Está en la página 1de 7

DESCUBRE LA BIBLIA – Nivel Intermedio La Torah verso por verso

Levítico 11

Leyes Dietéticas

Hemos estado viendo que el tema principal en el libro de Levítico, es la importancia de andar en
Santidad, de tener reverencia por las cosas de Dios, de caminar en santidad; ya vimos en el libro
de Génesis la creación del hombre y la caída del hombre, en el libro de Éxodo vimos el rescate o
la liberación del hombre y ahora en el libro de Levítico vamos a ver la pureza del hombre, como
mantenernos en santidad; y vimos que también Dios desde el Antiguo Testamento ya proveyó de
todo lo necesario para que el pueblo de Israel mantuviera su pureza.

Cuando acabamos de conocer acerca de Jesucristo nos sentimos muy puros en ese momento, en
el momento que recibimos el perdón de Jesucristo y entendemos el evangelio sentimos una
libertad y una paz increíble, cuando entiendes que él ha perdonado tus pecados, pero después en
el transcurso de los días, por la misma gratitud que experimentamos cuando por primera vez
entendemos el evangelio, tenemos tanta gratitud que casi damos por hecho que no queremos
volver a pecar; pero resulta que unos cuantos minutos después otra vez ya caíste y entonces
como que te decepcionas y te dices ahora si ya no tengo perdón; pero ya vimos que el libro de
Levítico nos habla de que Dios también proveyó, para que siempre estemos sintiéndonos
perdonados, que el sacrificio de Cristo así como el sacrificio de estos animales que se sacrificaban
y que tenían que estar ardiendo en el altar, esto hablaba de la disposición de Dios continua para
estar perdonando, también el sacrificio de Cristo es eficaz para estarnos limpiando de todo
pecado en forma continua.

En este capítulo 11 el Señor va a comenzar a hablar de aspectos de dieta, porque Dios está
interesado en la salud, en que estemos sanos; es increíble que a veces le pidamos a Dios que nos
de salud pero en nuestra alimentación parece que no deseamos salud, hay veces que le decimos,
Señor dame un cuerpo fuerte, ayúdanos a no sentirnos agotados en este cuerpo pero a la hora de
comer algo solo le decimos, Señor bendice estos alimentos, pues ya mejor ni los bendigas, mejor
cómetelos y paga las consecuencias.
Vemos que en la alimentación Dios quería que el pueblo de Israel entendiera la diferencia entre
lo santo y lo impuro; ahora también tiene otro propósito el que Dios estableciera ciertos
principios, leyes y mandamientos para que el pueblo de Israel comiera solamente ciertas cosas,
porque una de las maneras por las que Israel se podía mezclar con esas tribus paganas o con
tribus idolatras es por medio de la comida, si hay algo que puede hacer convivir con alguien es
comer juntos, porque si a ti te ponen ciertas restricciones, que ya no puedes comer lo que otros
comen, eso automáticamente te va a aislar, ya no te van a invitar a comer, va a provocar
aislamiento y eso es lo que Dios quería en ese momento , el quería que fuera un pueblo Santo
porque de ellos vendría el Mesías, así que si ellos se seguían mezclando con los pueblos iba a
llegar el momento en que no se iba a poder cumplir la profecía.

Sería bueno que considerarnos algunas cuestiones por salud.


En este capítulo vemos lo que Dios estableció como leyes dietéticas.

www.descubrelabiblia.org Pág - 978 -


DESCUBRE LA BIBLIA – Nivel Intermedio La Torah verso por verso

ÉXODO 15:26 y dijo: Si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, e hicieres lo recto
delante de sus ojos, y dieres oído a sus mandamientos, y guardares todos sus estatutos,
ninguna enfermedad de las que envié a los egipcios te enviaré a ti; porque yo soy
Jehová tu Sanador.

El titulo de Dios Sanador es Rapha, que significa Yo soy tu sanador, Yo soy tu medicina, Yo soy tu
sanidad.

La ley tiene una característica de sanidad; el observar la ley también implica que el pueblo iba a
estar más sano que los demás, iba físicamente, emocionalmente y espiritualmente a estar mejor
que los pueblos paganos y aquí empiezan algunas de las restricciones acerca de lo que debían
comer y lo que no debían comer.

Levítico 11.-1 Habló el Señor a Moisés y a Aarón, diciéndoles:

Levítico 11.-2 Hablad a los hijos de Israel y decidles: Estos son los animales que comeréis de
entre todos los animales que hay sobre la tierra…

Y le va a empezar a dar la lista de los animales limpios y animales impuros o animales inmundos,
lo interesante es que a partir de aquí ya se ponen por escrito, ustedes recuerdan que cuando Noé
empezó a meter a los animales al arca, le hizo separación entre animales limpios e inmundos;
quiere decir que ya Dios desde Edén ya había establecido cuales eran los animales limpios y
cuáles eran los animales inmundos, pero a partir de aquí ya se ponen por escrito, a partir del
diluvio ya se comen animales, antes del diluvio eran vegetarianos, todavía Adán y Eva fueron
vegetarianos y a partir de Noé ya comienzan a matar y comer animales.

