Está en la página 1de 2

El Lenguaje.

Probablemente, uno de los sistemas de comunicación de mayor extensión y complejidad sea


el Lenguaje Humano, sistema de signos lingüísticos, a través del cual la mayoría de los
humanos transmiten, comparten e intercambian sus emociones, pensamientos, necesidades e
incluso los productos de su actividad imaginativa y creativa. Tener en claro la naturaleza del
lenguaje cuando haciendo mención del capítulo de estudio sobre el lenguaje, nos
enfocaremos en las siguientes preguntas: ¿Cuáles son los diferentes niveles de representación
del lenguaje y cómo encajan unos con otros? ¿Cómo progresa la comprensión del lenguaje en
estos diferentes niveles? Estás son nuestras principales interrogantes para desarrollar nuestro
tema principal. Sabiendo que el lenguaje es la capacidad principal de poder comunicar o
expresar nuestros sentimientos y pensamientos de igual manera sabemos que el aprendizaje
como proceso cognitivos a través del cual incorporamos nuevos saberes o conocimientos ya
sean conductas, hábitos como cada proceso que hacemos con nuestro cuerpo desde cepillar
nuestros dientes con cada acción vamos adquiriendo esto desde que nacemos. Para poder
responder las preguntas que nos hacemos sobre los niéveles de representación del lenguaje
podemos decir que lo aprendemos desde pequeños ya que poco a poco vamos aprendiendo a
identificar sonidos como de las letras, las silabas, con ello las palabras una vez logramos
poder comunicarnos desde pequeños logrando formar lo que es una gramática o fonética de
las cosas que queremos expresar, Al igual que es útil clasificar los morfemas como libres o
ligados, también lo es distinguir los morfemas que transmiten una gran cantidad de
significado de aquellos que tienen relativamente menos significado, pero conducen
relativamente más información sobre la estructura de la frase. Los procesos cognitivos
pueden ser naturales o artificiales, conscientes o inconscientes, pero generalmente son muy
rápidos y ocurren constantemente y casi sin que nos demos cuenta. Por ejemplo, cuando
vamos por la calle y vemos un semáforo en rojo iniciamos un proceso cognitivo que nos
llevará a tomar una decisión (cruzar o no cruzar). Lo primero que haremos es centrar nuestra
atención en el semáforo, a través de la vista veremos que está en rojo. En cuestión de
milisegundos recuperamos de nuestra memoria que cuando está el semáforo en rojo no se
debe cruzar; pero también recordaremos que, a veces, si no pasan coches lo hacemos. Uno de
los temas importantes que desarrollamos es sobre el modelo triangular del léxico nos enseña
sobre la palabra leer por ejemplo, su significado latina legere, «leer», es una conexión obvia
con su significado). Se ha descrito con frecuencia el léxico como un diccionario mental, un
depósito de lo que cada uno de nosotros conoce sobre las palabras, qué representan y cómo se
utilizan. Con el pasar del tiempo el lenguaje también se hace ambiguo usar algunas
referencias o significados de algunas palabras de lo que percibimos y son palabras que
podemos utilizar como sustantivos y como verbos. Con mucha frecuencia ni tan siquiera nos
damos cuenta de forma consciente que nuestro lenguaje es figurativo, No siempre utilizamos
las palabras con su significado literal; tanto en el habla cotidiana como en el lenguaje literario
es muy común utilizar frases hechas, metáforas y otros recursos retóricos que asignan a una
palabra un significado diferente al usual. Estos elementos hacen que la lengua sea mucho más
rica, pues la dotan de expresividad y de valor connotativo. Como lectores capacitados,
podemos leer muy rápidamente, identificando en cada segundo muchas palabras, recordemos
que el aprendizaje de la lectura se inicia a partir de los 6 años aproximadamente, momento en
el cual el niño está en capacidad de formular ideas completas de manera oral. La lectura es un
proceso que, a diferencia de la producción de lenguaje oral, no sucede de manera espontánea,
para la gramática el significado es conceptualización y el lenguaje es un mecanismo que
participa de los procesos cognitivos humanos. La lengua es un inventario estructurado de
unidades lingüísticas  que se pueden analizar a través de los mismos mecanismos, quedando a
nuestro deber conocer que existen múltiples lenguajes, con gramática, fonéticamente
diferentes u iguales en el mundo.