Está en la página 1de 18

PSICOLOGÍA FORENSE

CLASE 2

INSTITUTO NACIONAL DE NEUROEDUCACIÓN


DEPARTAMENTO DE INVESTIGACIÓN
INSTITUTO NACIONAL DE NEUROEDUCACIÓN FORMACIÓN CIENTÍFICA Y ESPECIALIZADA A DOCENTES

INICIOS DE LA CRIMINALÍSTICA EN MÉXICO


En México, la criminalística tiene sus inicios en 1917, cuando Lugo Fernández
introduce el sistema Vucetich, y quedó formalmente establecida cuando el
profesor Benjamín A. Martínez crea, en 1926, el primer laboratorio de
investigación criminal, dependiente de la jefatura de policía del Distrito
Federal.
Desde entonces, muchos profesionistas han puesto en práctica sus
conocimientos y experiencias para el desarrollo de la investigación criminal;
entre ellos el doctor Rafael Moreno González, el ingeniero Sergio Coyoli,
Juventino Montiel, los químicos Carlos Carriedo Rico y Alfonso Luna Vázquez,
el odontólogo Alberto I. Correa Ramírez, el antropólogo Alberto Prado Gómez
y la maestra Martha Franco de Ambriz.

En 1971, se crea un laboratorio de criminalística de alta tecnología en los


Servicios Periciales dependientes
de la Procuraduría General de
Justicia del Distrito Federal, a los
cuales posteriormente se les da
gran impulso, y en la actualidad
pueden competir con los mejores
laboratorios del mundo (Fig. 1.1).
Otros servicios Periciales que
Fig. 1.11 En la Procuraduría General de la República
cuentan con equipos modernos y
se cuenta con uno de los Servicios Periciales más
personal altamente calificado, son completos y modernos de Latinoamérica para
los que dependen de la delitos federales.
Procuraduría General de la
República y de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México.

PSICOLOGÍA FORENSE | CLASE 2


INSTITUTO NACIONAL DE NEUROEDUCACIÓN FORMACIÓN CIENTÍFICA Y ESPECIALIZADA A DOCENTES

Algunos estados de la República no cuentan con los recursos humanos y


materiales necesarios para realizar indagatorias confiables y de alta calidad,
consecuentemente la criminalística mexicana todavía no ha podido alcanzar
un primer nivel de investigación. Por tanto siempre se ha insistido en la
creación de un Instituto Nacional de Ciencias Forenses, en el que formen
investigadores de alto nivel que cuenten con el reconocimiento de las
autoridades educativas y judiciales del país, además de que se tenga una
policía científica mexicana.

PSICOLOGÍA FORENSE | CLASE 2


INSTITUTO NACIONAL DE NEUROEDUCACIÓN FORMACIÓN CIENTÍFICA Y ESPECIALIZADA A DOCENTES

PSICOLOGÍA JURÍDICA
La psicología, en las últimas décadas ha tenido un acelerado crecimiento como
ciencia, tanto en el desarrollo de la parte teórica, como en la práctica,
ampliando su ejercicio en las diferentes ramas del conocimiento y lo
relacionado con la justicia, por supuesto, no es la excepción. Una de las
clasificaciones más aceptada por diversos especialistas acerca de la relación
entre el derecho y la psicología es la siguiente (Muñoz, 2008; Muñoz, Bayés y
Munné, 1980, citados en Varela, 2014; Sales, 1983, citado en Gamboa, 2014):
Psicología del derecho. Parte del supuesto que la práctica del derecho
contiene elementos psicológicos, por lo que es necesaria la intervención de
la psicología, aquí se considera la investigación del porqué las personas
acatan o no una norma jurídica, las percepciones, actitudes y el desarrollo
moral acerca de las diferentes sanciones penales.
Psicología en el derecho. Le interesa el estudio de las normas jurídicas, por
lo que se circunscribe a las aplicaciones específicas de la psicología a la ley,
por ejemplo, la evaluación de la confiabilidad del testimonio en un juicio, la
valoración de las capacidades de los padres para obtener la custodia de las
o los hijos, entre otras.
Psicología para el derecho. La psicología es una ciencia auxiliar del derecho,
y tiene como objetivo ayudar a establecer la verdad de los hechos a través
d la interpretación de las conductas, en sí, se puede decir, que es una
psicología probatoria.
Del punto de conjunción entre el derecho y la psicología ha surgido la
pretensión de humanizar lo jurídico, es decir, considerar otros elementos de la
persona; más que la conducta observable violatoria de una norma penal, se
sabe que la naturaleza o condición psicológica matiza la ejecución de los
comportamientos ilícitos, por lo que la impartición de justicia sea, lo más
objetiva y equitativa posible, no se pueden dejar de analizar estos elementos
psicológicos desde el ejercicio del derecho.
Una de las áreas de la psicología que se orienta a temas del derecho se
denomina psicología jurídica, tiene diversas conceptualizaciones, no

