Está en la página 1de 22

Factores que explican la participación del individuo en un

acto de violencia colectiva. Los linchamientos en


Tepehuacan, Puebla en 2016, Chiapilla, Chiapas, en 2017
y Santa Ana Ahuehuepan, Hidalgo en 2018
1. Selección y delimitación del tema.

En la presente investigación, se pretende indagar en el fenómeno de los


linchamientos en México. El objetivo principal es determinar cuáles son los
factores que llevan a un individuo, normalmente pacífico, a participar en un acto de
violencia colectiva.

Para ello es necesario, en primer lugar, partir de una definición de linchamiento.


En su artículo titulado, Linchamiento: venganza, castigo e injusticia en escenarios
de inseguridad, Carlos M. Vilas [CITATION Vil05 \n \t \l 2058 ] presenta la siguiente
definición:

El linchamiento consiste en una acción colectiva de carácter privado e


ilegal, de gran despliegue de violencia física, que eventualmente culmina
con la muerte de la víctima. Es una acción que se emprende en respuesta a
actos o conductas reales de la víctima o imputados a ella, quien se
encuentra en inferioridad numérica abrumadora frente a los linchadores.
(p.21).

Encontramos de esta manera que un linchamiento es una acción violenta ejercida


de manera colectiva valiéndose de la superioridad numérica de quienes la
ejecutan, colocando así a quien la padece en una situación de vulnerabilidad que
puede tener consecuencias fatales.

El objeto de estudio está delimitado a linchamientos ocurridos en México en el


periodo comprendido entre 2016 y 2018. La elección de los años no es casual,
obedece a que, en ese periodo, se registró un incremento en los actos violentos
de este tipo en el territorio nacional.
Al respecto, el 22 de mayo de 2019, la edición digital del periódico El País retomó
un informe de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), el cual daba
cuenta de que, entre 2017 y 2018, los linchamientos en México estuvieron cerca
de triplicarse. El medio mencionado reportó lo siguiente:

La generalización de la idea de buscar justicia por mano propia ante la


impunidad ha provocado un repunte de los linchamientos en los últimos
cinco años en México. La tendencia se ha incrementado hasta alcanzar su
peor momento en 2018. El país latinoamericano vivió el año pasado
unos 174 casos, casi el triple del año anterior, cuando se habían registrado
unos 60, según un informe publicado este miércoles por la Comisión
Nacional de Derechos Humanos (CNDH). El número de víctimas también se
incrementó al pasar de 110 a 271 personas muertas a manos de turbas
violentas. Los primeros meses de este año, que han alcanzado el máximo
nivel histórico de violencia, tampoco han sido muy esperanzadores. La
elevada cifra de este tipo de crímenes en lo que va de 2019 acentúa la
tendencia en aumento, ha alertado el ombudsman mexicano. [ CITATION ElP19
\l 2058 ].

De manera particular, se estudiarán los casos ocurridos en las comunidades de


Tepehuacan, Puebla en 2016, Chiapilla, Chiapas, en 2017 y Santa Ana
Ahuehuepan, del municipio de Tula, Hidalgo en 2018.

Partiendo de lo anterior, la investigación pretende determinar los factores que


llevan a los individuos a participar en actos de violencia colectiva, poniendo el foco
de análisis en el lugar y tiempo señalados. Cabe destacar que la unidad de
análisis será el individuo, buscando determinar si su participación en actos de
violencia colectiva obedece a la interacción con estructuras sociales o es una
decisión que se da en el plano personal.

2. Preguntas de investigación.

Con esta investigación se pretende dar respuesta a las siguientes preguntas:


 ¿Qué factores llevan a un individuo a participar de un acto de violencia
colectiva?
 En los linchamientos de acaecidos en Tepehuacan, Puebla en 2016,
Chiapilla, Chiapas, en 2017 y Santa Ana Ahuehuepan, Hidalgo en 2018
¿De qué manera influyeron los elementos estructurales en la decisión de
los individuos de participar en un acto violento?
 En los linchamientos de acaecidos en Tepehuacan, Puebla en 2016,
Chiapilla, Chiapas, en 2017 y Santa Ana Ahuehuepan, Hidalgo en 2018
¿Existieron componentes atribuibles exclusivamente al individuo que
puedan explicar que algunos sujetos participaron de los actos de violencia
colectiva y otros se abstuvieron de ello?
 En el fenómeno del linchamiento, ¿resulta más influyente el contexto social
o la decisión individual al momento de decidir participar o no de los actos de
violencia colectiva?

3. Planteamiento del problema.

Entre 2017 y 2018, el número de linchamientos en México pasó de 60 a 174.


