Está en la página 1de 14

‰7t!

+R"_Ms}Š
PROVINCIA DE BUENOS
Causa n° 105771
AIRES NUÑEZ IVAN MARIANO S/ RECURSO DE
TRIBUNAL DE CASACIÓN PENAL CASACIÓN
SALA I

ACUERDO
La Sala I del Tribunal de Casación Penal de la
Provincia de Buenos Aires, integrada por los señores jueces doctores Daniel
Carral, Ricardo Maidana y Ricardo Borinsky, con la presidencia del primero de
los nombrados, de conformidad con lo establecido en la Ac. 3975/2020 de la
SCBA, procede al dictado de sentencia en el marco de la Causa N° 105771
caratulada “NUÑEZ IVAN MARIANO S/ RECURSO DE CASACIÓN”,
conforme al siguiente orden de votación: CARRAL - MAIDANA - BORINSKY

ANTECEDENTES
I. La Cámara de Apelación y Garantías del
Departamento Judicial de San Nicolás -en causa nº 39333 de su registro
interno- confirmó el auto dictado por el juzgado de ejecución penal
departamental, que deniega el pedido de rectificación del cómputo de pena
solicitado en favor de Iván Mariano Núñez, a partir de la impugnación in
pauperis fundamentada por el defensor oficial, doctor Pablo Vacani.
II. Contra dicho pronunciamiento interpuso recurso
de casación la Defensa Oficial, el que fue oportunamente concedido por la
alzada departamental.
En punto a la fundamentación de los agravios, la
defensa oficial, brinda detalles del supuesto de hecho en que apoya su
petición, según el cual la detención preventiva impuesta a su defendido
durante tres años en un proceso por el que luego fuera absuelto debe ser
considerado a los fines del cómputo de pena en el legajo actual, ello con
independencia de que se trata de un proceso anterior y desvinculado de aquel
que llevara a la condena en este caso. Cita doctrina y jurisprudencia en aval
de lo peticionado y en definitiva solicita “se haga lugar al recurso interpuesto
y se revoque la resolución recurrida, dictando una resolución conforme a
derecho o declare nula la resolución ad-quem y, en consecuencia, se
disponga el reenvío para efectuar con urgencia un nuevo cómputo…”.

1
‰7t!+R"_Ms}Š
PROVINCIA DE BUENOS
Causa n° 105771
AIRES NUÑEZ IVAN MARIANO S/ RECURSO DE
TRIBUNAL DE CASACIÓN PENAL CASACIÓN
SALA I

III. Asignado por sorteo el recurso a esta Sala (fs.


3 del presente legajo), la Presidencia del Tribunal notificó a las partes técnicas.
El señor Fiscal de Casación, doctor Roldán, propició el rechazo del recurso
impetrado (fs. 4/5 cit.).
Radicadas las actuaciones ante la Sala con fecha
15 de Diciembre, el Tribunal se encuentra en condiciones de resolver, por lo
que se plantean y se votan las siguientes
CUESTIONES
Primera: ¿Es procedente el recurso de casación
interpuesto?
Segunda: ¿Qué pronunciamiento corresponde
dictar?
A la primera cuestión planteada el señor Juez,
doctor Carral dijo:
El sustrato de discusión traído en la impugnación
ha sido materia de copiosos pronunciamientos por parte de esta Sala.
A contrario de lo que sostiene el órgano de la
alzada departamental, al menos en la jurisprudencia de cita, en mi parecer la
opinión contraria a lo allí sostenido no representa “…un grosero
desconocimiento del ordenamiento jurídico imperante…” y solo bastaría para
refutar esta afirmación, por lo bajo una conclusión algo apresurada, señalar la
vasta jurisprudencia que desde otro punto de vista ofrece una argumentación
de recibo a los motivos esgrimidos en la impugnación, identificados con acierto
por la defensa en su recurso y que reconoce como fuente decisiones de
órganos revisores de distintas jurisdicciones.
En este sentido es importante advertir que el objeto
a decidir compromete dos de los pilares básicos de nuestro diseño
constitucional: el respeto a la libertad de las personas y la obligación del
Estado de reparar o compensar los daños ocasionados a los ciudadanos, aun
cuando estos deriven de una actuación legítima.

