Está en la página 1de 11

cuadernos de cine colombiano 28-2018 nueva época

Escribir guiones
en Colombia
Screenwriting in Colombia
Por Carlos Henao

Palabras clave: guion, industria cinematográfica, financiación, Keywords: Script, Film industry, Financing sources, Script history,
historia del guion, formación, cine colombiano. Education, Colombian cinema.
Resumen: sin duda alguna, a pesar de que la industria cinema- Abstract: Despite the fact that film industry in Colombia experi-
tográfica en Colombia está en auge, aún no es claro si quien se ments an important boom nowadays, still it is not clear if screen-
dedica a escribir guiones puede vivir de este oficio. Por otro lado, writers can make a living out of their profession. On the other
el debate alrededor del reconocimiento del guionista como autor hand, the debate on the acknowledgement of a screenwriter as
continúa vigente, tema que permea de diversas maneras la valo- an author is in the spotlight; the former is a topic that affects in
ración de su oficio, y su fortalecimiento profesional aún no es diverse ways the valuation of their job, and their professional
suficiente pese a que existen varias escuelas de cine en el país. strengthening is still not enough even though there are some
El presente artículo explora el oficio del guionista, su formación, la film schools in the country. This article explores the profession of
importancia del guion para el acceso a fuentes de financiación tanto the screenwriter, their formation, the importance of the script for
nacionales como extranjeras, y un panorama general sobre la accessing financial aids at both national and international levels,
escritura de guiones en el país. El texto genera una reflexión que and a general view on scriptwriting in Colombia. The text states a
responde a preguntas sobre qué es ser guionista en Colombia y a reflection that aims at answering the questions on what it means
qué realidad se enfrenta en este escenario. to be a screenwriter in Colombia and the reality Colombian
screenwriters face in such scenario.

Carlos Franco en proceso de escritura. Archivo: Carlos Franco.


32
el guion y el guionista

El guion no es solo el sueño de un filme, sino que permita financiar proyectos y poder hacer
también su infancia. las películas. Ha sido así históricamente, en
Jean-claude carriere, las últimas décadas: desde que se instau-
La película que no se ve raron los concursos y convocatorias como
parte de una política de Estado, primero, en
Es posible que en Colombia nunca se haya los años ochenta, en la era de Focine, déca-
considerado que ser guionista constituye un da en la cual se tomó la decisión de financiar
oficio, ni tampoco se haya pensado en la posibili- mediometrajes (de media hora) y miniseries
dad de que un guionista pueda vivir dignamente de cuatro capítulos para la televisión y, en los
de escribir historias, a menos que el guionista años noventa, con la aparición de la Oficina de
se acoja al proyecto de vivir de la escritura Cinematografía, en el Ministerio de Cultura, la
trabajando como libretista de televisión. Y es cual instituyó concursos para cortos y largo- Ganadores del fdc 2017. © Proimágenes Colombia. Archivo: Laboratorios Black Velvet. Foto: Sergio I. Rodríguez
que el cine colombiano no ha alcanzado toda- metrajes. Y hasta esta última década, con la
vía la media que le permita ser considerado nueva Ley de cine 814, que creó el Fondo de que comenzar diciendo que una cosa es lógica, es que en Colombia no se invierte sufi-
como una industria, a pesar de que cada vez Desarrollo Cinematográfico (fdc) y que esta- escribir guiones –ser el autor de los guiones cientemente en la creación de historias, que
se hacen más películas en el país –gracias a bleció convocatorias que buscan estimular, de una o dos películas– y otra es desarrollar no existe una tradición que lleve a los produc-
la Ley 814– y que, hoy en día, hay una nueva tanto el desarrollo del guion como la produc- una carrera como guionista, concentrarse en tores a financiar el comienzo y desarrollo de
generación de cineastas: numerosos egre- ción de cortos, largos de ficción y documental. el oficio y vivir dignamente de escribir histo- la escritura de los guiones. Y, por esta razón,
sados de universidades y academias de cine Y, en la actualidad, las convocatorias han rias para el cine. Lo que ha predominado en quizás, un director novel no se ve en la nece-
que han incursionado en su primera película estimulado la escritura de guiones generando la historia del cine colombiano es la tradición sidad de buscar un guionista experimentado o
de largometraje, aun cuando, en la mayoría de una circulación de historias y proyectos cine- de que los directores escriban los guiones de de contratar a alguien que le ayude a escribir.
los casos, coinciden los papeles de guionista y matográficos, que han comenzado a producir sus películas aunque, eventualmente, también Dos pueden ser las razones de esto último. La
director, y hay una marcada inclinación hacia una sobreoferta: de hecho, en los concursos, los directores convoquen a un colaborador a primera, existe la sensación de que cualquier
el oficio de director. el promedio de participación rebasa los tres- la hora de desarrollar sus proyectos. Si bien persona que quiera hacer una película puede
Sin embargo, cuando se recorre el proce- cientos guiones en las diferentes modalidades. es cierto que ha habido algún reconocimiento escribir un guion, que la escritura de guiones
so de realizar una película, desde un punto El guion se ha convertido, más allá de lo que al oficio del guionista, también es verdad que al se aprende intuitivamente o a través de las
de vista lógico, no hay duda de que el guion señala su definición etimológica, en una pieza guionista nunca se le ha dado el lugar que merece, academias junto con el lenguaje del cine en
constituye el punto de partida en el trayec- fundamental de las estrategias que buscan la tal vez porque ha primado la figura del direc- la cátedra de guion, cátedra que normalmente
financiación de proyectos y la realización de tor, concebido como un autor que no siempre es impartida por profesores que no son guio-
to hacia la realización y también el requisito
películas. está dispuesto a compartir su “autoría” con el nistas. Y la segunda, que existe mucha “infor-
indispensable de las tácticas de financiación
con el Estado o con posibles inversionistas priva- ¿Pero qué es ser guionista en Colombia y co-escritor de sus guiones. Otra explicación mación” y bibliografía en Internet sobre cómo
dos. El guion forma parte de toda estrategia cuál ha sido el itinerario de este oficio? Habría de esta realidad del guionista, quizás la más escribir guiones, y abundan los programas
34 35
el guion y el guionista escribir guiones en colombia