[ CITATION ElP19 \l 2058 ] . A continuación, se da cuenta de algunos casos que
fueron retomados por la prensa y, por su repercusión mediática, fueron
presentados en el Informe Especial sobre los Linchamientos en el Territorio
Nacional de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH). [ CITATION
Com191 \l 2058 ].

El 16 de septiembre de 2016, pobladores de Tepehuacan, Puebla, lincharon a


tres presuntos secuestradores luego de rescatar a dos niños que se
encontraban privados de su libertad. El informe de la CNDH (2019) retoma la
información del medio La Prensa Libre.cr, mismo que reportó los hechos como
sigue:

Al enterarse los pobladores se organizaron para recorrer la zona y ubicaron


a los menores y capturaron a sus captores; según una fuente de la fiscalía
que pidió no ser identificada, la turba enardecida usó machetes e incluso
armas de fuego para dar muerte a dos de los secuestradores, mientras que
el tercero resultó lesionado de gravedad; los menores de edad fueron
devueltos ilesos a su familia. (p.34).

La comunidad de Tepehuacan se ubica en el municipio de Chichiquila en la Sierra


Norte del estado de Puebla. De acuerdo con el Catálogo de Localidades del
Gobierno Federal, en 2010, la comunidad de Tepehuacan tenía una población de
249 habitantes, y su grado de marginación era alto. [ CITATION Sec10 \l 2058 ].

De acuerdo con reportes periodísticos, alrededor de 100 pobladores de


Tepehuacan acudieron al encuentro de los plagiarios luego del pago de un
rescate. Al encontrarlos, los pobladores comenzaron a golpear a los tres sujetos,
dando como resultado que dos de ellos murieran como consecuencia de
machetazos y golpes, mientras que uno más quedó a seriamente herido. Las
autoridades acudieron al lugar y, tras negociar con los pobladores, únicamente
consiguieron que les fueran entregados los cadáveres. [ CITATION Zep16 \l 2058 ].

Otro caso referido por el informe de la CNDH ocurrió en Chiapas el 24 de febrero


de 2017. En aquella ocasión, pobladores de Chiapilla lincharon tres sujetos
porque, supuestamente, intentaron robar un auto. [ CITATION Com191 \l 2058 ] . El
informe de la CNDH (2019), retoma lo reportado por el periódico El Universal,
mismo que informó lo siguiente:

Tuxtla Gutiérrez, Chiapas. Habitantes del municipio de Chiapilla, en el


centro de Chiapas, lincharon a tres presuntos delincuentes a los que
quemaron vivos esta madrugada, informaron fuentes de socorro y
seguridad. Informaron que a las 4:30 horas, tres hombres intentaron
llevarse un vehículo que se encontraba en la vía pública, pero el propietario
se percató de los hechos y llamó a la policía. Minutos después arribaron los
elementos del Mando Único quienes recibieron a los presuntos delincuentes
que ya huían a bordo de un vehículo Volkswagen tipo Pointer, de color
blanco. Los pobladores supieron que los tres delincuentes podrían quedar
en libertad porque no había flagrancia del delito. Entonces, los habitantes
arrebataron de los policías a los detenidos y los trasladaron al centro de
Chiapilla, ubicado a 22 kilómetros de Tuxtla Gutiérrez, ésta la capital de
Chiapas. Ahí los hombres fueron golpeados hasta la muerte, luego les
rociaron gasolina y les prendieron fuego. Los agentes de la policía
intentaron en varias veces llevarse a los detenidos, pero los habitantes les
dijeron que, si no se retiraban del lugar, también ellos serían linchados.
[CITATION Com191 \p 33 \l 2058 ].

El municipio de Chiapilla tenía en 2010 una población de 5, 405 habitantes de


acuerdo con el Catálogo de Localidades del Gobierno Federal. Asimismo, su
grado de marginación era alto. [ CITATION Sec10 \l 2058 ]

Un tercer caso referido por el informe de la CNDH ocurrió el 31 de agosto de 2018


en la comunidad de Santa Ana Ahuehuepan, del municipio de Tula, Hidalgo. El
informe de la CNDH (2019), retoma lo reportado por el sitio web de Noticieros
Televisa, mismo que informó lo siguiente:

