Está en la página 1de 30

BANCO INTERAMERICANO DE

DESARROLLO (BID)

GRUPO:
MATERIA: GEOESTRATEGIA Y ESCENARIOS
ECOMUNDIALES
INTEGRANTES:
INDICE

I. RESUMEN
II. OBJETIVOS
III. INTRODUCCIÓN
IV. MARCO TEORICO
V. DESARROLLO
1. ¿QUE ES EL BID?
1.1. HISTORIA
1.1.1 Accionistas
1.1.2 El poder de votación
1.1.3 Suscripciones de capital
1.2 1.2. Misión
1.2.1. Objetivos
1.2.2. funciones
1.3 1.3. mandatos
1.3.1 Convenio Constitutivo
2. PAÍSES MIEMBROS
2.1 Países prestatarios
2.2 Países no prestatarios
3 ¿QUE HACE EL BID
3.1 Operaciones
3.2 Programas
3.3 Alivio de la deuda
3.4 Investigación y conocimiento
4. ¿COMO OPERA EL BIB?
4.1 Políticas
4.2 Estrategias
4.3 Recursos financieros
4.3.1 Capital ordinario (CO)
4.3.2 Fondo para operaciones especiales (FOE)
4.3.3 Facilidad de financiamiento intermedio (FFI)
4.3.4 Fondos en administración
4.3.5 Fondo especial de Japón
4.3.6 Cofinanciamiento
4.4 Financiamiento de proyectos
5. ESTRUCTURA DEL BID
5.1 Organigrama
5.2 Gobernadores
5.3 Directorio ejecutivo
5.4 Gerencia
5.5 Departamentos
V.6Personal
VI CONCLUSIONES
VII Recomendaciones
VIII Bibliografía
IX ANEXOS
I. RESUMEN

Desde su fundación el banco interamericano de desarrollo ha desempeñado un rol


destacable entre todas aquellas instituciones que han buscado dar fin a los
problemas que afectan a la sociedad; sin embargo no son muchos los que pueden
decir que han tenido éxito; pues el financiamiento de proyectos; conlleva más
trabajo del que muchos le acreditan; ya que requiere de un estudio completo, en el
que se evalúen cada una de las ventajas y desventajas que supondría; no solo
para la nación afectada, sino también para sus vecinos; debido a que no se puede
aprobar un crédito que de alguna forma podría perjudicar a otra región asociada a
la institución financiera.

Mas al ser esta una entidad que busca la igualdad colectiva de las naciones; por lo
que resulta imposible que un estado pueda pensar que se le apruebe un
préstamo; si con este podría afectar a las demás naciones; estos casos suelen
presentarse cuando los países industrializados piden financiamiento; ya que
muchos afirman que debería darse prioridad a los estados que se encuentren en
peores condiciones que estos; lo que es una realidad; no obstante siempre habrán
pequeños desacuerdos asociados a este tema; debido a que es muy difícil que
una institución integrada por tantos países, no anteponga los intereses de algunos
de sus miembros antes que a otros.

A pesar de todos estos problemas internos que son normales en las


organizaciones regionales e internacionales; el banco interamericano de
desarrollo; ha llevado a cabo tantos proyectos en pro de la sociedad; que para
muchos resulta insignificante estas controversias; pues sin portar las posibles
preferencias; ha antepuesto el bienestar de las poblaciones integrantes de estos
países; lo que es un punto a su favor; ya que pone de manifiesto su misión
principal desde que fuera conformado.

Siendo esto fundamental para el desarrollo de muchas de estas naciones; pues


aunque el plano económico tenga bastante importancia en el ámbito comercial;
siguen siendo las sociedades las que tienen la mayor influencia en los cambios
que se pueden dar; ya sin una sociedad preparada y satisfecha; es casi imposible
gozar de una estabilidad económica duradera; debido a que son estos los que
desempeñan la mayor parte de las labores que impulsan el desarrollo de un país.

II. OBJETIVOS

    Conocer la importancia del banco interamericano de desarrollo.


     Identificar cuáles son las principales funciones y operaciones del BID.
     Determinar las incidencias para el mundo de la existencia de un banco
de tan gran magnitud.
     Conocer cuáles son los diferentes departamentos y la estructura
organizacional del BID.

III. INTRODUCCIÓN

Este trabajo se elabora con el fin de conocer más sobre el BID, Banco
Interamericano de Desarrollo, una de las instituciones financieras más importantes
de América Latina y el Caribe, siendo esta una gran ayuda al progreso de los
países incluidos dentro de sus intereses. Teniendo en cuenta problemas como la
pobreza, la violencia, el medio ambiente, educación, desarrollo de empresas y
prestamos financieros a diferentes entidades.

Durante el desarrollo del trabajo y con la ayuda de varias fuentes de información,


tocaremos todos y cada uno de los aspectos que componen a tan importante
Banco, desde su inicio de labores hasta la actualidad.

IV. MARCO TEORICO

Según investigaciones realizadas por el banco interamericano de desarrollo


revelan que esta situación tiene su máxima expresión en el carencia de un
adecuado manejo integral del servicio por parte de las municipalidades, lo que trae
como consecuencia un aumento descontrolado de los desechos en zonas
urbanas, proliferando vertederos a cielo abierto, donde se realizan prácticas de
quemas, generación de lixiviados, malos olores, proliferación de vectores de
enfermedades, así como la inexistencia de criterios técnicos para el tratamiento,
almacenamiento temporal y disposición final de estos. La Superintendencia de
Servicios Públicos Domiciliarios en el año 2007 brinda los siguientes datos: el
40.79% (10.031 t/día) del volumen total de residuos producido a nivel nacional,
corresponde a las cuatro grandes ciudades del país. Es así como de este
porcentaje, el 23,48 % se producen en Bogotá D.C, seguido de Cali con el 8,00%,
Medellín con el 7,16% y Barranquilla con el 2,15%. El 18.7% del total nacional
(4.690 t/día) es generado en 28 ciudades capitales

V. DESARROLLO

1. ¿QUE ES EL BID?

Iniciativa largamente esperada por los países latinoamericanos, el Banco


Interamericano de Desarrollo se creó en 1959 como una institución de desarrollo
con mandatos y herramientas novedosos para la época. Tras largos preparativos
de los países latinoamericanos. Sus programas de préstamos y de cooperación
técnica para proyectos de desarrollo económico y social fueron más allá del mero
financiamiento, como era la costumbre entonces.

Los programas e instrumentos del BID fueron tan efectivos que la institución se
convirtió en modelo para la creación de todas las otras instituciones multilaterales
de desarrollo a nivel regional y subregional. En la actualidad, el BID es el mayor de
todos los bancos regionales de desarrollo del mundo y constituye la principal
fuente de financiamiento multilateral para los proyectos de desarrollo económico,
social e institucional, y los de comercio e integración regional, en América Latina y
el Caribe.

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) es una institución financiera


internacional creada en 1959 para contribuir al aceleramiento del progreso
económico y social de América Latina y el Caribe. Su sede está en Washington,
D.C. y cuenta con oficinas en todos los países de la región, y en Tokio y París. Al
comienzo del año 2000, el total acumulado de préstamos y operaciones de
cooperación técnica que el Banco había otorgado superaba los 104.000 millones
de dólares. Dentro del Grupo del BID están también la Corporación Interamericana
de Inversiones y el Fondo Multilateral de Inversiones.

1.1. HISTORIA

El origen del BID se remonta a los esfuerzos iniciados durante la Primera Conferencia
Interamericana de 1890 para crear una institución de desarrollo que hiciera frente a algunos
de los problemas que enfrentaban en esa época América Latina y el Caribe.

En 1958, el entonces Presidente de Brasil, Juscelino Kubitschek, presentó una propuesta


para crear una institución de desarrollo regional que tuvo gran acogida en el hemisferio.
Poco tiempo después, la Organización de Estados Americanos (OEA) redactaba el
convenio constitutivo del Banco Interamericano de Desarrollo; Fundado en 1959, el BID es
la más antigua y mayor institución de desarrollo regional del mundo. El Banco fue la
primera organización regional con políticas e instrumentos de apoyo propios para el
desarrollo económico y social. De esa manera, se convirtió en un modelo para la creación
de bancos regionales de desarrollo en otras partes del mundo.