que permiten conocer el formato profesional Francia en los años cuarenta y cincuenta, en relatos inspirados en la vida cotidiana, desdra- va ayudarme a realizar un filme que sea
del guion y hasta proporcionan tips de escri- el que, en la industria, el protagonismo giraba matización de las historias, búsqueda de la mucho más que una confesión quejumbrosa
y complaciente: cine de verdad.
tura (si se conoce el formato, probablemente en torno a los guionistas que adaptaban obras experimentación formal), sino también desde
se piense que es “fácil” escribir un guion). En literarias y que –para estos críticos– habían las modalidades de la producción (películas de Truffaut había recurrido, inteligentemente,
este escenario es posible que, en los autores impuesto una manera de contar las historias bajo presupuesto subvencionadas por el Esta- a un autor que había escrito una novela titu-
cinematográficos, surja el siguiente argumen- que, según ellos, representaba un estilo viejo do, rodadas en locaciones reales, con pocas lada Sangre caliente, que narra la vida de un
to: “para qué contratar un guionista, si yo lo sé y acartonado. Estos jóvenes críticos comen- luces y casi en un tono amateur). A partir de niño en Argelia, y había hecho un programa
hacer: conozco el formato, he leído manuales zaron a reivindicar el peso del trabajo de los aquel momento, se instauró un tipo de críti- de televisión, que explora el conflicto entre
de guion, y además soy yo el que me invento directores en la autoría de las películas, valo- ca en torno al director que todavía impera en padres e hijos. Buscó, pues, a un escritor
la historia”. rando la puesta en escena cómo el momento la mayoría de los críticos cinematográficos, que se convirtió en guionista y luego se volvió
más importante dentro del proceso creativo incluyendo a los críticos colombianos, y que realizador. “Moussy me ayudó enormemente a
Como ya mencionamos, desde la primera
de hacer una película. De acuerdo con esta festivales como el de Cannes, en cierto senti- organizar el guion. Yo tenía muchas páginas
década del siglo xxi, han venido proliferando,
do, institucionalizaron. de notas, pero todo me resultaba tan cerca-
sobre todo en Bogotá, academias y escuelas concepción, no es el guion, ni el montaje, ni
no que era incapaz de darle una estructu-
de cine, lo que también ha estimulado la escri- la dirección de fotografía, ni la misma inter- Es curioso destacar, sin embargo, que la ra”, declararía Truffaut tras el estreno de la
tura del guion. Casi todos los estudiantes que pretación lo que hace a una película, sino la mayoría de estos jóvenes realizadores no pres- película. Lo que todos sabemos es que Los
pasan por una escuela o una academia asis- suma de todos los aspectos anteriores bajo cindieron del trabajo de un guionista. Las dos cuatrocientos golpes es una película que
ten a la cátedra de guion, escriben un proyecto la mise-en-scène, como empezaron a llamar primeras películas de François Truffaut Los dirigió François Truffaut, que ganó la Palma de
y, si se considera que el proyecto es bueno, el trabajo del director. cuatrocientos golpes (1959) y Disparen Oro en 1958 y que pasó a la historia como la
en general, resulta filmado. El resultado es, sobre el pianista (1960) tienen como auto-
A lo largo de los años, se fue configurando película que inauguró la nouvelle vague. Este
sin embargo, que quien no es fotógrafo o no res del guion a Truffaut y a Marcel Moussy.
un pensamiento en torno a la teoría-del-autor que, es un ejemplo de cómo la teoría-del-autor,
le interesa otra técnica querrá ser director. Moussy era un joven escritor que había publi-
básicamente, valora la creatividad alrededor tanto en la crítica como en la industria, ignora
Pero, en líneas generales, casi nunca deseará cado un par de novelas y había comenzado a
del trabajo del director y de la puesta-en-esce- al guionista como autor.
convertirse en guionista. trabajar como guionista para la televisión y, tal
na. La nouvelle vague, nacida así, se convirtió Cesar Zavatinni tiene un lugar en la histo-
en un movimiento cinematográfico que trans- vez, el contenido social de sus relatos impactó
¿En Colombia se considera al joven realizador. Truffaut a Moussy le escri-
ria del cine italiano, escribió una película mítica,
que el guionista es un autor? formó y revolucionó las maneras de hacer que dirigió un actor sensible y comprometido
cine, inspirado también en la modernidad de bió estas bellas palabras:
llamado Vittorio de Sicca, El ladrón de bici-
Hay una vieja polémica que surgió en los años Roberto Rosellini, Robert Bresson, Michelan- Bazin, hace diez años, me sacó de apuros cletas (1948). Ese y otros más fueron relatos
cincuenta del siglo pasado, cuando los jóve- gelo Antonioni, entre otros directores. Este convirtiéndose en algo así como mi tutor; de su “autoría”, pero si ustedes repasan la
movimiento cinematográfico se impuso no al hablar con usted, me siento culpable y
nes críticos de la revista Cahiers du cinema, auxiliado, por la cantidad de puntos que historia del cine italiano descubrirán cómo no
François Truffaut, Jean-Luc Godard, entre otros, solo desde las películas y los modos de su tiene con Bazín. Así como él me ayudó hay un lugar destacado para él como guionis-
empezaron a cuestionar el cine que se hacía en representación (actores no profesionales, a “rectificar el tiro” de mi vida, usted ta, es decir, como un autor que no solo escribió
36 37
el guion y el guionista escribir guiones en colombia

