Está en la página 1de 11

Escribe José María Vargas: Nada más natural que el pavor en todas las direcciones, penetrando en los países

los países por montañas y


que inspira una epidemia universal y prontamente mortífera que en llanuras, según el curso de los vientos y contra ellos, sin respetar
el espacio de quince años ha dado la vuelta a todo el mundo desde estación, localidades y ni aun siquiera climas o costumbres, parece
el Japón y los archipiélagos de Asia hasta el Canadá; que marchando que tiene por límites de su influencia los mismos de la tierra.

DOMINGO 21 DE MARZO DE 2021

Dirección Nelson Rivera

ENSAYO >> HISTORIA DE LA CIENCIA EN VENEZUELA

¿ Habla Jaime Requena


NELSON RIVERA

Podría comentar para los


lectores del Papel Literario
sobre la base de datos BI-
BLIOS? ¿Qué información
arroja sobre el trabajo de los in-
vestigadores venezolanos?
Es una base de datos en formato
electrónico que recoge buena parte
Científico de extraordinaria trayectoria, así como infatigable activista de la ciencia dentro
de los trabajos científicos, hechos en y fuera de Venezuela, Jaime Requena, Doctor en Ciencias y miembro de numerosas
Venezuela desde 1893 hasta el presen-
te, que han sido publicados en revistas academias de ciencias en varios países, es coautor –junto a Fernando Merino y Blas
de calidad estables en el tiempo y que
usan el sistema de revisión por pares. Bruni Celli, ambos fallecidos– de la Antología del pensamiento científico venezolano
Allí se encuentra registrado lo mejor
de nuestra ciencia. Recoge 75.263 tra-
(Kalathos Ediciones, España, 2021) punto de partida de la entrevista que sigue
bajos realizados por 72.965 investiga-
dores venezolanos y extranjeros que
corresponden a 241.423 entradas, ya
que a cada autor en cada publicación
le corresponde una entrada. La cons-
trucción de BIBLIOS empezó hace
unos 40 años y está a la disposición de
los académicos que la soliciten para
sus trabajos de investigación. Ha si-
do el instrumento fundamental para
mis investigaciones en cientometría:
la ciencia de la evaluación cuantitati-
va de lo científico.
El primer texto que ofrece la An-
tología del pensamiento científi-
co venezolano es de Alejandro de
Humboldt. ¿Cuál fue su contribu-
ción al pensamiento científico ve-
nezolano? ¿Quién fue Carlos del
Pozo y Sucre?
Si bien Humboldt era alemán, se in-
cluye un texto suyo en la Antología
porque él se refiere al trabajo cientí-
fico de Carlos del Pozo y Sucre, un ve-
nezolano que no llegó a publicar nada
pero cuyo ingenio investigativo pudi-
mos conocer gracias a la narrativa de
Humboldt. El hecho se trae a colación
empezando el libro para dejar bien
claro que ciencia que no se hace del
conocimiento público, no existe. Es-
te punto de partida en el análisis del
quehacer científico elimina la charla-
tanería, algo que aunque parece obvio
en realidad no lo es en nuestro medio.
Para muestra un botón: el reciente
episodio de las gotitas milagrosas, su- JAIME REQUENA / SUNOTICIERO.COM
puesto fármaco vernáculo promocio-
nado por el jefe del gobierno para aca- racas, inicia la escritura de una me- la obra de Beauperthuy, se percató de Formiguera, Mayer, De Gavaller o Ja- clausuraba la universidad o exilaba
bar con la pandemia viral pero cuya moria en la que describía los sínto- que él postuló en 1853 que la aclimata- ffé para reforzar los cuadros de salud al infortunado y problema resuelto.
efectividad no ha sido científicamente mas de la enfermedad, instruía sobre ción no era otra cosa que una inmuni- nacionales. En otras disciplinas vinie- Muerto Gómez, se empezó a mejo-
comprobada mediante publicaciones las formas de prevención y explicaba dad adquirida natural, adelantándose ron también García Bacca en filoso- rar la infraestructura universitaria y
calificadas. las medidas de primeros auxilios. Ese así unas cuantas décadas al nacimien- fía y literatura; García Pelayo, Moles los laboratorios de docencia pasaron a
Los venezolanos recordamos a escrito, reproducido en el libro, tiene to de la inmunología como disciplina Caubet y Juan Carlos Rey en derecho ser también laboratorios de investiga-
José María Vargas como nuestro tanta vigencia hoy cuando la humani- científica. Y es que, si bien las vacunas y ciencias políticas y; Sonntag en so- ción. Para cuando aparece el IVNIC,
primer presidente civil. ¿Cuál fue dad enfrenta otra pandemia como la tenían ya casi un siglo de haber sido ciología, escapándoseme nombres en en 1954, se comienza a consolidar la
su importancia como hombre de tuvo en 1832. Dos siglos de por medio descubiertas, su mecanismo de acción otros campos del saber como las cien- noción del investigador de carrera y
las ciencias? y la receta de salud pública es casi la no se había asociado al proceso inmu- cias del agro. Más adelante, en los pri- el laboratorio como su locus natural.
Aparte del valor intrínseco de haber misma. Eso, para mí, hace de Vargas nitario descrito por Metchnikoff, Nut- meros años a mediados del siglo XX, Un poco más tarde, con la creación de
sido el primer presidente no militar un hombre universal. tal y Pasteur, quienes entre 1880 y 1898 llegaron del cono sur muchos biólogos, las facultades de ciencias se apuntala
del país, categoría poco frecuente en ¿Por qué podríamos considerar a desarrollaron las teorías celular y hu- químicos, físicos, matemáticos y com- la profesionalización del desempeño,
nuestra historia, Vargas fue un cien- Luis Daniel Beaperthuy un precur- moral de la inmunidad. putistas huyendo de gobiernos totalita- para terminar el proceso al institucio-
tífico con logros significativos como sor de la inmunología? Humboldt, Ernst, Pittier, Bengoa, rios de sus países, todos recibidos con nalizarse el sector con la creación del
médico, botánico o químico. Pero sin El tránsito del vitalismo al positivis- Bilbao, Pi y Suñer, Jaffé: ¿Cuán de- brazos abiertos como debe ser ante el CONICIT en 1968. La ciencia venezola-
duda su opus magno fue junto al Li- mo en Venezuela no fue fácil, pero allí cisivos han sido los venidos de otros infortunio. na se puso los pantalones largos con el
bertador Simón Bolívar recrear, re- estuvo Louis Daniel Beauperthuy, re- países en el desarrollo científico ¿Cómo hacían aquellos hom- desarrollo y formulación de Orimul-
fundar, la Universidad de Caracas, formulador del paradigma médico venezolano? bres, los Domínici, Razetti, Rís- sión® por parte del INTEVEP de PD-
nuestra Universidad Central de Ve- imperante en su época: el miasmáti- Sin duda, nuestros investigadores quez y otros, para incursionar en VSA. El INTEVEP fue a la innovación
nezuela. Eso le dio un vuelco a la for- co. Beauperthuy postuló en su lugar llevan en su haber la mejor parte de la ciencia, en un país en el que, tecnológica en el país lo que el IVIC
mación de los médicos en Venezuela la transmisión insectil de algunas en- los logros de la ciencia hecha en el por ejemplo, en palabras de Do- fue a la ciencia nacional.
y preparó el terreno para el arribo del fermedades, como el caso de un virus país. Empero, otra parte importante mínici, “hasta 1888 los hospitales En general se puede decir que la
positivismo al país. para la fiebre amarilla y de un proto- de ese bagaje intelectual debe ser atri- de Caracas eran casas inmundas”? ciencia venezolana siempre ha depen-
Una de las expresiones que revela la zoario para la malaria o paludismo. buida a los investigadores extranjeros ¿Qué hacía el poder ante estas dido de la buena voluntad del gober-
maestría de Vargas en medicina y, en Por la formulación del nuevo paradig- que emigraron a Venezuela y convir- iniciativas? nante de turno, y este se ha caracte-
especial, su vocación humanitaria, es ma muchos lo reconocen hoy en día; si tieron a nuestro país en su nueva pa- Parar el desenfreno que conlleva rizado por dispensar sus ayudas con
su contribución a las medidas de pre- bien no todos. tria. Ellos trajeron nuevos modos de la pasión de investigar es misión im- cuenta gotas. El sector privado vene-
vención y profilaxis cuando, en el año A mediados del siglo XIX se asocia- pensar, métodos, paradigmas y mane- posible. En los comienzos de nuestro zolano en muy buena medida se ha
de 1832, se extendió al continente ame- ban clima y enfermedad mediante el ras de enfrentar los retos. devenir científico, las investigaciones mantenido al margen de la ciencia y
ricano la pandemia de cólera morbus concepto de aclimatación, lo cual dio Son muchos los científicos extranje- las financiaban los propios investiga- la innovación, aunque hay que reco-
asiática. Iniciada en la India en 1826, paso al conocimiento popular de que ros que escogieron a Venezuela por ho- dores de su pecunio personal. En el nocer lo hecho por empresas como
esta se propagó rápidamente por el los recién llegados a la América de- gar: Codazzi, Ernst, Pittier y Rohl en el caso de los médicos de comienzos del Polar. No obstante, aun a pesar del es-
globo llegando, a mediados del año de bían adaptarse a las enfermedades siglo XIX. En el siglo XX, invitados des- siglo XX, el consultorio era a su vez caso apoyo recibido, lo entregado por
1831, a América del Norte, Canadá y propias del territorio. Pues si bien de el gobierno por Adriani, Uslar Pie- el laboratorio, y mientras ellos no Venezuela a sus investigadores ha
Estados Unidos. Es entonces cuando esas enfermedades tropicales cobra- tri, Tejera, Briceño Iragorry, Eduardo fueran enemigos del gobierno se les rendido un magnífico rédito al poten-
se produce una muy justificada alar- ban un peaje vital, los que sobrevivían Mendoza o Picón Salas, llegaron emi- dejaba trabajar. En caso contrario, ciar la pasión de los que han dedicado
ma en los países de América Latina, obtenían entonces una resistencia nencias médicas como Bengoa, Rues- y valgan los ejemplos de las contro- su vida a buscar el conocimiento.
y Vargas, por encargo de la Facultad frente a ellas. Fernando Merino, uno ta, Sahagún, Sánchez Covisa, Bilbao, versias entre Razetti y Gómez (1912,
de Medicina de la Universidad de Ca- de los coautores del libro, al estudiar Ortega, Corachán, Pi Suñer, Carrasco 1924), el mandamás simplemente (continúa en la página 2)

Esta edición PDF del Papel Literario se produce con el apoyo de Banesco
2 Papel Literario EL NACIONAL DOMINGO 21 DE MARZO DE 2021

Habla Jaime Requena


(viene de la página 1) mento hecho en Venezuela capaz de
combatir al letal COVID. Una acti-
Me sorprendió saber que El Co- tud más que vergonzosa: tanto por lo
jo Ilustrado publicó un artículo burdo de recurrir a quienes por años
científico de Domínici. ¿Este es se han estigmatizado y no se les ha
un hecho excepcional? ¿Era fre- prestado atención alguna como por
cuente la acogida a la ciencia en la humillación a que fueron someti-
esa revista? dos los responsables de la investiga-
La evolución de los medios de di- ción, “invitados” a asistir a un show
vulgación de la ciencia es un tema televisivo para testificar unas hipo-
bien interesante. En los años de fi- téticas bondades de las gotitas mila-
nales del siglo XIX, fuera de Vene- grosas, supuestamente bajo presión
zuela había revistas –llamémoslas de perder el favor gubernamental y
de corte intelectual– dirigidas a una hasta sus puestos de trabajo. Mien-
minoría preparada, ilustrada y muy tras tanto el resto de los investiga-
pocas especializadas en alguna rama dores que han decidido permanecer
de la ciencia en particular, caracte- en el país continúan siendo el blan-
rizadas estas últimas por una cir- co del maltrato gubernamental, sin
culación bastante limitada. Entre ninguna facilidad para adelantar
las de corte intelectual en Venezue- planes de investigación que no le
la fueron pioneras en el año 1857 El rindan rédito político al mandamás.
Naturalista y El Eco Científico de Ve- Volviendo al tema del vínculo entre
nezuela, pero pronto sucumbieron: ciencia y pobreza en el país, nues-
un patrón demasiado común entre tra ciencia, y muy especialmente la
nuestras revistas. Aun así, poco a del siglo XX, estuvo marcada por la
poco fueron apareciendo las revistas búsqueda de soluciones a los gran-
especializadas, una de ellas y la que des problemas nacionales, enmarca-
más ha durado en el país es la Gace- das ellas dentro del rigor científico
ta Médica que ha sido publicada sin y las mejores prácticas internacio-
parar desde 1983 –año en que la fun- nales. En primer lugar sobresalen
dó Luis Razetti– y que es el órgano en salud, con el combate de las en-
de difusión de la Academia Nacional fermedades tropicales; en nutrición,
de Medicina. con las mejoras en la agricultura
La revista El Cojo Ilustrado apa- del maíz; o en energía, con Orimul-
reció en 1892 y estaba dirigida a la sión®. Se falta a la verdad cuando
intelectualidad criolla. Enfocada ha- se afirma que la ciencia venezola-
cia temas culturales también publi- na está desvinculada de la realidad
caba escritos relativos a lo que era nacional o se afirma que sus prota-
moderno en esa época, como la fo- gonistas, los investigadores locales,
tografía. Lo de Domínici fue uno solo están interesados en estudiar
de esos casos, se trataba de la novel problemas esotéricos.
medicina científica, la que se basaba La ciencia parece haber sido un
en la investigación y el laboratorio. factor primordial en el proceso
Santos Aníbal Domínici debió consi- que ha permitido alargar la espe-
derar que era el medio más idóneo ranza de vida de los venezolanos.
en el país para dar a conocer su re- ¿Podría hablarnos de 1936, año
volucionario modo de ver la nueva capitular para la ciencia y el sis-
medicina. tema de salud? ¿Domínici, Baldó,
Quiero preguntarle por el víncu- Oropeza?
lo entre ciencia y pobreza en Ve- Antes de 1936, la salud pública co-
nezuela. Tuve la sensación, sobre mo responsabilidad de Estado era
todo en las primeras décadas del marginal, y es solo después de la
recorrido de vuestra antología, muerte de Gómez que se le da un
que ha existido una motivación vuelco y aparecen en escena ilus-
poderosa entre los científicos: en- tres investigadores que toman la
contrar respuestas a enfermeda- rienda de lo sanitario; además de los
des que afectaban a las zonas ru- mencionados en la pregunta se de-
rales y a los más pobres –que eran be mencionar a Tejera y Gabaldón,
la mayoría–. ¿Es así? entre otros. Para el año 1936, la es-
Buena parte de la agenda socialista peranza de vida del venezolano era
bolivariana –inicialmente un ropaje 38 años y la mortalidad por paludis-
que vestía al comunismo marxista mo alcanzaba 42% en algunos esta-
leninista– llamaba a la inclusión y dos llaneros. Después de las campa- ESCULTURA BOLÍVAR Y BELLO, DE MARISOL ESCOBAR / REVISTA ESTILO
al empoderamiento de las minorías. ñas de erradicación de la malaria, de
Ese llamado traducido a lo académi- las mejoras en salud pública y de la
co desembocó en un culto inaudito profesionalización del oficio de salud malaria rampante, cese de los pro- daria escuela de postgrado, el CEA, rán tenía el IVNIC andando. El pre-
por el postmodernismo que entre no- pública, en la década de los cincuen- gramas de vacunación, alta mortali- primero en conferir títulos de doc- supuesto de ese instituto entonces
sotros se manifestó cuestionando se- ta el índice de esperanza de vida su- dad infantil, escasez de combustible torado de acuerdo a los estándares fue de 5 millones de dólares, canti-
veramente el método científico, la li- bió a 54 años llegando a rondar los 70 y tener que cocinar con leña, inco- contemporáneos. dad que debe ser comparada con el
bertad académica y la meritocracia. años hacía finales del siglo XX. municación generalizada –prensa, Quién sabe si quepa aquí lo alegóri- de toda la UCV, que apenas rondaba
A través de esos cuestionamientos Baldó y Oropeza fueron héroes civi- TV, internet, telefonía o transporte co: la escultura que domina la plaza los 2 millones para la misma época.
se generó una matriz de opinión que les que acompañaron a Gabaldón en terrestre, marítimo y aéreo–, falta principal del IVIC, el Bolívar y Bello La creación del IVNIC y su poste-
denunciaba a la ciencia venezolana el saneamiento de Venezuela. Abor- de derechos ciudadanos y siga usted de Marisol Escobar y que es la porta- rior concreción como IVIC y la ge-
de la era democrática como elitista dando problemas como tuberculosis contando. da del libro, ha estado tan descuidada neración del nuevo ethos significó un
y al servicio de los intereses capita- y mortalidad infantil, ellos llevaron En el relato, la creación del IVIC que se extravió el perro Pecos, parte salto cuántico en el desarrollo de la
listas y, por ende, antipopular, des- al país, en menos de 20 años, a con- constituye un hito fundamental. integral del conjunto escultural. Eso, ciencia en Venezuela.
provista de conexión con los grandes diciones de salubridad propias de ¿Podría explicar su significación aunado a la promoción de conucos En su discurso de incorporación
problemas nacionales como salud, sociedades desarrolladas. Hay que y alcance? ¿Cuál es el estado del comunales en los jardines del institu- a la Academia de Ciencias Físicas,
alimentación o ambiente. señalar que eso lo lograron porque IVIC hoy? to y a la imposibilidad de que lleguen Matemáticas y Naturales, usted
Permítaseme una digresión: a los los gobiernos posteriores a la muer- El IVIC ha sido fundamental al ge- revistas o libros a su biblioteca, para se refiere al vínculo entre demo-
profesionales de la salud, Chávez se te de Gómez –sin mayor distinción nerar un ethos para el investigador mí dice mucho acerca de lo que fue y cracia e investigación científica.
encargó de etiquetarlos como mer- de connotación política– tuvieron a venezolano, hecho donde Marcel Ro- de lo que ha llegado a ser el instituto ¿Prospera la investigación cientí-
caderes y promovió su sustitución lo profesional como paradigma de la che tiene un papel primordial. Este en manos de una dirigencia más com- fica mejor en regímenes democrá-
en la atención primaria por pseu- salud pública. ¡Existió continuidad recoge como principios la libertad prometida con la causa política que ticos? ¿Cuáles son los factores que
do-médicos cubanos de la poco céle- administrativa! académica y la meritocracia, susten- con la causa científica. la investigación científica necesi-
bre Misión Barrio Adentro. De ella En cualquier caso, lo cierto es que tada esta en la evaluación curricular Humberto Fernández Morán. ta para producir resultados?
queda ya muy poco, monumental no hay que ir muy lejos para conocer del desempeño basado en la publica- ¿Podría hablarnos del valor y La ciencia necesita antes que na-
testimonio de la falta de constancia cuáles eran las condiciones de vida ción y el logro, elementos claves pa- aporte que usted le atribuye? da de libertad. Libertad absoluta
del liderazgo gubernamental cha- del venezolano en 1936, ya que ellas ra la clasificación del personal que Fernández Morán intuyó que la de pensamiento y acción. Necesita
vista-madurista y de su descomunal son muy similares, si no las mismas, la conducen pares internos y exter- ciencia, después de la II Guerra también información sin cortapisas
desinterés por la salud de los menos a las que el país presenta hoy en día: nos. Las otras facetas de ese ethos lo Mundial, no sería más cosa de in- y facilidades adecuadas para el tra-
favorecidos. constituyeron la dedicación integral, dividualidades, genialidades o bue- bajo, lo cual implica mínimas trabas
Sin duda, el presentar a los inves- la formación de nuevos investigado- na fortuna. La ciencia adquirió una burocráticas. Es indiscutible que la
tigadores venezolanos como seres res y la difusión del conocimiento complejidad que solo le permitiría ciencia bajo regímenes totalitarios,
ajenos al devenir de sus conciudada- generado. Como contrapartida, la avanzar en el descubrimiento de dictatoriales, no prospera ya que el
nos –Ciro Peraloca dixit del Teniente institución ofrecía las mejores con- nuevos conocimientos cuando fuese mandamás como sea necesario de-
Coronel– es una de las grandes ter- diciones laborales posibles tanto en fruto de trabajo con los mejores ta- manda sumisión para imponer un
giversaciones del socialismo boliva- equipamiento, financiamiento o ser- lentos manejando los mejores equi- criterio único que solo se acomoda
riano cuya gravedad se profundiza a vicios como en seguridad social. pos e investigando en los límites del a su forma de ver las cosas, preclu-
la luz de un último acontecimiento: La ciencia necesita Hoy en día, buena parte de los lo- saber. Siendo eso así, él se propuso yendo cualquier otra visión, por más
en estos días de pandemia y ante un
problema que el país no tiene los me-
antes que nada de gros alcanzados en captación de re-
cursos humanos, infraestructura
implantar ese nuevo modo de hacer
ciencia en Venezuela. Lo ofreció al
que esta cuente con certeza cientí-
fica. Los ejemplos del perjuicio de
dios para enfrentar –habida cuenta
de un sistema hospitalario nacional
libertad. Libertad y fuentes de información, aparte
de la cooperación internacional, se
gobierno en 1951 mediante docu-
mento publicado en Acta Científica
ciencia dirigida desde el poder so-
bran en la historia: el oscurantismo
destruido, ausencia de condiciones absoluta de han visto mermados, si no elimina- Venezolana, recién creado órgano medieval, la genética y la agricultu-
mínimas de salud pública, carencia dos. Y si bien se mantiene una que de expresión de los investigadores ra del camarada Lysenko o la razia
de apoyo internacional calificado y pensamiento otra isla de excelencia investigativa, existentes en el país en esa época. de los físicos durante el nazismo.
arcas vacías– Nicolas Maduro saca
de su chistera un supuesto medica-
y acción” el instituto ha perdido fuelle, hasta
viéndose muy disminuida su legen-
Pérez Jiménez compró su idea y en
unos meses, en 1954, Fernández Mo- (continúa en la página 3)
EL NACIONAL DOMINGO 21 DE MARZO DE 2021
Papel Literario 3

