Está en la página 1de 7

Fabián Sevilla

El zorro no es
ningún gallina
Ilustrado por Esteban Alfaro

ACTO ÚNICO

PERSONAJES:

ZORRO
FERMÍN, UN GRANJERO
ANSELMO, OTRO GRANJERO
GALLINA 1
GALLINA 2
GALLINA 3
GALLINA 4
EL GALLO ANASTASIO

(El exterior de una granja. A un lado, se ve un gallinero.)

Texto © 2007 Fabián Sevilla. Imagen © 2007 Esteban Alfaro Permitida la reproducción no comercial, para uso
personal y/o fines educativos. Prohibida la reproducción para otros fines sin consentimiento escrito de los autores.
Prohibida la venta. Publicado y distribuido en forma gratuita por Imaginaria y EducaRed:
http://www.educared.org.ar/imaginaria/biblioteca
Fabián Sevilla - El zorro no es ningún gallina
ZORRO: (Entra como huyendo. Lleva una cesta de pic nic.) ¡Ufff, casi
me atrapan! (Se relaja.) Bue, ¿a ver qué hay dentro de esta
canasta que me robé? (La abre y sólo encuentra un huevo
duro.) ¡Pero uno no gana más que pa’espanto! Yo con un
hambre de zorro y lo único que consigo es un huevo duro.
Encima no tengo ni sal pa’ echarle. (En ese momento aparecen
ruidosamente las gallinas.) Pero no hay mal que por bien no
venga: ahí viene caminando mi almuerzo. (Se esconde y las
observa.)

GALLINA 1: (A sus amigas.) ¿A qué jugamos, chicas?

GALLINA 2: ¡Al gallito ciego!

GALLINA 3: ¿No quieren que les cuente el cuento del gallo pelado?

GALLINA 4: ¡Dale!

GALLINA 3: Yo no les dije: dale; les dije si no querían que les contara el
cuento del gallo pelado.

GALLINA 1: Empezá, pues...

GALLINA 3: Yo no les dije: Empezá, pues; les dije si no querían que les
contara... (Descubre al zorro y se espanta.) ¡El zorro! ¡El zorro!
Rajemos, chicas.

ZORRO: (Las persigue produciéndose un gran revuelo, mientras


canta.) “En su corcel, cuando sale la luna, aparece el bravo
Zorro...”. (Logra arrinconarlas.) Ahora, prepárense: ¡Es hora de
comer!

GALLINA 1: (Suplica) Piénselo bien, somos viejas y de carne dura.

ZORRO: Tengo buenos dientes, puedo moler piedras de un mordisco.

GALLINA 2: (Quiere escapar.) No se diga más, le preparo un buen


plato de piedras a la bolognesa...

ZORRO: (Se le interpone frotándose las manos.) ¡Sí, con albóndigas

--
Fabián Sevilla - El zorro no es ningún gallina
de gallinita!

GALLINA 3: ¿No le gustaría hacerse vegetariano?

ZORRO: ¡Ni mamao! Ahora, formen fila (Las gallinas obedecen y él


como si fuera un militar pasa por delante de cada una.) Vos a
la sopa, vos al horno con papas, vos al escabeche, vos...

FERMÍN: (Su voz.) ¡Anselmo, un zorro se metió en el gallinero!

GALLINA 4: (Aliviada.) ¡Nos salvamos por un pelito, chicas, digo, por


una plumita!

ANSELMO: (Su voz.) Vos vas por un lado y yo por el otro, así no se nos
escapa ese bicho ladrón.

ZORRO: (Se desespera al oír disparos.) ¡A la pucha, si no me escondo


me dejan como colador! ¿Qué hago? (Tiene una idea.) Ahora,
muchachas van a tener que hacer una contribución: cada una
me va a dar un montoncito de plumas y, si me salvo, les juro
que no me las como.

