Está en la página 1de 11

ACTIVIDAD DE APRENDIZAJE

UNIDAD # I
COMUNICACIÓN II

NOMBRE DEL CIPA:


(CIBER TOMBOS)

NOMBRES DE LOS INTEGRANTES DEL CIPA:


Rodolfo Andrés argel ramos
Wilson de jesus Gómez ferrao
Jose Daniel jaraba coneo
Victor hugo Cartagena pico
Wilson mercado

UNIVERSIDAD DE CARTAGENA
CENTRO TUTORIAL LORICA
PERIODO 2020 – 2
LORICA – CORDOBA
DEFINICIÓN DE
FONEMA
Un fonema es la unidad fonológica mínima que, en un sistema lingüístico, puede
oponerse a otra unidad en contraste de sentido. Esto quiere decir que la definición de
fonema puede ser formulada de acuerdo a la posición que el fonema ocupa en una
palabra.
Fonema
Nuestra experiencia de comunicación a partir del habla nos dice que las palabras son el
resultado del engarzamiento de diferentes formas donde la unión de las mismas cobra
un significado. Quienes estudian el lenguaje y estas formas utilizadas en el habla para
expresar ideas o sentimientos, en el intento de abstraer los sonidos de nuestro lenguaje
crearon el término fonemas, que consisten en un conjunto de símbolos que no se
encuentran ligados a ningún sonido en particular puesto que se ubican en un análisis
más abstracto. Por ejemplo el fonema /b/ representa el sonido del comienzo del término
«bueno», pero es sólo eso una representación, en sí mismo no tiene sonido.

Por ejemplo: el fonema /s/ puede oponerse al fonema /r/ en las palabras casa y cara,
ya que el mensaje transmitido (significado) varía en cada una. Lo mismo ocurre con los
fonemas /t/ y /v/ en lata y lava.
Puede calificarse al fonema como la unidad mínima del lenguaje oral, ya que se trata de
los sonidos del habla que permiten diferenciar entre las palabras de una lengua: /t/ y /l/
en pata y pala, /a/ y /o/ en sal y sol, /r/ y /m/ en toro y tomo, etc.

Las palabras mencionadas tienen significados completamente distintos, aunque la


pronunciación de cada una apenas difiere en los mencionados sonidos (fonemas).

Es importante señalar que si bien el fonema pertenece al ámbito de la lengua, y el


sonido se incluye en el campo del habla, ambos elementos se encuentran íntimamente
relacionados y condicionan el significado de los términos; sin embargo el fonema es un
elemento que sirve para el análisis lingüístico, es decir que representa la abstracción de
ese sonido al que se encuentra ligado.

Los sonidos de una palabra se conocen como alófonos. Un mismo fonema puede tener
distintos alófonos, como /g/ en gato y genio. Hay ocasiones en que las letras coinciden
con los fonemas (como A y /a/) y otras en que una letra suena como más fonemas (C
puede sonar como /k/ en casa y como /z/ en cerebro).
Es importante tener en cuenta que los fonemas no son sonidos en cuanto a una entidad
física, sino que se trata de una abstracción formal o de una huella psicológica de los
sonidos del habla.
Fonemas, alófonos y notaciones fonéticas

Es importante señalar que, de acuerdo a una convención internacional, los fonemas se


escriben entre barras a fin de ser fácilmente diferenciables de los grafemas o letras, los
cuales suelen ir representados entre comillas (<>) o corchetes ([]). Esta formalidad en la
representación de los fonemas fue impuesta por los lingüistas reunidos en torno a la
Escuela de Praga durante el siglo XX.

El conjunto de fonemas que forman una lengua es limitado y cerrado y ha sido el


resultado de una exhaustiva investigación en torno a las contraposiciones diversas de
los grafemas en las palabras.