2
‰7t!+R"_Ms}Š
PROVINCIA DE BUENOS
Causa n° 105771
AIRES NUÑEZ IVAN MARIANO S/ RECURSO DE
TRIBUNAL DE CASACIÓN PENAL CASACIÓN
SALA I

A su vez, los contornos de nuestro orden


institucional, delimitados a partir de la integración de los tratados
internacionales en materia de Derechos Humanos a nuestra Constitución
Nacional, impone a los organismos estatales el máximo de diligencia en la
evitación de actos lesivos, como así también, en su caso, la cesación y
correspondiente reparación o compensación.

Al respecto, tanto los artículos 7.3 de la C.A.D.H.


y 9.1 del P.I.D.C.P. establecen que todo individuo tiene derecho a no ser
detenido o sometido a prisión arbitrariamente; mientras que, precisamente,
dichos instrumentos prevén el derecho a una reparación ante el supuesto de
haber sufrido un menoscabo indebido en la libertad ambulatoria (10 de la
C.A.D.H. y 9.5 del P.I.D.C.P.).

Ya abocados sobre la cuestión de fondo, resulta


oportuno recordar, según la información volcada en el resolutorio en crisis,
que Iván Mariano Núñez estuvo preventivamente detenido entre el 19 de
agosto de 2013 y el 13 de mayo de 2016, en la causa Nro.4912 del Tribunal
en lo criminal Nro.1, del Departamento Judicial de San Nicolás, proceso en el
que recayó veredicto absolutorio.

De otro lado, el nombrado fue condenado por el


Juzgado en lo correccional Nro.3 departamental, a la pena de 3 (tres) años de
prisión con más la declaración de reincidencia, en orden a los delitos de
amenazas agravadas (2 hechos) y daño en concurso real entre sí, habiendo
sido detenido el 15 de octubre de 2018, situación en la que permanece hasta
el presente.

Como antes adelantara, sobre la cuestión central


sobre la que se erige el fundamento recursivo, me he pronunciado en
reiteradas oportunidades, por ejemplo, en la Causa N° 98010 identificada
como “JUMILLA EMILIANO ARIEL S/ RECURSO DE QUEJA (ART.433 CPP)"

3
‰7t!+R"_Ms}Š
PROVINCIA DE BUENOS
Causa n° 105771
AIRES NUÑEZ IVAN MARIANO S/ RECURSO DE
TRIBUNAL DE CASACIÓN PENAL CASACIÓN
SALA I

resuelta el 12 de diciembre de 2019, causa n° 95123 individualizada como


“BUFFA MAXIMILIANO EMANUEL S/RECURSO DE CASACION”, Reg.
583/19; entre muchas otras, ratificando mi criterio en esta ocasión.

Opino que el Estado tiene el deber de indemnizar


los daños que provoca, aun en el contexto de la persecución de un fin lícito.
Como lo expresa la profesora Patricia Ziffer:

“La presunción de inocencia puede ser


legítimamente revertida para llevar adelante en forma efectiva el proceso
penal, pero eso genera el deber de compensar esa injerencia extraordinaria
de alguna forma. Se trata de una indemnización similar a la de la
‘expropiación’: un fin legítimo no descarta, sino que incluso impone el deber
estatal de reparar los daños…” (Ziffer, Patricia. Lineamientos de la
determinación de la pena. Segunda Edición. Editorial Ad Hoc. Buenos Aires,
1999, pág. 144).

En este caso en particular, la temática no transita


por el sufrimiento concreto que haya padecido el procesado durante la
vigencia de la medida de coerción, sino más bien por el deber del Estado de
reparar o compensar los daños que ocasionó al haber recurrido a una medida
provisional -otorgada sin contracautela- cuyo asidero luego se desvaneció con
el resultado final del juicio.

Con otras palabras, si el Estado echó mano de la


principal medida cautelar de la que dispone en el sistema de enjuiciamiento –
y bajo la forma más gravosa consistente en la detención carcelaria-, sin que
se le exija ningún tipo de contracautela; es lógico concluir que entonces es
responsable en la compensación de las consecuencias sufridas por esa
privación.

