Está en la página 1de 20

REPÚBLICA DE COLOMBIA

RAMA JURISDICCIONAL DEL PODER PUBLICO


Fallo 080
Radicado 0526640880012021-00071
Clase de Constitucional
Proceso
Accionante Andrés Felipe González Palacio
Accionado Endicontrol S.A ARL Positiva
Instancia Primera
Temas y Trabajo, Igualdad, Seguridad Social,
Subtemas Salud, Estabilidad laboral reforzada y
Mínimo Vital.
Decisión CONCEDE PARCIALMENTE

JUZGADO PRIMERO PENAL MUNICIPAL


CON FUNCIONES DE CONTROL DE GARANTÍAS Y DE CONOCIMIENTO
ENVIGADO – ANTIOQUIA
Diecinueve (19) de mayo de dos mil veintiuno (2021)

Resuelve el Despacho la acción de tutela instaurada por Andrés Felipe


González Palacio, identificado con la cédula de ciudadanía 1.037.592.479,
contra Endicontrol S.A y la ARL POSITIVA S.A, al considerar que se le han
vulnerado algunos derechos fundamentales al trabajo , igualdad, seguridad
social, salud, estabilidad laboral reforzada y mínimo vital.

HECHOS Y ACTUACIONES

1. De la demanda y su fundamento

Enuncia el señor Andrés Felipe González Palacio, que, firmo


contrato de trabajo a término fijo inferior a un (1) años el cual inició el día
16/01/2018 en el cargo de ingeniero de planta el cual tenía fecha de
terminación
el día 15/01/2019.
Que el contrato inicial fue objeto de prórroga de un año, es decir que la nueva
fecha de finalización del contrato era el día 15/01/2020. Explica que
nuevamente el contrato fue objeto de prórroga a un año, dando como nueva
fecha de finalización de contrato el día 15/01/2021.

Aclara que entre sus funciones se encontraba, inspección e interventorías en


estructuras metálicas y recipientes a presión, Trabajo en alturas y espacios
confinados, elaboración de informes de resultados de inspecciones.

Da cuenta que el día 6/11/2020 en ejercicio de sus funciones como ingeniero


de planta de la empresa ENDICONTROL S.A se encontraban en el proyecto
ubicado en El Salto-Antioquia, en la captación de Guadalupe 3, donde ocurrió
un incidente en el cual termino en el piso enterrado en el lodo. Que durante
el rescate no recibió atención adecuada y la forma de sacarlo del lodo fue
halándolo por medio de una polea que el mismo instalo, ya que en ningún
momento bajaron al lugar del accidente a verificar sus condiciones. Explica
que estuvo cerca de 20 minutos en el lodo y unos 20 minutos más esperando
que lo sacaran del lugar del accidente, tiempo durante el cual rompió en llanto
en varias ocasiones al ver la cercanía que tuvo con la muerte.

Informa que el mismo día 06/11/2020 lo llevaron al centro médico de la


central, le realizaron evaluación primaria y fue enviado a casa, donde según lo
informa el accionante se sintió fatigado con dolor en espalda media y cuello, le
dieron ataques de vértigo, sensación de miedo, se sintió confundido y
desorientado.

Para el día 9/11/2020, fue programado para ir a realizar un trabajo al


Metrocable, el cual requiere trabajo en alturas, y aunque expresó verbalmente
que no sentía bien al realizar trabajos en alturas, le indicaron que al no tener
ningún impedimento físico debía cumplir con sus labores y prestando el
servicio programado, notó que no se sentía bien, se sintió confundido,
desorientado, con mucho temor y presión en el pecho, situación que fue
comentada al compañero Andrés Monsalve que necesitaba ser atendido por
medicina, informó a la empresa su condición y enviaron reemplazo, da cuenta
que asistió a medicina, donde es atendido por cita prioritaria.

2
Fue valorado el 9/11/2020 por la doctora Valeria Gómez Osorio debido a su
llanto, angustia y sensación de temor, quien bajo el Dx F430 Reacción al estrés
Agudo, le ordena Tizanidina 4 mg, remisión para interconsulta con psicología e
Incapacidad de 5 días. (Anexo 2 y 3.)

Explica que el día 09/11/2020 reporta al correo electrónico indicado por


Endicontrol S.A. (endicontrol@endicontrol.com), el accidente laboral que tuvo
el día 06/11/2020 a través del formato F-SGI-08 REPORTE DE ACCIDENTES Y
CASI ACCIDENTES. (Anexo 4).

Indica que para la atención por psicología y valoración psiquiátrica anexó la


papelería requerida por parte de la ARL, donde el diagnóstico principal por el
cual fue atendido fue Dx F430 Reacción al estrés agudo. Que el día 19/11/2020
la ARL positiva niega la atención del servicio solicitado para consulta de
primera vez por psicología, indicando en el motivo que “12.2) ANTE EL NO
APORTE DE JUSTIFICACIÓN QUE RELACIONE LA PRESENTE SOLICITUD CON EL
DIAGNÓSTICO RECONOCIDO POR LA ARL, SE NIEGA SOLICITUD. (Anexo
5.19/11/2020), Debido a que el diagnóstico que aparece en este formato es
Contractura muscular, síntoma diferente por el cual fue remitido a atención por
Psicología.

