Está en la página 1de 3

Fotografía de conciertos: luces, cámara... ¡Clic!

¡Qué difícil es sacar buenas fotos algunas veces! Cuando la iluminación nos es favorable, no
tenemos a quien fotografiar; en algunas ocasiones, aun teniéndolo, no sabe posar... En un concierto,
por el contrario, puede parecer que todo es más fácil: hay luz por todas partes y de mil colores,
personajes sobre el escenario -muchas veces famosos- con ganas de salir en la foto... Pero no
vayamos a pecar de candor. ¿Es que todavía no hemos aprendido que en fotografía casi nada es
sencillo? Por Eduardo Parra

Los conciertos musicales son un mundo fotográfico aparte. Generalmente,


estaremos lejos del escenario, la luz será cambiante y los artistas no pararán
quietos. Además, habrá centenares -cuando no miles- de fans histéricos,
probablemente las botellas de agua -o de otra cosa- vuelen por los aires y quién
sabe si algún personaje con complejo de cinta transportadora no querrá usar
nuestra cabeza como rodillo... Un panorama muy distintoal de una obra de teatro
convencional, por ejemplo. En fin, como solemos decir, empecemos por el
principio.

En un concierto

No es lo mismo ver a Marilyn Manson y su cohorte de fans que a Julio Iglesias mano al pecho
mientras se oye como se rompen los corazones. Sin embargo, al final -y para lo que nos interesa-
una instantánea decente poco importa que sea de uno u otro: siempre nos encontraremos con
dificultades.

En un concierto, lo más habitual es tratar de sacar fotografías de un solo sujeto. En cualquier


caso, intentar fotografiar al grupo entero en un concierto es poco menos que una misión
imposible. Saltos de aquí para allá, movimientos espontáneos, vaivenes...

Nikon D-100, f2.8, 1/320 s, 400 ISO


Fotografiar a varios integrantes del conjunto es harto difícil. No suelen estar cerca unos de otros, y mucho menos
sincronizados. Cuando uno esté "de foto", el otro puede que esté "de pena".

Si, de todas formas, queremos sacar al grupo en conjunto -pero no junto, ya que es muy difícil
que todos los integrantes estén en el mismo lugar y al mismo tiempo- no nos quedará otro
remedio que recurrir a distancias focales cortas. El problema de usar angulares es que el "todo"
-el concierto en sí- engulle a los sujetos. Salvo puntuales excepciones y con un despliegue de
medios sin igual, en lugar de la foto de un cantante en un concierto, tendremos la foto de un
concierto y un sujeto difícil de distinguir. Conclusión: para presumir de las fotos del concierto, los
planos, cuanto más cerrados -pero sin pasarse-, mejor.

Nikon D-100, f2.8, 1/200 s, 400 ISO


El uso de focales cortas tiene dos graves efectos secundarios: la pérdida de detalles y un fuerte contraste de luz entre
el sujeto y el fondo, generalmente poco agradable.
Por fortuna para nosotros, el segundo punto a contemplar no suele suponer ningún problema: la
luz. Independientemente de su validez, una idea bastante extendida entre los iluminadores de
conciertos es que "cuanta más luz haya, mejor". Hay quien prepara su proyección de luces con
esmero, en función de una coreografía previamente ideada. Pero en la mayoría de los casos los
conciertos se bañan con abundante luz multicolor. Con una sensibilidad media -200 ISO, quizás- y
un objetivo luminoso, podemos obtener velocidades decentes con las que congelar al sujeto sin
problemas. Es más, en muchas ocasiones el intérprete se sirve de un micrófono estático, por lo
que o no se mueve o se mueve poco. Tendremos que estar atentos, pues, a esa referencia.

Nikon D-100, f3.5, 1/100 s, 400 ISO


Aunque el micro puede servirnos de referencia para congelar el movimiento, hemos de evitar que en los planos
cerrados se convierta en un molesto elemento compositivo.

Las luces, precisamente, nos llevan a considerar los siguientes puntos: la medición y el balance de
blancos. Con el segundo, no existen mayores problemas: en prácticamente ningún concierto se
utiliza sólo luz blanca. Todo son colores y luces que centellean. Hagamos lo que hagamos -y dando
por sentado que usar el flash es inútil- lo más probable es que los tonos de piel no adquieran su
color natural, de modo que lo más recomendable es usar el balance automático y dejar que la
cámara se encargue de todo. No obstante, usar los diferentes valores prefijados del balance de
blancos es una buena forma de experimentar y lograr tomas con una iluminación mucho más
original.

La medición, por el contrario, es algo mucho más serio. Lo que midamos ahora es posible que no
nos sirva en unos instantes. Un destello que se produzca justo antes o después de apretar el
botón del obturador puede arruinarnos la foto completamente. Y del mismo modo puede hacerlo
un foco que se encienda o apague en el momento más inoportuno -fenómeno que, por cierto,
suele darse a menudo.

Nikon D100, f2.8, 1/320 s, 400 ISO


El uso del bloqueo de la exposición no suele ser muy recomendable en un concierto. El continuo cambio de luces
probablemente causará estragos en la luminosidad de la fotografía.

Por esta simple razón, es preferible ignorar los modos manuales. Podemos usar, como mucho, la
prioridad al diafragma más abierto. Andar subiendo y bajando diafragmas sería algo terriblemente
engorroso, incluso con una cámara réflex.. Normalmente, lo más práctico es hacer una medición
constante, bien sea central o puntual, para evitar quemar o dejar oscura la parte que más nos
interesa -sobre todo, en planos cerrados. Así pues, será mejor que nos olvidemos de aquello de
pulsar el botón del obturador hasta la mitad y esperar a tirar la toma. Sin embargo, el enorme
despliegue de luces al que antes nos referíamos tiene también su efecto artístico. Contraluces y
sombras aparecen por doquier, logrando inmortalizar una imagen poco convencional. Algo que,
dicho sea de paso, no tiene por qué estar mal.
Nikon D-100, f2.8, 1/640 s, 400 ISO
No hay que detenerse en lo puramente teórico. Un empleo diferente de los modos de medición y exposición, combinado
con la iluminación y efectos especiales del concierto, puede traer consigo agradables imágenes.

El enfoque, otro quebradero

Si con la medición nuestro problema eran los cambios de luces, con el enfoque surge un nuevo
inconveniente ya comentado: el constante movimiento de los intérpretes en el escenario. Disponer
de un buen equipo con enfoque continuo y predictivo sería la panacea. Si no disponemos de tan
sofisticada tecnología, tenemos tres opciones. La primera consiste en usar el enfoque manual,
fijarlo en el escenario y confiar en que la gran profundidad de campo nos ayude -si estamos lejos,
podemos fijar el foco al infinito, y listo. La segunda opción pasa por aprovechar lo que antes
hemos llamado "medición constante" y enfocar la escena cada dos por tres. Con ello, no obstante,
perderemos un tiempo precioso, puesto que los cantantes no suelen estarse quietos mucho rato.
La tercera es -cómo no- apuntar y confiar.

Eduardo Parra
Fotoperiodista

* Ojo de pez: dícese del objetivo que puede llegar a cubrir más de 150 grados, con una
profundidad de campo casi infinita.