Está en la página 1de 5

Obras de homero

La literatura cómo pilar fundamental de una sociedad busca dar a conocerse por
a través del siguiente trabajo por medio del cual exploraremos, de una manera más
audaz su incidencia, en nuestra actualidad, el cual busca revelar información sobre las
obras de homero, y sobre cómo trabajó en su similitud, en las obras de (el nombre) y la
odisea. Con esta información también sabremos sobre, la vida de Homero y de cómo se
inspiró en sus personajes o héroes, el cuál será presentado en un ensayo para tener las
ideas más precisas

Homero es el poeta griego de la Grecia Clásica más famoso, pionero de la literatura y el


autor de dos poemas épicos como son la Llíada y la Odisea que marcarían una bisagra
en la historia de la literatura mundial.

Aquí te dejo algunos datos curiosos sobre él:

- No hay ningún dato sobre él que sea cierto, ni siquiera su existencia

- Se dice que era ciego

- Nació en Quíos, Grecia

- Los textos de Homero se trasmitieron oralmente durante mucho tiempo.

- Las obras de Homero han inspirado muchas obras famosas de otros autores. Un gran
ejemplo es “Don Quijote” de Miguel Cervantes.

- Escribió la Llíada y la Odisea, unos de los poemas más antiguos.


Homero fue un poeta de la antigua Grecia que vivió en el siglo VIII a. C. La Odisea, que
es en parte una secuela de La Ilíada, habla de un habilidoso héroe llamado Odiseo que
luchó en la Guerra de Troya. Después de su victoria al lado de los griegos, fue repudiado
por los dioses debido a su orgullo y se ve obligado a pasar diez años intentando regresar
a casa, enfrentándose a multitud de monstruos, brujas, bestias y caníbales, y a un terrible
desconsuelo.
Al igual que La Ilíada, La Odisea es una síntesis de las narraciones orales más relevantes
y difundidas en tiempos de Homero. Conseguimos desarrollar un método para extraer la
información social de la historia basado en las interacciones de los personajes. No fue
tarea fácil, porque en muchos casos no está claro quién está hablando con quién. Por
ese motivo analizamos varias traducciones. Debíamos asegurarnos de que no
estábamos malinterpretando nada.
Lo que encontramos
Hallamos pruebas sustanciales de la presencia de una estructura social “de la vida real”
en La Odisea. En particular, los personajes de cada capítulo o escena descritos en los
24 libros del poema correspondían casi con precisión a grupos de redes de la vida real.
Esto nos llevó a preguntarnos si Homero tenía un profundo conocimiento de las redes, o
si copió detalles clave sobre sus personajes y sus interacciones de otras fuentes.

Para examinarlo con más detalle volvimos a analizar la obra, pero esta vez excluyendo
a seres mitológicos, como dioses y monstruos. La nueva red resultante era aún más
parecida a las redes de la vida real. Paralelamente, hicimos el mismo análisis pero
manteniendo a los personajes mitológicos y excluyendo a los personajes humanos, y el
resultado fue una red completamente ficticia. Obviamente, concluimos que La Odisea es
una amalgama de personajes mitológicos y humanos reales.
También examinamos si algunos personajes de la historia establecían sus conexiones
como suele hacerse en el mundo real. Una vez más, las relaciones entre los dioses,
héroes y bestias que conforman el conjunto de los personajes mitológicos no se
correspondían con la manera de establecer relaciones entre las personas reales. Por
ejemplo, tendían a interactuar con una cantidad anormalmente elevada de personajes
de otras comunidades, lo que denota la capacidad de omnipresencia propia de un dios.
Por el contrario, los personajes humanos de La Odisea establecían sus conexiones igual
que las hacemos en Facebook en la actualidad.

Como suele ocurrir en la ficción, parece que Homero no se limitó a contarnos un cuento.
Retrató personajes y hechos reales de la antigua Grecia. Esto incrementa la importancia
histórica de sus obras, y también plantea la posibilidad de utilizar la misma técnica para
evaluar otras obras históricas. Seguramente solo sea cuestión de tiempo, por ejemplo,
que alguien use la teoría de redes complejas para analizar la Biblia.
Semejanzas:
.- La Ilíada, La Odisea y La Eneida son poemas épicos (narran las hazañas de unos
héroes).
.- La Ilíada, La Odisea y La Eneida comparten un lugar común protagónico, la ciudad de
Troya.
.- La Ilíada, La Odisea y La Eneida están protagonizadas por personajes de las mismas
regiones, Grecia y Troya.
.- La Ilíada y La Odisea pertenecen a la mitología griega clásica
.- La Ilíada y La Odisea fueron escritas por el poeta griego Homero
.- En cada una de estas obras aparece una figura femenina importante:
La Ilíada: Helena
La Odisea: Penélope
La Eneida: Lavinia, Hija del rey romano, quien se convertiría en esposa de Eneas
Diferencias:

.- La Eneida, pertenece a la mitología romana.

.- La Eneida fue escrita por el poeta latino Virgilio, en Italia, mucho tiempo después que
se escribieran La Ilíada y La Odisea

.- Con respecto a la trama:

La IIíada: narra el asedio y la toma de Ilión, como se le conocía a Troya, por parte de
los griegos.

La Eneida: trata sobre los viajes de el troyano Eneas para llegar a Italia después de
sobrevivir a la guerra de Troya,y con ello dar origen al pueblo romano.

