Está en la página 1de 5

CENTRO DE ESTUDIOS FILOSÓFICOS Y TEOLÓGICOS (CEFyT)

Instituto de Teología asociado a la Pontificia Universidad Lateranense de Roma


PROFESORADO EN CIENCIAS SAGRADAS
Av. Padre Claret 5601 – 5009 Córdoba

INTRODUCCIÓN AL ESTUDIO DE LOS EVANGELIOS SINÓPTICOS

Lista con la información que, según mi criterio, ayuda a comprender mejor el significado
de la palabra evangelio:

➢ Deriva del griego eu-angelion (“buena noticia”); propiamente hablando significa


“el mensaje del eu-angelos, es decir, del ángel bueno o mensajero favorable de
los Dioses”.
➢ Ha recibido pronto un contenido político y social ya que: viene a ser la “buena
nueva de gozo, de victoria militar y libertad, que anuncia de manera solemne el
mensajero (eu-angelos) jubiloso del pueblo”
➢ Es “alegre noticia de salvación ya realizada y anuncio (promesa) de felicidad o
buena suerte para el futuro”
➢ Conforme a una famosa inscripción del año 9 a.C., el evangelio primordial para
el imperio viene a explicitarse a través del nacimiento del emperador (Augusto
aparece como el salvador, es portador de fortuna, paz y presencia divina);
entonces la buena nueva incluye así aspectos de noticia religiosa y política.
➢ Algunos investigadores modernos, toman como punto de partida el anuncio del
natalicio de Jesús (Lc 2, 10); la diferencia estaría en que ahora la buena noticia
no es ya el nacimiento de un rey de la tierra (Augusto), sino el anuncio original
del nacimiento de Dios (o de su hijo) dentro de la historia.
➢ El evangelio cristiano:
a. originado (prometido) en el anuncio salvador de Dios en el AT, se funda
en el camino concreto de la vida y mensaje de Jesús, y viene a
proclamarse de manera central, definitiva, en el kerygma de su pascua:
“evangelio es el anuncio y la presencia del Señor resucitado, el Cristo de
los hombres.”
b. Podemos definirlo de 3 formas:
2

i. Es la buena nueva de Dios que ha querido revelarse ya del


todo, se ha manifestado para siempre en el camino de la
historia y la presencia pascual de Jesucristo.
ii. Es la buena nueva de Jesús que ha proclamado el mensaje
de Dios sobre la tierra y se ha entregado como salvación
total para los hombres.
iii. Es la palabra o buena nueva de la iglesia que reasume el
mensaje de Jesús y con la ayuda del Espíritu lo expresa (lo
presenta) de varias formas como voz de salvación de Dios
sobre el mundo.
➢ En el AT: el equivalente hebreo de evangelio es besorah, pero se emplea más el
verbo bissar (anunciar noticias buenas y gozarse en ellas) y sobretodo el
participio activo mebasser que significa “evangelizador”.
a. El evangelio se proclama como buena nueva de la victoria escatológica
de Dios, que derrota a los poderes enemigos y se muestra como principio
superior de gracia, fundamento de alegría y plenitud para los cautivos de
su pueblo. En otras palabras: el evangelio se concibe así como revelación
del Dios que reina.
b. El Dios del evangelio aparece como el Dios de la promesa y de esa
forma va guiando los caminos de los pueblos de la tierra. La buena
noticia solo es posible porque Dios es divino, porque reina con poder
originario y nadie puede oponerse a su reinado.
c. El profeta-siervo de Dios se eleva como gran evangelizador, pues Dios
mismo le ha enviado para evangelizar a los pobres.
➢ Jesús no utiliza la palabra evangelio, pero hace algo más importante: actualiza de
manera nueva y creadora la esperanza profética.
a. La certeza d que Se ha cumplido el tiempo (Mc 1, 15) llena todo el
camino de la historia de Jesús y fundamente, de manera radical, sus
gestos y palabras. Jesús expresa y anuncia la llegada de Dios como amor
y salvación para los pobres.
3