PSICOLOGÍA FORENSE | CLASE 2


INSTITUTO NACIONAL DE NEUROEDUCACIÓN FORMACIÓN CIENTÍFICA Y ESPECIALIZADA A DOCENTES

obstante, para fines de este trabajo se retomarán las propuestas de los


países de hablas hispana, particularmente, las de México, dado que eso nos
permite centrar las ideas en in esquema más acorde a nuestra realidad
profesional.
El término psicología jurídica es el más empleado en Iberoamérica, es una
subespecialización de la psicología que como ciencia describe, explica,
predice y controla el comportamiento humano su objeto de estudio es el
comportamiento con implicaciones jurídicas; función es allegar al derecho
los elementos para que sean más justo al tomar en cuenta los procesos
psicológicos de las personas, aportando elementos válidos que confiables,
es decir, un sustento científico (Morales y García-López, 2010; Tapias y
Hernández, 2011).

La psicología jurídica ha recibido varias denominaciones: judicial, legal,


criminológica, criminalística o criminal y forense, por lo que a continuación

PSICOLOGÍA FORENSE | CLASE 2


INSTITUTO NACIONAL DE NEUROEDUCACIÓN FORMACIÓN CIENTÍFICA Y ESPECIALIZADA A DOCENTES

se harán algunas aclaraciones breves al respecto (Tapias y Hernández,


2011).
 En el caso de la “psicología judicial”, a ésta le interesan
particularmente los procedimientos, y deja de lado a la parte
normativa.
 El término “psicología legal” ha sido utilizado preponderadamente
por los anglosajones, debiendo aclarar que en cuanto al uso del
idioma, hace referencia a la práctica de la psicología conforme al
derecho y considera las legislaciones que regulan el ejercicio legal de
la psicología en cada país.
 En lo referente a la “psicología criminológica, criminalística o
criminal”, sólo la palabra criminológica es semánticamente correcta;
en el caso de las criminalística, ésta se relaciona con el estudio de
indicios en un caso delictivo investigado, mas no de las expresiones
psicológicas propias del ser humano; así mismo, la palabra criminal
es un adjetivo peyorativo que implicaría un comportamiento
delictivo por parte de la persona (Psicóloga o psicólogo), lo cual es
ilógico; por su parte, la psicología criminológica significa “estudio de
la conducta delictiva”, sin embargo, en ella no se consideraban las
diferentes áreas de aplicación de la psicología al derecho, como la
materia civil, laboral, disciplinaria y demás.
 La “psicología forense” es un concepto que se ha utilizado más en los
países angloparlantes, frecuentemente como sinónimo de psicología
jurídica, su característica principal es que forense se deriva de la
palabra “foro”, que en la Roma antigua era el lugar público en el cual
se administraba justicia. Posteriormente nos centraremos en esta
especialidad por ser el objetivo general del presente trabajo.

Para continuar con las diversas definiciones de psicología jurídica. Muños


/2008), menciona que es:

PSICOLOGÍA FORENSE | CLASE 2


INSTITUTO NACIONAL DE NEUROEDUCACIÓN FORMACIÓN CIENTÍFICA Y ESPECIALIZADA A DOCENTES

Un campo disciplinario entre la psicología y el derecho que se encarga


fundamentalmente de esclarecer el conflicto entre el comportamiento
individual (“el ser”) y el derecho (“el debe ser”), cuyo objeto de estudio
es el comportamiento individual jurídico (penal, penitenciario, civil,
familiar, laboral, de menos infractores, legislativo, etcétera)en sus
manifestaciones, fenómenos o procesos psico jurídicos: cogniciones y
representaciones (personalidad, aprendizaje, memoria, conciencia,
voluntad, motivación, percepción, imaginación, intencionalidad, moral,
etc.) y, por tanto, centra sus explicaciones en el nivel de análisis
intraindividual de las relaciones humanas normadas jurídicamente.
Lo anterior permite visualizar el extenso universo que implica esta área de la
psicología y, por tanto, la gran utilidad que conlleva para el derecho en muchas
de sus vertientes.
Por su parte, García-López (2010, 2013), establece que la psicología
jurídica vincula al derecho y a la psicología
jurídica vincula al derecho y a la psicología a
nivel teórico, docente, empírico y de
investigación, incluyendo el estudio, la
explicación, promoción, evaluación,
prevención, el asesoramiento y/o
tratamiento de los fenómenos psicológicos
que tienen que ver con el comportamiento
relacionado con lo legal, mediante la
utilización de métodos propios de la
psicología científica; también menciona que
la psicología y el derecho tienen como objetivos las contribución al bien
común, la paz, la seguridad social, y la justicia.

Morales y García-López (2010, p.239), definen a la psicología jurídica como:

PSICOLOGÍA FORENSE | CLASE 2


INSTITUTO NACIONAL DE NEUROEDUCACIÓN FORMACIÓN CIENTÍFICA Y ESPECIALIZADA A DOCENTES

Un área de la psicología encargada de describir, explicar, predecir e


intervenir sobre el comportamiento humano que tiene lugar en el
contexto jurídico, con la finalidad de contribuir a la construcción y
práctica de sistemas jurídicos objetivos y justos. Desde esta perspectiva,
el comportamiento humano se concibe como un conjunto que incluye
no sólo la conducta fácilmente observable, sino también los procesos
cognoscitivos y emocionales, y las creencias y actitudes de las personas.
Interesan dentro de esta área el comportamiento de diversos actores
como los delincuentes, las víctimas, los administradores y procuradores
de justicia, demandantes, demandados, testigos, guardias, policías y
sociedad en general en el marco de la ley y de los sistemas de justicia.
De acuerdo con esta conceptualización, la psicología jurídica es un aporte
imprescindible para que el derecho cumpla con sus objetivos generales, ya que
no se podría concebir su práctica sin considerar otras ciencias, entre ellas la
psicología, para una mejor comprensión del comportamiento humano con
implicaciones jurídicas.

PSICOLOGÍA FORENSE | CLASE 2


INSTITUTO NACIONAL DE NEUROEDUCACIÓN FORMACIÓN CIENTÍFICA Y ESPECIALIZADA A DOCENTES

En este mismo orden de ideas, los autores mencionados proponen la siguiente


división de la psicología jurídica:
 Psicología criminológica. Se centra en el estudio del comportamiento
antisocial y delictivo, analizando los procesos variables relacionadas con el
inicio, mantenimiento y desistimiento del comportamiento ilícito.

 Psicología correccional, penitenciaria y de prevención en el ámbito de


menores y adultos. Incluye el control social informal y formal del
comportamiento delictivo, dirigido a la reducción de su frecuencia a través
de programas de prevención aplicados, tanto a personas menores de edad,
como a adultos, a individuos y a grupos, a instituciones y a comunidades.

 Psicología victimal, victimología o de la víctima. Es de su interés el estudio


de las personas que han sido víctimas del delito. In daga la identificación de
factores de riesgo y protectores asociados con la victimización, su
prevención, minimizar las consecuencias del delito en las personas en
calidad de víctimas, considerando también la victimización por el aparato de
justicia.

 Psicología de testimonio. Se especializa en estudiar la validez y fiabilidad


de los testimonios de las personas implicadas, o que tienen conocimiento
de la conducta delictiva o antisocial, así como los factores de importancia
en la toma de declaraciones y de interrogatorios judiciales.

 Psicología normativa o de atribución. Considera el análisis del


comportamiento humano enmarcado en la normativa jurídica y la relación
de éste con las normas establecidas.

PSICOLOGÍA FORENSE | CLASE 2


INSTITUTO NACIONAL DE NEUROEDUCACIÓN FORMACIÓN CIENTÍFICA Y ESPECIALIZADA A DOCENTES

 Psicología civil. Analiza el comportamiento relacionado a procesos del área


del derecho civil, como incapacidades legales, capacidad testamentario e
impugnación de testamentos, evaluación de secuelas psicológicas, entre
otras.