guiones, sino que también escribió artículos inadmisible”. El segundo punto del manifiesto del cine-de-autor, los críticos y los historiado- Pocos guionistas tienen reconocimien-
y manifiestos sobre el cine y sobre lo que se afirma que: “... el uso indiscriminado del ‘de’ res han acogido masivamente el precepto que to en nuestro país, salvo excepciones como
llamó el neorrealismo. En los años sesenta, posesivo en los créditos (o sea, cuando se habla sostiene que el único creativo de una película Dago García, autor de más de 15 largometra-
un poeta llamado Tonino Guerra se convirtió de ‘una película de…’) es inaceptable”. Este es el director, algo que no es discutible en sí jes. Pero es posible que este reconocimiento
en el guionista de los nuevos directores del manifiesto fue suscrito en representación de mismo, pero que debe incorporar el aporte se deba a la forma en que Dago ha adopta-
cine moderno italiano: Michelangelo Antonioni, 21 asociaciones de guionistas, de las cuales, de quien escribe la historia. Basta con leer do para que su obra sobresalga y se lleve a
Federico Fellini y también de otros directores para la fecha del manifiesto, hacían parte las críticas de cine o de revisar los textos de la pantalla, ya que él es el productor de sus
europeos como Theo Angelopulus y el gran nueve mil guionistas de toda Europa. Este historia del cine colombiano para constatar propios guiones. Esa figura guionista-produc-
Andreí Tarkosky. “Para mí no existe una dife- manifiesto, que muy poco se conoce en Colom- que no existe una interpretación según la cual tor, casi única en nuestro medio, le ha labrado
rencia profunda entre escribir poesía y escribir bia y que a lo ancho del mundo ha sido adop- el guionista aporta a la autoría de las películas un lugar en la historia del cine colombiano
guiones, ambas conducen a la mismo: la crea- tado por otras asociaciones de guionistas, debe- en nuestro país. El poco aprecio hacia el guio- desde su trayectoria como guionista, indepen-
ción de imágenes. Un guionista debe tener ría ser un referente y, en nuestro país, debería nista es frecuente en nuestro medio y, a pesar dientemente de la calidad de sus guiones y
mil imágenes en su cabeza para conquistar a ser considerado como una obligación moral de que la legislación de los derechos de autor
hombres como Fellini o como Antonioni”, dijo películas. En conclusión: si se reconoce que el
por parte de los mismos guionistas, directores le da un lugar a este como autor, en la práctica
alguna vez Tonino Guerra. Y los directores con guionista de una película es también su autor,
y productores, adherirse a sus principios. esta valoración legal es difícilmente admitida
quienes trabajó siempre lo consideraron un se abrirá un espacio para que el guion y el
a la hora del reconocimiento de la autoría de
autor. En el año 2002, Tonino Guerra recibió el El reconocimiento al guionista forma parte trabajo del guionista tengan créditos en todos
una película. Posiblemente, el asunto de la
premio de cine de la Academia del Cine Europeo de una vieja polémica que todavía no ha cesado. los ámbitos en los cuales se hable de proceso
autoría sea también una razón adicional para
por su trayectoria profesional de toda una vida. En nuestro continente, en la década pasa- creativo en el cine. En ese sentido, la valoración
no acudir a guionistas expertos; no se recurre
da, se hicieron públicas las diferencias entre al guionista porque no se quiere compartir el del guionista va más allá del reconocimiento del
En un encuentro celebrado en 2007, en
el escritor y guionista Guillermo Arriaga y el reconocimiento. Creo que esta es una actitud manejo de una técnica o de la constatación de
Tesalónica (Grecia), la Federación de guio-
director Alejandro González Iñárritu (Amores que predomina en la nueva generación de que se trata de un instrumento imprescindible
nistas europeos (fse del inglés, Federation of
perros, 2000; 21 gramos, 2003; Babel, cineastas colombianos, formados en acade- para la financiación de las películas.
Screenwriters in Europe) hizo público un mani-
fiesto que reivindicaba, entre otras cosas, al 2006), porque el guionista le exigía un mayor mias y que se inscriben en la perspectiva de
guionista como un autor de la película, y reconocimiento al director: le reclamaba que hacer un cine-de-autor. Como consecuen- Una posible breve historia
lo consideraba creador primario de la obra hablara de las películas cómo sí fueran solo cia, algunos autores, más bien, han decidido del guion en Colombia
audiovisual. El texto en cuestión se llama de su autoría. Las diferencias le pusieron mejorar sus propios guiones en laboratorios,
Manifiesto de los guionistas europeos y, entre fin a una amistad y a una colaboración que talleres y asesorías. El Bolivia Lab, el LabGuion Advierto que hablar de una historia del
otras cosas, sostiene: “El guionista de una venían desarrollándose desde hacía más de de Colombia, la Fundación Carolina y la Resi- guion y de los guionistas en Colombia es una
película es también uno de sus autores, un 10 años, una pelea que se hizo mediática y dencia de Cannes, entre otros, se han conver- empresa ambiciosa y, por demás, incompleta,
creador fundamental sobre quien, en primer que puso de nuevo en el tapete la discusión tido en espacios para el análisis del guion de sobre todo si no se ha hecho una investigación
lugar, se apoya cualquier trabajo audiovisual. en torno a los derechos de autoría del guionis- muchos autores, dando, de paso, legitimidad exhaustiva que realmente dé cuenta de los
El uso indiscriminado del crédito de autoría es ta. Sin embargo, influenciados por la teoría a los asesores de guion. nombres y personajes que han influenciado,
38
el guion y el guionista

