Está en la página 1de 7

Tema 4 Distribuidores y válvulas neumáticas

Tema 4.1 introducción

Distribuidor de aire

Distribuidor de aire con ocho válvulas de antirretorno autocerrantes. Un distribuidor común


(QS-6 para tubo de plástico PUN 6 x 1) permite alimentar aire comprimido al control a través
de ocho conexiones individuales (QS-4 para tubo de plástico PUN 4 x 0.75).

Conexión: G 1/8

Como ya se comentó, estas válvulas son los componentes que determinan el camino que ha
de tomar la corriente de aire. Son válvulas de varios orificios (vías) los cuales determinan el
camino que debe seguir el aire comprimido.

Las válvulas neumáticas tienen como función principal dirigir y distribuir el aire comprimido
dentro de un circuito neumático. Regulan el paso o lo frenan. Arman el camino que debe
recorrer el fluido. Pero, al momento de comandarlas, las variables son muchas y es
necesario conocerlas con más profundidad para obtener buenos resultados en el proceso.

Para clasificarlas, podemos nombrar 4 tipos diferentes de válvulas: las direccionales, las de
bloqueo, las reguladoras y las secuenciales. Cada una tiene un funcionamiento particular que
las diferencia entre sí. En este caso vamos a hablar de las válvulas direccionales o también
llamadas distribuidoras, justamente porque su objetivo principal es ese, distribuir. Estas
válvulas cuentan con distinta cantidad de vías y de posiciones. La suma de las roscas
corresponde a la cantidad de vías que posee. Las combinaciones más comunes son las
siguientes:

Válvulas 2/2 (2 vías y 2 posiciones): Actúan solamente como llave de paso. Una vía es la
entrada y otro vía es la salida. Cuando está en posición abierta, las dos vías se conectan sin
nada en el medio y el aire comprimido fluye con libertad. Al cerrarse, lógicamente se corta el
paso. Estas válvulas pueden ser normal cerradas o normal abiertas, según cierren o habiliten
el paso respectivamente en su posición de reposo. Lo más común es que sean normal
cerradas.
Válvulas 3/2 (3 vías y posiciones): Normalmente son utilizadas para manejar cilindros
simple efecto. Gracias a sus 3 vías, el flujo del aire puede ir en dos direcciones distintas y
realizar el escape en su posición cerrada.

Válvulas 4/2 (4 vías y 2 posiciones): Cuenta con la misma cantidad de posiciones que la
anterior, pero al tener una vía más se las suele usar para manejar cilindros doble efecto. Con
una posición mete el aire en el pistón y con la otra lo saca, haciendo que el vástago suba y
baje según la ubicación del aire.

Válvulas 4/3 (4 vías y 3 posiciones): Son similares a las dos posiciones, pero tienen una
posición central adicional. Según esta posición central, estas válvulas pueden ser: centro
abierto, centro cerrado o centro a presión.

Centro abierto significa que en la posición central de la válvula no hay presión en ninguna
de las vías y se abren las vías de escape. De esta manera, un cilindro neumático (por
ejemplo) queda detenido y podría moverse manualmente, porque no hay presión que lo
bloquee.

Centro cerrado significa que en la posición central todas las vías se cierran. El cilindro
quedaría bloqueado por imposibilitarse los escapes.

Centro a presión mantiene la presión en ambas vías, lo que permite detener con precisión
un cilindro sin vástago, compensando eventuales pérdidas de aire del circuito. Un ejemplo
muy común de este tipo de válvulas son las de activación mediante una palanca. Cuando la
palanca está en su posición de reposo, la válvula queda en su posición central. Al moverse la
palanca para adelante o para atrás, la válvula pasa a las otras posiciones, permitiendo (por
ejemplo), realizar los movimientos de avance o retroceso de un cilindro.

Válvulas 5/2 (5 vías y 2 posiciones): Es como la 4/2, aunque en este caso tiene dos
escapes, uno para cada posición. El tener dos escapes ayuda a que se pueda manejar y
regular mejor la velocidad.
Válvulas 5/3 (5 vías y 3
posiciones): Son similares a las dos posiciones, pero tienen una posición central adicional.
Según esta posición central, estas válvulas pueden ser: centro abierto, centro cerrado o
centro a presión (ver descripción de válvulas 4/3).