Habla Jaime Requena


(viene de la página 2) y Estado fue hecho para que el se-
gundo pudiera controlar al primero,
Usted ha sido un persistente di- reduciéndolo a mansa servidumbre.
vulgador de la actividad científica Con el arribo al poder de Maduro
venezolana y de sus logros. ¿Guar- el ataque en contra de lo académico
da la sensación de que la sociedad arreció, estrangulándolas financie-
permanece muy alejada, de espal- ramente y persiguiendo con saña a
das a la ciencia y a los científicos? la intelectualidad académica reacia
Con la llegada de la informática se a ser doblegada y forzada a seguir el
consolidó el comienzo de la era del credo político socialista bolivariano.
conocimiento. Hoy día el saber lo es Es así que la disidencia de las gran-
todo. Ya los recursos naturales o los des universidades públicas, UCV,
procesos industriales pasaron a un USB, LUZ, ULA, UC, UDO, UNEG y
segundo plano y el conocimiento se UCLA ha sido castigada con el permi-
ha constituido en la piedra angular so dado a las bandas delincuenciales
de la economía mundial. Empero, oficiales para hacer tabula rasa de las
por los momentos el conocimiento instalaciones universitarias: labora-
está supeditado al recurso humano. torios y bibliotecas han sido destro-
Y si bien hay quienes piensan que eso zadas por el simple gusto del saqueo
no será así algún día, cuando impere y, ello, ante la mirada impertérrita de
la inteligencia artificial, por los mo- un gobierno cuya inacción delata su
mentos es el paradigma reinante. culpabilidad.
La formación de recursos huma- Se debe señalar que las grandes
nos debería ser el objetivo número universidades nacionales son res-
uno de cualquier sociedad, pero esa ponsables del 80% de la ciencia que
formación no debe ser para almace- se produce en Venezuela. Cuando se
nar conocimiento –que para eso es- destroza la universidad, el resultado
tán ahora los discos duros–, sino para no puede ser otro. En efecto, habién-
ampliar los horizontes de esos cono- dose reducido a casi a nada la entra-
cimientos, y eso solo se puede lograr da de nuevos talentos a la ciencia
con la investigación y la innovación. nacional y aumentado vertiginosa-
En mi experiencia, no veo mejor ma- mente la jubilación por edad del per-
nera de alcanzar el gran objetivo de sonal existente, hoy en día Venezuela
empujar la frontera del saber sino a tiene más investigadores fuera del te-
través de la investigación académica, rritorio nacional que dentro del país.
la investigación en todas las ramas Mis números hablan de 2.600 afuera
del saber. y unos 2.400 adentro. En términos
El COVID ha desatado un tsuna- históricos, desde 1960 al presente, el
mi informativo que, día tras día, ha país ha perdido un quinto de sus in-
puesto a la investigación médica en vestigadores y ellos son responsables
las primeras páginas de todos los me- de la producción de un tercio del ca-
dios de comunicación. Nunca antes la pital intelectual que se genera desde
opinión pública había estado tan pen- Venezuela.
diente del trabajo de investigadores Muchos de los investigadores vene-
científicos que afanosamente buscan zolanos migrantes han aterrizado en
medios efectivos para frenar la ma- los países de nuestra región. Ecuador
ligna amenaza del letal virus. Esta y Colombia son dos casos muy singu-
pandemia, una más de las que ha gol- lares que han recibido a muchos de
peado al mundo, reitera la paradig- ellos. Ecuador, a través de un progra-
mática necesidad de la ciencia para la ma gubernamental llamado “Prome-
sobrevivencia de la humanidad. Ojalá teo” y diseñado específicamente para
que cuando ceda la pandemia no olvi- atraer talento investigativo destinado
demos la lección. a áreas clave de su desarrollo, mien-
Si bien la ciencia de por sí puede ser tras que las universidades colombia-
difícil de comprender, simplemente nas de los estados fronterizos se han
porque a veces sus cosas son comple- beneficiado por el hecho de que resul-
jas, en la medida que las sociedades ta más fácil para los investigadores
avancen en su educación y en la di- venezolanos desplazarse hasta esas
vulgación de los logros del saber, la zonas. Ellas los están aprovechando
relación entre conocimiento y socie- al máximo en campos como petróleo
dad tenderá a ser otra cosa distinta o matemáticas.
de lo hoy entendemos. En nuestros Háblenos de otro tema sobre el
países –los de origen latino– parecie- cual usted ha escrito: el de la per-
ra que todavía persisten los dos con- tinencia de la ciencia para el de-
ceptos y de allí la noción de divorcio sarrollo de Venezuela. ¿Por qué
entre ellos, inclusive a pesar de que tiene relevancia? ¿Lo entiende la
no se pueda estar seguro de que algu- dirigencia política? BLAS BRUNI CELLI / MARIANA BRUNI©
na vez estuvieron casados. En general, la investigación cientí-
Contrariamente, en los países an- fica solo interesa a los políticos vene- tos que, de ser posible, deberíamos migrantes que dieron lo mejor de sí.
glosajones en donde la sociedad cuida zolanos en dos oportunidades de su evitar que se repitan. En segundo Ellos llegaron a nuestras costas por-
mucho de los generadores de cultu- vida. La primera, durante las con- lugar, porque las condiciones del en- que veían un país de oportunidades.
ra esa separación entre conocimien- tiendas electorales, pues les da una torno de Venezuela y del mundo en Siendo esto así, queda claro que es
to y sociedad ya no es un tema per se aureola de modernidad y amplitud general de hoy en día son muy dife- necesario, para que podamos recibir
en tanto que como paradigmas están intelectual; y la segunda, cuando en- rentes a las que existieron en 1958, la ayuda que necesitamos, que los de
siendo mutados. Y es que la huma- frentan un problema serio y su trata- Las grandes cuando arrancó la saga de conver- afuera vean oportunidades adentro,
nidad está viviendo una auténtica miento le rinde dividendos políticos. tir al país en una sociedad moder- que los de adentro se las concedan y
revolución gracias a las nuevas tec- Por ejemplo, actualmente y por lo universidades na en lo político y social. Cualquier que todo el conjunto trabaje al uníso-
nologías de la información o de la co- de la pandemia, el gobierno de Ma-
municación. Hoy, en el internet, en duro ha recurrido al IVIC para que nacionales son cambio debe tomar en cuenta que la
Venezuela que se pretende no podrá
no para lograr el bien común.
El que Venezuela pueda volver a
esa red global, se consigue virtual-
mente cualquier cosa que se pueda
de alguna manera certifique unos
supuestos medicamentos antivira-
responsables del contar con el maná petrolero. Esa era
se acabó.
tomar el camino intelectual que ad-
quirió durante la segunda mitad del
necesitar en términos de informa- les, metiendo a sus científicos en un 80% de la ciencia En lo que concierne a la educación siglo XX es la tarea. El que pueda ha-
ción, mientras que unos y otros ape- problema ético de gran monta: certi- y lo académico, se debe empezar por cerlo pasa primero por deslastrarse
nas estamos separados por un clic. ficar algo cuya eficacia y bondad no que se produce aceptar que la sociedad del futuro es de lo que le ha traído el socialismo
Cualquier ser humano, instantánea-
mente, puede estar al tanto de lo que
está todavía debidamente certificada
o arriesgarse en el mejor de los ca- en Venezuela” la del conocimiento y eso ahora está
poco presente en el país, con la edu-
bolivariano. Y si bien eso no es una
tarea fácil, es la que hay que realizar.
esté pasando en cualquier sitio y en sos a perder el financiamiento de los cación arruinada. En tercer lugar, Hecho eso, serán muchos y muy di-
lo que sea. Este simple hecho cuestio- proyectos en curso, el trabajo o en el de centros académicos y científi- existen otros problemas que pienso fíciles los retos. El tiempo no corre a
na nociones clásicas como nacionali- peor de los casos la libertad. cos: lista membresías, distincio- deben tener alta prioridad en la agen- nuestro favor. 21 años de desgracia
dad, distancia o estatus. Lo anterior no es fantasía ni elucu- nes y participación en congresos da de cualquier gobierno dispuesto a han dañado profundamente al país
Pregunta inevitable: la relati- bración, sino dura realidad. Abundan y encuentros científicos; también darle un vuelco a la crisis y que van a y lo han llevado a ser casi inviable.
va a la migración de los investi- los ejemplos de acoso y persecución centenares de ponencias, mono- consumir recursos financieros y hu- Unos años más y, estoy convencido,
gadores. ¿Cuál es el estado de la de científicos por emitir juicios poco grafías, libros, artículos y otros manos en cantidad. Me refiero a la re- llegará la puntillada de ajusticia-
pérdida de talento de la ciencia favorables a la acción de gobierno de documentos que usted ha publi- institucionalización, el combate de la miento que pondrá a Venezuela en el
venezolana? ¿Dónde están esos Chávez y Maduro, y los casos están cado. Usted, Jaime Requena, hom- pobreza que pasa por empleo, salud y sitio de los desahuciados. Por ello hay
investigadores ahora? allí. Recuerdo a Reinaldo Dipolo o a bre de energía, brillo y logros, educación básica, y la lista que sigue que apurar el paso, para salir cuan-
El socialismo bolivariano es el res- Claudio Mendoza, por no hablar en ¿percibe que nuestra Venezuela es inmensa. Finalmente, cualquier to antes del gobierno actual. Ahora
ponsable único de la hemorragia de primera persona, luego de haber sido cuenta con los recursos humanos proceso de cambio en Venezuela tie- sí que se puede frasear el mantra de
talento que sufre Venezuela. Todo expulsado de la Fundación de Estu- y políticos como para lograr cam- ne que incluir la presencia de ayuda ellos: Patria o Muerte.
empezó en el 2003 con el pitico y el dios Avanzados el 13 de abril de 2009, biar el actual estado de cosas? foránea. Solos no lo vamos a lograr. Para finalizar, permítame decir: ¡lo
“pa’fuera” de Chávez en la TV, cuan- ante mis reiteradas críticas a la polí- Me gustaría ser optimista y pen- Es una lección del pasado. que hicimos lo podemos volver a ha-
do la huelga de la industria petrolera. tica científica de Chávez. sar que el estado actual de las cosas En 1936 Venezuela pudo salir del cer! La interrogante es: ¿cómo lo ha-
Ese día casi mil investigadores, pro- En internet encontré un resu- se puede cambiar. No digo revertir, oscurantismo dictatorial mediante cemos ante tantas dificultades?
fesionales y técnicos de la petrolera men curricular de 70 páginas – porque eso sí no lo creo posible, por un grupo de distinguidos ciudada-
fueron despedidos y casi todos emi- creo que actualizado hasta el varias razones. En primer lugar por- nos que tenían un plan, una hoja de *Antología del pensamiento científico
graron. A partir de eso, la infinidad 2019–, que habla de su ingente que, si bien nuestro pasado, el que yo ruta y un modelo a seguir, y que se venezolano. Jaime Requena, Fernando
de cambios que se introdujeron al actividad acumulada como estu- llamo democrático, el de 1960 a 1999, empeñaron en lograr, para lo cual re- Merino y Blas Bruni Celli. Kalathos
contrato social entre investigadores dioso, investigador y funcionario fue muy bueno, tuvo también defec- currieron a un grupo de selectos in- Ediciones. España, 2021.
4 Papel Literario EL NACIONAL DOMINGO 21 DE MARZO DE 2021