En conferencia de prensa, autoridades de Hidalgo confirmaron el


fallecimiento del hombre y que la mujer llegó viva al hospital, pero perdió la
vida a causa de un paro cardíaco por las quemaduras en su cuerpo. “Se
recibió un reporte por parte del C-4 informando que en la comunidad de
Santa Ana Ahuehuepan, del municipio de Tula de Allende, se encontraban
dos personas, una del género masculino y otra del género 32 de 264
femenino, retenidas presuntamente por robo de un infante”, explicó el
secretario de Gobierno, Simón Vargas Aguilar.” Agentes de la Policía
Municipal, Estatal e Investigadora, acudieron al lugar y encontraron que
ambas personas habían sido agredidas por un grupo de pobladores que les
rociaron gasolina y les prendieron fuego. “Las víctimas presentaron
quemaduras de tercer grado; el masculino murió en el lugar de los hechos y
la mujer en el Hospital Regional de Tula, Hidalgo”, destacó Vargas Aguilar.
Se inició la carpeta de investigación correspondiente, por lo que resulte de
la muerte en agravio de R. F. E., de 42 años de edad, así como de la mujer
de iniciales A.M.H.C., de 50 años de edad, ambos vecinos con del
municipio Tezontepec de Aldama. Vargas Aguilar condenó estas acciones y
señaló que una vez que se pueda establecer la identidad de quien haya
resultado responsable, se ejercerá todo el peso de la ley en a fin de
preservar el estado de derecho, la gobernabilidad y la paz en el estado de
Hidalgo. “Como lo ha instruido el gobernador del estado, Omar Fayad, la
Procuraduría General de Justicia ha integrado la carpeta de investigación
correspondiente y se están realizando las indagatorias pertinentes a fin de
deslindar responsabilidades”, enfatizó. Vargas Aguilar abundó que no se
permitirán actos que violenten la paz social y pidió la participación de la
ciudadanía para denunciar ante las autoridades correspondientes, cualquier
hecho delictuoso. Autoridades de Hidalgo desmienten rumor sobre ‘banda
de robachicos’ en la entidad. (Procuraduría de Hidalgo). Además insistió
que los alertamientos sobre supuestos grupos dedicados al rapto de
menores de edad, son falsos, por tanto, exhortó a la sociedad en general,
para que de tener información sobre este u otro posible delito, sea
reportado con las autoridades adecuadas, al número de emergencias 911 ó
089 de denuncia anónima, mismos que estás disponibles las 24 horas del
día. Se creará un grupo especial que atienda estos casos, con la finalidad
de brindar certeza a la ciudadanía y enfatizamos que no hay un sólo reporte
o denuncia presentada respecto del robo de infantes en el estado de
Hidalgo”, concluyó.[CITATION Com191 \p 32 \l 2058 ].

De acuerdo con el Catálogo de Localidades del Gobierno Federal, en 2010 la


población de Santa Ana Ahuehuepan era de 2,917 habitantes y su grado de
marginación era muy bajo. [ CITATION Sec10 \l 2058 ].

Al analizar los tres casos presentados en el informe de la CNDH, encontramos


diferencias y similitudes entre las comunidades en las que se presentaron los
linchamientos. En primer lugar, encontramos que se trata de comunidades
pequeñas, que en ningún caso alcanzan ni siquiera los seis mil habitantes.
Además, en los casos de Tepehuacan, Puebla y Chiapilla, Chiapas, encontramos
que el grado de marginación era alto. Sin embargo, este factor no se repite en el
caso de Santa Ana Ahuehuepan, pues de acuerdo con la información oficial su
grado de marginación era muy bajo.

Se puede caer en la tentación de afirmar que los linchamientos e dan en


comunidades pequeñas y, principalmente en aquellas con grados de marginación
importantes, atribuyendo así el fenómeno a condiciones estructurales de tipo
socioeconómico y cultural. Es justamente lo que esta investigación pretende evitar.
Por el contrario, el objetivo de este trabajo es ver más allá de lo evidente para
determinar si la participación de los individuos en actos de violencia colectiva tiene
que ver con el entorno social en que se desarrollan o si, en todo caso, es una
decisión individual.

Así, el problema que esta investigación pretende resolver es el de por qué una
persona que suele llevar una vida pacífica participa en un acto de violencia
colectiva. El objetivo es determinar si el factor determinante son las condiciones
estructurales o si, por el contrario, el participar en un linchamiento es una acción
atribuible a la decisión individual.

4. Justificación.

La justificación de la investigación se construye a partir de dos ejes. Por un lado, el


aporte académico de la misma; por el otro lado la relevancia social del objeto de
estudio.

En cuanto al aporte académico, el trabajo propone un enfoque de aproximación al


fenómeno del linchamiento en México diferente al que se puede encontrar en la
mayoría de las investigaciones sobre el tema. Existe una gran cantidad de
estudios que analizan el fenómeno del linchamiento en México como una
respuesta a la crisis de autoridad y falta de respuesta institucional ante la
inseguridad que afecta diversas regiones del país.

