Está en la página 1de 20

REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA EDUCACION


UNIVERSIDAD POLITECNICA TERRITORIAL DE ARAGUA
TALLER DE ELECTRICIDAD
TRAYECTO III

Energí
a solar
térmica

Integrantes:
Caldera Jesús #25.430.214
Bracho Ronald #26.425.695
González Vidal #26.280.984
Wilson Baudis #25.850.371

Maracay, mayo del 2018


Introducción

A continuación describiremos y desarrollaremos los puntos referente al amplio tema


como es la energía solar térmica definiendo la misma , hablando al igual sobre sus
aplicaciones , sistemas receptores, componentes al igual que de las centrales de alta
temperatura y baja temperatura aclarando y explicando diversos puntos referentes al tema
como por ejemplo la
Recibe el nombre de energía solar aquella que proviene del aprovechamiento directo de la
radiación del sol, y de la cual se obtiene calor y electricidad. El calor se obtiene mediante
colectores térmicos, y la electricidad a través de paneles fotovoltaicos.

En los sistemas de aprovechamiento térmico el calor recogido en los colectores solares


puede destinarse a satisfacer numerosas necesidades, como por ejemplo: obtención de agua
caliente para consumo doméstico o industrial, o bien para fines de calefacción, aplicaciones
agrícolas, entre otras.

Los paneles fotovoltaicos, que constan de un conjunto de celdas solares, se utilizan para la
producción de electricidad, y constituyen una adecuada solución para el abastecimiento
eléctrico en las áreas rurales que cuentan con un recurso solar abundante. La electricidad
obtenida mediante los sistemas fotovoltaicos puede utilizarse en forma directa, o bien ser
almacenada en baterías para utilizarla durante la noche.

Origen de la energía solar


El origen de la energía que el sol produce e irradia está en las reacciones nucleares que
ininterrumpidamente se realizan en el interior, en ellas los átomos de hidrógeno, que es el
elemento más abundante en el sol, se combinan entre sí para formar átomos de helio y, al
mismo tiempo, una pequeña parte de la masa de dichos átomos se convierte en energía, de
acuerdo con la famosa fórmula de Einstein: E=mc2, la cual fluye desde el interior hasta la
superficie y de allí es irradiada hacia el espacio en todas las direcciones. La intensidad de la
energía radiante del sol en el exterior de la atmósfera terrestre es de 1353 W/m2 como
promedio anual। Entonces, la potencia solar sería de 1353 W/m2 x 510000000 Km2 = 69 x
1016 W। Pero en realidad, cuando esta energía atraviesa la atmósfera, se reduce a un cuarto
de su valor। Esa potencia abastecería al consumo de una población mundial veinte veces
más grande que la del año 2000। Sin embargo, el cálculo tiene limitaciones técnicas y
económicas. Para la recolección de la energía solar en gran escala se requieren grandes
áreas. Además los mejores lugares de radiación solar en el mundo son los más remotos y
desérticos. Otra limitación es la intermitencia de la radiación solar, variable durante el día y
los distintos meses del año, siendo nula por la noche.

Potencial de la energía solar térmica

Puede estimarse que la emisión solar total al espacio, asumiendo una temperatura del Sol de
5.760 K, es de 3,84 • 1026 W. No obstante, solo una diminuta fracción de ella es
interceptada por la Tierra, debido a que la energía recibida es inversamente proporcional al
cuadrado de la distancia al Sol (150 millones de kilómetros).

La potencia recibida en la parte superior de la atmosfera sobre una superficie perpendicular


al rayo de sol, en el caso de una distancia al Sol promedio, se denomina constante solar,
cuyo valor aproximado es de 1.367 kW/m2. Esta cantidad se reduce hasta
aproximadamente 900 W/m2 cuando atraviesa la atmosfera y llega al suelo.

La distribución de la energía solar que llega a la Tierra no es uniforme. En la


caracterización de la radiación solar incidente en la Tierra, con el objeto de estimar el
potencial solar, intervienen diversos factores. Entre estos factores pueden señalarse:

• Las condiciones climatológicas, que influyen en el grado de nubosidad, la turbidez


atmosférica, viento predominante, etc.

• Época del año.

• La latitud del lugar.


• Orientación de la superficie receptora.

Energía solar pasiva

En el diseño de edificios solares pasivos, ventanas, paredes y pisos están hechos para
recolectar, almacenar y distribuir energía solar en forma de calor en el invierno y rechazar
el calor solar en el verano. Esto se llama diseño solar pasivo porque no implica el uso de
dispositivos mecánicos y eléctricos.

La clave para diseñar un edificio solar pasivo es aprovechar al máximo


el clima local realizando un análisis del sitio preciso. Los elementos a considerar incluyen
la colocación y el tamaño de la ventana, y el tipo de acristalamiento,
el aislamiento térmico, la masa térmica y el sombreado. Las técnicas de diseño solar pasivo
se pueden aplicar más fácilmente a los edificios nuevos, pero los edificios existentes se
pueden adaptar.

Las leyes de la termodinámica juegan un papel fundamental en este aspecto ya que las
transferencias de calor y temperatura son la base de la energía solar pasiva.

Diferencias entre la energía solar activa y la energía solar pasiva

La energía solar se puede aprovechar básicamente de dos formas:

 Mediante la energía solar activa (energía solar fotovoltaica y energía solar térmica)
 Mediante la energía solar pasiva.

La diferencia principal está en que en la energía solar activa hay un proceso de


transformación energética. Mediante paneles fotovoltaicos transformamos la energía solar
en energía eléctrica o mediante paneles solares térmicos transformamos la energía solar en
energía calorífica.

