Está en la página 1de 3

Diego Andrés Alonzo Medinilla 20172

Actividad sistema músculo esquelético.

1. El movimiento de un calamar vs el movimiento de una lombriz: la lombriz al igual que el


calamar tiene un esqueleto hidrostático, sin embargo, estos se diferencian en lo que
compone su movimiento. La lombriz posee músculos longitudinales de manera que posee
un dorso ventral. Esto implica que cuando uno de los músculos se contrae el otro se estira,
de manera que su movimiento sea similar al de una ola, es por ello que este movimiento
es llamado movimiento ondulatorio. Por otro lado, el calamar posee un grueso manto
muscular con un sifón en forma de embudo, de manera que la llenan de agua y al
expulsarla a través del sifón logra una propulsión a chorro que la utilizan para movilizarse
a través del mar (Solomon, Berg & Martin, 2013).
2. La muda de un organismo artrópodo consiste en el desprendimiento de un exoesqueleto
antiguo debido a que el exoesqueleto no es viviente. Al ser no viviente implica que el
exoesqueleto no crece conforme al animal, por consiguiente, debe desprenderse, esto
supone una pérdida metabólica neta y vulnerabilidad ante los depredadores al no poseer
esta armadura (Solomon, Berg & Martin, 2013).
3. Las aves presentan diversas adaptaciones al vuelo, primero dentro de su esqueleto, donde
se sufrió una fusión secundaria. Esto les permite obtener un máximo de fuerza en una
estructura donde el peso y el volumen han sido aligerados, porque también los huesos son
neumáticos, es decir delgados, huecos y rellenos de aire, esto les permite una mayor
resistencia. Así mismo, sufrieron un desarrollo mayor en sus ojos al ser mucho más
reducidas en el sentido del olfato, es por ello que sus órganos de la vista son tan grandes
que desplazan el cerebro hacia atrás y provocando que este sea reducido. Además,
tuvieron que desarrollar un hueso hioides para capturar alimento en el aire al permitirle
una lengua extendida varios centímetros hacia afuera. Así mismo, los músculos al haber
sido fusionados en las vértebras torácicas y lumbares los músculos dorsales son menos
necesarios, provocando su reducción. Además, el vuelo requiere un desarrollo de los
músculos ventrales, que poseen abundante suministro sanguíneo y de mioglobina (Clara,
2008).
4. Actividad de curiosidades:
a. Curiosidades esqueléticas del cuerpo humano:
i. Cuando se nace se poseen más huesos de los que un esqueleto de un
humano adulto posee, ya que se nace con 270 hasta 300 huesos en total.
Lo que sucede es que, en realidad mediante la madurez, varios de estos
huesos se funden formando una menor cantidad de huesos. Esto me llamó
la atención y lo desconocía por completo ya que nunca me imaginé tal
cosa como un hueso fundido (Pino, 2005).
ii. Más de la mitad de los huesos están en los pies, esto debido a que en cada
pie hay 26 huesos y en la mano hay 27 huesos y en conjunto son 106
huesos. Lo que me dejo perplejo es que algo tan chico en comparación
con la pierna o el tórax está compuesto por tantos huesos, lo que indica la
complejidad de la movilidad y la evolución para lograr dicho movimiento
(Pino, 2005).
iii. Los huesos no son la sustancia más fuerte del cuerpo. Esto debido a que
es el tejido adamantino o el esmalte dental, esto me sorprende debido a
Diego Andrés Alonzo Medinilla 20172

que siempre pensé que el esmalte dental estaba compuesto por calcio
que compone también a los huesos lo que es increíble (Pino, 2005).
iv. Se poseen solo 14 huesos en la cara. Me parece increíble que un centro de
comando de expresiones posea tan pocos huesos lo que demuestra que
en realidad dichas expresiones faciales es gracias a los músculos y no a los
huesos. Así mismo, me parece surrealista que existan más huesos en la
mano que en la cara (Pino, 2005).
v. Los huesos se reconstruyen constantemente, me pareció interesante que
se deba de esperar tanto tiempo para que un hueso se sustituya
completamente luego de 7 años, pensé que era un proceso mucho más
rápido (Pino, 2005).
b. Curiosidades musculares del cuerpo humano:
i. Increíble que el músculo de un adulto sano sedentario sea 3/5 de lo que es
un adulto deportista. A mí me pareció preocupante ya que desde que
ingresé a la universidad no he realizado la misma cantidad de ejercicio y
esto refuerza más la importancia del ejercicio en el cuerpo humano
(Fitness, 2014).
ii. Increíble que una oruga, que posee un esqueleto hidrostático tiene
alrededor de 2000 músculos frente a los 600 del cuerpo humano que
poseería un movimiento mucho más “complejo”. Parece surrealista y me
encantó como dato curioso (Fitness, 2014).
iii. Aunque no me sorprende que el músculo más potente en relación con su
tamaño sea el masetero. Me sorprende que una persona pueda realizar
semejante fuerza, 4 kN, con la boca que, aunque no es tan potente como
la de un tiburón si es bastante potente (Fitness, 2014).
iv. Increíble que se necesiten tantos músculos, 6, para mover los globos
oculares en todas las direcciones. Aparte que estos son los que más
trabajo realizan durante el día, me parece muy interesante ya que
pensaría que los huesos de la mano que se usan para muchas cosas son
utilizados más (Fitness, 2014).
v. Interesante que el esternocleidomastoideo se llame así porque se inserta
en el esternón, cleido por su inserción en la clavícula, mastoideo por las
apófisis mastoides detrás de la oreja donde se inserta. Por lo que es
probable que los científicos hayan nombrado a todos los músculos según
su inserción (Fitness, 2014).

Referencias

- Clara, M. (2008). Aves. Retrieved 2 November 2020, from


http://zoologia.fcien.edu.uy/practico/07%20Aves%20REPARTIDO%20y%20CLAVE.pdf
- Fitness, L. (2014). Diez curiosidades sobre los músculos que quizás no conocías. Retrieved
2 November 2020, from https://www.vitonica.com/anatomia/diez-curiosidades-sobre-los-
musculos-que-quizas-no-conocias
Diego Andrés Alonzo Medinilla 20172

- Pino, F. (2005). 15 datos interesantes que debes conocer sobre el esqueleto humano.
Retrieved 2 November 2020, from https://www.vix.com/es/btg/curiosidades/5685/15-
datos-interesantes-que-debes-conocer-sobre-el-esqueleto-humano
- Solomon, E., Berg, L., & Martin, D. (2013). Biología (9th ed.). México: Cengage Learning
Editores.