GALLINAS: (Se sacan plumas y se las entregan.) ¡Con gusto! ¡De mil
amores! ¡Será un placer! ¡Una pluma no hace la diferencia!

ZORRO: Ustedes, quietitas... (Las gallinas obedecen mientras él se


esconde.)

FERMÍN: (Entra por el costado.) ¿Adónde se metió?

ALSELMO: (Por el otro costado.) ¡¿Qué sé yo?!

FERMÍN: Si no hubieras empezado a los tiros, lo atrapábamos.

ANSELMO: Y vos, en vez de avisarme a los gritos, hubieras sido más


discreto y ahí sí que cazábamos a ese salteador.

FERMÍN: Pero no debe andar muy lejos. Mi nariz me dice que por aquí
hay olor a...

--
Fabián Sevilla - El zorro no es ningún gallina

ANSELMO: ¡Yo no fui!

FERMÍN: ¡A zorro! Está muy cerca, no hay dudas. Vos andá pa’llá, que
yo voy pa’l otro lado. (Salen cada uno por un lateral inverso.)

(El zorro entra a escena disfrazado de gallina. Las gallinas, al verlo se


mueren de la risa.)

ZORRO: A la que se vuelva a burlar, me la trago y cruda. (Las gallinas,


asustadas, se ponen serias.)

ANSELMO: (Entra por su costado.) No, no lo veo por ningún lado.

FERMÍN: Se sabe esconder el muy rapaz. Pero, sigo oliendo a zorro...

ANSELMO: (Señala al grupo de aves, entre las cuales el zorro pasa


inadvertido.) Aquí sólo hay gallinas. Me parece que tenés el
olfato descompuesto.

FERMÍN: Te digo que no. Aquí hay zorro encerrado (A las gallinas.) A
ver, muchachas caminen hasta aquí.

(Las gallinas obedecen y el zorro, entre ellas, camina imitándolas.)

FERMÍN: (Duda.) Algo anda mal.

ANSELMO: Sí, tu cabeza.

FERMÍN: (Se lo lleva a proscenio.) No te has dado cuenta de algo: el


zorro no aparece porque está escondido entre el gallinerío.
¡Camuflado!

ANSELMO: ¿Otra vez volviste a darle a la grapa desde temprano?

FERMÍN: Te apuesto un asado con chorizos y achuras a que lo hago


salir.

ANSELMO: ¡Apostado!

FERMÍN: (A las gallinas.) A ver, chicas: numeraaaaaar... se.

--
Fabián Sevilla - El zorro no es ningún gallina

GALLINAS: (Dan un paso adelante.) ¡Uno! ¡Dos! ¡Tres! ¡Cuatro!

ZORRO: (Con voz grave.) Cinco... digo (Imita una voz de gallina.)
¡Cinco!

FERMÍN: Ahora, quiero oírlas cacarear como saben hacer las gallinas.
Uno (La gallina 1 cacarea, igual la 2 y así hasta que le toca al
zorro.)

ZORRO: (Hace una mala imitación del cacareo.) Co co... co co...

ANSELMO: ¿Y a vos qué te pasa?

ZORRO: Me olvidé la letra... (Entre dientes.) ¿Cómo va la cosa?

GALLINA 1: (Le sopla.) ¡Cocorocó!

ZORRO: (La imita bien.) ¡Cocorocó! ¡Cocorocooooó! ¡Cocorocooooó!

GALLINAS: (Admiradas, lo aplauden.) ¡Qué bien le sale! ¡Buen


imitador! ¡Y de afinado! ¡Se me pone la piel de gallina!

ANSELMO: (Se burla de su compañero.) Me parece que al asado


también lo voy a querer con mollejas...

FERMÍN: Esperá, no cantés victoria (Grita.) Anastasio, vení pa’ca.

ANASTASIO: (Entra. Es un gallo muy galante y agrandado.) ¿¡Ki ki ris


de mí!?