ANIVERSARIO >> 70 AÑOS DE LA HISTÓRICA EXPEDICIÓN

Una nueva fuente


ALEJANDRO REIG

En el mismo río entramos


y no entramos,pues somos
y no somos [los mismos]

para descubrir el Orinoco


Heráclito

L
a expedición de 1951 que es-
tableció el nacimiento del río
Orinoco en la sierra Parima es
un episodio pendiente de revi-
sión en la historia de la modernidad
venezolana, cargado de paradojas
que sugieren diversos caminos de in-
vestigación. Entre las dos paradojas
más importantes que saltan a la vista
se encuentran por un lado, su nom-
bre -aunque llamada Franco-Venezo-
lana, estrictamente hablando, fue un
esfuerzo de logística, conducción y
financiamiento del Estado venezola-
no, y solo la idea es francesa, surgida
de un grupo de jóvenes exploradores-
y por otro, el hecho de que buscó las
fuentes del río siguiendo el camino fi-
jado por la tradición, sin intentar re-
solver con mediciones hidrográficas
una polémica con siglos de historia,
en la cual se señalan otras posibles
fuentes –que habrían hecho nacer el
Río Padre fuera de las fronteras pa-
trias-. Estas dos paradojas sirven pa-
ra subrayar el carácter más político
que científico del emprendimiento,
e invitan a explorar su inserción en
el momento histórico del cual forma
parte, la década del Nuevo Ideal Na-
cional. Creemos que una exploración
como esta podría iluminar en el fu-
turo aspectos de esta etapa de nues-
tra historia. Sin ir más lejos, resulta
evidente que la Expedición del 51 se
inserta en un momento importante
de la exploración moderna del sur
venezolano, y quizá forme sistema
con otros emprendimientos explora-
torios de la década militar, que dieron
impulso a la prospección de recursos
JULIETA SALAS DE CARBONELL / JJBLANCOH© LETRALIA.COM
naturales de la Guayana.
Puede afirmarse que más que una
expedición de descubrimiento, fue
una de apropiación y establecimiento Libro excepcional, la Editorial Ítaca ha reeditado El misterio de las zo prolongado, de compleja y a veces
equivocada preparación logística, fí-
geográfico: el Alto Orinoco había sido
explorado por muchas otras expedi-
fuentes. La saga del Orinoco, de la historiadora y cronista, Julieta sicamente agotador, en el cual las ma-
yores tensiones, peligros y conflictos
ciones precursoras, que la autora de Salas de Carbonell. Este 2021 se celebrarán los 70 años de la se incubaban en el paisaje humano y
este libro se encarga de recordar acer- no en el geográfico. Esta visión tam-
tadamente, una de las cuales había lle- expedición que logró alcanzar las fuentes del río Orinoco bién aparece en los relatos de Anduze
gado hasta el río Ugueto, afluente que y René Lichy, a diferencia del recuen-
puede considerarse ya en la zona de to hecho por Rísquez, que intenta so-
las fuentes. En términos propiamente gración a la nación. Los encuentros tribución al pequeño conjunto de tes- ver el mundo. Es por eso que, aun es- brecargar las tintas del aspecto he-
hidrográficos, la expedición no resol- de los expedicionarios con los indíge- timonios que la han narrado y añade crita 60 años después del evento histó- roico. Esta sobriedad y elusión de la
vió una discusión sobre el nacimiento nas tuvieron probablemente el efecto perspectivas para revisar su trama rico, funciona en más de un nivel (en impostación provienen también sin
del río, que nunca se ha cerrado, y que de domesticar en la opinión pública humana y la naturaleza histórica y el informativo, el perceptivo, el emoti- duda de la fidelidad de la autora al
aparece en el siglo XVII, y es motivo la imagen de los Yanomami, entonces socio-política del emprendimiento. vo) como un documento histórico pa- testimonio del doctor Carbonell, cu-
de sucesivas exploraciones en los si- todavía temidos como salvajes y has- Uno de los valores de este texto que ra revisar los contenidos culturales de yo carácter tranquilo y bonhomía no
glos XVIII y XIX, y reaparece en forma ta antropófagos (ocupando un lugar se deja leer con fluidez es que mantie- ese momento. solo aparecen retratados en los otros
novelada en El Soberbio Orinoco de equivalente al de los “Motilones” de ne las visiones del mundo de un expe- Otro valor de este libro, que sin du- testimonios publicados de los viaje-
Julio Verne y estudios hidrográficos la Sierra de Perijá, y antes los Cuivas dicionario de la generación de Carbo- da cumplirá la función de hacer ac- ros, sino que me fueron confirmados
contemporáneos dejan aún abierta. de Apure). nell, y no moderniza su narración o cesible esta gesta descubridora al por varios de los quince trabajadores
En efecto, en 1990 las mediciones del La Psicosis Guajariba sobrecargó la enfoque abrevando en los conocimien- gran público, es la estructura que ha sobrevivientes de la expedición que
Proyecto Orinoco como Ecosistema de- expedición de armas, pero aparte de tos, estilos literarios y explosión infor- elegido la autora de intercalar el re- pude entrevistar entre 1999 y 2001.
mostraron que el río con mayor cau- algunos hurtos menores, el viaje, en mativa y retórica que se han produci- lato de la expedición con expedicio- El relato está además salpicado con
dal de los que aportan al Orinoco en el cual se distribuyeron abundantes do en el mundo durante los 60 años nes históricas como la Expedición de pasajes de otra Historia, distinta a
la triple confluencia de San Fernan- bienes entre los indígenas, debe ha- que nos separan de la expedición. Límites, la de Humboldt y muchas la occidental. En efecto, el universo
do de Atabapo es el Guaviare, que na- ber traído de regreso tantas historias Como insertándose en un género de otras, en los momentos en los que mítico indígena aparece en los testi-
ce en el páramo de Sumapaz en los pacificadoras como expedicionarios. narración venezolana de antaño con los expedicionarios están en puntos monios de algunos de los porteado-
Andes colombianos -y no el Atabapo Testimonio del incremento explora- sus sobrios giros descriptivos, algu- geográficos que fueron previamente res, las más de las veces narrados a
ni el Alto Orinoco-. No es este el es- torio después de la del 51 son las ex- nos de los cuales han desaparecido visitados por aquellas expediciones. Marc de Civrieux, geólogo de la ex-
pacio para dirimir esta fascinante y pediciones del Rey Leopoldo de Bél- del habla venezolana actual, el texto Esta estrategia narrativa cumple la pedición que luego se convertiría en
antigua discusión, pero la traemos a gica, llevada a cabo en 1952 bajo la se emparenta con lo mejor de la tradi- función de otorgar contexto históri- etnógrafo de los yé kuana, entonces
colación para subrayar el carácter de dirección de Cruxent, las de William ción de crónica venezolanista, pero se co a la expedición del 51, insertándola conocidos por los criollos como ma-
la expedición del 51. Lejos de quitarle y Kathy Phelps a la Serranía de la Ne- aleja del tono moralista frecuente en en una saga mayor de descubrimien- quiritare. Estas voces añaden otro
valor, esto realza su aspecto de fenó- blina, la Expedición de 1958 en con- textos de ese género. El hecho de que to en el tiempo, y abrevia al lector el timbre al contrapunto narrativo,
meno histórico complejo y determi- memoración del viaje de Humboldt, mantenga esta sintonía con la textura peso de un recuento lineal, pero a la que si bien nunca se convierte en un
nado por diferentes variables. Con- y muchas otras que siguieron a estas. original de la voz de un venezolano de vez otorga profundidad histórica al discurso alternativo, sí se agrega al
vengamos, en primer lugar, que no Más que descubrirlas científicamente la generación de Carbonell nos permi- paisaje que nombra. contexto de fondo, y nos recuerda
es solo la ciencia quien tiene la pala- la expedición estableció políticamen- te percibir el aroma de ese momento Pero más allá de sus valores histó- que los primeros descubridores de
bra al determinar las nacientes de un te las fuentes del Orinoco, siguiendo histórico, su acercamiento a la selva, ricos y documentales, este relato es estas tierras las conocieron, narra-
río, sino también factores históricos, el curso prefijado por la tradición, y a los indígenas, la relación de la clase en sí mismo, una pieza de literatura ron y parafrasearon en su mitología
culturales, geopolíticos y estratégicos por las necesidades geo-estratégicas educada del país con el estamento mi- de viajes que se sostiene. Si hubiera desde hace milenios. Este gesto de
(hoy nadie afirma, pese a la hidrogra- de situar dentro de los límites de Ve- litar, y otros matices de una forma de que rescatar una de sus virtudes para la autora, y del expedicionario que
fía, que el Guaviare se llame Orinoco nezuela el nacimiento de nuestro río destacarla por encima de las demás, transmite su experiencia a través de
o que el Orinoco no nazca en el cerro mayor y a la vez explorar el divorcio podemos elegir la sobriedad: en una ella, no es un gesto menor. La con-
Delgado Chalbaud). Convengamos de aguas de nuestra frontera sures- era en la que el panorama de las le- vicción de la que surge puede reco-
también que a la naturaleza poco le te con Brasil, frontera que, aunque tras se halla invadida de escritura nocerse también en la molestia que
importa donde digan los hombres establecida desde hace varios siglos, efectista y sobrecargada, este texto Carbonell expresa ante el atropello
que nacen sus ríos, si evidentemen- no había sido reconocida y delimita- ameno y discreto, lleno de pequeños toponímico que Rísquez comete una
te cualquiera de ellos nace en miles da físicamente. aciertos sensibles y descripciones y otra vez con la geografía indígena,
de sitios de goteo, escurrimiento o Como aporte al conjunto de mate- que iluminan lo que cuenta, se agra- al bautizar picos, saltos y ríos con
resurgencia (¿Por otra parte, no ha riales para desentrañar los claros- dece como una ráfaga de aire fresco. nombres no solo patrios – procedi-
mostrado Claudio Magris que el mis- curos de este fascinante evento de El texto hace accesibles sin explica- miento comprensible, dado el carác-
mísimo Danubio nace de un grifo?). nuestro pasado histórico reciente, es- ciones farragosas muchos detalles y ter de incorporación geográfica na-
Lo que la hace, a mi juicio, una ex- te libro de Juli Carbonell rescata la aspectos de las tareas y procesos in- cional de la expedición- sino también
pedición fundamental es su impor- voz de unos de los protagonistas de volucrados en una expedición de lo- con nombres familiares, con actitud
tancia clave en la incorporación del esta expedición, el doctor Luis Ma- gística compleja como esta. Con una típica de conquistador que antepone
Alto Orinoco a la conciencia geográ- nuel Carbonell, que cumplió las fun- prosa que pone por delante el aconte- su propia experiencia al valor de las
fica nacional, en más de un aspecto: ciones de médico de la expedición, y cimiento, la autora nos lleva en el via- experiencias que ya han dado senti-
con ella se proclama un nacimiento que hoy por hoy, es uno de los pocos je con los expedicionarios, y muestra do humano a los territorios que este
del Río Padre, se penetra una de las expedicionarios sobrevivientes de la aspectos que otros relatos han queri- pisa por primera vez.
últimas regiones con indígenas temi- misma. Al hacer hablar a uno de los do enmascarar: el hecho de en vez de
dos, y se impulsa la exploración cien- miembros de su “plana mayor”, este ser una gesta heroica llena de peli-
tífica de la región y con ello su inte- libro añade una muy necesaria con- gros, fue sustantivamente un esfuer- (continúa en la página 5)
EL NACIONAL DOMINGO 21 DE MARZO DE 2021
Papel Literario 5
fenomenología de la expedición: las nos dan un vivo testimonio del espíri-
maniobras físicas involucradas en tu de la década del Gran Ideal Nacio-
su avance, las conversaciones, las nal) aparece también una toponimia
apariciones de animales, plantas, las más noble y humanamente entraña-
manifestaciones y comportamientos ble de la expedición, a la cual puede
diversos del río, fenómeno elemental perdonarse su competencia con la in-
y misterioso como pocos, si recorda- dígena (que no tenemos documenta-
mos a Heráclito. Hay tanto sobriedad da pero sin duda está en su sitio): se
como alcance expresivo en la narra- trata de esa serie de bautizos al pa-
ción de la belleza de los lugares, de sar que se van desprendiendo de los
las actitudes de los indígenas, de las acontecimientos del viaje, al pulso
motivaciones del variopinto grupo de los sudores, resbalones, mojadas,
de expedicionarios, y esta economía hundimientos, pérdidas, golpes, ras-
y dosificación son virtudes evidentes pones y accidentes del grupo huma-
del texto, que está salpicado de re- no que avanza por el río y la selva.
cuerdos sensoriales y notas del pro- El Esfuerzo, la Mantequilla, la Isla de
pio Carbonell, logrando mostrarnos las Hormigas... dejo al lector el des-
el sentir del viaje para este médico de cubrimiento del resto para que pue-
solo 26 años al cual le tocó nada más da internarse por sí solo en el relato
y nada menos que responsabilizarse de las hazañas y claroscuros de este
por la salud de un batallón de expedi- variopinto grupo de expedicionarios
cionarios atravesando una selva des- empujados por una misión común,
conocida durante meses. Aquí y allá pero sin duda con motivaciones muy
aparece discretamente, por momen- distintas. He aquí otro ejemplo de la
MARC DE CIVRIEUX Y RENÉ LICHY EN EL AMAZONAS (1951) / CORTESÍA DE LA EDITORIAL tos, la ansiedad del médico ante la ta- complejidad de cualquier fenómeno
rea encomendada. humano, que esta vez nos llega en la
Pero volvamos, para concluir, al te- historia de una de las aventuras fun-
Una nueva fuente para descubrir el Orinoco ma de los nombres, de las palabras
que fijan la experiencia en el recuer-
dadoras, uno de los cabos antes suel-
tos y a partir de 1951 tejidos y anuda-
do y la convierten en bien, que pue- dos, del tapiz de la nacionalidad (1).
(viene de la página 4) Sentido común, serenidad y recha- haber quedado atrapados en una em- de compartirse con otros. Así como
zo al pathos militar: estas son algu- presa militarizada. se nos muestran en el texto los des- (1). Cuántos saltos, islas y raudales
Sin necesidad de convertirse en an- nas de las texturas que definen la Aquí tenemos un relato de los lo- aciertos del intento de una toponi- identificados en la nueva cartografía de
tropólogo, Carbonell y otros de los ex- voz y la posición de Carbonell. Y la gros, desventuras y peligros del viaje, mia a veces patria, a veces familiar y la expedición con nombres sugeridos
pedicionarios expresan aquí el corte autora, con la honestidad de los bue- su sobreesfuerzo, sus contratiempos, siempre vanidosa (que sin embargo por su propia peculiaridad o de antiguos
fundamental entre el temperamen- nos cronistas, ha logrado adecuar su la resistencia del contingente civil al geógrafos, cronistas y exploradores:
to científico y el temperamento mi- propio estilo a esta sobriedad. El lec- paso militar que su líder quiere im- Raudal del Esfuerzo, Raudal de la Curva,
litar: el uno apegado a la realidad y tor interesado puede también visitar ponerle, su desorden y los intentos Gran Raudal, Salto Michelena y Rojas,
comprometido con el conocimiento los otros testimonios para contras- por dominarlo, el ofuscamiento y los Islas Porfin, Raudal El Laberinto, Caño de
de sus propias reglas y contornos y tar visiones, cada una con sus pro- conflictos, sus momentos de humor la Coromoto, Raudal del Quinto, Isla de
el otro imponiendo sobre ella los ri- pios valores: el de Rísquez, relato de y expansión. Y al elegir una mirada los Tiestos, Salto Díaz de la Fuente, Salto
tos y gestos de un grupo social que un espíritu tensado entre su propia cercana a las cosas mismas, sin en- Bobadilla, Salto Solano, Zona de raudales
se autoproclama forjador esencial de sensibilidad y educación y los cons- galanarlas con adjetivos ni heroicida- El relato está Cajigal, Los Muchachos y Monserrat, Salto
la nacionalidad, como si ésta no fuera treñimientos del ethos militar. La voz des y a la vez presentarnos el avance de Las Academias y Salto Arístides Rojas,
más bien producto del esfuerzo cons- de ese impenitente librepensador que expedicionario en el espejo de las ex- además salpicado entre otros.
tructivo de muchos grupos humanos.
Esta tensión entre el espíritu cientí-
fue Anduze, un enamorado de Ama-
zonas que volvería luego al territorio
pediciones históricas desde fines del
siglo XV hasta el XX, Juli Carbonell
con pasajes de *El texto de Alejandro Reig fue escrito en
fico y el espíritu militar, que ya he para ser su gobernador. La crónica de deja emerger en el texto mismo y deli- otra Historia, 2011, para recordar el 60 aniversario del
señalado en otros textos, acompaña Lichy, que da fe del costado amoroso cadamente la grandeza de lo que fue descubrimiento de las fuentes del Orinoco.
toda la expedición, y las visiones del de la pasión del científico por la na- una gesta descubridora con un lugar distinta a Ha sido incorporado como prólogo a la
entonces joven médico que nos llegan edición de El misterio de las fuentes. La
hoy por primera confirman su lugar
turaleza. El relato de Grelier, que nos
revela el romanticismo de los jóvenes
asegurado entre los hitos de la histo-
ria moderna venezolana. la occidental” saga del Orinoco. Julieta Salas de Carbonell.
entre las líneas de sentido que dan franceses del grupo Liotard y la iro- Sin sobrecargar las tintas, la na- Biblioteca Julieta Salas de Carbonell.
forma a esta empresa descubridora. nía bon vivant con la que resistían el rración ofrece una suerte de serena Editorial Ítaca C.A. Venezuela, 2020.

