Está en la página 1de 5

EL MOVIMIENTO DE LOS CUERPOS

ilci (1561-H
3.1 De Aristóteles a Galileo
En el periodo comprendido desde Aristóteles (383-322 a.C.) hasta antes de Galileo Galilei
(1564-1642), reinó una verdadera confusión acerca de las causas del
movimiento. Aristóteles soslenfa que el estado natural de los cuerpos, en
relación con la Tierra, era el reposo; asi, todo movimiento de un cuerpo
clebfa tener una causa y ésta era una fuerza.
De esta manera, para que un objeto mantuviera su movimiento, era necesaria
la acción permanente de una fuerza sobre el mismo, y en el momento en que
cesara la acción de la fuerza, el cuerpo tendería a detenerse para pasar a su
estado natural, el reposo. La excepción, según esta concepción del universo,
eran los cuerpos celestes, que se imaginaban en movimiento
constante alrededor de la Tierra, mientras que ésta se
hallaba en el centro, completamente inmóvil. Esta idea de un estado natural
de reposo de los cuerpos y de una Tierra inmóvil y como centro del universo
arraigó en el mundo antiguo durante siglos, de tal modo que pasó a ser dogma
o principio innegable para la Iglesia; asi, hasta la época del Renacimiento,
refutar este principio del geocentrismo significaba cuestionar la doctrina de la Iglesia.
La concepción aristotélica del movimiento perduró, • pues, a lo largo d¿ casi veinte siglos, y
empezó a derrumbarse a partir de la nueva concepción de un sistema heliocéntrico (el Sol en
el centro de! universo), defendido por Copérnico (1473-1543), quien llegó a la conclusión de
que los planetas giraban alrededor del Sol.
Galileo, partidario activo del sistema heliocéntrico de Copérnico, propuso posteriormente, en
contra de las ideas ríe Aristóteles, que el estado natural de los cuerpos era el movimiento
rectilíneo uniforme.