El BID ha sido pionero en el apoyo a los programas sociales en la región mediante el


desarrollo de instituciones económicas, sociales, educativas y de salud. También lidera los
esfuerzos de integración regional y fue pionero en brindar apoyo directo al sector privado,
especialmente a las microempresas.

En sus cuarenta años de existencia, el Banco ha contribuido a la transformación de América


Latina y el Caribe. Aun cuando queda mucho por hacer, la región muestra significativas
mejoras en indicadores socioeconómicos como alfabetización, nutrición y expectativa de
vida.

El Convenio Constitutivo del BID entró en vigor en diciembre de ese mismo año (1959). A
mediados de 1997, el BID era propiedad de sus 47 países miembros. Éstos se encuentran
divididos en miembros regionales y extrarregionales, pues, tras su fundación, distintos
estados de Europa, Oriente Próximo y Asia entraron a formar parte del BID, aunque los
países de América Latina y el Caribe conservaron su condición de socios mayoritarios.
Creado en el contexto de integración y desarrollo en América Latina, al igual que otros
organismos que nacieron con pocos meses de diferencia, la responsable más directa de su
creación fue la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPALC). También
por iniciativa de la CEPAL se constituyeron, en 1960, la Asociación Latinoamericana de
Libre Comercio (ALALC) y el Mercado Común Centroamericano (MCCA). Tiene su sede
en Washington (Estados Unidos).

En 1979, el BID decidió concentrar sus recursos en las regiones más pobres de América
Latina, pero, pese a ello, casi la quinta parte de los préstamos correspondían a Brasil,
seguido de México, Argentina y Colombia.

La presidencia del BID, máxima autoridad del Banco, ha estado ocupada a lo largo de su
historia por el chileno Felipe Herrera (1960-1970), el mexicano Antonio Ortiz Mena (1970-
1988) y el uruguayo Enrique Vicente Iglesias (1988).

1.1.1 Accionistas

Los propietarios del BID son los países miembros. Ellos delegan el gobierno del Banco en
la Asamblea de Gobernadores, que constituye la máxima autoridad del BID. La Asamblea
de Gobernadores, a su vez, delega esa autoridad en el Directorio Ejecutivo.

1.1.2 El poder de votación

El poder de votación de los países miembros depende del monto de recursos que suscriben
al capital ordinario de la institución. El Convenio Constitutivo del Banco garantiza la
categorización de accionista mayoritario a los países prestatarios como bloque.

Actualmente la composición del poder de votación es la siguiente: Los 26 países miembros


de América Latina y del Caribe cuentan con un 50,02 por ciento del voto; Estados Unidos,
30 por ciento; Canadá, 4 por ciento; los 16 países europeos miembros, Israel y la República
de Corea, 11 por ciento y Japón, 5 por ciento.

1.1.3 Suscripciones de capital


Los US$101.000 millones en recursos de capital ordinario cubren la mayoría de los
préstamos efectuados por el Banco. De ese monto, aproximadamente un 4,3 por ciento es
aportado directamente por los países miembros. El 95,7 por ciento restante está conformado
por capital exigible, garantizado por los gobiernos de los países miembros. Este capital
respalda, juntamente con la categoría de acreedor preferido otorgado al Banco por sus
países integrantes, los bonos emitidos en los mercados financieros internacionales.

El Fondo de Operaciones Especiales (FOE) cuenta con US$10.000 millones en cuotas de


contribución pagadas de los países miembros del Banco. Las economías más débiles de la
región, Bolivia, Guyana, Haití, Honduras y Nicaragua, pueden hacer uso de los recursos
concesionarios provenientes del FOE. Asimismo, pueden asignarse recursos del FOE para
asistir al Banco de Desarrollo del Caribe a financiar proyectos en países que no sean
miembros del BID.

1.2 Misión

En el convenio constitutivo del BID, los delegados de los países fundadores definieron la
misión del Banco como la de «contribuir a acelerar el proceso de desarrollo económico
y social, individual y colectivo, de los países miembros regionales en vías de
desarrollo».

Aun cuando esa misión se determinó hace alrededor de medio siglo, el Banco sigue
esforzándose en dar cumplimiento a ese mandato, y adapta el enfoque y las modalidades de
sus actividades y operaciones según las necesidades y los requerimientos de sus países
miembros en la región.

1.2.1 Objetivos

Los principales objetivos del Banco son reducir la pobreza, promover la equidad social, y
lograr el crecimiento económico sostenible. Para conseguir estos objetivos, el Banco centra
sus esfuerzos en cuatro áreas prioritarias de acción:

 Fomentar la competitividad, a través del apoyo a las políticas y programas que


fomentan el potencial de desarrollo de un país en una economía global abierta.
 Modernizar el Estado, fortaleciendo la eficiencia y transparencia de las instituciones
públicas
 Invertir en programas sociales que amplíen las oportunidades para los pobres.
 Promover la integración regional forjando vínculos entre los países a fin de que
desarrollen mercados más grandes para sus bienes y servicios.

1.2.2 Funciones

Fundado en 1959, el BID se ha convertido en la principal fuerza catalizadora de


movilización de recursos para América Latina y el Caribe. El Banco otorga préstamos y
asistencia técnica a sus 26 países miembros en la región, con capital proporcionado por los
mismos países y recursos obtenidos con la emisión de bonos en los mercados
internacionales de capital.

Las principales funciones del Banco son las siguientes:

 Usar los fondos provenientes de los mercados financieros, de su propio capital y de


otros recursos para financiar los proyectos de desarrollo en sus países miembros.
 Complementar las inversiones privadas cuando no haya disponibilidad de capital
privado en términos y condiciones razonables.
 Otorgar asistencia técnica para preparar, financiar, e implementar proyectos de
desarrollo.

1.3 Mandatos

El convenio constitutivo por el que se fundó el BID y la Asamblea de Gobernadores ha


encomendado al Banco varios mandatos que regulan las actividades y operaciones de la
institución.

El principal mandato estipulado en el acuerdo es el apoyo al desarrollo económico y social


de los países miembros prestatarios, individual y colectivamente.

En el octavo aumento general de recursos (también llamado octava reposición), la


Asamblea de Gobernadores determinó que el Banco debe priorizar la reducción de la
pobreza y la equidad social, el crecimiento económico sostenible, la modernización del
Estado y la integración regional.

La estrategia institucional hace recomendaciones acerca de cómo vincular estos mandatos


al presupuesto anual y al plan de trabajo de la institución. Esa vinculación sirve de puente
entre los compromisos de largo plazo y las decisiones a corto plazo asumidas por el Banco.

Las actividades del Banco están guiadas por siete estrategias, dos de las cuales buscan
alcanzar los objetivos establecidos en la octava reposición y la estrategia institucional: el
crecimiento económico sostenible y la reducción de la pobreza y la promoción de la
equidad social. En la estrategia institucional se identifican también cuatro áreas que son de
provecho competitivo para el Banco: el desarrollo social, la modernización del Estado, la
competitividad, y la integración regional. Hay una séptima estrategia, la estrategia
ambiental, que abarca varias de las áreas anteriores.

A fin de complementar estas siete estrategias, el BID otorga prioridad a los programas y
actividades que apoyan los siguientes temas: reformas de política, mujer, sociedad civil,
microempresa, situaciones de emergencia, cultura, juventud, pueblos indígenas,
infraestructura, informática y realidad laboral.

1.3.1 Convenio Constitutivo


El Convenio Constitutivo del Banco Interamericano de Desarrollo entró en vigencia el 30
de diciembre de 1959 y ha sido modificado en varias ocasiones. Las últimas modificaciones
fueron las que entraron en vigencia el 31 de julio de 1995 relacionadas con el Octavo
Aumento General de los Recursos del Banco.

Su Convenio Constitutivo establece que las funciones principales de la institución son


destinar su capital propio, los recursos que obtiene en los mercados financieros y otros
fondos disponibles a financiar el desarrollo de sus países miembros prestatarios;
complementar la inversión privada cuando el capital privado no está disponible en términos
y condiciones razonables, y proveer asistencia técnica para la preparación, financiamiento y
ejecución de los programas de desarrollo.

