Está en la página 1de 11

APRONAD PANAMA

Analisis sobre la realidad economica y socioambiental de Panama y Centroamerica.

miércoles, 30 de agosto de 2017

El lado oscuro de la sal en Panama

Francisco Rivas Ríos. 

El lunes 28 de agosto de 2017, en rueda de prensa, el Ministro de Salud (MINSA) y la Asociación de


Restaurantes y Afines de Panamá (ARAP), informaron que iniciarán un plan de medidas para
disminuir el consumo de sal en el país, con el objetivo de proveer una mejor calidad de vida a la
población.

La implementación de la estrategia consistirá en que los 400 restaurantes que conforman la ARAP
procederán a retirar los saleros de las mesas, dejando su consumo a discreción de los clientes.

Aun reconociendo el propósito positivo de la iniciativa, carece de efectividad pues adolece de


obligatoriedad y, además, refleja un desconocimiento de las características de la economía
salinera en Panamá. Como veremos a continuación, hay asuntos relacionados con la sal que
merecen mayor atención.

Como parte de las iniciativas sobre la reducción de la sal en América Latina, en 2009 la
Organización Panamericana de la Salud (OPS), estimó un consumo aparente de sal en Panamá en
un rango de 9.15- 12.35 gramos diarios[i]. Posteriormente, el Instituto de Nutrición de
Centroamérica y Panamá (INCAP), estimó que, en las áreas urbanas y rurales, el consumo de sal de
mesa era similar, en torno a los 10 gramos por persona[ii]. Mientras tanto se ha estimado el
consumo animal en 20 gramos diarios por cabeza.

Si tomamos como base 10 gr/día/persona y 20gr/cabeza/día, podemos cifrar demanda aparente


de sal en 2014 en 13,368 ton. para consumo humano y 11,763 ton. para consumo animal,
arrojando un total de 25,131 toneladas[iii].

La Cadena de Valor de la industria de la sal en Panamá se estructura en 4 componentes


principales: 1) el productor; 2) la industria; 3) el canal comercial; y 4) el consumidor.
Se pueden identificar dos Cadenas de Valor: la generada con las importaciones de sal, y la que
corresponde a la producción nacional de sal cruda.

La oferta de sal para distintos propósitos (industrial, de mesa, principalmente) aumentó de


manera sostenida a partir de 2010 Como se observa en la Tabla No. 1., en 2014 la oferta total de
sal ascendió a 36,987.12 toneladas métricas.

En el ámbito nacional la producción es realizada, principalmente, por las cooperativas afiliadas


a FENCOSPA R.L. Las salinas se localizan en la Provincia de Los Santos y son de tipo marino,
situadas en la costa específicamente en áreas llamadas “albinas”, extensiones de tierra con poca o
ninguna vegetación por la inclemente inundación de agua salada.

El agua de mar es captada aprovechando las mareas altas (“aguaje”) y transportada por medio de
canales hasta los “tercios” o “lagos”, excavaciones poco profundas de entre 1 y 2 metros de
profundidad por alrededor de 100 x 100 metros de diámetro, los cuales al perforarse en su base
permiten la entrada de la sal que se produce en el extranjero ingresa a Panamá de dos maneras:
como materia prima: sal refinada industrial, y en menor medida como Cloruro de Sodio Puro
(Grado Analítico) y como producto final para el consumo humano y animal.
La sal importada ingresa a Panamá de dos maneras, como materia prima: sal refinada industrial, y
en menor medida como Cloruro de Sodio Puro (Grado Analítico) y como producto final para el
consumo humano y animal. La sal cruda procede de dos fuentes: sal marina y sal de roca (o
gema). 

Las importaciones de sal constituyen el problema de fondo, pero invisible a los ojos de la opinión
pública y de los tomadores de decisión, porque en torno a ellas se mueven poderosos intereses
empresariales. Veamos varias situaciones desconocidas para el común de los panameños:

 Sal industrial importada no cumple con la obligación de yodarse.

La importación de Sal Refinada Industrial ha sido objeto de cuestionamientos. El Ministerio de


Salud (MINSA) emitió el Decreto 20 de marzo de 2001, indicándose que toda sal que se procese,
produzca o se obtenga para el consumo humano debería contener una cantidad de yodo entre 20-
60 mg/kg (20-60 ppm)[iv].