Se trata de un enfoque que privilegia la ausencia del Estado de Derecho como


detonante de actos de violencia colectiva, mismos que justifican por el reclamo de
justicia de la población y la incapacidad de la autoridad de dar respuesta a esa
demanda.
En este contexto, la presente investigación propone un enfoque distinto al
fenómeno en cuestión, pues busca determinar cuáles son los factores que llevan a
los individuos a participar de actos de violencia colectiva, con el objetivo de
determinar si se trata de componentes del contexto social o si la decisión de
participar en un linchamiento es atribuible al ámbito personal.

En cuanto a la relevancia social del estudio, sobra decir que la violencia, en


cualquiera de sus formas, tiene implicaciones negativas para la sociedad. En el
caso de los linchamientos, se trata de acciones que vulneran los derechos
humanos de las víctimas y llevan a personas que en su vida cotidiana tienen una
conducta pacífica a ejercer violencia física, en ocasiones con resultados fatales.

Lo anterior representa una tragedia desde donde se le mire. Desde el punto de


vista social, un linchamiento representa la pérdida de uno de los componentes
básicos de la civilización: el respeto por la vida del otro. Desde el punto de vista
humano, participar de un linchamiento puede tener consecuencias no solamente
legales sino también psicológicas y emocionales.

Comprender los factores que llevan a una persona a participar de un linchamiento


puede ayudar a la prevención de este tipo de actos de violencia colectiva,
colaborando así a la atención de las causas que fomentan la existencia de este
fenómeno.

5. Objetivos.

5.1 Objetivo general.

Determinar los factores que llevan a un individuo a participar de un acto de


violencia colectiva.

5.2 Objetivos particulares.

 Describir la manera en que elementos estructurales coadyuvaron en la


decisión de los individuos de participar en linchamientos ocurridos en
Tepehuacan, Puebla en 2016, Chiapilla, Chiapas, en 2017 y Santa Ana
Ahuehuepan, Hidalgo en 2018.
 Establecer si, en casos de linchamientos ocurridos en Tepehuacan, Puebla
en 2016, Chiapilla, Chiapas, en 2017 y Santa Ana Ahuehuepan, Hidalgo en
2018, existieron componentes atribuibles exclusivamente al individuo que
puedan explicar que algunos sujetos participaron de los actos de violencia
colectiva y otros se abstuvieron de ello.
 Definir si, para la participación de un individuo en un linchamiento, resulta
más influyente el contexto social o la decisión individual.

6. Marco Teórico.

6.1 Antecedentes de la Investigación.

El fenómeno del linchamiento en México se ha estudiado con anterioridad en el


ámbito académico. El primer antecedente al que se debe hacer mención es la obra
de Carlos Vilas, titulada, Linchamiento: venganza, castigo e injusticia en
escenarios de inseguridad. En ella, el autor plantea que existen dos factores
principales que explican los linchamientos. En primer lugar, la vulnerabilidad
socioeconómica, dado que un número importante de linchamientos se da en
contextos de pobreza y precariedad social. En segundo lugar, la falta de eficacia
por parte de las autoridades para responder ante la inseguridad. [CITATION Vil05 \p
21 \l 2058 ].

Asimismo, Vilas (2005) menciona dos enfoques tradicionales sobre el tema:

Existen dos enfoques tradicionales del tema, que podemos denominar


como de seguridad pública y de pluralismo cultural. El primero pone el
acento en los escenarios de desprotección en que se encuentran
determinados grupos frente a índices elevados de delitos, corrupción y
abusos de funcionarios públicos, lentitud de los procesos judiciales, y en
general ineficacia del Estado para efectivizar su obligación de dotar de un
mínimo de seguridad a la comunidad. (p. 21).

La obra de Vilas es relevante para esta investigación puesto que señala como
factores explicativos para el fenómeno del linchamiento elementos estructurales
como la precariedad socioeconómica. Como se mencionó en apartados anteriores,
este trabajo busca determinar si, para la participación de un individuo en un
linchamiento, el factor determinante es la decisión personal o los elementos
estructurales. Por esa razón, dado que Vilas hace referencia directa a elementos
estructurales, es conveniente la revisión de su obra como antecedente de
investigación.

Por otra parte, Vilas (2005) menciona que en los linchamientos existe algún tipo de
deliberación previa:

Aunque el linchamiento se caracteriza por una fuerte dosis de


espontaneidad –a diferencia, por ejemplo, del vigilantismo, que implica una
organización formal relativamente estable, con una clara jerarquía interna–
varios de los casos registrados muestran la existencia de un cierto
ritualismo y algún tipo de deliberación previa. En un número importante de
casos la muchedumbre fue convocada por las campanas de la iglesia del
lugar, arengadas al efecto por líderes locales, o de alguna otra manera
explícitamente reunidas para ejecutar la aprensión del supuesto delincuente
y eventualmente el linchamiento. (pp. 21-22).

