Está en la página 1de 2

Origen y desarrollo de las primeras ciudades

Las primeras ciudades tuvieron su origen desde hace miles de años, pero nuestros
antepasados estuvieron mucho antes, incluso miles de décadas, demostrando así que las ciudades
no partieron de un desarrollo continuo desde nuestros principios, si no, desde uno o varios puntos
clave en la historia, lo que marcaría un antes y un después para la humanidad, haciendo, de esta
forma, que empezara la transformación de las mismas hasta ser lo que conocemos hoy en día
como ciudades. Entre las teorías de lo que marcó esos puntos clave para sus inicios, se encuentran
tres principales, las cuales explican, basándose en estudios de los restos encontrados de las
mismas, cómo se originaron y qué factores influyeron para hacer que nuestros antepasados pasaran
de ser grupos nómadas a civilizaciones sedentarias y a consecuencia de eso la formación de
ciudades.

La primera teoría es la descrita por el historiador Gideon Sjoberg, donde nos explica que
primero fue lo rural y luego lo urbano, describiendo así tres etapas iniciales de la formación de las
primeras ciudades, las cuales empiezan con la sociedad primitiva, mostrando a nuestros
antepasados como grupos homogéneos, los cuales invertían sus energías en la búsqueda de
alimentos, sin más; le sigue la segunda etapa o sociedad preindustrial, donde muestra como estos
grupos pasaron de nómadas a sedentarios y empezaron a producir excedentes de alimentos a partir
de cultivos y cría de animales, lo cual causó que ya no todas las energías se gastaran en esto,
permitiendo dar paso a diferentes especializaciones de trabajo y considerar una mejor
administración, lo que genera una división de clases, creando así una élite dirigente, y finalmente,
la última etapa, la ciudad moderna o ciudad industrial, donde es caracterizada por la instrucción
masiva, además del desarrollo de tecnologías más avanzadas, clases sociales más marcadas y un
sistema en general más fluido en el ámbito social. En pocas palabras, gracias al excedente de
alimento producido por cultivos, se dió paso para dedicarse a muchas otras cosas, hasta el
desarrollo de una ciudad.

La segunda teoría es propuesta por Jane Jacobs, la cual, de forma contraria a la primera,
trata de que primero fue lo urbano y luego lo rural. Describe que los primeros grupos nómadas
empezaron a asentarse en ubicaciones geográficas estratégicas, con abundancia en recursos, lo que
generó su uso y explotación, hasta el nivel de impulsar un mercado de exportación de los mismos
con grupos y civilizaciones cercanas, esto trajo como consecuencia la creación de distintas
especializaciones, mayores desarrollos y crecimiento de población, por lo cual necesitaban el
excedente alimenticio generado por los cultivos y la cría. De forma más simple, el desarrollo y
crecimiento de la población causó el impulso de los cultivos y la cría hasta producir el sobrante
alimenticio.

La tercera fue elaborada por Klaus Schmidt, el cual, en una misión de reconocimiento junto
a su equipo, localizó un montículo que los lugareños llamaban Göbekli Tepe. Investigando el sitio
se dieron cuenta que era rastro de civilización humana, iniciaron luego las excavaciones del lugar
y lograron identificar construcciones megalíticas, eran pilares de gran tamaño hechos con rocas,
los cuales tenían características humanas y algunas talladuras de animales. Su teoría expone cómo
grupos nómadas y seminómadas del área, cazadores y recolectores, se unían a través de la religión,
como fin común para almacenar y guardar alimentos dedicados a su templo. Esto quiere decir, que
el elemento clave para el asentamiento y desarrollo de una ciudad, en este caso, fue la religión, lo
cual trajo como consecuencia la agricultura y demás aspectos que se han visto en los casos
anteriores.

De esta manera, las tres teorías son bastante acertadas, pero por los distintos factores y
tiempos en que se datan, las tres pueden ser correctas dependiendo del caso, es decir, porque en
una el factor clave haya sido diferente a las demás, no quiere decir que en las otras haya tenido que
ser así de manera radical e indiscutible, y aunque parezca que la primera pueda tener más sentido,
por el hecho de que gracias a lo rural desarrollamos y explotamos lo urbano, también puede ser
que otras civilizaciones tuvieran costumbres o creencias reliosas y pensaran en dejar de recorrer
nómadamente y fundar un templo para adoración, y por consecuencia, desarrollar el
sobrealimento, para luego experimentar dicho desarrollo evolutivo. Cada teoría habla de un inicio
distinto, pero todas convergen en un punto final en común, el cual sería lograr una estabilidad con
la sedentarización, que luego produciría el desarrollo de todo lo demás, como lo es la escritura
avanzada como medio de transmisión de información importante, la generación de nuevas
tecnologías, la división de clases entre los habitantes, entre otros aspectos característicos de las
ciudades tal y como las conocemos ahora.

Bibliografía

Bassols, M., 1988. Antología de sociología urbana. México: Universidad Nacional Autónoma de


México.

Schávelzon, D. La Urbanización de América Prehispánica. Análisis y crítica de la obra de


Gideon Sjoberg. |. [online] Danielschavelzon.com.ar. Available at:
<https://www.danielschavelzon.com.ar/?p=1266> [Accessed 16 April 2021].

Jacobs, J. (1975). La economía de las ciudades. Barcelona: Ediciones Península.

Silvester, O.(Producción), & Conrad, T. (Dirección). (2012). Cradle of the gods [La cuna de los
Dioses] [Documental].Reino Unido: National Geographic.

Historia National Geographic. 2012. Göbekli tepe, el primer templo de la historia. [online]
Available at: <https://historia.nationalgeographic.com.es/a/gobekli-tepe-primer-templo-
historia_6363/4> [Accessed 16 April 2021].

También podría gustarte