Levítico 11.-3 De entre los animales, todo el que tiene pezuña hendida y que rumia, éste
comeréis…

La pezuña hendida es como que está cortada la pata y que rumia, es que mastican la comida se
pasa por el tubo digestivo, llega al estomago y luego se regresa la comida y le dan una segunda
vuelta y vuelven a masticar; eso pasa a veces cuando comemos muchos irritantes y que estamos
dormidos y sentimos que se regresa la comida.

Levítico 11.-4 Pero de los que rumian o que tienen pezuña, no comeréis éstos: el camello,
porque rumia pero no tiene pezuña hendida, lo tendréis por inmundo.

Levítico 11.-5 También el conejo, porque rumia, pero no tiene pezuña, lo tendréis por inmundo.

Levítico 11.-6 Asimismo la liebre, porque rumia, pero no tiene pezuña, la tendréis por
inmunda…

La liebre es una de las portadoras de una enfermedad que se llama fiebre amarilla.

Levítico 11.-7 También el cerdo, porque tiene pezuñas, y es de pezuñas hendidas, pero no rumia,
lo tendréis por inmundo…

www.descubrelabiblia.org Pág - 979 -


DESCUBRE LA BIBLIA – Nivel Intermedio La Torah verso por verso

La carne de cerdo es muy peligrosa comerla, la carne de puerco es muy dañina por todos los
diferentes microbios y bacterias que tiene, lo que es tan común, los cisticercos; Dios simplemente
erradico eso previendo el que se pudieran infectar con todo esto, entonces aquí habla de la
importancia de librarse de eso, esto es una de las cuestiones más difíciles sobre todo para
nuestra cultura.

La ley es buena, la ley fue dada con un buen propósito, tiene el propósito de hacernos personas
más saludables; así que si le estamos pidiendo a Dios salud, que nos haga personas más fuertes,
que vivamos mas, la ley tiene un efecto para eso, la ley nos puede ayudar; también hay una ley
de causa y efecto, por más que santifiques y que bendigas y por más que ores y que declares, ya
hay leyes que te dicen que te van a hacer daño.

Levítico 11.-8 De la carne de ellos no comeréis, ni tocaréis su cuerpo muerto; los tendréis por
inmundos.

Levítico 11.-9 Esto comeréis de todos los animales que viven en las aguas: todos los que tienen
aletas y escamas en las aguas del mar, y en los ríos, estos comeréis…

La regla sencilla y básica es que tiene que tener aletas y escamas; ahora con los últimos
descubrimientos se ha visto que los ostiones, las almejas, hay ciertas temporadas en que soy
venenosos, de los perores riesgos; todas estas investigaciones son muy recientes y una vez más
esto nos habla de la sabiduría divina y de que finalmente El creo estas cosas y sabe lo que es
bueno para nuestra salud, si El creo el cuerpo humano y El hace un instructivo para el cuerpo
humano, para que funcione mejor el cuerpo humano y nosotros le comenzamos a meter de todo
obviamente vamos a tener consecuencias; es como un coche, cuando lo compras viene el
manual, pero si comenzamos a meterle al coche lo que tu quieres, ya perdiste la garantía, muchas
veces nosotros ya perdimos la garantía, ya no le podemos reclamar sanidad, tenemos que
cambiar muchos de nuestros hábitos, claro que Dios es misericordioso y Dios es bueno y Dios
puede obrar de todos modos pero también dice la Escritura que no pondrá a prueba al Señor, no
le vamos a tentar, no pondrás a prueba al Señor tu Dios.

Aquí vemos la regla, y vemos una vez más toda esa sabiduría de Dios, toda esta cuestión
bacteriológica, mas adelante vamos a ver en otro capítulo que es obvio que desde este momento,
alrededor de 3,500 años se están previniendo muchas cosas que podrían causar enfermedades
infecciosas por bacterias y por mico organismos que hasta recientemente se han descubierto,
vemos que Dios creó el cuerpo humano para que funcione a su máximo nivel.

Los mariscos se alimentan de lo que desechan los demás peces.

Levítico 11.-10 Pero todos los que no tienen aletas ni escamas en el mar y en los ríos, así de todo
lo que se mueve como de toda cosa viviente que está en las aguas, los tendréis en
abominación…

Abominación es que los rechazaras, te causaran repugnancia tan solo de tocarlos.

