Está en la página 1de 13

UNIDAD 3

ÉTICA PROFESIONAL

EL EJERCICIO DE LA PROFESIÓN DE CONTADOR PÚBLICO:


ANTECEDENTES
1° Etapa:

Fue el doctor Manuel Belgrano quien desde su cargo de Secretario del Consulado
(1796) lucha por enaltecer las tareas agrarias, productivas, comerciales y culturales, con la
colaboración de Hipolito Vieytes. Las cuentas eran peritadas por funcionarios que
realizaban certificaciones en carácter de “contadores”, tanto de las haciendas públicas –la
corona- como de los entes privados. (el equivalente actual de las Auditorías).
Belgrano ya por entonces tenía la visión de la creación de una “Escuela Mercantil”,
pero las luchas por la independencia posponen la creación de la Escuela de Comercio.
Es en 1813 que se legisla por primera vez acerca de “la matrícula de comerciantes,
consignaciones y peritos contadores”.
En la Provincia de Buenos Aires el 12/07/1836 por decreto suscripto por Rosas
aparece por primera vez el vocablo Contador Público. En el se establecían los “Requisitos
y deberes para los que ejerzan el cargo de Contador Público.
En 1890, se crea la Escuela Superior de Comercio del Centro. En 1892 la Escuela
comienza a otorgar el título de Contador Público. Joaquín V. Gonzalez modifica los planes
requiriendo 4 años para se perito mercantil y 3 más para se contador público.
En 1891 se crea el Colegio de contadores de Buenos Aires.
En 1905 se celebra el Primer Congreso de Contadores, bajo la presidencia honoraria
del Dr. Joaquín V. González.
En aquél Congreso, se trataron los varios temas, entre ellos:

 Creación de la Facultad de Ciencias Mercantiles, la cual se concretó en 1913.


 Compulsas de libros.
 Sindicatura de las Sociedades Anónimas.
 Contabilidad de las Administraciones Públicas.
 Liquidación de seguros y averías.
 Regulación de honorarios, los cuales se establecieron en 1945.

La profesión tenía ciertas características en esta época: liberal e individual. La


actividad profesional se ejercía como:

 Auxiliar de justicia.
 Asesor en materia fiscal.
 Poseedor de técnicas contables centradas en el registro de libros.

Tal profesión no estaba sometida a reglamentos formales o legales, el acatamiento a


ciertas normas era voluntario, no se vigilaba su ejercicio, y el trabajo era llevado a cabo por
graduados universitarios y por no graduados. Esta última categoría fue reconocida e
incorporada por el Decreto Ley 5103/45, el cual crea el consejo profesional de Ciencias
Económicas.

1
La 1° provincia que reglamentó las funciones técnicas del contador fue Santa Fé,

Años más tarde, 1941, la provincia de Córdoba además de reglamentar el ejercicio de


la profesión, crea el Colegio de Contadores Públicos, según Ley 3911.

Ante el avance de la profesión y teniendo en cuenta los antecedentes provinciales, los


legisladores tuvieron que pensar en oficializar los colegios para el gobierno de la profesión,
el control de la matrícula, el desempeño y dictado de normas éticas. Por ello, el Decreto
5103/45 ratificado por Ley 12291 da nacimiento a los Consejos Profesionales en Ciencias
Económicas y reglamenta el ejercicio profesional. Este Decreto, que fue dictado para la
Ciudad Autónoma de Buenos Aires, tenía alcance nacional. Además, la ley originó la
creación de tales Consejos en las provincias.
Ellos reglamentaron el ejercicio de las profesiones de Doctor en Ciencias
Económicas, Actuario y Contador Público Nacional en todo el territorio de la República.
Definía que se entiende por ejercicio de las profesiones antes mencionadas, aquél
que se realiza en forma individual, sin relación de dependencia con el dador del trabajo,
consistiendo la retribución en honorarios, conforme al respectivo arancel.
El Decreto 4460/46 reglamento a la Ley 12291, estableciendo formalidades para la
elección, requisitos para integrar el Consejo Profesional, sus fines y funciones en el ámbito
de Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

2° Etapa:

Transcurre entre los años 1945 y 1960. la creación de los Consejos Profesionales por
Decreto 5103/45 marcan la iniciación de esta etapa.
Como en la etapa anterior, se reglamentó el ejercicio profesional, en esta se lleva a
cabo un mayor control sobre ellos: sé intensifica la vigilancia sobre el ejercicio profesional,
se aplican normas éticas, se aplican aranceles con el fin de jerarquizar la profesión, se
dictan reglamentos de práctica profesional y se inician gestiones ante los Entes Públicos
de defensa profesional.