 Psicología forense. El concepto forense en el ámbito jurídico se relaciona


con las funciones de evaluación con valor probatorio, es decir, que las
afirmaciones científicas de la o el perito en psicología vertidas en un
dictamen, pueden convertirse en pruebas para fines legales, nuevamente
se aclara que esta subárea se desarrollara con más detalle.
Los autores ya citados mencionan en lo que respecta a la American
Psychological Association, APA (Asociación Internacional de Psicólogos), que
establece que la psicología forense considera el sustento psicológico,
aplicándolo a relación entre la psicología y la ley. Dicho de otra manera, esta
asociación toma en cuenta los fundamentos científicos profesionales de la
psicología, a temas correspondientes a la ley y el sistema legal. La APA tiene
una división denominada American Psychology.Law Society.
Para Tapias y Hernández (2011), la psicología
jurídica pugna por la defensa de los derechos
humanos, la salud mental, y la influencia de
estos en la sociedad con el fin de humanizar
la justicia; está orientada por la crítica
científica, la ética, la justicia, la convivencia
pacífica y la responsabilidad social. Menciona
también que para el desarrollo de la
psicología jurídica es necesario también la
inter, multi y transdisciplinariedad, por lo que
se debe considerar la relación con la
victimología, criminología, medicina forense,
antropología forense, penología, entre otras.

PSICOLOGÍA FORENSE | CLASE 2


INSTITUTO NACIONAL DE NEUROEDUCACIÓN FORMACIÓN CIENTÍFICA Y ESPECIALIZADA A DOCENTES

De esta manera, la o el psicólogo jurídico no sólo es un asesor o auxiliar de la


justicia, sino más bien, un científico del comportamiento con capacidad de
juicio crítico que contribuye a propiciar una justicia real, así se busca que las
personas que requieren De la atención jurídica y psicológica reciban un servicio
confiable y de calidad, en donde la justicia se sustente en evidencia científica.
PSICOLOGÍA FORENSE
Como ya se especificó con antelación, la psicología jurídica es el universo y la
psicología forense una de sus partes, se define como una aplicación y práctica
de las investigaciones acerca del comportamiento humano en un medio
jurídico, especificando que el matiz forense implica que la o el psicólogo actúe
en un juicio jurídico (foro); en sí, tiene funciones de evaluación con valor
probatorio, es decir, aporta pruebas respecto a la explicación del
comportamiento humano, mismas que inciden en la toma de decisiones en el
sistema jurídico, por lo que él o la especialista actúa como experto en casos
que requiere sus competencia profesional.
Por lo anterior, a la psicología forense se le incluye dentro de la “psicología
para el derecho” (Aristizábal, 2011; Escaff y Salinas, 2013; García-López, 2010;
Morales y García López, 2010; Muñoz, 2013, Muñoz Manzanero, Alcazar,
González, Pérez y Yela, 2011, citados en Varela, 2014).
Entonces, en el ejercicio de sus funciones, la o el psicólogo forense estudia y
se actualiza con las diferentes investigaciones científicas, que con una
metodología específica establecen aseveraciones acerca del comportamiento
humano, convirtiéndose en teorías o modelos explicativos que pueden ser
extrapolables al análisis de otros comportamientos, como los investigados en
un caso específico de naturaleza jurídica, así, cuando es solicitada su
intervención por parte de la autoridad correspondiente para que haga
determinaciones desde la psicología, tendientes a esclarecer algunas
particularidades d la conducta ilícita investigada, hará uso de ese conocimiento
especializado y de la metodología sugerida por dichos investigadores para la
evaluación y consecuentes conclusiones del caso particular analizado.

