Está en la página 1de 4

Emmanuel: “Hombres que caminan con Dios”

Semana del Varón Cristiano

Caminando hacia la meta


Base Bíblica: Filipenses 3:1-21
12 No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto; sino que prosigo, por ver si logro
asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús.
13 Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando
ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante,
14 prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.
15 Así que, todos los que somos perfectos, esto mismo sintamos; y si otra cosa sentís, esto
también os lo revelará Dios.

Propósito: Motivar a toda persona que quiera caminar con Dios, que debemos
esforzarnos para llegar a la meta, estar preparados para el día de nuestro llamado con el
Señor Jesús, es decir a su pronta venida por la iglesia.

Introducción: ¿Realmente estamos viviendo cómo si el Señor Jesús en éste momento


viniera por su iglesia? Todos conocemos la promesa de que su iglesia será arrebatada, y
para ello la Biblia nos muestra las condiciones o formas en las cuales sucederá y lo que
debemos de hacer:

 Sera un evento inminente, es decir pronto a suceder “Porque vosotros sabéis


perfectamente que el día del Señor vendrá así como ladrón en la noche;” (1
Tesalonicenses 5:2).
 Nadie sabe cuándo va a suceder “Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los
ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre.” (Mateo 24:36).
 Es necesario perseverar hasta el fin. (Mateo 24:13).
 La forma es amando su venida, permaneciendo diligentes, firmes sin mancha “Por
lo cual, oh amados, estando en espera de estas cosas, procurad con diligencia ser
hallados por él sin mancha e irreprensibles, en paz. (2 Pedro 3:14)
Emmanuel: “Hombres que caminan con Dios”
Semana del Varón Cristiano

Estas condiciones son ejemplo en la vida de Enoc, como una tipología en el Antiguo
Testamento de la Iglesia. Enoc vivió consagrado para agradar a Dios, apartado del
mundo y la corrupción, y el Señor lo libró de la muerte.

De la misma forma, la iglesia, si se mantiene en santidad, en una vida que agrada a


Dios, siendo diferente al mundo, esperando diligentemente el regreso de su Señor,
Dios la librará de la Gran Tribulación que viene a éste mundo.

Por ello, cada creyente que camina con Dios sabe que su meta es estar preparado para
el regreso de Cristo para llevarse a su iglesia, veamos como el Apóstol Pablo enfatiza el
hecho de prepararse para ese momento, como el avanzar hacia esa meta.

I.- No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto; (Filipenses 3:12)

Para Pablo, el caminar con Dios es un proceso de dirigirse de un punto inicial a un punto
final. Es también reflejado como una condición de crecimiento o desarrollo, pasando de
una etapa inicial hasta llegar a una etapa de mayor nivel o desarrollo completo.

La vida del creyente es así, como todo un humano en desarrollo: es bebé, luego niño y al
final adulto. Primero debemos desear como niños la leche espiritual no adulterada.
Después seguiremos nuestra etapa de crecimiento espiritual “Cuando yo era niño,
hablaba como niño, pensaba como niño, juzgaba como niño; más cuando ya fui hombre,
dejé lo que era de niño.” (1 Corintios 13:11)

Si caminamos con Dios no podemos quedarnos en un crecimiento o desarrollo bajo, no


podemos pensar, hablar y juzgar como niños siempre, debemos crecer y ser
perfeccionados, pues nuestra meta o caminar es “hasta que todos lleguemos a la unidad
de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la
estatura de la plenitud de Cristo; (Efesios 4:13).

Pablo no quiere decir que no podemos ser perfectos, Pablo quiere enseñar que nuestra
meta es la perfeccion en Cristo, hasta alcanzar un desarrollo completo en el Señor hasta el
día que el venga por su iglesia “estando persuadido de esto, que el que comenzó en
Emmanuel: “Hombres que caminan con Dios”
Semana del Varón Cristiano

vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo; “ (Filipenses 1:6).


Caminemos en esa perfección.

¿De qué forma podremos mantenernos caminando con Dios para alcanzar esa perfección
o meta en el día que el Señor venga por su pueblo?
Pablo utiliza la metáfora de un atleta que compite en una carrera. Todo atleta tiene como
objetivo llegar a la meta, coronarse, tener la victoria, terminar la carrera “7 He peleado la
buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. 8 Por lo demás, me está
guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no
sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida. “ (2 Timoteo 4:7-8)

Proseguir es avanzar, pues él reconoce que debe cumplir el propósito por el cual Cristo lo
llamó. Así que aquí tenemos un segundo motivo para caminar con Dios: “Cumplir nuestro
propósito”.
Pablo reconoce cuál era su condición antes de conocer de Cristo, se describe como:
 Logros en la carne
 Habla de su pasado ante de ser apóstol
 Ahora tiene un propósito en Cristo. (Hechos 26:18)
 Caminar con Dios es cumplir el propósito por el cual nos ha llamado.

13 Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando
ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante,

 Avanzar significa no retroceder


 Lo que queda atrás significa los logros obtenidos
 Lo que queda atrás significa los errores del pasado

Extenderse es estirar la mano del atleta para pasar el relevo


Emmanuel: “Hombres que caminan con Dios”
Semana del Varón Cristiano

14 prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.


Un premio es un galardón, hay un resultado

Somos llamados a vivir para Dios