La Odisea: narra las aventuras, contratiempos, peligros y vivencias de Odiseo (o Ulises)


en su viaje de regreso de 10 años a su patria, Itaca.
Ciertamente, Aquiles y Héctor son los personajes que descuellan en la historia de esta
sangrienta guerra que duró diez años. Es Héctor –matador de hombres, intimidante
epíteto que adorna su nombre– quien acoge con fraternal afecto a Helena, seducida por
Paris, cuando arriba a la ciudad de Troya. Es Héctor quien toma el mando de los
combatientes troyanos para hacer frente a los belicosos aqueos «de larga cabellera». Y
es Héctor quien se convierte en su azote. Al lado de caudillos de reconocido valor y
pericia en el combate como Polidamas, Agenor y Eneas –y ante la ausencia de Aquiles,
«asolador de pueblos»–, el «matador de hombres», en un momento de la contienda,
consigue incluso arrinconar al ejército griego y a punto está de incendiar sus naves. Pero
el Hado ha determinado que la victoria le sea esquiva.

Procurando sumar esfuerzos para conjurar una derrota que parece ser inminente,
Patroclo armado con la coraza y las armas de su amigo Aquiles, y con la aprobación del
héroe, ocupa su lugar en la batalla. Héctor lo confunde con el semidiós hijo de Tetis, y
con la ayuda del artero Apolo lo mata con el «agudo bronce». Al enterarse de que se
trata del fiel escudero de Aquiles sabe que su fin es inminente. A partir de allí, Héctor
solo vivirá para esperar el definitivo enfrentamiento con el mítico héroe.

Semidiós, hijo de la diosa Tetis, que lo tuvo de Peleo, Aquiles sabe bien cuál es su
destino: morirá joven y lejos de su patria. Pero ello no lo abate: asume su destino con
entereza. Guerrero de reconocida valentía y despiadado con el enemigo, el héroe de
pies ligeros abandona la lucha poseído por la ira luego de que Agamenón lo despojara
de Briseida, la doncella que Aquiles obtuviera como parte de su botín tras el saqueo
perpetrado en Tebas, en donde también abatió al padre de Andrómaca, la esposa de
Héctor, y a sus siete hermanos. Su retorno al campo de batalla se produce luego de la
muerte de Patroclo, su escudero y amigo, asesinado por el más célebre caudillo de las
huestes troyanas. La ira, una vez más, pero ahora acompañada de una profunda tristeza
por la definitiva partida del compañero, lo encaminan nuevamente a la contienda en
busca del gran Héctor y a segar sin contemplaciones la vida de decenas de troyanos. El
río Janto –«el voraginoso Janto»– se convertirá, teñido de sangre, en morada postrera
de muchos de ellos, asesinados en medio de la huida. Su venganza se concreta al
encontrar a Héctor, a quien persigue sin descanso dando tres vueltas a los muros de la
ciudad. Al fin, el héroe troyano, haciendo honor a su proverbial valentía, pero también
embaucado por uno de los dioses favorables a Aquiles, enfrenta al hijo de Tetis. El
desenlace es el esperado: Aquiles, más fuerte y mejor resguardado por la coraza y las
armas que forjó especialmente para él Hefesto, mata al hijo predilecto de Príamo. El
cadáver del héroe troyano es atado por los pies al carro del griego y arrastrado hasta
los bajeles aqueos. Algunos días, al despuntar el alba, Aquiles, sin poder conciliar el
sueño, asaltado por los recuerdos de su entrañable amigo muerto en la batalla, repite el
ultraje: los despojos de Héctor son llevados por el suelo pero ahora alrededor de la tumba
de Patroclo. El cadáver, sin embargo, protegido por una mágica esencia untada por
Afrodita y por el escudo de oro de Apolo, había de permanecer indemne
Homero, el legendario aedo ciego, mensajero de la Grecia heroica del siglo VIII, legó a
la posteridad un imponente poema épico: La Iliada. En aquel, el poeta canta, inspirado
por las musas, las circunstancias que entretejieron el último año de la guerra que los
pueblos griegos libraron contra la legendaria Troya –la amurallada ciudad de anchas
calles, también llamada Ilión–, debido a la afrenta que infirió Paris a Menelao, rey de
Esparta, al seducir a la esposa del monarca lacedemonio y huir con ella, luego de haber
sido acogido en el palacio real. Después de poco más de nueve años de guerrear, las
funestas consecuencias que acarrea la disputa entre Agamenón, «el Atrida, rey de
hombres», y el «divino Aquiles», harían dudar de la victoria a los caudillos griegos. La
cólera de Aquiles, «que causó infinitos males a los aqueos», da inicio, así, a los
veinticuatro cantos que componen la magistral obra
fue uno de los héroes legendarios de la mitología griega, que aparece como personaje
de la Ilíada, es el protagonista y da nombre a la Odisea, ambas obras atribuidas a
Homero. Aparecía también en varios de los poemas perdidos del llamado ciclo troyano y
posteriormente en muchas otras obras. Era rey de Ítaca, una de las actuales islas
Jónicas, situada frente a la costa occidental de Grecia. Hijo de Laertes y Anticlea en la
Odisea; o Sísifo y Anticlea. Era esposo de Penélope, padre de Telémaco y hermano
mayor de Ctímene, que sufrieron esperándolo durante veinte años: diez de ellos los
había pasado luchando en la guerra de Troya y los otros diez intentando regresar a Ítaca
con una serie de problemas y obstáculos que tuvo que afrontar

maría bedoya, Cathy delgado, Andrea hernandez, Javier mendoza y jhon heredia

También podría gustarte