Está en la página 1de 6

Onychophora

Ir a la navegaciónIr a la búsqueda

 
Onychophora

Rango temporal: Cámbrico-Reciente

PreЄ

Pg

N
Peripatus

Taxonomía

Reino: Animalia

Subreino: Eumetazoa

(sin rango) Bilateria


Protostomia

Superfilo: Ecdysozoa
Panarthropoda

Filo: Onychophora
GRUBE, 1853

Familias

 Peripatidae
 Peripatopsidae

[editar datos en Wikidata]

Onicóforo no identificado.

Los onicóforos (Onychophora) constituyen un filo de ecdisozoos terrestres, con


~180 especies existentes, cuya existencia se conoce desde el periodo Cámbrico,
hace más de 515 millones de años. Fueron descritos por primera vez por
Lansdown Guilding en 1826, quien pensó que eran moluscos.
El nombre Onychophora, deriva del griego (onykhos, "uña" y phorós, "llevar"), y
significa literalmente "portadores de garras", ya que cada una de sus muchas
extremidades termina en un par de garras. En los libros de texto reciben el nombre
de "gusanos aterciopelados" (del inglés velvet worms) pero en el idioma español
solo se les llama gusanos o se les confunde con babosas. De hecho, han sido
comparados a gusanos con patas, orugas de mariposas y babosas. 1
Estos organismos segmentados tienen ojos pequeños, antenas, múltiples pares de
patas o lobopodios –que no son realmente articulados, y las glándulas de la goma
adhesiva (por error llamada baba). Es posible encontrarlos en regiones tropicales
y en el Hemisferio Sur. Son cazadores de animales pequeños como los insectos y
arácnidos, que atrapan expulsando un moco adhesivo. 2 Se conocen unas 180
especies actuales.3
Las dos familias existentes de gusanos aterciopelados son Peripatidae4
y Peripatopsidae.5
Ellos muestran una distribución peculiar, donde los peripátidos son
predominantemente ecuatoriales y tropicales, mientras que los peripatópsidos se
encuentran los continentes del sur de clima templado. 6 Hoy se sabe que tal
distribución a nivel mundial se originó a partir de la ruptura del antiguo
supercontinente Pangea, que empezó a fracturarse hace unos 200 millones de
años.78
A pesar de su escasez actual, en la historia de la biología evolutiva se les ha
prestado mucha atención debido a su importancia al presentar características que
hacían pensar que eran un intermedio evolutivo entre anélidos y artrópodos.
Antiguamente se les consideraba parte del taxón Tracheata. 9 pero en la actualidad
no se considera que estén emparentados con anélidos sino que forman parte del
taxón Panarthropoda.10 junto a tardígrados y artrópodos. Según los análisis
moleculares constituyen el grupo hermano de los artrópodos.111213

Índice

 1Estructura general
o 1.1Morfología externa
 1.1.1Aspecto general
 1.1.2Cabeza
 1.1.3Tronco y apéndices
o 1.2Pared del cuerpo
 1.2.1Cutícula
 1.2.2Epidermis
 1.2.3Capas musculares
o 1.3Cavidad corporal
o 1.4Glándulas de limo
o 1.5Glándulas crurales
o 1.6Aparato digestivo
o 1.7Sistema circulatorio
o 1.8Sistema respiratorio
o 1.9Sistema excretor
o 1.10Sistema nervioso
o 1.11Órganos de los sentidos
o 1.12Aparato reproductor
 2Reproducción y desarrollo
o 2.1Transferencia del esperma
o 2.2Desarrollo
 3Ecología y hábitat
o 3.1Hábitat
o 3.2Alimentación
 4Conducta
o 4.1Locomoción
o 4.2Hábitos
o 4.3Defensa
 5Origen y parentescos
 6Distribución geográfica
 7Taxonomía, evolución y filogenia
o 7.1Afinidades con otros filos
o 7.2Taxonomía
 8Referencias
 9Enlaces externos

Estructura general[editar]
Este artículo o sección necesita referencias que aparezcan en una publicación
acreditada.
Este aviso fue puesto el 16 de octubre de 2010.

Un integrante de la familia Peripatidae.