Para Galileo, un cuerpo en movimienlo sobre el que no actúan fuerzas, continuará moviéndose indefinidamente en línea recta,
sin necesidad de fuerza alguna que conserve ese movimiento. Esta facultad de un cuerpo para moverse uniformemente en línea recta,
sin que intervenga fuerza alguna, es lo que se conoce como inercia. La inercia es una propiedad intrínseca de todos los cuerpos en el
universo.
Sin embargo, para que el cuerpo en movimiento cambie la rapidez o la dirección es necesaria la participación de alguna fuerza.
Por consiguiente, para que no se produzca cambio alguno, no debe intervenir fuerza neta alguna, de manera que el cuerpo seguirá en
movimienlo uniforme rectilíneo. Igual razonamiento se liaría para un cuerpo cuyo estado de movimiento fuera el reposo; el reposo es
un caso particular del movimiento uniforme.
;Cuál es la tazón para que un cuerpo se detenga?
Una pelota de fútbol que rueda sobre el césped, se detendrá más rápidamente
que si rueda sobre un piso de cemento; y cuanto más lisa y pulida (resbalosa)
sea la superficie por la que se mueve la pelota, más lejos llegará. Es el
rozamiento o fricción entre la pelota y la superficie sobre la que rueda lo que
se encarga de impedir que el movimiento se mantenga; el rozamiento o fricción
es una fuerza natural que se produce al interacWar dos cuerpos, cuando uno tiende a
deslizarse, o se desliza sobre el otro.
Aristóteles tenía muy clara la existencia de esta fuerza como un obstáculo para el
movimiento, es decir, como la causa del frenado que experimenta todo objeto que rueda o
resbala por la superficie terrestre, e insistió en su presencia (el roce con el aire y el roce con
la superficie), pues por su naturaleza es real, se halla siempre presente; así, las fuerzas de
rozamiento llevarían de manera natural a un cuerpo en movimiento al estado de reposo.
Galileo no pensaba de esta manera y demostró, medíanle un experimento pensado, lo cine
sucedería cuando
las fuerzas de fricción se redujesen.cada vez más; el rozamiento puede disminuirse de varias
maneras, y cuanto más se eliminen las fuerzas de resistencia al movimiento, más larga será la
trayectoria del cuerpo. Si por otra parle, las fuerzas de rozamiento son nulas, el movimiento
del cuerpo se prolongará en una trayectoria rectilínea con rapidez constante y por tiempo
indefinido, y mientras este movimiento se dé, no será necesaria la acción de fuerza alguna
para mantenerlo.
El razonamiento (Je Galileo sobre el movimiento rectilíneo uniforme, sin la intervención de
fuerzas exlernas es lo que se conoce como ley de la inercia, que contempla también, por
supuesto, a los cuerpos en reposo. La ley de la inercia es fundamental en física pora explicar el
movimiento de los cuerpos.
Otro aspecto confliclivo entre las teorías de Galileo y Aristóteles era acerca de la caída de
los cuerpos. Para explicarlo, consideremos lo siguiente. Si una fruta se desprende de un árbol
y, simultáneamente, de la misma altura se desprende-una hoja, cuando la fruta ha llegado al
suelo la hoja planea aún en el aire. La idea de que los cuerpos r~rfj f¿puedes Ki más pesados
caen más rápido hacia la superficie terrestre se \í-'!riíí-constituyó en verdad última, a pesar
de que los filósofos griegos de la antigüedad tenían opiniones encontradas acerca de la
diferencia en la caída de los cuerpos, según su peso (usted mismo puede comprobar que una
hoja de papel, extendida, cae más lentamente que la misma, si la estruja y hace con ella una
bola). La intervención del aire en la caída de los cuerpos no era ignorada, y el mismo Demócrito
estaba convencido de que, aun eliminando el aire, los cuerpos pesados caerían más rápido que
los ligeros. Sin embargo, Aristóteles creía lo contrario; él defendía la idea de que, en el vacío,
lodos los cuerpos caerían con igual rapidez; no obstante, llegó a la conclusión de que la caída
de diversos cuerpos con igual velocidad era algo irreal, por lo que era obvia la imposibilidad de
lo existencia del vacío.
Inicialmenle, Galileo se encarga de demostrar con experimentos sencillos, en un plano
inclinado, que la velocidad de caída es proporcional al tiempo de la misma. Luego, desde la
torre inclinada de Pisa, su ciudad natal, dejó caer diversos objetos y logró demostrar, final-
mente, que dos piedras de pesos diferentes caían con igual rapidez, y no como creía
Aristóteles, que la piedra más pesada era la más rápida. Galileo comprendió el papel que
desempeñaba el airé en la caída de los cueipos, caída debida a la fuerza de atracción
gravilatoria terrestre; asi, llegó a la siguiente conclusión:
Si se desprecia la resistencia del aire, todos los cuerpos, sin importar su peso, en el mismo
punto de la Tierra, caen con igual aceleración.
Esto quiere decir que, cuando dos objetos de peso diferente se dejan caer a! mismo tiempo y
desde la misma altura, si se desprecia el roce con el aire, descienden juntos y llegan al suelo
simultáneamente.
En un recipiente de dimensiones apropiadas, del que se haya extraído el aire, una hoja de papel y una piedra caerán a iguaf rapidez, eslo
es, con la misma aceleración, porque no hay aire con el cual rocen. El error de Aristóteles consistió en concebir
el movimiento supeditado a las fuerzas de fricción, mientras que el acierto de Galileo, por el contrario,
consistió en comprender la idea del movimiento sin fricción, descartando lo irrelevante, para llegar a su
descubrimiento.