Es sumamente importante tener en cuenta que un fonema NO ES UN SONIDO sino


una idealización de éstos que permite a su vez diversas formas de ser efectuado. Por
ejemplo, /b/ es un fonema del español que puede representar dos variantes de sonidos:
una de ellas en la que los labios no llegan a cerrarse y se expira un poco de aire para
que vibren las cuerdas y pronunciar palabras como tubo, alba o curva, y la otra los
labios se cierran para cortar el paso del aire y liberarlo bruscamente para exclamar por
ejemplo ¡Bien!. Estos sonidos se representan en la notación fonética como [ß] la
primera, y [b], la segunda, pero ambas son alófonos del fonema /b/.
DEFINICIÓN DE
PRONOMBRES
Lo primero que hay que hacer es determinar el origen etimológico del término
pronombre que ahora nos ocupa. En ese sentido, tendríamos que dejar patente que
emana del latín y más exactamente del vocablo “pronomen”, que puede traducirse
como “en lugar de nombre”. Aquel se encuentra conformado por dos partes: el prefijo
“pro-“, que es equivalente a “delante o en lugar de”, y el sustantivo “nomen”, que es
sinónimo de “nombre”.

Pronombres
Pronombre es una clase de palabra sin referente fijo, ya que se determina de acuerdo a
la relación que entabla con otras que ya se han nombrado. Los pronombres hacen las
veces del sustantivo, refiriéndose a personas o cosas extralingüísticas.

Asimismo, hay que subrayar que los pronombres por regla general, salvo algunas
excepciones, cuentan con género y número.

Puede decirse que un sustantivo tiene un referente fijo: la palabra “libro”, por ejemplo,
siempre hará referencia a un “libro”. En cambio, los pronombres como “mi”, “contigo” o
“yo” dependen de distintas variables.

“Mi hermano es jugador de fútbol” es una expresión que comienza con el pronombre
“mi”, el cual determina el sentido de la oración. La frase puede ser pronunciada por el
hermano de Lionel Messi, ya que éste es futbolista, pero no por el hermano de George
Bush, ya que “su” hermano no se dedica a este deporte.

Una expresión como “Me siento a gusto contigo” también adquiere su significado según
el pronombre (“contigo”), ya que no tiene un referente fijo. “Contigo” puede hacer
referencia a Jorge, Manuel, Carla, Michael, Sharon, Silvia o cualquier otra persona.

Existen diversas clases de pronombres. Los pronombres personales son morfemas sin
contenido léxico que hacen referencia a un antecedente: “Yo soy el responsable de esta
empresa”, “Tú no eres bienvenido en la casa”, “Siempre hay que hacer lo que él quiere”,
“Cuenta conmigo para lo que necesites”.

Además tendríamos que establecer que existen los llamados pronombres adjetivos que
son aquellos que tienen como misión el determinar al sustantivo en cuestión. De ellos
hay que subrayar también que van pospuestos a aquel y nos sirven para determinar
sobre qué o sobre quién están haciendo mención.

No obstante, hay otros tipos de pronombres que también merece la pena conocer. Este
sería el caso de los siguientes:
• Pronombres de cortesía, que son los que se usan para dirigirse a alguien con el que
no se tiene confianza, que es mayor y que tiene una “posición” superior. Un ejemplo de
ello es “usted”.
• Pronombres relativos, que se emplean para referirse a un nombre que se ha
mencionado anteriormente. Entre los más significativos se encuentran estos: que,
quien, donde,…
• Pronombres interrogativos. Como su propio nombre indica, son aquellos que sirven
para poder llevar a cabo la creación de una oración interrogativa y tienen la
particularidad de que no acompañan a ningún nombre.

Otros tipos de pronombres son los pronombres posesivos (“¿Esta campera es tuya?”,
“Señor, devuelve lo que no es suyo”), los pronombres demostrativos (“Aquel coche
tiene dos motores”, “Ese negocio es nuevo”) y los pronombres indefinidos (“Alguien está
gritando desde hace horas”), entre otros.

DEFINICIÓN DE
ARTÍCULO
El término artículo procede del vocablo latino articŭlus y tiene múltiples usos. Se llama
artículo al segmento, parte o disposición que compone una ley, un periódico u otro tipo
de escrito.