Por lo anterior el día 27/11/2020 la Sr Angélica María Araque, asistente HSQE


de la empresa Endicontrol, Reenvía documentación del caso a la ARL positiva
para empezar tratamiento por psicoterapia y valoración por parte de
psiquiatría, lo que comprueba que la empresa Endicontrol S.A. estaba enterada
de la condición que presentó desde el día del incidente.

Indica el accionante que el día 2/12/2020 la ARL positiva: “AUTORIZA


SERVICIO DE TELE CONSULTA DE PSIQUIATRÍA; PARA CONCEPTO Y DEFINIR
SI LA SINTOMATOLOGÍA ES DERIVADA DE ACCIDENTE. ( Anexo 6 y 7
27/11/2020 y 2/12/2020), sin embargo en el diagnóstico del reporte de la
consulta aparece “contractura muscular”, diagnóstico que no concuerda con el
trastorno de estrés postraumático por el cual fue atendido anteriormente.

Que el día 10/12/2020 es atendido mediante tele consulta por el psiquiatra


DR. JUAN RICARDO CUENCA ROJAS quien bajo el Dx Trastorno de la
adaptación, con

3
Ansiedad mixta y estado de ánimo deprimido le ordena Fluoxetina 20mg, 20
Sesiones de psicoterapia por psicología y control por psiquiatría en un mes.
(Anexo 8 10/12/2020).

Expresa que en todo momento comunicó verbalmente a sus jefes inmediatos y


a la persona encargada del área HSQE, que viene en un proceso psicológico y
psiquiátrico debido al accidente de trabajo del día 6/11/2020 y que no lo
pueden exponer a situaciones de trabajos en alturas ya que esto le genera
pánico estrés y sensación de angustia, sin embargo la programación de la
empresa y los jefes inmediatos hacen caso omiso, enviándolo a realizar
trabajos en alturas.

Explica que el día 14/01/2021 preguntó a la empresa si su contrato iba a ser


prorrogado ya que había recibido un mes antes la carta de terminación de
contrato por lo que responden de forma verbal que no, ya que se va a realizar
renovación del personal.

Da cuenta que el día 15/01/2021 la ARL positiva: “AUTORIZACIÓN CONTROL


PSIQUIATRÍA TELE-CONSULTA CONTINUIDAD DE TRATAMIENTO A SÍNTOMAS
DE ESFERA MENTAL DERIVADO DE AT CON ORDEN MÉDICA DE 10/12/2020.

Itera que el día 15/01/2021 fue su último día de trabajo ya que su contrato
no fue prorrogado pese a que se conocía su estado de salud y no se solicito
permiso al ministerio de trabajo para dar terminación del contrato.

Relata que sus padecimientos de salud han continuado hasta el punto de ser
hospitalizado, con diagnostico EPISODIO DEPRESIVO GRAVE SIN SÍNTOMAS
PSICÓTICOS, F431 TRASTORNO DE ESTRÉS POSTRAUMÁTICO y en estudio
TRASTORNO MIXTO DE ANSIEDAD Y DEPRESIÓN. Atención cubierta por la EPS
ya que requería hospitalización y la ARL se mostró negligente a la aceptación
de las patologías y a la prestación de este servicio y a la fecha se encuentra
desvinculado del sistema de seguridad social en salud dado que se encuentra
desempleado.

En virtud de lo anterior solicita de este despacho judicial, se declare que la


terminación del contrato de trabajo es ineficaz por cuanto a que al momento
de la terminación del contrato de trabajo el accionante se encontraba en

4
condiciones de debilidad manifiesta por problemas de salud originados de un
Accidente laboral. Que en consecuencia solicitan se ordene a la empresa
accionada el reintegro sin solución de continuidad en un cargo igual o de
mejor denominación y que sea compatible con las limitaciones de salud, así
como la afiliación al sistema de seguridad social, el pago de los salarios
causados desde el 15/01/2021 y hasta la fecha de reintegro, pago del auxilio
de cesantías, intereses a las cesantías, prima de servicios, compensación por
vacaciones, aportes a pensiones, salud y ARL, indemnización moratoria por el
no pago de salarios y prestaciones sociales, indemnización del artículo 26 de la
Ley 361 de 1997 por el accidente de trabajo, perjuicios morales en la suma de
80 salarios mínimos, por daño a la vida de relación en 50 salarios mínimos y
por daño a la salud equivalentes a 50 salarios mínimos e indexación de todas
las condenas y prestaciones dejadas de percibir, junto con la indemnización
por despido sin justa causa, toda vez que fue despedido sin la debida
autorización del Ministerio del Trabajo. Se ordene a la ARL y EMPLEADOR
realizar las acciones necesarias para la corrección de los diagnósticos en el
accidente de trabajo a fin de garantizar el derecho a la salud, en conexidad con
el derecho fundamental a la vida.

Para probar sus dichos aporto a la presente acción de tutela:

1. Cedula de Ciudadanía.
2. 1. 09-11-2020 Remisión a atención por psicología debido a accidente
laboral.
3. 2. 09-11-2020 Resumen atención, historia y remisión a atención por
psicología debido a accidente de trabajo.
4. Reporte del accidente de trabajo a la empresa endicontrol.
5. 3. 19-11-2020 Formato Negación para atención psicológica.
6. 4. 27-11-2020 ORDEN E HISTORIA ANDRÉS G Para solicitud de atención
psicológica por ARL.
7. 5. 02-12-2020 Autorización por parte de positiva para consulta por
psiquiatría para concepto y definir si sintomatología actual es derivada de
accidente de trabajo.
8. 6. 10-12-2020 Resumen de atención médica Mutalis ANDRES FELIPE
GONZALEZ PALACIO _CC-1037592479_10-Dic-2020 (1).
9. 7. 15-01-2021 Autorización control psiquiatría continuidad tratamiento a
síntoma de esfera mental derivado de accidente de trabajo.