PSICOLOGÍA FORENSE | CLASE 2


INSTITUTO NACIONAL DE NEUROEDUCACIÓN FORMACIÓN CIENTÍFICA Y ESPECIALIZADA A DOCENTES

La naturaleza forense de la actividad profesional de la o el perito, se muestra


al ser requerido a una audiencia de juicio oral donde deberá explicar,
argumentar y dar contestación a interrogantes relacionadas con el ámbito
psicológico, derivadas de la investigación de una conducta delictiva en un caso
particular.
De esta manera la encomienda de la o el psicólogo forense, es la de ilustrar,
asesorar y aportar conocimientos a los operadores jurídicos, de ahí que se le
ha denominado auxiliar o colaborador de la administración de justicia. Para
cumplir su cometido la o el experto, realiza un peritaje psico-legal, al que
también se le ha denominado prueba pericial, pericia, peritaje o peritación; el
cual tiene que ver con una afirmación de conocimiento, técnica o práctica
sobre los hechos motivo del estudio jurídico.
En términos generales, las personas que pueden ser sujetos de evaluación son
las víctimas, imputados y testigos, ya sea en causas penales o civiles. Para
cumplir con este cometido, la o el perito en psicología debe tener una
formación actualizada y especializada en temas psicológicos y particularmente
forenses, así como el estudio de las leyes correspondientes (Escaff y Salinas,
2013; Finol, 2006, citado en Aristizábla, 2011; García-López, 2014; Rodríguez,
Romel y Loy Ver, 2016; Tapias y Hernández, 2011).

PSICOLOGÍA FORENSE | CLASE 2


INSTITUTO NACIONAL DE NEUROEDUCACIÓN FORMACIÓN CIENTÍFICA Y ESPECIALIZADA A DOCENTES

Aun cuando en el actual Sistema de Justicia Penal Acusatorio las actuaciones


son preponderantemente orales, la realización de Dictamen Psicológico sigue
siendo la base sustancial de la intervención de la o el perito psicólogo por
varias razones, de entrada, es la manera de documentar de manera formal y
metodológica sus hallazgos, para no dejar de lado ni perder información
valiosa, asimismo, este documento deberán conocerlo las partes en litigio para
prepararse al juicio oral, siendo necesario saber, de antemano, en qué ha
versado la peritación en psicología en cuestión y sus pormenores técnicos,
metodológicos y circunstanciales; y será dicho dictamen el que guíe a la o el
experto en la explicación del caso desde el análisis psicológico en la audiencia
correspondiente, aun cuando no podrá hacer uso materialmente de dicho
documento en esa diligencia como la marca la ley, por lo que deberá estudiarlo
detalladamente para poder realizar su argumentación en el juicio, sin tenerlo
físicamente a su alcance.
Núñez (2014), especifica que la psicología forense es la ciencia que utiliza los
conocimientos de psicología y de las neurociencias para dar el diagnóstico de
una persona y su relación con hechos de acuerdo con las necesidades del
derecho. Establece que esta especialidad busca obtener evidencias a través de
un diagnóstico, entrevista psicológica y, de ser necesario, la aplicación de tests
psicológicos, pudiendo considerar el estado mental, la personalidad, el
comportamiento y demás; con el fin de elaborar un dictamen que informe con
elocuencia sus hallazgos a fin de ilustrar al sistema jurídico.

PSICOLOGÍA FORENSE | CLASE 2


INSTITUTO NACIONAL DE NEUROEDUCACIÓN FORMACIÓN CIENTÍFICA Y ESPECIALIZADA A DOCENTES

Es necesario mencionar que la psicología forense, en general, no cuenta con


métodos y técnicas propios, ha tenido que retomar lo correspondiente a la
psicología clínica y lo ha adaptado a la practica forense, de ahí que considera
la entrevista psicológica y aplicación de pruebas psicológicas cuando se
requieren para hacer un diagnóstico, con la convenientes advertencias y
puntualizaciones, ya que la psicología clínica difiere de la forense en sus
objetivos y orientación en el uso de la metodología.

La psicología forense conlleva a la aplicación de un conocimiento


pluridisciplinar, es decir, investigaciones y estudios diversos relacionados con
el comportamiento humano, por ejemplo, la “psicopatología forense”, cuyo
concepto implica el estudio y diagnóstico de los trastornos mentales, el área
emocional y las conductas desadaptativas de personas relacionadas a procesos
legales, cuyo resultado sirve de elemento a considerar en las decisiones de
orden jurídico (García-López, Domínguez, Varela y Tapias, 2008; García-López,
2014).
Ahora bien, quien dirige la indagatoria y juzgamiento de la conducta delictiva
es el especialista en derecho, pero necesariamente cuenta con conocimientos
específicos de diferentes materias que le servirían al esclarecimiento del
comportamiento ilícito, por lo que requieres contar con la asesoría de una o
un experto en una ciencia en lo particular.