Ello, a pesar de que el término “compensación”


pueda generar controversias, lo cierto es que puede resultar más apropiado

4
‰7t!+R"_Ms}Š
PROVINCIA DE BUENOS
Causa n° 105771
AIRES NUÑEZ IVAN MARIANO S/ RECURSO DE
TRIBUNAL DE CASACIÓN PENAL CASACIÓN
SALA I

que el vocablo “reparación”, en tanto el perjuicio de la pérdida de libertad


ambulatoria es, por su propia naturaleza, de imposible reparación ulterior,
concepto usualmente utilizado por la CSJN (cfr. Fallos 280:297; 290:393;
307:549; 308:1631; 310:1835; 320:2015; 325:3494, entre otros).

En ese razonamiento, poco importa que la


detención cautelar provenga o no de un “error judicial” para dar lugar a una
compensación.

Más aún, en tiempos donde se discute el abuso de


las “medidas cautelares”, es el Estado el que, en el ámbito del sistema penal,
mantiene una posición de cierta iniquidad que debe alertar sobre la necesidad
de una actividad compensatoria en muchos de sus casos.

Recordemos que Iván Mariano Núñez fue absuelto


en otro proceso luego de haber permanecido privado preventivamente de su
libertad desde los inicios de dichas actuaciones hasta que concluyó la
respectiva audiencia de debate; siendo que, precisamente, ese período de
encarcelamiento, impuesto mediante una actuación, en principio, legítima del
Estado, es que corresponde reparar de alguna manera.

Una interpretación de nuestra legislación de fondo,


orientada desde las disposiciones constitucionales, avalan la postura que ya
he adoptado en reiteradas oportunidades.

Me refiero a que el estricto apego a los principios


de igualdad ante la ley y razonabilidad establecidos en nuestra Carta Magna
(arts. 16 y 28), no nos permiten perder de vista que, para el caso de haber
resultado Núñez condenado en el proceso que fue absuelto, esos períodos en
los que allí estuvo privado de su libertad se habrían computado por aplicación
de los artículos 24 y 58 del Código Penal.

5
‰7t!+R"_Ms}Š
PROVINCIA DE BUENOS
Causa n° 105771
AIRES NUÑEZ IVAN MARIANO S/ RECURSO DE
TRIBUNAL DE CASACIÓN PENAL CASACIÓN
SALA I

A partir de allí se podrá advertir que resultaría


arbitrario contabilizar un lapso en circunstancias que perjudiquen al
condenado y rechazarlo en situaciones que lo favorezcan.

Desde esta perspectiva, si bien es cierto que


existen diferencias ontológicas entre una privación de la libertad arbitraria, una
condena dictada a partir de un error judicial y la vigencia de una medida
cautelar legítima que luego no resultó necesaria para asegurar la aplicación
de la ley sustantiva; también lo es que sus consecuencias prácticas se
asimilan, toda vez que los tres supuestos tienen en común que se configuran
desde el encierro y afectan el tiempo cronológico y vital de una persona.

Por tal motivo, no encuentro razones para vedarle


a la última hipótesis recién aludida la posibilidad de obtener una adecuada
reparación o compensación.

La ausencia de una regulación legal que contemple


de forma expresa la situación aquí planteada, no puede convertirse -a la luz
de las obligaciones adoptadas por el Estado Nacional, mediante su adhesión
al Sistema Internacional Protectorio en Materia de Derechos Humanos- en un
obstáculo que impida efectivizar el deber de reparar un daño producido, aun,
en el marco de una actuación estatal legítima.

Desde esa mirada, no encuentro mayor


equiparación al menoscabo experimentado por Núñez, que considerar en el
cómputo de pena correspondiente a la condena firme que recayó contra él, al
menos una parcialidad del tiempo de encarcelamiento preventivo al que
estuvo sometido en otro proceso en el que terminó absuelto.