desde este oficio, la realización de las pelícu- El ícono del guion Cansado de ser corresponsal de la Agencia
las. Lo que ahora se diga no será más que una Latina, en Nueva York, Gabo decidió trasla-
interpretación subjetiva del tema, que puede Parece que el guionista colombiano más darse a México y emprender allí la carrera
ser leída como formando parte de los prime- importante, dado el reconocimiento que se de guionista. Al cabo de deambular por el DF
le hace a su trayectoria y a su calidad como consigue escribir sus primeros guiones adap-
ros apuntes para una futura investigación.
escritor (recibe el Premio Nobel de Literatura tando cuentos de Juan Rulfo: El gallo de oro
Aventurar una historia del guion en el cine en el año 1982), es Gabriel García Márquez. (1964) dirigida por Roberto Gavaldón y Tiem-
colombiano, de entrada, es darle un lugar a Estudió cine en el Centro Sperimentale di po de morir (1966) dirigida por Arturo Rips-
los guionistas invisibles y, sobre todo, reco- Cinematografia, Cinecittà, en Roma, en los tein. García Márquez se mantiene en el oficio
años cincuenta, y según sus biógrafos estudió durante dos años más, hasta que se dedica
nocer la importancia, la fuerza y el impacto
con la intención de convertirse en director. a escribir Cien años de soledad. La posterior
real que tiene el guion en el proceso creativo publicación de esta novela lo convertiría en el
Gabo había filmado en la ciudad de Barranqui-
de hacer una película, en el cual, como ya se escritor que fue hasta su muerte. Es impor-
lla un cortometraje junto a un grupo de amigos
dijo, el único lugar para la autoría se ha veni- tante notar que el reconocimiento y la fama no
(escritores, pintores e intelectuales), llamado
do adjudicando al director. Cuando se hace La langosta azul (vvdd, 1954), ejercía el lo apartaron del cine: Gabo siguió escribiendo
un repaso a lo que los historiadores escriben periodismo para aquel entonces y ya tenía en guiones que alternaba con sus novelas. En los
sobre la trayectoria del cine colombiano, se su haber sus primeros relatos y sus primeras años setenta, García Márquez escribió guiones
constata que la valoración de los logros en el cine novelas escritas. No hay que olvidar que había para varios directores mexicanos, entre ellos:
ejercido la crítica de cine en el periódico El Presagio (1974), para Luis Alcoriza, y El año
tiene que ver, esencialmente, con dos aspectos:
Espectador, en la primera década de los años de la peste (1979), dirigida por el mexicano
en primer lugar, el éxito y la continuidad de Felipe Cazals. También el chileno Miguel Littín
un director y, en segundo lugar, aunque con cincuenta (1954-1955). García Márquez se
ganaba la vida como periodista y su sueño filma La viuda de Montiel (1979), de cuyo
mayor relevancia, la calidad y permanencia de guion es coautor. Estas películas, en su mayo-
era dedicarse al cine. Esa necesidad lo llevó a
la película en su contexto histórico. La valora- ría, siguen la tradición del género cinemato-
peregrinar hasta una de las escuelas de cine
ción, como es lógico, se centra en el director gráfico que le dio identidad al cine mexicano:
más importante de los años cincuenta, como
y no en el guionista, lo que sucede desde que el melodrama, pero que, con el toque que le
ya se dijo, y allí descubrió el esplendor de uno
se institucionalizó, como se ha dicho, la teoría confiere el Gabo guionista, deja ver un atis-
de los movimientos más importantes de la
bo de realismo mágico. Otra cosa será el Gabo
del cine-de-autor. Sin embargo, hay excep- historia del cine: el neorrealismo italiano.
de los años ochenta, cuando el autor gana el
ciones –que probablemente tengan que ver Cesar Zavatini era el guionista más reco- Premio Nobel de Literatura, en 1982, con lo
con el reconocimiento de un escritor en otros nocido en ese momento. En aquel ambiente, a cual aumenta su celebridad, vinculándose a Facsímil de El Charro, cuyo posterior nombre sería Tiempo de morir, con versiones de
Arturo Ripstein y Jorge Alí Triana. Se muestra la síntesis de la historia escrita por Gabriel
oficios distintos al de guionista– cómo sucede pesar de que había directores, existía un oficio la escritura de proyectos cinematográficos García Márquez (notas de ccc). Archivo: Harry Ransom Center – The University of Texas
con el escritor Gabriel García Márquez. de escritor enfocado en la creación del guion. en Colombia y Latinoamérica en general. at Austin.
41
escribir guiones en colombia