Levítico 11.-11 Os serán, pues, abominación; de su carne no comeréis, y abominaréis sus


cuerpos muertos.

www.descubrelabiblia.org Pág - 980 -


DESCUBRE LA BIBLIA – Nivel Intermedio La Torah verso por verso

Levítico 11.-12 Todo lo que no tuviere aletas y escamas en las aguas, lo tendréis en
abominación.

Levítico 11.-13 Y de las aves, éstas tendréis en abominación; no se comerán, serán


abominación: el águila, el quebrantahuesos, el azor,…

El quebrantahuesos es una especie de ave de rapiña, como un tipo buitre.

Levítico 11.-14 el gallinazo, el milano según su especie;…

El gallinazo es un gavilán; el milano es también un ave de rapiña, comen cuerpos e estado de


putrefacción.

Levítico 11.-15 todo cuervo según su especie;

Levítico 11.-16 el avestruz, la lechuza, la gaviota, el gavilán según su especie;

Levítico 11.-17 el búho, el somormujo, el ibis,…

El ibis es un cisne.

Levítico 11.-18 el calamón, el pelícano, el buitre,…

El calamón es una especie de lechuza.

Levítico 11.-19 la cigüeña, la garza según su especie, la abubilla y el murciélago…

La abubilla es una especie de garza.

Levítico 11.-20 Todo insecto alado que anduviere sobre cuatro patas, tendréis en abominación.

Levítico 11.-21 Pero esto comeréis de todo insecto alado que anda sobre cuatro patas, que
tuviere piernas además de sus patas para saltar con ellas sobre la tierra;

Levítico 11.-22 estos comeréis de ellos: la langosta según su especie, el langostín según su
especie, el argol según su especie, y el hagab según su especie…

El argol es una especie de grillo; el hagab es una especie de saltamontes.

Levítico 11.-23 Todo insecto alado que tenga cuatro patas, tendréis en abominación.

Levítico 11.-24 Y por estas cosas seréis inmundos; cualquiera que tocare sus cuerpos muertos
será inmundo hasta la noche,

Levítico 11.-25 y cualquiera que llevare algo de sus cadáveres lavará sus vestidos, y será
inmundo hasta la noche.

www.descubrelabiblia.org Pág - 981 -


DESCUBRE LA BIBLIA – Nivel Intermedio La Torah verso por verso

Levítico 11.-26 Todo animal de pezuña, pero que no tiene pezuña hendida, ni rumia, tendréis
por inmundo; y cualquiera que los tocare será inmundo.

Levítico 11.-27 Y de todos los animales que andan en cuatro patas, tendréis por inmundo a
cualquiera que ande sobre sus garras; y todo el que tocare sus cadáveres será inmundo hasta la
noche.

Levítico 11.-28 Y el que llevare sus cadáveres, lavará sus vestidos, y será inmundo hasta la
noche; los tendréis por inmundos…

De alguna manera nosotros como países occidentales hemos recibido mucha influencia del
judaísmo que después se fue a Europa y después una influencia cristiana Bíblica y es por ello que
no tenemos mucha influencia de comer esto, pero países que no han tenido mucha influencia del
Judaísmo, ellos si se comen cada cosa.

Levítico 11.-29 Y tendréis por inmundos a estos animales que se mueven sobre la tierra: la
comadreja, el ratón, la rana según su especie,

Levítico 11.-30 el erizo, el cocodrilo, el lagarto, la lagartija y el camaleón.

Levítico 11.-31 Estos tendréis por inmundos de entre los animales que se mueven, y cualquiera
que los tocare cuando estuvieren muertos será inmundo hasta la noche.

Levítico 11.-32 Y todo aquello sobre que cayere algo de ellos después de muertos, será
inmundo; sea cosa de madera, vestido, piel, saco, sea cualquier instrumento con que se trabaja,
será metido en agua, y quedará inmundo hasta la noche; entonces quedará limpio…

Todo esto tiene que ver con bacterias.

Levítico 11.-33 Toda vasija de barro dentro de la cual cayere alguno de ellos será inmunda, así
como todo lo que estuviere en ella, y quebraréis la vasija.

Levítico 11.-34 Todo alimento que se come, sobre el cual cayere el agua de tales vasijas,
será inmundo; y toda bebida que hubiere en esas vasijas será inmunda.

Levítico 11.-35 Todo aquello sobre que cayere algo del cadáver de ellos será inmundo; el horno
u hornillos se derribarán; son inmundos, y por inmundos los tendréis.

Levítico 11.-36 Con todo, la fuente y la cisterna donde se recogen aguas serán limpias; más lo
que hubiere tocado en los cadáveres será inmundo…

Esto tiene que ver que cuando hay una fuente de agua muy grande y que si caía uno de estos
cuerpos tendrían que dejar de usarla.