Con otras palabras, más allá de la forma en que la


ya aludida prisión preventiva gravitó en la vida de Núñez, ese tiempo debe
impactar, en la medida que no se superponga contemporáneamente a

6
‰7t!+R"_Ms}Š
PROVINCIA DE BUENOS
Causa n° 105771
AIRES NUÑEZ IVAN MARIANO S/ RECURSO DE
TRIBUNAL DE CASACIÓN PENAL CASACIÓN
SALA I

otra medida cautelar personal, de alguna manera al momento de


confeccionarse el computo de pena concerniente a los procesos posteriores.

Por tal razón propongo al acuerdo anular las


resoluciones precedentes y reenviar para que se adopte una nueva decisión
conforme los lineamientos de este sufragio (arts. 16, 18, 28 y 75 inc. 22 C.N.;
2, 5.2, 9, 10 y 15 del P.I.D.C. y P.; 7 y 10 C.A.D.H.; 26 y 27 de la Convención
de Viena sobre Derecho de los Tratados; 24 y 58 C.P.; 1, 106, 433, 450, 454,
461, 530 y 531 del C.P.P.).

VOTO POR LA AFIRMATIVA.

A la misma primera cuestión planteada el Sr.


Juez Maidana dijo:

Abro respetuosa disidencia con el voto que lidera


el acuerdo, en tanto considero que el recurso no debe prosperar.
La aprobación de un cómputo de pena, en tanto fija
sus alcances concretos y constituye una parte accesoria del fallo de condena,
poniendo fin a la discusión sobre el modo de contabilizar el tiempo que
insumirá la ejecución de la sanción impuesta, resulta complementaria de una
sentencia condenatoria y conforme lo sostiene la SCBA “es equiparable a
sentencia definitiva” (cfr. P.105.638 sent. de 7-X-2009, Ac. 60.798, sent., del
17-X-1995, P. 62.754, sent. del 28-III-2001, P.86.333, sent. del 19-XI-2003; y
RP 116.563, sent. 07-III-2012, e/o.).
Sin perjuicio de este criterio que mantengo, un
nuevo análisis de la cuestión me persuade que la circunstancia apuntada no
resulta suficiente para tornar admisible el recurso de casación cuando la
impugnada es una resolución confirmatoria de la Cámara de Apelación y
Garantías, ya que ésta no integra la nómina de las que son susceptibles de
dicho recurso que establece el art. 450 del CPP, de modo tal que la apertura
de la vía intentada solo operará en estos casos de darse los supuestos de

7
‰7t!+R"_Ms}Š
PROVINCIA DE BUENOS
Causa n° 105771
AIRES NUÑEZ IVAN MARIANO S/ RECURSO DE
TRIBUNAL DE CASACIÓN PENAL CASACIÓN
SALA I

admisibilidad del recurso extraordinario federal y siempre que en el singular


este cuerpo resulte el tribunal intermedio llamado a habilitar la eventual
posterior intervención de la Suprema Corte como superior Tribunal de la causa
en los términos del art. 14 de la ley 48 (conf. doctr. CSJN, Fallos 308:490,
“Strada” y 311:2478 “Di Mascio”, entre otros).
En efecto, en principio, cabe señalar, que del
primer párrafo del art. 450 del CPP, que expresa: “podrá deducirse el recurso
de casación contra las sentencias condenatorias dictadas en juicio por jurados
y contra las sentencias definitivas de juicio oral, juicio abreviado y directísimo
en lo criminal, ...”, se desprende que no están incluidas en tales hipótesis,
decisiones provenientes de las Cámaras de Apelación y Garantías, ya que no
son órganos competentes para realizar juicios (cfr. art. 21, CPP; art. 38, ley
5827, texto según Ley 13634) y, por ende, para dictar “sentencias definitivas
de juicio oral, juicio abreviado y directísimo en lo criminal”.
Una interpretación contraria, que habilitara a
revisar ante este Tribunal de Casación los cómputos de pena efectuados por
los órganos jurisdiccionales de juicio o de ejecución, que ya fueron revisados
y confirmados por la Cámara departamental con motivo del recurso de
apelación (art. 500, CPP), resultaría, además, sistemáticamente
inconsistente, pues implicaría que el veredicto y la sentencia en materia
criminal, que es donde se resuelven las cuestiones esenciales relativas a la
existencia del injusto y sobre la culpabilidad y, en su caso, se determina la
pena aplicable (arts. 371, 375 y cc., CPP), estarían sujetos a una sola
instancia ordinaria de control, mientras que la resolución que solo aprueba el
cómputo de esa sanción contaría con otra adicional.
Ahora bien, ha de destacarse que la misma
solución procede cuando se alega que el cómputo confirmado en segunda
instancia por la Cámara repercute en la privación de la libertad del penado y,
en consecuencia, se pretende la aplicación del último párrafo del artículo 450
del CPP que, en su redacción vigente, establece que podrá interponerse