Viaje a las regiones equinocciales


del Nuevo Continente. Un fragmento
Llanos del Pao, o vas de la Guayana de la cadena de los
montes costeros. La parte oriental de
asombró nuestro buen guardián de
que unas gentes del Norte de Euro-
parte oriental de los los Llanos que habíamos recorrido
entre la Angostura y la Nueva-
pa llegasen a su convento desde las
fronteras del Brasil por el río Negro
llanos de Venezuela. Barcelona, ofrece el mismo aspecto del Orinoco y no por el camino de la
salvaje que la parte occidental, por costa de Cumaná.
—Misiones de los la cual habíamos venido desde los Mas de 500 Caribes encontramos en

Caribes. — Última valles de Aragua a San Fernando de


Apure. Era precisamente la estación
el pueblo de Cari y otros muchos en
las misiones inmediatas. Es un aspec-
mansión en las costas de las lluvias en el norte del Ecua-
dor; no llovía en los Llanos, pero la
to curiosísimo ver un pueblo, en otro
tiempo errante, afecto al suelo hace
de la Nueva Barcelona mudanza de la declinación del sol poco y diferente de todos los otros
había hecho cesar hacia algún tiem- indios por su fuerza física e intelec-
Cumaná y Araya po el juego de las corrientes polares. tual. En ninguna otra parte he vis-
En aquellas regiones ecuatoriales to una raza entera de hombres más
en donde puede orientarse según la altos ni de estatura más colosal. Los
ALEJANDRO DE HUMBOLDT dirección de las nubes y donde las hombres están generalmente más cu-
oscilaciones del mercurio en el ba- biertos en América que las mujeres.
Era de noche cuando por la última rómetro indican la hora, casi como Estas no llevan irías que el guajuco o
vez pasamos el río del Orinoco: de- un reloj, todo está sujeto a un tipo perizoma en forma de faja y aquellos
bíamos dormir cerca del fortín de regular y uniforme. La cesación de un pedazo de tela azul turquí casi
San Rafael para emprender al ama- las brisas, la entrada de las lluvias y negra desde las caderas hasta las
necer del día siguiente nuestro cami- la frecuencia de las explosiones eléc- rodillas, pero tan ancha, que cuando
no por medio de los llanos de Vene- tricas son fenómenos que se encuen- la temperatura baja hacia la noche,
zuela; y como habían transcurrido tran unidos por vínculos mutables. los Caribes se cubren con él, las es-
seis semanas después de nuestra El 13 de julio llegamos al pueblo paldas Como tienen el cuerpo pinta-
llegada a la Angostura, deseábamos de Nuestra Señora del Socorro Cari, do de onoto sus grandes caras, de un
vivamente alcanzar las costas para la primera de las misiones Caribes color bronceado y pintorescamente
hallar en Cumaná o en la Nueva Bar- que dependen de los Padres Misione- trapeadas, parecen a lo lejos a las an-
celona un buque que pudiese condu- ros observantes del Colegio de la Purí- tiguas estatuas de bronce. El modo ALEJANDRO DE HUMBOLDT / WIKIPEDIA
cirnos a la isla de Cuba y de allí a sima Concepción de Propaganda. Fi- de cortarse el pelo de los hombres es
Méjico. Nuestras mulas nos estaban de en la Nueva-Barcelona, conocido muy característico y se parece al de meros historiadores españoles atri- te entre la mayor parte de los primi-
aguardando en la margen izquierda con el nombre de  Colegio de Píri- los frailes o monaguillos, se afeitan buían ya a los pueblos de la raza Ca- tivos habitantes del Nuevo-Mundo.
del Orinoco. Las colecciones de tu; nos hospedamos, como teníamos una parte de la frente, lo que les ha- ribe. Cuántos hombres hemos visto La expresión de severidad que ofre-
plantas y demás  objetos geológi- de costumbre, en el convento, ce que ella parezca más grande. Un de esta misma raza, sea navegando cen sus facciones se aumenta singu-
cos que llevábamos con nosotros de p o r q u e, a d e m á s d e nu e s t ro s mechón de pelo cortado en circulo en el Bajo Orinoco, sea en las misio- larmente por la manía que tienen
la Esmeralda y Río Negro, habían pasaportes del Capitán General de comienza muy cerca de la coronilla nes de Píritu, se diferencian de los de teñirse las cejas con el suco del
aumentado nuestro equipaje. Co- la Provincia, teníamos recomenda- de la cabeza.  demás indios, no solamente por su Caruto, de agrandarlas y de unirlas
mo hubiera sido expuesto separar- ciones de los obispos y del guardián Esta semejanza que tienen los Cari- alta estatura sino también por la re- ambas algunas veces se hacen man-
nos de nuestros herbarios debíamos de las misiones del Orinoco. Desde bes con los frailes no es el resultado gularidad de sus facciones. Tienen la chas negras particularmente en la
esperarnos un viaje muy lento por estas costas de la Nueva-California de la vida de la misión, ni debida, co- nariz menos ancha y menos aplas- cara para parecer más fieros. Los
los Llanos. El calor era excesivo en hasta Valdivia y la embocadura del mo falsamente se ha dicho, al deseo tada, los juanetes menos sacados y magistrados de la villa, el goberna-
razón de la reverberación del terre- río de la Plata, extensión de dos mil que tienen de imitar los indígenas a la fisonomía menos feamente cons- dor y los alcaldes, que son los únicos
no que está desnudo de vegetales. leguas, pueden vencerse todas las di- sus amos los Padres de San Francis- truida. Sus ojos, que son más negros que tienen derecho de llevar grandes
Trece días gastamos en atravesar ficultades de tan largo viaje si se tie- co. Las tribus, que han conservado que los de las otras hordas de la Gua- bastones vinieron a visitarnos. Ha-
los llanos habiendo permanecido un ne la protección del clero americano. su salvaje independencia entre el yana, anuncian inteligencia y podría bía entre ellos indios tan jóvenes que
poco de tiempo en las misiones Cari- El poder que este cuerpo ejerce, está nacimiento del río Caroní y el del decirse la costumbre de la reflexión. no pasaban de diez y ocho años, pues
bes y en el pueblo de Pao. He trazado demasiado bien establecido para que río Branco, se distinguen por este Los Caribes tienen gravedad en sus que la elección solo depende de la vo-
más arriba el cuadro físico de las in- un nuevo orden de cosas pueda tras- mismo cerquillo de frailes, que en el maneras y algo de triste en sus mira- luntad de los misioneros.
mensas llanuras que separan las sel- tornarle en mucho tiempo. Mucho se descubrimiento de América los pri- das, como se encuentra generalmen-
6 Papel Literario EL NACIONAL DOMINGO 21 DE MARZO DE 2021

ENSAYO >> CIENCIA Y DEPORTES


IGNACIO AVALOS GUTIÉRREZ

La sociedad deportivizada
El deporte es un fenómeno colectivo
–religión universal, según no poca
gente, y me incluyo–, cuya trascen-
dencia tiene pocos equivalentes hoy
en día, tan es así que se habla de la
Sociedad Deportivizada.
Haciendo un poco de historia po-
dría decirse que, originalmente, el
deporte fue una práctica elitista de
naturaleza “amateur”, basada en un
compendio de valores morales (tem-
peramento, fuerza de voluntad, dis-
ciplina, respeto a las reglas...), reco-
gidos en la célebre frase del Barón
Pierre de Coubertain, aquella de que
“lo importante no es ganar, sino com-
petir”, una definición que con el pa-
sar de los años se ha diluido hasta ca-
si desaparecer.
En efecto, al paso en que la sociedad
inglesa fue integrando en su cultura
conceptos y prácticas surgidas de su
ruta hacia la industrialización, varios
de esos rasgos fueron impregnando
la práctica deportiva, orientándola
progresivamente hacia el logro de
una eficacia susceptible de probarse
estadísticamente (colocó sobre el ta-
pete la caza de los récords), tal como
sucedía en el área de la manufactura. IGNACIO ÁVALOS / ARCHIVO EL NACIONAL
Y, si bien es cierto que ha mantenido

La ciencia entra en la cancha


su formato básico, el mismo ha ido
modificando gran parte de su senti-
do original, disminuyendo su talante
lúdico y convirtiéndose en una activi-
dad tejida en torno a la competencia,
el negocio y el espectáculo. Como leí
en alguna parte, se ha pasado de la La nuestra es una época definida, en buena medida, por radicales transformaciones
noción del “cuerpo sano”, en torno a
la que se vertebraba, a la del “cuerpo tecnológicas, fundamentadas en la vinculación entre lo físico, lo biológico y lo digital. Palabras
rendidor”.
como la ingeniería genética, el big data y la robótica, la neurociencia, la nanotecnología y otras,
El consumo de innovaciones
No resulta muy cuesta arriba imagi-
se suman a una larga lista de términos, imprescindibles para describir el impacto que causa la
nar, entonces, que el deporte también tecnología en todos los escenarios sociales, incluyendo, desde luego, el deportivo
haya sido tocado por la varita tecno-
lógica, a veces mágica, a veces tram-
posa. En el presente no hay disciplina (2008) las autoridades han establecido ra diferencia frente a sus rivales. Sin (clonarse, convertirse en seres híbri- se encuentran sus capacidades en el
que escape de su poderosa influencia, controles para tratar de evitarlo. La embargo, se produjo un nuevo dicta- dos o interactuar con ordenadores y ámbito de la ciencia, la tecnología y
amoldándose, claro, a sus particula- Agencia Mundial de Dopaje (AMA) men autorizándolo a participar en la otros componentes dentro del propio la innovación
ridades, es decir, tomando en cuenta entiende por dopaje genético “la in- siguiente competencia olímpica, lo organismo humano). Se describe, a Un estudio reciente (5) muestra los
si se practica de manera individual troducción no terapéutica y consi- que no pudo hacer dado que para en- partir de ello, una civilización cali- factores que configuran un cuadro de
(boxeo, esgrima) o en equipo (fútbol, guiente expresión de un transgén o tonces se encontraba preso, acusado ficada de transhumanista en la que precariedad resumiéndolo en la falta
volibol), si en su práctica priva la re- la modulación de la actividad de un de haber matado a su novia. Cierta- los terrícolas no se encuentren limi- de visiones y planes a mediano y lar-
sistencia y la fuerza (ciclismo, nata- gen existente para lograr una venta- mente, este caso, digno de una teleno- tados la madre natura y puedan ex- go plazo, la ausencia del estado con
ción, atletismo) sobre la habilidad ja fisiológica adicional en el deporte. vela, pone al aire las restricciones que perimentar cualquier cambio físico respecto al ámbito tecno-científico, la
(esgrima, tenis de mesa), si es una Los que se han ocupado de estudiarlo, se presentan para comprender las co- dirigido a aumentar sus capacidades formulación de políticas equivocadas
mezcla de ambas cosas (fútbol, béis- identifican de dos situaciones, cuyos sas que están ocurriendo. fisiológicas y mentales. y cambiantes, la inadecuación del sis-
bol, gimnasia) o si concierne a acti- límites son complicados de precisar: Finalmente cabe apuntar que desde Ciertos análisis sobre el tema argu- tema institucional, la baja inversión
vidades en donde lo preponderante la de la terapia genética, referida a las neurociencias se anuncian mejo- mentan que se viene fraguando un tanto pública como privada, las con-
es la manifestación estética (nado su empleo con propósitos curativos y ras emocionales y cognitivas, gracias porvenir mucho mejor para todos, diciones que presenta la infraestruc-
sincronizado). la de mejora genética mediante, que a importantes investigaciones sobre otros que muestran que nos encon- tura de investigación y desarrollo, el
Las innovaciones, conforme a la apunta hacia el incremento de las ca- el funcionamiento del cerebro, ha- tramos ante el peor peligro que ace- estado de las universidades públicas
modalidad de cada disciplina, los im- pacidades del cuerpo, por encima del ciendo posible el diseño de fármacos cha a la humanidad –un mundo dise- más importantes y la desactualiza-
plementos utilizados (jabalina, ra- nivel característico de la especie hu- y varios dispositivos que optimizan el ñado para otra especie– y unos más ción de los programas de estudio y la
quetas de tenis, pértigas, balones…), mana. (1) desempeño deportivo, como lo com- que estiman que los enormes cam- falta de una masa crítica de investi-
el entrenamiento, la vestimenta (cal- Por otra parte, cabe reseñar los prueban, por ejemplo, dos técnicas bios pronosticados no son verosími- gación, disminuida crecientemente
zado, camisetas…) la nutrición y la implantes de elementos orgánicos de estimulación cerebral, la estimula- les, caen, debiera entender uno, den- por la diáspora de profesionales, cuya
salud del atleta, el arbitraje, el mejo- y dispositivos mecánicos, electróni- ción magnética transcraneal y la esti- tro del perímetro de la ciencia ficción. proporción ha alcanzado un tamaño
ramiento de estadios (incluyendo me- cos o robóticos, concebidos con el fin mulación transcraneal con corriente. Nos encontramos así ante un futuro preocupante, por decir lo menos. Ex-
didas de seguridad casi orwellianas), de recuperar las capacidades físicas que, dependiendo de cómo se mire, pone, además, que en el sector pro-
impactan las estrategias para compe- de las personas discapacitadas, pero ¿Compiten los laboratorios? puede parecer esperanzador, terro- ductivo venezolano se ha generado
tir. En resumen, el deporte se ve afec- que, pueden adoptarse orientándolos Nadie debe extrañarse, por tanto, que rífico o absurdo. Un futuro que nos un proceso de obsolescencia y de des-
tado en todos sus aspectos, como se al mejoramiento de su nivel físico, al un estudio (2) enfocado a explorar los agarra fuera de base en lo que se re- aprendizaje tecnológicos, cuya grave-
verá a continuación. punto que puedan llegar a equiparar- últimos Juegos Olímpicos, desde 1992 fiere a la disponibilidad de los esque- dad resulta difícil de exagerar.
La inteligencia artificial y el big se con los deportistas “normales”. hasta 2016, deje ver que los resulta- mas básicos para lidiar con él, esto es No hay más remedio que concluir
data se han vuelto elementos casi En este sentido vale la pena recor- dos se correlacionan en buena me- entenderlo y medirlo en sus efectos, que al país le está pasando por enci-
obligatorios, visto que dan base para dar a Oscar Pistorius, famoso atleta dida con los esfuerzos realizados en así como manejarlo desde el punto ma el siglo XXI. Que se quedó ancla-
preparar y monitorear las competen- a quien los médicos tuvieron que am- el ámbito de la generación de cono- de vista ético y, desde luego, jurídico. do, a duras penas, en las aguas del
cias, observar el rendimiento de los putar las dos piernas cuando aún era cimientos, calibrados por los indica- Regresando a nuestro asunto, ¿ha- anterior.
atletas calculando parámetros fisio- un bebé, lo que no fue óbice para que dores usuales (nivel de la inversión, brá, pues, un post deporte?
lógicos, bioquímicos, biomecánicos, a partir de 2004, a los 18 años, se hi- número de investigadores, de publi- Notas
radiografiar a los rivales o calibrar ciera figura destacada en los Juegos caciones científicas, de patentes …). Breve digresión sobre Venezuela 1. “Deportistas tecnológicamente modi-
la contratación de un jugador, entre Paralímpicos celebrados en Atenas O sea, que obtienen más medallas (desde fuera de la cancha) ficados ante los desafíos del Deporte”
otras muchas cosas, convirtiendo al y a partir de allí continuara suman- los países que mejores indicadores Resulta evidente la manera en que (2015) José Luis Pérez Triviño. Revista
deporte en una actividad en alto gra- do triunfos y marcas, sobre todo en exhiben, una correspondencia que, van cambiando su dirección los vien- Biología y Derecho Número Extra.
do predictiva. la carrera de 400 metros planos. En desde luego, requiere explorarse con tos que soplan hoy por hoy. Preocu- 2. “Tecnociencia, Deporte y Sociedad.
Otro ejemplo es el dopaje, un dato el año 2008 se le negó su participación más profundidad a fin de determi- pa, entonces, pensar a Venezuela co- La variable tecnocientífica como eje
infaltable en la historia del deporte. en las mencionadas olimpíadas de nar en qué proporción las victorias mo una calle ciega, tal el tamaño y del cambio en los Juegos Olímpicos”
En su significado habitual se enten- Beijing, considerándolo un ser híbri- deportivas se dilucidan cada vez más las dimensiones de la crisis que la (2017). (Luis German Rodríguez, Iván
día como el consumo de sustancias do que combinaba elementos de carne en los laboratorios y hasta qué punto estremece y que comprensiblemente de la Vega e Ignacio Avalos Gutiérrez).
que elevan el rendimiento del atle- y hueso con máquinas y aditamentos continúa vigente el principio sagrado también permea la situación en que Disponible en internet.
ta, violando los límites fijados en electrónicos. Tras examinar su caso que debe gobernar la competencia, el 3. “¿Compiten los laboratorios?” (Luis
los reglamentos. Pero actualmente múltiples veces, y arrojando en ca- de la “igualdad de condiciones”. Es German Rodríguez, Iván de la Vega e
se ha extendido el uso del término y da ocasión conclusiones distintas en razonable, por tanto, preguntarse si Ignacio Avalos Gutiérrez). Colombia
se habla, entonces, por extensión, de cuanto a si las prótesis le daban o no compiten los laboratorios. (3) Digital. Disponible en internet.
“dopaje tecnológico”, entendiéndose ventaja sobre sus rivales “normales”, Visto todo lo anterior, se compren- 4. “Dopaje genético y la ética del deporte:
como el uso de ciertos dispositivos finalmente fue autorizado para parti- de por qué se ha suscitado un deba- entre Mejora y posthumanismo” (2011)
tecnológicos incorporados a bicicle- cipar en los juegos celebradas en Lon- te relativo al uso de este nuevo me- José Luis Pérez Triviño. Revista Inter-
tas, raquetas, zapatos, etcétera, con dres (2012), llegando a semifinales en nú de innovaciones (incluidas, obvio, Desde las nacional de Ciencias del Deporte, Vol.
respecto a los cuales las prohibicio- la cerrera de 400 metros y convirtién- las vinculadas al dopaje), a fin de es-
nes no se encuentran tan claras, a dose en el primer atleta discapacitado tablecer normas que garanticen un neurociencias 1 N º 1.
5. Estrategias para restaurar la capacidad
pesar de que pueden generar dispa-
ridad en la competencia.
en competir contra deportistas no pa-
raolímpicos. Sin embargo, su caso fue
“Fair Play tecnológico”. (4)
se anuncian de Investigación en Venezuela (2020)
(Alexis Mercado, Ignacio Avalos Gu-
Por otro lado, los avances en el área otra vez revisado y las nuevas investi- ¿El post deporte?
En los últimos años se ha venido ad-
mejoras tiérrez, Isabelle Sánchez-Rose, María
de la genética llevan ya un buen ra- gaciones determinaron que no podría Antonia Cervilla, María Sonsiré López y
to tocando las puertas de la activi- competir en el siguiente evento, que virtiendo que se encuentra abierta la emocionales Hebe Vessuri. Global Development Ne-
dad deportiva, tan es así que desde tendría lugar en Brasil (2016), puesto puerta para que los seres humanos
las los Juegos Olímpicos de Beijing que sus prótesis significaban una cla- puedan modificarse genéticamente y cognitivas” twork (GDN) e International Develop-
ment Research Centre (IDRC).
EL NACIONAL DOMINGO 21 DE MARZO DE 2021
Papel Literario 7