3° Etapa:

Hacia fines de los años 60 continuando hasta el año 1972 nace la Federación
Argentina de Consejos Profesionales y se dicta la ley 20488 de ejercicio profesional (BO
23/7/1973), la que en su artículo 1° determina que el ejercicio profesional del Contador
Público queda sujeto a lo que prescribe esta ley, tornando obligatoria la inscripción en las
respectiva matrícula de los Consejos Profesionales del país, determinando las
incumbencias en su artículo 13°.
También se crea el Instituto Técnico de Contadores Públicos (1969), siendo su
objetivo servir a la profesión en todas las cuestiones técnicos-científicas. Sus opiniones se
dan en tres formas: informes, recomendaciones y dictámenes; quedando libradas la
aplicación a la voluntad de los Consejos Profesionales.
Como órganos de estudios FACPCE y CECYT comenzaron a unificar criterios para
toda la profesión del país. El avance tecnológico, la creación de nuevas universidades a
escala nacional, provincial y privadas, y la aparición de nuevas carreras hizo que surjan
circunstancias no previstas con la ley 20488.

Otras Profesiones de Ciencias Económicas: La Ley 20488 también regula el ejercicio


profesional de otras profesiones en ciencias económicas, tales como las del Licenciado en
Economía, Licenciado en Administración y la del Actuario, determinando las incumbencias
de cada una de ellas en los artículos 11°, 14° y 16° respectivamente.

2
Organismos profesionales

Las asociaciones creadas por ley y las de afiliación voluntaria

Tanto unas como otras necesitan del reconocimiento administrativo, se han


transformado en organismos que protegen los intereses sociales de los diferentes grupos.
Si las asociaciones o cuerpos intermedios cumplen con una función que interesa a
sus miembros y a toda sociedad, deben estar reconocidas jurídicamente, sin el mismo
cualquier acción necesitará de la intervención particular de los asociados.
El Estado en el marco de la delegación de sus facultades, ha confiado a los consejos
profesionales la regulación de la profesión y son sus integrantes los que intervienen dentro
de la comunidad en defensa de los superiores intereses que constituyen el patrimonio
nacional.
La Corte Suprema de Justicia sostuvo que los cuerpos intermedios tales como los
consejos profesionales, constituyen un resguardo de la democracia, sosteniendo que
legislar sobre las agremiaciones "es una forma útil de penetrar en el terreno de la realidad
y dejar atrás las abstracciones y vetos del Estado Liberal".
“En cuanto a los Consejos Profesionales, personifican intereses propios y distintos del
Estado... son organismos profesionales que se ubican en la frontera entre el derecho
público y privado, tomando del 1° ciertas prerrogativas de poder público y del 2° los modos
de gestión, con arreglo a las tendencias que llevan a un derecho profesional”.
La colegiación de los graduados para algunos es exclusivamente gremial, sin
embargo las divergencias entre los colegios (para nuestra profesión representado por el
Colegio de Graduados de Ciencias Económicas), y los consejos, se encuentran en Ciudad
Autónoma de Buenos Aires, ya que en el resto del país, en las pocas ciudades o provincias
que existen actúan hermanados para desarrollar tareas comunes en beneficio del
graduado y en amparo de la sociedad que reclama sus servicios.

Colegio de graduados de Ciencias Económicas

Es una asociación constituida el 26 de Noviembre de 1891, reúne a los siguientes


profesionales: Doctores en Ciencias Económicas, Contadores Públicos Nacionales,
Actuarios, Licenciados en la Administración y Economía, y demás profesionales en
Ciencias Económicas que tengan título habilitante y estén inscriptos en la matrícula.
Su patrimonio social está integrado con el aporte de las cuotas que abonan los
socios, ingresos por la explotación de servicios, donaciones, legados, inscripciones,
etcétera.
Los fines del Colegio se encuentran definidos en su estatuto, estos son:

 Fomentar la unión entre los profesionales en Ciencias Económicas.


 Defender el prestigio e intereses de sus miembros.
 Asesorar a los poderes públicos e instituciones que lo requieran.
 Organizar conferencias, reuniones, congresos, etcétera.
 Publicar una revista para difundir los conocimientos económicos financieros,
administrativos, etcétera.
 Vincularse con instituciones similares del interior y exterior.
 Gestionar ante los poderes públicos la adopción de medidas que interesen a los
particulares o a la enseñanza de las carreras.
 Fomentar y apoyar la investigación y estudio.

Para cumplir con sus fines puede realizar todos los actos jurídicos que autoriza el
Código Civil a las personas jurídicas.

3
Como podemos ver sus fines de carácter netamente gremial y cultural, que orienta su
principal actividad hacia el perfeccionamiento técnico-científico de los graduados en
Ciencias Económicas.