De esta manera, encontramos que el autor deja entrever la posibilidad de que


exista algún tipo de componente de toma de decisión en los momentos previos al
linchamiento. La presencia de esta sugerencia en la obra de Vilas refuerza la
relevancia que tiene la obra como antecedente de investigación.

Otro antecedente que resulta conveniente revisar es ´la obra de Antonio Fuentes
Díaz titulada El Estado y la Furia. En ella, Fuentes ´Díaz propone una explicación
para los linchamientos en México a partir de elementos estructurales,
particularmente la incapacidad del Estado mexicano de proveer justicia a la
población, lo que lleva a los individuos a tomar esa facultad estatal en sus manos
y hacerse justicia a ellos mismos. [CITATION Fun05 \p 12 \l 2058 ].

Fuentes Díaz (2005) argumenta lo siguiente:

Ahora bien, estos datos nos llevan a la siguiente reflexión, si de acuerdo a


la teoría política del Estado, éste constitucionalmente expropia la violencia
privada y canaliza los desagravios a través de las instituciones
correspondientes, ante la impunidad generada por la incompetencia en la
procuración de justicia y la corrupción del sistema político, lo que se perfila
es la privatización del derecho penal, el tomar la justicia por propia mano,
acto “ en el que el impulso procesal lo tiene que hacer la víctima ante la
pasividad, negligencia o corrupción de las autoridades”. En este punto
coinciden diversos juristas sobre la proliferación de linchamientos: “graves
fallas, irregularidades, prácticas de corrupción, falta de profesionalización y
leyes obsoletas que caracterizan la inoperabilidad de las instituciones del
ramo, en las cuales la población ya no confía. (p.12).

La relevancia de la obra de Fuentes Díaz para esta investigación estriba en que


pone el énfasis en los elementos estructurales para dar explicación al fenómeno
de los linchamientos en México. Al ser uno de los objetivos de este trabajo
describir la manera en que elementos estructurales coadyuvaron en la decisión de
los individuos de participar en linchamientos ocurridos en México entre 2015 y
2018, la obra de Fuentes Díaz resulta de utilidad.

Por su parte, en su obra titulada, Los linchamientos en México: entre el Estado de


Derecho y los usos y costumbres, Raúl Rodríguez Guillén y Juan Mora Heredia,
rebaten la idea de que los linchamientos son un fenómeno mayormente presente
en comunidades rurales atribuible al sistema de usos y costumbres. Por el
contrario, los autores coinciden en que los actos de violencia colectiva son el
resultado de la irritación social que genera la falta de respuesta de las autoridades
frente a la inseguridad. [CITATION Rod05 \p 58 \l 2058 ].

Asimismo, un planteamiento interesante de Rodríguez Guillén y Mora Heredia es


que el anonimato juega un papel importante para que los individuos participen en
un acto de violencia colectiva. Al respecto, Rodríguez Guillén y Mora Heredia
(2005) argumentan lo siguiente:

En todos los casos anteriores, de violencia colectiva, los pobladores se


cobijaron en el manto de la clandestinidad que da el anonimato de actuar en
masa, colectivamente para cumplir su fin, es decir, la restitución del orden y
la convivencia pacífica. (p.62).

El párrafo anterior reviste la relevancia del estudio de Rodríguez Guillén y Mora


Heredia como antecedente para esta investigación. Considerar al anonimato como
un factor puede sugerir la existencia de una especie de cálculo que realiza el
individuo al decidir participar en un acto de violencia colectiva. Dado que su
identidad está protegida, la posibilidad de sufrir un castigo es menor, lo que podría
constituir un incentivo para participar del linchamiento.

Es de destacar que en la revisión de antecedentes que se realizó para la


elaboración del proyecto de investigación, no se encontraron estudios que hablen
explícitamente de un proceso de toma de decisión individual para participar o no
de un acto de violencia colectiva. Ello supone al mismo tiempo un desafío y una
oportunidad de dar un enfoque nuevo al estudio del fenómeno del linchamiento.