Estos proyectos son más ambiciosos y, con acuerdo con el cual, junto a los participantes Porque quien trabaja en un guion, distinto
ellos crece el interés de directores de otros del taller, elaboraba la estructura dramática, a la novela, está enfocado en la acción.
continentes para adaptar las obras literarias discutía la idea, trabajaba la sinopsis, el argu- Novelas y cuentos de la autoría de García
de García Márquez. En esa época, Gabo escri- mento y los personajes de sus proyectos de Márquez hacen parte de un amplio repertorio
be para el realizador mozambique-brasileño guiones. En una entrevista reciente, el guio- de adaptaciones hechas por otros guionis-
Ruy Guerra, La increíble y triste historia de la nista y asesor Doc Comparato, que escribió y tas. Crónica de una muerte anunciada
Cándida Eréndira (Eréndira, 1983), historia compartió cátedra con él dice: (1987), adaptada por uno de los grandes guio-
que fue primero un guion y que después Gabo nistas del cine italiano, Tonino Guerra, y dirigi-
la escribió como novela. Lo que más me impresionaba era su capa-
cidad de imaginación. En el taller de guion da por Francesco Rosi; Un señor muy viejo
En 1985, García Márquez crea en Cuba que dimos en Cuba, ‘Me alquilo para con unas alas enormes (1988), adaptada y
la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano soñar’, pasaban cosas muy graciosas. Por dirigida por Fernando Birri, entre otras.
y, junto a un grupo de cineastas, entre ellos ejemplo estábamos discutiendo la estructura La constante relación de “amor y odio”
Fernando Birri, y el gobierno cubano, funda la de un guion y yo le decía: la escena es así;
entre la literatura y el cine no será una excep-
Escuela Internacional de Cine, en San Anto- el jefe político está reunido con el gánster.
Están en una mesa haciendo negocios, ción en el cine de Gabriel García Márquez: para
nio de los Baños, cerca de La Habana. Gabo algunos críticos su literatura no se adaptaba
no solo apoyará la recién nacida escuela, sino pero hay que poner un poco de acción. Un
camarero que sirva un café o algo. Pero el a la puesta en el cine; muy pocas películas se
que también asume la ejecución de uno de salvan de un juicio positivo de ser buenas
camarero no es espía, nada, está en otro
los talleres más importantes para la forma- las adaptaciones. Probablemente las reali-
mundo. El gánster le dice no, café no,
ción de nuevos guionistas de ese momento. tráeme el whisky de siempre, no me vengas zaciones colombianas serán las que dejarán
“Cómo contar un cuento”, se llamaba el taller con café. Pero Gabo se quedaba mirán- más satisfecho al escritor. Una de estas películas
que impartió cada año durante dos semanas, dome y me decía: el camarero tiene una es Tiempo de morir (1985), en la mirada
y por él pasaron, a finales de los ochenta y cicatriz en la cara. Y viene de un pueblo de Jorge Alí Triana y reescrita por el mismo
comienzos de los noventa, integrantes de de Colombia. Estamos en México, pero él Gabo (un año atrás una productora de televi-
toda una generación de guionistas de todo el viene desde Colombia como refugiado. Su sión, rti la había producido como un miniserie
mundo, entre ellos los colombianos Manuel madre era de una tribu del Caribe… Y yo
dirigida también por Triana). La película, cuyo
Arias, guionista de la película La gente de le decía de inmediato: No Gabo, no. No
guion ya había sido llevado al cine en 1966
La Universal (1991), dirigida por Felipe me interesa para nada el pasado del cama-
rero. Estás haciendo todo un universo para por Arturo Ripstein, cosechará éxitos en festi-
Aljure; Alexandra Cardona, guionista del filme
un camarero que es figurante en la escena. vales importantes de Latinoamérica, como el
Confesión a Laura (1990), dirigida por
No Gabo, no. Él era una especie de espiral de Río de Janeiro, donde ganó el Tucán de
Jaime Osorio, entre otros.
de creatividad que era fascinante pero al Oro a la mejor película. Con Jorge Alí Tria-
García Márquez no solo fue guionista, sino mismo tiempo destrozante, porque se salía na como director, García Márquez volvería a
maestro. Tenía un método muy particular de completamente del centro de la acción. repetir guionista haciendo una adaptación de

Arriba: fotograma de Confesión a Laura (1991), dirigida


por Jaime Osorio con guion de Alexandra Cardona, quien ha
sido guionista, productora y editora de varios cortometrajes
y largometrajes tanto documentales como de ficción (notas
de ccc). Abajo: sinopsis del largometraje. Archivo: fpfc
Edipo, de Sófocles: Edipo alcalde (1996),
García Márquez comparte créditos, en el
guion, con Orlando Sena y Stella Malagón.
Para la televisión colombiana e internacional,
Gabo escribe guiones originales y adapta
cuentos de su autoría; Crónicas de una
generación trágica (1993): una miniserie de
6 capítulos, producida en Colombia y dirigida
también por Jorge Alí Triana, en ella, de nuevo,
aparece Stella Malagón como coguionista.
Para la televisión española escribe otra mini-
serie, también de 6 capítulos; Me alquilo
para soñar (1992), bajo la dirección de Ruy
Guerra. Tal vez una de las películas más logra-
das de Gabo como guionista tenga que ver con
la co-escritura que hizo junto a Lisandro Duque.
De ella surge Milagro en Roma (1988), una
pequeña joya del cine colombiano, en la que el
Arriba: Gabriel García Márquez y Lisandro Duque Naranjo en La Habana, en 1987. Ar-
mito del realismo mágico encaja a la perfec- chivo: Lisandro Duque Naranjo. Abajo: Fotogramas de Milagro en Roma. En línea.
ción con la sencillez de la puesta en escena y
la extraordinaria actuación de Frank Ramírez. de en la incapacidad de contar bien las histo-
Es amplia y extensa su filmografía, lo que confir- rias, y esto, tanto en los años sesenta cómo en
ma que no hay duda que Gabriel García Márquez los ochenta, en la época en que las películas
tiene un lugar como guionista y formador en el eran financiadas por Focine.
cine colombiano.
La falta de continuidad en la producción de
Volviendo al asunto general, resulta ambi- las películas, la ausencia de escuelas de cine,
cioso y complejo abarcar la historia del cine y también la falta de profesionalización de los
colombiano desde la perspectiva de sus guio- oficios ligados con el cine es la constante que
nistas, sobre todo cuando a la hora de hacer va a predominar en nuestro cine hasta media-
el balance de cada época, los críticos e histo- dos de la década de los noventa. Es la década
riadores coinciden en decir que uno de los en la que se hace un promedio de dos pelícu-
problemas que ha tenido el cine nacional resi- las por año y que, con la ambición de llegar

Nota introductoria en el guion de Tiempo de morir para la versión cinematográfica dirigida por Jorge Alí Triana. Archivo: fpfc.
44 45
el guion y el guionista escribir guiones en colombia

