Está en la página 1de 5

Macroeconomía

La macroeconomía estudia el funcionamiento global de la economía como


conjunto integrado, para así poder explicar la evolución de los agregados
económicos. Cuando hablamos de conjunto integrado, nos referimos al estudio de
las variables económicas agregadas. De ahí, que al final de la definición,
señalemos como objetivo explicar los ‘agregados económicos’. La producción de
una empresa sería un valor individual. Sin embargo, el PIB sería un valor
agregado (incluye la producción total del país expresado en su moneda).

Microeconomía
La microeconomía es la disciplina que estudia el comportamiento económico
de empresas, hogares e individuos y su interacción con los mercados. Analiza
cómo toman decisiones para asignar sus recursos limitados a las distintas
posibilidades. Uno de los objetivos de la microeconomía es examinar el efecto de
los cambios de precios en los consumidores (demanda) y el efecto de los precios
en los productores (oferta). Por lo que uno de sus principios básicos de análisis es
la ley de la oferta y la demanda. La microeconomía elabora modelos matemáticos
para desarrollar supuestos comportamientos de los individuos, por lo que estos
modelos solo se cumplen cuando a la vez se cumplen esos supuestos.

Relación entre Microeconomía y Macroeconomía

Las políticas económicas se establecen tomando como referencia modelos


estudiados desde ambas perspectivas. Se puede observar que los modelos
macroeconómicos definen más específicamente las políticas económicas
internacionales mientras que los modelos microeconómicos se orientan más a las
políticas nacionales como el ámbito laboral, la protección medioambiental, la
recaudación fiscal, la planificación urbanística y de infraestructuras o al apoyo a la
creación y desarrollo empresarial.
Sin embargo, una gran parte de las variables macroeconómicas se pueden
explicar desde el comportamiento de sus integrantes individuales. Esto, que se
denomina micro fundamentos de los modelos macroeconómicos, no es más que
el resultado de aplicar el principio causa-efecto.

Los modelos, macroeconómicos y microeconómicos, se emplean para corregir o


fijar tendencias y con el objetivo de conseguir unos resultados. En la práctica, si se
pretende incrementar las exportaciones de productos se pueden implementar
medidas que fomenten la mejora de los procesos productivos de las empresas,
reduciendo costes y aumentando su competitividad o establecer una política de
reducción del precio del dinero. A su vez, si se abarata el dinero las empresas y
particulares podrán acceder al mismo en mejores condiciones, favoreciendo así el
consumo interno.

Diferencias entre Microeconomía y Macroeconomía

Algunas de las diferencias encontradas sobre Microeconomía y Macroeconomía,


se encuentran:

 La macroeconomía busca una perspectiva general y la microeconomía una


perspectiva individual.
 La macroeconomía, estudia actores económicos globales, cómo un país, y
la microeconomía a un consumidor.
 Las variables utilizadas son muy distintas, por ejemplo en macroeconomía
el PBI observa la producción total de un país y en microeconomía la
cantidad producida por una sola empresa.
 La microeconomía estudia las variables individuales, el comportamiento de
los agentes económicos por separado. Por ejemplo, la decisión de un
consumidor de comprar una laptop es estudiado por la microeconomía. Otro
ejemplo, sería la decisión de una empresa de invertir o no invertir en
maquinaria.
 Ejemplos de macroeconomía vendrían a ser las exportaciones e
importaciones de bienes entre países, los niveles de inflación de un
producto, etcétera. 
 Hay situaciones que afectan a la macroeconomía y no a la microeconomía,
y viceversa. Por ejemplo, un nuevo modelo de auto muy barato afectará a
las variables microeconómicas, pero no a las macroeconómicas.
 Aunque sean muy diferentes, no son totalmente independientes y
necesitamos de ambas para comprender la economía.

El Producto Interno Bruto (PIB) y su Relación con el Crecimiento Económico

Definimos el PIB como un indicador que "mide el valor de los bienes finales
producidos en un país" y se utiliza desde los años 30 como indicador de
crecimiento y bienestar de un país. Se reconoce al premio nobel de economía
Simón Kutznets como el creador de este indicador. Incluyó este término junto a
otros conceptos económicos en la creación de las cuentas nacionales americanas,
que posteriormente se trasladaron al resto de países. Pero ya desde sus
comienzos, fue muy crítico con la utilización de este valor, concretamente con el
PIB per cápita para "deducir el bienestar de una nación".

Uno de los principales indicadores estadísticos empleados para medir la


evolución económica de un país es el Producto Interior Bruto (PIB). En el análisis
macroeconómico de cualquier Estado, la interpretación de este valor es
fundamental para conocer el grado de desarrollo económico y sus tendencias,
aunque también tiene una serie de inconvenientes que debemos tener en cuenta
antes de sacar conclusiones en nuestros estudios.

Por eso, para saber si una economía está en fase de crecimiento y este se
está traduciendo en una mejora del bienestar de la población y, por lo tanto, de
una mejora real de su mercado interior, será importante atender a otras variables
que tengan en cuenta el reparto de la renta en la población, el grado de evolución
de la industria, los recursos naturales, o los indicadores relacionados con el la
estabilidad financiera del país objeto del estudio. En este post nuestro objetivo es
valorar si el PIB es el medidor adecuado para interpretar la situación económica
de un país. En base a este objetivo tenemos que ir al origen del concepto PIB y su
uso en la contabilidad nacional.

Métodos para el Cálculo del PIB

Las tres fórmulas para calcular el PIB


A continuación, vamos a explicar los tres métodos para calcular el PIB.

Método del gasto

El método del gasto nos ayuda a calcular el PIB por esta vía. Así pues, tendremos
que sumar el gasto de los residentes en bienes y servicios finales durante un
período de tiempo determinado.

Luego el PIB es igual al consumo final + formación bruta de capital +


exportaciones – importaciones. La forma más utilizada para calcular el PIB de un
país es según su demanda agregada:

PIB = C + I + G + X – M

Donde C el consumo, I la inversión, G el gasto


público, X las exportaciones y M las importaciones. De esta fórmula vamos
despedazando cada dato hasta obtener todos.
Método del valor agregado

Para calcular el PIB mediante el método del valor agregado debemos sumar el
valor agregado bruto generado por la producción de bienes y servicios. Así pues,
la fórmula del PIB según este método es tal que así:

PIB = VAB + impuestos – subvenciones

Dónde VAB hace referencia al valor agregado bruto.

Valor Agregado del Producto (VAP)

Por ejemplo, si una pastelería vende pan, el valor añadido de una barra será su
precio menos lo que le haya costado fabricar la barra (harina, electricidad, etc).

Método del ingreso

El tercer método que nos ayuda a calcular el PIB es equivalente a la suma de


ingresos que generan los propietarios de los factores productivos. Dicho lo cual, la
fórmula del PIB sería la siguiente:

PIB = RA + EBE + impuestos – subvenciones

Dónde RA es la remuneración de asalariados y EBE es el excedente bruto de


explotación.