6.2 Bases Teóricas.

La principal base teórica para esta investigación es el Enfoque Relacional, cuyo


principal exponente es Charles Tilly. En su obra titulada, Violencia Colectiva, Tilly
(2007) define el concepto de violencia colectiva como sigue:

(…) una interacción social episódica que inflige daños físicos a personas y/u
objetos (‘daños’ incluye la retención por la fuerza de personas u objetos
pasando por encima de cualquier restricción o resistencia); implica por lo
menos a dos autores en los daños, y es consecuencia, al menos en parte,
de la coordinación entre las personas que realizan los actos que provocan
los daños. (p.3).

La relevancia de la obra de Tilly para esta investigación consiste en que no


pretende explicar la violencia únicamente como resultado de elementos
estructurales, sino que explica los mecanismos que posibilitan la violencia y los
actores que participan de ella, mismos que suelen jugar un rol importante para la
aparición de actos de violencia.
Por otro lado, la tesis para obtener el grado de Maestro en Ciencias Sociales de
Leandro A. Gamallo, titulada, Crimen, castigo y violencia colectiva: Los
linchamientos en México en el Siglo XXI, explica que, aunque la violencia no
puede ser analizada como un acto puramente racional, tampoco debe creerse que
se trata de un acto meramente impulsivo. Al respecto, Gamallo [CITATION Gam12
\n \t \l 2058 ] explica lo siguiente:

Sin embargo, el hecho de que las acciones de violencia no puedan


pensarse exclusivamente desde esquemas racionalistas de la acción
(desde aquellas teorías conocidas como rational choice) no debería
confundirnos y hacernos creer que dichas acciones son completamente
ilógicas, volitivas o meramente pasionales. Hasta las reacciones más
inesperadas tienen una “lógica”, en tanto que se producen como respuesta
a acciones específicas, en determinadas circunstancias, a partir de
relaciones y procesos sociales concretos y momentos determinados de la
historia. (p.53).

De esta manera, la propuesta de Gamallo da pie a pensar que, para que un


individuo participe en un acto de violencia colectiva, existe cierto proceso de toma
de decisión, más allá de que éste no sea un cálculo de utilidad comparable a la
propuesta del enfoque de la elección racional.

Por otra parte, otro referente de utilidad es la Teoría de la Estructuración de


Anthony Giddens. El propósito de Giddens es trascender las posturas teóricas que
tratan de la primacía de la estructura sobre la acción o de la acción sobre la
estructura para explicar la conducta humana. En cambio, Giddens considera que
estructura y acción están constituidas por prácticas recurrentes. [ CITATION Gid95 \l
2058 ].

De esta manera, la teoría de Giddens resulta útil para esta investigación pues
plantea un punto intermedio para explicar los linchamientos en México. No
propone ni que sean los elementos estructurales los que imperan sobre la acción
de los individuos ni viceversa, sino que, para tener una explicación, se deben
considerar ambos elementos.
Sobre la obra de Giddens, la obra titulada, La teoría de la estructuración de
Anthony Giddens: un ensayo crítico, autoría de Mariela Cambiasso [CITATION
Cam11 \n \t \l 2058 ], refiere lo siguiente:

Las actividades humanas sociales que se autoreproducen revisten un


carácter recursivo, esa continuidad de prácticas presupone la reflexividad
del entendimiento de los agentes humanos, que a su vez sólo es posible
por la continuidad de prácticas. No obstante, aclara que la reflexividad no
debe entenderse como mera auto-conciencia sino como el registro del fluir
de la vida social, asumiendo que el registro reflexivo de una acción supone
una racionalización. (p.5).

En este sentido, la obra de Giddens y la explicación al respecto de Cambiasso,


resultan de utilidad para la investigación pues permiten escapar de la visión
determinista que significaría el afirmar que la participación de los individuos en los
linchamientos ocurridos en México entre 2015 y 2018 obedeció únicamente al
contexto social en que se han desarrollado.

Por último, una referencia de utilidad es la que hace Loreto Quiroz al utilizar la
teoría de Georg Simmel para explicar el fenómeno del linchamiento. Quiroz
[CITATION Qui17 \n \t \l 2058 ] explica que:

Siguiendo a Simmel es posible afirmar que es ese problemático encuentro


el que podría explicar lo disruptivo de los linchamientos, ese mundo
interno cruzado por los procesos de individuación, detalles, impulsos
irracionales, instintivos y voluntariosos, y ese mundo externo cruzado por
relaciones racionales, fungibles, medibles, relaciones sin embargo
necesarias para la integración del sujeto a la complejidad de lo social. Así
puede entenderse la pulsión de la violencia presente y, sin embargo,
administrada en los linchamientos, así puede explicarse su condición de
intersticio respecto de las instituciones propias del Estado moderno y sin
embargo la apelación y/o interpelación a dichas instituciones en su
desarrollo. (pp.98-99).
Los referentes teóricos reseñados en este apartado no alcanzan a agotar todo lo
se ha escrito acerca de los linchamientos. Sin embargo, representan un punto de
partida y son referencias de utilidad para construir la explicación de los factores
que explican que una persona participe en un acto de violencia colectiva, lo cual
es el objetivo principal de este trabajo.