8
‰7t!+R"_Ms}Š
PROVINCIA DE BUENOS
Causa n° 105771
AIRES NUÑEZ IVAN MARIANO S/ RECURSO DE
TRIBUNAL DE CASACIÓN PENAL CASACIÓN
SALA I

recurso de casación contra “los autos dictados por la Cámara de Apelación y


Garantías en lo Penal cuando denieguen la libertad personal, incluso en la
etapa de ejecución”.
Ello así, pues, aquí también el objetivo es
garantizar el derecho al recurso en casos donde la libertad personal es
denegada por primera vez por la Cámara y admitir su tratamiento, pese a que
dicho derecho haya sido ejercido y exista doble conformidad judicial, cuando
se verifique una situación de gravedad institucional o concurra alguna cuestión
constitucional que posibilite la apertura de la instancia extraordinaria federal
(ver Sala VI, c. 54.752, rta. 13 de noviembre de 2012, Sala II, c. 36.257, rta. 1
de septiembre de 2009 y Sala III, c. 40.814, rta. 18 de marzo de 2010, e. o.).
La Corte Suprema de Justicia de la Nación y la
Corte Interamericana de Derechos Humanos han realizado un desarrollo
conteste con lo expuesto atendiendo, en un principio, a la sentencia
condenatoria y, luego, a otros autos procesales relevantes.
En efecto, el control de los autos procesales
relevantes que no constituyen sentencia fue confiado tradicionalmente al
recurso de apelación, el que satisface con amplitud los requerimientos
reclamados por aquéllos, extendiendo dicha función al recurso de casación
para circunstancias donde, por razones vinculadas al estadio del
procedimiento, aquél no lograba satisfacer la garantía en cuestión (cf. Fallos
320:2326, 319:585, 321:3630, 322:3225 y 324:4076).
Ello por cuanto la Corte Federal retornó al
tradicional principio del derecho constitucional argentino –cfr. Fallos 327:619,
327:3488, entre otros- según el cual ningún tribunal de justicia puede negarse
a examinar aquellas cuestiones constitucionales que eventualmente podrían
ser tratadas por el órgano a través del recurso extraordinario y,
consecuentemente, no son válidas las restricciones procesales que impiden a
las instancias anteriores cumplir esta obligación que surge del artículo 31 CN
(Fallos 33:162, 308:490 y 311:2478, entre otros).

9
‰7t!+R"_Ms}Š
PROVINCIA DE BUENOS
Causa n° 105771
AIRES NUÑEZ IVAN MARIANO S/ RECURSO DE
TRIBUNAL DE CASACIÓN PENAL CASACIÓN
SALA I