Artículo
Por ejemplo: “La Ley 1.492 establece, en uno de sus artículos, que los funcionarios
públicos no pueden aceptar obsequios de empresas que tengan contratos vigentes con
el Estado”, “¿Has leído el artículo del diario sobre el debate presidencial? De acuerdo al
cronista, el candidato oficialista se mostró muy tenso e inseguro”, “Tenemos que revisar
con atención todos los artículos del acuerdo antes de firmarlo”.

En este momento, uno de los artículos que está consiguiendo mayor protagonismo en
la sociedad a nivel político es el 155 de la Constitución Española. Y es que, a raíz del
conflicto entre el gobierno central y Cataluña, se está apostando por aplicar lo que
establece aquel que viene a optar por convocar elecciones como una manera de que se
cumplan las obligaciones que se imponen en la Carta Magna.

Se conoce como artículo de opinión a la nota firmada por un periodista que pone en
manifiesto la subjetividad de éste sobre un determinado tema. Un analista político
puede escribir un artículo de opinión donde sostiene que una medida tomada por un
presidente es dañina para el país ya que aumentará la desigualdad y generará un
conflicto social. Considerar que la medida resulta “dañina” es, claramente, una opinión:
otro analista podría afirmar, en cambio, que la medida en cuestión es “positiva”.

A la hora de poder llevar a cabo un buen artículo periodístico, se establece que deben
seguirse las pertinentes recomendaciones:
-Hay que elegir un tema que pueda resultar importante, novedoso, interesante…
-Es fundamental que el periodista proceda a estudiar a fondo el tema del que va a
escribir. Es decir, se hace imprescindible que deba investigar de manera contundente el
mismo en pro de poder ofrecer algo diferente a lo que el público ha podido leer al
respecto hasta ese instante.
-De la misma forma, hay que tener en cuenta al lector al que va dirigido porque, en
base a las características de ese, habrá que optar por seguir una línea u otra.
-Ni que decir tiene que el artículo debe escribirse siguiendo la idea de lo que se conoce
como pirámide invertida. Eso supone que, en el primer párrafo, se den respuesta a las
seis preguntas fundamentales: qué, quién, cuándo, cómo, dónde y porqué.
-También para poder conseguir un artículo “redondo” se debe apostar por concluirlo de
una forma sorprendente, clara, que atrape y que venga a identificarse también con la
buena calidad del resto.

La noción de artículo también puede hacer referencia a un producto o a una mercancía


que está en venta: “Disculpe, ¿puede decirme el precio de este artículo? No encuentro
su etiqueta”, “Mi madre entró al mercado para comprar leche y salió con más de veinte
artículos”, “Tenemos el mueble lleno de artículos de limpieza”.

Para la gramática, por último, un artículo es un tipo de palabra que permite especificar
si el grupo nominal o el sustantivo al que se refiere resulta concreto (ya que es
conocido) o abstracto (desconocido). En la expresión “Un niño me golpeó”, el artículo
“un” alude a que el “niño” no está identificado. En cambo, la frase “El hijo de Marta ganó
un premio” incluye el artículo “el” respecto al “hijo de Marta” ya que el individuo está
identificado.
DEFINICIÓN DE
PALABRA
El término palabra proviene del latín parabola y expresa uno de los elementos más
imprescindibles en cualquier lenguaje; se trata de un fragmento funcional de una
expresión, delimitado por pausas y acentos. La combinación de las palabras y sus
significados permite formar frases u oraciones y la suma de las diferentes palabras en
una expresión determinada, dará como resultado un significado propio y específico.

Palabras
Dentro de la gramática, las palabras pueden recibir numerosas clasificaciones: de
acuerdo al uso que se haga de ellas en una oración (verbos, sustantivos, adjetivos,
adverbios, etc), al número de sílabas que presentan (monosílabas, bisílabas, trisílabas
y polisílabas) o a su acentuación (agudas, graves y esdrújulas). Cada una de ellas
cumple una función determinada de acuerdo al contexto en el que sea utilizada.
Algunos ejemplos de oraciones donde aparece el término puede ser: «La maestra me
pidió tres ejemplos de palabras que comiencen con la letra h», «Murciélago es una
palabra esdrújula», «No entiendo qué palabra has escrito aquí».