6.3 Definición de conceptos básicos.

En este apartado se busca clarificar los principales conceptos que se emplearán


en este estudio. El objetivo es precisar lo que se debe entender cuando se haga
referencia a ellos en el marco de esta investigación.

En primer lugar, se debe precisar el concepto de linchamiento. Carlos M. Vilas


[CITATION Vil05 \n \t \l 2058 ] lo define como sigue:

El linchamiento consiste en una acción colectiva de carácter privado e


ilegal, de gran despliegue de violencia física, que eventualmente culmina
con la muerte de la víctima. Es una acción que se emprende en respuesta a
actos o conductas reales de la víctima o imputados a ella, quien se
encuentra en inferioridad numérica abrumadora frente a los linchadores.
(p.21).

A continuación, es necesario establecer lo que entenderemos por violencia


colectiva. Para Tilly (2007), la violencia colectiva se trata de:

(…) una interacción social episódica que inflige daños físicos a personas y/u
objetos (‘daños’ incluye la retención por la fuerza de personas u objetos
pasando por encima de cualquier restricción o resistencia); implica por lo
menos a dos autores en los daños, y es consecuencia, al menos en parte,
de la coordinación entre las personas que realizan los actos que provocan
los daños. (p.3).
En cuanto a los elementos estructurales de la sociedad, definirlos podría ser tema
de una investigación por sí misma. Al no ser éste el objetivo del presente trabajo,
únicamente se debe considerar que, cuando se haga referencia a los elementos
estructurales de la sociedad, se debe entender que se trata del conjunto de
normas y valores que establecen los marcos de referencia para la interacción
social. Asimismo, los aspectos socioeconómicos como la pobreza, las clases
sociales o la desigualdad, también se consideran elementos estructurales en el
marco de esta investigación.

De la misma manera, estructuras políticas como el Estado, el gobierno, la


autoridad o las instituciones, son consideradas también como elementos
estructurales para objeto de este estudio. Finalmente, la cultura y los aspectos
demográficos como el tamaño de la población son también elementos
estructurales para los fines de esta investigación.

Por último, cuando se mencione la decisión individual de participar en un


linchamiento, esta investigación se referirá a componentes atribuibles
exclusivamente al individuo, provenientes de sus propios procesos psicológicos y
cognitivos. La intención de incluir este tipo de elementos es dar cuenta de que,
individuos que se han desarrollado en un mismo contexto social tomarán
decisiones diferentes ante la presencia de violencia, lo que explica que algunos
individuos hayan participado de los linchamientos y otros no lo hayan hecho.

7. Hipótesis.

En los casos de linchamientos ocurridos en Tepehuacan, Puebla en 2016,


Chiapilla, Chiapas, en 2017 y Santa Ana Ahuehuepan, Hidalgo en 2018, la
participación de los individuos en dichos actos de violencia colectiva estuvo
marcada por una relación bidireccional entre dos factores. Por un lado, elementos
de tipo estructural como la situación socioeconómica de la población en la que se
presentaron tales actos, el compartir una cultura y un sistema de valores comunes
y el hartazgo por la falta de respuesta de la autoridad ante la inseguridad. Por el
otro lado, factores atribuibles exclusivamente al individuo, provenientes de las
características psicológicas y cognitivas de cada uno de ellos.
La relación bidireccional entre ambos factores explica el por qué algunos
individuos participan del linchamiento y otros no lo hacen.

8. Metodología.

El enfoque de la investigación es cualitativo y de alcance descriptivo. Para lograr


los objetivos planteados, se hará uso de tres técnicas de investigación. En primer
lugar, se realizará una revisión documental acerca de los elementos estructurales
que imperan en las comunidades de Tepehuacan, Puebla, Chiapilla, Chiapas, y
Santa Ana Ahuehuepan, Hidalgo.

El objetivo de utilizar esta primera técnica es poder identificar factores comunes


entre las poblaciones y contrastar sus condiciones con lo que la teoría explica
acerca de los elementos que posibilitan actos de violencia colectiva como los
linchamientos ocurridos entre 2016 y 2018.

La segunda técnica a utilizar son las entrevistas semiestructuradas a pobladores


de las comunidades. El objetivo es conocer lo que piensan sobre la violencia
colectiva e indagar en los factores que llevan a una persona a participar de un
linchamiento o abstenerse de ello.