3.2 Sistemas de referencia inerciales

Imaginemos a un pasajero, sentado dentro de un avión, que vuela a una velocidad de 900 km/h, con respecto a la
superficie terrestre (el suelo), pero que, con respecto al avión, está en reposo. La superficie terrestre y el avión son dos sistemas de referencia
distintos, de modo que el estado de movimiento del pasajero no va a depender de un punto de vista determinado, es decir, de un
observador, sino que dependerá, exclusivamente, del sistema de referencia respecto al cual se produce el movimiento.
Un avión, un automóvil o un barco, que se muevan en una trayectoria rectilínea, con rapidez constante respecto a la superficie terrestre,
se consideran sistemas de referencia inerciales, y la Tierra, en una primera aproximación, se considera un sistema de referencia ¡nercial. Sistema
de referencia inercial es aquel en el que la ley de la inercia de Galileo, mencionada en el apartado anterior, es válida; por lo tanto, sí los
cuerpos están libres de la acción de las fuerzas, se mantendrán en reposo o se moverán en linea recta uniformemente.
Para muchos fenómenos, desde un punto de vista local, se puede tomar la superficie de la Tierra como un sistema de referencia
inercial. Así, las leyes del movimiento de los cuerpos son iguales en lodos los sistemas inerciales, de modo que podemos concluir que el
movimiento de un cuerpo se inicia por la acción de fuerzas, es frenado por fuerzas opuestas al movimiento y, en ausencia de fuerzas,
permanece en reposo o en movimiento rectilíneo uniforme.
3.3 El movimiento es relativo

¿Cuándo nos movemos con mayor rapidez con respecto al Sol, poco después del mediodía o
poco después cíe la medianoche? La respuesta es que nos movemos más rápido en la
medianoche, ¿por qué?
Considere el movimiento de rotación de la Tierra al mismo tiempo que el de traslación
alrededor del Sol. En la medianoche, la Tierra se traslada en la misma dirección en que rota; al
mediodía, sucede lo contrario. En el primer caso, la velocidad de rotación se suma a la de
traslación, y en el segundo caso, se resta.

Veamos ahora un segundo ejemplo. Un barco se mueve a una velocidad de 30 km/h hacia el
este; paralelamente a la playa, una lancha de motor se mueve a su lado con la misma velocidad.
La velocidad del barco con respecto a la lancha será de O km/h, pero la velocidad del barco
con respecto a un observador en reposo, desde la playa, será de 30 km/h al este.
Para distintos sistemas de referencia, lancha y tierra, habrá distintas opciones en cuanto al
movimiento del barco; pero, ¿cuál es la correcta? Cualquiera de las dos; el principio de la
relatividad del movimiento no tiene preferencia por algún sistema inercial en particular; por
eso, es necesario indicar de qué sistema ¡nercial se traía.
Mientras nuestro barco y lancha se mueven como indicarnos anteriormente, un pasajero trota
sobre la cubierta del barco a 10 krn/h hacia el este, con respecto al barco. ¿Cuál será su
velocidad con respecto a la lancha? ¿Cuál será su velocidad en relación con la playa? ¿A qué
velocidad deberlo corroí este pasajero, para que ésta fuese de cero, con respecto a tierra'
Las respuestas son respectivamente: 10 km/11 hacia el este, 40 km/h hacia el este, y 30 km/h
hacia el oeste.
Supongamos ahora dos automóviles, A y B, separados por una distancia de ZOO m en el
momento en que se dirigen a su encuentro, con velocidades de 70 km/h hacia el sur (auto A) y
de 50 km/h hacia el norle (auto 13), ambas con respecto a la superficie del suelo. En esas
condiciones, ¿cuál es la velocidad del auto A con respecto al auto B? ¿Cuál es la velocidad del
auto B con respecto al auto A? Las mediciones realizadas, en este caso, para un lapso de pocos
segundos, son (intente su respuesta y luego verifique): velocidad del auto A, con respecto al
aulo B, 120 km/h hacia el sur, mientras que el auto 0 se mueve a 120 km/h hacia el norte, con
respecto al auto A.