ENSAYO >> LOS ALBORES DE LA BIOSEMIÓTICA

Jakob von Uexküll y mis mascotas


“En su momento, “De acuerdo a los distintos tonos
efectuales, las imágenes percep-
Jakob von Uexküll tuales de los diversos habitantes
del roble también adoptan formas
fue etiquetado de distintas. Cada mundo circundante
recorta una determinada parte del
vitalista, místico y roble cuyas propiedades son ade-

antievolucionista, cuadas para configurar los porta-


dores de signos tanto perceptuales
aunque no fue como efectuales en su círculo fun-
cional…” (Uexküll, 2026:151).
antidarwiniano en
En su momento, Jakob von Uexküll
todos los aspectos y fue etiquetado de vitalista, místico
su inscripción plena y antievolucionista, aunque no fue
antidarwiniano en todos los aspectos
en el vitalismo es y su inscripción plena en el vitalismo
es controvertida. En efecto, sus teorías
controvertida” ejercieron un influjo sinigual sobre
la Organismic Biology, la System
Theory de Ludwing von Bertalanffy
y la etología de Konrad Lorenz y Nico
CARLOS COLINA Tinberg. En efecto, es considerado un

L
precursor de esta última disciplina.
a obra de Jakob von Uexküll se Asimismo, la biología de Uexküll
considera pionera en los estu- CARLOS COLINA / ARCHIVO EL NACIONAL
ejerció una gran influencia en
dios de la biosemiótica. De he- importantes filósofos alemanes (Max
cho, sus principales trabajos aquel que sigue las leyes mecáni- fonía, es una coordinación de melo- ra, entra en relación con una peque-
Scheler, Heidegger, Ernst Cassirer)
se ubican en las primeras cuatro dé- cas”. (Kant,1992: 313). días de órganos. La naturaleza es la ña parte del mundo exterior, al cual
y en autores de otras nacionalidades
cadas del siglo XX, con antecedentes Este principio, y a la vez su defini- compositora y como tal, se autocom- está perfectamente adaptado. Existe
tales como Ortega y Gasset, Deleuze,
directos en autores como Kant, La- ción, reza: un producto organizado pone, en los términos de una metáfo- una concordancia íntegra y de ajus-
Merleau-Ponty y Agamben. Por otra
marck, Darwin, Lorenz Oken, Karl de la naturaleza es : aquél en que to- ra musical más, pero esta vez, de la te mutuo de la organización corporal
parte, su abordaje de la subjetividad
Ernst von Baer, Kühne, Driesche, do es fin, y, recíprocamente, también autoorganización. Donde hay una cé- con el mundo circundante
impactó al pensamiento posmoderno.
Thorndyke y Arthur Arnd. Asimis- medio. Nada en él es en balde, caren- lula existe el modo yo, es decir nos po-
Todas las especies, y no solamente el
mo, podría agregarse la Naturphilo- te de fin, o imputable a un ciego me- demos referir a ella como un sujeto. “El ajustamiento del animal a su
ser humano, están determinadas por
sophie de Goethe y de Schelling. canismo natural”. (Kant,1992: 307). El sentido está hecho de actos refle- mundo circundante es el fundamen-
su estructura para interpretar y dar
Es innegable la poderosa influencia jos, es un sistema organizado de ac- to de su existencia y solo es determi-
significación al mundo circundante. La
ejercida por Kant en el planteamiento Cabe referir aquí también el influjo tos reflejos (estimulo-respuesta) pero nante para el tipo de construcción de
constitución estructural diferenciada
de este biólogo y filósofo alemán bál- del zoólogo Karl Ernst von Baer (1860) con dos variaciones: sus órganos sensoriales como lo son
implica una percepción (Innenwelt),
tico. Los conceptos del polémicamen- y su noción de momento, que alude al 1.- El estímulo no es igual a la res- sus efectores. No hay animales que se
que es también divergente y un uso
te denominado “programa kantiano intervalo de tiempo más corto que puesta, es decir, depende de que pase adapten más o menos en forma per-
variopinto de un mismo objeto. El
para la biología” podrán encontrarse puede ser percibido por un ser vivo. en el nervio y el lugar del cuerpo don- fecta a su mundo circundante. Todos
juego de la significación iguala a los
en sus textos, a saber: la autoorganiza- El momento es específico de cada es- de esté colocado. se ajustan perfectamente a su mundo
animales humanos y no humanos.
ción sistémica, la epigénesis, la subje- pecie y tiene duraciones diferentes en 2,- La retroalimentación negativa, circundante”. (Uexküll, s/f: 89).
La teoría de la significación de
tividad de los seres vivos y el principio insectos, caracoles, ratas, caninos, fe- o sea, la respuesta afecta también al
Uexküll será rescatada y retomada
teleológico, que no alude solo a con- linos o humanos. En contra de la no- punto de entrada interno. La afecta- No hay un único espacio para los or- por la biosemiótica actual gracias al
cebir los procesos desde las causas fi- ción absoluta y universal del tiempo ción de la entrada es parte de la res- ganismos a pesar de que en ocasiones ciudadano estadounidense de origen
nales sino también a identificar como de raigambre newtoniana, Von Baer puesta. La respuesta puede tener que existen intersecciones. “…el mundo magiar Thomas A. Sebeok y a la Es-
la parte se integra en el todo. “El ne- dirá que la temporalidad es una cons- ver con la manera en que el nervio circundante, construido por cada ani- cuela de Semiótica de Tartu. De he-
xus finalis del ser autoorganizado es trucción del sujeto. Empero, el a priori se excita. La respuesta afecta al es- mal, solo depende de los órganos de cho, su libro Meditaciones biológicas:
su propia manifestación emergente y Kantiano se amplifica y diversifica; no tado del nervio mismo e inclusive, los sentidos y del sistema nervioso” teoría de la significación (1942) se con-
holista” (Castro, 2009: 90). es el mismo para todos los seres vivos. la manera en que ese mismo nervio (Uexküll 1913: 52-53, citado por Oli- sidera el primer texto de biosemiótica.
En su texto Biología Teórica (1926), percibe la excitación. Por ejemplo, la ve,2018). El mundo circundante es- En la necesaria redefinición de la
Uexküll indicó que había expandido “Los momentos son los más peque- acomodación de la pupila a la luz. El tá compuesto del mundo perceptivo comunicación, no podríamos ignorar
en dos direcciones la indagación de ños recipientes indivisibles de tiem- estímulo luminoso, además de contri- (Merckwelt) y el mundo de los efectos los planteamientos de la biosemióti-
Kant. “1. La consideración del papel po porque son la expresión de sen- buir a generar una imagen de un ob- (Wirkungwelt) que “abarca aquellos ca, sin incorporar, claro está, algu-
desempeñado por nuestro cuerpo y saciones elementales indivisibles, jeto (señal), también es causa de que objetos a los cuales están acomoda- nas hipótesis que parecen forzar las
especialmente por nuestros órganos las llamadas señales de momento. la pupila se agrande o achique. dos los instrumentos de comer y mo- barras; ni todas sus pretendidas de-
sensoriales y el sistema nervioso cen- Como se ha señalado antes, la du- En los animales invertebrados no verse el animal” (Uexküll 1913: 53, rivaciones hacia la cultura, pero ad-
tral. 2. El estudio de las relaciones de ración de un momento humano as- hay diferenciación nerviosa entre citado por Olive,2018). Cada animal mitiendo que la negación de la comu-
los sujetos (animales) con los objetos” ciende a 1/18 de segundo. Además, vías eferentes y aferentes, entradas percibe el mundo con esquemas for- nicación animal por buena parte de
(citado por Andrade, E., 2016). A dife- el momento es el mismo para todas y salidas, así como tampoco hay di- males y de espacio-tiempo diferentes. la comunicología venezolana es una
rencia de la física clásica, Kant plan- las áreas sensoriales, porque todas ferenciación orgánica para percibir En suma, la relación de los orga- manifestación de estulticia antropo-
tea que en la biología existen tantos las sensaciones están acompañadas estímulos. En los animales superio- nismos con el medio ambiente es de céntrica. Mientras que la Escuela de
mundos fenoménicos como sujetos. por la misma señal de momento”. res sí. Los órganos sensoriales pasan carácter semiótico. No se trata de Palo Alto hablaba de metacomunica-
Los seres vivos son seres que sienten. (Uexküll, 2016:73). a ser como las manos con las cuales un simple medio exterior al cual se ción lúdica y Manuel Martín Serra-
La naturaleza funciona como si fuera se percibe la realidad. adaptan aquellos de manera pasiva, no reconstruyó una paleontología de
un ser inteligente. La vida no puede Dentro de su biología subjetiva, Sobre la base de los estudios de pro- tal como lo señala la definición clási- la comunicación, la comunicología
reducirse a un mundo objetivo; físi- Uexküll desarrolló la anatomía y la tozoarios de Arthur Arnd, el biólogo ca de la ecología. Por el contrario, el vernácula definió la comunicación a
co-químico y mecánico, indiferente a fisiología subjetivas como fundamen- estonio cita el ejemplo de los Dictios- organismo es un artífice en la cons- partir de lo que debería ser y no de lo
la vivencia de los organismos tos de la teoría biológica. Este autor telium para dar cuenta de la manera trucción de su propio medio. Desde el que es, en un momento en que prima-
En el ensayo Crítica de la Facultad entrelazó el idealismo kantiano y la como la organización y coordinación punto de vista epistemológico, esta- ba lo político sobre lo disciplinar. Así
de Juzgar (1790), Kant plantea como fisiología de los sentidos. “La expe- funcional pasan por la significación. mos ante un constructivismo que al- como Pierre Bourdie planteó que los
hipótesis de trabajo que la causalidad riencia –comenta Uexküll– supone El ciclo de este organismo incluye un gunos catalogan de radical. positivistas imitaban una caricatura
mecánica es necesaria para explicar un sujeto que la hace y un objeto so- estado unicelular y otro pluricelular, Los mundos circundantes son tan del método de las ciencias naturales,
el mundo fenoménico pero insufi- bre la cual es hecha” (citado por Cas- en donde la agregación depende de la diversos como los animales. “…pode- el antipositivismo frankfurtiano des-
ciente para entender la vida. Existe tro, 2009:63). Le interesaba establecer señalización química de moléculas mos imaginar a todos los animales a figuró puerilmente las diferencias
reciprocidad y complementariedad las bases del proceso funcional de las (mp cíclicos). Es decir, una estructu- nuestro alrededor, sean escarabajos, (disyunción) entre las ciencias y ne-
entre causas eficientes y finales pero sensaciones de cada sujeto, especie u ra química de la naturaleza vehicula mariposas, mosquitos o libélulas que gó el influjo de la biología en los pro-
el mecanicismo debe subordinarse al organismo. La idea era estudiar siste- una señal informativa que se tradu- pueblan un prado, englobados por cesos comunicativos.
principio teleológico. “Para entender máticamente el mundo perceptible de ce en agregación o desagregación. En pompas de jabón que confinan su es- La biosemiótica abre un terreno
la morfología, las relaciones sistemá- cada organismo según su estructura otras palabras: la comunicación per- pacio visual y contienen todo aquello que tendrán que explorar biólogos
ticas, la organización y desarrollo de intrínseca (Bauplan). El conocimien- mite el acompasamiento. que les es visible” (Uexküll, 2016:71). y equipos multidisciplinarios, pero,
los seres vivos, es necesario suponer to de las condiciones previas a toda El concepto de Umwelt es introduci- El autor es prolijo en metáforas y sí- sobre todo, convoca a reconocer el
que ellos actúan como si expresaran experiencia es fundamental. Los or- do por nuestro biólogo y filósofo bál- miles. Dirá también que es una suerte papel de la dimensión biológica en la
un propósito que coordina sus prin- ganismos perciben el entorno en con- tico (Estonia), en el año 1909, en su de cáscara de huevo, fuera de la cual comunicación del homo sapiens. Las
cipios de organización” (citado por sonancia con la estructura de su ór- texto Umwelt und Innerwelt der Tie- no existe ningún otro mundo para el humanidades no pueden seguir sien-
Andrade, E.,2016). Ahora bien, el gano perceptivo y su sensibilidad. “… re (Mundo circundante y mundo inter- sujeto animal. “La medusa brillante do clásicas ni renacentistas: han de
principio teleológico parte de un jui- un objeto es un grupo de sensaciones no de los animales) y lo define como no conoce nada del mundo más que su mutar de cara a las aportaciones de
cio reflexionante que es orientador y ordenado con la ayuda de un esque- aquella sección del entorno que inci- propia bogada…”(Uexküll, s/f: 92). La las neurociencias. No podemos igno-
directivo; epistemológico y metodoló- ma” (Castro,2009: 65). de sobre la substancia excitable del tesis del mundo circundante se aplica rar los maravillosos avances científi-
gico. No es un juicio determinante de Jakob von Uexküll va a enmarcar cuerpo del animal (Uexküll 1909: 249, desde la ameba hasta el ser humano cos en el conocimiento del cerebro.
carácter ontológico. El principio de su trabajo en la llamada nueva biolo- citado por Olive,2018). En consecuen- y a cada uno de los individuos que lo Sin ser ni pretender ser etólogo, con
la conformidad a fin de la naturale- gía. Este autor insiste en que la na- cia, cada organismo posee su propio conforman. Si inclusive, nos circuns- mis mascotas Asia y Buda, he apren-
za es un principio trascendental de la turaleza viviente obedece a un plan, Umwlet o mundo circundante. cribiéramos a los naturalistas, hemos dido empíricamente mucho, incluso a
facultad de juzgar. La teleología debe es decir, hay un ordenamiento básico El mundo circundante es conse- de decir que el astrónomo, el químico, reconocer mi gran ignorancia cientí-
ser entendida en sus justos términos: de todos los procesos, una ley o finali- cuencia de los estímulos que captan el físico nuclear y el fisiólogo tienen fica sobre sus mundos circundantes.
dad. El ser viviente crea por sí mismo los receptores (órganos de los sen- mundos circundantes distintos. Empero, a pesar de todo, nos comuni-
“…esta palabra solo designa aquí su plan de desarrollo. Es una visión tidos) en concordancia con sus res- El mundo circundante como minús- camos. Y si me descuido, me manipu-
un principio de la facultad de juz- sistémica (correlación entre las par- pectivas estructuras, las cuales ig- culo recorte de la naturaleza es ejem- lan.
gar reflexionante, no de la deter- tes) y autogenerativa de la naturale- norarán otras posibles excitaciones plificado didáctica y gráficamente
minante, y que por tanto no debe za. La morfogénesis es un ejemplo de presentes. por Uexküll a través del roble como *Por limitaciones de espacio no incluimos
introducir ningún fundamento es- conformidad a un plan estructural. El estímulo se transforma en co- objeto para distintos organismos, a aquí las referencias bibliográficas, que
pecial de la causalidad, sino que Cada célula tiene su ritmo, se acom- rriente nerviosa y genera ciertas saber: leñador adulto, niño, zorro, pueden leerse en la reproducción de este
solamente añade al uso de la razón pasan entre sí y conforman órganos, respuestas. Es decir, cada ser vivien- búho, ardilla, hormiga, escarabajo mismo texto en la sección Papel Literario,
un modo distinto de indagación de que serían entonces una suerte de te, en consonancia con su estructu- de corteza y avispa. www.el-nacional.com.
melodías. El organismo es una sin-
8 Papel Literario EL NACIONAL DOMINGO 21 DE MARZO DE 2021