Se debe destacar que la intención no es aproximarse a las personas y preguntar


directamente lo que piensan de los linchamientos o si estarían dispuestos a
participar y por qué. Por el contrario, las entrevistas semiestructuradas permiten
partir de preguntas previamente diseñadas que permitan conocer la postura de las
personas sobre la violencia en general.
A partir de esas preguntas se puede hacer una aproximación paulatina a temas
más específicos como lo es el linchamiento. Se trata de en ningún momento hacer
sentir incómodo o señalado al entrevistado, sino de lograr obtener información útil
y lo más apegada a la realidad posible. De ahí que se opte por realizar entrevistas
semiestructuradas y no entrevistas estructuradas, para tener en todo momento la
posibilidad de contar con un grado de flexibilidad y ajustarse a los entrevistados,
buscando motivar al interlocutor, profundizar o aclarar ideas que haya expresado
y, en suma, obteniendo información que sea de utilidad para los fines de la
investigación.

Una vez que se haya recopilado la información, se hará uso de la técnica de la


hermenéutica para interpretar y amalgamar lo que dice la teoría, el resultado de la
revisión documental sobre las condiciones estructurales de las comunidades y los
pronunciamientos de sus pobladores. Al hacerlo, se estará en posibilidad de dar
respuesta a las preguntas que guían la investigación.
9. Índice tentativo.

Introducción.

Capítulo 1. Elementos teóricos para la explicación del fenómeno del linchamiento


en México.

1.1 Violencia colectiva.

1.2 Teoría de la estructuración.

1.3 Explicaciones a los linchamientos en México.

Capítulo 2. Elementos estructurales de las comunidades en las que se


presentaron linchamientos entre 2016 y 2018.

2.1 Aspectos demográficos.

2.2 Autoridad y Estado de Derecho.

2.3 Aspectos socioeconómicos.

2.4 Aspectos culturales.

Capítulo 3. Entrevistas a pobladores de las comunidades en las que se


presentaron linchamientos entre 2016 y 2018.

3.1 Tepehuacan, Puebla.

3.2 Chiapilla, Chiapas.


3.3 Santa Ana Ahuehuepan, Hidalgo.

Capítulo 4. Análisis e interpretación de los resultados.

Conclusión.

10. Referencias

Cambiasso, M. (2011). La teoría de la estructuración de Anthony Giddens: un


ensayo crítico. VI Jornadas de Jóvenes Investigadores. Gino Germani,
Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Buenos Aires.

Comisión Nacional de Derechos Humanos . (2019). Informe Especial sobre los


Linchamientos en el Territorio Nacional. Ciudad de México: Comisión
Nacional de Derechos Humanos.

El País. (22 de mayo de 2019). Los linchamientos en México, al borde de


triplicarse en un año. Obtenido de El País.com:
https://elpais.com/internacional/2019/05/23/mexico/1558565136_836230.ht
ml

Funtes Díaz, A. (2005). El Estado y la Furia. El Cotidiano., 7-19.

Gamallo, L. (2012). Crimen, castigo y violencia colectiva: Los linchamientos en


México en el Siglo XXI. Ciudad de México: FLACSO.

Giddens, A. (1995). , La constitución de la sociedad: Bases para la teoría de la


estructuración. Buenos Aires: Amorrortu.
Quiroz, L. (2017). Capacidades explicativas de las teorías de integración,
dominación e interdependencia en el análisis de los linchamientos. . Cinta
de Moebio. Revista de Epistemología de Ciencias Sociales.

Rodríguez Guillén, R. y. (2005). Los linchamientos en México: entre el Estado de


Derecho y los usos y costumbres. El Cotidiano, 56-67.

Secretaría de Desarrollo Social. (2010). Catálogo de Localidades. Obtenido de


microrregiones.gob.mx :
http://www.microrregiones.gob.mx/catloc/LocdeMun.aspx?
tipo=clave&campo=loc&ent=21&mun=050

Tilly, C. (2007). Violencia Colectiva. Barcelona: Editorial Hacer.

Tilly, C. (2007). Violencia Colectiva. Barcelona: Editorial acer .

Vilas, C. M. (2005). Linchamiento: venganza, castigo e injusticia en escenarios de


inseguridad. El Cotidiano, 20-26.

Zepeda, G. (16 de septiembre de 2016). Linchan a dos presuntos secuestradores


en Chichiquila. Obtenido de Unotv.com:
https://www.unotv.com/noticias/estados/puebla/detalle/linchan-a-2-
presuntos-secuestradores-en-chichiquila-540977/

También podría gustarte