Imaginemos, en olio ejemplo, una persecución. Un policía corre a 6 m/s hacia el oesle, detrás
cié un ladrón que pretende escapar y que corre con todas sus fuerzas a 5 m/s hacia el oeste; el
ladrón mira hacia atrás y continúa, asustado, porque advierte que el policía se le acerca cada vez
más y es inminente que lo va a alcanzar. ¿A qué velocidad avanza el policía, con respecto al
ladrón? ¿Cuál es la velocidad que lleva el ladrón, con respecto al policía? Las respuestas son,
respectivamente: 1 rn/s al oesle y 1 m/s hacia el este.
¿ Q ué suce d e r/ a si a m bodse sp
se ic a ra n e n c ir c un st a nsim
c iaila
s re s, pe ro a la m ism a ve lo cidad ?
Se desprende que la persecución sería eterna si, hipotéticamente,
tuvieran suficiente resistencia para mantener el ritmo del paso,
ciado que la velocidad de uno con respecto al otro sería de cero, lo
que quiere decir que la distancia de separación entre uno y otro
sería siempre la misma y la captura del ladrón no se llevaría a cabo.
Por último, si usted camina rumbo a un espejo y avanza a 3 km/h,
¿a qué velocidad camina respecto a su imagen? ¿Ya tiene la
respuesta? En efeclo, a 6 km/h.
Usted puede proponer situaciones similares a las anteriores, para resolverlas en clase y
comprobar luego las respuestas.

3.'I Velocidad y rapidez

Los conceptos de velocidad y rapidez merecen una atención especial en el estudio del
movimiento; trataremos de abordarlos con el rigor que requieren y, por lo tanto,
entenderemos que la rapidez y la velocidad, como tales, corresponden a valores instantáneos.
Si la rapidez de un automóvil es de 70 km/h, esta magnitud corresponde a la rapidez del
movimiento del automóvil, en un instante dado. Asi, en este caso, correspondería a la lectura que
el conductor hace cuando observa el lacómelro ("rapidómetro") del tablero de su aulo. El dato de
70 km/h indica lo rápido que es el movimiento y solamente eso, aunque, cabe aclarar que en un
instante en particular, la rapidez la entenderemos, por lo-tanto, como una rapidez
instantánea.
¿Qué sucede si el conductor conoce la dirección del movimiento, en el momento en que
efectúa la lectura? El conductor dirá, entonces, que el aulo se mueve, por ejemplo, a 70
km/h hacia el norte, liste valor con orientación corresponde a la velocidad del auto en el
momento de la lectura, y entenderemos la velocidad como una velocidad instantánea.
Se deduce de lo anterior que, si la velocidad de un objeto es de 70 km/h hfjcia el
norte, la rnagniíud de esa velocidad, o sea, 70 km/h, es la rapidez del objeto. Igualmente,
se puede distinguir entre velocidad y rapidez (ambas instantáneas), atendiendo a su
carácter vectorial y escalar, respectivamente. La velocidad es un vector porque tiene
magnitud (70 km/h) y dirección (norte),'mientras1 que la rapidez es un escalai, porque posee
sólo magnitud (70 km/h); así, la rapidez es la magnitud de la velocidad. Si en un instante
dado, un objeto se mueve a una velocidad de 30 rn/s hacia el esle, la rapidez instantánea
del objeto seiá de 30 m/s y, simbólicamente, se expresa en la siguiente forma: v = 30 m/s; la
velocidad instantánea se expresa como v: 30 m/s hacia el este.

3.5 Velocidad constante y rapidez constante

Velocidad y rapidez son términos utilizados específicamente para un instante en particular de


un recorrido. Cuando se estudia el movimiento de un cuepo que sigue cierta trayectoria
(véase la figura 3.1) y, en cualquier instante, su rapidez es la misma, se trata de un
movimiento con rapidez constante.

• '• N

-f
8 m/s 8 m/s 8 m/s 8 m/s 8 8 m/s m/s 8 m/s

Si este movimiento se produce, como se muestra en la figura, con rapidez constante, por
ejemplo, de O m/s y siempre hacia la derecha, o sea hacia el esle, nos referirnos, entonces, a
un movimiento con velocidad ronsianie. El movimiento cíe un cuerpo con velocidad constante
se produce a lo largo de una trayectoria rectilínea, en una única dirección, con rapidez
constante; es el movimiento que se produce en ausencia de fuerzas netas actuantes sobre
un cuerpo, según describió Galileo.
Un inovimicnl n con vnloddad constante n!.?i.es;in<:nn. %
;il.;! debe
producirse sólo a lo I.M- IJO de una li.iyrctm-ui n-; liiir.c
1
; y en una unirá
dilección.