(Las gallinas, al verlo se acaloran, le silban y dicen piropos.)

FERMÍN: Anastasio, necesito que le des un beso en el pico a cada una


de estas gallinas.

ANASTASIO: (Indiferente.) ¿¡Ki ki rís demostrar!?

FERMÍN: Aquí, mi amigo Anselmo duda de tus dotes de galán. Yo


le dije que las tenés a todas muertas y el único modo de

--
Fabián Sevilla - El zorro no es ningún gallina
demostrarlo es que les rompás el pico de un besazo. Si gano,
me paga un asado y a vos, ración doble de maíz.

ANASTASIO: (Agrandado.) ¡Que sea pisingallo, pa’ hacerlo pochoclo!


(A las gallinas.) Diosas, ¿quién es la primera?

(Las gallinas se pelean por quedar primeras en la fila.)

ANASTASIO: Calma, pequeñas, que hay Anastasio pa’ todas... (Va


besando una a una, dejándolas embobadas, hasta que llega al
zorro y le da un tremendo beso.)

ANASTASIO: (Enamorado, mientras el zorro escupe y se limpia el


hocico.) ¡Pero qué manera de besar! A vos no te conocía. ¡Ki ki
rís que te dé a cambio de ir un rato al gallinero conmigo!

ZORRO: (Discretamente lo agarra del pescuezo.) Mirá, gallo buscón,


desaparecé porque si no te arranco la cresta de un sopapo.

ANASTASIO: Patitas pa’ qué las quiero, este gallo campeón se retira.
(Sale.)

ANSELMO: Ves, te dije... El zorro ya debe estar riéndose de nosotros


en su covacha.

FERMÍN: Aún queda una última prueba y así sabremos si sigue aquí o
tenés razón. ¡Gallinas, a empollar! Uno. (Gallina 1, se adelanta,
empolla y saca un huevo. así las siguientes hasta que le toca
el turno al zorro.)

(El zorro imita una gallina empollando, pero por más que hace fuerza
no puede poner un huevo.)

FERMÍN: ¿Tenía o no razón? Algo le falla a esa bataraza. Andá


preparando la escopeta y el asadito que me debés.

(Anselmo se acerca al zorro apuntándolo.)

ZORRO: (Al verse amenazado, saca el huevo duro y lo pone como si lo


hubiera empollado.) ¡Listo el pollo! (Se lo entrega a Anselmo.)

--
Fabián Sevilla - El zorro no es ningún gallina

GALLINAS: ¡Increíble! ¡No entiendo! ¿¡Quién lo diría!? ¡Fenómeno


genético!

ANSELMO: ¡Perdiste! (Se lo entrega a Fermín y ambos miran el huevo


con incredulidad, por lo que se distraen.)

FERMÍN: ¡Pero este huevo está duro! (Desesperado.) ¡Esa gallina es el


zorro! Disparale, Anselmo.

(Anselmo lo sigue disparando y, como el zorro, ambos salen de


escena.)

ZORRO: (Vuelve a escena. se saca el disfraz.) Chicas, gracias por las


plumas. Mi palabra es sagrada. Les perdono la vida.

FERMÍN: (Su voz.) Apuntá bien, infeliz, ahí está entre las gallinas...

ZORRO: (Mientras escapa, grita a los granjeros.) ¡Hasta la vista,


chauchones! Aprendan que contra el zorro no se puede (Sale.)

FERMÍN: (Entra junto a su compañero.) Me debés un asado y ahora,


por haberle errado los tiros, con empanadas y vino.

ANSELMO: Te lo pago, pero hay que aceptar que somos unos sonsos.

FERMÍN: ¿Por qué? Si evitamos que nos rapiñara el gallinero.

ANSELMO: Teníamos un zorro que empolla huevos duros y lo


terminamos espantando. ¡La de plata que podríamos haber
ganado con el bicho ése!

TELÓN O APAGÓN

--