LUIS RONCAYOLO
HISTORIA >> UN PUNTO DE ESPLENDOR EN EL SIGLO XII

U Peregrinos a Toledo
n viejo monje de hábito ne-
gro terminaba de empacar
su cuantioso equipaje de li-
bros, notas, pergaminos y
raciones de alimento en el patio de
una majestuosa abadía. Acompaña-
do de un puñado de seguidores, Pe-
dro, uno de los monjes más célebres
de Europa, a sus cincuenta años ya
era considerado un viejo venerable, cluniacenses, que peregrinaban no a
veterano de concilios y de disputas “Pero el siglo doce fue, sin lugar a dudas, una época de enormes los puertos de Venecia para tomar los
eclesiales. Los monjes debían ir bien
apertrechados para el largo viaje
cambios culturales e intelectuales, motivados, sí, por las cruzadas, barcos al Oriente, sino al Occidente a
través de los Pirineos hasta la ciudad
que iniciaban desde las puertas so-
lemnes de la abadía de Cluny hacia
pero en última instancia por la escuela de traductores de la ciudad musulmana, pero ahora de gobierno
cristiano, de Toledo.
el reino de Castilla y León, del otro española de Toledo” Parece ser que Toledo era una ciu-
lado de la cordillera de los Pirineos. dad con un acervo de textos filosó-
A diferencia de la vasta mayoría de ficos considerable, todos en lengua
sus contemporáneos, cristianos fer- árabe porque la civilización islámica
vorosos que tomaban el camino a estaba en su apogeo. Siglos antes, los
Jerusalén para guerrear contra los califas de Bagdad habían encomen-
sarracenos, y besar el santo sepul- dado a los intelectuales de su impe-
cro donde se decía había yacido el rio enorme la traducción de textos
cuerpo de Jesucristo, los monjes de griegos, siríacos, persas, y sánscritos
Pedro caminarían a Toledo, una ciu- a la lengua de Mahoma. En el proce-
dad mucho menos egregia, en busca so, no solo sobresalieron traducto-
de personajes mucho menos insignes res. Cómo son estas cosas, a medi-
en la Europa del siglo doce. El obispo da que la intelectualidad árabe fue
de aquella ciudad, Raimundo de Sau- traduciendo, también fue pensando
vetat, también era oriundo del sur de en lo que iba traduciendo, y se creó
Francia, como Pedro. Es decir, ambos el género de los comentarios, y los
eran aquitanos, la Francia de cancio- mejores de estos comentaristas ter-
nes de amor y poemas de caballería minaron por convertirse en grandes
cortesana; una Francia mucho más filósofos. Al-Farabi (Alfarabius), Ibn
alegre que el norte frío y belicoso Sina (Avicena), Al-Ghazali (Algazel),
de París y Normandía en constante Ibn Rush (Averroes) y muchos otros,
guerra contra los reyes de Inglaterra. mejor conocidos por nombres latini-
Que el obispo de Toledo fuera francés zados que acuñaron los traductores
decía mucho del liderazgo que había venidos de las abadías de Francia a
alcanzado Francia en la jerarquía Toledo. Ese boom de traducciones
de la iglesia en plena Edad Media, de diferentes culturas ocurrido en
pues aquella ciudad española había el siglo nueve en Bagdad populari-
permanecido bajo gobierno musul- zó cuantiosas obras, muchas de las
mán por vario siglos, y se necesitaba cuales fueron a parar a los anaque-
una mano ortodoxa para hacerla vol- les de Toledo. Por eso los monjes clu-
ver del islam al cristianismo. Ahora niacenses peregrinaban al centro de
bien, ¿por qué Pedro y sus compañe- España en busca de libros, mientras
ros viajarían a Toledo, cuando en los los templarios, los hospitalarios y
salones, las iglesias y las tabernas de los teutónicos peregrinaban a Tie-
toda Europa abundaban narracio- rra Santa en busca de guerra. El re-
nes de aventuras de peregrinos ve- sultado fue el shock intelectual más
nidos de Tierra Santa, en el oriente importante del cristianismo desde
del mundo? Algo demasiado impor- la conversión del Imperio Romano
tante –a pesar de sonar mucho menos al cristianismo.
excitante– ocurría en esa ciudad de En este punto resalta una duda: si
España, algo monumental que pasa- los monjes de origen francés, intelec-
ba desapercibido a la mayoría de los tuales del latín, no hablaban ni leían
cristianos de la Europa occidental. árabe, ¿cómo hacían para traducir?
A los treinta años, Pedro ya había De igual forma que en Europa había
alcanzado la cúspide del éxito intelec- dialectos regionales distintos del la-
tual entre sus contemporáneos: era tín, que era utilizado para la escritu-
abad de la orden de monjes benedic- ra de libros, en la España musulmana
tinos en la influyente abadía france- existía el árabe, la lengua de los emi-
sa de Cluny. Originario de Auvergne, res, del clero, de los tribunales y las
provincia del sur de la Francia medie- escuelas de religión, y el dialecto del
val –país de Vercingetorix, la región de pueblo llano cristiano, seguramente
la Galia que más batalla le había dado una herencia de latín mezclado con
a Julio César– Pedro hizo lo que mu- el germánico de los visigodos. Los
chos jóvenes de mente despierta ha- judíos de Toledo hablaban ambas,
cían en su época: se hizo monje de la mientras que los monjes cluniacen-
Orden Benedictina, y recibió la mejor ses hablaban el dialecto cristiano. El
educación que ofrecía la Europa cris- método operaba de la siguiente ma-
tiana. Por ser un estudiante preclaro nera: el judío leía el libro en árabe y
–naturalmente, en temas bíblicos– al- lo traducía verbalmente al dialecto
canzó el grado de profesor a sus veinte usado por los cristianos, y el mon-
años, y en breve fue nombrado prior je cluniacense traducía del dialecto
(el segundo después del abad) del mo- cristiano al latín con el que redacta-
nasterio de Vézelay. Se codeó con pa- ba su propio libro. Apenas podemos
pas y obispos, participó en concilios imaginar la cantidad de conversacio-
eclesiásticos en Francia e Italia, pero nes interesantísimas que ocurrieron
lo más importante desde una perspec- en esas bibliotecas de la catedral de
tiva histórica universal, fue un defen- Toledo entre monjes de origen fran-
sor de la teología racionalista, en boga cés y judíos ibéricos mientras ambos
en aquella época. Fue rival de las co- LUIS RONCAYOLO / VICTOR REYES© intentaban (esperemos que con total
rrientes más tradicionales de misticis- honestidad) transmigrar la sabiduría
mo religioso imperante en la mayoría Alfonso, rey de Castilla y León, lue- la Antigüedad grecorromana. Así día la Edad Media nos resulta un lar- de los filósofos antiguos de una len-
de los monasterios de la época, y pro- go de más de una década guerreando lo llegó a afirmar Abelardo, el con- go tapiz de colores sombríos en el que gua a otra. Inevitablemente, se dieron
tector de su tocayo, el filósofo Pedro contra sus hermanos por el control troversial filósofo medieval que se lo único que vemos son duelos de ca- debates sobre el significado de térmi-
Abelardo. Pedro el Venerable cumpli- absoluto de las coronas del norte de la vivió en disputas con el imperioso balleros y disputas de poder en el cle- nos técnicos, o la libre especulación
ría una labor crucial en el desarrollo España, tomó por las armas una ciu- Bernardo de Claraval, y fue protegi- ro romano. Pero el siglo doce fue, sin de dos amigos de orígenes tan distin-
del pensamiento religioso occidental dad en el centro geográfico casi exac- do de Pedro el Venerable en la abadía lugar a dudas, una época de enormes tos en sus ratos de descanso bajo la
al ser el primero en patrocinar, desde to de la península ibérica. Por cerca de Cluny para que no lo castigaran cambios culturales e intelectuales, luz de los cirios y candelabros. ¿Se ha-
Toledo, una traducción al latín del Co- de cuatro siglos, Toledo había sido como hereje. ¿Séneca? Hoy en día la motivados, sí, por las cruzadas, pero brán enfrentado en alguna partida de
rán. Sus colegas cluniacenses traduci- una ciudad gobernada por musul- afirmación resulta risible. ¿Quién en última instancia por la escuela de ajedrez? ¿Se habrían hecho mutuos
rían del árabe textos primordiales pa- manes. Para cuando el rey Alfonso defendería hoy que Séneca, quien a traductores de la ciudad española de cuestionamientos sobre la naturale-
ra el desarrollo de la intelectualidad la anexó a sus poseciones, Toledo era pesar de ser un hombre de enorme Toledo. En la actualidad, si alguien za de la palabra de Dios? ¿Simpati-
europea de la baja Edad Media en ade- una amalgama diversa de mayoría cultura y erudición, pero no era si- quiere acceder a los últimos estudios zaron o difirieron respecto de este o
lante: Avicena, Aljuarismi, Ptolomeo, musulmana, con minorías importan- no un político romano al servicio del de ciencia y tecnología, tendría segu- aquel filósofo de origen griego o per-
Galeno, y sobre todo Aristóteles. Hoy tes de judíos, y cristianos que habían emperador Nerón, aportó más a la ramente que aprender inglés. En el sa? Quién que en nuestro tiempo ha-
vemos esas traducciones desde tan le- preservado las tradiciones visigodas filosofía de lo que lo habían hecho siglo doce, la lengua de la filosofía y ya vivido intercambios semejantes no
jos que se nos hacen hechos neutros, de la iglesia española previa a la con- Platón o Aristóteles? ¡Especialmen- la ciencia no era todavía el latín, era simpatizaría con ese movimiento in-
pero en su momento resultarían he- quista de los moros trescientos seten- te Aristóteles! El motivo reside en el el árabe, por más extraño que nos telectual que ocurría en el eje entre
chos revolucionarios, cuyas conse- ta y tantos años atrás. Hoy en día la hecho de que la mayoría de los tex- pueda resultar. Y nadie lo hablaba o Cluny y Toledo, y que a su vez era el
cuencias serían mucho más durade- reconquista de Toledo no es particu- tos cumbre de filósofos y científicos leía en la Europa de Abelardo, Pedro último eslabón que unía a París con
ras que todo el fervor religioso de las larmente celebrada fuera de España, como Aristóteles, Ptolomeo o Galeno el Venerable o Bernardo de Claraval. Bagdad, y de Bagdad con Alejandría
cargas de caballería templaria. pero probablemente fue uno de los hi- permanecían desconocidos en la Eu- De la misma forma que en la Europa y Atenas. Eventualmente las cruza-
Varias décadas pasaron antes de tos más relevantes en el desarrollo de ropa cristiana, textos cuya circula- occidental –esa Europa rural domina- das fracasarían, pero la conquista de
que el cristianismo europeo enten- la Europa actual. ción por aquellos siglos predomina- da por el castillo y el monasterio– los Aristóteles perduraría hasta el día de
diera la importancia monumental Para ponerlo en perspectiva; a prin- ba en la lengua árabe, la lengua de cristianos más fervorosos peregrina- hoy en las aulas de nuestras univer-
de la noticia de que una ciudad mu- cipios del siglo doce, el consenso en- los sarracenos musulmanes, hasta la ban a la solemne Roma, y tras las cru- sidades, gracias a esos monjes humil-
sulmana en España había caído en tre la intelectualidad del cristianis- reconquista de Toledo… zadas a la sublime Jerusalén de sus des de las abadías francesas que to-
manos de un rey cristiano. En el año mo europeo era que Séneca había Y es que en España empezó una ensueños orientalistas más fantásti- maban el viaje (seguramente a pie) a
1086 después de Cristo, la astucia de sido el filósofo más importante de época de cambios radicales. Hoy en cos, hubo muchos, en especial monjes través de los Pirineos.
EL NACIONAL DOMINGO 21 DE MARZO DE 2021
Papel Literario 9

ENSAYO >> ARTE Y CIENCIA, POROSAS FRONTERAS

Vista de Maiquetía. La máquina


en el arte venezolano del ochocientos
“Estas líneas tan dibujo de Bolet). Principalmente, fue
la fotografía el arte que durante el
solo pretenden siglo XIX representó a la máquina
en Venezuela (existe una gran
ser un avance de variedad de fotografias de paisajes
con ferrocarriles, tranvías, túneles,
algunos resultados puentes, barcos, puertos, fábricas –

preliminares de un tenerías y cervecerías–, trapiches de


caña de azúcar, plantas de electricidad
proyecto en progreso y panorámicas de ciudades).

titulado Buscando Gustave Langenberg (1859-1915) y su


a la ‘máquina’ en Vista de Maiquetía
Aunque La Guaira fue el puerto más
el paisaje tropical importante de Venezuela en el siglo
XIX (Puerto Cabello, Maracaibo, Ca-
venezolano” rúpano y Angostura o Ciudad Bolívar
eran los otros puertos importantes),
en realidad, más bien deberíamos de-
cir que La Guaira era la aduana más
JOSÉ ÁLVAREZ-CORNETT importante porque un puerto opera-
tivo con su muelle o tajamar (dique
A la memoria de mi madre, Aura rompeolas) como tal no existió si-
Marina, dedico no hasta 1889. Dejemos que sea una
visitante francesa, llegada a nues-