5
10. 8. 21-01-2021 Resumen de atención médica Mutalis por parte de
Psiquiatría
ANDRES FELIPE GONZALEZ PALACIO _CC-1037592479_21-Ene-202111. 9. 04-
02-2021 Autorización por parte de positiva para segundas 10 sesiones para
completar psicoterapia individual por psicología.
12. 10. 19-02-2021 Autorización por parte de positiva para control por
psiquiatría continuidad de tratamiento a síntomas de esfera mental derivado de
AT 13. 11. 23-02-2020 Resumen atención Mutalis - Remisión a atención
ANDRES FELIPE GONZALEZ PALACIO _CC-1037592479_23-Feb-2021.
14. 12. 23-02-2021 Remisión a hospitalización por parte de
psiquiatria_ANDRES FELIPE GONZALEZ PALACIO.
_CC-1037592479_23-Feb-2021 15. 13. 24 a 28-02-2021 RESUMEN ATENCIÓN
INTRAHOSPITALARIA CLINICA BOLIVARIANA
16. 14. 25-02-2021 Negación por parte de positiva para internación
17. 15. 01-03-2021 Remisión a medicina laboral por parte de psiquiatría clínica
Samein.
18. 16. 01-03-2021 Resumen atención por psiquiatría Clínica Samein.
19. Constancia hospitalización y resumen de atención psiquiátrica para egreso
de hospitalización y orden para medicina laboral
20. Incapacidad 01 a 07 de marzo
21. Incapacidad 24 - 28 Febrero 2021
22. Incapacidad 09 - 23 Marzo 2021.

2. Contestación de la demanda.

Una vez admitida la tutela, 5/05/2021, se notificó a las partes


accionadas en la misma fecha, y fue así como el 07 de mayo de 2021 se
recibió respuesta a la presente acción constitucional en los siguientes
términos:

FERNANDO MIGUEL CAJIGAS ENRIQUEZ, obrando en calidad de apoderado de


la Sociedad ENDICONTROL S.A., solicita del despacho se declare improcedente
la presente acción de tutela e indica que el señor Andrés Felipe González ,
trabajaba para ENDICONTROL, pero aclara que inicio labores en el año 2014
por un contrato de 6 meses el cual fue prorrogado y luego se terminó.
Posteriormente fue contratado y el trabajador renuncio, nuevamente el 15 de
enero de 2019 es contratado por otros 6 meses prorrogado hasta el 15 de

6
enero de 2021, donde con 30 días anteriores se emitió preaviso de no
renovación.

Admite las funciones que dijo desempeñar el accionante, al igual que el


accidente descrito por el accionante, el día 06 de noviembre de 2020 y que el
dia 09/011/2020 se reincorporó a sus funciones reportando a la ARL POSITIVA,
para la valoración médica e investigación por dicho evento.

Que el 9 de noviembre consulta con un médico particular por el accidente de


trabajo quien le otorga una incapacidad de 5 días con un diagnostico R529
dolor no especificado, indicando que fue la única incapacidad presentada por
causa del accidente de trabajo.

Da cuenta que el señor González se reincorporo a su labor sin ningún tipo de


restricción médica por lo que considera que ENDICONTROL, no vulnero los
derechos a la Seguridad social, al trabajo, ni el mínimo vital , explica que solo
se le exigió cumplir con las funciones para las cuales fue contratado , e indica
que se le brindaron todos los canales de atención para que la ARL iniciara el
correspondiente procedimiento y aclara que durante las incapacidades nunca
se le programo tareas e incluso indican que se le busco reemplazo en los
momentos que manifestó no sentirse bien. Precisa que entre los días 30 de
diciembre y 4 de enero se le concedió licencia para irse de vacaciones lo que
denotaba buena salud para las actividades personales.

Precisa que a la terminación del contrato ANDRES FELIPE GONZALEZ, no tenía


la condición de persona con discapacidad ni estaba bajo la figura de la
incapacidad medica laboral. Por lo que no cumple con los requisitos exigidos
para solicitar una estabilidad laboral reforzada y en tanto la Endicontrol no
debía solicitar permiso al Ministerio de Trabajo para dar por terminada la
relación laboral.

En virtud de lo anterior da cuenta que la Empresa obro con total trasparencia


y apoyo laboral hasta el momento en el que la relación laboral culmino,
argumentando que se le hizo seguimiento y se mantuvo en constante
comunicación con la Administradora de Riesgos laborales. Quienes indicaron
que los síntomas que aduce el afilado no corresponden al tipo de lesión
descrita por el evento acontecido y que como empresa responsable de la

7
seguridad social previo a la terminación del contrato, se remitió al accionante
para medicina laboral donde le fue entregada una carta el 20 de enero para la
realización de los exámenes médicos de retiro, y en dicha comunicación se le
informo que contaba con 5 días para la práctica de los mismos es decir el
limite era el día 25 de enero de 2021 y el accionante se los practico el día 17
de febrero de 2021.