al público que consume películas comerciales, la escritura literaria o la dramaturgia. Vale la que hable de la región y de la nación serán
hace que el trabajo del guion, como ya lo pena mencionar, en este orden de ideas, a un las constantes de los guionistas en Colombia
hemos dicho, lo emprendan los mismos direc- director y guionista de origen chileno, Dunav en esta época.
tores, muchos de ellos sin formación de guio- Kuzmanich, quien llegó a Colombia en los años
setenta exilado (había dirigido documentales y A finales de los años setenta, aparece-
nista, engrosando la tendencia que inspiraba
un largometraje de ficción, trabajaba para el rá en Colombia el guionista argentino Jorge
a los cineastas de los sesenta. Con excepción
gobierno de Salvador Allende) y estaba casa- Goldemberg impartiendo talleres, asesorando
de José María Arzuaga, que, inspirado en la
realidad, hizo un cine de historias originales, el do con Isabel Sánchez (socióloga, docente en guiones y escribiendo para el director Sergio
resto de los guionistas se apoyó en los relatos la Universidad Nacional), hermana del director Cabrera. Goldemberg había escrito para direc-
Pepe Sánchez. Muy pronto Dunav Kuzmanich tores importantes del cine argentino en la
literarios y practicó la adaptación para el cine.
se incorporó a la realización cinematográfica década de los años ochenta, por ejemplo,
Aquí aparece un tema espinoso y es de la dirigiendo una de las películas icónicas del Plata dulce (1982), dirigida por Fernan-
relación que ha habido entre el cine y la lite- cine colombiano: Canaguaro (1981), basada do Ayala; Miss Mary (1986), dirigida por
ratura en el cine colombiano. Se han llevado en el libro cinematográfico de Isabel Sánchez,
María Luisa Bemberg y La película del rey
a cabo unos cuantos estudios en investiga- Dunav lo adaptó junto con Pepe Sánchez y el
(1986), dirigida por Carlos Sorin. Goldemberg
ciones monográficas y hasta artículos en esta chileno Marcelo Romo. Kuzmanich aportará
bastante a la consolidación de una generación participa como jurado en las convocatorias de
misma colección de los Cuadernos de Cine
de guionistas a través de talleres de formación Focine y entabla una colaboración, ya en los
Colombiano sobre este tema, aunque ninguno
y de la adaptación de obras literarias de la años noventa, con Sergio Cabrera. Su crédito
desde la perspectiva del guionista. En realidad,
narrativa colombiana. San Antoñito (1986), como guionista del cine colombiano aparece
historias inspiradas en la narrativa colombiana
basada en un cuento de Tomás Carrasquilla, en La estrategia del caracol (1993), escri-
serán la fuente de inspiración de los guionistas
dirigida por Pepe Sánchez y que estuvo en la ta conjuntamente por el periodista Ramón
en cada una de las décadas del cine colombia-
semana de la crítica en el festival de cine de Jimeno, el actor-guionista Humberto Dorado y
no y, en ellas, aparece inevitablemente el tema
Cannes, en 1986, nació de su trabajo de esta el mismo Sergio Cabrera. Águilas no cazan
de la violencia. Una película exitosa de los época. Luego vendrá El día de las Merce-
años ochenta es Cóndores no entierran moscas (1994) repite con Dorado y Cabrera
des (1985), escrita y dirigida por Kuzmanich, en la autoría del guion, aunque aparece otro
todos los días (1984), dirigida por Francisco adaptación de tres cuentos colombianos:
Norden. Se trata de la adaptación de una nove- extranjero en los créditos: el cubano Jorge
Espuma y nada más, de Hernando Téllez; Aire
la de Gustavo Álvarez Gardeázabal, hecha por turbio, de Antonio Montaña (quien fue coguio- Fraga. El trabajo de Goldemberg, como guio-
tres guionistas: el chileno Dunav Kuzmanich, nista de este filme y asiduo compañero de nista vinculado con Cabrera, continua con la
el dramaturgo Carlos José Reyes y el escritor escritura de Kuzmanich) y Cadáveres para el adaptación de la novela del colombiano Álva-
Antonio Montaña. Este es un ejemplo de cómo, alba, de Roberto Burgos Cantor. La presencia ro Mutis, Ilona llega con la lluvia, que da lugar
cuando el director no es guionista, suele provenir de extranjeros, la adaptación de obras litera- a la película homónima de 1996, en la cual
de otras disciplinas artísticas, por ejemplo, rias y la búsqueda de identidad con un cine Goldemberg comparte crédito con su hija Ana
Fotogramas de Cóndores no entierran todos los días
(Francisco Norden, 1984). Basada en la novela de Gustavo
Álvarez Gardeazábal, con guion de Dunav Kuzmanich y Fran-
cisco Norden. Archivo: fpfc. Abajo: Facsímiles del guion de
Cóndores no entierran todos los días. Archivo: fpfc.
46 47
el guion y el guionista escribir guiones en colombia