El concepto de palabra se utiliza en ocasiones para asociarla con la capacidad del


habla, el talento en la oratoria, la representación escrita del lenguaje oral o lo dicho por
otra persona. Un ejemplo de ello son las siguientes frases: «Al ver las imágenes, me
quedé sin palabras», «Las palabras del ingeniero Ricciardini fueron elogiadas por el
público presente».

Otros usos de la noción están relacionados con el turno para expresarse en una reunión
o una asamblea y con la promesa o confianza que otorga un individuo: «Ahora va a
hablar el delegado Lagusto, quien pidió la palabra», «Jorge me dio su palabra así que
debe estar por llegar».

Las malas palabras, por su parte, son aquellas que resultan groseras o indecentes.
Por lo general se encuentran vinculadas a cuestiones escatológicas o sexuales.
Cuando se trata de una forma peyorativa en la que un individuo se dirige a otro, estas
palabras reciben la denominación de insultos, su finalidad es dañar u ofender al
receptor refiriéndose a ciertas prácticas, actitudes o incluso discapacidades físicas o
mentales.
En informática se denomina palabra reservada a aquellos términos esenciales de un
determinado lenguaje de programación que no pueden ser utilizados por un
programador para hacer referencia a objetos o valores creados por él. Por ejemplo, if,
for y while, entre otros.

Las palabras y el lenguaje

Cada palabra tiene un significado propio de acuerdo a la región donde es utilizada, por
eso muchas veces ocurre que en diferentes países ciertos términos no hacen referencia
a lo mismo, incluso se refieren a cosas opuestas. Por ejemplo, en Buenos Aires un
«curro» es la explotación de una idea o producto para hacer dinero fácil, mientras que
en España es un sinónimo de «trabajo».

Por otro lado, en la mayoría de los idiomas hay palabras que se suponen prohibidas, se
las llama tabúes y generalmente se encuentran relacionadas con ciertos aspectos de la
historia de dicho lugar que se desea esconder, o con estigmas religiosos. Por ejemplo
en Rumanía la palabra socialismo es un tabú y en muchos países conservadores, lo
son términos relacionados con la sexualidad.

Podemos agregar también a la definición que en países de habla hispana suele


utilizarse la expresión «arreglo de palabra» para expresar un acuerdo entre dos partes
que no ha sido dejado por escrito, donde cada uno confía en el otro y en el
cumplimiento de las exigencias de dicho acuerdo.

Para terminar diremos que para comprender la historia de un pueblo basta acercarse a
su idioma, a las transformaciones que el paso del tiempo ha obrado en su lenguaje, por
ende en sus palabras. Comprender el origen de las palabras utilizadas en un
determinado lugar es acercarse a su historia, y sin este acercamiento es imposible
conocer un espacio. Si miramos un poco nuestro entorno veremos que usamos
palabras que ni siquiera conocemos de dónde proceden, y siendo que llevamos inscrita
en la sangre la tradición de muchos países (Italia, España, Francia, etc) conocer el
origen de las palabras que empleamos cada día será una mejor forma de acercarnos a
quienes somos nosotros mismos, de dónde venimos exactamente. Vale citar para
ejemplificar este párrafo lo expresado por el intelectual Joseph T. Shipley, quien dijo
que a través del estudio de la historia de la palabra es como podremos comprender
cómo piensan y han pensado los hombres que van moldeando el curso de las
civilizaciones.
En los idiomas occidentales la palabra suele cobrar un carácter muy concreto mientras
que en idiomas como el japonés no poseen esta connotación sino que suelen ser más
contextuales. Por continuar con este ejemplo, pese a que en español las palabras
tienen género y número en otros idiomas como el japonés las palabras no se clasifican
de este modo. Por ende las oraciones se componen de complementos diversos.

DEFINICIÓN DE
SUSTANTIVO
Un sustantivo es una clase de palabras que puede funcionar como sujeto de una
oración y que designa o identifica a un ser animado o inanimado.