Las operaciones del Banco abarcan todo el espectro del desarrollo económico y social. En
el pasado, el Banco puso énfasis en los sectores de producción, como la agricultura y la
industria; los sectores de la infraestructura física, como energía y transporte, y los sectores
sociales, que incluyen la salud pública y ambiental, educación y desarrollo urbano. En la 
actualidad, las prioridades de financiamiento incluyen la equidad social y la reducción de la
pobreza, la modernización y la integración y el medio ambiente.

Para cumplir con sus operaciones de préstamo y cooperación técnica, el Banco cuenta con
su capital ordinario, que comprende el capital suscrito, las reservas y fondos captados a
través de préstamos, más los fondos en administración, que son contribuciones especiales
de sus países miembros. El Banco también tiene un Fondo para Operaciones Especiales que
concede préstamos en condiciones concesionales para proyectos en países menos
desarrollados económicamente. El Banco obtiene fondos de los mercados de capitales de
América Latina y el Caribe, Estados Unidos, Europa y Japón. Su deuda ha sido clasificada
AAA por los principales servicios de clasificación de Estados Unidos.

2. PAÍSES MIEMBROS

El BID se creó en 1959 como una asociación entre 19 países latinoamericanos y Estados
Unidos. Los países miembros originales del BID son Argentina, Bolivia, Brasil, Chile,
Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, México,
Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Uruguay, Venezuela y
Estados Unidos.
El número de países miembros aumentó con el ingreso de Trinidad y Tobago en 1967, país
al que pronto se unieron Barbados y Jamaica en 1969, Canadá en 1972, Guyana en 1976,
Bahamas (1977) y Suriname en 1980. Entre 1976 y 1986, ingresaron al Banco los 18 países
miembros no regionales, que incluyen a 16 países europeos, Israel y Japón. Belice ingresó
en 1992 y, tras la desintegración de Yugoslavia, en 1993 se unieron Croacia y Eslovenia.
Las restantes repúblicas ex integrantes de Yugoslavia optaron por no solicitar ingreso al
Banco, con la excepción de Serbia-Montenegro, la cual aún mantiene abierta la opción de
ingreso al BID. La República de Corea ingresó como país miembro en 2004.

Cuba firmó pero no ratificó el convenio constitutivo del Banco, los estatutos que dieron
origen a la institución, y por lo tanto no es miembro de la misma.

El Banco actualmente tiene 46 países miembros, de los cuales 26 son miembros prestatarios
en la región. El poder de votación de cada país está basado en las subscripciones del mismo
al capital ordinario (CO) de la institución.

Todo país interesado en ingresar al BID como miembro regional debe ser miembro de la
Organización de Estados Americanos (OEA). Los países que desean ser admitidos como
miembros no regionales, deben ser miembros del Fondo Monetario Internacional. En
ambos casos, otro de los requisitos básicos consiste en la suscripción de acciones del capital
ordinario y la contribución al fondo para operaciones especiales.

2.1 Países prestatarios

El BID tiene 26 países miembros prestatarios, todos ellos en América Latina y el Caribe.
Los miembros prestatarios tienen el 50,02 por ciento del poder de voto en el directorio de la
institución.

El Banco agrupa a sus miembros prestatarios según dos categorías: en grupos de la A a la


D, según el porcentaje máximo de financiamiento para un proyecto que otorga la
institución, y en grupos I y II según la distribución de los préstamos otorgados.
Grupos A a D: porcentaje de financiamiento

El BID financia hasta un porcentaje de los costos totales de un proyecto, y ese porcentaje
está en proporción inversa al tamaño de la economía del país. El prestatario financia el resto
de los costos de la operación.

El porcentaje máximo de financiamiento otorgado por el BID para un proyecto es el


siguiente:

Grupo A (Argentina, Brasil, México y Venezuela): 60 por ciento

Grupo B (Chile, Colombia y Perú): 70 por ciento

Grupo C (Bahamas, Barbados, Costa Rica, Jamaica, Panamá, Suriname, Trinidad y


Tobago y Uruguay): 80 por ciento

Grupo D (Belice, Bolivia, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, Guatemala,


Guyana, Haití, Honduras, Nicaragua y Paraguay): 90 por ciento.

Si un 50 por ciento o más de los beneficios netos del proyecto se canalizan hacia los grupos
de bajos ingresos, se pueden agregar diez puntos porcentuales al financiamiento del Banco,
con un tope máximo de 90 por ciento sin excepción.

Grupos I y II: distribución de préstamos

A fin de supervisar la distribución del financiamiento de sus proyectos, el BID comenzó en


1999 a usar una segunda clasificación, que divide a los países en Grupos I y II, según su
PIB per. cápita de 1997.

El Banco canaliza un 35 por ciento del volumen de sus préstamos a los países del Grupo II,
los de ingreso menor, que incluye a Belice, Bolivia, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El
Salvador, Guatemala, Guyana, Haití, Honduras, Jamaica, Nicaragua, Panamá, Paraguay,
Perú, y República Dominicana y Suriname.

El 65 por ciento restante se canaliza a los países del Grupo I: Argentina, Bahamas,
Barbados, Brasil, Chile, México, Trinidad y Tobago, Uruguay y Venezuela.

El Banco tiene el mandato de destinar 50 por ciento o más de sus operaciones y 40 por
ciento o más de sus recursos a programas que promuevan la equidad social y se dirijan a los
pobres.

2.2 Países no prestatarios

El desarrollo de la región aumenta el comercio y multiplica las oportunidades de inversión


para todos los países miembros del BID. Ser miembro no prestatario del Banco significa
una ventaja sustancial para los recursos de un país, y la posibilidad de canalizar mejor sus
inquietudes de asistencia al desarrollo, ya que a través del BID puede alcanzar a un mayor
número de países beneficiarios que con programas bilaterales.

Asimismo, los países miembros no prestatarios se benefician de los procesos de


adquisiciones y contrataciones, ya que sólo empresas de los países miembros pueden
procurar bienes y servicios a los proyectos financiados por el BID. El Banco, además, sólo
contrata a ciudadanos de sus países miembros.

Veintiuno de los 47 países miembros del BID son no prestatarios, lo que significa que los
mismos pueden brindar apoyo financiero, ya sea en forma de capital integrado como en
cuanto a las suscripciones de capital, y tienen representación de voto en la Asamblea de
Gobernadores del Banco, de acuerdo con sus suscripciones de capital. Los países miembros
no prestatarios del BID incluyen a Estados Unidos, Canadá, Japón, Israel, República de
Corea y 16 países de Europa: Alemania, Austria, Bélgica, Croacia, Dinamarca, Eslovenia,
España, Finlandia, Francia, Holanda, Italia, Noruega, Portugal, Reino Unido,
Suecia y Suiza.

3 ¿QUE HACE EL BID?

El BID contribuye al desarrollo socioeconómico de América Latina y el Caribe a través de


sus operaciones de préstamo, liderazgo de iniciativas regionales, actividades de
investigación y de difusión de conocimiento, institutos y programas.

El Banco ayuda a sus países miembros prestatarios a formular políticas de desarrollo y


proporciona asistencia técnica y financiamiento para incentivar el crecimiento económico
sostenible, reforzar la competitividad, promover la equidad social y combatir la pobreza,
modernizar el Estado, y fomentar el libre comercio y la integración regional.

Desde su creación en 1959 hasta fines de 2004, el Banco ha aprobado más de US$135.000
millones en préstamos y en garantías para financiar proyectos que demandaron una
inversión total de US$307.000 millones, y ha otorgado US$1.740 millones en donaciones y
financiamiento concesional para programas de cooperación técnica.

Las entidades que pueden recibir préstamos del Banco son los gobiernos municipales,
estatales, provinciales y nacionales, instituciones públicas autónomas, organizaciones de la
sociedad civil y empresas privadas.
3.1 Operaciones

Las operaciones del BID incluyen préstamos de inversión, préstamos de política, préstamos
al sector privado, Programa de Empresariado Social, préstamos de emergencia, garantías,
cooperación técnica, financiación para la preparación de proyectos y donaciones.
Asimismo, el Banco otorga financiamiento para operaciones de comercio exterior a través
de su departamento del sector privado y financiamiento para inversiones a través del Fondo
Multilateral de Inversiones y la Corporación Interamericana de Inversiones.

Información detallada sobre operaciones financiadas por el BID se encuentra disponible en


el Centro de Información Pública y también puede ser obtenida a través del estado de
préstamos aprobados.