La locomoción y el sostén corporal se basan en un esqueleto hidrostático, como


ocurre en los anélidos, no en un exoesqueleto de piezas articuladas. A diferencia
de los artrópodos, los onicóforos tienen un celoma muy desarrollado, que ocupa
buena parte del volumen corporal. Músculos y válvulas trabajan trasladando y
comprimiendo el líquido intersticial a través de los compartimentos del hemocele,
incluidos los lobópodos, y es así como se mueven los órganos, se deforma el
cuerpo y se hace posible la locomoción.4
Morfología externa[editar]
Aspecto general[editar]
El aspecto general de los onicóforos es el de gusanos o babosas con patas. De
hecho, su descubridor Guilding los asignó en 1825 dentro del filo Mollusca.
Miden entre 1,4 y 16 cm, aunque algunos llegan a los 25 cm. El cuerpo es
alargado, vermiforme, cilíndrico y aparece dotado de entre 14 y 43 pares de
apéndices locomotores (varía con la especie y el sexo) llamados lobópodos. Estos
no pueden calificarse como patas, sino que son mamelones sin articulación alguna
que se adelantan por turno, siguiendo ondas. 1 Cada uno termina en dos pequeñas
uñas, que es a lo que alude el nombre del grupo. La arquitectura corporal deriva
de una forma segmentada, como los artrópodos, pero se ha perdido en el curso de
la evolución. No existe una segmentación externa visible, pero sí pequeñas
arrugas transversales14
La superficie de su cuerpo está cubierta por bandas transversales de
pequeños tubérculos (los mayores presentan setas sensoriales y escamas muy
pequeñas). La disposición de los tubérculos parece mostrar una metamerización
que, externamente, es en realidad inexistente. Además, presentan una textura
aterciopelada de la que procede su nombre común en otros idiomas como el
inglés, velvet worms ("gusanos aterciopelados").
Son muy variados en cuanto a color; siendo lo más común un gris o pardo muy
oscuros, pero también los hay de colores vivos, amarillos, más o menos
anaranjados, rojos, verdes, negros o incluso azules, pudiendo presentar las
papilas un aspecto iridiscente. Se conoce al menos una especie blanca, habitante
de cuevas, y los individuos recién nacidos pueden ser blanquecinos antes de
adquirir los colores adultos.15
Cabeza[editar]
La cabeza, que no aparece bien diferenciada del tronco, porta tres pares de
apéndices.
En primer lugar un par de antenas, en posición más anterior que superior, gruesas
y a veces muy largas; detrás de cada una de ellas hay un pequeño ojo simple,
dotado de un cristalino esférico.
El segundo par de apéndices son las papilas orales, retráctiles, situadas por
debajo de las antenas y apuntando hacia adelante; son de función sensorial y
además escupen un líquido pegajoso que emplean en la captura de sus presas y
defenderse.
La boca se encuentra en posición ventral en la base de una depresión. Dentro de
ellas y escondidas bajo sus labios se encuentra el tercer par de apéndices,
las mandíbulas. Como en los artrópodos, y a diferencia de lo que ocurre
en vertebrados la dinámica de la boca es lateral.14 Dispone la boca de un diente
dorsal y de un par de glándulas salivares (derivadas de nefridios).
Tronco y apéndices[editar]
Cada lobópodo es una evaginación del la pared del cuerpo en forma de corta
protuberancia cónica terminada en un par de uñas (de donde procede el nombre
del phylum, Onychophora). Carece de articulación con el cuerpo por lo que no se
trata de verdaderas patas. Aunque el número de pies puede variar
considerablemente entre especies, su estructura es básicamente similar. La
rigidez es proporcionada por la presión hidrostática del contenido de sus fluidos, y
el movimiento generalmente se obtiene al estirar y contraer todo el cuerpo del
animal. Sin embargo, cada apéndice también puede acortarse y doblarse debido a
los músculos internos.16
Pared del cuerpo[editar]
La pared del cuerpo está organizada de forma semejante a la de los Anélidos, en
tres capas: cutícula, epidermis y capas musculares.
Cutícula[editar]
La capa externa está formada por una cutícula quitinosa muy delgada (apenas
1 µm de espesor) y flexible en todas sus partes, sin que exista, como en los
artrópodos, distinción entre áreas engrosadas (escleritos) y áreas de articulación.2
Además, no basta para impermeabilizar la superficie corporal ni para constituir
exoesqueleto rígido. Esta circunstancia condiciona la ecología y a la mecánica
corporal de estos animales. El organismo de los onicóforos no es capaz de una
buena regulación fisiológica del equilibrio hídrico, de manera que, como tantos
otros filos de origen acuático, restringen su existencia a ambientes muy húmedos.
Además son de hábito nocturno, saliendo solo en las horas en las que baja la
temperatura y hay menos peligro de desecación.15 Por otro lado, al carecer de
exoesqueleto rígido les faculta para comprimir mucho su cuerpo y poder atravesar
por ranuras muy estrechas.
Epidermis[editar]
La epidermis consta de células vivas, a diferencia de la cutícula. Debajo de la
epidermis hay una gruesa capa de tejido conectivo, que se compone
principalmente de fibras de colágeno.
Capas musculares[editar]
Por debajo del tejido conectivo anteriormente mencionado hay tres capas de tejido
muscular liso.
Cavidad corporal[editar]
La cavidad general del cuerpo es, en realidad, un hemocele, es decir, sirve de
cavidad circulatoria para la hemolinfa. La estructura en senos del hemocele es
semejante a la de los Insectos: seno pericárdido, seno periintestinal medio, seno
perineural ventral medio y dos senos ventrolaterales,
El verdadero celoma se ha reducido a las cavidades gonadales y a sacos
relacionados con los nefridios.

También podría gustarte