Está en la página 1de 3

ASESINO ENSERIE JOSÉ MARÍA MICULAX BUX

Asesino Serial = José María Miculax Bux


Biografía
José Miculax Bux fue fusilado el 18 de junio de 1946. José María Miculax Bux fue un
asesino en serie que entre los meses de enero a abril del año 1946 dio muerte, en compañía
de su primo Mariano Macú Miculax, a un total de 15 niños y adolescentes.
José María Miculax Bux, fue durante tiempo atrás el espanto de muchos niños, pues los
padres de aquella época y las venideras amenazaban a los niños con: “Si te portas mal, te
viene a traer Miculax”.
Su fama se debe a las violaciones y asesinatos cometidos en contra de más de 15 niños, los
cuales se cometieron en departamentos de Chimaltenango, Guatemala y Sacatepéquez, el
violador, al ser capturado gracias al testimonio de cuatro niños que lograron sobrevivir, fue
fusilado.
Luego, el cuerpo fue decapitado para que el médico y psiquiatra, Carlos Federico Mora,
estudiara su cerebro, el primo de José María, Mariano Macu, también fue arrestado, pero
recibió una condena de 30 años de prisión.
La cabeza del fusilado permaneció en el Paraninfo Universitario, donde estaba la facultad
de Medicina de la Universidad de San Carlos, pero desapareció misteriosamente. Sobre ello
se manejan varias teorías algunas afirman que la cabeza fue robada, aunque no se sabe con
certeza.
José María Miculax era un joven jornalero de 21 años, migrante de Patzicía,
Chimaltenango. Junto a su primo, Mariano Macu Miculax, se convirtió en el primer asesino
serial de Guatemala y disfrutó confesando sus delitos. Su estatura de 1.50 metros no le
impidió tener la fuerza suficiente para tomar a los menores, ahorcarlos y violarlos. Un
pequeño hombre, que se convertía en un grande y terrible monstruo.
Explica las fase por las cual atraviesa el asesino en serie asignado.
El Freddy Krueger (Miculax) fue capturado el 26 de abril de 1946, tres meses después del
primer hallazgo de sus crímenes, (el cadáver de Enrique). Según los registros la
aprehensión se dio gracias al retrato hablado de una anciana que lo identificó cerca de un
barranco en compañía de un niño el día anterior.
Fue así que el 17 de julio, Miculax fue trasladado desde la penitenciaría (ahora la Torre de
Tribunales) hacia el Cementerio General, para su última caminata por la 19 calle de la zona
1, custodiado por los guardias.
El violador confeso hizo valer su última voluntad, pidió un tacuche, un sombrero y dos
octavos, al llegar al cementerio, Miculax exclamó que él no era el responsable de todas las
muertes, solo de algunas, destapó los octavos y se los tomó, después recibió un ritual
espiritual, entonces la pesadilla de los niños terminó, cuando el asesino fue acribillado por
el pelotón de fusilamiento frente al paredón de la avenida Cementerio y 23 calle.
Según el libro nunca se supo dónde fue enterrado el cuerpo sin cabeza de Miculax, pues el
gobierno de la época determinó que no se debía registrar el nombre del asesino en una
lápida para evitar que fuera reconocido por personas que quisieran hacer rituales oscuros o
sacar el cadáver.
Entre febrero y abril de 1946, José María Miculax Bux asesinó a 15 niños y adolescentes de
entre 11 y 18 años. Las víctimas provenían de Guatemala, Mixco, Santa Catarina Pinula, La
Antigua Guatemala y San Pedro Sacatepéquez. La sociedad exigió una pronta acción de las
autoridades. El 26 de abril, el criminal fue capturado y el 17 de julio fue ejecutado por un
pelotón de fusilamiento.Esta fue la historia del que es conocido como el primer asesino
serial guatemalteco. Alrededor de los horrendos crímenes y del actuar de las autoridades de
ese entonces, hubo circunstancias que marcaron las leyes, la ciencia e incluso las leyendas
de aquel tiempo.
La presión ejercida por la indignada población ante los hechos, hizo que el Presidente de la
República, Juan José Arévalo Bermejo promulgara el decreto 235 para abreviar los
procesos judiciales, con lo que se consiguió la rápida ejecución del criminal. A este decreto
se le llamó la Ley Miculax.