La Suprema Corte de Justicia de la Provincia de


Buenos Aires, en forma concordante, afirmó que debe darse respuesta a las
eventuales cuestiones federales que se susciten a fin de posibilitar el tránsito
de la causa por las instancias superiores locales, extendiendo los supuestos
de admisibilidad del recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley (Ac.
95.296, 4-XI-2006, 102.374, 28-IX-2011, Ac. 100.512, 31-X-2007; Ac.
101.795, 13-V-2009; 101.263, 17-VI-2009, entre muchos otros).
La pretensión de innecesariedad que exista
cuestión federal o gravedad institucional para ingresar al tratamiento del
recurso, cuando se encuentre comprometida la libertad de una persona,
introduce asimetrías difíciles de justificar al sistema recursivo e invertiría el
orden de prelación establecido por la CIDH y la CSJN, al habilitar más
oportunidades para impugnar ciertos autos procesales importantes que las
previstas para cuestionar la sentencia, inconsistencia que, tal como se ha
mencionado, se presenta respecto de la resolución que aprueba el cómputo
de pena.
Por lo tanto, en el caso traído corresponde a este
Tribunal establecer si existe gravedad institucional, o cuestión federal en
condiciones de ser examinada en la instancia extraordinaria, a tenor de los
requisitos previstos en el art. 14 de la Ley 48, en cuyo caso deberá atender
los motivos de agravio del recurso a fin de posibilitar su tránsito hacia el
superior tribunal de la causa.
Por eso, atendiendo únicamente las omisiones que
pueden obedecer a la instancia por la que se encuentra transitando el proceso,
deben tenerse en consideración los diversos requisitos que, conforme ha sido
desarrollado por la Corte, hacen a la admisibilidad formal de este remedio y
que han sido sistematizados en la Acordada 4 del 2007, a la que me remito
en honor a la brevedad.
Así, en primer lugar, el decisorio impugnado no
aborda una cuestión de gravedad institucional, al no exceder el interés

10
‰7t!+R"_Ms}Š
PROVINCIA DE BUENOS
Causa n° 105771
AIRES NUÑEZ IVAN MARIANO S/ RECURSO DE
TRIBUNAL DE CASACIÓN PENAL CASACIÓN
SALA I

individual de las partes, afectar a la comunidad toda, comprometer la expedita


prestación de un servicio público, o poner en juego la preservación de
principios básicos de la Constitución Nacional (Fallos 255:41; 290:266;
292:229 y TCPBA, Sala VI, c. 56.538, rta. 28 de diciembre de 2012).
Por otra parte, si bien el recurrente ha invocado que
la resolución resulta equiparable a sentencia definitiva no ha conseguido
demostrar el compromiso de una cuestión federal suficiente y vinculada
directa e inmediata a los hechos aquí debatidos (Fallos 310:1542 y 325:2129),
al centrar sus embates en cuestiones de derecho común de fondo –vgr.
artículo 58, CP– lo que denota que, en la especie, la controversia no se halla
conectada centralmente a una temática constitucional y, por ende, configura
materia ajena a la jurisdicción extraordinaria (art. 15 Ley 48 y Fallos 164:110;
18:205: 324:1344, 311:647 y 311:667, e. o.).
Observo además, que tampoco el pronunciamiento
en estudio resulta susceptible de la tacha de arbitrariedad, toda vez que la
Cámara ha brindado argumentos suficientes y atendibles para fundar el
temperamento adoptado, destacando concretamente, que no puede
computarse el plazo de prisión preventiva cumplido por el encartado en otro
proceso independiente que ya ha culminado. En resumen, la Alzada señaló
que “la causa de mención y la de autos en examen no pudieron acumularse
pues los nuevos sucesos fueron cometidos cuando ya se contaba con
sentencia absolutoria en la causa anterior” y “el tiempo sufrido en prisión
preventiva en el marco de un proceso en el cual se dicta veredicto absolutorio,
no puede considerarse a los fines del cómputo de pena recaída en otra causa,
dado que no son coincidentes los sucesos que motivaron la sanción con la
restricción sufrida”.
La postura adoptada, entonces, resulta motivada y
fundada, debiéndose tener en cuenta, a todo evento, que la doctrina de la
arbitrariedad reviste carácter excepcional y no tiene por objeto corregir en
tercera instancia dispositivos equivocados o que el recurrente considere como