Sustantivo
En las lenguas romances, como el español, los sustantivos varían según el género y el
número. En otros idiomas, como el chino, los sustantivos nunca varían. Hay lenguas
donde incluso no existen propiedades formales diferentes entre los sustantivos y los
verbos, como el náhuatl.

Clasificación

Desde un punto de vista semántico:

* Sustantivos concretos: hacen referencia a conceptos independientes, que podemos


percibir con nuestros sentidos, o bien imaginar y asumir que existen en nuestro mismo
plano (una silla, un ordenador, una persona);

* Sustantivos abstractos: al contrario del caso anterior, se trata de conceptos


dependientes, que sirven para designar entidades imperceptibles por nuestras
capacidades sensoriales, pero perceptibles a través del pensamiento (amistad, amor,
maldad, fe).

A su vez, los sustantivos abstractos pueden ser clasificados en:

+ Abstractos de cualidad: tienen relación con adjetivos y representan propiedades o


cualidades de seres animados o inanimados (fealdad, altura);
+ Abstractos de fenómeno: que sirven para designar estados, acciones o sus
consecuencias (ejercicio, estudio);

+ Abstractos de números: permiten cuantificar otros sustantivos, con diversos grados


de precisión (ramo, grupo, cantidad).

De acuerdo a la cualidad de únicos:

* Sustantivos comunes: considerados sustantivos de tipo genérico, se usan para


referirse a cualquier integrante de una misma especie o clase sin adentrarse en sus
características particulares (mujer, perro, coche);

* Sustantivos propios: sirven para distinguir a cada individuo de los demás, como
ocurre con los nombres de las ciudades o de las personas, y deben ser escritos con su
letra inicial en mayúscula (Tokyo, Cecilia).

Tomando en cuenta el tipo de referencia:

* Sustantivos individuales: cuando presentan su forma singular hacen referencia a un


solo ejemplar de una clase o especie (hoja, arroyo, montaña). En idiomas cuya
gramática contempla la forma plural, como ocurre con el castellano, estos sustantivos
pueden designar a un grupo (indefinido a menos que se agregue información
numérica);

* Sustantivos colectivos: se utilizan para nombrar a un grupo de objetos o seres,


incluso en su forma singular (ciudad, arboleda, manada, equipo). En su forma plural,
dan la idea de conjuntos de una misma clase independientes unos de otros.

A partir de su composición:

* Sustantivos simples: se trata de palabras formadas por un solo término (vaso,


control, carcasa);

* Sustantivos compuestos: se forman de la unión de dos palabras simples


(parabrisas, cuentagotas, guardameta, cortafuegos).

Sustantivo De acuerdo a la complejidad de su morfología o a su origen:


* Sustantivos primitivos: son aquellos que tienen el rol principal en una familia de
palabras, que representan su raíz, y se forman a partir de un lexema básico (unidad
mínima, sin morfemas gramaticales) y pueden o no adoptar morfemas para su género y
número (flor, mar);

* Sustantivos derivados: se generan partiendo de los términos primitivos, gracias al


uso de prefijos o sufijos (floristería, marino);

* Sustantivos aumentativos: se usan para referirse a seres animados o inanimados


de considerables dimensiones o de gran intensidad (cochazo, notición, golpazo,
espadota);

* Sustantivos diminutivos: el caso opuesto a los aumentativos (perrito, perita, casita,


paquetín);

* Sustantivos despectivos: como su nombre lo indica, sirven para mencionar con


desprecio a seres u objetos, intentando restarles valor o importancia (cuartucho,
casucha, gentuza, poblacho);

* Sustantivos gentilicios: existen a partir del nombre de un país, una ciudad o


cualquier territorio reconocido oficialmente, y se utilizan para hacer referencia al lugar
de procedencia de una persona, un animal o una cosa (japonés, norteamericano,
italiano).

Tomando en cuenta su contabilidad:

* Sustantivos contables: son conceptos que pueden ser contados (piedra, taza,
moneda);

* Sustantivos incontables: designan conceptos que no pueden ser divididos en


porciones contables (agua, felicidad, oxígeno, gas, aceite).