Está en la página 1de 3

UNIVERSIDAD CATÓLICA DE SANTIAGO DE GUAYAQUIL

Conceptos Fundamentales del Psicoanálisis

Ambato, 6 de Agosto del 2013.

Noción del Amor en base al texto Introducción al Narcisismo de Freud

En un inicio Freud toma el término Narcisismo el mismo que fue utilizado por

Paul Nacke en 1899, para designar aquel momento en el cual el individuo toma

como objeto sexual su propio cuerpo, lo contempla, lo agrada, lo acaricia y lo

besa hasta que llegue a una completa satisfacción. Dicho término permite

elucidar el paso del individuo desde el autoerotismo, al narcisismo y

posteriormente a este a la elección de objeto. El narcisismo que menciona

Freud, es básicamente el complemento libidinoso del instinto de conservación,

que tiene todo ser vivo.

Freud relaciona la libido del yo y libido objetal para explicar el funcionamiento

del aparato psíquico con relación al amor, “cuando mayor es la primera, tanto

más pobre es la segunda. La libido objetal nos parece alcanzar su máximo

desarrollo en el amor” (Freud, 1914, p. 2018). Lo que indica qué cuando el

sujeto decide disminuir la libido del yo, hay una intensificación en la libido

objetal, ya que es capaz de dejar del lado el narcisismo, para de esta manera

pasar a la elección de objeto, utilizando el amor como motor de este cambio.


Es importante cuestionarse a qué se debe el paso del narcisismo a la elección

de objeto, ya que la primera resultaba satisfactoria para el individuo y la

complacía totalmente, la respuesta según el autor mencionado anteriormente

se debe a que después de un cierto momento de estar el individuo en el

narcisismo, se produce lo siguiente: “El estancamiento de la libido en el yo es

sentido como displacentero” (Freud, 1914, p. 2023), entendiendo que displacer

es un incremento de tensión, por lo que añade el autor que la necesidad de

pasar del Narcisismo a investir de libido a objetos exteriores, surge cuando la

carga libidinosa del yo sobrepasa cierta medida, y enferma al individuo, por lo

cual para no enfermar es necesario el Amor, que básicamente continuaría

siendo una búsqueda de satisfacción individual, en este caso con objetos

externos.

En el amor se idealiza de sobremanera al objeto es decir se lo engrandece, lo

cual permite que el sujeto se enamore, para esto el sujeto tendrá que dejar de

lado el amor por sí mismo, “La hiperestimación sexual, cuyo origen está, quizá,

en el narcisismo primitivo del niño, y que corresponde, por tanto a una

transferencia del mismo sobre el objeto sexual. Esta hiperestimación sexual

permite la génesis del estado de enamoramiento, tan peculiar y que tanto

recuerda a la compulsión neurótica; estado que podemos referir, en

consecuencia a un empobrecimiento de la libido del yo en favor del objeto”

(Freud, 1914, p. 2025).


El sujeto que ama pierde hasta cierto punto parte de su amor propio, sin

embargo en compensación necesita ser amado lo cual permite que dicho vacío

sea llenado por el amor del otro es decir por la libido que el otro deposita en el

sujeto, la energía perdida por decidir investir a un objeto externo sea devuelta

por el mismo objeto amándolo también constituye la promesa de dicha

renuncia. “En si el ser amado constituye el fin y la satisfacción narcisista de

objeto” (Freud, 1914, p. 2031). En caso de que esto no suceda, de que el

sujeto no sea correspondido en el amor, su yo queda empobrecido, y la

autoestimación disminuye, ya que la libido quedo perdida en ese objeto

exterior, por tal motivo las personas refieren tener fuertes sentimientos de

vacío.

En conclusión el amor vendría a rehacer ilusoriamente lo que fue dejado del

lado por el sujeto al momento de poner su libido a un objeto exterior, ya que a

partir del amor el sujeto se siente completo nuevamente. La elección de objeto

tiene cargas afectivas debido a que la persona buscará elementos percibidos

anteriormente, es decir de personas que le brindaron en etapas infantiles,

amor. Por lo cual hay una tendencia a idealizar al objeto en base a esas

primeras satisfacciones, lo que también permitirá que el sujeto se enamore, y

consecuentemente que su yo evolucione, donde a partir del amor encuentra

satisfacción en el cumplimiento de ese ideal que viene desde un objeto externo.

Ps. Cl. María Augusta Cueva Rubio

También podría gustarte