Consejo Profesional de Ciencias Económicas

En cada jurisdicción existe un Consejo Profesional de Ciencias Económicas, en


consecuencias del poder de policía delegado a las provincias. Dicha institución fue creada
mediante la ley 20488 (B.O. 23/7/1973). Su funcionamiento está regido en Ciudad
Autónoma de Buenos Aires, Territorio Nacional de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del
Atlántico Sur por la ley nacional 20476 (B.O. 27/6/1973) y en cada provincia por la
legislación local.
Los Consejos Profesionales de Ciencias Económicas son entidades de derechos
público no estatal que ejecutan funciones que el Estado les ha delegado pero sus
directivos son elegidos por el voto de los matriculados, de modo que son entes de
autorregulación profesional.

Dentro de las funciones específicas que las leyes asignan a los Consejos
Profesionales se encuentran las de fijar las normas técnicas correspondientes a cada una
de las profesiones en Ciencias Económicas. En la actualidad los Consejos han
centralizado el estudio de las normas técnicas a través de las Federación Argentina de
Consejos Profesionales en Ciencias Económicas que en sus Normas Técnicas establece
criterios profesionales generales.
No obstante ello, una vez aprobadas en el seno de la FACPCE, no constituyen por sí
normas consideradas obligatorias, sino que tal carácter es asignado por cada Consejo en
particular al declarar su obligatoriedad dentro de su JURISDICCIÓN.

Entre sus funciones se encuentran:

1. Dar cumplimiento a las disposiciones de la presente ley y otras relacionadas con el


ejercicio profesional.
2. Crear y llevar las matrículas atinentes a las profesiones que regulen.
3. Honrar el ejercicio de las profesiones en Ciencias Económicas.
4. Velar que sus miembros actúen con lealtad hacia la patria y cumplimiento de la ley.
5. Cuidar que se cumpla con los principios de ética.
6. Ordenar el ejercicio profesional de Ciencias Económicas, Regulándolo y
delimitándolo con otras profesiones.
7. Combatir el ejercicio ilegal de la profesión.
8. Secundar a la Administración Pública en el cumplimiento de las disposiciones
relacionadas con la profesión.
9. Certificar las firmas y legalizar dictámenes de los profesionales.
10. Aplicar correcciones disciplinarias por violación de los códigos de ética y aranceles.

Ley CABA 466/2000. (Régimen para el ejercicio de las profesiones en Ciencias


Económicas en CBA)

Establece en su art. 1 que el Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la


Ciudad Autónoma de Buenos Aires es una entidad de derecho público no estatal.
Son organismos del Consejo Profesional de Ciencias Económicas:
El Consejo Directivo.
El Tribunal de Ética Profesional.
La Comisión Fiscalizadora.

4
Luego de determinar las funciones de dichos órganos, en su art. 62 estipula que para
ejercer la profesión deberán matricularse los titulares de diplomas reglamentados en la
L.20488.

Ley 10620/87. (Régimen para el ejercicio de las profesiones en Ciencias Económicas en


PBA)

Estipula las incumbencias para:


El licenciado en Economía.
Contador Público
Licenciado en Administración
Actuario
Estipula la matriculación obligatoria y las personas que no podrán hacerlo. Establece
las causales de cancelación y suspensión en la matrícula.
Idem art. 1 Ley CABA 466/2000.
Son organismos de este consejo:
La Asamblea
El Consejo Directivo
El Tribunal de Ética
La comisión revisora de cuentas
Los comités regionales
Los cuerpos de delegados
Luego de determinar las funciones de dichos órganos, procede a regular los
aranceles de honorarios en materia extrajudicial para todas las profesiones
reguladas por esta ley.

Incumbencia Profesional

Concepto

El articulo 13 de la ley 20488, en su inciso a), establece para el contador público las
siguientes incumbencias en materia económica y contable, cuando los dictámenes sirvan a
fines judiciales o administrativos, o cuando estén destinados a hacer fe pública en relación
con las cuestiones siguientes:

1. Preparación, análisis y proyección de estados contables, presupuestarios, de costos


y de impuestos, en empresas y en otros entes.
2. Revisión de contabilidades y su documentación.
3. Disposiciones del capitulo III, titulo II, libro I, del Código de Comercio.
4. Organización contable de todo tipo de entes.
5. Elaboración e implantación de políticas, sistemas, métodos y procedimientos de
trabajo administrativo-contable.
6. Aplicación e implantación del sistema de procedimiento de datos y de otros métodos
de todos los aspectos contables y financieros del proceso de información general.
7. Liquidación de averías.
8. Dirección del relevamiento de inventarios que sirvan de base para la transferencia
de negocios, y para la constitución, fusión, escisión, disolución y liquidación de
cualquier clase de entes y cesiones de cuotas sociales.
9. Intervención en las operaciones de transferencia de fondos de comercio, de acuerdo
con las disposiciones de la ley 11687, a cuyo fin se deberán realizar todas las
gestiones que fueren menester para su objeto- incluso hacer publicar los edictos
pertinentes en el Boletín Oficial-, sin perjuicio de las funciones y facultades
reservadas a otros profesionales en la mencionada norma legal.