Luego de recibido el concepto medico de egreso explican que escribieron


correo al señor Andrés para allegarle dicho documento y hasta la fecha no ha
dado respuesta al correo, reiterando que para Endicontrol no existe reporte ni
hallazgo de incapacidad medica ni restricciones o recomendaciones por parte
de la ARL o EPS que den cuenta de que el trabajador tiene una secuela
medica que le impide trabajar al grado de considerarlo una discapacidad.

Reitera al despacho que la acción de tutela es un mecanismo de carácter


residual, que busca evitar un perjuicio irremediable, protegiendo de forma
específica los derechos a la maternidad paternidad, fuero sindical o
discapacidad, lo que considera no se encuentra acreditado por el accionante
pues indica que aun recibe atención medica , además de ello que una vez
culminado el contrato laboral el trabajador puede acudir en calidad de afiliado
dependiente, independiente y en otros casos al régimen subsidiado en salud.
Además de contar con los beneficios que le ofrece la caja de compensación
familiar donde puede recibir ayuda hasta por 6 meses.

Aporto con la presente respuesta copia de la carta de renuncia del accionante


del 5 de mayo de 2017, formato para accidente de trabajo, incapacidad
accidente de trabajo, carta de egreso del 20 enero de 2021, concepto medico
del 17 de febrero de 2021, solicitud de modificación para valoración laboral

RESPUESTA POSITIVA

Por su parte, la ARL POSITIVA, por intermedio de Paola Santiesteban Osorio,


en calidad de Apoderada del Representante Legal de Positiva Compañía de
Seguros, informa al despacho que el señor Andrés Felipe González Palacio
interpone acción de tutela por la presunta vulneración de sus derechos
fundamentales a la estabilidad laboral reforzada en condiciones de debilidad
manifiesta, trabajo, mínimo vital, vida en condiciones dignas entre otros, por

8
considerar que el empleador dio por terminado su contrato de trabajo sin tener
en cuenta su estado de salud, razón por la cual solicita el reintegro a su puesto
de trabajo.

Indicando que no es procedente tutelar el derecho anteriormente enunciado


teniendo, toda vez que con el incidente del 06 de noviembre de 2020, el cual
fue calificado como de origen laboral bajo los siguientes diagnósticos:

M624 CONTRACTURA DE LOS MÚSCULOS PARAVERTEBRALES DE COLUMNA


LUMBOSACRA.
F430 REACCION AGUDA AL ESTRES.

Y explica que con respecto a dichos diagnósticos, la ARL ha venido


autorizando todo el tratamiento médico que se ha requerido para el manejo de
los diagnósticos reconocidos como de origen laboral. (Anexan reporte de
transacciones y reporte de incapacidades temporales liquidadas).

Que, frente a lo solicitado por el accionante relacionado con los diagnósticos de


esfera mental se informa que el estudio de los diagnósticos y orígenes que
realiza la ARL se respalda en el reporte que realizó el empleador de los hechos
del siniestro, las pruebas médicas allegadas, además de estudio Holístico y
acucioso realizado al accionante por parte del Equipo Interdisciplinario de
Positiva por lo cual, solo encontraron viabilidad a los diagnósticos inicialmente
descritos.

Sin embargo, mediante orden de servicios No. 30918304 se autorizó


CONSULTA DE PRIMERA VEZ POR ESPECIALISTA EN MEDICINA DEL TRABAJO
O SEGURIDAD Y SALUD EN EL TRABAJO en la IPS CLINICA DE FRACTURAS DE
MEDELLIN S.A., con el fin de valorar el estado de salud del accionante, donde
el Galeno posterior a la valoración médica, definirá si es necesario realizar
revisión del caso en cuanto a los diagnósticos o no.

Trae al asunto la ley 1562 de 2012 y sentencia T-142 de 2008, donde se


indica quien esta a cargo de otorgar las prestaciones económicas y
asistenciales, e indica que el artículo 12 del Decreto 1295 de 1994 trata sobre
la presunción de origen común sobre aquellas patologías no definidas
formalmente de origen Laboral.

9
Frente a la pretensión del accionante encaminada al reintegro laboral, indica
que es un tema que corresponde únicamente a la relación entre trabajador y
empleador y por ende la ARL no es la competente para pronunciarse ni
realizar ninguna acción frente al tema objeto de tutela en este sentido ya que
es una responsabilidad netamente del empleador.

Finalmente solicita la desvinculación por pasiva por cuanto las pretensiones


van encaminadas al cumplimiento por parte de la coaccionada.
Para probar sus dichos anexo a la presente solicitud, copia de la autorización
de servicios N° 30918304, copia de reporte de servicios de salud autorizados y
copia del reporte de incapacidades temporales liquidadas.

CONSIDERACIONES DEL DESPACHO

1. Competencia

La Carta Constitucional colombiana consagra en el artículo 86 un mecanismo


procesal de carácter complementario, específico y directo con el cual toda
persona, por sí misma o por quien actúe a su nombre, puede reclamar ante los
jueces la protección inmediata de sus derechos fundamentales, cuando estos
resulten vulnerados o amenazados por la acción o la omisión de cualquier
autoridad pública, o en ciertos eventos definidos en la ley, por sujetos
particulares, denominada acción de tutela.