La energía solar pasiva son las técnicas que permite aprovechar la energía solar
directamente sin tener que procesarla. Por ejemplo, dependiendo del diseño arquitectónico
en la construcción de edificios se puede mejorar considerablemente el aprovechamiento
energético natural.

Técnicas para el aprovechamiento solar pasivo

La energía solar pasiva utiliza componentes tales como la construcción de paredes, suelos,
techos, ventanas, elementos de construcción exteriores y paisajismo para controlar el calor
generado por el sol. Los diseños de calefacción solar intentan atrapar y almacenar la
energía térmica de la luz solar directa. El enfriamiento pasivo minimiza los efectos de la
radiación solar a través de sombreado o la generación de corrientes de convección de aire
de ventilación.

Un aspecto importante en el diseño de edificios para el aprovechamiento de la energía solar


pasiva está en saber gestionar el flujo de corrientes de aire dentro el edificio para capturar el
calor en invierno y disiparlo al exterior en verano.

La iluminación natural, y la calefacción y refrigeración pasivas son los principales


conceptos solares.

Un buen diseño arquitectónico también nos permite mejorar la iluminación natural. Un


edificio comercial puede reducir su factura de electricidad mediante el uso de la luz natural.
Se va a crear un ambiente agradable y reducir los costos de aire acondicionado, porque
también es considerable la cantidad de calor generado por las bombillas y loas fuentes de
iluminación artificial.

Beneficios de la energía solar pasiva

La energía solar pasiva ser caracteriza por su bajo coste para la realización de su trabajo. A
veces, este coste es incluso nulo. El coste de mantenimiento es muy reducido. Durante su
funcionamiento no se emiten gases de efecto invernadero. A pesar de ello, se continúa
trabajando para una mejor optimización del rendimiento y beneficio económico.

Esto no impide que sea necesario seguir trabajando optimizando los sistemas para obtener
un mayor rendimiento y beneficio económico. El ahorro y la eficiencia en el consumo de la
energía dependen del tamaño de una instalación (ya sea renovable o convencional). Estos
criterios resultan un mayor beneficio económicos si son criterios que se consideran desde el
principio.

Las tecnologías solares pasivas ofrecen importantes ahorros, sobre todo en lo que respecta a
la calefacción de espacios. Combinadas con tecnologías solares activas, como la energía
solar fotovoltaica, pueden convertirse, además, en una excelente fuente de ingresos.

Energía solar activa

La energía solar activa clasifica las tecnologías relacionadas con el aprovechamiento de la


energía solar que utilizan equipamientos mecánicos o eléctricos para mejorar el
rendimiento o para procesar la energía obtenida ya sea convirtiéndola en energía eléctrica o
mecánica. Estos equipamientos pueden ser ventiladores, bombas de agua, etc.

Por el contrario, los sistemas solares que no utilizan estos dispositivos se clasifican como
sistemas de energía solar pasiva.
Ejemplos de energía solar activa

Las aplicaciones de la energía solar activa se pueden clasificar de dos tipos:

 Energía solar térmica


 Energía solar fotovoltaica

Centrales solares termoeléctricas de media temperatura

Como ya se ha apuntado, la tecnología principal de las centrales solares termoeléctricas de


media temperatura se apoya en los colectores cilindro parabólicos aplicada a la producción
de electricidad, en la que fue pionera la planta DCS (Distributed Colector System, 1981) de
la Plataforma Solar de Almerfa, la cual goza de elevada madurez técnica y comercial. Esto
es debido a la valiosa experiencia aportada por las plantas solares SEGS (Solar Electric
Generating System) de California. Estas nueve plantas, construidas entre 1984-1991 y
situadas en el desierto de Mojave (Barstow), cuentan con un campo de colectores cuya
extensión supera los 2 millones de metros cuadrados y utilizan como fluido termo portador
aceites sintéticos. Representan un total de 354 MW conectados a la red eléctrica,
distribuidos en plantas con potencias entre 14 y 80 MW sin sistemas de almacenamiento
térmico (excepto una) y con calderas auxiliares de gas. Anualmente, suministran 800
millones de kWh a un coste de generación de 0,12-0,14 €/kWh. Aunque la tecnología
SEGS está totalmente disponible en la actualidad, no resulta competitiva en la mayor parte
de los mercados si no disponen de algún tipo de incentivo fiscal o ayuda económica
externa, sin embargo son sistemas de escaso riesgo tecnológico debido fundamentalmente a
la gran cantidad de horas de operación acumuladas en las plantas existentes.

Entre las vías más empleadas de reducción de costes destacan: el aporte energético auxiliar
a partir de combustibles fósiles (centrales híbridas), la integración de los colectores sola –
res en plantas de ciclo combinado, la utilización de métodos innovadores de concentración
solar (reflectores lineales de Fresnal, desarrollados en la Universidad de Sídney, etc.), así
como la generación directa de vapor en los propios tubos receptores de los colectores.
Adicionalmente, existen iniciativas para desarrollar sistemas de almacenamiento térmico en
centrales solo solar y aumentar la durabilidad de los tubos absorbedores. Así, pese a la
limitación tecnológica que supone que la máxima temperatura de trabajo de este tipo de
colectores no supere los 450 oC, la incorporación de todas estas mejoras, la previsible
producción en masa de los componentes y la aparición de un mayor número de
suministradores, podrán permitir reducir los costes de generación a 0,08 €/kWh, a medio
plazo, siendo el objetivo a conseguir un precio de 0,04 €/kWh.