El MINSA aplicó el Decreto 20 de marzo de 2001  a estas importaciones, lo cual acarreó la retención
de los embarques en ese año.  Esta decisión provocó la protesta generalizada de los empresarios
dedicados a la industria de embutidos cárnicos, snacks y sopas. Finalmente, en marzo de 2001 las
autoridades del MINSA suspendieron la aplicación del decreto a este rubro.

Una de las principales importadoras que protestaron, fue la transnacional estadounidense


Laboratorios Griffith S.A., dedicada a la producción de condimentos para alimentos y salsas en
sobres pequeños.  Laboratorios Griffith S.A. importa de la Sal Refinada Industrial desde su país de
origen, la utiliza como materia prima en sus productos y los exporta a América Latina, teniendo
entre sus clientes más grandes las cadenas de restaurantes de comida rápida como KFC, Pizza Hut,
Taco Bell, McDonald's y Burger King[v].
En opinión de algunos industriales la disposición de obligar el uso de sal industrial yodada “no
existe en ningún país de mundo”, lo cual es parcialmente cierto. Para evitar que la sal refinada
industrial no yodada sea utilizada para consumo humano, en Uruguay, por ejemplo, se
comercializa en bolsas de 50 kg (mientras que la norma en Panamá es de 25 kg) y deberá lucir
claramente la leyenda: “Sal Para uso industrial no apta para el consumo Humano"[vi], exigencia
que no existe en Panamá.

 La prensa colombiana denuncia la producción de sal de mala calidad.

Uno de los principales exportadores de sal a Panamá es Colombia.

Desde 1995 los medios periodísticos de Colombia, han denunciado la existencia de sal de mala
calidad.  En 1995 el Periódico El Tiempo informó:

“el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (Icbf) y las direcciones seccionales de salud de
Bogotá y de los departamentos del Atlántico, Antioquia, Bolívar, Meta, Santander y Valle.

El documento asegura que el 70 por ciento de la sal que se consume en el territorio nacional no es
apta para el consumo humano o no cumple con las condiciones exigidas por el Ministerio de Salud.

Por ello, las dos terceras partes de la sal que actualmente se comercializa en el país está
inadecuadamente yodada, lo que expone a la población colombiana a sufrir desórdenes por la
deficiencia de este elemento, como retardo mental, cretinismo, disminución del coeficiente
intelectual y del desarrollo físico, en especial de los niños y los jóvenes, dice el estudio.

En el caso de la sal venezolana y peruana que llega a Colombia, se encontraron índices peores de
contenido de yodo que en la nacional, pero es muy difícil saber si esto se origina en las plantas
procesadoras de estos países o se hace en país, en el momento de reempacar”[vii]].

Es decir, en 1995 el problema se encontraba tanto en las importaciones de sal venezolana y


peruana, como la procesada en Colombia. Es importante destacar que la empresa involucrada que
la “sal que importan ya viene purificada y seleccionada y muestran constancias del servicio
seccional de salud de Norte de Santander donde se asegura que sí cumple con los requisitos
exigidos y que vende un producto más barato”[viii]].

En 2013 la Sociedad Científica de Endocrinólogos de Colombia, informó que los casos de bocio, de
los que solo se debería hablar como un dato del pasado, “vuelven a ser advertidos por los
profesionales de salud en las diferentes consultas de los hospitales y centros médicos de la
ciudad”.

La información agrega:

“Los especialistas alertan que algo está fallando y lo primero que se debe revisar es la sal de mesa
que a diario se consume. Si bien es una disposición de las autoridades competentes a nivel
nacional, yodar la sal de mesa que se comercializa, esto no es garantía de que aquel producto de
uso básico en los hogares, sea el más apropiado para la salud de los cruceños. Los profesionales de
salud advierten que bajo ciertos descuidos en el manejo de la sal al momento de ser
comercializada, puede llegar a perder las cantidades de yodo en su composición, y ello resultar
dañino para la salud de la población.

“El hecho de que las bolsas de sal digan que es yodada no es garantía de que así sea”, advierte la
endocrinóloga Rima Ribera de Parrish. “Si la sal es expuesta al sol o se humedece, pierde las
propiedades de yodo”, complementa, por ello se alerta que las autoridades que fiscalizan el control
de calidad de los productos y la forma de venta en los centros de abasto, kioscos, supermercados,
deben tener mucho cuidado manipulando este elemento”.