5
10. Intervención juntamente con letrados, en los contratos y estatutos de toda clase en
sociedades civiles y comerciales, cuando se planteen cuestiones de carácter
financiero, económico, impositivo y contable.
11. Presentación con su firma, de estados contables de bancos nacionales, provinciales,
municipales, mixtos y particulares, de toda empresa, sociedad o institución pública,
mixta privada, y de todo tipo de ente con patrimonio diferenciado. En especial, para
las entidades financieras comprendidas en la ley 18061, cada contador público no
podrá suscribir el balance de más de una entidad, cumplimentándose así el requisito
expresado en el artículo 17 de esa ley.
12. Toda otra cuestión en materia económica, financiera y contable, en referencia a las
funciones que le son propias, de acuerdo con el artículo 13 de la ley 20488.

Incumbencia del orden judicial

En su inciso b), el artículo en tratamiento establece para el contador público, con el objeto
de la producción y la firma de dictámenes, ciertas incumbencias en materias judicial,
relacionadas con las siguientes cuestiones:

a) En los concursos de la Ley 19551 para las funciones de Síndico.


b) En las liquidaciones de averías y siniestros, y en las cuestiones vinculadas con
los transportes en general, para realizar los cálculos y la distribución
correspondientes.
c) En los estados de cuenta para las disoluciones, liquidaciones y todas las
cuestiones patrimoniales de sociedades civiles y comerciales, además de las
rendiciones de cuenta de administración de bienes.
d) En compulsas o peritajes sobre los libros, documentos y demás elementos
concurrentes a la dilucidación de cuestiones de contabilidad, relacionadas con el
comercio en general, sus prácticas, usos y costumbres.
e) En los dictámenes e informes contables para las administraciones e
intervenciones judiciales.
f) En los juicios sucesorios para realizar y suscribir las cuentas particionarias
juntamente con el letrado que intervenga.
g) En todos los fueros, como perito en su materia.

En la emisión de los dictámenes se deberán las normas de Auditoría aprobadas por los
organismos profesionales, cuando ello sea pertinente.

Ética

Ética profesional

La ética es la disciplina que estudia el problema de los principios que guían la


conducta humana, independientemente del conjunto de normas que rijan dicha conducta
en un momento y lugar dados. La moral estudia estas normas y las distintas formas que
adoptan en las comunidades humanas.
Como la de cualquier otra persona, la actuación del profesional se considera ética
cuando está orientada hacia el bien (lo cual implica rectitud de ánimo o buena fe) y
respecto al prójimo.
Además el profesional debe satisfacer las expectativas del público al cual sirve, que
espera que realice su trabajo cuidadosamente y sea discreto en el manejo de la
información obtenida durante su ejecución. Cuando se presta un servicio profesional, sólo
se actúa con sentido ético cuando se cumple con las obligaciones morales. Es evidente
que la responsabilidad del profesional aumenta cuando el ejercicio de su profesión cuenta

6
con protección legal, es decir, con la prohibición de que la ejerzan aquellas personas que
no posean el pertinente título habilitante.
Ahora bien, muchas son las personas que se benefician con la actuación ética del
profesional:

 El cliente, por la forma en que los servicios prestados satisfacen sus


necesidades.
 La comunidad en su conjunto, por los efectos que tales servicios pueden
tener para con ella.
 La profesión toda, por los efectos de los servicios prestados sobre su imagen
o la de alguno de sus componentes tomados individualmente.
 El propio profesional, por la obtención de una recompensa espiritual o
intelectual derivada de los servicios prestados.

Por ende se consideran que existe falta de ética cuando hay mal proceder del cliente,
la comunidad y la profesión en su conjunto, o respecto de los colegas individualmente
considerados.

Particularidades del Código de ética

La clientela

 Los matriculados no deberán intervenir en asuntos en que actúe un colega sin


notificarlo previamente por medios idóneos.
 No deberán atraer clientes de un colega empleando para ello pero podrán prestar
sus servicios cuando fueran solicitados.
 Los mismos no podrán interrumpir sus servicios sin notificarlos previamente.

La publicidad

Los ofrecimientos de servicios profesionales deberán hacerse con la necesaria mesura


que asegure el respeto por la profesión.
La misma se limitará solo al nombre del profesional, título, domicilio, teléfono y la
especialización.

El secreto profesional

La relación de los matriculados con sus clientes deberá hacerse con la mayor reserva.
No debiendo revelar conocimiento alguno como resultado de su labor profesional, sin la
autorización de su cliente.

Los honorarios

Los mismos están obligados a percibir como mínimo los honorarios que fijen el
respectivo arancel.
No pudiendo aceptar particiones ó comisiones por asuntos que reciban o encomienden
a otro colega.