El elevado grado de avance y el interés de la tecnología de los colectores cilindro-


parabólicos para la producción de electricidad contrasta con la falta de desarrollo de la que
adolece la de otras posibles aplicaciones que también resultan interesantes para este tipo de
colectores, como son el calor de proceso y generación de vapor para procesos industriales
en sectores como alimentación, textil o papel, que requieren temperaturas del orden a las
obtenidas con estos sistemas, así como también climatización industrial. Los países
ubicados en el denominado Cinturón solar terrestre poseen unas condiciones climáticas que
hacen muy atractivas estas aplicaciones, sin embargo, la falta de colectores solares y
equipos industria – les adaptados para este tipo de usos, hace necesaria una fuerte actividad
de I + D que permita alcanzar el mismo nivel de desarrollo que la generación de
electricidad. Por ello, la Agencia Internacional de la energía (IEA) está promoviendo
diversas tareas (Solar Heat for Industrial Processes, (SHIP), etc.) con el fin de aprovechar
las experiencias y conocimientos que sobre energía solar térmica aplicada a procesos
industriales poseen las distintas entidades internacionales.

Componentes o elementos principales de un CCP y Configuración del campo de


colectores

CCP: Superficie refractiva

 Conjunto de espejos de tecnología vidrio-metal fabricados con forma parabólica.


 La reflectividad de estos espejos es superior al 92% para las longitudes de onda que
componen la mayoría del espectro de radiación solar.

CCP: Tubos absorbedores

El tubo absorbedor es uno de los elementos fundamentales de todo CCP. Se compone de los
siguientes elementos

 Tubo absorbedor: tubo de acero inoxidable con recubrimiento selectivo por el que
circula el aceite transmisor de calor.
 Tubo de vidrio: con recubrimiento anti reflexivo para una mayor transmisión solar.
El vacío entre el absorbedor y el tubo de cristal suprime la propagación de calor.
 Dilatador (fuelle): absorbe dilataciones térmicas.
 Getter: mantiene el vacío

Configuración del campo de colectores

Dependiendo de la manera en que se alimente de fluido térmico el campo de colectores,


existen tres tipos fundamentales de configuración.
• De retorno directo.

• De retornos invertidos.

• De alimentación central.

En todos los casos la tubería de salida (la más caliente) es la más corta de cara a minimizar
las perdidas térmicas.

La configuración de retorno directo es la más simple y la que más se ha utilizado. El


principal inconveniente que presenta, es el desequilibrio entre las presiones a la entrada y a
la salida de cada línea (distinta longitud de tuberías), y por lo tanto, en el flujo que circula
por cada una de ellas, a no ser que se instalen válvulas que equiparen las diferencias de
presión en todas las líneas con el consiguiente aumento de la caída de presión total en el
circuito y el consumo de la bomba. Otra posibilidad de compensar el flujo es aumentar el
tamaño de las tuberías de distribución y recogida del fluido transmisor del calor a las líneas,
pero eso implica un coste superior.

Con la configuración de retorno invertido se consigue balancear el flujo con un menor


consumo en la bomba, pero con un coste mayor y un aumento de las perdidas térmicas
debido al aumento de la longitud de las tuberías.

La configuración con alimentación centrada necesita válvulas de homogeneización del flujo


en las líneas, pero reduce la cantidad de conducciones necesarias al eliminar una tubería
que recorre la longitud total del campo de colectores, con lo que el balance total no es muy
próximo al del retorno invertido. Dado que esta configuración es la que presenta más
ventajas en la operación de la planta, al permitir el paso con vehículos al espacio entre las
filas de colectores sin necesidad de enterrar las tuberías, es probablemente la mejor opción.

Conviene señalar que una alternativa a las válvulas de compensación del flujo es el
disminuir el diámetro de la tubería de alimentación de los colectores y el aumentarlo en la
de salida de cara a mantener una velocidad constante en los distribuidores y compensar por
tanto el caudal por las diferentes líneas en su instalación.

Además de determinar la configuración general del campo de colectores es necesario


determinar el caudal óptimo y el número de colectores que se han de colocar en serie y en
paralelo. Si la temperatura de salida de colectores esta impuesta por el proceso, como en el
caso de la producción de electricidad, el caudal tiene que variar en función de la radiación.
Si la temperatura de salida puede fluctuar dentro de unos márgenes amplios y el caudal se
mantiene constante, el flujo óptimo se calcula teniendo en cuenta la variación de la
eficiencia del colector y del generador de vapor con el caudal (mayor a grandes caudales) y
la potencia consumida por la bomba. Si se reduce el Flujo masivo Mc, la eficiencia del
intercambiador cae ligeramente debido a la disminución del coeficiente de intercambio de
calor del fluido, por lo que teniendo en cuenta que el calor transferido en el intercambiador
es McBT, se divide por dos Mc, la temperatura en el intercambiador será ligeramente
inferior al doble de la temperatura inicial. Como la eficiencia del intercambiador suele ser
bastante alta, se tiene que la temperatura a la entrada de los colectores prácticamente no
variara al reducir el caudal a la mitad, mientras que la temperatura de salida aumentara
considerablemente, lo que implica unas mayores pérdidas térmicas y por tanto una
disminución en la energía colectada. A partir de lo que se acaba de exponer, se deduce que
se necesita un caudal lo suficientemente grande para mantener una temperatura de salida lo
mas pequeña posible, pero no tan grande que origine un consumo parasito excesivo. Por
otra parte, se necesita un intercambiador que disminuya al máximo la temperatura de
entrada y que a la vez no provoque demasiadas perdidas de carga.