El Banco busca que sus operaciones de préstamo beneficien directamente a los sectores de
bajos ingresos. El Programa de Empresariado Social (al que antes se conocía como
Programa para Pequeños Proyectos) otorga pequeños préstamos a microempresarios y
pequeños productores agrícolas y, desde 1990, extiende este apoyo al sector informal. En
los últimos años, el Banco ha financiado préstamos de política y programas para la
reducción de la deuda. En 1995 comenzó a otorgar préstamos directos al sector privado sin
garantía gubernamental.

Cada tipo de operación del Banco tiene sus propios requisitos de elegibilidad para quienes
desean recibir financiamiento.

3.2 Programas

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) provee financiamiento para programas que


respaldan sus esfuerzos para fomentar el desarrollo socioeconómico de América Latina y el
Caribe. La temática de estos programas varía. Algunos tienen por objetivo reducir la
pobreza, mientras que otros apoyan actividades productivas como la agricultura o los
pequeños negocios.
El Banco también financia programas específicos para ayudar a las mujeres, los niños y los
jóvenes, y a grupos étnicos minoritarios.

3.3 Alivio de la deuda

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) se ha comprometido a proporcionar


US$1.900 millones en términos nominales para el alivio de la deuda externa, lo que
equivale a US$1.100 millones en términos de valor actual para el alivio de la deuda de
Bolivia, Honduras, Guyana, y Nicaragua, acorde a lo establecido en la Iniciativa para los
Países Pobres Muy Endeudados (HIPC).

En 1997 se autorizó el desembolso de US$155 millones y US$49 millones (en términos de


valor actual) para el alivio de la deuda externa en Bolivia y en Guyana, respectivamente. El
Banco ratificó su compromiso con esta iniciativa en febrero de 1999 y agregó a Honduras y
a Nicaragua a esta iniciativa.

En junio de 1999, en la Cumbre de los G-7 en Colonia, Alemania, se expandió la iniciativa


para que el alivio de la deuda externa de los países dentro de esta iniciativa fuese más
amplio, eficiente y rápido, incrementando de esta manera las perspectivas de salida de la
deuda y la consolidación de la relación entre el alivio de la deuda y la disminución de la
pobreza.

De acuerdo con la Iniciativa Reforzada para el Alivio de la Deuda (HIPC), el Banco


otorgará US$896 millones en valor actual para el alivio de la deuda, los cuales se suman a
los US$204 millones que se destinaran bajo la iniciativa original. El presente valor del
monto a asignarse para este propósito y a distribuirse entre los cuatro países beneficiarios se
reparte de la siguiente manera: Bolivia recibirá US$307 millones; Guyana, US$65
millones; Honduras, US$133 millones y Nicaragua, US$391 millones.

El Banco financiará los costos de este programa por intermedio de sus recursos internos, a
los cuales se les complementará con contribuciones de los países miembros, incluyendo a
los prestatarios y no prestatarios.

3.4 Investigación y conocimiento

Además de emprender actividades de préstamo y de financiamiento, el Banco


Interamericano de Desarrollo (BID) realiza tareas de investigación y diseminación de
conocimientos sobre temas relacionados con el desarrollo, tareas que sirven de base para la
discusión de las políticas a implementar. Entre estos productos (denominados internamente
productos no financieros o PNF) se incluyen estudios, monografías, notas, libros, informes,
publicaciones, boletines informativos, programas de capacitación, conferencias y
seminarios en apoyo a la misión y a los objetivos de la organización. Los departamentos del
Banco más enfocados en esta actividad son el Departamento de Investigación (RES), el
Departamento de Desarrollo Sostenible (SDS) y el Departamento de Integración y
Programas Regionales (INT), pero también hay investigación y diseminación de
conocimiento en los departamentos de operaciones del Banco y otros.
Estos productos se dividen en tres grupos funcionales:

 Estrategia y política. Contribuyen a la programación tanto regional como institucional


y ayudan a definir las estrategias, políticas, y directivas operativas. Los productos
incluyen instrumentos macroeconómicos, documentos de política y de estrategia, e
informes para el planeamiento corporativo.
 Análisis y evaluación. Las actividades de evaluación permiten al Banco revisar y
analizar los proyectos que financia, los objetivos para el desarrollo, las estrategias, las
políticas, los programas corporativos, el rendimiento presupuestario de sus planes
anuales y objetivos. Esta información es de suma utilidad para que los accionistas se
mantengan informados del rendimiento del Banco y para proporcionar con la gerencia
las lecciones aprendidas.
 Creación y diseminación de conocimientos. Bajo esta categoría se incluyen los
productos que informan y asesoran a las autoridades en América Latina y el Caribe,
proveen datos que servirán como base para análisis en futuros informes, determinan los
futuros recursos que se pondrán a disposición de los prestatarios, dan capacitación para
los funcionarios de las agencias ejecutoras en el área social y diseminan conocimientos
técnicos.

Redes de centros de investigación

El Banco también apoya la creación y la diseminación de conocimientos a través de redes


de centros de investigación, varias de las cuales son coordinadas por el departamento de
investigación. Estas redes promueven un debate de alto nivel entre la comunidad
académica, el BID, y las autoridades en cuanto a las diferentes políticas.

4. ¿COMO OPERA EL BIB?

Las operaciones del Banco se ajustan a políticas que rigen todas sus actividades y a
políticas sectoriales que sirven de orientación para determinadas actividades. El Banco
tiene también una política de adquisiciones y una política sobre disponibilidad de
información.

El programa de préstamos del BID se rige por estrategias, entre las cuales cabe mencionar
la estrategia institucional y las estrategias sectoriales.

Los recursos financieros del Banco proceden de los países miembros, préstamos obtenidos
en los mercados financieros, fondos en administración que tiene la institución y reembolsos
de los préstamos. El BID usa estos recursos para financiar préstamos, donaciones, garantías
e inversiones que apoyan proyectos de desarrollo en América Latina y el Caribe.

Aunque el objetivo del BID no es obtener ganancias, la institución se rige por principios
financieros similares a los de la banca privada. Percibe intereses por los préstamos que
otorga como parte de sus actividades de administración y manejo de activos, y usa
estrategias de gestión de caja para invertir los fondos que no requieren liquidez inmediata
para efectuar desembolsos.
El BID acepta los comentarios y las opiniones que el público formula sobre estrategias y
políticas propuestas en el marco del programa de consultas y participación que el Banco
organiza periódicamente. Asimismo, la institución promueve programas para alentar a los
beneficiarios de los proyectos a participar más activamente en su preparación e
implementación. Adicionalmente, ha establecido una política de disponibilidad de
información que rige el acceso a la información sobre sus actividades operativas.

El BID cuenta con numerosos comités y mecanismos para garantizar que sus proyectos y
administración sean objeto de procesos adecuados de supervisión y auditoria. Asimismo, el
Banco hace una evaluación de sus actividades a fin de estimar sistemáticamente los
resultados de las actividades que financia y procesos afines. Por último, el BID ha
establecido iniciativas, sistemas y mecanismos organizativos para cuantificar la eficacia en
el desarrollo de los proyectos que financia y sus propias operaciones y prácticas.

4.1 Políticas

Las políticas de operaciones del BID se dividen en dos para efectos de su difusión en el
sitio Web del Banco: políticas que son comunes a todas las actividades de financiamiento, y
políticas sectoriales con lineamientos específicos sobre los distintos sectores de actividad.

La política de adquisiciones del Banco regula las normas y procedimientos para la


licitación de contratos de bienes y servicios para los proyectos financiados por el Banco. La
institución también tiene una política sobre disponibilidad de información que dirige el
acceso a la información sobre sus actividades operacionales.

El programa de préstamos del BID sigue además una serie de estrategias, proposiciones
más amplias que buscan hacer operativos los mandatos de la Asamblea de Gobernadores
para la institución.

El tercer instrumento que el Banco usa para preparar e implementar sus proyectos es el de
las buenas prácticas: estudios de casos y otros documentos que incorporan las lecciones
aprendidas en una variedad de fuentes, incluyendo los propios proyectos financiados por la
institución.