Celedón. Rivero y Brunal. Vergara (2012) mencionan que la palabra “pericia”


se deriva del latín peritia, qué significa experiencia, y peritus que se traduce
como experimentado, es decir, que tiene habilidad, práctica y destreza.
Experto, de latín expertus, se refiere a una persona con muchos conocimientos
de una materia, por lo que “pericia” implica la necesidad de explicar hechos,
circunstancias o fenómenos, exponiendo el fundamento en el dictamen, el
cual se basa en un conocimiento especializado, técnico, artístico o científico.

PSICOLOGÍA FORENSE | CLASE 2


INSTITUTO NACIONAL DE NEUROEDUCACIÓN FORMACIÓN CIENTÍFICA Y ESPECIALIZADA A DOCENTES

Es así que la o el perito en psicología es seleccionado por sus conocimientos e


idoneidad para dictaminar hubo opinar en casos particulares, con lo que
aportará elementos de juicio, es decir, de apreciación, sin que ello implique
que arriesgue opiniones o afirmaciones relacionadas con el ámbito
expresamente jurídico, debiéndose circunscribir estrictamente a la esfera
psicológica al hacer sus determinaciones. De ahí que la pericia psicológica ha
sido, cada vez más, necesaria como auxiliar en la administración de justicia,
llegando a figurar como prueba en el juicio oral, dada la aportación del análisis
científico del comportamiento con implicaciones jurídicas.
Ahora bien, la práctica de la psicología
forense tiene, en términos generales, tres
campos de aplicación: estudio, análisis y
evaluación de la víctima, de la o el
delincuente y de las o los testigos, o lo
relacionado a cualquiera de ellos con el
hecho delictivo investigado desde la
perspectiva psicológica; como ya se ha
mencionado, la o el psicólogo forense
retoma el sustento científico de las
corrientes teórico-metodológicas
correspondientes realizadas por expertos
investigadores (que no necesariamente son
peritos en psicología en el estricto sentido de
la psicología jurídico-forense), y las aplica para resolver los cuestionamientos
motivo de la intervención pericial.

En ese tenor, al hacer la dictaminación relacionada con una persona en calidad


de probable víctima, la o el psicólogo forense deberá considerar la teoría
desarrollada dentro de la psicología de la víctima, o victimal, donde los
investigadores han centrado sus estudios en diversas vertientes de dichas
temáticas, y de acuerdo con la pregunta pericial planeada orientará su
evaluación, análisis y consecuente explicación para dar respuesta desde su

PSICOLOGÍA FORENSE | CLASE 2


INSTITUTO NACIONAL DE NEUROEDUCACIÓN FORMACIÓN CIENTÍFICA Y ESPECIALIZADA A DOCENTES

calidad que experto; de igual manera, con una persona en calidad de imputado
de un delito, se realizará dicha dinámica considerando, en ese caso, lo que la
psicología del criminal ha desarrollado como investigación, lo mismo sucederá
con las personas en calidad de testigos basándose en la psicología del
testimonio.
Es decir, la o el psicólogo forense utiliza la ciencia para cumplir sus cometidos
respecto a la investigación de hechos jurídicos particulares, no obstante,
estrictamente no hace con desarrolla ciencia (en la generalidad no es subjetivo
sustancial hacer una investigación que sirva de sustento teórico), más bien,
argumenta con base en la ciencia, esa es su mayor cualidad: estudiar un caso
particular y analizarlo a la luz de las investigaciones científicas
correspondientes, con el fin de aportar elementos que sirvan para dilucidar
hechos controvertidos en el orden jurídico, explicarlos y argumentar los en un
juicio, y así favorecer a generar justicia en su más amplia acepción.
En este sentido, como la práctica forense implica de entrar a considerar a
quien se evalúan para retomar un marco teórico-metodológico específico, es
que se puede afirmar que la psicología forense está conformada, desde su
ámbito de aplicación, en psicología de la víctima, en el criminal y del
testimonio.