Tema 4.2 Clasificación según el tipo de accionamiento

Además de tener en cuenta la cantidad de vías y de posiciones que tiene una válvula, existen
diferentes tipos de accionamiento (o mando). A continuación, se describen los tipos de
accionamiento más comunes.

Accionamiento manual: La característica principal de estas válvulas es que el operador


decide cuando quiere que el aire fluya. No es la más utilizada, justamente porque el objetivo
principal de la neumática es automatizar procesos y acotar el trabajo del ser humano. Las
opciones para este tipo de accionamiento son mediante un pulsador, una palanca o un pedal.

Si se utiliza un botón, con o sin retención, la válvula es de dos posiciones (una cuando está
presionado y otra cuando no lo está). En cambio, si se quieren 3 posiciones, la opción más
común es la de la palanca, que se puede mover para adelante o para atrás para sacarla del
reposo.

Accionamiento mecánico: En este tipo de accionamiento se produce alguna acción


mecánica que activa la válvula al hacer contacto con algo. Se pueden crear muchas maneras
para lograr esto, inclusive en algunos casos se puede hacer que cuando golpeé de un lado
cambie de posición y cuando choca del otro no.

Un ejemplo bastante común de estas válvulas son las que tienen levas o rodillos para
funcionar como un fin de carrera. El rodillo avanza hasta hacer tope con algo y entonces
produce el cambio de posición en la válvula.
Accionamiento neumático: Como bien lo dice su nombre, estas válvulas son dirigidas
gracias a la neumática, o sea que necesitan del aire comprimido para ser comandadas. Si
entra aire, trabaja de una manera y si sale de otra. Solamente con presión. Hay casos
también en las cuales se acciona con dos entradas distintas, adquiriendo mejor comodidad
de trabajo.

Accionamiento eléctrico: Estas válvulas requieren un circuito eléctrico para activarlas. La


conmutación de las válvulas se obtiene por algún dispositivo eléctrico que haya mandado esa
orden. Es importante saber qué voltaje y tipo de corriente necesitas en tu proceso, ya que no
es lo mismo usar 12, 24, 110 o 220 voltios y tampoco es lo mismo utilizar corriente alterna
que continua.

Posición de reposo.

Es importante también conocer cuál es la “posición de reposo” de la válvula, es decir la


posición cuando lo válvula no está siendo activada. Si la válvula es de 2 posiciones, puede
ser normalmente abierta o normalmente cerrada. Si es de 3 posiciones, la posición de reposo
generalmente es la posición central (ver descripción de válvula 4/3, para una descripción de
las tres alternativas: centro abierto, centro cerrado y centro a presión).

- Accionamiento neumático. La válvula se puede controlar mediante una señal neumática de


pilotaje de presión o de depresión.

• Clasificación por posiciones estables. Atendiendo a esta clasificación las válvulas pueden
ser monoestables o biestables.

- Válvulas monoestables. Son aquellas que tienen una posición de reposo estable, que es en
la que permanecerá la válvula de forma indefinida si no actúa sobre ella el dispositivo de
mando. El regreso a la posición de reposo suele realizarse con un muelle; así en el caso de
válvula monoestable de dos posiciones, la posición estable será la correspondiente al muelle,
que por convenio suele situarse a la derecha. En el caso de tres posiciones la posición
estable es la central.
Las válvulas monoestables pueden ser a su vez normalmente abiertas o normalmente
cerradas. Serán normalmente abiertas NA cuando en su posición estable dejen pasar a su
través el fluido a presión hacia los elementos de consumo. Serán normalmente cerradas NC
cuando en su posición estable no dejen pasar el fluido o lo dejen pasar desde los elementos
actuadores hacia el escape.

- Válvulas biestables. Son aquellas que no tienen una única posición de reposo estable; es
decir, que aunque se anule la señal que provocó la posición en la que se encuentra, la
válvula seguirá en esa misma posición hasta que se active la señal correspondiente a una
nueva posición. En el caso de que se activen dos señales prevalece la más antigua. El
dispositivo de mando y la forma en que se activa cada posición en la válvula se representa
simbólicamente añadiendo en la parte lateral del cuadrado el símbolo del accionamiento
correspondiente.
En ocasiones, también a las válvulas biestables se les dice NA o NC. Cuando así ocurra,
será NA cuando lo sea en la posición de la derecha, caso de tener dos posiciones o en la
posición central, caso de tener tres posiciones. Análogamente para NC.