4.2 Estrategias

El BID cuenta con una serie de estrategias para incrementar la eficacia en la consecución de
sus mandatos institucionales. Ha establecido la renovación del compromiso para el
desarrollo: informe del grupo de trabajo para la formulación de la estrategia institucional
del BID, y estrategias para alcanzar sus dos objetivos fundamentales: el crecimiento
económico sostenible y la reducción de la pobreza junto con la promoción de la equidad
social. Asimismo, ha formulado estrategias para cada una de sus áreas prioritarias: el
desarrollo social, la modernización del Estado, la competitividad, la integración regional y
el medio ambiente. El Banco también tiene estrategias sobre temas que abarcan varias otras
áreas y para cada uno de los países y sectores en que opera.
Durante 2003 el Banco aprobó siete nuevas estrategias sectoriales referentes a la
competitividad, el medio ambiente, la modernización del Estado, la reducción de la
pobreza, la integración regional, el desarrollo social  y el crecimiento sostenible.

Toda la documentación sobre las estrategias del Banco incluye un análisis y diagnóstico de
la evolución reciente y de los principales problemas que se presentan en cada sector; las
lecciones aprendidas de políticas, estrategias y actividades anteriores del Banco; las
principales acciones que el Banco tomará para la consecución de los objetivos principales;
directivas de implementación e indicadores para efectuar un seguimiento y cuantificar los
resultados obtenidos.

La documentación sobre estrategias que figura en esta página ha sido acogida


favorablemente por el Directorio Ejecutivo.

4.3 Recursos financieros

Los recursos financieros del BID proceden de los países miembros, el dinero que la
institución obtiene de la emisión de bonos en los mercados financieros, los fondos
fiduciarios que administra y operaciones de cofinanciamiento.

Los recursos financieros del BID incluyen el capital ordinario (CO), el fondo para
operaciones especiales (FOE), la facilidad de financiamiento intermedio (FFI) y más de 50
fondos fiduciarios que han establecido países individuales o grupos de países.

Aunque la mayoría de los préstamos que concede el BID se financian con recursos del
capital ordinario, los países miembros han desembolsado sólo una pequeña parte de él. La
mayor parte del capital ordinario sólo ha sido suscrita por los países miembros pero no
constituye su capital pagado. Estos recursos no desembolsados se denominan capital
exigible y el BID los usa para constituir garantías al momento de emitir bonos en los
mercados internacionales de capital.

4.3.1 Capital ordinario (CO)

El capital ordinario del Banco asciende a unos US$101.000 millones. Estos recursos
abarcan el capital exigible y el capital pagado, así como las reservas y los fondos obtenidos
en préstamo en los mercados internacionales.

 Capital de los países miembros

Apenas un 4,3 por ciento de los US$101.000 millones del capital ordinario del BID ha sido
pagado. El 95,7 por ciento restante es el capital exigible. Estos recursos exigibles, junto con
la calificación de acreedor preferencial que los países miembros prestatarios han conferido
a la institución, sirven para garantizar las emisiones de bonos del BID en los mercados
financieros internacionales.

 Empréstitos
En los últimos años el valor anual del programa de emisión de bonos del Banco ha variado
entre US$8.000 millones y US$10.000 millones. Dicho programa financia
aproximadamente un 90 por ciento de los desembolsos de capital ordinario. La calificación
crediticia del Banco es AAA, la más alta que confiere el mercado.

Aunque los recursos del BID se administran con prudencia y nunca se han registrado
pérdidas por préstamos, el capital exigible garantiza en última instancia los instrumentos de
deuda que emite el Banco. Hasta la fecha, la institución nunca ha tenido que recurrir al
capital exigible para cancelar deudas.

 Reservas

El Banco cuenta, además, con reservas propias que proceden principalmente de los
reembolsos de deuda que efectúan los prestatarios, y de los ingresos que generan las
inversiones. En 2002, los reembolsos de préstamos llegaron a US$4.375 millones.

4.3.2 Fondo para operaciones especiales (FOE)

El FOE tiene US$10.000 millones en aportes desembolsados por todos los países
miembros. El uso de los recursos concesionarios del FOE se limita a las economías más
débiles de la región: Bolivia, Guyana, Haití, Honduras y Nicaragua. Los recursos del FOE
también pueden destinarse al Banco de Desarrollo del Caribe, para apoyar el
financiamiento de programas en países miembros de esa institución que no sean miembros
del BID.

El BID podrá aprobar, en promedio, US$400 millones anuales del FOE entre 2003 y 2008,
para destinarlos a proyectos y otras operaciones. Prácticamente todos los préstamos del
FOE se denominan en dólares estadounidenses. En el caso de los préstamos del FOE, que
tienen vencimientos a 40 años con 10 años de gracia, la tasa de interés es, en promedio, de
menos de 2 por ciento anual.

Los fondos del FOE también pueden usarse para financiar programas de cooperación
técnica reembolsables o de reembolso contingente (el beneficiario paga el financiamiento
sólo si consigue una fuente adicional de fondos para el proyecto).

El Directorio Ejecutivo aprobó para el período 2002-2003 una nueva metodología para
calificar a los países elegibles para recibir financiamiento del FOE, la cual no se basa
solamente en las características particulares de la población de cada país o en el ingreso per.
capita, sino que se toma en cuenta el rendimiento de la cartera y las evaluaciones de los
diferentes marcos de política y la administración tanto al nivel institucional como
económico. Se asignarán fondos durante 2004-2005 para los cinco países elegibles de
recibir financiamiento del FOE acorde a esta fórmula. La asignación de fondos para el
período anterior también está disponible.

4.3.3 Facilidad de financiamiento intermedio (FFI)


El Banco emplea este mecanismo para reducir las tasas de interés de ciertos préstamos del
CO al siguiente grupo de países de bajos ingresos: Ecuador, El Salvador, Guatemala,
Jamaica, Paraguay, República Dominicana y Suriname. La elegibilidad para recibir
asistencia de la FFI y cooperación técnica no reembolsable en moneda convertible entre los
países de los Grupos C y D se basa en el PIB per. cápita. Hasta el año 2008 inclusive, el
valor total del programa anual de la FFI está sujeto a un tope anual de US$250 millones.

Como se indicara anteriormente para el FOE, se asignarán fondos para los siete países
elegibles para recibir fondos de la FFI basándose en una fórmula que incluye al rendimiento
además de la población y de los coeficientes de ingreso per. capita. La asignación de fondos
para el período anterior también está disponible.

4.3.4 Fondos en administración

El BID administra más de 50 fondos fiduciarios y otros fondos en administración que en su


mayoría fueron creados por países individuales y grupos de países.

Además de los programas tradicionales de cooperación técnica, en ciertos casos el Banco


ofrece otras modalidades de financiamiento usando los fondos fiduciarios que administra,
de acuerdo con las características del fondo en cuestión. Por ejemplo, algunos fondos en
administración financian préstamos para adquirir acciones y realizar inversiones directas en
participaciones de capital.

Los principales países miembros que contribuyen a estos fondos son Japón, España,
República de Corea, Italia, Países Bajos, Suecia, Noruega, Canadá, Francia, Dinamarca, y
Reino Unido. Los fondos fiduciarios financian operaciones de cooperación técnica tanto a
nivel nacional como regional: cinco fondos apoyan el programa de empresariado social del
Banco. Aunque todo organismo legalmente constituido, tanto público como privado, puede
solicitar recursos de los fondos fiduciarios del BID, el respaldo de algunos de ellos se limita
a áreas geográficas y sectores específicos. La magnitud de las operaciones individuales que
estos fondos pueden financiar también está sujeta a una serie de límites.

4.3.5 Fondo especial de Japón

El mayor fondo de cooperación técnica del Banco, el Fondo especial de Japón (FEJ), se
estableció en 1988 con el objetivo de financiar proyectos de cooperación técnica no
reembolsable en todos los países miembros prestatarios del BID. Los recursos de este fondo
se usan para respaldar la preparación de proyectos, incluyendo la realización de estudios de
factibilidad y otros estudios. Los recursos de este fondo también pueden destinarse a
proyectos independientes.

4.3.6 Cofinanciamiento

El Banco fomenta y participa en acuerdos de cofinanciamiento de orden bilateral,


multilateral y otros, a favor de los proyectos públicos y privados que respalda. Sus
principales socios en cofinanciamiento multilateral son el Banco Mundial, la Corporación
Financiera Internacional, y la Corporación Andina de Fomento.