b. El evangelio es bienaventuranza. La palabra de Jesús es anuncio,


proclamación, de aquello que llega. En el fondo de las bienaventuranzas
actúa Dios, aquello que después la Iglesia ha definido con el término
evangelio.
c. Al evangelizar a los pobres, el evangelio escandaliza porque los pobres
adquieren conciencia de su propia dignidad en Dios, apareciendo como
dueños de su propio destino sobre el mundo. Siguiendo esta misma línea,
el evangelio se trasforma como juicio y escándalo para los ricos y
“justos” que ahora vienen a quedar vacíos.
d. El evangelio se identifica con el mismo Jesús que asume y va cumpliendo
de un modo más hondo y gozoso las profecías de la bienaventuranza de
Dios.
e. Pablo define el acontecimiento de Jesús como evangelio, y se destacan
algunos elementos básicos de su interpretación: el evangelio es
Revelación; se identifica con Jesús, el Cristo; y es libertad. Pablo
entiende la verdad del evangelio como experiencia de autonomía radical
del hombre ante Dios y como Comunión.
➢ LOS CUATRO EVANGELIOS: cuatro libros diferentes que recogen, de forma
pluriforme, la riqueza de Jesús; No se los puede entender como “vidas de Jesús
en un sentido historizante ni psicológico; mitos; libros de ley judía; ni como
libros de filosofía.”. En todo caso son originariamente libros que expresan y de
algún modo proclaman la novedad escatológica de Cristo como salvación de
Dios para los hombres. Por eso decimos que hay un solo evangelio: Jesús.
a. Marcos: es el primer evangelio conservado y conocido
b. Mateo: el autor de este evangelio, hacia el año 80 d.C., ha retomado en
otra perspectiva la narración de Marcos, completándola con elementos
del documento Q y con sus propias aportaciones, desde la nueva situación
de su iglesia.
c. Lucas: quizá un poco después de Mateo, el autor escribe su obra doble: el
evangelio de su nombre como obra mesiánica de Jesús y como palabra
misionera universal, y el libro de los Hechos de los apóstoles.
4

d. Juan: para los años 100-110 d.C, se desarrolló una fraternidad, de tipo
carismático cuya autoridad máxima es el Espíritu Santo.
➢ EL CRISTIANISMO COMO EVANGELIO. “La Palabra se hizo carne” (Jn 1,
14): en esa línea podemos añadir que esa Palabra que es Dios se hizo evangelio
en sentido básico (anuncio básico) y en sentido derivado (4 escritos). El
evangelio no es palabra racional sino anuncio teológico y principio de
transformación humana. El evangelio tiene vertiente divina (Dios actúa) y
vertiente humana (los hombres pueden creer y convertirse): es anuncio creador y
liberador; es palabra de llamadas y respuestas; esa palabra es histórica y
comunitaria.
a. El origen del evangelio es Dios Padre, se identifica con Jesús y es
presencia del Espíritu Santo.
b. Cada comunidad cristiana ha respondido a la llamada de Jesús (a su
evangelio de los pobres) en caminos y tendencias diferentes porque ha
sido diferente su contexto cultural y humano; a esto se debe la
pluralidad de los 4 evangelios.
c. La Gran Iglesia (desde el siglo II d.C.) sólo reconoce 4 evangelios
canónicos, porque ellos eran los más leídos en las comunidades. No
aceptó más porque no lo juzgó necesario.
d. Fuera del canon quedaron evangelios apócrifos y evangelios de tipo
gnóstico que están desligados del compromiso social que plantea Jesús.
No fueron introducidos en el canon porque aportan poco en el plano
histórico y menos todavía en plano de vivencia religiosa cristiana.

De todos estos datos, el que más me resultó novedoso fue el del contenido político y
social que recibía en su inicio la palabra evangelio ya que nunca me hubiese imaginado que
esta palabra existió antes de Jesús, y más con la iniciativa de contar una “victoria militar”.
Siempre di por supuesto que evangelio se usó en la tradición bíblica únicamente.

Entre los Evangelios Sinópticos, un pasaje que para mí es buena noticia es el de las
Bienaventuranzas (Mt 5, 1-12) porque, haciendo eco de lo que escribí en la lista, la palabra
5

de Jesús es anuncio, proclamación, de aquello que llega. En el fondo de las


bienaventuranzas actúa Dios. Hoy en día seguimos anunciando de tantas formas que no
podría especificar cada una, aunque una muy famosa es la visita a las familias del pueblo
cuando salimos de misión. Y no necesariamente proclamamos la llegada del Reino leyendo
el pasaje bíblico del Sermón en la montaña, sino llevando a la práctica esas palabras, para
que al ver a los misioneros viviendo al modo de “Alégrense y estén contentos pues, la paga
que les espera en el cielo es abundante” también ellos se contagien de ese espíritu de
alegría y amor que te mueve a seguir difundiendo la Buena Nueva.
Para sintetizar esto en una foto, elijo la siguiente, que es justo de un grupo de misioneros
que van camino a visitar a las familias, despojados de tantas cosas materiales pero al mismo
tiempo con alegría, gozo y esperanza en esa Buena Noticia que portan y difunden.

Auca M. Vazquez Fonseca


Córdoba, 24 de marzo