Está en la página 1de 2

Parcial

Escrito por: Martha Aparicio Arevalo

La pandemia por el coronavirus (covid-19) agarró por sorpresa a muchos peruanos ya que
no se imaginaban el impacto que podría llegar a tener en nuestras vidas este virus letal; el
11 de marzo del 2020, el perú se declaró en estado de emergencia por la rápida
propagación de este virus. Esta nueva realidad afectó a millones de familias peruanas, el
covid 19 llegó y consigo se llevó vidas y sonrisas. La labor del personal de salud, en la
actualidad es crucial, ellos desde el primer caso de covid arriesgaron todo, dándonos un
gran ejemplo de empatía. Tras el primer caso de covid en el Perú, que fue detectado el 6 de
marzo del 2020, los centros de salud cayeron en cuenta de que no previeron una
emergencia de este nivel.

Entrevista a Ana Aiquipa enfermera de Essalud Chorrillos

● A principios del mes de marzo del 2020 con el primer caso de covid 19, sus
compañeros o usted ¿estaban preparados para lo que podría pasar en su
centro laboral?
No, porque a nivel institucional se comenzaron a implementar los equipos de
protección, no había barreras laminadas como ahora en cada lugar de atención
directa, no había diferenciación de pacientes todos se atendían en el mismo lugar, a
nivel personal, no nos juntamos con nuestra familia; tal vez desde el principio debió
ser un aislamiento estricto.
La capacitación fue de forma progresiva, todo fue repentino, ni la institución, ni la
estructura, ni la dotación adecuada de protección, ni medicamentos estaban
preparados para esto.
● ¿Cómo afectó esta pandemia de manera profesional?
A nivel general todos los profesionales vulnerables fueron a casa y los que estaban
más aptos para el trabajo estaban en medio de un estrés porque no había personal.
a medida que pasaron los meses, el personal se iba enfermando y se tenía que
cubrir la falta de personal y eso era causa de estrés.

● ¿Qué cambios has tenido que hacer en tu trabajo cotidiano? A diferencia de


antes de la pandemia.
El uso permanente del equipo de protección, aislamiento de diferentes servicios, ya
no se puede socializar de forma directa con el personal.

● ¿Qué es lo positivo y negativo de esta situación?, según su apreciación


profesional.
Positivo, mejorar lo que es la desinfección y limpieza, tal vez la solidaridad del
personal por si alguno de nosotros se enfermaba; en sí es un cambio más negativo,
por ejemplo el aislamiento, el estrés, el trabajar con el equipo de protección porque
es muy tedioso, la pérdida de seres queridos y el estrés de las familias, ya que más
el 80% de familiares del personal de essalud enfermó.

● ¿Cree usted que después de todo lo que estamos viviendo el sector salud se
encuentra preparado para afrontar otra situación similar como una posible
3ra ola?

En cuanto a Perú no, tal vez sea progresivo, pero la población no ayuda, hay mucho
hacinamiento, el sistema de salud no se encuentra fortalecido porque faltan
medicamentos, falta oxígeno que es lo vital para contrarrestar el virus; en mi trabajo
no hay oxígeno por eso ya no recibimos pacientes, hay congestión de los mismos y
hay una deshumanización en la atención de los pacientes, por ser una enfermedad
contagiosa es un aislamiento estricto sin contacto con la familia, y ellos viven la
incertidumbre de no tener ninguna información de su ser querido. Tal vez habría una
mejora, sin embargo, estar preparados para una tercera ola o para otra enfermedad
infectocontagiosa, lo veo poco viable.

● ¿Cree usted que los profesionales de la salud están atendiendo con


profesionalismo y ética a los pacientes?

Si, pero de todas maneras hay personal que labora por cumplir, pero quien trabaja de
vocación que es la mayor parte de profesionales ahora trabajando, restando al
personal vulnerable que está en su casa vía remota, el personal que está en la
cancha que está en el centro asistencial de forma directa lo está cumpliendo con
profesionalismo porque es la necesidad es la alta demanda. Pero también en los
grandes hospitales hay mucho estrés de este mismo personal porque no se
abastece.

También podría gustarte