11
‰7t!+R"_Ms}Š
PROVINCIA DE BUENOS
Causa n° 105771
AIRES NUÑEZ IVAN MARIANO S/ RECURSO DE
TRIBUNAL DE CASACIÓN PENAL CASACIÓN
SALA I

tales, según su divergencia con respecto a los hechos y a las leyes comunes.
Es decir, que no lleva a la sustitución del criterio de los jueces de otras
instancias por el propio, sino a la privación de efectos de una sentencia que
no reúna el mínimo de requisitos jurídicos (Fallos: 245:327), lo que claramente
no sucede en autos.
De lo dicho hasta aquí, entonces, se colige que los
tópicos requeridos por el defensor ya han recibido una respuesta acabada por
parte de los magistrados, quienes evaluaron la pretensión y contestaron todas
sus inquietudes, insistiendo el accionante ante esta sede, pero sin lograr
rebatir lo ya expuesto, lo que sella la suerte adversa de la presentación (v. de
esta Sala, c. N° 56.386, “Bustamante, Sergio Gustavo s/ Recurso de
Casación”, sent. del 11 de octubre de 2013, reg. 453/13).
Finalmente, de un examen detenido de las
actuaciones, llevado a cabo con el fin de evitar que los óbices técnicos
redunden en un perjuicio para la parte, tampoco surge que concurra alguna
de las circunstancias que imponen al Tribunal ingresar en el tratamiento de la
cuestión de fondo, por lo que postulo su rechazo.
VOTO POR LA NEGATIVA.
A la primera cuestión planteada el señor juez,
doctor Borinsky, dijo:
Adhiero, por sus fundamentos, al voto del doctor
Carral y, a esta cuestión, también VOTO POR LA AFIRMATIVA.
A la segunda cuestión planteada el señor juez,
doctor Carral, dijo:
En función del resultado que arroja el tratamiento
de la cuestión precedente, corresponde: 1°) HACER lugar al recurso
interpuesto por el señor Defensor Oficial, doctor Pablo Vacani, en favor de
Iván Mariano Núñez, sin costas; 2°) ANULAR las resoluciones impugnadas y
devolver jurisdicción al Tribunal de origen, a los fines de la confección de un
nuevo cómputo de conformidad a los parámetros aquí tratados; 3°) TENER

12
‰7t!+R"_Ms}Š
PROVINCIA DE BUENOS
Causa n° 105771
AIRES NUÑEZ IVAN MARIANO S/ RECURSO DE
TRIBUNAL DE CASACIÓN PENAL CASACIÓN
SALA I

presente la reserva del caso federal (arts. 16, 18, 28 y 75 inc. 22 C.N.; 2, 5.2,
9, 10 y 15 del P.I.D.C. y P.; 7 y 10 C.A.D.H.; 26 y 27 de la Convención de
Viena sobre Derecho de los Tratados; 24 y 58 C.P.; 1, 106, 450, 454, 461,
530 y 531 del C.P.P.; 14 de la ley 48).
ASÍ LO VOTO.

A la misma segunda cuestión planteada los


señores jueces, doctores Maidana y Borinsky dijeron:

Que votan en igual sentido que el doctor Carral, por


sus fundamentos.

Por lo que no siendo para más, se dio por finalizado


el Acuerdo, dictando el Tribunal la siguiente

RESOLUCIÓN

1°) HACER lugar al recurso de casación


interpuesto por señor Defensor Oficial, doctor Pablo Vacani, en favor de Iván
Mariano Núñez, sin costas.

2°) ANULAR las resoluciones impugnadas y


devolver jurisdicción al Tribunal de origen, a los fines de la confección de un
nuevo cómputo de conformidad a los parámetros aquí tratados.

RIGEN los artículos 16, 18, 28 y 75 inc. 22 C.N.; 2,


5.2, 9, 10 y 15 del P.I.D.C. y P.; 7 y 10 C.A.D.H.; 26 y 27 de la Convención de
Viena sobre Derecho de los Tratados; 24 y 58 C.P.; 1, 106, 450, 454, 461, 530
y 531 del C.P.P.; 14 de la ley 48.

Regístrese, notifíquese a las partes, y


oportunamente devuélvase al Tribunal de origen a los fines dispuestos.

13
‰7t!+R"_Ms}Š
PROVINCIA DE BUENOS
Causa n° 105771
AIRES NUÑEZ IVAN MARIANO S/ RECURSO DE
TRIBUNAL DE CASACIÓN PENAL CASACIÓN
SALA I

Suscripto y Registrado en la Ciudad de La Plata, en la fecha indicada en la


constancia de la firma digital del Actuario (Ac. 3975/20), bajo el N° 213

14