Clasifica al asesino serial asignado de acuerdo a su tipología.


asesinado José María Miculax, en ese entonces de 21 años, un asesino serial guatemalteco
con trastornos psicológicos y quien murió fusilado.
Su fama se debe a las violaciones y asesinatos cometidos en contra de más de 15 niños, los
cuales se cometieron en departamentos de Chimaltenango, Guatemala y Sacatepéquez, el
violador, al ser capturado gracias al testimonio de cuatro niños que lograron sobrevivir, fue
fusilado.
Luego, el cuerpo fue decapitado para que el médico y psiquiatra, Carlos Federico Mora,
estudiara su cerebro, el primo de José María, Mariano Macu, también fue arrestado, pero
recibió una condena de 30 años de prisión.
La cabeza del fusilado permaneció en el Paraninfo Universitario, donde estaba la facultad
de Medicina de la Universidad de San Carlos, pero desapareció misteriosamente. Sobre ello
se manejan varias teorías algunas afirman que la cabeza fue robada, aunque no se sabe con
certeza.
José María Miculax era un joven jornalero de 21 años, migrante de Patzicía,
Chimaltenango. Junto a su primo, Mariano Macu Miculax, se convirtió en el primer asesino
serial de Guatemala y disfrutó confesando sus delitos. Su estatura de 1.50 metros no le
impidió tener la fuerza suficiente para tomar a los menores, ahorcarlos y violarlos. Un
pequeño hombre, que se convertía en un grande y terrible monstruo.
El sadismo de Miculax se retrata en sus confesiones claras y honestas sobre los crímenes.
Los relatos encontrados en los expedientes, demuestran que el asesino no mostraba ningún
arrepentimiento por sus acciones, hablaba de las violaciones como si se tratara de un evento
cotidiano.
El rastro sangriento que dejaba Miculax por distintos caminos de Guatemala, Mixco, Santa
Catarina Pinula, Antigua Guatemala y San Pedro Sacatepéquez, despertó en la sociedad una
alerta que continuó en zozobra. Los gritos de indignación llegaron hasta la Casa
Presidencial.
Situación que puso en jaque al presidente Juan José Arévalo, el aparecimiento de niños
estrangulados en los barrancos del área metropolitana no cesaba y se convertía en una crisis
severa para el mandatario, lo que lo llevó a decretar la Ley Miculax (decreto 235 que
abreviaba los procesos judiciales).

La frialdad con la que el asesino, de solo 21 años, confesó las violaciones y asesinatos
sorprendió a la comunidad científica de aquellos tiempos. Por esa razón, los expertos en
psicología pidieron que se decapitara al cadáver, para poder estudiar su cabeza.

En ese tiempo se creía que los rasgos, el tamaño y ciertas características del cráneo y del
cerebro determinaban el comportamiento psicópata, por lo que se pidió al doctor Carlos
Federico Mora que realizara las investigaciones que considerara pertinentes. La cabeza
estuvo por mucho tiempo en el Paraninfo Universitario.
Con el tiempo, Miculax se transformó en una figura legendaria con la que las madres de los
años 1940 y 1950 amenazaban a sus hijos cuando no se comportaban bien. Algo así como
el coco o el lobo. Hoy, la historia cobra nueva vida, gracias al cineasta Luis Garistú.
Link de biografía
https://es-la.facebook.com/NoticiasDelSurGT/posts/historia-de-la-ciudad-de-guatemala-jos
%C3%A9-mar%C3%ADa-miculax-bux-fue-uno-de-los-asesino/835424539989439/