escritores exitosos y los contrataban para que generó la nueva Ley de cine 814, aumentó el escribir libretos para televisión. Creo que hay
adaptaran sus novelas. De acuerdo con esta número de películas colombianas en pantalla, que cambiar esa idea del guionista que solo
creencia, el trabajo dispendioso y extenuan- a 108 en total. El estudio muestra también vive de su profesión y que está esperando que
te de escribir una novela garantizaría la calidad que prevalece la tendencia, de la que hemos lo contraten para adaptar una obra literaria o
de un guion. De ahí proviene esa tendencia hablado a lo largo de este artículo: la prima- para escribir un guion, ya que quienes escri-
predominante, en el cine colombiano de una cía de la figura del director-guionista. De los ben guiones en este país tienen una visión
época, de recurrir a las obras literarias y escri- 97 guionistas encuestados, 46 escribieron amplia que les permite incursionar en el cine,
tores. Cuando el que escribe guiones no es y dirigieron. Sin embargo, existe la sensa- provienen de escuelas de cine, y no separan
escritor de la literatura, vendrá de la drama- ción de que están surgiendo guionistas que la escritura de la realización. La vieja idea de la
turgia, como ya comentamos, género cercano tienen la intención de dedicarse solamente separación de los oficios solo se consolida-
a cierto tipo de cine. Carlos José Reyes es a la escritura o a hacer dupla con directores rá cuando exista una industria poderosa que
un ejemplo de ese tipo de escritor en nues- y productores, algunos de estos guionistas demande guiones por encargo y cuando exis-
tro cine; dramaturgo, director de teatro en los trabajan como libretistas en la televisión y, de ta el interés, por parte de compañías produc-
años sesenta y con una amplia experiencia en esa forma, sobreviven. Otro resultado es que, toras, de desarrollar proyectos y cuando, en
Pepe Sánchez y su equipo en rodaje de El río de las tumbas (Julio Luzardo, 1964). En la foto, la escritura de libretos para televisión, Reyes aunque también se ha consolidado la parti- consecuencia, se active una dinámica de ofer-
de izquierda a derecha: Nohra Duarte, Pepe Sánchez, Jorge Andrade Rivera, Milena Fierro y Julio
Luzardo. Archivo: Julio Luzardo.
incursionará en el cine como guionista en El cipación de los guionistas en la producción ta y demanda de guiones.
río de las tumbas (1964), dirigida por Julio (sorprende el número: 30 guionistas en total),
El estudio mencionado también concluye
Goldemberg. Finalmente, el trabajo de Goldem- Luzardo, y Cóndores no entierran todos la visión del guionista, en este comienzo de
que el cine colombiano valora actualmente
berg llegará hasta Perder es cuestión de los días. milenio, lo lleva a estar más vinculado a los
el guion y, eventualmente, a los guionistas.
método (2005), adaptación de la novela procesos de la realización de sus películas y,
Una fuente reciente ayuda a comprender Una prueba es que, según señala, el prome-
tal vez, a proyectarse como cineasta integral,
homónima del escritor Santiago Gamboa. la evolución del guion en los últimos años: dio de ingresos por guion osciló entre 11 y
participando más activamente en las deci-
Proimágenes, la compañía mixta que admi- 20 millones de pesos. Los guionistas actua-
Cuando el director no es el guionista, pero siones creativas de la puesta en escena de
nistra el Fondo de Desarrollo Cinematográfico, les provienen cada vez más del mundo del cine,
valora el trabajo de escritura, recurre a otros sus guiones transformados en películas. Esto
(fdc), realizó una encuesta a los guionistas por sobre otros medios y, en la actualidad, no
profesionales que tienen la formación reque- puede obedecer a que algunos de ellos hayan
colombianos que habían escrito películas entre predomina el interés en seguir la senda de
rida. En algunos casos busca a escritores que sido formados en escuelas de cine y a la necesi-
el año 2010 y el 2014, lo que le permitió las adaptaciones literarias. El cortometraje y
provienen del teatro y, en otros, a los escritores dad que tienen de ejercer un control sobre lo
obtener estadísticas interesantes –y hasta la televisión son experiencias que les prece-
de literatura. Hay una idea muy arraigada sobre que se filma.
sorprendentes a partir de las respuestas de den para llegar al guion de largometraje. La
las bondades del escritor de ficción literaria 97 guionistas, de los cuales muy pocos viven En la encuesta de Proimágenes queda constante, en términos de producción, es que
en la elaboración de los guiones, una tradición de su oficio, ya que la mayoría tiene que recu- claro que son muy pocos los guionistas que hay un ascenso en la producción de películas
que se remonta al Hollywood de los años trein- rrir otras actividades para sobrevivir–. El estu- pueden vivir de escribir solo para el cine y, (el año pasado se estrenaron 42 largometra-
ta, cuando los grandes estudios reclutaban a dio establece que, bajo las condiciones que como lo hemos repetido, tienen que dedicarse a jes) y la mayoría de estas son óperas primas
49
escribir guiones en colombia

colombianas, conjuntamente con la limita- subvaloración del guionista (quien, probable- escrito el guion, le indique al camarógrafo,
da respuesta del público (exceptuando lo mente, podrá ser cambiado si “no funciona”): a manera de provocación, el lente que debía
que sucede con las comedías escritas por eso se refleja en el monto de los estímulos usar en una toma en la que la escena ocurría
Dago García), dejan en el aire la sensación para los guionistas y en los esfuerzos que se en la parte de atrás de un auto. “Esta toma va
que unos de los problemas estructurales del realizan para hacer crecer los guiones. con el lente 24 mm”, le dije, y le describí lo
cine colombiano siguen siendo las historias y Estimular el trabajo del guionista equivale que ocurría en la escena. Recuerdo el asom-
quienes las escriben. Algunos críticos llegan a valorar su trabajo como autor comprome- bro y el escepticismo con el que recibieron mi
incluso a decir, de manera contundente, que tido en la calidad de la historia que desarro- sugerencia; no la tomaron en cuenta hasta
el problema esencial del cine colombiano es lla, darle un lugar dentro del proceso creativo que el director se la confirmó. Pero desde que
la ausencia de buenos guionistas. “No hay reconociendo el trabajo complejo que implica escribí la escena había imaginado que lo más
buenas historias”, “no sabemos cautivar al desarrollar un guion. Para ello, es importante adecuado era utilizar ese lente, porque permi-
espectador”, “falta más rigor en los guiones”, invertir más en el desarrollo de las historias, tía un plano conjunto de los dos personajes
se escucha decir. Es complejo hacer un diag- proceso que va desde garantizar un contra- que viajaban atrás. El guionista es alguien que
nóstico, pero esas premisas empiezan a tener to para la escritura, hasta la financiación de tiene una visión que va más allá de la técnica
eco en la institucionalidad y en las convoca- asesorías con un script doctor. Y debe poner- del guion. Y si es bueno en lo que hace, debe-
Premiación del fdc 2017. © Proimágenes Colombia. Archivo: Laboratorios Black Velvet.
torias del fdc, puesto que ya existe una cate- se en práctica, sobre todo, el respeto de las ría concebir su trabajo como una totalidad
Foto: Sergio I. Rodríguez goría que busca estimular el género que más decisiones creativas del guionista, valorando cinematográfica.
taquilla hace: la comedia. Se debe diferenciar la sensibilidad y creatividad de quien escribe.
que se estrenan comercialmente en pantallas entre un guion bien escrito y el género al que
Todos los guionistas hemos vivido esa El guion como borrador
en las que el éxito y la carrera de directores y pertenece, si bien es cierto que la comedia
experiencia en la que cualquiera puede opinar de la puesta en escena
guionistas se mide por el número de espec- es el género que más tiene recepción en el
público, es probable que eso no garantice la sobre lo que escribimos. Inclusive algunos
tadores; probablemente de eso dependerá el “El guionista es más cineasta que nove-
calidad del guion y, sobre todo, de la película. se atreven a proponer cambios y, entonces,
futuro de cada uno de ellos. Directores y guio- lista”, decía Jean-Claude Carrier. Se escribe
entendemos que la imaginación de quienes
nistas exitosos se demoran entre dos y más Los concursos, los estímulos para el desa- con la intención de que todo lo que se sugiera
opinan está volando y ya se han puesto en el
años para hacer su siguiente película, si es rrollo y la escritura del guion son importantes. lugar del guionista. Pero nadie, o casi nadie, en la escena va a ser interpretado y, en ese
que logran financiarlas, obviamente volviendo Sin embargo, se apuesta al guion, pero no a se pone en el lugar del sonidista o del direc- sentido, el guion se convierte en el borrador
a concursar en las convocatorias del fdc. los guionistas. Es como si los guiones fueran tor de fotografía y opina cómo deben hacer su de la puesta en escena. Es probable que el
muy buscados porque son la piedra funda- trabajo. ¿Se imaginan al actor o al asistente primer director de una película sea el guionis-
Las paradojas mental de las estrategias de financiación para de vestuario diciéndole al director de fotogra- ta, porque desde su imaginación está toman-
hacer las películas, pero como si los guionis- fía dónde debe poner la luz o cuál lente usar? do decisiones que son esenciales a la hora de
El crecimiento de la cinematografía y la tas no lo fueran. Se hace una separación entre En una ocasión que trabajé en una película filmar, ya que en una película las decisiones,
proliferación de películas en las pantallas la obra y el guionista creando, con esto, una como asesor del director, con el que había las acciones que hace un personaje y hasta
50
el guion y el guionista