Los elementos de conexión entre colectores adyacentes son críticos en una instalación de
colectores cilindro parabólicos, ya que las exigentes condiciones de trabajo hacen que estos
sean unos de los puntos de fallos más frecuentes. Actualmente se emplean dos tipos de
uniones: conductos flexibles y juntas rotativas, presentando estas últimas mejor
comportamiento. Las empresas norteamericanas ATS suministradora de las instaladas en
las plantas SEGS e Hyspan fabrican este tipo de juntas.

Centrales solares termoeléctricas de alta temperatura

Cabe hablar de dos tipos distintos de centrales termoeléctricas de alta temperatura: de torre
central y de discos parabólicos. Además del horno solar, utilizado fundamentalmente para
ensayos de materiales.

Los sistemas de receptor central (Figura 5.63), después de la fase de escalado y


demostración del concepto, se encuentran hoy en día comenzando su primera etapa de
explotación comercial. El ensayo de más de 10 pequeñas instalaciones experimentales de
este tipo (0,5-10 MW), principalmente en los años 80 del pasado siglo, sirvió para
demostrar la viabilidad técnica del concepto y su capacidad para operar con grandes
sistemas de almacenamiento térmico. La experiencia más extensa ha tenido lugar en varios
proyectos desarrollados en las plantas piloto Solar One y Solar Two en Barstow
(California) y en la Plataforma Solar de Almerfa.

Solar One, con una potencia de 10 MW, se mantuvo operativa de 1982 a 1988 y utilizo
vapor de agua como fluido termo portador. La ausencia de un sistema eficiente de
almacenamiento térmico en Solar One condujo al desarrollo de la tecnología de sales
fundidas. El proyecto Solar Two realizado en California, entre 1996 y 1999 ha demostrado
el bajo coste y la fiabilidad de la sales como fluido térmico.

Al mismo tiempo, en la Plataforma Solar de Almerfa, se validó el concepto de receptor


volumétrico refrigerado por aire con el Phoebus Technology Solar Air Receiver en la planta
TSA, de 1 MW y con un sistema de almacenamiento térmico en pellets cerámicos.

Los distintos proyectos de desarrollo tecnológico que han tenido lugar desde entonces han
permitido ir mejorando componentes y procedimientos, de modo que hoy en día las
predicciones establecen valores de eficiencia del sistema, conversión de solar a electricidad,
del 23% en punto de diseño y del 20% anual. A pesar de todo, el gran reto pendiente para
los sistemas de receptor central es la puesta en marcha de una primera generación de
plantas comerciales operando en régimen de conexión a red y competitivas en las
condiciones del mercado energético actual. Las tres tecnologías de receptor central que se
utilizan en las primeras plantas comerciales en España están basadas en el uso como fluido
termo portador de sales fundidas (SOLAR TRES), vapor saturado (PS10) y receptor
volumétrico refrigerado por aire (Proyecto de demostración SOLGATE). La utilización de
este último fluido evita la limitación en temperatura de las sales, la complejidad del control
de la generación de vapor, además de permitir rangos más altos de temperatura de trabajo y
funcionamiento en sistemas de generación eléctrica basados en ciclos combinados (turbina
de gas y posteriormente de vapor), con lo que se obtienen mayores rendimientos de planta.

Central solar Chimenea:

Estos sistemas se caracterizan por su sencillez constructiva y la ausencia de impacto


ambiental, y con el apoyo de los relieves naturales de la superficie de la tierra, las
montañas, podrán alcanzar incluso los 3.000 metros de altura, generándose mayores
potencias.

Actualmente, la empresa alemana Schlaich, Bergermann und Partner (SBP) está llevando a
cabo un proyecto en fase de ejecución en Australia, que verá la luz en este año 2009, para la
construcción de una central de 200 MW que dispondrá de un tiro térmico acentuado gracias
a una chimenea de 1000 metros de altura.

En España, esa misma empresa, junto con las españolas Campo 3 e Imasa, son las
encargadas de la construcción y explotación, junto con la Universidad de Castilla la
Mancha y el Ministerio de Fomento, de una chimenea solar de 750 metros de altura y 40
MW en la localidad de Fuente del Fresno (Ciudad Real). Su construcción comenzó en 2007
con un presupuesto de 240 M€. El campo colector de esta central actuara, además, de
invernadero de cultivos hortofrutícolas. Esta tecnología haMa sido ensayada previamente
en España, donde, en 1982 SBP instalo una planta piloto de 50 kW en Manzanares (a 150
km de Madrid), con una torre de 195 metros y un campo colector de 240 metros de
diámetro. La empresa francesa OTH, con su proyecto Elioth, es también pionera en el
desarrollo de esta tecnología.

A diferencia de los colectores cilindro-parabólicos, donde el panorama está claramente


dominado por la tecnología LS3, existe una gran diversidad de opciones tecnológicas en el
campo de los SRC. Aunque hay que hacer notar que no todas las opciones son hoy por hoy
viables. De hecho, algunas de ellas han sido abandonadas, como el empleo de sodio como
fluido de trabajo en receptores y sistemas de almacenamiento, debido a la peligrosidad
asociada al manejo y almacenamiento del sodio, y otras, como los receptores de absorción
directa, no han llegado a superar la fase puramente experimental.

Aun a riesgo de simplificar, puede decirse que existen 3 conjuntos básicos de opciones
tecnológicas disponibles y suficientemente demostradas. Todos ellos se apoyan, hoy por
hoy, en la tecnología de heliostatos de vidrio-metal, ya que los heliostatos de membrana
tensa no han cumplido de momento las expectativas ni en cuanto a coste ni a
funcionamiento. Estos conjuntos son:

• Sistemas de sales fundidas en receptor y almacenamiento, con receptor tubular externo,


ciclo Rankine (turbina de vapor). Desarrollados principalmente en Estados Unidos.