El cofinanciamiento ayuda a financiar proyectos de gran envergadura y a movilizar


respaldo internacional y fondos concesionarios para proyectos y programas prioritarios. El
cofinanciamiento puede reemplazar, en parte o por completo, los fondos de contrapartida
del país prestatario cuando la capacidad del mismo se ve limitada por restricciones fiscales.

4.4 Financiamiento de proyectos

El Grupo BID financia programas de desarrollo en América Latina y el Caribe por medio
de préstamos, donaciones, garantías e inversiones.

Los préstamos, donaciones y garantías financian proyectos de inversiones públicas y


privadas, reforma de políticas, iniciativas para apoyar a los países miembros durante las
crisis financieras o catástrofes, y operaciones de cooperación técnica a escala nacional y
regional.

La mayoría de los proyectos y programas de cooperación técnica del Banco se financian


con préstamos a tasas de mercado o con recursos concesionarios y tienen términos y
condiciones estándares.

La institución otorga un número limitado de donaciones, principalmente a las


microempresas.

El Banco proporciona además garantías para préstamos privados que ayudan a los países
prestatarios a tener acceso a los mercados internacionales de capital.

La elegibilidad para conseguir financiamiento depende del tipo de proyecto, el instrumento


de financiamiento y el fondo que se va a utilizar.

El BID invierte, además, en proyectos del sector de la pequeña empresa a través del Fondo
Multilateral de Inversiones (Fomin), un fondo independiente que administra el Banco. La
Corporación Interamericana de Inversiones (CII), entidad que forma parte del Grupo BID,
también invierte en la pequeña y mediana empresa, directamente o a través de fondos de
participación en el capital.

5. ESTRUCTURA DEL BID

La máxima autoridad del BID es la Asamblea de Gobernadores, que delega la supervisión


de las operaciones del Banco en el Directorio Ejecutivo. Las labores cotidianas del BID
están a cargo de un equipo de gerencia.

La Asamblea de Gobernadores del BID, máxima autoridad en el Banco, tiene encomendada


la responsabilidad de gobernar la institución. Cada país miembro nombra a un gobernador
cuyo poder de votación es proporcional al capital que el país suscribe al Banco.
La Asamblea de Gobernadores delega muchas de sus responsabilidades en el Directorio
Ejecutivo, entidad encargada de supervisar las actividades diarias de la institución. Los
directores ejecutivos desempeñan sus funciones en la sede del BID en Washington, D.C., y
son designados por períodos de tres años.

La Asamblea de Gobernadores elige al Presidente del BID por un mandato de cinco años de
duración. Este dirige las actividades diarias de la organización.

El Directorio Ejecutivo elige al Vicepresidente Ejecutivo (EVP), quien tiene a su cargo los
departamentos operativos. El Vicepresidente de Finanzas y Administración (VPO), quien
depende directamente del EVP, supervisa las operaciones de los departamentos que brindan
servicios de planificación y apoyo.

La autoridad máxima de cada departamento del Banco es el gerente del mismo, el cual se
encuentra secundado por un subgerente y varios jefes de división. La lista de Funcionarios
principales y supervisores incluye también a jefes de oficina y a jefes de sección.

5.1 Organigrama

5.2 Gobernadores

La máxima autoridad del BID es la Asamblea de Gobernadores. Cada país miembro


designa a un gobernador, cuyo poder de votación es directamente proporcional al capital
que el país suscribe a la institución. Los gobernadores son generalmente ministros de
Hacienda, presidentes de bancos centrales o altos funcionarios públicos.

La Asamblea de Gobernadores celebra una reunión anual en marzo o abril de cada año para
analizar las operaciones y actividades del Banco y adoptar decisiones de peso en cuanto a
las políticas a adoptarse en el futuro. Asimismo, los gobernadores realizan reuniones
extraordinarias para discutir asuntos urgentes o claves para el Banco.

Aunque en última instancia los gobernadores del BID son los responsables de supervisar las
actividades y la administración de la institución, en la práctica muchas de esas funciones se
delegan al Directorio Ejecutivo.

5.3 Directorio ejecutivo

La Asamblea de Gobernadores del BID está integrada por los representantes de los 47
países miembros accionistas de la organización y es la autoridad máxima en la estructura
organizacional del banco. En la sede del BID, la Asamblea de Gobernadores está
representada por los 14 miembros del Directorio Ejecutivo.

El Directorio Ejecutivo supervisa diariamente las operaciones del Banco. Los


Gobernadores eligen o asignan a los Directores Ejecutivos por un período de tres años. El
Directorio Ejecutivo incluye también a 14 alternos, los cuales asumen total responsabilidad
en ausencia de los titulares.

El Directorio Ejecutivo establece las políticas de la institución, aprueba proyectos,


determina las tasas de interés a cobrarse por los préstamos, autoriza los empréstitos a
realizarse en los mercados de capital, y aprueba el presupuesto administrativo de la
institución.

Las agendas y actas de las reuniones del Directorio Ejecutivo, como también su programa
de trabajo anual y sus actualizaciones trimestrales, son documentos de dominio público.

El Directorio Ejecutivo tiene seis comités que analizan, discuten y aprueban documentos de
proyectos, estrategias y políticas, informes y otros documentos. El presidente de cada
comité produce Informes de los Presidentes de los Comités, documentos que son de
dominio público y que dan cuenta de los temas analizados y las decisiones tomadas.

Las normas para el Directorio Ejecutivo del BID y el Código de Ética para los miembros
del Directorio regulan las labores de dicho ente.

5.4 Gerencia

El Presidente del BID, elegido por la Asamblea de Gobernadores para ocupar el cargo por
un período de cinco años, supervisa las operaciones diarias del Banco. El Presidente
encabeza las reuniones del Directorio Ejecutivo pero no tiene voto, salvo que sea necesario
para dirimir un empate.

El Vicepresidente Ejecutivo (EVP) es nombrado por el Directorio Ejecutivo por


recomendación del Presidente. Tiene a su cargo los departamentos operativos del Banco.
Tradicionalmente, el Presidente del BID es siempre ciudadano de un país miembro
latinoamericano, mientras que el Vicepresidente Ejecutivo es estadounidense.

El Vicepresidente de Finanzas y Administración (VPO) que depende del Vicepresidente


Ejecutivo, fiscaliza los departamentos que brindan servicios de planificación y apoyo.

Los departamentos del Banco están encabezados por un gerente, un subgerente y varios
jefes de división. Entre los funcionarios principales y supervisores se cuentan también jefes
de oficina y de sección.

5.5 Departamentos

Oficina del Presidente (PRE)

El presidente del BID es responsable de las actividades diarias de la institución, y coordina


sus operaciones y administración. Preside las reuniones del Directorio Ejecutivo y formula
propuestas para las políticas generales del Banco, que luego son consideradas por el
Directorio.

Oficina del Vicepresidente Ejecutivo (EVP)

Supervisa las operaciones del BID y colabora con los comités de coordinación,
programación, y de auditoría y evaluación para revisar los programas y operaciones del
Banco. El vicepresidente ejecutivo preside el comité de préstamos del BID y el comité de
programación y presupuesto de la administración, también supervisa y coordina la auto
evaluación de la gerencia, y las actividades y tareas de las oficinas de efectividad del
desarrollo y de evaluación de riesgos del sector privado.

Oficina del Vicepresidente de Finanzas y Administración (VPO)

Supervisa temas de Finanzas, planificación institucional y administrativa del Banco y


brinda asistencia en la gestión por resultados, mediante la evaluación de procesos
operativos, organizaciones y la gestión de cambios. Además realiza funciones que
dispongan el Presidente, el Vicepresidente Ejecutivo y el Directorio Ejecutivo.

Oficina de Evaluación y Supervisión (OVE)

Realiza actividades de evaluación y supervisa los procesos afines dentro del Banco. La
mesa redonda interamericana en evaluación y gestión por resultados cuenta con los
auspicios de OVE.

Secretaría (SEC)

Ofrece apoyo a todos los órganos directivos de la gerencia y del Directorio Ejecutivo del
BID, del Fondo Multilateral de Inversiones (Fomin) y de la Corporación Interamericana de
Inversiones (CII). Además de los servicios de protocolo, traducción e interpretación, apoyo
logístico para reuniones y conferencias a realizarse en la sede y de distribución de
documentos, la Secretaría coordina y brinda apoyo administrativo al Mecanismo de
Investigación Independiente y a la institución durante la Asamblea Anual.