El 6 de mayo de2016 el periódico El Espectador difundió un mensaje por los medios sociales
informando de la explotación ilegal de sal en La Guajira indicando:

“Detrás de esta red ilegal está una serie de “molineros”, los encargados de comercializar la
salmuera a través de diversos productos que no tendrían los estándares de calidad mínima.
Agregaron que con estas acciones están engañando a distintos compradores que no conocen” la
mala calidad del producto y perjudicando el medio ambiente”.
A pesar de estas noticias inquietantes, la Autoridad Panameña de Seguridad de Alimentos (AUPSA)
ha mantenido los mecanismos de verificación física, sin recurrir a otro tipo de análisis, de la sal
procedente de Colombia.

 La sal marina panameña es superior a la sal de mina importada.

La Sal de Mina o Gema como la producida en Chile (El Gran Salar) es la sal en roca la cual presenta
una concentración de Cloruro de Sodio del 85% y un 15% de impurezas o (rute), esta Sal, es
enviada a las refinadoras en forma de salmuera cruda, donde se le quita el calcio, magnesio e
impurezas como demás micro nutrientes (54 trazas) mediante la dosificación de carbonato de
sodio y soda cáustica en los reactores, precipitando las impurezas. Posteriormente pasan al
proceso de recristalización y dosificación del Flúor, Yodo y anticompactante convirtiéndose en sal
para consumo humano. Esta sal se aprecia un poco más blanca por los sustentos de los efectos
químicos mencionados y sus gránulos son más finos por efecto del proceso conocido como
recristalización.

La Sal de Mar se obtiene a través del agua de mar, la cual es llevada a lagos y cristalizadores,
donde por efectos de exposición solar y cálidos vientos, el agua se evapora dando origen al grano
de Sal. De allí se extrae para ser sometida a lavado, y molienda en seco, lo que hace que sus
granos sean más triangulares y menos blancos, pero más puros y con alto contenido de micro
-nutrientes por los cuales se le denomina “LA SAL DE LA VIDA”. Posteriormente, la sal es tamizada
y adicionada con Yodo, Flúor y Anticompactante.
La sal marina aporta al cuerpo mayor cantidad de minerales que la sal de mina o gema
indispensables para la formación de los huesos, los dientes, los glóbulos rojos, el crecimiento del
cabello, elaboración de los tejidos, síntesis de hormonas y en la mayor parte de las reacciones
químicas en las que intervienen las enzimas por lo cual es mejor para el consumo humano. 

La Revista Digital PharmaNews resume de la siguiente forma las diferencias entre este tipo de
sales, mismas que hacen a la sal de mar más saludable que la de mina, además de otras ventajas
ambientales que genera su consumo. Las principales diferencias son:

a) El contenido de sal de mina es de cloruro de sodio y otros minerales como magnesio, potasio,
yodo, entre otros. La sal de mar, además, posee más oligoelementos y minerales, sobre todo,
tiene mayor contenido en yodo y no de sodio, lo que contribuye a la salud del organismo.

b) Los minerales que contiene la sal de mina hacen que ésta tenga un sabor más ligero, lo que
genera que se tenga que usar mayor cantidad para la preparación de alimentos.  La sal de mar
tiene mayor intensidad de sabor por contener cristales característicos atractivos y, por tratarse de
un producto naturalmente yodado, agrega un sabor gourmet a la comida, con menos cantidad.

c) A nivel de ecología, la extracción de sal de mina también tiene un impacto negativo ya que, al
extraerse se contaminan ríos, riachuelos y mantos acuíferos. También se utiliza mucha agua para
el mantenimiento, lavado de la mina y para su propia extracción; aunado a esto, también existe un
riesgo laboral en su proceso de extracción. En la sal de mar no existen procesos, el mar se mueve
onduladamente desde hace millones de años, desgastando todos los minerales y piedras que
existen en el planeta. Esas partículas están en suspensión en el agua del mar, evaporándose queda
la sal de mar.

Lo anterior indica que el producto de FENCOSPA R.L. tiene una calidad superior a la sal de mina o
Gema importada, un aspecto que debe ser considerado por las entidades gubernamentales, para
definir una política de apoyo al sector salinero. No se trata únicamente de evitar la fuga de divisas,
sino también de apoyar un producto nacional con incuestionable importancia para la salud de los
habitantes del país.

 La Sal del Himalaya que no es del Himalaya (publicidad engañosa) .