Atendiendo lo indicado en la sentencia T-291 de 2018, debe seguirse un orden


lógico al abordar el estudio de una acción constitucional como la tutela:

"El examen de procedencia le impone al juez constitucional determinar si


se cumplen los presupuestos procesales de la acción de tutela, los cuales
sujetan la viabilidad del citado instrumento de defensa. De esta manera,
le compete a la Corte verificar, en primer lugar, si se está en presencia
de una violación o amenaza de un derecho fundamental, toda vez que el
uso del amparo se circunscribe a la salvaguarda de dicha categoría de
derechos, como lo dispone el artículo 86 del Texto Superior. Si se
constata tal situación, en segundo lugar, se impone evaluar si se acredita
el requisito de legitimación en la causa, tanto desde la perspectiva activa

10
como pasiva. La primera referente a que la acción se interponga por una
persona natural o jurídica que solicita directa o indirecta-mente la
protección de sus derechos fundamentales1; y la segunda, que exige que
la violación o amenaza provenga de la acción u omisión de las
autoridades públicas o del actuar de los particulares, en los casos
previstos en la Constitución y en la ley2.

En tercer lugar, el juez constitucional debe estudiar si la demanda cumple


con el presupuesto de inmediatez, el cual supone que la acción de tutela
debe ser ejercida dentro de un término razonable, contabilizado a partir
del momento en el que se generó la vulneración o amenaza de un
derecho, de manera que el amparo responda a la exigencia constitucional
de ser un instrumento judicial de aplicación inmediata y urgente (CP art.
86). Y, finalmente, se exige constatar que se cumpla con el requisito de
subsidiariedad, por virtud del cual se impone que no exista otro medio de
defensa judicial para la protección de los derechos fundamentales cuya
salvaguarda se solicita o que, aun existiendo, éstos carezcan de la
celeridad necesaria para evitar la ocurrencia de un perjuicio irremediable,
o no resulten lo suficientemente idóneos para brindar un amparo
integral."

Conforme al Decreto 1983 de 2017, la competencia (entendida como regla


de reparto), para conocer de la presente acción consagrada en el artículo 86 de
la Constitución Nacional y los decretos reglamentarios 2591/91 y 306/92,
concebida como mecanismo subsidiario para proteger derechos fundamentales
constitucionales que resulten amenazados y/o vulnerados por las acciones u
omisiones de las autoridades públicas o de los particulares, siempre que no se
disponga de otro mecanismo de defensa judicial, se encuentra radicada en
cabeza de los Jueces Municipales, atendiendo la naturaleza jurídica de las
entidades accionadas, en este caso es Endicol S.A y la ARL POSITIVA, del
orden privado ambas, por tanto, está dada la legitimada por pasiva.

Procede la acción constitucional desde la óptica de la legitimación por


activa, ya que el señor Andrés Felipe González Palacio, está facultado para

1 Según el artículo 10 del Decreto 2591 de 1991, la acción de tutela permite su interposición a través de apoderado
judicial, por medio de agente oficioso o por habilitación legal al Defensor del Pueblo y a los personeros municipales.
2 El artículo 42 del Decreto 2591 de 1991 consagra las hipótesis de procedencia de la acción de tutela contra

particulares.

11
presentarla en forma directa, ante la presunta afectación a derechos
fundamentales.

Ahora bien, desde el punto de vista sustancial para verificarse la procedencia


de la acción de tutela habrá de indicarse que la misma fue instituida con el
único y específico fin de proteger los derechos fundamentales de las personas
cuando éstos resulten vulnerados o amenazados por cualquier entidad pública
o particular, en los casos indicados por la ley; pese a ello, no se puede olvidar
que si bien se trata de un mecanismo ágil y sencillo para aquellos eventos en
que una autoridad pública o privada, vulnere o amenace un derecho
constitucional fundamental con su acción u omisión, su carácter de mecanismo
subsidiario de protección impide que sea utilizada como un instrumento
alternativo o adicional cuando existen otros medios judiciales para la
protección efectiva de los derechos constitucionales fundamentales; pues sus
alcances no son ilimitados y sólo excepcionalmente y en casos especiales
puede desplegarse por encima de los mecanismos ordinarios a fin de
garantizar el efectivo goce de éstos al ser utilizada de manera transitoria para
evitar un perjuicio de carácter irremediable.

En el presente caso, el señor Andrés Felipe Gonzalez, acude a este


mecanismo con el fin de que se ampare su derecho a la estabilidad laboral
reforzada, deprecando de esta agencia judicial que se ordene a su ex
empleador el reintegro a sus labores mediante un contrato laboral propiamente
dicho, en el cargo que desempeñaba al momento de la terminación del mismo,
ante un despido en estado de debilidad manifiesta, pues indica que si bien es
cierto se estaba frente a la culminación del contrato de trabajo a término fijo
también lo es que por el accidente laboral acaecido el dia 06/11/2020, viene
presentando una afección de carácter psiquiátrico que no le permite desarrollar
su vida con normalidad, por lo que considera que se encuentra en situación de
vulnerabilidad, alegando una estabilidad laboral reforzada con fundamento en
su condición de salud.

Lo anterior, encuentra oposición por parte de la accionada, Endicontrol S.A,


quien manifiesta que la terminación del contrato no obedeció a actos
discriminatorios, sino por el contrario a la terminación de un contrato a termino
fijo que no fue prorrogado, cumpliendo con el preaviso al empleado, además
de ello indico en su respuesta que al momento de culminar el contrato el señor

12
Felipe González, no se encontraba incapacitado y que puede acudir en lo que
tiene que ver con el régimen de salud ya sea a la vinculación como
dependiente y/o cotizar como independiente, dando la opción incluso del
régimen subsidiado y acudir al auxilio de desempleo, para que no se vea
afectado el mínimo vital del accionante.