Oficina del Auditor General (AUG)

AUG proporciona, de manera independiente y objetiva, servicios de aseguramiento y


consulta, concebidos para agregar valor y mejorar las operaciones del Banco. Ayuda al
Banco a cumplir sus objetivos aportando un enfoque sistemático y disciplinado para evaluar
y mejorar la eficacia de los procesos de gestión de riesgos, control y gobierno. Provee
análisis objetivos, evaluaciones, recomendaciones y comentarios pertinentes concernientes
a las actividades revisadas.

Oficina de Integridad Institucional (OII)

La Oficina de Integridad Institucional es la unidad central responsable de promover la


integridad institucional en el Banco. La OII realiza su tarea a través de educación y
capacitación, además de la detección, investigación y prevención del fraude, el derroche, el
abuso y la mala conducta. La OII es responsable de recibir e investigar las denuncias de
corrupción o actividades fraudulentas o de comportamiento no ético en operaciones
financiadas por el Banco o de parte de su personal.

Oficina de Relaciones Externas (EXR)

Es responsable de la estrategia de comunicación de la institución y de proveer información


al público. Mantiene y regula el sitio Web del Banco; prepara publicaciones,
documentación e información sobre las actividades y los programas del BID. Asimismo,
organiza seminarios de negocios y actividades culturales, promueve la comunicación
estratégica, y fomenta la formación y el fortalecimiento de los vínculos de la institución con
las entidades públicas de los países miembros, las organizaciones de la sociedad civil, los
medios de prensa, el sector privado, los gobiernos locales, las organizaciones juveniles, los
centros educativos y el público general. La librería del BID, el Centro de Información
Pública, la revista BID América, el programa de televisión BID América, El Programa de
Solidaridad BID – DC, y la campaña titulada No me llame niño de la calle, son auspiciados
por la Oficina de Relaciones Externas del Banco.

Oficina en Europa (SOE)

Mantiene contactos con los principales protagonistas en las áreas de la economía, el


comercio, la educación, la sociedad civil y la prensa en Israel y en los 16 países de la
comunidad europea. Esta oficina fomenta los lazos de cooperación y las relaciones entre el
Banco y las instituciones miembros de la Unión Europea y con otras organizaciones
internacionales con sede en Europa.

Oficina en Japón (JPN)


Realiza actividades de promoción y de información, a fin de expandir el conocimiento
sobre las actividades y los objetivos del Banco en Japón y Asia del Este. Esta oficina apoya
el intercambio de conocimientos, de experiencias y de prácticas óptimas entre América
Latina, el Caribe, y Asia del Este, la movilización de recursos y las actividades de
promoción de inversiones y comercio entre Japón y los países miembros del Banco en
América Latina y el Caribe.

Fondo Multilateral de Inversiones (Fomin)

Otorga donaciones y préstamos, y realiza inversiones con el fin de acelerar el desarrollo del
sector privado y mejorar las condiciones para las inversiones en América Latina y el
Caribe.

Departamento Regional de Operaciones 1 (RE1)

Prepara las operaciones y supervisa la cartera de proyectos de la zona Sur de América


Latina: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay. El departamento organiza
seminarios y eventos, y produce estudios socio económico que sirven de referencia para las
actividades operacionales. También respalda a la Iniciativa de Integración de la
Infraestructura Regional en América del Sur, contribuye a la diseminación de
conocimientos y a las actividades de investigación, al mismo tiempo que produce algunos
de los productos intelectuales del Banco.

Departamento Regional de Operaciones 2 (RE2)

El Departamento Regional de Operaciones 2 (RE2) tiene a su cargo las operaciones del


BID en México y nueve países de América Central y del Caribe: Belice, Costa Rica, El
Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, Nicaragua, Panamá y República Dominicana.
También apoya la Iniciativa del Plan Puebla-Panamá; coordina esfuerzos nacionales para la
concertación a través del liderazgo de varios grupos consultivos, contribuye a preparar e
implementar las actividades de investigación y de divulgación de conocimientos, y elabora
algunos de los productos intelectuales del Banco. El Subdepartamento de Servicios
Financieros (SSF), parte integrante de este departamento, ofrece servicios de apoyo para
efectivamente movilizar recursos, tanto financieros como técnicos, para los préstamos y las
cooperaciones técnicas del banco a través de las actividades de cofinanciamiento y de los
fondos fiduciarios y el Fondo Especial de Japón

Departamento Regional de Operaciones 3 (RE3)

Prepara las operaciones y supervisa la cartera de proyectos de los países en el norte de


América del Sur (Colombia, Ecuador, Guyana, Perú, Suriname y Venezuela) y en el Caribe
de habla inglesa: Bahamas, Barbados, Jamaica y Trinidad y Tobago. El departamento
respalda la Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional en América del Sur,
contribuye a diseminar conocimientos y realizar actividades de investigación y produce
algunos de los productos intelectuales del Banco.
Departamento Financiero (FIN)

Es responsable de las políticas, la planificación, la movilización y la administración de los


recursos de capital del Banco. Su misión es salvaguardar los activos de la institución,
haciendo posible que el BID sea un intermediario de bajo costo entre los mercados de
capital y los países miembros prestatarios. Sus principales objetivos son: realizar
operaciones eficaces, desde el punto de vista de los costos, en los mercados de capital;
establecer una política financiera dinámica y ofrecer una programación financiera y una
gestión del riesgo oportuna; garantizar que se cumplan todas las obligaciones financieras y
se reembolsen todos los créditos; preparar estados financieros exactos y puntuales; y
supervisar los controles internos en el procesamiento de las transacciones financieras.

Departamento Legal (LEG)

Asesora legalmente a la gerencia, al Directorio Ejecutivo y a la Asamblea de Gobernadores


con respecto a las actividades diarias del Banco. La biblioteca legal, cuenta con los
auspicios del Departamento Legal.

Departamento de Efectividad en el Desarrollo y Planificación Estratégica (DEV)

El Departamento de Efectividad en el Desarrollo y Planificación Estratégica es responsable


de asegurar la efectividad en el desarrollo mediante el planteamiento de un enfoque
concreto, integrado y sistémico para mejorar la calidad y el control; proporciona asimismo
apoyo operativo a los Departamentos Regionales de Operaciones en materia de análisis de
gestión de la cartera, adquisiciones, gestión financiera de proyectos y evaluación del riesgo
fiduciario; y es responsable de la formulación de propuestas para orientar los planes
estratégicos, la coordinación de la totalidad de formulación de políticas institucionales a
nivel de todo el Banco y la supervisión del programa operativo.

Departamento de Integración y de Programas Regionales (INT)

Respalda los esfuerzos de los países miembros para lograr la integración, el comercio y
otros temas de relevancia para la región. El departamento también coordina los programas
de cooperación técnica en los sectores de aduanas, infraestructura, desarrollo fronterizo y
políticas tributarias, entre otros. INT está a cargo de los dos prestigiosos institutos del BID:
el Instituto para la Integración de América Latina y el Caribe (INTAL) y el Instituto
Interamericano para el Desarrollo Social (INDES). INT incluye también al Programa Japón
y a la Biblioteca Felipe Herrera.

Departamento del Sector Privado (PRI)

Otorga préstamos directos y garantías para proyectos de infraestructura del sector privado y
para el desarrollo de los mercados internos de capital en América Latina y el Caribe.

Departamento de Desarrollo Sostenible (SDS)


Apoya los objetivos del BID por medio del asesoramiento técnico a los equipos de proyecto
y del análisis cualitativo de las operaciones. Desarrolla estrategias sectoriales, políticas y
directrices para reforzar el diseño de los préstamos y la gestión de la cartera del Banco.
Asimismo, SDS crea y divulga conocimientos e información que luego podrán ser
incorporados a futuros préstamos de la institución. Este departamento también participa en
la formulación y el diseño de operaciones de cooperación técnica a nivel regional, y en
operaciones a escala nacional en apoyo a la microempresa, y a la pequeña y mediana
empresa. La Iniciativa Interamericana de Capital Social, Ética y el Desarrollo, cuenta
también con los auspicios de SDS.

Departamento de Investigación (RES)

Prepara estudios innovadores y realiza investigaciones comparativas de los temas de


desarrollo de más relevancia para América Latina y el Caribe. RES genera una amplia
gama de productos y servicios derivados de sus investigaciones y divulga sus estudios a las
autoridades gubernamentales y a la comunidad académica.