• Sistemas de agua-vapor en receptor, con almacenamiento en sales, aceite térmico, o vapor


a presión, con receptor tubular externo o de cavidad, ciclo Rankine (turbina de vapor).
Desarrollados en Estados Unidos y Europa.

• Sistemas de receptor volumétrico de aire abierto (a presión atmosférica), con


almacenamiento en rocas o similar, ciclo Rankine (turbina de vapor). Desarrollados
principalmente por industrias suizas y alemanas.

Sistema de receptor central

Un SRC es un sistema termo solar de concentración en el que el sistema colector está


compuesto por un grupo, más o menos numeroso, de concentradores individuales llamados
heliostatos, que dirigen la radiación solar concentrada hacia un receptor central,
normalmente situado a una cierta altura sobre el suelo en una torre. Los componentes
principales de un SRC son:

•El sistema colector o campo de heliostatos.


•El receptor.
•La torre (puede no existir).
•El sistema de control.

Además de los anteriores, en una central termoeléctrica de receptor central existen otros
Componentes o subsistemas, como son:

•El sistema de almacenamiento térmico (puede no existir).


•El sistema de producción de potencia.
•El sistema auxiliar.
Sistema de discos parabólicos

Los sistemas de disco parabólico son estructuras individuales que tienen anexo el receptor
de la radiación solar concentrada. Están formadas por un soporte en el que se instala el
elemento reflectante en forma de disco parabólico que forma el concentrador de la energía
solar. La estructura también incluye un sistema orientador de forma que se aprovecha al
máximo la energía del sol y además se proyecta de forma adecuada hacia el receptor. Para
hacer funcionar este mecanismo hace falta además un sistema de control de forma que
quede automatizado.

El concentrador puede ser de varios tipos, uno de ellos está formado por una única
membrana tensionada en la que se pone un film reflectante que puede ser metálica o de
vidrio. Otro tipo está formado por espejos curvados que en su conjunto forman el disco
parabólico. Además estos espejos pueden ser alineados individualmente. Hay más tipos en
los que el concentrador está formado por “pétalos” que generan una forma paraboloide u
otros en los que está formado por varias membranas tensionadas con el inconveniente de
que se alinean más difícilmente.

El receptor está ubicado en el área focal del disco parabólico donde llega la energía solar
concentrada y se transforma en energía térmica. Normalmente en el receptor de los sistemas
de disco parabólicos hay un elemento que funciona de manera distinta a como lo hacen en
las otras centrales termoeléctricas. Si en las otras se utilizaba la energía térmica para
calentar un fluido que normalmente es agua o sales fundidas para luego expandir vapor de
agua en una turbina y con ésta generar electricidad, en los sistemas de discos parabólicos al
ser unidades individuales se utiliza un motor de stirling. Aquí el principio de
funcionamiento es el trabajo realizado por la expansión y contracción de un gas
(normalmente helio, hidrógeno, nitrógeno o simplemente aire) al ser obligado a seguir un
ciclo de enfriamiento en un foco frío, con lo cual se contrae, y de calentamiento en un foco
caliente (el receptor de la energía solar en este caso), con lo cual se expande. Es decir, es
necesaria la presencia de una diferencia de temperaturas entre dos focos. Posteriormente,
mediante un alternador se transforma la energía mecánica del motor en energía eléctrica.
Existe un elemento adicional al motor, llamado regenerador, que permite alcanzar mayores
rendimientos. El rendimiento de estos motores es bastante elevado, llegando casi al máximo
teórico marcado por el ciclo de Carnot.

Este tipo de tecnología es la más eficiente a la hora de transformar la energía solar en


electricidad de todas las existentes. Cada sistema puede llegar a producir (dependiendo del
diámetro del disco) hasta 25 KW en los sistemas más avanzados. En la Plataforma Solar de
Almería hay discos que tienen 8,5 metros de diámetro y producen 10 KW cada uno.

Horno solar
Un horno solar es una estructura que usa energía solar concentrada para producir altas
temperaturas, usualmente para usos industriales. Reflectores parabólicos o helióstatos
concentran la luz (de insolación) sobre un punto focal. La temperatura en el punto focal
puede alcanzar los 3500 °C, y este calor puede ser usado para generar electricidad, fundir
acero, fabricar combustible de hidrógeno o nano materiales.

El horno solar más grande es el horno solar de Odeillo, situado en Font-Romeu-Odeillo-Via


(Pirineos Orientales, Francia), y fue inaugurado en el año 1970. Emplea un conjunto de
espejos planos para recolectar la luz del sol, reflejándola sobre un gran espejo curvo

Los rayos son enfocados sobre un área del tamaño de una olla y pueden alcanzar una
temperatura de 4.000 °C, dependiendo del proceso instalado, por ejemplo:

 Aproximadamente 1000 °C para receptores metálicos produciendo aire caliente para


la siguiente generación de torres solares como será probado en la central solar
Thémis del Proyecto Pegase.5
 Aproximadamente 1400 °C para producir hidrógeno rompiendo moléculas de
metano.6
 Hasta 2500 °C para probar materiales que serán usados en ambientes extremos tales
como reactores nucleares o vehículos espaciales para reentradas atmosféricas.
 Hasta 3500 °C para producir nano materiales por sublimación inducida solar y
enfriamiento controlado, tal como nanotubos de carbono7 o nano partículas de cinc.8

Se ha sugerido que los hornos solares podrían ser usados en el espacio para proporcionar
energía para usos industriales.

