paranasales
o de las fosas nasales, pero aparecen con mayor frecuencia en un área donde los
senos paranasales cerca de los ojos, la nariz y los pómulos drenan a través de
conductos sinuosos hacia la nariz.

Factores de riesgo

Cualquier afección que desencadene irritación e hinchazón (inflamación) a largo


plazo en las fosas nasales o los senos paranasales, como infecciones o alergias,
puede aumentar el riesgo de desarrollar pólipos nasales.
Las enfermedades a menudo asociadas con los pólipos nasales son las
siguientes:

 Asma, una enfermedad que hace que las vías respiratorias se hinchen


(inflamen) y se estrechen

 Sensibilidad a la aspirina

 Sinusitis micótica alérgica, una alergia a los hongos que se encuentran


en el aire

 Fibrosis quística, un trastorno genético que produce fluidos anormalmente


espesos y pegajosos en el cuerpo, incluida mucosidad espesa de los
revestimientos nasales y sinusales

 Síndrome de Churg-Strauss (granulomatosis eosinofílica con


poliangitis), una enfermedad poco frecuente que causa la inflamación de los
vasos sanguíneos

 Deficiencia de vitamina D, que ocurre cuando el cuerpo no tiene suficiente


vitamina D

También podrían contribuir los antecedentes familiares. Hay algunos testimonios


de que ciertas variaciones genéticas asociadas con la función del sistema
inmunitario lo hacen a uno más propenso a desarrollar pólipos nasales.

El tratamiento tradicional no siempre es efectivo: en ocasiones solamente


responden a los corticoides y, cuando se realiza intervención quirúrgica, en
ocasiones los pólipos vuelven a aparecer a los pocos meses si no se resecan
adecuadamente.

La cirugía endoscópica endonasal es un procedimiento muy efectivo para corregir


patologías nasales como sinusitis, desviación septal, pólipos y tumores de nariz,
tumores de base de cráneo....

Se realiza a tráves de la apertura de las fosas nasales: sin incisiones. Por la nariz
se introduce un delgado instrumento de fibra óptica (endoscopio).

La intervención facilita el drenaje del moco de los senos sin riesgo de dañar la
función natural de la mucosa, reduce el dolor, mejora la respiración e, incluso, el
olfato y el sueño.
Otitis

       
Es un término para referirse a la infección o la inflamación del oído.

Causas
La otitis puede afectar las partes internas o las externas del oído. La afección
puede ser:

 Infección aguda del oído. Comienza súbitamente y dura un período breve.


Con frecuencia es dolorosa.

 Infección crónica del oído. Ocurre cuando la infección no desaparece o es


recurrente. Puede causar daño prolongado al oído.

Dependiendo de la ubicación la otitis puede ser:

 Otitis externa (oído de nadador). compromete el oído externo y el conducto


auditivo externo. Una forma más grave se puede diseminar hacia los huesos y el
cartílago alrededor del oído.
 Otitis media (infección del oído). Involucra el oído medio, el cual está
localizado justo detrás del tímpano.

 Otitis media con derrame. Ocurre cuando hay un líquido espeso o pegajoso
detrás del tímpano en el oído medio, pero no hay una infección del oído.

Síntomas más habituales:

 Dolor de oído.
 Fiebre.
 Otorrea.
 Vértigo.

Factores de riesgo

Algunos de los factores de riesgo para las infecciones del oído son:
 La edad. Los niños entre las edades de 6 meses y 2 años son más
susceptibles a las infecciones de oído debido al tamaño y la forma de sus
trompas de Eustaquio y porque su sistema inmunitario aún está en
desarrollo.

 Cuidado infantil en grupo. Los niños cuidados en grupo tienen más


probabilidades de contraer resfríos e infecciones de oído que los niños que
permanecen en casa. Los niños en entornos grupales están expuestos a más
infecciones, como el resfrío común.

 Alimentación del lactante. Los lactantes que beben del biberón,


especialmente cuando están acostados, tienden a tener más infecciones de
oído que los bebés que son amamantados.

 Factores estacionales. Las infecciones de oído son más comunes durante


el otoño y el invierno. Las personas con alergias estacionales pueden tener
un mayor riesgo de padecer infecciones de oído cuando los recuentos de
polen son altos.

 Mala calidad del aire. La exposición al humo de tabaco o a altos niveles de


contaminación del aire puede aumentar el riesgo de padecer infecciones de
oído.