Ahora bien indico la ARL POSITIVA, que según el escrito de tutela las ordenes
con respecto al reintegro deben ir dirigidas al empleador y que ellos han dado
cumplimiento en lo que tiene que ver como ARL, por lo que solicitan ser
desvinculados de la presente acción de tutela.

Ambas coaccionadas coinciden en indicar que la acción de tutela no es el


mecanismo idóneo para reclamar los derechos del accionante ya que cuenta
con la vía ordinaria laboral, y la acción de tutela es un mecanismo subsidiario a
fin de evitar un perjuicio irremediable.

Con relación a la estabilidad laboral reforzada dijo la sentencia de tutela 052


de 2020 lo siguiente:

“5.4. La estabilidad laboral reforzada no tiene un rango puramente legal sino que tiene
fundamento directo en diversas disposiciones de la Constitución Política, a saber [124]:
en el derecho a “la estabilidad en el empleo” (art. 53 C.P.)[125]; en el derecho de todas
las personas que “se encuentren en circunstancias de debilidad manifiesta” a ser
protegidas “especialmente” con miras a promover las condiciones que hagan posible
una igualdad “real y efectiva” (arts. 13 y 93 C.P.)[126]; en que el derecho al trabajo “en
todas sus modalidades” tiene especial protección del Estado y debe estar rodeado de
“condiciones dignas y justas” (art. 25 C.P.)[127]; en el deber que tiene el Estado de
adelantar una política de “integración social” a favor de aquellos que pueden
considerarse “disminuidos físicos, sensoriales y síquicos” (art. 47 C.P.)[128]; en el
derecho fundamental a gozar de un mínimo vital, entendido como la posibilidad
efectiva de satisfacer necesidades humanas básicas como la alimentación, el vestido,
el aseo, la vivienda, la educación y la salud (arts. 1, 53, 93 y 94 C.P.); y en el deber
de todos de “obrar conforme al principio de solidaridad social” ante eventos que
supongan peligro para la salud física o mental de las personas (arts. 1, 48 y 95
C.P.)[129].

5.5. Ahora bien, con fundamento en el artículo 13 de la Constitución Política, esta


Corporación ha extendido el beneficio de la protección laboral reforzada establecida en
la Ley 361 de 1997, a favor de aquellos trabajadores que sufren deterioros de salud
en el desarrollo de sus funciones, por ejemplo, a raíz de un accidente de trabajo o de
una enfermedad. La persona que se encuentre en estas circunstancias está en estado
de debilidad manifiesta, sin necesidad de que exista una calificación previa que
acredite tal condición[130], y el despido en razón de la enfermedad que padezca,
constituye un trato discriminatorio que puede ser cuestionado a través de la acción de
tutela[131].

13
La estabilidad laboral reforzada, entonces, rige de manera general las relaciones
laborales en favor de los trabajadores que por sus disminuciones físicas, psíquicas o
sensoriales deben ser tratados preferentemente, en el sentido de garantizarles la
permanencia en el empleo. Así, aquellos trabajadores que sufren una disminución
considerable en su estado de salud durante el trascurso del contrato laboral,
deben ser tenidos como personas que se encuentran en situación de debilidad
manifiesta y, por ello, gozan de estabilidad laboral reforzada por aplicación directa
de la Constitución [132].

En la Sentencia SU-049 de 2017 la Sala Plena unificó su posición en torno a la


interpretación amplia del universo de beneficiarios del artículo 26 de la Ley 361 de
1997 plasmada en la Sentencia C-824 de 2011, bajo el supuesto de que la
jurisprudencia constitucional “ha acogido una concepción amplia del término limitación
[hoy discapacidad, según el condicionamiento realizado por la sentencia C-458 de
2015], en el sentido de hacer extensiva la protección de la que habla la Ley 361 de
1997 a las personas de las que se predique un estado de debilidad manifiesta por
causa de una enfermedad que no necesariamente acarree una pérdida de la capacidad
para trabajar”[1


“5.6. Entonces, la Corte Constitucional ha sostenido que los trabajadores que puedan
catalogarse como (i) inválidos, (ii) en situación de discapacidad, (iii) disminuidos
físicos, síquicos o sensoriales[144], y (iv) en general todos aquellos que (a) tengan una
considerable afectación en su salud; (b) que les “impid[a] o dificult[e] sustancialmente
el desempeño de sus labores en las condiciones regulares”, y (c) se tema que, en esas
condiciones particulares, pueden ser discriminados por ese solo hecho, están en
circunstancia de debilidad manifiesta y, por tanto, gozan de “estabilidad laboral
reforzada”[145].”
.. “
“En consecuencia, cuando se comprueba que el empleador (a) desvinculó a un sujeto
titular de la estabilidad laboral reforzada sin obtener la autorización de la oficina del
Trabajo, y (b) no logró desvirtuar la presunción de despido discriminatorio, el juez que
conoce del asunto tiene el deber prima facie de reconocer a favor del trabajador: (i) la
ineficacia de la terminación o del despido laboral (con la consiguiente causación del
derecho del demandante a recibir todos los salarios y prestaciones sociales dejadas de
percibir en el interregno). (ii) El derecho a ser reintegrado a un cargo que ofrezca
condiciones similares a las del empleo desempeñado por él hasta su desvinculación, y
en el cual no sufra el riesgo de empeorar su estado de salud, sino que esté acorde con
su situación[147]. (iii) El derecho a recibir capacitación para cumplir con las tareas de su
nuevo cargo, si es el caso[148]. Y (iv) el derecho a recibir “una indemnización
equivalente a ciento ochenta días del salario, sin perjuicio de las demás prestaciones e
indemnizaciones a que hubiere lugar de acuerdo con el Código Sustantivo del Trabajo
y demás normas que lo modifiquen, adicionen, complementen o aclaren”[149].

