Está en la página 1de 12

Contrato de obra

Contratos de servicios

Servicios profesionales
Concepto
Art. 2000 CC. “Por el contrato de obra o empresa, el contratista se
compromete a ejecutar y entregar una obra que le encarga otra persona,
mediante un precio que ésta se obliga a pagar.”

Terminología
Este contrato se le conoce con varios nombres: contrato de obra, contrato de
empresa, contrato de locación de obra, contrato de ejecución de obra,
etcétera.
Naturaleza jurídica
En el derecho romano, se le conocía como locatio conductio, de ahí provienen
algunos de sus nombres.
Lo conceptualizaban como el contrato por el que se suministraba un servicio a
otro a cambio de un pago, tenía tres manifestaciones: la locatio rerum o
location conductio rei, que resultaba ser el equivalente al contrato de
arrendamiento.
La locatio conductio operarum, que actualmente conocemos con el contrato
de trabajo, por el que una persona presta sus servicios a cambio de una
remuneración.
Y la locatio operaris o conductio operaris, que vendría a ser el antecedente
histórico del contrato que nos ocupa, el contrato de obra.
Características
Conforme lo previamente dicho se extraen las siguientes:
De prestación de servicios, pero en este caso la prestación de ese servicio
consiste en la realización de una obra por un contratista.
Es independiente, pues el contratista actúa en forma independiente, no esta
sujeto ni forma relación laboral con quien lo contrata.
Traslativo de dominio, ello respecto de los materiales que se emplearan en la
obra que será objeto del contrato.
Bilateral, Puesto que una persona contrata a otra para la realización de una
obra, quien paga por la ejecución de ella y el contratista recibe un pago a
cambio. Cabe agregar que esta característica también es una de las formas en
que se clasifica este contrato, tal como se verá a continuación.
Clasificación
Bilateral: Ya que genera obligaciones reciprocas para las partes, una
realiza una obra y la otra paga el precio.

Oneroso: Debido a que en el contrato se estipulan gravámenes y


provechos que afectan a los contratantes.

Conmutativo: En virtud que las prestaciones a que se obligan las


partes están determinadas o se determinan desde la celebración del
contrato.

De tracto sucesivo: Pues la realización de la obra no se ejecuta de


forma instantánea, sino se da en actos sucesivos.
Clasificación

Principal: Ya que subsiste por sí mismo y no depende de otro; y su


validez y existencia son ajenos a cualquier otro contrato.

Intuito personae: Puesto que normalmente se celebra conforme a las


habilidades, técnica y aptitudes personales de la persona que
ejecutara la obra, lo que lo hace intransferible, pues solo quien se
obligó puede realizar la obra.

Consensual: Se clasifica de esta manera, pues nace únicamente por el


consentimiento de ambas partes.
Diferencias con otros contratos
De trabajo: En el de trabajo hay dependencia continuada, un patrono,
un horario, etcétera; pero el de obra, el contratista actúa de forma
independiente, y su obligación consiste en entregar la obra.

De servicios profesionales: Aunque podrían haber muchas similitudes,


se diferencia en elementos como la entrega de una obra, los materiales
para la construcción los provee el contratista, mientras que en el de
servicios profesionales, solamente se dan las prestación de los servicios
intelectuales.

Mandato: En este es la realización de ciertos actos y no de una obra.


Elementos del contrato
Personales:
Contratante la persona que requiere los servicios de otra para la ejecución de
la obra; y contratista aquella parte del contrato a quien se le encomienda la
realización de la obra. Debe agregarse que ambos deben tener capacidad
legal.

Reales:
Primeramente la prestación del contratista, que consiste en la realización de
la obra, esta puede ser mueble o inmueble, corpórea o incorpórea, material
o intelectual; y grande o ínfima.

En segundo lugar, la prestación del contratante, que versa en el pago que


debe de realizar en favor del contratista luego de entregada la obra.
Obligaciones de las partes
Del propietario
Colaboración: En la realización de la obra, por ejemplo, el propietario como
dueño de un bien, debe poner al contratista en posesión del bien. Si el
contrato se estipuló por partes, el propietario tiene la obligación de pagar
por cada parte concluida.

Obligación de recibir la cosa: Al concluirse la obra y haberse pagado la


misma, el propietario debe recibirla, pues ello constituye la prestación
otorgada en el contrato en su beneficio.

Del contratista
Ejecución: Ejecutar la obra en la forma debida y asumida en el contrato, art.
2005 CC.
Responsabilidad y riesgos por la realización de la obra.
Ello se encuentra regulado en el art. 2001 CC: “El riesgo de la obra correrá a
cargo del contratista o empresario hasta el momento de la entrega, a no ser
que el que hubiere de recibirla incurriere en mora, o hubiere convenio expreso
en contrario.”
El responsable por los riesgos es el contratista, lo que implica que cualquier
daño, pérdida o destrucción que sufra la obra o sus elementos, durante la
construcción, son su responsabilidad.

Obligación de entregar la obra.


El art. 2000 nos da la pauta en la parte que dice: “…el contratista se
compromete a (…) entregar una obra…”. La entrega y realización de la obra
tiene que se a entera satisfacción del propietario de ella, art. 2005 CC.

También podría gustarte