 Herencia indígena de Alaska. Las infecciones de oído son más comunes


entre los indígenas de Alaska.

 Hendidura del paladar. Las diferencias en la estructura ósea y los


músculos de los niños con hendidura del paladar pueden dificultar el drenaje
de la trompa de Eustaquio.
Diagnóstico

Generalmente tu doctor puede diagnosticar una infección de oído u otro trastorno


basándose en los síntomas que describes y un examen. Probablemente el doctor
use un instrumento con luz (otoscopio) para mirar los oídos, la garganta, y los
conductos nasales. Tal vez también escuche la respiración del niño con un
estetoscopio.
Otoscopio neumático

Un instrumento llamado otoscopio neumático con frecuencia es el único


instrumento especializado que el médico necesita para diagnosticar una infección
de oído. Este instrumento le permite al médico mirar dentro del oído y determinar
si hay líquido detrás del tímpano. Con el otoscopio neumático, el médico sopla aire
suavemente contra el tímpano. Normalmente, el aire soplado hace que el tímpano
se mueva. Si el oído medio está lleno de líquido, el médico observará poco o
ningún movimiento.

Pruebas adicionales

El médico puede realizar otras pruebas si hay alguna duda acerca del diagnóstico,
si la afección no ha respondido a tratamientos anteriores o si hay otros problemas
crónicos o graves.

 Timpanometría. Esta prueba mide el movimiento del tímpano. El


dispositivo, que sella el canal auditivo, ajusta la presión del aire en el canal, lo
que provoca el movimiento del tímpano. El dispositivo mide el movimiento del
tímpano y proporciona una medida indirecta de la presión dentro del oído
medio.

 Reflectometría acústica. Esta prueba mide la cantidad de sonido que


refleja el tímpano y es una medida indirecta de los líquidos en el oído medio.
Normalmente, el tímpano absorbe la mayor parte del sonido. Sin embargo,
cuanto mayor sea la presión del líquido en el oído medio, más sonido
reflejará el tímpano.

 Timpanocentesis. En raras ocasiones, el médico puede usar un tubo


diminuto que perfora el tímpano para drenar el líquido del oído medio; este
procedimiento se denomina "timpanocentesis". El líquido se analiza en busca
de virus y bacterias. Esto puede ser útil si una infección no responde bien a
los tratamientos anteriores.

 Otras pruebas. Si tu hijo ha tenido múltiples infecciones de oído o


acumulación de líquido en el oído medio, el médico puede remitirlo a un
especialista en audición (audiólogo), terapeuta del habla o terapeuta del
desarrollo para realizarle pruebas de audición, habilidades del habla,
comprensión del lenguaje o habilidades del desarrollo.
Lo que significa el diagnóstico

 Otitis media aguda. El diagnóstico de "infección de oído" generalmente es


sinónimo de otitis media aguda. El médico probablemente hace este
diagnóstico si ve signos de líquido en el oído medio, si hay signos o síntomas
de una infección y si los síntomas comenzaron de manera relativamente
repentina.

 Otitis media con efusión. Si el diagnóstico es otitis media con efusión, el


médico ha encontrado evidencia de líquido en el oído medio, pero
actualmente no hay signos o síntomas de infección.

 Otitis media supurativa crónica. Si el médico hace un diagnóstico de otitis


media supurativa crónica, ha encontrado que una infección de oído a largo
plazo resultó en el desgarro del tímpano. Esto generalmente está asociado
con el drenaje de pus del oído.

Tratamiento del dolor


El médico te aconsejará sobre los tratamientos para aliviar el dolor causado por
una infección en el oído. Estos pueden incluir lo siguiente:

Analgésico. El médico puede recomendar el uso de paracetamol de venta libre


(Tylenol, otros) o ibuprofeno (Advil, Motrin IB, otros) para el alivio del dolor. Usa
los medicamentos de acuerdo a las indicaciones en la etiqueta. Ten precaución
cuando les des aspirina a niños o adolescentes. Los niños y adolescentes que se
están recuperando de la varicela o de síntomas similares a los de la influenza
nunca deben tomar aspirina, porque la aspirina se ha asociado con el síndrome de
Reye. Si tienes alguna inquietud, consulta con el médico.
Gotas anestésicas. Puedes usarlas para aliviar el dolor siempre y cuando el
tímpano no tenga un agujero o desgarro.
Tratamiento con antibióticos
Después de un período de observación inicial, el médico podría recomendar
tratamiento con antibióticos para tratar una infección del oído en las siguientes
situaciones:

Niños de 6 meses en adelante con dolor de oído de moderado a intenso en uno o


ambos oídos durante al menos 48 horas o con una temperatura de 102,2 F (39 C)
o más
Niños de 6 a 23 meses con dolor leve del oído medio en uno o ambos oídos
durante menos de 48 horas y una temperatura inferior a 102,2 F (39 C)
Niños de 24 meses en adelante con dolor leve del oído medio en uno o ambos
oídos por menos de 48 horas y una temperatura inferior a 102,2 F (39 C)
Los niños menores de 6 meses de edad con otitis media aguda confirmada tienen
más probabilidades de recibir tratamiento con antibióticos sin el tiempo de espera
inicial de observación.

Incluso después de que los síntomas hayan mejorado, asegúrate de usar el


antibiótico según las indicaciones. No tomar todos los medicamentos puede llevar
a que se presente una infección recurrente y la resistencia de las bacterias a los
medicamentos antibióticos. Habla con el médico o farmacéutico acerca de lo que
debes hacer si accidentalmente se te olvida una dosis.

Miringotomía y colocación de tubos de drenaje transtimpánicos (TDT)

La miringotomía es el procedimiento quirúrgico mediante el cual se realiza una


pequeña  incisión a la membrana timpánica, dándonos acceso directo a la caja
timpánica permitiendo drenar el líquido contenido en la misma. La
miringotomía se suele asociar a la colocación de tubos de ventilación o
también llamados tubos de drenaje transtimpánicos (TDT). Estos tubos hacen
que la incisión practicada en la membrana timpánica permanezca abierta
favoreciendo el drenaje del oído medio al igual que la adecuada ventilación.

Las principales indicaciones para realizar este procedimiento son la otitis


media aguda (OMA) que no responde al tratamiento médico, niños con episodios
de OMA recurrentes (al rededor de 4-5 episodios en 6 meses) y las otitis media
serosa (OMS) de más de tres meses de duración. Además están especialmente
indicados en niños con retraso en el desarrollo del lenguaje y/o hipoacusia, niños
con síndromes o malformaciones craneofaciales que predisponga a la disfunción
de la trompa de Eustaquio.
Técnica quirúrgica:
Este procedimiento de corta duración (aproximadamente 10 minutos) se realiza
bajo anestesia general en los niños pequeños y con anestesia local en los adultos.
Se  realiza bajo visión microscopica para una mejor visualización de la membrana
timpánica. Una vez hecha la incisión (3-5 mm de longitud), se suele aspirar el
contenido líquido del oído medio y se procede a colocar elTDT. Según las
características clínicas de cada paciente dejaremos un TDT temporal o uno
permanente. Los TDT varían en tamaño, forma y material, así mismo su
permanencia en la membrana timpánica es variable, en promedio  de 6 a 9 meses
en los temporales.
El postoperatorio:
Este procedimiento no precisa ingreso, el paciente puede irse a casa
inmediatamente tras finalizar, excepto los niños que han recibido anestesia
general quienes deberán esperar el periodo de recuperación correspondiente. Al
ser un procedimiento poco doloroso, la mayoría de casos no precisa analgésicos y
según los hallazgos en el oído se pautaran o no gotas antibióticas. 
Se suele recomendar no mojar los oídos al ducharse y al nadar para evitar las
infecciones y deberá acudir a controles periódicos indicados por su otorrino.

Complicaciones:
Poco frecuentes, pero puede presentar:
 Debilidad en la membrana timpánica que favorezcan las retracciones
timpánicas: esto ocurre especialmente en pacientes con disfunción de la trompa
de Eustaquio.
 Perforación timpánica residual: ocurre en 1-2% de los casos, en esta
situación se puede plantear una timpanoplastia (cirugía del cierre de la
perforación timpánica).
 Supuración como consecuencia de una infección
 Extrusión temprana del TDT o bloqueo del mismo, favoreciendo la
reaparición de los síntomas
 El tubo se puede quedar atrapado en la caja timpánica necesitando otro
procedimiento corto para su extracción
 Formación de un otitis media crónica colesteatomatosa: es una rara
complicación en la que epitelio escamoso de la membrana timpánica migra a
través de la incisión realizada hacia el oído medio.

También podría gustarte