Departamento de Presupuesto y Adquisiciones Institucionales (BCP)

El Departamento de Presupuesto y Adquisiciones Institucionales es el centro de


coordinación de la medición del desempeño institucional. Se encarga de respaldar a los
departamentos del Banco en la formulación y la ejecución del presupuesto, así como de
garantizar la máxima transparencia y eficacia en el sistema de adquisiciones institucionales.

Departamento de Servicios Generales y de Tecnología de la Información (ITS)

Mantiene y consolida los bienes físicos del Banco; desarrolla y mantiene los sistemas
informáticos de la institución y toda la infraestructura conexa; analiza las nuevas tendencias
y aplicaciones tecnológicas para su posible implementación en el Banco. También formula
recomendaciones sobre la estructura organizativa, la contratación de personal y los
procedimientos comerciales y operativos del Banco. Además, está a cargo de las
adquisiciones de la institución.

Departamento de Recursos Humanos (HRD)

Es responsable de la gestión del capital humano del Banco. Sus actividades incluyen: la
formulación de las políticas y las disposiciones que rigen al personal; la planificación y la
contratación de personal tanto administrativo como profesional; la administración de los
consultores individuales y de las compañías consultoras; los salarios y beneficios, los
archivos del personal; el perfeccionamiento y la capacitación del personal, así como los
mecanismos de reclamación internos.

5.6 Personal

Los funcionarios que trabajan en el Banco Interamericano de desarrollo (BID) son


ciudadanos de los 47 países miembros de la institución. En la actualidad, 72 por ciento del
personal del Banco proviene de sus países miembros prestatarios y el 28 por ciento restante
de Estados Unidos, Canadá, Japón, Israel y Europa.

A finales de 2002, con la excepción de los integrantes del Directorio Ejecutivo y de la


Oficina de Evaluación y Supervisión, el total de funcionarios cuyos salarios eran
financiados por el presupuesto administrativo llegaba a 1.912, de los cuales 1.396 eran
profesionales y 516 administrativos. De este total, 543 funcionarios trabajan en las oficinas
del BID en América Latina y el Caribe, Francia y Japón. El número de mujeres que
desempeñan funciones profesionales totalizaba en ese momento 516, lo que equivale al 37
por ciento de las posiciones profesionales en el Banco.

La mayoría de los profesionales empleados por el BID desempeñan funciones en una de las
siguientes áreas: desarrollo social, economía, finanzas, recursos naturales o infraestructura.

VI. CONCLUSIONES

A lo largo de toda su historia, el BID ha ido paulatinamente superando gran parte de las
barreras que obstaculizaban la consecución del fin para el cual se creó, impulsar y
promover económica y socialmente la región de América Latina y el Caribe.

Este ha cumplido gran parte de los retos que se ha propuesto, especialmente hablamos del
avance económico del que ha sido testigo ALC, aunque si bien es cierto, aún queda mucho
camino por recorrer.

 El banco interamericano de desarrollo es la mas grande, importante y antigua


institución de desarrollo regional que fue creada con el propósito de contribuir al
progreso de América Latina y el Caribe.
 El banco interamericano de desarrollo es la principal fuente de financiamiento
multilateral para programas y proyectos de desarrollo económico social e
institucional de América Latina.
 Los prestamos y programas de capacitación del BID también benefician a micro y
pequeñas empresas sin acceso a programas de crédito convencional.
 El banco financia un creciente número de proyectos destinados a proteger el medio
ambiente.
 Los proyectos del BID ayudan a la región a competir en la economía mundial.
 Las operaciones de cooperación técnica permiten el fortalecimiento de la capacidad
institucional de los países.
 Un número creciente de préstamos del banco contribuye a proteger y restaurar la
herencia cultural de América Latina.

VII. Recomendaciones

 El Banco deberá comprometer recursos tanto en la sede como en las


representaciones. La consideración de demandas indígenas en programas de
titulación y regularización de la tierra, requiere la formulación de políticas
consistentes y una visión coherente.
 · Definir nuevos métodos de trabajo. Los sistemas de tierras y recursos indígenas
representan una forma particular de tenencia privada que, bajo ciertas condiciones,
puede adaptarse a las oportunidades del mercado.
 · Los temas indígenas deben ser incorporados a los análisis de políticas; los pueblos
indígenas no deben continuar siendo tratados como grupos vulnerables para quienes
es necesario tomar medidas especiales.
 · Las políticas respecto a estos temas se deben atender con la mejor competencia
posible, grupos interdisciplinarios que involucren a planificadores, topógrafos,
abogados, economistas, antropólogos, ecologistas, historiadores.
 · Es necesario una investigación profunda sobre el verdadero funcionamiento de los
sistemas comunales agrarios, su dimensión productiva, de gobernabilidad en
América Latina, articulando todo ello, con experiencias en otros países.
 · Se necesita realizar un trabajo normativo, con respecto al control indígena de la
gestión de los recursos renovables, en el contexto de los programas de titulación de
tierras. Debe buscarse un mayor consenso entre los gobiernos, las organizaciones
indígenas, y el sector privado.
 · En cuanto al diseño y ejecución de proyectos, debe haber una consulta y
participación de las organizaciones indígenas y campesinas en los ámbitos local,
regional y nacional. Como mínimo se deben cumplir con los requisitos de la
Convención Nº 169 de la OIT.
 · Los proyectos del Banco que contienen componentes específicos para la titulación
de tierras, deben dar prioridad a la demarcación y titulación en zonas utilizadas o
reclamadas por comunidades indígenas.
 · En cooperación con las organizaciones indígenas, el Banco debe apoyar el
desarrollo de un sistema avanzado de registro y catastro usando el Sistema de
Información Geográfica y la detección a distancia.

VIII. Bibliografía
Para la realización de este trabajo he consultado la siguiente bibliografía:

https://www.monografias.com/trabajos89/banco-interamericano-desarrollo/banco-
interamericano-desarrollo2.shtml#recomendaa

http://www.comunidadandina.org/Cooperaciones.aspx?tipo=CM&id=2

https://casaasia.es/triangulacion/organiz/bid.pdf

https://prezi.com/fdzpocgdnnf1/banco-interamericano-de-desarrollo/

http://apw.cancilleria.gov.co/tratados/AdjuntosTratados/54679_OEA-1959%20BID.PDF

IX. ANEXOS
ANEXO C ELECCION DE DIRECTORES EJECUTIVOS (a) Los seis directores
ejecutivos a que se refiere el Art1culo VIII, Seccion 3 (b) (ii), se elegiran por los
gobernadores que tengan derecho a votar con ese ob-jeto. (b) Cada uno de los
gobernadores emitira a favor de una sola persona todos los votos a que el
miembro que el represente tenga derecho de conformidad con el Art1culo VIII,
Seccion 4. (c) En primer lugar, se efectuaran tantas votaciones como sean
necesarias hasta que cada uno de cuatro candidatos reciba una cantidad de votos
que represente un porcentaje no inferior ala suma de los porcentajes que
corresponda al pats con mayor numero de votos y al pa1s con el menor numero
de votos. Para los fines de este parrafo, la totalidad de los votos de los pa1ses con
derecho a participar en la votacion prevista en este Anexo se con tara como 100
por ciento. (d) En segundo lugar, los gobernadores que no hayan emitido su voto a
favor de algunos de los directores elegidos de conformidad con el parrafo (c) de
este Anexo elegiran los otros dos directores a base de un voto por cada
gobernador. Los dos candidates que obtengan, cada uno, mas votos que ningun
otro candidato, en la misma votacion, seran elegidos directores ejecutivos, y la
eleccion debera repetir-se hasta que esto ocurra. Terminada la votacion, cada uno
de los gobernadores que no voto por uno u otro de los candidates elegidos,
debera asignar su voto en favor de uno de ellos. El numero de votos que, de
conformidad con el Art(culo VIII, Sec-cion 4, tenga cada un•J de los gobernadores
que haya votado o consignado su voto en favor de algun directCJr elegido
conforme a este parrafo, se considerara, para los fines del Articulo VIII, Seccion 4
(c) (ii) como que contribuyo ala eleccion de ese candidato.

También podría gustarte