La sal del Himalaya no es del Himalaya, sino de una zona donde se localiza el pueblo industrial
llamado Kherwa en las llanuras del Punjab paquistaní, a un par de kilómetros del río Jhelum, a 288
metros sobre el nivel del mar, y junto a la Fábrica de Cemento Dandot. De acuerdo con la
información disponible “el nombre de esta sal fue creado por Peter Ferreira en la década de los
90, únicamente con fines comerciales para poder llevar a cabo su venta en Alemania” [ix]
Sobre la base de los estudios realizados por la Agencia de Protección del Consumidor de Baviera, la
cadena pública alemana ZDF presentó un modelo en el que se podía ver cómo, además de un 96%
de cloruro de sodio, la Sal del Himalaya está contaminada con un 2-3% de yeso (polihalita), y
pequeñas cantidades de hasta 10 minerales distintos.

La única diferencia entre esta sal y la sal de mesa que se consume en Europa, es su proceso de
elaboración, en el que se hacen pasar vapores de sodio sobre los cristales de cloruro de sodio, de
forma que los iones cloruro se combinan con iones del metal, dando lugar a esa coloración rosada
característica.

Como se indicó anteriormente, la AUPSA decomisó paquetes de la Sal del Himalaya, al constatar
que se había introducido como “materia prima”. No obstante, nada se ha hecho para enfrentar la
publicidad engañosa que acompaña esta marca y, más aun, no se ha solicitado al gobierno de
Alemania, específicamente a la Agencia de Protección del Consumidor de Baviera, los resultados
los análisis químicos realizados a este producto.

 Alimento balanceado para animales se importa como sal de mesa o cocina .

Productos Nevada, S. de R.L. supuestamente importó 13,275.28 Kg, el 24.33% de sal de mesa o
cocina. Esta empresa fue adquirida por la Cooperativa de Productores de Leche Dos Pinos R.L de
Costa Rica, en mayo de 2013[x]. La Planta Nevada —ubicada en Chiriquí— produce leches enteras,
semidescremadas, descremadas, saborizadas y con avena; así como jugos de frutas, bajo las
marcas Nevada, Chiricana y Tutti Frutti. 

Productos Nevada S.A. importó 13,275.28 Kg procedentes de Costa Rica, los cuales ingresaron por
Paso Canoas. Véase la figura adjunta.
Sin embargo, este producto fue inscrito en Costa Rica como: “marca de fábrica, en clase 31
internacional, para proteger y distinguir: alimentos balanceados para animales”[xi] Además,  de
acuerdo con la Clasificación de Niza de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (WIPO
por sus siglas en inglés) describe la Clase 31 de la siguiente forma: “Granos y productos agrícolas,
hortícolas y forestales, no comprendidos en otras clases; animales vivos; frutas y verduras,
hortalizas y legumbres frescas; semillas; plantas y flores naturales;alimentos para animales;
malta”.

¿Cómo se justifica que AUPSA aceptara incluir un producto destinado a proporcionar alimentos


balanceados a los animales, como sal de mesa o cocina?

 Se importa sal con el inciso arancelario de la sal de mesa pero es sal industrial.

Otro caso llamativo se refiere a las importaciones de Lavery Panameña, S.A., la cual importó en
2015 6,000 Kg de “Sal Refinada”. En su página web esta empresa ofrece distintos productos
alimenticios tales como Quesos, Mantequillas, Margarina, Mayonesas y Mostaza, Salsas y Pasta.
Por consiguiente, la sal importada es transformada en la elaboración de sus productos, tal y como
se indica en su página web publicitaria al indicar que utilizan “materias primas nacionales y
extranjeras de alta calidad”.

Ahora bien, existe una diferencia entre la Sal Refinada Industrial y la Sal de Mesa o Cocina; la Sal
Refinada consta de una proporción casi pura de NaCl (99,9%), y no es obligatorio que esté yodada.
La Sal de Mesa, en cambio, posee un grado de refinamiento menor pudiendo llegar a una
concentración de 95% de peso en cloruro sódico, pero el yodo es obligatorio. Este tipo de sal es
empleado fundamentalmente en alimentación y se suele encontrar generalmente en los saleros
que hay en las mesas de comidas (de ahí su denominación: sal de mesa).
Sin embargo, AUPSA ha clasificado estas importaciones en el rubro de “Sal de Mesa o Cocina” . Por
consiguiente, las importaciones de Lavery Panameña, S.A. deberían reclasificarse en términos
arancelarios.

LA FALTA DE TRANSPARENCIA EN EL MERCADO DE LA SAL.

1. El mercado de las importaciones de sal carece de transparencia y equidad, en perjuicio de


FENCOSPA R.L. Hemos demostrado que contingentes de productos no salinos, han
entrado al país como tales. Además, se han recibido grandes embarques de sal
procedentes de países como Colombia, en donde reiteradamente los medios periodísticos
han denunciado la presencia de sal de mala calidad.