E
ncerrado. Acechado por el in- tras costas en 1876, quien cuente sus
visible coronavirus y atrapa- impresiones3:
do por un sistema económico
y político que constriñe, so- “...el [vapor francés] “Washington”
brellevo a esta contingencia vene- GRABADO DEL DISEÑO DEL TAJAMAR DE LA GUAIRA, HACIA 1885. NÓTESE EN LA ESQUINA INFERIOR IZQUIERDA LA FIRMA hizo escala en La Guaira. El Taja-
zolana del vigésimo primer año del PUNCHARD MCTAGGART LOWTHER. LONDON / CORTESÍA DEL AUTOR mar no existía todavía y la violen-
siglo XXI mirando a nuestro siglo cia de las olas nos obligó a permane-
XIX con otros ojos. En este forzoso Venezuela el arte había representado cer a bordo. La Guaira es el puerto
enclaustramiento, encuentro algo de a la máquina y cómo lo había hecho. marítimo de Caracas, ...Cuando di-
sosiego y entretenimiento en el estu- Esta necesidad puntual no se hubiera go que La Guaira es un puerto, el
dio de nuestros ochocientos, un siglo convertido en un proyecto de investi- término no es exacto: más bien es
que ha sido estudiado principalmente gación a no ser porque casi simultá- una rada abierta a todos los vien-
desde una referencia bélica y política neamente llegó a mis manos la noti- tos, donde el mar se encuentra ge-
y, en menor grado, también literaria. cia de un simposio internacional, en neralmente picado. Los transeúntes
Pero, en mi encierro, miro al ocho- Bogotá, titulado Landscape Art of the rara vez desembarcan allí, pues las
cientos con los ojos de la historia de Americas: Sites of Human Intervention canoas corren el riesgo de voltearse
la ciencia y la tecnología, e inespera- Across the 19th Century (Arte del pai- por el oleaje y uno, además del pe-
damente, me he topado con la histo- saje de las Américas: sitios de inter- ligro de ahogarse, se expone a ser
ria del arte. vención humana a lo largo del siglo pasto de tiburones”.
XIX) en donde los organizadores esta- Las grandes olas de la “incómoda
Génesis de un proyecto ban solicitando propuestas de ponen- rada” de La Guaira se pueden apre-
Estas líneas tan solo pretenden ser cias desde diferentes países de la re- ciar en varios óleos del artista danés
un avance de algunos resultados pre- gión y con diferentes miradas. Sometí Fritz Sigfred Georg Melbye (1826-
liminares de un proyecto en progreso una propuesta no desde la historia del 1869) (Off Caracas, 1853) y en otros
titulado Buscando a la “máquina” en arte sino desde la historia cultural de de Ferdinand Bellermann (Vista de la
el paisaje tropical venezolano. Junto la tecnología, titulada Buscando a la rada de La Guaira, 1843). En tiempos
con la construcción de puentes, puer- “máquina” en el paisaje tropical vene- coloniales, la Provincia de Caracas
tos, caminos y canales, el siglo XIX zolano la cual fue aceptada. contaba con pocos recursos econó-
vio surgir varias tecnologías nove- micos. Para las autoridades colonia-
dosas como el ferrocarril, la máqui- La máquina y el arte en Venezuela les era más importante mantener
na de vapor, el telégrafo, la genera- Por razones de espacio, en este artí- abierta la vía de comunicación –por
ción y transmisión de electricidad y culo no podemos presentar todos los la montaña El Ávila– que unía a La
los rayos X (descubiertos en 1895) las detalles de esta fascinante historia. Guaira con Caracas y defender mi-
cuales transformaron la producción Vamos a limitarnos entonces a dar litarmente a la ciudad portuaria de
industrial y las formas de transpor- una respuesta general a la pregunta JOSÉ ÁLVAREZ-CORNETT / ARCHIVO los ataques piratas que construir un
tarse y comunicarse y también posi- sobre si el arte del ochocientos reali- muelle para la rada y la aduana de La
bilitaron hacer mejores diagnósticos zado en Venezuela representó o no a máquina; excepto por alguna que otra Guaira; a fines del siglo XVIII, 800 de
médicos. Estas nuevas tecnologías se la máquina y a presentar algunos de- pintura de Rafael Monasterios (1884- los 8000 habitantes de La Guaira eran
aplicaron a las embarcaciones (dán- talles para una sola localidad geográ- 1961) (Tenería de Bocardo, en Catia, soldados de la guarnición militar.
donos, por ejemplo, el barco a vapor) fica: La Guaira con su puerto inglés y 1930) y Armando Reverón (1889-1954) No es que nunca se hubiera inten-
y a la modernización de fábricas, su ferrocarril, también inglés. (Paisaje con locomotora, hacia 1940) tado solucionar el problema de no
minas y ciudades. Aquí, en este tex- Durante el siglo XVIII, la pintura en realizadas en la primera mitad del si- contar con un muelle. En octubre
to, utilizamos la palabra “máquina” la Provincia de Caracas o Venezuela glo XX, ya fuera de nuestro periodo de de 1845, bajo contrato con el Consejo
como una metáfora de la moderni- favoreció la representación de temas Guzmán Blanco estudio2. Municipal de La Guaira, el arquitecto
zación y las tecnologías creadas du- En la Venezuela decimonónica no e ingeniero estadounidense, Thomas
rante el largo siglo XIX (que en la
religiosos y los retratos de personali-
dades. Luego, durante el proceso de fue el gran existieron pintores de paisajes como el Ustick Walter (1804-1887) –famoso ar-
definición de Eric Hausmann trans-
curre desde 1789 hasta 1914).
construcción de la identidad nacio-
nal iniciado en Venezuela a partir de
modernizador artista ecuatoriano Rafael Troya (Coto-
paxi, 1874), el pintor mexicano José
quitecto del Capitolio de los Estados
Unidos– construyó un faro y un taja-
Todo comenzó cuando al estudiar los 1830, en el país no se utilizó a la Na- de la Caracas María Velasco, célebre por sus pintu- mar de unos 110 metros de largo para
intentos del utopismo tecnológico por turaleza como un gran factor unifi- ras de ferrocarriles (Puente de Metlac. que los barcos pudiesen cargar y des-
establecerse en Venezuela durante cador sino que más bien se destacó decimonónica” Puente curvo del Ferrocarril Mexicano cargar en un muelle. No duró mucho.
la segunda presidencia del general la figura heroica de Simón Bolívar y en la cañada de Metlac, 1881) o el pin- En abril de 1846, un mar de leva des-
Carlos Soublette (1843-1847)1, hice de los próceres más importantes de la tor estadounidense George Innes (The truyó la obra4.
una extensa revisión de la literatura Independencia y sus hazañas duran- ellos tampoco mostraron mucho in- Lackawanna Valley, hacia 1856). Hubo entonces que esperar a la lle-
relacionada con el tema la cual me te la guerra independentista (1810- terés por destacar en su arte el im- En resumen, aunque sí existen gada de Antonio Guzmán Blanco al
llevó a leer la obra The Machine in the 1824). Por esta razón, en general y de pacto tecnológico o la presencia de la algunos cuadros realizados por poder (1870-1887) para que se constru-
Garden, de Leo Marx (1964). En ese acuerdo con las necesidades de repre- tecnología en la naturaleza. Entre los artistas extranjeros que muestran la yera un nuevo tajamar. Inspirado en
trabajo, el hoy centenario profesor sentación de la época, los artistas de- pintores venezolanos decimonónicos presencia de la máquina transitando o los ideales positivistas (nociones de
Leo Marx, estudia la relación cimonónicos venezolanos favorecie- que pintaron paisajes están, principal- trabajando en la topografía nacional, orden, progreso y sociedad), aunque
entre el ideal pastoril y la abrupta ron la pintura de temas históricos y mente, Carmelo Fernández (1809-1887) la respuesta general es que las artes ejerciendo un estilo de gobierno deci-
entrada en el paisaje de la tecnología el retrato de personalidades y sosla- y Ramón Bolet Peraza (1836-1876). En- plásticas en Venezuela durante los didamente autocrático y autoritario,
durante el siglo XIX estadounidense yaron la pintura de paisajes. tre quienes pintaron algunos paisajes ochocientos representaron muy Guzmán Blanco fue el gran moderni-
y presenta las preocupaciones y las En el ochocientos, los pintores de –aquí no pretendemos ser exhausti- poco al hecho tecnológico. En el caso zador de la Caracas decimonónica. Se
reacciones ante la industrialización paisajes en Venezuela fueron en su vos– también se encuentran: Ramón de los pintores venezolanos, solo abocó a transformar la ciudad capital
y el hecho tecnológico decimonónico mayoría pintores extranjeros euro- Irazábal (su cuadro de 1839 Vista de destacan los grabados en pequeño para, entre otras razones, hacer que
(la “máquina”) de algunas peos, como los alemanes Ferdinand Caracas, tomada desde la posesión de formato de Ramón Bolet, el único ella fuese más atractiva al capital ex-
personalidades políticas, como Bellermann (1814-1889) y Anton Goe- don Toribio Méndez en Anauco), Ar- artista venezolano de paisajes que tranjero. No solo remodeló y cambió
T h o m a s Je f f e r s o n , y d e l a s ring (1836-1905) quienes, influidos por turo Michelena (de importancia para se ocupó de la máquina y quien nos la imagen cotidiana de Caracas sino
principales f iguras literarias Alejandro de Humboldt, vinieron a esta investigación es su cuadro Vapor dejó, entre otros, el grabado de una que además ordenó construir obras
decimonónicas estadounidenses Venezuela para explorar y pintar la América, 1890) y Martín Tovar y Tovar locomotora (una que, en 1865, apoyaba de infraestructura importantes como
(Ralph Waldo Emerson, Hermann naturaleza venezolana. Por diversas (por ejemplo, Macuto, ca. 1885 y Paisa- en el tendido de una línea férrea entre el acueducto de Caracas e hizo gestio-
Mellville, Nathaniel Hawthorne, razones que aquí no podemos detallar, je del Ávila, 1890). Hasta la creación, Puerto Cabello y El Palito), varios nes para la construcción de una línea
Henry David Thoreau, Mark Twain ellos tampoco se ocuparon mucho de en 1912, del Círculo de Bellas Artes – grabados de puertos venezolanos ferroviaria entre Caracas y La Guai-
y Walt Whitman, entre otros). mostrar a la máquina en el paisaje. un centro cultural independiente del con sus barcos y diversas litografías ra y la creación de un nuevo tajamar
Me encontraba inmerso en la lectu- En raras ocasiones varios artistas Estado–, la pintura venezolana no se de paisajes urbanos (famosa es la para el puerto de La Guaira.
ra de ese texto cuando de pronto sur- venezolanos decimonónicos también ocupó del género paisajístico y cuando cromolitografía de Herique Neun
gió en mí la necesidad de conocer si en pintaron paisajes, pero, igualmente, lo hizo también evitó representar a la La Guaira (1877-78) basada en un (continúa en la página 10)
10 Papel Literario EL NACIONAL DOMINGO 21 DE MARZO DE 2021

VISTA DE MAIQUETÍA, 1896 DE GUSTAVE LANGENBERG. ÓLEO SOBRE TELA, 87 X 150,2 CM / COLECCIÓN DE LA GALERÍA DE ARTE NACIONAL

Vista de Maiquetía. La máquina


distante horizonte marino, cerrado la Alcibíades9, debemos interesar-
por espesos cortinajes de nieblas. nos y poner empeño “en expurgar y
Enfrente y a la izquierda no se apropiarnos conscientemente de la

en el arte venezolano del ochocientos


veían sino cumbres, laderas y hon- grandeza intelectual que nos lega-
donadas. A una vuelta del camino ron nuestros antepasados”. Una his-
desaparecieron el mar, la playa y toria integral de nuestros ochocien-
los cocoteros, para minutos más tos, pensamos, debe incorporar no
tarde reaparecer, y continuar así, solo la historia del arte y la literatu-
(viene de la página 9) grabados que forman el plano de Fue amigo de Rubén Darío, a quien apareciendo y desapareciendo, se- ra realizada en nuestro siglo XIX sino
dicha obra’”. conoció en Costa Rica, de su residen- gún el capricho de la ondulosa vía también la historia de la ciencia y la
En 1883, como parte de las cele- Existe una gran variedad de foto- cia en México le quedó la amistad férrea. A medida que el tren se in- técnica. Es un deber ser que aún nos
braciones del Primer Centenario grafías del ferrocarril inglés –otro con el presidente mexicano Porfirio ternaba en la serranía, más impo- queda por hacer.
del Natalicio del Libertador, Simón nombre con el que fue conocido el Diaz y, al parecer, también fue com- nente y monótono era el paisaje.
Bolívar, financiado con capitales in- ferrocarril Caracas-La Guaira– pe- pañero de estudios de Arturo Miche- A un lado, la cuesta pedregosa del NOTAS
gleses, la empresa The La Guaira ro solamente se conoce un cuadro al lena en París. cerro; al otro lado, el barranco, en 1 Véase: Claeys, Gregory: “John Adolphus
and Caracas Railway Company Li- óleo. Hubo que esperar al año 1896 Por otra parte, y ya para concluir, ciertos lugares profundísimo; por Etzler, Technological Utopianism, and
mited y su contratista James Perry para que el artista germano-esta- la literatura venezolana del ocho- todas partes rocas negruzcas y tie- British Socialism: The Tropical Emi-
and Company de Londres, constru- dounidense Gustave Langenberg cientos no trabajó el tema de los fe- rra árida, color de ocre, de tonos gration Society’s Venezuelan Mission
yeron una línea férrea entre Cara- (1859-1915), quien residió en el país rrocarriles. No tenemos una novela amarillos y rosados, a trechos cu- and Its Social Context, 1833-1848”, The
cas y La Guaira de 36 kilómetros de entre 1895 y 1896, pintara, en un es- venezolana como La bestia humana bierta de raros manchones de ver- English Historical Review, Vol. 101, No.
largo y con un ancho de los rieles tilo airelibrista, al ferrocarril Cara- (1890) de Émile Zola (1840-1902) o co- dura. Algunas quiebras, merced a 399, Apr., 1986, pp. 351-375.
de 91,4 cm (36 pulgadas) la cual fue cas-La Guaira representando al fon- mo las novelas de Benito Pérez Gal- ocultos hilos de agua, provenien- 2 Curiosamente, en el siglo XX fueron los
entregada, el 30 de junio de ese año. do del cuadro al puerto de La Guaira dós (Rosalía, Doña Perfecta, Nazarín tes de la cumbre, lucían una vege- pintores ingenuos Bárbaro Rivas y Feli-
Como lo describe en su libro el geó- con su hermoso tajamar en una com- y La de los tristes destinos) o la oda El tación lozana y rica; pero todas las ciano Carvallo quienes prestaron mayor
grafo alemán, Wihelm Sievers (1860- posición artística titulada Vista de tren expreso (1872) del poeta español demás, no humedecidas nunca, o atención al ferrocarril.
1911), quien consideraba a este ferro- Maiquetía (1896) (ver figura 2), una Don Ramón Campoamor (1817-1901). solo muy de tarde en tarde por el 3 Véase: Perignon de Roncajolo, Leonti-
carril como una obra maestra de la obra que hoy forma parte de la colec- Sin embargo, en la literatura vene- agua del cielo, criaban maleza ar- ne: En Venezuela, 1876-1892. Recuerdos.
ingeniería inglesa: “este ferrocarril ción de la Galería de Arte Nacional zolana encontramos algunos pasajes dida del sol, rastrera y pobre. Por Caracas: Fundación de Promoción Cul-
es un auténtico ferrocarril de mon- (GAN)6. descriptivos que presentan a vapores la orilla del barranco se sucedían tural de Venezuela, 1991, p. 70.
taña, con infinitas líneas en zigzag, Esta es la única pintura al óleo y trenes, y, en especial, a nuestro tren los cactos de grande pencas espino- 4 El diseño y los planos del tajamar des-
numerosos túneles [8; y 15 puentes y conocida de un ferrocarril venezo- guaireño y a su puerto. El ferrocarril sas, en el extremo de algunas de las truido se pueden consultar en un por-
viaductos] y curvas de un radio es- lano decimonónico. Debido a que tiene presencia en las obras: Ídolos cuales resaltaba el higo rojo y áspe- tal dedicado a la obra de Thomas Ustick
pantosamente pequeño, lo cual, sin en Venezuela, Gustave (o Gustavo) Rotos (1901) de Manuel Díaz Rodrí- ro, semejando viva púrpura cuaja- Walter. http://www.philaathenaeum.
embargo, no impide que uno des- Langenberg es un pintor muy poco guez (1871-1927), El hombre de hie- da en los labios de una herida, o in- org/tuw/modern.html
cienda muy rápido, mientras que la conocido, en este proyecto hemos rro (1907) de Rufino Blanco Fombona menso rubí oscuro, casi negro. Y a 5 Sievers, Whihelm: Venezuela, Hamburg:
subida es mucho más lenta”5. también abordado el estudio de su (1874-1944) e Ifigenia (1924) de Teresa lo lejos, muy cerca de las cimas, de L. Friederichsen & Co., 1888, p. 338.
Un par años después, en mayo 1885, vida (investigación en curso). Pode- de la Parra (1889-1936) y, en poesía, en cuando en cuando aparecían, fuer- 6 Misteriosamente, en el catálogo de la
Guzmán Blanco, cuyo segundo man- mos adelantar que Gustave Langen- algunos versos del poeta José Anto- tes y nobles habitantes de la altura, GAN este cuadro aparece bajo la autoría
dato –conocido como el Quinquenio, berg, nació en Düsseldorf, Alema- nio Calcaño (1827-1897). los araguaneyes en flor, interrum- de Gustavo Langenberg Wincklemann,
1879-1884– había ya concluido, pero nia, en 1859, y murió en la pobreza y En la novela Ídolos Rotos, el pro- piendo con sus regios mantos de es- un nombre ignoto para el arte. Desco-
actuando ahora como Ministro Pleni- sin muchos amigos, falleció de peri- tagonista, Alberto Soria, regresa a trellas de oro la uniformidad gris nozco el provenance de la obra (el regis-
potenciario de Venezuela en Europa, tonitis, en la ciudad de Nueva York, Venezuela después de cinco años en de los breñales. tro de los dueños anteriores) antes que
firmó en Londres un contrato con Wi- el 27 de noviembre de 1915. Educa- Europa y desde la cubierta del bu- Soria contemplaba el paisaje, reco- la GAN adquiriese esta pintura. Lanzo
lliam Henry Punchard, William Bell do en las artes en Francia, Alema- que que lo trae de regreso observa giendo sus líneas salientes y sus co- una hipótesis: quizá la pintura pertene-
McTaggart, Francis William Lowther nia y Holanda, Gustave Langenberg el paisaje de La Guaira: “...la costa lores más vivos con ojos expertos, ció a, o fue comisionada por, la casa co-
y William Charles Punchard en don- fue un pintor prolífico de retratos y y los grises peñascos de la playa, las habituados a percibir en todas par- mercial germano-guaireña Winckelmann
de el gobierno de Venezuela otorgó a paisajes, también fue un gran aven- colinas áridas medio sumergidas en tes y en todas partes recoger los ras- & Co. de Johannes Otto Winckelmann
la firma Punchard, McTaggart, Low- turero que le dio la vuelta al mundo el mar, los verdes cocotales y las ca- gos dispersos e infinitos de la multi- (1819-1885) o, al hijo de este, el pintor y
ther & Co. derechos para construir varias veces y participó en la Segun- sas del puerto, agazapadas las unas forme belleza”7. comerciante guaireño Eduardo Winckel-
y operar por 99 años un puerto en la da Guerra de los Boers en Sudáfrica. al pie del monte que sigue la curva Alberto Soria estaba montado en el mann Maitin (c.1854 - 1909) y así, qui-
rada de La Guaira. El 13 de marzo de costanera, desparramadas las otras ferrocarril La Guaira-Caracas, en el zá, pudo haber sido como la obra adqui-
1889, el vapor de bandera alemana, por la misma falda del monte, cues- tren inglés. rió el apellido Winckelmann. En el libro
Albingia, fue el primer barco en atra- ta arriba”. Leonard’s Price Index of Latin American
car en el nuevo muelle. Momentos más tarde, Alberto So- Coda Art at Auction (Susan Theran, 1999; p.
Del diseño de este tajamar nos ria, somnoliento, “en esa ambigüedad Dijo Arturo Uslar Pietri8 que “la ima- 113) en la entrada para “Wincklemann,
ha llegado hasta nosotros un dibu- oscilante de vigilia y de sueño” esta- gen que un pueblo llega a formarse Gustavo Langenberg” se lee: “There is
jo (ver Figura 1) que quizá sea uno ba “en un vagón del tren que le lle- de su historia está entre los agentes no information for an artist with the
de los dos grabados referidos por la vaba a la capital. Sentado contra un más activos de la compresión de su surname Wincklemman [sic]”.
economista y senadora del antiguo ventanillo del vagón, a la derecha, se
Congreso de Venezuela Haydée Cas- Esta es la única asomaba de tiempo en tiempo a ver
presente y de la proyección de su fu-
turo. De la forma en que lleguemos a
7 Díaz Rodríguez, Manuel: Ídolos Rotos.
Madrid: Editorial-América, 1919, pp.
tillo de López, en su libro La Nacio-
nalización del Puerto de La Guaira
pintura al óleo el paisaje, y se complacía en admirar
sus pormenores”:
concebir nuestro pasado depende en
mucho la manera como vamos a en-
9-10
8 Uslar Pietri, Arturo: “El rescate del pa-
(1998): “En su edición del 7 de julio conocida de tender y enfrentarnos a los trabajos sado” en Medio milenio de Venezuela,
de 1885 [el “Diario de La Guaira”] in- “El tren había dejado la costa y su- del presente… La imagen que un pue- Caracas: Monte Ávila Editores, 2da Edi-
forma a sus lectores que el señor H. un ferrocarril bía, simulando amplias ondulacio- blo llega a hacerse de su pasado for- ción, 1992, pp. 473-490.
J. Camegie Williams, ingeniero de la
compañía inglesa para la construc- venezolano nes de serpiente, por los flancos de
la sierra. Lejos, a la derecha, se di-
ma parte esencial de la noción de su
propio ser y determina la concepción
9 Véase: Alcibíades, Mirla: Manuel Antonio
Carreño, Biblioteca Biográfica Venezola-
ción de dicho muelle, puso a la dis-
posición del diario ‘dos hermosos
decimonónico” visaban los últimos cocales, la pla-
ya y su orla de espumas, el mar y el
de su posición ante el mundo”.
Por otra parte, como sugiere Mir-
na, Caracas: C.A. Editora El Nacional,
2005, p. 87.
EL NACIONAL DOMINGO 21 DE MARZO DE 2021
Papel Literario 11