La solidaridad

Los matriculados deben conducirse siempre con plena conciencia de solidaridad hacia
los colegas.

7
No pudiéndose manifestar perjudicando a un colega o a un profesional de otra
disciplina.

Incompatibilidades para el ejercicio de las actividades profesionales

La incompatibilidad se da en los casos de falta de independencia enunciados a


continuación:

Cuando se estuviera en relación de dependencia respecto al ante a que se refiere la


información, es decir que coincida con otras funciones.
Cuando de los entes objeto de la actuación profesional fueran dueños los cónyuges o
parientes del profesional.
Cuando fueran socios, directores o administradores del ente.
Cuando se tuvieran intereses significativos.
Cuando su retribución estuviera sujeta a la utilidad que obtuviera el cliente, salvo los
síndicos de sociedades comerciales.
Cuando la remuneración estuviera condicionada sobre la base de un resultado económico
determinado.
Cuando en el ejercicio de sus actividades hubiesen intervenido en determinado asunto,
salvo que hayan transcurrido 2 años.

Honorable Tribunal de Disciplina

El 2 de marzo de 1945 se dictó el decreto Ley 5103 que reglamentó por 1° vez las
profesiones de Ciencias Económicas, creando complementariamente el Consejo
Profesional de Ciencias Económicas, en el articulo 18 del viejo ordenamiento se atribuyó al
precitado organismo la impusieron nuevos estatutos como ser la Ley 20488, 19550 y
19551 y Res. 355 además de referirse específicamente a la actuación de los profesionales.
La Ley 20476 organizó al Consejo con tres grupos perfectamente diferenciados:

El Consejo Profesional.
El Cuerpo de los Revisores de Cuentas.
El Tribunal de Disciplina, creado para el juzgamiento de la conducta de los
matriculados.

Organización interna

El Tribunal esta integrado por 9 profesionales elegidos por el voto secreto y


obligatorio de todos los graduados matriculados, teniendo sus miembros una duración de 2
años, con la posibilidad de ser reelegidos. El Tribunal actúa bajo una Presidencia común y
se divide en 2 salas, denominadas Primera y Segunda.
La Sala Primera conoce en forma originaria todos los asuntos en que el imputado sea
un Licenciado en Administración, y la Sala Segunda conoce originariamente y
exclusivamente todos los asuntos en que el imputado sea un Actuario o Licenciado en
Economía. Ambas salas conocen en todos los asuntos en que el imputado sea un
Contador Público o un Inscripto en el Registro Especial de No Graduados.
Tres miembros forman quórum y las decisiones de la sala se toman por mayoría de
votos.
El plenario del Tribunal puede unificar jurisprudencia, y será obligatoria para las salas
la interpretación de las normas del Código de ética que fuera establecida en una sentencia
plenaria.

8
El Tribunal cuenta con una Secretaria de Actuación, la que tendrá a su cargo la
recepción de las denuncias escritas y demás actuaciones que deben sustanciarse ante el
Tribunal.
El Tribunal elegirá en la 1° reunión que realice, un presidente, un vicepresidente 1° y
un vicepresidente 2° e integrará las salas.

Los plenarios

Por iniciativa de las salas o del Presidente se reunirán en plenario para:

Resolver sobre las excusaciones, recusaciones, vacaciones y ausencia de


los miembros del Tribunal.
Reglamentar la labor interna del Tribunal.
Considerar las sanciones que son de su competencia.
Unificar jurisprudencia.

Procedimiento

En el origen de las actuaciones, que pueden ser promovidas por el Consejo o por el
Tribunal en decisión plenaria o en virtud de denuncia escrita, de la tramitación del sumario,
de la forma de efectuar las notificaciones, de los medios de prueba y como producirlos y de
las formalidad de sentencia.

Los denunciantes no serán parte en la causa que se sustancie, no tendrán acceso a los
expedientes ni deben ser notificados de las resoluciones que dicte el Tribunal
durante la transmisión, ni de la sentencia definitiva, salvo las sanciones públicas.
El sumario será reservado y sólo tomará conocimiento del mismo el denunciado o su
representante legalmente acreditado.
Se reserva el acceso a los expedientes a los miembros del Tribunal de Disciplina y a los
funcionarios de la Secretaría de Actuación.
El personal de la Secretaría de Actuación deberá guardar absoluta reserva con
respecto a los asuntos vinculados con la funciones del Tribunal.

Las resoluciones del Consejo referidas a sanciones de suspensión o cancelación de


matricula son apelables ante la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Federal
Contencioso Administrativo.
Las decisiones del Tribunal o de las salas serán apelables por los interesados ante el
Consejo. Este recurso deberá interponerse dentro de los 15 días hábiles de notificación
mediante escrito fundado.
En los casos de cancelación de matricula no podrá solicitarse la reinscripción hasta
pasados 3 años de la fecha en que quedo firme la resolución respectiva.