2. Un aspecto importante a considerar es el nivel de pureza de este producto. Costa Rica, por
ejemplo, aplica el Sistema Arancelario Centroamericano (SAC), el cual establece que la sal
de mesa o cocina deben tener un mínimo de 99.9 % de pureza. Sin embargo, los
Laboratorios aduaneros costarricenses han encontrado niveles de 99.7%, lo cual ha
obligado a reclasificar el material importado en la fracción arancelaria 2501.00. 90.99
(Sales, Incluso en Disolución Acuosa o con Adición de Antiaglomerantes o de Agentes que
garanticen una buena fluidez), conllevando una modificación en la liquidación de los
gravámenes aplicables a favor del fisco.

3.  En el caso de Panamá la AUPSA no practica exámenes de laboratorio en las aduanas,


restringiéndose a la inspección física superficial. Una vez corregida esta deficiencia, el
mercado de las importaciones se volverá transparente y el valor del producto sin duda
sufrirá cambios. En estas condiciones de escasa transparencia y equidad FENCOSPA R.L.
enfrenta una competencia desleal.

4. Como se verá más adelante, FENCOSPA R.L. está en condiciones de competir con éxito en
el mercado nacional, e incluso incursionar en el mercado internacional, pero se hace
necesario que el estado panameño aplique la normativa existente para la salvaguarda del
productor salinero nacional. FENCOSPA R.L. se puede convertir en un aliado estratégico
del Ministerio de Salud (MINSA) de Panamá para reducir los índices de hipertensión
arterial de la población, como resultado, entre otros factores de la excesiva ingesta de sal
de mesa.
[i] Organización Panamericana de la Salud (OPS), Iniciativa sobre la reducción de sal en las
Américas: Hoja Informativa,
2009. URL: http://new.paho.org/hq/dmdocuments/2009/sal_ini_hoja_inf.pdf. Consultado el 9 de
enero de 2016.

[ii] MENCHÚ, M. T, H. MÉNDEZ. Análisis de la Situación Alimentaria en Panamá. Guatemala: INCAP,


2011. URL:  www.incap.int/.../660-panama-informe-analisis-de-situacion-alimentaria

[iii] Elaboración propia a partir de los Censos de Población y los Censos Agropecuarios de la


Contraloría General de la República de Panamá.

[iv] ASAMBLEA NACIONAL DE PANAMÁ, Decreto Ejecutivo que Reglamenta el Articulo 18 el


Decreto de Gabinete 366 de 1969, Sobre la Industria Salinera en el País, Modificado por la Ley 43
de 2000. URL: http://docs.panama.justia.com/federales/decretos-ejecutivos/20-de-2001-mar-6-
2001.pdf . Leído el 17 de diciembre de 2015.

[v] “Griffith reestructura operaciones en Panamá”, en: La Prensa, Panamá, 05 jul 2003.


URL: http://impresa.prensa.com/economia/Griffith-reestructura-operaciones
Panama_0_960654049.html. Consultado el 17 de diciembre de 2015.

[vi] IMPO, Normativa y Avisos Legales del Uruguay, Decreto N° 375/990. Plan Nacional de
Fluoracion de la Sal para Consumo Humano. Patología Bucal. Uruguay, Promulgado el 17/08/1990.
URL:http://www.impo.com.uy/bases/decretos/375-1990 . Leído el 17 de diciembre de 2015.

[vii] “Crece Mercado de Sal de Mala Calidad”, En: El Tiempo, Colombia, 13 de marzo de


1995, URL: http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-273365 

[viii] Ibídem.

[ix] “La estafa de la Sal del Himalaya”, En Cocina Casera, URL: http://www.cocina-
casera.com/2015/01/estafa-sal-himalaya.html, Leído el 13 de enero de 2016.

[x] “Dos Pinos recibió el aval para comprar la planta panameña de leche Nevada”, En: La
Prensa, Panamá, 15 de mayo de 2013, URL. http://www.nacion.com/economia/Pinos-recibio-
comprar-panamena-Nevada_0_1341665900.html. Leído el 8 de enero de 2016.

[xi] La Gaceta Nº 184, Costa Rica, Martes 25 de setiembre de


2007. URL: www.gaceta.go.cr/pub/2007/09/2 5/comp_25_09_2007.pdf  .  Leído el 8 de enero de
2016.