Su dependencia de un clima soleado es un factor limitante como una fuente de energía


renovable en la Tierra pero podría ser combinado con sistemas de almacenamiento de
energía termal para la producción de energía durante días nublados o durante la noche.

Aplicaciones de la energía solar térmica a los combustibles solares y a los procesos


industriales.

Si existe una tecnología integral de energía limpia, con la capacidad de equiparar en


producción, almacenamiento y distribución a la tan extendida industria del petróleo y el
carbón, en el transcurso de una década más o menos, esa sería la termo solar, debido al
nuevo potencial que se ha encontrado en la producción de hidrógeno y el gas de síntesis, los
llamados combustibles solares. Así lo refieren diversos especialistas en el ramo de las
renovables, como el presidente de la Asociación Europea de Energía Termo solar (Estela,
por sus siglas en inglés), en su ponencia de la XI Cumbre Internacional de Concentración
Solar Termoeléctrica: “Los mercados termo solares florecerán en 2018, pues el costo por
kilowatt/hora durante 2017 ha estado por debajo de los 6 céntimos de euro”.
Más aun, el interés en esta tecnología de reactores solares de alta concentración se ha
incrementado, gracias a que ésta hace posible el proceso de los ciclos termoquímicos del
agua para la obtención sustentable de estos combustibles solares; los cuales podrían, en
unos años, alcanzar un auge comercial a una escala tan grande, que se podría hablar de una
revolución energética dentro de algunos años. Esto, porque ofrecen una ventaja que ningún
otro vector de energía renovable puede hacer. Así lo refirió el Instituto Tecnológico de
California (CalTech) en su estudio “Combustibles Solares 2016”: “[Los reactores solares]
ofrecerán la misma cantidad y calidad de combustible a los usuarios finales sin modificar la
infraestructura global actual”. Esto quiere decir que no cambiará el modus operandi de los
consumidores.

La energía solar térmica tiene un enorme potencial de aprovechamiento muy poco


empleado hasta ahora, el sector industrial. La energía solar térmica es capaz de proveer de
forma natural y económica de parte del calor que la industria necesita.

La energía solar térmica es cada vez más utilizada a nivel doméstico para la obtención de
agua caliente sanitaria y como apoyo a la calefacción. Sin embargo esta tecnología tiene
también otro enorme potencial de aprovechamiento que ha sido muy poco empleado hasta
la fecha; el sector industrial. La energía solar térmica es capaz de proveer de forma natural
y económica de parte del calor que la industria necesita.

Aunque pocas, existen ya algunas industrias que han decidido instalar sistemas solares
térmicos y que han comprobado como con esta tecnología es posible reducir el impacto
ambiental al tiempo que obtienen un importante ahorro energético y económico.

Ventajas de la aplicación de la energía solar térmica en la industria

El empleo de la energía solar térmica en la industria aporta no pocas ventajas, de las cuales
destacamos:

Económicas El beneficio económico que se obtiene se deriva del uso que se hace de la luz
del sol para obtener el calor necesario, evitándose, en un porcentaje variable, la compra de
combustibles, lo que implica claramente un ahorro.

La luz del sol es una fuente de energía que nos llega de forma totalmente gratuita aunque
también es cierto que el equipo capaz de captarla y almacenarla no lo es. Sin embargo, con
el ahorro logrado por la no compra de combustible, en un periodo de tiempo de corto a
medio, se recupera el precio de la inversión del equipo solar, quedando aún un número
importante de años en los que la instalación es aprovechable y el ahorro económico total.

Mejora competitividad El disponer de una fuente de energía gratuita permite reducir los
costos de producción. Esta baja de costos repercute en una baja del precio final del
producto sin reducir su calidad. Esto supone una clara ventaja competitiva frente a
industrias competidoras que no empleen esta fuente energética.

Medioambientales La quema de combustibles fósiles provoca la emisión a la atmósfera de


contaminantes tales como el CO2, el dióxido de azufre y otros. El uso de la energía solar
térmica está exenta de estos problemas, por lo que las fábricas que la empleen reducirán de
manera significativa la emisión de estos contaminantes a la atmósfera.

Lo mismo se aplica si la fuente de energía que se usa es la electricidad. En este caso se


evitaría la combustión de carbón, de derivados del petróleo o la reacción termonuclear que
se llevaría a cabo en las centrales de producción eléctrica. Aun considerando que ya existe
en algunos países un aporte significativo de fuentes renovables en las redes eléctricas, por
suerte, los productores de estas suelen primar por ley sobre aquellos en que usan energías
contaminantes, por lo que en caso de existir una menor demanda a causa del empleo
industrial de energía solar, las centrales que dejarán de producir electricidad son las de
recursos contaminantes.

Mejora de las condiciones de trabajo Muchos de los contaminantes expulsados a la


atmósfera en la quema de combustibles fósiles son perjudiciales para la salud. Quemar este
tipo de combustibles en los calentadores de las fábricas llena el entorno inmediato a ellas de
sustancias perjudiciales que puede potencialmente afectar la salud de los que trabajan en
ella. La energía solar al no emitir ningún contaminante a la atmósfera reduce de forma clara
este problema.

Impacto medioambiental por utilizar la energía solar térmica

El sol constituye una ingente fuente de energía limpia y sostenible, sin emisiones tóxicas
contaminantes o emisiones de gases invernadero.