ENSAYO >> EN LAS FRONTERAS ENTRE ARTE Y CIENCIA

Literatura y ciencias:
disparidad y concordancia
“La literatura tes íntimas del sujeto, de ahí nacen
sus construcciones en un ejercicio
te las preguntas prácticas llamadas
experimentos.
navega sin ambages de libertad. Y en la expresión de Nada importante en las ciencias es
ellas afinca buena parte de su efica- accesible a la experiencia directa o
en las corrientes cia conmovedora. Por el contrario, a la experiencia técnicamente auxi-

íntimas del sujeto, la ciencia ha pretendido siempre al-


canzar el “conocimiento objetivo”
liada. Ni los objetos decisivos ni los
procesos determinantes. Nadie ha
de ahí nacen sus (Popper). Pero sin duda hay compo-
nentes objetivos en la elaboración
visto (ni olido, ni tocado…) ni verá
nunca, ni medirá directamente (por
construcciones en un literaria, y no faltan quienes hayan más sofisticada que sea la tecnología
privilegiado la concepción de arte y de medición) un electrón, un mesón
ejercicio de libertad. literatura como saber. Destacan en- pi, un quark, un gene, o el desplie-
Y en la expresión de tre estos Dilthey, Bergson, Cassirer y
Susanne Langer. Ella insistió en que
gue de un procesos cualquiera. Son
conceptos con referentes existentes
ellas afinca buena la intuición del escritor es similar a
la del pensador que Locke llamó “luz
en un mundo inapresable. Tienen
que ser inventados para poder ser
parte de su eficacia natural” propia de la aprehensión de descubiertos.
las relaciones y las formas y no de la Por supuesto, en la búsqueda cien-
conmovedora. percepción de cosas, de contenidos. tífica (cuyos primeros productos
Por el contrario, la Langer insiste “la emoción estéti-
ca surge de lograr un vislumbre de
suelen llamarse hipótesis) la imagi-
nación está doblemente acotada. Por
ciencia ha pretendido realidades inefables”. Por otra par-
te, la objetividad de las ciencias, su
los saberes previos y por la estructu-
ra teórica (ella también construida
siempre alcanzar ingenua confianza filosófica, se ha con imaginación y lógica) en el seno
vuelto “objetividad sin ilusiones” de la cual se esté trabajando. Y por
el ‘conocimiento (Philip Kitcher). Habrá que insistir la necesidad de derivar de la(s) hi-
objetivo’ (Popper)” en que la literatura como arte es un
hacer, no un saber (Etienne Gilson)
pótesis consecuencias observables y
ver si coinciden con las mediciones
y “no se puede decir ni que es verda- posibles. Este paso requiere fraguar
dera ni que es falsa”. la imagen concebida en un lengua-
JESÚS ALBERTO LEÓN je riguroso (matemáticas, preferi-
Coincidencias y consiliencia blemente) que garantice la eficacia
Distinciones Estas reposan en dos fundamentos: deductiva. Hay que ir de una visión
Quizá la diferencia más mencionada uno óntico, el otro epistémico. imaginada del corazón de la realidad
es la supuesta ausencia de emoción El ontológico es la estructura jerár- (ignoto, inabordable) a característi-
en las ciencias y su notoria presen- quica del mundo, su multiplicidad cas correspondientes de la piel de esa
cia en la literatura. La obra literaria concatenada de estratos, la determi- realidad, esta sí accesible al tacto de
recoge emoción y la suscita. El pro- nación de muchas características de la observación y de la medición. Un
ducto científico es obra de la inteli- las capas más superficiales por enti- desmentido a este nivel puede derri- FAUSTO (1889) JOSÉ URÍA Y URÍA / MUSEO DEL PRADO
gencia desnuda y solo esta sirve pa- dades y procesos que operan en las bar la hipótesis. Una confirmación,
ra evaluarlo. Pero no hay acción de capas más hondas. en cambio, no la convalida, simple- saciones sino que trata de tener un evanescente que sea su materiali-
la inteligencia que no sea impulsada El epistemológico es la problemáti- mente la deja abierta a otras confron- porvenir. Se podría decir que la ima- dad. Y al hacerlo descifran a su mo-
por palancas emotivas y hasta la más ca accesibilidad cognoscitiva de las taciones (Popper). gen poética, en su novedad, abre un do estratos ocultos o inusitados de la
austera estructura teórica provoca a capas hondas: lo patente no trasun- En la literatura y las artes, en cam- porvenir al lenguaje”. realidad, inalcanzables para la expe-
veces emoción estética entre los en- ta sin esguinces lo latente. En conse- bio, la imaginación emprende vuelo Bachelard ha ido al extremo de con- riencia ordinaria pero revelados indi-
tendidos. Recuérdese la “pasión de cuencia las ciencias deben recurrir a con menos lastre. Inventa así un re- siderar a la imaginación como la fa- rectamente a través del esplendor del
comprender” de Sartre y la “concu- la imaginación con tanta asiduidad pertorio de emociones, de posibilida- cultad de superación del hombre, la ejercicio creativo.
piscencia del conocimiento” del per- como las artes, como la literatura. des vitales, mediante un manejo más facultad de sobrehumanidad, y ha di- Asimismo van las diversas artes
sonaje de Umberto Eco en El nombre El saber es un cuerpo construido, libre de las imágenes. Gaston Bache- cho “se debe definir al hombre por el y las ciencias integrándose en una
de la rosa. tejidos con hilos sacados en parte de lard ha escrito “la imaginación no es, conjunto de las tendencias que lo im- simbiosis que William Whevell llamó
Contraponer intuición versus ló- la imaginación. De allí que haya qui- como sugiere la etimología, la facul- pulsan a sobrepasar la humana con- “consiliencia”, término recogido por
gica como instrumento de aprehen- zá tanto ejercicio poiético, productivo, tad de formar imágenes de la reali- dición”. Al hundir ambas sus raíces E.O. Wilson como título de su libro
sión, potencias constructivas que en la búsqueda científica como en la dad, es la facultad de formar imáge- en la imaginación, artes y ciencias Consilience: la unidad del conocimien-
guían la elaboración de literatura construcción artística. nes que sobrepasan la realidad, que forman parte capital de esas tenden- to (1998) para referirse a esa síntesis
(arte) y ciencias y modos de enfren- El conocimiento no es (no puede cantan la realidad”. Y aunque el len- cias y ayudan a configurar el hori- que va avanzando para constituir la
tarse a los productos de estas, ha sido ser) un espejo. Tampoco se le extrae guaje (plástico, verbal,…) impone sus zonte definitorio del ser humano. “tercera cultura” (término de Broc-
trajinado. Pero ambas se usan en ca- de las entrañas del ser mediante par- restricciones, es en la lucha contra Artes y ciencias son actividades kman) concebido como oposición a
da una de las dos actividades sin que to directo. Hay que gestarlo afuera estas resistencias como se constru- creativas, producen mundo, dan ori- la famosa diatriba que provocó C.P
se les pueda atribuir separadamente como una réplica cuyo parecido con yen las obras. Estas no solo son ex- gen a nuevas presencias (las teorías Snow con su texto “Las dos Cultu-
a una u otra. el oculto (presunto) modelo no pue- ploración de imágenes posibles con el científicas, las producciones litera- ras” publicado en 1959 y en versión
Veamos las oposiciones subjetivi- de ser corroborado ahí mismo, sino instrumento del lenguaje, sino explo- rias –poesía, cuentos, novelas– las corregida en 1964. Mencionemos para
dad versus objetividad y expresión a través de complicadas inferencias ración del lenguaje mismo. De nue- obras plásticas –pintura, escultura- terminar el libro póstumo de Francis-
versus conocimiento. La literatura trazadas en compañía de la duda vo Bachelard: en el arte “la palabra también arquitectura, cine, fotogra- co Fernández Buey Para la Tercera
navega sin ambages en las corrien- (invitada permanente) y median- no se limita a expresar ideas o sen- fía artística…) radiantes, por más Cultura (2013).

De la ciencia a la literatura. Un fragmento


“La ciencia se dice, la literatura se escribe; otra diferencia: ambas son discur-
sos (la idea del logos en la antigüe-
je, que desde ese momento quedará
relegado al rango de instrumento o
la literatura pretende el desmorona-
miento de los conceptos esenciales
la una va guiada por la voz, la otra sigue a la dad expresaba esto perfectamente),
pero el lenguaje que constituye a la
de “buen estilo”, mientras que du-
rante la Edad Media la cultura hu-
de nuestra cultura, a la cabeza de los
cuales está el de lo “real”. Desde el
mano; no es el mismo cuerpo, y por tanto una y a la otra no está asumido por mana, bajo la especie del Septenium, punto de vista político, por medio de
la ciencia y la literatura de la misma compartía casi a partes iguales los la profesión y la ilustración de que
no es el mismo deseo, el que está detrás de manera, o, si se prefiere, ciencia y li- secretos de la palabra y los de la ningún lenguaje es inocente, y de la

la una y el que está detrás de la otra” teratura no lo profesan de la misma


manera. El lenguaje, para la cien-
naturaleza.
Muy por el contrario, en la literatu-
práctica de lo que podríamos llamar
el “lenguaje integral”, la literatura
cia, no es más que un instrumento ra, al menos en la derivada del clasi- se vuelve revolucionaria. Así pues,
que interesa que se vuelva lo más cismo y del humanismo, el lenguaje en nuestros días resulta ser la litera-
ROLAND BARTHES teratura, como la ciencia, es metódi- transparente, lo más neutro posi- no pudo ya seguir siendo el cómodo tura la única que soporta la respon-
ca: tiene sus propios programas de ble, al servicio de la materia cientí- instrumento o el lujoso decorado sabilidad total del lenguaje; pues si
La literatura posee todas las carac- investigación, que varían de acuerdo fica (operaciones, hipótesis, resulta- de una “realidad” social, pasional o bien es verdad que la ciencia nece-
terísticas secundarias de la ciencia, con las escuelas y las épocas (como dos) que se supone que existe fuera poética, preexistente, que él estaría sita del lenguaje, no está dentro del
es decir, todos los atributos que no la varían, por su parte, los de la cien- de él y que Ie precede: por una parte, encargado de expresar de manera lenguaje, como la literatura; la pri-
definen. Tiene los mismos conteni- cia), tiene sus reglas de investiga- y en principio, están los contenidos subsidiaria, mediante la sumisión a mera se enseña, o sea, se enuncia y
dos que la ciencia: efectivamente, no ción, y, a veces, hasta sus pretensio- del mensaje científico, que lo son to- algunas reglas de estilo: el lengua- expone, la segunda se realiza, más
hay una sola materia científica que, nes experimentales. Al igual que la do, y, por otra parte, a continuación, je es el ser de la literatura, su pro- que se transmite (tan solo su histo-
en un momento dado, no haya sido ciencia, la literatura tiene una mo- está la forma verbal que se encarga pio mundo: la literatura entera está ria se enseña). La ciencia se dice, la
tratada por la literatura universal: ral, tiene una determinada mane- de expresar tales contenidos, y que contenida en el acto de escribir no ya literatura se escribe; la una va guia-
el mundo de la obra literaria es un ra de extraer de la imagen que de sí no es nada. No es ninguna casua- en el de “pensar”, “pintar”, “contar”, da por la voz, la otra sigue a la mano;
mundo total en el que todo el saber misma se forma las reglas de su ac- lidad que, a partir del siglo XVI, el “sentir”. Desde el punto de vista téc- no es el mismo cuerpo, y por tanto
(social, psicológico, histórico) ocupa tividad, y de someter, por tanto, sus desarrollo conjugado del empiris- nico, y de acuerdo con la definición no es el mismo deseo, el que está de-
un lugar, de manera que la litera- proyectos a una determinada voca- mo, el racionalismo y la evidencia de Roman Jakobson, lo “poético” (es trás de la una y el que está detrás de
tura presenta ante nuestros ojos la ción de absoluto. religiosa (con la Reforma), es decir, decir, lo literario) designa el tipo de la otra.
misma gran unidad cosmogónica de Queda un último rasgo que ciencia el desarrollo del espíritu científico mensaje que tiene como objeto su
que gozaron los griegos antiguos, y y literatura poseen en común, pero (en el más amplio sentido del térmi- propia forma y no sus contenidos. *Fragmento del artículo publicado origi-
que nos está negando el estado par- este rasgo es, a la vez, el que las se- no) haya ido acompañado de una re- Desde el punto de vista ético, es sim- nalmente en The Times Litterary Suple-
celario de las ciencias de hoy. La li- para con más nitidez que ninguna gresión de la autonomía del lengua- plemente a través del lenguaje como ment, 1967. Traductor no identificado.