5.7. La estabilidad laboral reforzada de los sujetos de especial protección, es aplicable


aún en los casos en los cuales el contrato de trabajo por el cual se inició el vínculo
laboral tenga un término definido[150], incluyendo los contratos de trabajo por obra o
labor determinada[151] e, igualmente, los contratos de prestación de servicios[152]. Por
ende, cuando una persona goza de estabilidad laboral/ocupacional reforzada no puede
ser desvinculada sin que exista una razón objetiva que justifique la terminación o la no
renovación contractual y sin que medie la autorización de la oficina del Trabajo[153].
Ello quedó claramente establecido en la Sentencia SU-049 de 2017”

CASO PARTICULAR

Descendiendo en el caso bajo estudio, encuentra este despacho judicial que el

14
señor Andrés Felipe González Palacio, en principio suscribió contrato a término
fijo con la Empresa Endicontrol S,A, en calidad de ingeniero de planta, el cual
fue prorrogado en varias ocasiones, cuya última fecha de terminación era el
día 15/01/2021, la labro en la cual se desempeñaba el accionante, era la de
inspección e interventoría en estructuras metálicas y recipientes a presión,
trabajo en altura y espacios confinados y la elaboración de informes de
resultados de inspecciones.

Es claro el accionante y la accionando en indicar que un mes antes de la


culminación del contrato le fue informado al accionante por parte de
Endicontrol S.A, que no le iban a prorrogar el contrato laboral.

Son unánimes las partes al indicar que el día 06/11/2020, el señor Andrés
Felipe González Palacio, sufrió un accidente laboral en el Proyecto ubicado El
Salto Antioquia en la captación de Guadalupe 3, donde debían realizar
diferentes descensos desde las compuertas radiales hasta el fondo visible,
donde indica el accionante que cayó aproximadamente desde una altura de 10
metros quedando enterrado en el lodo a 20 centímetros del piso de concreto.

Hecho que se verifica con las pruebas aportadas por el accionante y las
accionadas, además de ello se verifica que el reporte de accidente laboral a
la ARL, POSITIVA, fue del 09/11/2020 donde se reporta un evento del
06/11/2020.

Aporta el accionante copia de la historia clínica del día 11/11/2020 del


Hospital Pablo Tobón Uribe, tan solo cinco días después del accidente laboral ,
donde es especifico el señor González, explicando que no se siente cómo
trabajando.

Anexa también negación del servicio por parte de la ARL Positiva, para
valoración psiquiátrica, por considerar que el servicio requiere justificación
clínica para validación de pertinencia de lo solicitado, pues en principio solo
fue reportado un diagnóstico de contractura muscular, posteriormente el día
02/12/2020, la ARL autoriza tele consulta de psiquiatra para definir si la
sintomatología era derivada del accidente. Se le autorizan también 10
sesiones para completar 20 de terapia.

15
En este asunto es precisamente la Empresa Endicontrol S.A, por intermedio de
Angélica María Araque, que el día 27 de noviembre de 2020, reenvía
documentación a la ARL, para empezar tratamiento por psicoterapia y
valoración por parte de psiquiatría.

El día 02 de diciembre de la ARL positiva autoriza seguimiento por psiquiatría,


no obstante el diagnostico continua siendo contractura muscular, sin que sea
consecuente con el padecimiento psiquiátrico que viene sufriendo el
accionante.

Posteriormente dan cuenta las historias clínicas aportadas al escrito de tutela


que el señor Andrés Felipe González Palacio, permaneció internado del 24 al
28 de febrero de 2021 en la Clínica Bolivariana , en razón a sus problemas
psiquiátricos y del 9 al 15 de marzo en el SAMEIN, por episodios depresivos
graves sin síntomas psicóticos, trastorno de estrés postraumático y en estudio
trastorno mixto de ansiedad y depresión hospitalizaciones cubiertas por la
EPS, toda vez que la ARL, las niega por cuanto consideran que no se
compadece con el reporte de accionante de tránsito.

Con todo lo anterior, queda demostrado para este despacho judicial, que
desde la contingencia del 06/11/2020, el señor Andrés Felipe González Palacio,

recibió por parte de la ARL POSITIVA, atenciones en salud por medicina


general y psiquiatría pero que los últimos episodios de hospitalizaciones fueron
cubiertos por la EPS, todos encaminados al hecho registrado el 06/11/2021,
que fueron escalando hasta el punto de requerir hospitalización.

Que además, con posterioridad a la terminación del contrato de trabajo


continuo asistiendo a citas y terapias psiquiátricas.

La accionada Endicontrol S.A, incluso reconoció el accidente laboral, al punto


que lo reporto a la ARL, el 09/11/2020, incluso reconoce no asignar labores al
accionante el 09/11/2020, por cuanto este dice no sentirse bien por lo que
procedieron a enviar un reemplazo, quedando desvirtuado que desconocía en
primera instancia el accidente de trabajo y por otro lado que este le estaba
generando al señor Andrés Felipe González complicaciones de salud, en este
caso psiquiátricas, pues ellos mismos reportaron por intermedio de una

16
empleada documentación a la ARL, para tratamiento terapéutico y valoración
por psiquiatría, es decir, pese a que no existía una incapacidad determinada
por un galeno si conocían los requerimientos de salud generados a raíz del
accidente laboral del día 06/11/202.