Los potenciales impactos medioambientales asociados a la energía solar, como el uso del
suelo y pérdida de hábitats, el uso de agua así como el uso de materias primas peligrosas en
la fabricación de paneles y otros componentes de las instalaciones solares, varían mucho en
función de la tecnología empleada para aprovechar la energía del sol. Así por ejemplo, no
es lo mismo el impacto de la tecnología solar fotovoltaica que el de una planta de
concentración solar térmica.

También el tamaño de una instalación juega un importante papel. Las instalaciones solares
pueden ser tan simples como un panel solar situado en la cubierta de una casa. Pero
también es cierto que existen grandes huertos o explotaciones solares, cuyo impacto en el
medio ambiente es lógicamente mucho mayor.
Situación actual de las plantas termo solares para producir electricidad

El calentamiento de agua para uso doméstico ha sido, hasta ahora, la principal área de
aprovechamiento de los sistemas solares activos. El análisis de la venta de paneles solares
en países con florecientes industrias solares, tales como Grecia, Israel, Japón y Australia,
muestra que el 80%-90% de los colectores han tenido esta finalidad.

De cara a la implantación de la energía solar termoeléctrica en países como España existe


recurso solar suficiente (alta radiación solar directa), un marco regulatorio que permite la
viabilidad de los proyectos, mediante un sistema de tarifas reguladas, primas y garantía de
acceso a red, un gran número de iniciativas: más de 2.100 MW registrados de manera
provisional en el registro de instalaciones de producción de energía eléctrica en régimen
especial.

Los promotores son grandes grupos empresariales, relacionados con el sector energético y
de la construcción, los cuales cuentan con una gran capacidad económica y financiera para
acometer este tipo proyectos, además del apoyo de la PSA (Plataforma Solar de Almería).
Un centro de primer orden en innovación e investigación solar termoeléctrica. El sector
industrial específico de esta tecnología se está implantando y desarrollando actualmente en
España. Existen además planes específicos para el desarrollo de proyectos innovadores.

En la actualidad se están promocionando varias plantas termo solares de HTF (Heat


Transfer Fluid) con tecnología CCP (Colectores Cilindro Parabólicos). Se han instalado va-
rias estaciones meteorológicas, en diferentes emplazamientos, con el objeto de medir la
radiación existente en la zona. Se analiza la radiación obtenida mediante satélite y se
elaboran las posibles correlaciones. Se están analizando los riesgos tecnológicos asociados
a un mercado que esta poco desarrollado y muy limitado en cuanto a competencia. Se
analizan: tubos absorbedores, espejos reflectantes, estructura soporte y sistema de
almacenamiento térmico. Se está optimizando el diseño de diferentes tamaños de planta con
sistema de almacenamiento térmico. Se siguen analizando el resto de tecnologías
termoeléctricas, y se estudian las posibilidades de la GDV (Generación Directa de Vapor).

Actualmente existen en España en operación dos plantas para la generación de electricidad


a partir de la energía solar térmica, ocho en construcción y se están desarrollando 46
proyectos.
Conclusión

A partir de los últimos años, se ha reconocido como inevitable que la oferta de


energía eléctrica debe sufrir una evolución desde su actual dependencia de los
hidrocarburos hacia aplicaciones energéticas más diversificadas, lo que implica el
aprovechamiento de la variedad de fuentes de energía renovables que se disponen.

Como lo estuvimos mencionando a lo largo de todo este trabajo de tesis, el Sol es una
fuente inagotable de recursos para el hombre, es limpia, abundante y está disponible en la
mayor parte de la superficie terrestre y puede por lo tanto, liberar al planeta de los
problemas ambientales generados por los combustibles convencionales como el petróleo y
de otras alternativas energéticas como las centrales nucleares. Sin embargo, a pesar de los
avances tecnológicos de las últimas décadas el aprovechamiento de esta opción ha sido
insignificante, comparándolo con el consumo global de energía en el mundo.

La energía proveniente del Sol tiene una serie de ventajas tanto económicas como
ecológicas principalmente. A continuación citaremos las más importantes en el proceso de
generación de energía eléctrica:

 La energía proviene de una fuente inagotable.


 Es un sistema de aprovechamiento de energía idóneo para zonas donde el tendido
eléctrico no llega (campo, islas), o es dificultoso y costoso su traslado (conviene a
mas de 5 Km).
 Se pueden utilizar de forma independiente o integrada en la red eléctrica pública.
 Los sistemas de captación solar son de fácil mantenimiento.
 El costo disminuye a medida que la tecnología va avanzando (el costo de los
combustibles aumenta con el paso del tiempo porque cada vez hay menos).

Este tipo de energía también puede presentar ciertas desventajas. A continuación


mencionaremos algunos de los problemas que se pueden presentar al tratar de optimizar y
potencializar el uso de la energía solar:

 El nivel de radiación fluctúa de una zona a otra y de una estación del año a otra.
 Para recolectar energía solar a gran escala se requieren grandes extensiones de
terreno.
 Se debe complementar este método de convertir energía con otros (Sistemas de
generación híbridos).
 Los lugares donde hay mayor radiación, son lugares desérticos y alejados.

Con lo mencionado anteriormente podemos darnos cuenta de que son mucho más las
ventajas que las desventajas que presenta el uso de la energía solar, por eso es importante
desarrollar tecnología que nos permita potencializar este recurso al máximo y dejar un poco
de lado el aspecto económico, pensando en un desarrollo sustentable.

Las medidas de apoyo y ayudas de instituciones vienen motivadas por la reducción de


emisiones a la atmósfera de gases que promueven el efecto invernadero y por la creación de
empleo local y la mejora de la calidad de vida en los entornos geográficos en donde se
implantaran las centrales. Se estima que una central eléctrica termoeléctrica solar puede
evitar unas 2,000 toneladas anuales de emisiones de CO2 por cada MW instalado, o lo que
es lo mismo, cada GWh producido con central solar evita la emisión de 700 a 1000
toneladas de CO2, por lo que resultan idóneas para contribuir a la reducción de emisiones
contaminantes de manera considerable.