Sanciones

Cada consejo profesional deberá aplicar a sus matriculados las correcciones


disciplinarias que correspondan.
La Ley 20476 CPCECF establece en su título segundo, que serán objeto de
corrección disciplinaria los actos u omisiones en que incurran los graduados inscriptos en
la matrícula y los no graduados inscripto en los registro especiales creados por el Decreto
Ley 5103/45, que configuren violación de los deberes inherentes al estado o ejercicio
profesional, de conformidad al código de ética.

Correcciones disciplinarias

9
 Advertencia.
 Amonestación privada.
 Apercibimiento público.
 Suspensión en el ejercicio de la profesión de un mes hasta un año.
 Cancelación de la matrícula.

El juzgamiento de la conducta de los profesionales, estará a cargo del Tribunal de


Disciplina.
La Ley 10620 del ejercicio de las profesiones de ciencias económicas de la Provincia de
Buenos Aires, en su capitulo III establece que los matriculados en el consejo profesional
serán sancionados disciplinariamente en los siguientes casos:

Violación de las obligaciones que imponen la presente ley y sus reglamentos.


Violación de incompatibilidad legal y/o profesional.
Ser director, administrador, propietario o decente de establecimientos que otorguen
títulos no autorizados, conforme a las leyes.
Violación a las normas del código de ética.

Previa sustanciación de sumario con la debida garantía del derecho de defensa y la


rendición de prueba, se podrán aplicar a los matriculados que incurran en faltas relativas a
la ética profesional, las siguientes sanciones disciplinarias:

Advertencia.
Amonestación.
Amonestación en presencia del Consejo Directivo.
Censura pública.
Suspensión de hasta un año en el ejercicio de la profesión.
Cancelación de la matrícula.

Aplicada una sanción de censura pública, suspensión o violación al código que haya
quedado firme la resolución, el Consejo Directivo dará publicidad para conocimiento de
todos los matriculados y terceros.

Responsabilidad en el ejercicio profesional

Civil: Daños y perjuicios – Sanción Pecuniaria


Penal: El estado actúa de oficio o impulsa la causa
Violación secreto profesional
Defraudación x estafa y por abuso de confianza
Encubrimiento
Balance o informe falso
Actos ilícitos o antiestatutarios en una sociedad.
Laboral: con respecto a su empleador.
Profesional: ya explicada en los apartados anteriores.

Regímenes arancelarios de los profesionales en ciencias económicas

En el ámbito nacional cabe mencionar que la norma que establecía las pautas para la
fijación de los aranceles es el Decreto ley 16638/57, en que en particular en el ámbito de
actuación judicial del Contador Público determinaba en su artículo 3° la modalidad de la
regulación de los honorarios, sobre la base del monto del juicio y en función de éste el

10
porcentaje a aplicar para su determinación, no pudiendo ser inferiores a los valores así
establecidos; pero cuando de acuerdo a la naturaleza del juicio no exista monto, las pautas
siguen siendo similares en la actualidad y el juez en tanto deberá ponderar la naturaleza,
complejidad, calidad y extensión en el tiempo de los respectivos trabajos, conforme lo
determina la ley 24.432 (B.O: 10/1/1995) en su artículo 10 que modificó el artículo 478 del
CCC.
En la actualidad se encuentra regulado por la Ley 27.423 (B.O. 22/12/2017), en la cual se
remarcan los siguientes aspectos importantes que se encuentran contemplados en la
actuación del auxiliar de justicia:

En primer lugar se presume de carácter oneroso la actividad profesional de los


auxiliares de la justicia. En tal sentido, los honorarios gozan de privilegio general,
revistiendo el carácter alimentario, son personalísimos y embargables solo hasta el 20%
del monto que supere el salario mínimo, vital y móvil, excepto si se tratare de deudas
alimentarias y de Litis expensas (artículo 3).
Asimismo, establece que, al ser los honorarios la retribución del trabajo profesional del
auxiliar de la justicia, ningún asunto que haya demandado actividad profesional judicial
podrá considerarse concluido sin el previo pago del mismo (artículo 10).
Es menester destacar que en su artículo 19 la Ley establece la Unidad de Medida
Arancelaria (UMA) aplicable a los auxiliares de la justicia, la que equivale al 3% de la
remuneración básica aplicable al cargo de juez federal de primera instancia, siendo este
valor suministrado y publicado mensualmente por la Corte Suprema de Justicia de la
Nación. En relación con el monto de los honorarios a regular al auxiliar de la justicia, este
no podrá ser inferior al 5% ni superior al 10% del monto del proceso, pudiendo los jueces
por auto fundado aplicar un porcentaje mayor del fijado considerando el mérito y la
significación excepcional de los trabajos (artículo 21).
En caso de allanamiento, desistimiento y transacción luego de decretarse la
apertura a prueba, se aplica el cien por ciento de la escala establecida en el artículo 21 de
la Ley.
Para el caso de que el proceso finalizara con posterioridad a la aceptación del cargo
por parte del auxiliar de la justicia, los honorarios serán regulados teniendo en cuenta las
siguientes pautas:
a) Si hubiere presentado la pericia, será de aplicación la escala establecida en el artículo
21 teniendo en cuenta lo dispuesto en el artículo 12.
b) Si no se hubiere presentado la pericia, los jueces apreciarán la labor realizada sobre la
base del artículo 16 y dispondrán la regulación compensatoria adecuada. En ese orden,
deberán requerirle al profesional interviniente el detalle de las tareas realizadas desde la
aceptación del cargo hasta la fecha de la notificación de la finalización del proceso (artículo
25).
El artículo 32 de la presente ley establece las siguientes pautas:
• En relación con la regulación de los honorarios de los administradores judiciales,
interventores y veedores designados en juicios voluntarios, contenciosos y universales, se
aplicará una escala del 10 al 20% sobre el monto de las utilidades realizadas durante su
desempeño. En el caso de los interventores recaudadores, sus honorarios serán regulados
en una escala del 10 al 20%, calculados sobre las utilidades realizadas durante su
desempeño. Las funciones de liquidadores judiciales, para los mismos casos que los
previstos para los administradores, deberán ser remuneradas hasta un máximo del 10%
sobre el monto de los bienes liquidados.
• En la realización de pericias arbitrales, estas deberán ser remuneradas hasta un máximo
del 15% sobre el monto del litigio. Para cada una de las actividades enunciadas
precedentemente, si la labor del profesional requiere atención diaria o implica un gasto
diario necesario, de monto fijo y carácter permanente, podrá solicitar que se le fije un

11
monto retributivo de estos desembolsos, el que será deducido de la recaudación diaria de
la actividad objeto de su tarea.
En materia de honorarios se establecen las siguientes normas generales: La regulación de
honorarios deberá contener, bajo pena de nulidad, el monto expresado en moneda de
curso legal y la cantidad de UMA que este representa a la fecha de la resolución (artículo
51).
Los honorarios deberán abonarse dentro de los diez días de quedar firme la resolución
regulatoria.

Otras leyes de importancia vinculadas al ejercicio de la profesión en el ámbito judicial:

La Ley 24.432 (B.O. 10/01/1995 determinó el tope de costas del 25% sobre el valor de la
sentencia entre las cuales se encuentran incluidas las del auxiliar de justicia en sus
artículos 1 y 8; como así también la posibilidad de reclamar los honorarios al no condenado
en costas artículos 9° y 11° con la limitación al 50% de los mismos. Por otra parte el
Código Civil y Comercial de la Nación Ley 26.994 (B.O. 8/10/2014) vigente desde el
1/8/2015 por Ley 27.077 (B.O. 19/12/2014) en el último párrafo de su artículo 730, ratifica
el tope de costas que fuera ya prescripto por la ley 24.432, estableciendo textualmente que
“si el incumplimiento de la obligación, cualquiera sea su fuente, deriva en litigio judicial o
arbitral, la responsabilidad por el pago de las costas, incluidos los honorarios profesionales,
de todo tipo allí devengados y correspondientes a la primera y única instancia, no debe
exceder del veinticinco por ciento del monto de la sentencia, laudo, transacción o
instrumento que ponga fin al diferendo”.
En la Provincia de Buenos Aires, la norma que regula los aranceles de la profesión
contable es la Ley 10.620 (1/10/1987), con las modificaciones introducidas por ley 13.750
(27/12/2007) y en especial, dentro del marco de actuación judicial, cabe destacar el
siguiente articulado:
“Artículo 207°: En la actuación del auxiliar de la justicia como perito sus honorarios serán
fijados entre el 4% y el 10% del monto del proceso. Ninguna regulación podrá ser inferior a
3 “Jus”, unidad de medida establecida por el artículo 9 del Decreto Ley 8904/77 con las
modificaciones de la Ley 11.593. Ante la existencia de labores altamente complejas o
extensas, los jueces, considerando el mérito y significación excepcional de los trabajos,
podrán por auto fundado, aplicar un porcentaje mayor al fijado precedentemente”.
“Artículo 208°: Cuando los profesionales en ciencias económicas sean designados en
juicios para actuar de administradores judiciales, de personas físicas o jurídicas, de
sucesiones, entes u organismos de cualquier objeto o naturaleza jurídica, se les regulará el
doble del honorario que surja de la escala del artículo 207 calculado sobre el monto total
de los ingresos brutos habidos durante su desempeño o el valor de los bienes
administrados, el que fuere mayor. Todas las bases referidas serán consideradas al
momento del auto regulatorio”.

El nuevo Código Civil y Comercial y sus efectos en la disciplina contable.