Levítico 11.-37 Y si cayere algo de los cadáveres sobre alguna semilla que se haya de sembrar,
será limpia.

www.descubrelabiblia.org Pág - 982 -


DESCUBRE LA BIBLIA – Nivel Intermedio La Torah verso por verso

Levítico 11.-38 Más si se hubiere puesto agua en la semilla, y cayere algo de los cadáveres sobre
ella, la tendréis por inmunda.

Levítico 11.-39 Y si algún animal que tuviereis para comer muriere, el que tocare su cadáver
será inmundo hasta la noche…

Esto es si se muere por causa natural, el comerte un animal sin saber cuál fue la causa puede
causarte una enfermedad, solo deberías comerte un animal que se mate.

Levítico 11.-40 Y el que comiere del cuerpo muerto, lavará sus vestidos y será inmundo hasta la
noche; asimismo el que sacare el cuerpo muerto, lavará sus vestidos y será inmundo hasta la
noche.

Levítico 11.-41 Y todo reptil que se arrastra sobre la tierra es abominación; no se comerá.

Levítico 11.-42 Todo lo que anda sobre el pecho, y todo lo que anda sobre cuatro o más patas,
de todo animal que se arrastra sobre la tierra, no lo comeréis, porque es abominación.

Levítico 11.-43 No hagáis abominables vuestras personas con ningún animal que se arrastra, ni
os contaminéis con ellos, ni seáis inmundos por ellos.

Levítico 11.-44 Porque yo soy el Señor vuestro Dios; vosotros por tanto os santificaréis, y seréis
santos, porque yo soy santo; así que no contaminéis vuestras personas con ningún animal que
se arrastre sobre la tierra…

Pueblo de Israel ustedes tienen que ser diferentes, no van a ser como los demás, van a cuidar su
dieta, lo que piensan, todo; Dios tenia especificado que el pueblo Israel tenía que ser diferente
en todo con el propósito de no mezclarse, con el propósito de que naciera iba a nacer el Mesías y
también como una garantía de que se iban a mantener saludables, de que iban hacer diferencia
entre lo puro y lo impuro.

Levítico 11.-45 Porque yo soy el Señor, que os hago subir de la tierra de Egipto para ser vuestro
Dios: seréis, pues, santos, porque yo soy santo…

Santo: apartado.
Los diferentes dioses les exigían a los pueblos y la manera de adorar era que sacrificaban
diferentes clases de animales y de insectos, en esos banquetes se tenían un montón de manjares
raros, de hecho el origen del pozole tiene un origen interesante, tiene que ver con un dios, se le
ponían cosas más raras, al parecer había hasta canibalismo. Muchos de los rituales tenían que ver
con rituales religiosos y es por ese sentido que Dios alerta al pueblo de Israel para que se
mantenga apartado.

Levítico 11.-46 Esta es la ley acerca de las bestias, y las aves, y todo ser viviente que se mueve
en las aguas, y todo animal que se arrastra sobre la tierra,

www.descubrelabiblia.org Pág - 983 -


DESCUBRE LA BIBLIA – Nivel Intermedio La Torah verso por verso

Levítico 11.-47 para hacer diferencia entre lo inmundo y lo limpio, y entre los animales que se
pueden comer y los animales que no se pueden comer…

Y vemos que Dios siempre trata de que tengamos mucho discernimiento entre el bien y el mal,
entre lo puro y lo impuro, El desea que sepamos diferenciar; lo contrario a lo que Dios quiere es
lo que hace Satanás, lo que trata de hacer es que no tengamos discernimiento, es que tengamos
una mezcla, es que no podamos diferenciar entre lo bueno y lo malo, entre lo puro y lo inmundo,
y que llegue un momento en que ya no podamos saber si esto es de Dios o no. El proceso que el
Diablo ha hecho desde que somos pequeños, es que nos ha ido diluyendo lo que Dios ha puesto
en nuestro corazón acerca de lo que es bueno y lo que es malo y llega un momento en que ya no
tenemos ningún tipo de discernimiento y le entramos a todo y no hacemos ninguna diferencia
pero cuando venimos a la Escritura, una vez más el Señor nos empieza a mostrar lo puro, lo
impuro, lo bueno y lo malo, y dice la Escritura que los que han sido experimentados en la
Escritura van a ser maduros y van a poder distinguir entre el bien y el mal y eso es lo mejor que
podemos tener para tomar decisiones porque nuestra vida consiste en tomar decisiones a cada
momento y nuestras decisiones siempre son en base a esto, a que si será bueno o malo; cada vez
que estamos dudando es porque no nos metemos a la Escritura.
La Escritura nos va a ayudar a distinguir entre lo bueno y lo malo.

www.descubrelabiblia.org Pág - 984 -

También podría gustarte