En el caso de los colectores Cilíndrico-Parabólicos existe una importante limitación


tecnológica asociada a la máxima temperatura de trabajo que se sitúa en los 400 °C. A esto
se añaden las ineficiencias y costos asociados al uso de un aceite térmico como fluido de
transferencia entre el receptor solar y el generador de vapor. Por este motivo los esfuerzos
de desarrollo tecnológico se centran en la búsqueda de mejores medios de transferencia de
calor que sustituyen al aceite. Un segundo problema es la inexistencia de soluciones
eficientes y de bajo costo para el almacenamiento térmico de la energía, por lo que los
factores de capacidad se ven seriamente limitados. A esto se añaden las mejoras necesarias
en la durabilidad de los tubos absorbedores.

Por último los sistemas disco parabólico, sin lugar a dudas, es la tecnología con un mayor
potencial a largo plazo, por sus altas eficiencias la hacen extraordinariamente atractivos
desde el punto de vista de la planificación de la inversión. La limitación en cuanto a su
potencia unitaria (por debajo de 25 kW) puede ser un pequeño para muchas aplicaciones en
que se pretenda la producción eléctrica a gran escala. Las experiencias de operación se
restringen a unas pocas unidades por lo que el riesgo tecnológico es alto. La tecnología de
disco-parabólicas brindan la oportunidad de alcanzar mayores eficiencias y bajos costos
que las plantas con colectores Cilíndrico-Parabólicos, pero quedan ciertas dudas de cuando
estas tecnologías podrán lograr una reducción en sus costos de inversión y además pueda
presentar algunas mejoras en su funcionamiento. De los tres tipos de Centrales Eléctricas
Termosolares, La tecnología de Disco Parabólico es el sistema que ha alcanzado la mayor
eficiencia pico de conversión con un 29.4% de radiación solar en energía térmica.

Los colectores Cilíndrico-Parabólicos son actualmente una tecnología probada esperando


una oportunidad para desarrollarse. En el caso particular de las centrales de torre requieren
que se demuestre la operatividad y condiciones de mantenimiento de la tecnología de sales
fundidas y el desarrollo de heliostatos a bajo costo.

El rendimiento de la turbina se podría mejorar elevando la temperatura del foco caliente de


la planta, esto se puede mejorar utilizando otro tipo de aceite que llegue a temperaturas
superiores a los 400 °C (actualmente no existe), o incluso generando vapor en el campo
solar directamente. Esta tecnología está en fase de pruebas, pero por el momento
únicamente se han conseguido temperaturas de vapor próximas a los 300 °C.
Haciendo uso del combustible auxiliar, y poniendo en práctica sistemas de almacenamiento
térmico, como las sales fundidas, las plantas termosolares serán las únicas instalaciones
renovables que podrían satisfacer la demanda necesaria en cada momento y asegurar la
capacidad de potencia.

La tendencia actual en invertir en este tipo de tecnologías se prevé que haga reducir los
costos y que se incrementen los rendimientos esperados, hasta llegar a rendimientos totales
de más de un 20 %. Según los estudios realizados por asociaciones importantes en el
ámbito de la energía solar térmica, un 5% de las necesidades energéticas mundiales en el
año 2040 serán cubiertas con energía termosolar.

Después de la elaboración de este trabajo podemos concluir que la energía solar es una
posible solución a muchos problemas que se tienen en la generación de energía eléctrica. El
inconveniente con la energía solares su alto costo de implantación, pero como lo pudimos
comprobar, este costo se compensa con el tiempo de vida y los bajos costos de
mantenimiento.

Actualmente continúan las investigaciones sobre la energía termosolar, es probable que una
planta termosolar cueste el doble de construcción que una planta térmica contaminante,
pero a la larga serán la única alternativa pues estamos acabando con el planeta y tenemos
que actuar rápido para revertir el efecto invernadero.

No sería racional no intentar aprovechar, por todo los medios técnicamente posibles, esta
fuente energética gratuita, limpia e inagotable, que puede liberarnos definitivamente de la
dependencia del petróleo o de otras alternativas poco seguras o, simplemente,
contaminantes.

Existen algunos problemas que se deben superar primero, hay que tener en cuenta que esta
energía está sometida a continuas fluctuaciones y a variaciones más o menos bruscas. Así,
por ejemplo, la radiación solar es menor en invierno, cuando más se necesita. Es de vital
importancia seguir con el desarrollo de la primitiva tecnología de captación, acumulación y
distribución de la energía solar, para conseguir las condiciones que la hagan
definitivamente competitiva, a escala mundial.

Ya por último podemos decir que la principal expectativa de la investigación y el análisis


de viabilidad realizado para una planta eléctrica termosolar está en que para un futuro no
muy lejano pueda servir como plataforma de despegue para la realización de proyectos de
centrales solares, con el objetivo de satisfacer las necesidades futuras de energía eléctrica
en beneficio de la sociedad y del medio ambiente. Los sistemas termosolares se encuentra
en pleno desarrollo y las limitantes económicas como tecnológicas son todavía
considerables. Si se pudiera dejar a un lado el aspecto económico y se centraran las
investigaciones en optimizar la eficiencia de estos sistemas de generación de energía
eléctrica, podríamos estar hablando de una importante fuente de energía para generaciones
presentes y futuras.

También podría gustarte