Está en la página 1de 4

La función de 

Inteligencia y Contrainteligencia en Colombia.

La función de Inteligencia y Contrainteligencia es aquella que


desarrollan los organismos especializados del Estado del orden
nacional, utilizando medios humanos o técnicos para la recolección,
procesamiento, análisis y difusión de información, con el objetivo
de proteger los derechos humanos, prevenir y combatir amenazas
internas o externas contra la vigencia del régimen democrático, el
régimen constitucional y legal, la seguridad y la defensa nacional, y
cumplir los demás fines enunciados en esta ley.

El personal discente del presente evento académico, a partir del


estudio de la Ley 1621 de 2013 “por medio del cual se expiden
normas para fortalecer el marco jurídico que permite a los
organismos que llevan a cabo actividades de inteligencia y
contrainteligencia cumplir con su misión constitucional y legal, y se
dictan otras disposiciones”, y lo dispuesto en la Sentencia C-540 de
2012, analizará en máximo dos (02) hojas, los términos subrayados
que definen la función de Inteligencia y Contrainteligencia en
Colombia, determinando su importancia para la convivencia y
seguridad ciudadana.
ANALISIS:

Los organismos especializados del Estado del orden nacional desarrollan la función de

Inteligencia y Contrainteligencia, facultados para ello por unas normas que establece la

Ley, utilizando los medios necesarios para la recolección, procesamiento, análisis y

difusión de información, con el objetivo de proteger los derechos humanos,  prevenir y

combatir amenazas internas o externas contra la vigencia del régimen democrático.

La seguridad de la Nación está fundamentada en el desarrollo integral, y es la condición,

estado o situación que garantiza el goce y ejercicio de los derechos y garantías de todas

las personas en los ámbitos económico, social, político, cultural, geográfico, ambiental y

militar de los principios y valores constitucionales por la población.

La función principal de la inteligencia no es sólo conocer, sino dirigir el comportamiento

para resolver problemas de la vida cotidiana con eficacia, la información que se maneja es

sustancial para la toma de decisiones en materia de seguridad, mientras que

la contrainteligencia es la actividad de evitar que el enemigo obtenga información secreta,

tales como la clasificación y el control cuidadoso de información sensible y crear

desinformación, la actividad de inteligencia que se realiza con el propósito de evitar o

contrarrestar la efectividad de las operaciones de inteligencia que representan amenazas.

La Ley de Seguridad Nacional define la contrainteligencia “como medidas de protección

de las instancias en contra de actos lesivos, así como las acciones orientadas a disuadir o

contrarrestar su comisión".
La Seguridad y Defensa Nacional son elementos concebidos como primordiales dentro

de la conformación de las naciones, puesto que los mismos conceden o dan cierto nivel de

confiabilidad y protección a todas las personas que integran la nación.

El Presidente de la República es la máxima autoridad político-administrativa que dirige la

movilización, y será asistido en esta actividad por el Consejo de Defensa de la Nación, los

Ministerios y demás organismos involucrados.

El Ministerio de Defensa Nacional, es la máxima autoridad en materia de defensa,

seguridad y asuntos militares de la República de Colombia; formula, diseña, desarrolla y

ejecuta las políticas de defensa y seguridad nacionales; conduce la Fuerza Pública,

conformada por las Fuerzas Militares.

El Estado colombiano cuenta con una organización democrática sólida y fuerte en la cual

las decisiones colectivas son adoptadas por el pueblo mediante mecanismos de

participación directa o indirecta y que confieren legitimidad a sus representantes. En la

Democracia del estado Colombiano se tiene como eje principal la generación de empleo,

buscando que todos los colombianos tengan ingresos seguros, un trabajo digno y

pertenezcan a la seguridad social, puesto que en nuestro País la democracia va más allá de

la perspectiva electoral, pues se entiende como un sistema que promueve y permite el

respeto de los derechos y libertades de las personas, la creación de oportunidades iguales

para todos, la vigencia del Estado de derecho, la formación de valores de igualdad,

tolerancia y respeto, considerada como una forma de gobierno justa y conveniente para

vivir en armonía.
En una democracia ideal la participación de la ciudadanía es el factor que materializa los

cambios, por lo que es necesario que entre gobernantes y ciudadanos establezcan un

diálogo para alcanzar objetivos comunes y lograr la convivencia y seguridad ciudadana.

PT. JAMES JULIAN CAÑAS CRIALES – COMPAÑÍA ANTONIO NARIÑO – OCTAVA SECCION