cómo se llama han sido tomadas en la cons- que no se reconoce el oficio de alguien dedica- La formación del guionista no debe redu-
trucción y visión del guion. Hay decisiones que do a la escritura, a menos que viva de escribir cirse a la de alguien que conoce la técnica
son estructurales, que le dan vida y composi- contenidos para la televisión comercial. Allí, de la escritura y que se conforma con apli-
ción a un relato, porque el guionista no solo en la televisión, sí hay un lugar para ejercer carla a un formato o a un sistema. Si bien es
se concentra en la historia, sino también en el oficio de la escritura condicionada y jerar- respetable esa tendencia del cine colombiano
cómo sucede, y todas esas decisiones son quizada, para ser un peón de un mal juego a replicar estructuras y fórmulas que funcio-
vitales para una película. El cómo es un acto de ajedrez, porque esta industria posee una nan en la televisión y que llenan la taquilla en
de imaginación que centra las energías del estructura piramidal en la cual el libretista, a los teatros, es también respetable y, a veces
guionista en transformar la acción en imáge- veces, se limita a hacer la “carpintería” de las necesario, que el director emprenda el cami-
nes, y esa decisión creativa llena de sentido historias; es una especie de creativo condicio- no, en soledad, de ser el guionista de sus
la película. Probablemente, si el guion está nado a un sistema. El sistema que se basa en
bien escrito, cada acción, cada palabra que propias historias o que el productor se atreva
representar las historias apelando a un género a escribir y hasta dirigir. Pero también debe
digan los personajes estarán llenas de signi- (el melodrama) en el cual las historias ya están
ficado: para la historia, para el personaje y, ser respetable que quienes escriben y se dedi-
definidas y los modos de representación están
sobre todo, para el espectador. En el fondo, can a esto como oficio tengan un lugar en el
establecidos con relación a la oferta y deman-
diseñar un buen guion, en tanto borrador de la cine como autores y que se valore su creativi-
da, el rating. Escritores inteligentes, que han
puesta en escena, es crear una estrategia de dad en todos los sentidos. Por eso, apelo a un
entendido el medio y tal vez no han tenido
comunicación con el espectador, a través de la guionista que tenga una visión profunda y no
complicaciones, han sobresalido, inclusive
emoción. Cuando asistimos a la proyección de aburrida de la vida, que su valoración del cine
convirtiéndose en ejecutivos creativos. Dago
una película y nuestros sentidos se concen- vaya más allá de entenderlo solo como espec-
García es uno de ellos. Desafortunadamente,
tran en la experiencia que viven los personajes táculo y entretenimiento; creo que los grandes
en el sistema de la televisión colombiana no
nuestra conexión es emocional, más que cual- guionistas de la historia del cine no se dejaron
hay lugar para la experimentación ni para la
quier otra experiencia. Los sentimientos y las encasillar como unos simples técnicos que
emociones son tal vez la materia prima con búsqueda creativa porque el imperativo, por
encima de cualquier decisión, es entretener conocían las formas de la escritura, porque
la que trabajan los guionistas y, por prolonga- eran, y son, más que eso, cinéfilos, dramatur-
ción, los cineastas. y convertir cualquier historia, por más origi-
nal que sea, en espectáculo. El melodrama gos (que conocen hasta dónde puede llegar
La formación del guionista como género que busca divertir, entretener, el alma humana), que escriben y ven cine sin
no constituye una opción mala en sí misma; dejar de sorprenderse como espectadores
Formarse y educarse como guionista es probablemente corresponda a eso que –insis- que intuyen que el guion no es un fin en sí
vislumbrar una perspectiva que permite enten- to– es el sistema: los códigos establecidos mismo, que, con ellos o sin ellos en el rodaje
der la dimensión del reto de escribir historias como una fórmula que ha tenido éxito y que, de las películas, siempre estará el alma de las
para una industria que aún no despega y en la como ya se ha probado, ¿para qué cambiarlo? historias que los inspiraron.
Arriba: puesta en escena de El día de las Mercedes (Dunav Kuzmanich, 1985). Archi-
vo: FPFC. Abajo: Puesta en escena de La sociedad del semáforo (Rubén Mendoza, 2010).
Archivo: Rubén Mendoza.

También podría gustarte