Está en la página 1de 2

PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA DE COLOMBIA

Sr. Iván Duque Márquez


Presidente de la República
Palacio de Nariño
Carrera 8, no. 7-26

Manifestamos una especial preocupación por la situación actual que vive el país, la violación de los DDHH es
un problema transnacional.
Nos unimos a las palabras del portavoz del Servicio Europeo de Acción Exterior, Peter Stano, quien se
pronunció el día 4 de mayo a nombre de la Comunidad Europea para condenar la violencia y abusos de la
fuerza pública, que van en contra al derecho de manifestarse, reconocido y protegido legal y
constitucionalmente. (Art 37 de la Constitución colombiana).
La Unión Europea ha apoyado política y financieramente los acuerdos de paz en Colombia y en este marco
deseamos recordar que quien gobierna, debe cumplir dichos acuerdos y en todas las circunstancias alimentar
el dialogo, por tanto, el uso de armas de fuego debe ser el último recurso en situaciones que pongan en
peligro la vida.
Como miembros del Parlamento italiano, apoyamos la idea del comisionado de paz de instalar un puesto
unificado de DDHH en Cali, ciudad en la cual se han concentrado la mayoría de muertes y violaciones de los
derechos humanos.
Observamos con preocupación que como denuncia la ONG TEMBLORES en su comunicado oficial del día
11/05/2021 se registra lamentablemente
que entre las 6:00 AM del día 28 de abril y las 11:30 PM del 10 de mayo 2021 a nivel nacional ocurrieron, al
menos, 1956 casos de violencia por parte de la fuerza pública (sin contar casos de desapariciones) dentro de
los cuales se lograron identificar:
- 40 casos de violencia homicida en los que el presunto agresor es un miembro de la fuerza pública
- 330 víctimas de violencia física
- 1003 detenciones arbitrarias en contra de manifestantes
- 418 intervenciones violentas en el marco de las protestas
- 28 víctimas de agresiones oculares
- 129 casos de disparos de armas de fuego
- 29 casos de abusos sexuales

Además, hubo amenazas y ataques contra observadores de derechos humanos que querían observar y
documentar el avance de las manifestaciones.
Aunque claramente identificados, fueron atacados, como fue el caso de la misión de observación en Cali
durante la noche del 3 al 4 de mayo, a la que también asistieron representantes de la Oficina del Alto
Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.
Le pedimos que tome todas las medidas necesarias para que se esclarezcan los hechos ocurridos desde el 28
de abril a la fecha y, en caso necesario, posteriormente, llevar a los responsables ante la justicia. También lo
instamos a aplicar los estándares internacionales para la intervención policial en las protestas e implementar
las recomendaciones
formuladas por la Corte Suprema de Justicia de Colombia y los organismos internacionales de derechos
humanos, en particular modo las recomendaciones del Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas
en su informe de 2016 y el Informe 2020 de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los
Derechos Humanos.
Acogemos con satisfacción las indicaciones del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos
Humanos y el Relator Especial de la ONU sobre el derecho a la libertad de reunión los días 3 y 4 de mayo de
este año, según las cuales en condiciones normales no se debería utilizar el ejército para controlar las
protestas.
Las fuerzas de seguridad deben adherirse a los principios de legalidad, prudencia, moderación y adecuación
para garantizar el derecho de reunión pacífica. Desde septiembre de 2020, ha habido informes de uso
inadecuado de la fuerza contra manifestantes en su país y la Corte Suprema determinó más tarde que se
utilizó fuerza excesiva de manera "sistemática y arbitraria".
Además, la Corte Suprema de su país ha pedido al ejecutivo que tome medidas para garantizar la protesta
pacífica y frenar el uso excesivo de la fuerza.
La Oficina del Alto Comisionado ha ofrecido su apoyo en los esfuerzos para reformar las estructuras de
mando y el marco legal, que creemos es un excelente punto de inicio para seguir adelante. Estamos
convencidos de que este plan de acción sería una contribución
importante para un futuro pacífico para Colombia y ofrecemos nuestro apoyo como país y como seres
humanos para luchar contra las injusticias a nivel mundial.
Reiteramos nuestra solicitud por las razones expresadas anteriormente.

Cordialmente

On. Doriana Sarli


Sen. Paola Nugnes
Sen. Elena Fattori
On. Mario Perantoni
On. Laura Boldrini
On. Nicola Fratoianni
On. Erasmo Palazzotto
Sen. Virginia La Mura
On. Giorgio Trizzino
On. Stefania Ascari
On. Simona Suriano
On. Francesca Businarolo
Sen. Gregorio De Falco
On. Jessica Costanzo
On. Valentina Corneli
Sen. Matteo Mantero
On. Valentina Palmisano
Sen. Susy Matrisciano
On. Saitta Eugenio