El Código de Comercio de la República Argentina ha sido expresamente derogado por La
Ley 26.994 (B.O. 8/10/2014) vigente desde el 1/8/2015 por Ley 27.077 (B.O. 19/12/2014)
de acuerdo a lo normado en el artículo 7, que aprueba el nuevo Código Civil y Comercial y
reforma a la Ley de Sociedades Comerciales (LSC) hoy Ley General de Sociedades (LGS).
La unificación de los sujetos, obligaciones y contratos civiles y comerciales en el Código
Civil y Comercial CCyC) reconoce la imposición de una contabilidad obligatoria para todas
las personas jurídicas privadas, por lo cual no cabe duda que las sociedades y las distintas
asociaciones, reguladas por el referido Código deben llevar registros contables,
extendiendo tal obligación a las personas que realizan una actividad económica organizada
o son titulares de una empresa o establecimiento comercial, industrial, agropecuario o de

12
servicios. Asimismo se admite la contabilidad voluntaria, ya que “cualquier otra persona
puede llevar contabilidad si solicita su inscripción y la habilitación de sus registros o la
rubricación de los libros” (art. 320, CCyC). Es importante mencionar que la posibilidad de
eximición para ciertas actividades realizadas por las personas jurídicas privadas, de
acuerdo a su giro, todavía no han sido reguladas por cada jurisdicción local, por lo que no
se conocen excepciones en tal sentido.
La LGS 19550 contempla la posibilidad de realizar la opción para llevar libros contables
mediante “ordenadores u otros medios”, conforme el actual artículo 61 en su texto
ordenado por la ley 22903, en tanto en líneas generales se mantienen las normas sobre la
documentación y la contabilidad de los artículos 61 a 73.
A pesar de que el nuevo Código se ha disipado la materia comercial, en la realidad
subsiste.
En lo referente a la materia contable se dispone sobre la Contabilidad y los Estados
contables, regulando la materia en los artículos 320 a 329.
Los registros contables deben conservarse durante el lapso de diez (10) años según el
artículo 328 del CCCU, en el domicilio legal de las sociedades, de acuerdo a lo estipulado
en el artículo 325 del CCCU. EL Código reedita, la exigencia de libros obligatorios, en
donde se destacan el "Libro Diario", en donde deben asentarse día por día, y según el
orden en que se vayan efectuando, todas las operaciones que haga el empresario, títulos o
papeles de comercio que se hubiesen emitido o recibido, y en general, toda documentación
que sirva de sustento a una operación o actividad negocial de modo que cada partida
manifieste quién es el acreedor, y quién es el deudor, mediante lo que en contabilidad se
llama sistema de partida doble. Este sistema contable, suele ser complementado por
sudarios o registros auxiliares que permiten exponer con mayor nivel de análisis y
clasificación de partidas y detalle del giro de los negocios. Es por ello que el CCCU en su
artículo 327 recurre a los sudarios y alude al empleo del libro de caja y otros registros
auxiliares, para reflejar los movimientos financieros de las entidades societarias, los que
por otra parte deben resguardar las mismas formalidades que el libro “Diario” indispensable
al que pueden volcarse asientos resúmenes mensuales, siempre y cuando el detalle diario
se encuentre pasado en los subdiarios y/o auxiliares, dentro de los cuales no se puede
dejar de mencionar el “Mayor” de cuentas contables. Dado el gran cúmulo de datos que
contienen, fue tornando conveniente la incorporación de las nuevas tecnologías de la
información y la comunicación (TIC´S), lo cual ha quedado plasmado en el artículo 329 del
CCCU, pues se permite el empleo de ordenadores u otros medios mecánicos, magnéticos
o electrónicos para la individualización de las operaciones, previa autorización requerida al
Registro con dictamen técnico de Contador Público.
Por su parte, el conocido libro de "Inventario y Balances", sigue constituyendo un registro
cronológico del conjunto de bienes, derechos y obligaciones de la sociedad o asociación,
por lo que debe reflejar adecuadamente el patrimonio del sujeto obligado a llevar
contabilidad, las normas de evaluación, su descripción e individualización, y cualquier otro
elemento que permita determinar al cierre de cada ejercicio económico anual la situación
patrimonial y sus resultados. De allí, la obligación que establece el art. 326 de confeccionar
estados contables que comprenden como mínimo un estado de situación patrimonial, su
evolución y un estado del resultado, que deben asentarse en el Registro de Inventario y
Balances. Cabe advertir aquí que en éste libro deben detallarse pormenorizadamente la
totalidad de las partidas contables que conforman los activos y pasivos del inventario y que
únicamente para éstos existe la posibilidad de emplear las TIC´S, siempre que se obtenga
la correspondiente autorización del Registro, dado lo previsto por la Resolución General
7/2015 de la Inspección General de Justicia.

13