Además de lo anterior recuérdese que el accionante solicito información con


respeto a su contrato de trabajo y se le ratifico que el mismo se daría por
terminado pese a que conocían del accidente laboral que fue apenas a menos
de un mes de la culminación del contrato y que en virtud del accidente laboral
era preciso ahondar en las condiciones de salud del accionante, máximo
cuando este manifestaba sus dificultades a la Empresa y esta situación no fue
controvertida por Endicontrol en su respuesta.

A la luz de la actual Jurisprudencia de la Corte Constitucional, debe recordarse


que hay una presunción de despido discriminatorio en favor del trabajador a
quien se ha dado por finalizado el contrato laboral, mientras padece una
considerable afectación de salud, máxime que no se contó con la autorización
del Ministerio del Trabajo, como en efecto ocurrió y así lo admitió, Endicontrol,
al considerar que no lo requería.

En esa línea, resulta necesario conceder el amparo de los derechos


fundamentales al señor Andrés Felipe González Palacio, por parte de la
accionada Endicontrol S.A. de forma transitoria por cuatro meses, hasta tanto
el accionante acuda a la vía ordinaria laboral.

Aclarando que la orden que impartirá el despacho, consistirá única y


exclusivamente en el reintegro a la labor para la cual había sido contratado,
bajo las mismas condiciones y garantías con el pago pactado y según
restricciones laborales y correspondientemente al pago de la seguridad
social desde el día 16 de enero de 2021, hasta la fecha y la continuidad en el
pago de la seguridad social en salud a que tiene derecho el señor Andrés
Felipe González Palacio.

Ahora bien, se dirá porque no resultan suficientes las ayudas


gubernamentales para quien se encuentra cesante, pues la debilidad
manifiesta del accionante hace preciso que el Juez de tutela intervenga antes

17
que ocurra un daño irremediable, ya que en el caso particular se trata de una
afección psiquiátrica que hace necesario el acompañamiento interinstitucional
como lo seria Endicontrol, de la mano con la ARL POSITIVA, en tratándose de
una situación generada a raíz de un accidente laboral, que desde el principio
se ha observado con múltiples contratiempos administrativos que finalmente
operan en contra de la parte más débil como lo es en este caso particular el
accionante.

Respecto del pago de las, erogaciones dejadas de percibir por el señor Andrés
Felipe González Palacio, este despacho no se pronunciara sobre las mismas de
fondo, por considerar que no le es dable al Juez de Tutela ordenarlo en un
mecanismo de carácter subsidiario, ágil y eficaz, pero del que por la
perentoriedad de los términos no se permite el debate probatorio completo
amplio y en el escenario creado por el legislador, como lo es el proceso
ordinario laboral. Donde una y otra parte tienen la oportunidad de
fundamentar sus dichos en pruebas, debidamente debatidas en un juicio.

Consecuente con lo anterior también se ordenara a la ARL POSITIVA , la


valoración y consecución del tratamiento requerido por el accionante en
virtud del accidente laboral del día 06/11/2020, sin más dilaciones.

En consecuencia, el JUZGADO PRIMERO PENAL MUNICIPAL


CON FUNCIONES DE CONTROL DE GARANTÍAS Y DE CONOCIMIENTO DE
ENVIGADO, ANTIOQUIA, administrando justicia en nombre de la República y
por autoridad de la ley,

FALLA

PRIMERO: Tutelar, los derechos fundamentales a la seguridad social,


estabilidad laboral reforzada y trabajo del señor Andrés Felipe González
Palacio, vulnerados por Endicontrol S.A y la ARL POSITIVA.

SEGUNDO: ORDENAR a Endicontrol SA, que en el término perentorio de


cinco (05) días reintegre a la labor para la cual había sido contratado, bajo
las mismas condiciones y garantías con el pago pactado y según restricciones
laborales y correspondientemente al pago de la seguridad social desde el
día 15 de enero de 2021, hasta la fecha y la continuidad en el pago de la

18
seguridad social en salud a que tiene derecho el señor Andrés Felipe González
Palacio, identificado con la cedula de ciudadanía número 1.037592.479, esta
orden se dará en forma transitoria hasta por 4 meses hasta tanto el
accionante acuda a la vía ordinaria laboral.

TERCERO: No se accede a la orden del pago de las erogaciones


económicas peticionadas por el señor Andrés Felipe González Palacio, por los
argumentos antes descritos.

CUARTO: Se ordena a la ARL POSITIVA , la valoración y consecución del


tratamiento requerido por el accionante en virtud del accidente laboral del día
06/11/2020, sin más dilaciones.

QUINTO: La presente decisión admite el recurso de impugnación que deberá


ser interpuesto dentro del término de ley. Para el efecto, dese cumplimiento a
los artículos 16 y 30 del Decreto 2591 de 1991 y 5º del reglamentario 306 de
1992.

SEXTO: De no ser impugnada la misma, remítase a la Corte Constitucional


para su eventual revisión.

NOTIFÍQUESE Y CÚMPLASE.

GLORIA ELIZABETH MADRID SERNA


JUEZ

19
20