Tema 4.3 Elementos constructivos y dispositivos de estanqueidad

Estructuras con aire a presión En este tipo de estructura neumática, el aire a presión infla
formas que se utilizan para crear la envolvente del edificio. Estas formas son arcos, vigas,
pilares, paredes, etc. El espacio interior, sin embargo, permanece a la misma presión que la
atmosférica. La presión necesaria debe ser mayor, ya que se utiliza para crear formas que
soporten las cargas comportándose como si fueran elementos rígidos. Por ese motivo, los
materiales que componen las membranas deben ser más resistentes, no sólo porque las
presiones son altas sino porque, además, se mantienen durante bastante tiempo. Hay dos
tipos de estructuras con aire a presión: Sistemas tubulares formados por elementos lineales
inflados de fuerte curvatura en una dirección y que van conformando el espacio por
traslaciones sucesivas del elemento (pilares, arcos, vigas,...) y sistemas de doble pared o
colchón de aire que forman paredes, forjados o cubiertas. Las dos membranas se unen
mediante hilos o diafragmas.
¿Qué es la estanqueidad y cómo se mide?

La estanqueidad es una propiedad que se basa en la capacidad para evitar que entren
partículas externas al interior de una pieza, circuito o habitáculo, ya sea agua, aire, polvo,
etc. Se trata de un término básico dentro de diversos apartados de la producción, mecánica,
reparación y mantenimiento de vehículos, así que veamos más en profundidad qué es
exactamente la estanqueidad y cómo se mide.

Las juntas y su labor


Se denominan juntas a los elementos que se emplean para sellar ambas caras de un cierre
mecanizado, con el fin de proporcionar la estanqueidad necesaria para evitar fugas. Su
historia surge de forma muy paralela al desarrollo de la automoción a principios del siglo XX.
Desde entonces, las juntas se han convertido en un importante elemento que previene las
fugas de lubricante en caso de desgaste del mecanizado o defectos en el mecanismo de
apertura y cierre. Además, contribuyen a evitar vertidos que contaminan el medio ambiente y
suponen un gasto adicional para el diseño del vehículo.
Tipos de juntas de estanqueidad
Se pueden citar varios tipos de juntas de estanqueidad:

•Planas
•Tóricas
•Flexibles preformadas
•Con reborde
Estos tipos de juntas varían dependiendo del vehículo y del material de las piezas que deben
sellarse. Del mismo modo, también influye el líquido que albergará el elemento (ácidos,
lubricantes, disolventes, alcalinos, viscosos, etc).
Te damos un ejemplo de adhesivos para formar juntas, donde LOCTITE ofrece una amplia
gama tanto de anaeróbicos como de silicona.
¿Por qué es tan importante la estanqueidad?
Como ya hemos señalado, la estanqueidad es fundamental para evitar fugas en diversos
elementos del vehículo. Las juntas en mal estado podrían provocar pérdidas de líquido o de
gas que repercutirán negativamente en el funcionamiento de sistemas, por ejemplo en lo que
respecto al sistema de combustible o de aire acondicionado.
Asimismo, la estanqueidad evita que entren agentes externos en el habitáculo o elemento,
impidiendo así que penetre la suciedad u otros agentes que podrían alterar la composición
de los fluidos.

¿Cómo medimos la estanqueidad?


Para medir la estanqueidad se utliza un aparato denominado vacuómetro. Su modo de
funcionamiento es simple: el vacuómetro mide las caídas de presión de un lugar o elemento
determinado. Esto le permite detectar fugas con facilidad ya que, en caso de haberlas, la
presión cae.
Existen distintas clases de vacuómetros. Lo más habituales son los mecánicos. Estos
vacuómetros funcionan de forma similar a un manómetro tradicional y pueden medir la
presión de líquidos o gases.
Seguro que ya sabías de la importancia del término "estanqueidad" en el ámbito del taller.
Pero, ¿qué aparatos te parecen más fiables para medirla?