PSICOLOGÍA FORENSE | CLASE 2


INSTITUTO NACIONAL DE NEUROEDUCACIÓN FORMACIÓN CIENTÍFICA Y ESPECIALIZADA A DOCENTES

BIBLIOGRAFÍA
 Aristizábal Diezgranados, Edith, y José Amar Amar, psicología forense;
estudio de la mente criminal, Barranquilla, Ediciones Uninorte, 2011.
 Coledón Rivero, José, y Beatriz Brunal Vergara, “El psicólogo como
auxiliar de justicia, una mirada desde la pericia psicológica”, Revista
pensando psicología, Colombia, vol. 8.núm. 14, 2012. Disponible en:
https://revistas.ucc.edu.co/index.php/pe/article/viewFile/334/341.
 Escaff, Elías, y M. Salinas, “La psicología jurídica y sus diversas áreas de
ampliación: forense, penitenciaria, investigación criminal y victimización
criminal”, en Pozueco Romero, José Manuel, Tratado de psicopatología
criminal: psicología jurídica y psiquiatría forense, Madrid, EOS, 2013.
 García López, Eric, y Germán Álvarez Díaz de León, Fundamentos de
psicología jurídica y forense, México, Oxford, 2010.
 “Estado actual de la psicología jurídica en México”, en Martínez, A., y G.
Urra (comps.), Nuevos aportes de la psicología juridical, Madrid, EOS,
2013, Libro homenaje a Juan Romero.
 Psicopatología forense. Comportamiento humano y tribunales de
justicia, Bogotá, Manual Moderno, 2014.
 Et al., Psiquiatría y psicología forense en México: precisiones acerca del
supuesto intrusismo. Psicología para América latina, México, 2008.
Disponible en:
http://pepsic.busalud.org/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1870-
350X2008000200013&lng=pt&tln g=es
 Chan Gamboa, Elsy Claudia et al., Aportaciones a la psicología jurídica y
forense desde Iberoamérica, México, Manual Moderno, 2014.
 Morales Quintero, Luz Anyeka, y Eric García-López “Psicología jurídica:
quehacer y desarrollo”, Diversitas: Perspectivas en psicología, México,
núm. 6, julio-diciembre, 2010. Disponible en:
http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=67915140004
 Muñoz Sabate, Lluis, Introducció a la psicología jurídica, México, Trillas,
2008.

PSICOLOGÍA FORENSE | CLASE 2


INSTITUTO NACIONAL DE NEUROEDUCACIÓN FORMACIÓN CIENTÍFICA Y ESPECIALIZADA A DOCENTES

 Núñez de Arco, Jorge, Psicología criminal y criminalística, La Paz,


Ediciones EL Original San José, 2014. Disponible en:
http://www.nunezdearco.com/PDF/PSICOLO%20JURIDICA.pdf
 Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México, Manual
Específico de Operación de Servicios Periciales en la Especialidad de
Psicología Forense, México, Coordinación General de Servicios
Periciales, 2007.
 Rodríguez Ortega, Graciela, “Introducción a la psicología jurídica”, en
Cáceres Nieto, Enrique, y Graciela Rodríguez Ortega (coords), Bases
psicológicas del comportamiento psicológico en México, México, IIJ,
Facultad de Psicología, UNAM, 2008.
 Romel Rodríguez, Jorge et al., Bases teóricas de las competencias
interdisciplinarias profesionales. Santa Clara, Medicentro Electrónica,
vol. 20, núm. 1, enero-maro, 2016. Disponible en:
http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_rttext&pid=S1029-
30432016000100002lng=es&tlng=es
 Tapias A., y Gerardo Augusto Hernández Medina, “Psicología jurídica:
una aproximación conceptual”, en Hernández Medina, Gerardo
Augusto, Psicología jurídica iberoamericana, Bogotá, Manual Moderno,
2011.
 Varela Macedo, Magdalena, “Psicología jurídica y psicología
criminológica. Temáticas y áreas de interés”, revista electrónica de
Psicología Iztacala, México, vol. 17, núm. 4, diciembre del 2014.
Disponible en:
http://www.iztacala.unam.mx/carreras/psicología/psiclin/vol17num4/i
ndex2014-

*******************************************************
ACTIVIDAD
Redacta un análisis de mínimo 3 páginas en letra arial tamaño 12. En donde
expliques la relación de la psicología con las ciencias forenses

PSICOLOGÍA FORENSE | CLASE 2

También podría gustarte