Está en la página 1de 51

/

--
INDICE
1. Portada

2. Índice

3. Introducción

4. Acerca del Autor

5. Frase Inspiradora

6. Terapia láser de baja intensidad

7. Sistema de terapia láser

8. Indicaciones generales

9. Tratamiento

10. Puntos de acupuntura

11. Aurículoterapia

12. Terapia super cial

13. Medidas de precaución y


contraindicaciones

14. Bibliografía

15. Descargo de responsabilidad

16. Copyright y Términos de uso

17. Mayor Información


/
acerca
La terapia láser de baja intensidad
estimula y acelera los procesos
curativos y actualmente se emplea

de este
con éxito como terapia
independiente, o en combinación
con  otros tratamientos

ebook
complementarios, en casi todas las
especialidades de la medicina.

/
ACERCA
El Dr. Jorge Sanagua es Médico y Doctor en
Medicina.

Profesor Titular de la Universidad Nacional de

DEL
Catamarca, Argentina.

Especialista de Cardiología, Medicina del


Deporte y Terapia Láser

AUTOR
Como docente, ha dictado más de cien
conferencias en congresos nacionales e
internacionales en Argentina, Chile, Brasil,
Cuba, Ecuador y Panamá.

Como investigador, ha realizado más de una


centena de trabajos de investigación,
presentados en congresos en el país y en el
extranjero, y en revistas cientí cas
especializadas.

Ha desarrollado el método de Terapia Láser


para las Adicciones, el Estrés y el Dolor, y ha
fundado con sus alumnos la Red
Iberoamericana de Terapeutas Láser.

--
Todos nuestros sueños pueden hacerse
realidad, si tenemos el coraje de
perseguirlos.

Walt Disney

/
CAPÍTULO 1

Terapia láser
de baja
intensidad

/
Terapia láser de baja intensidad
De nición
El término “láser” es un  acrónimo de "Light Ampli cation by Stimulated Emission
of Radiation" (ampli cación de la luz por emisión estimulada de radiación).
Los láseres de baja intensidad son láseres de baja energía y, en contraposición a
los láseres de potencia conocidos en medicina, no se emplean con nalidades
quirúrgicas, sino que se emplean solamente con nalidades curativas.
Por ello también se les denomina láseres de bioestimulación, láseres suaves o
láseres curativos.
Se puede de nir la terapia con láseres de baja intensidad como un tipo de terapia
lumínica intensiva, que utiliza una luz dirigida de una longitud de onda de nida y
diferentes frecuencias para provocar cambios siológicos positivos en las células y
dar soporte al organismo en su curación.
Los láseres de baja intensidad se emplean para la curación de heridas, la
regeneración de tejidos, la inhibición de in amaciones y para el alivio del dolor.
Pero también son extraordinariamente apropiados para la terapia de puntos de
acupuntura y puntos gatillo, puntos sensibles y puntos re ejos.
Por eso actualmente se designa como terapia láser una combinación de diferentes
principios terapéuticos regulativos.
Acción de la terapia láser
La luz láser de una longitud de onda de nida estimula los procesos siológicos a
nivel celular (fotobioestimulación). Las células se comunican entre sí mediante los
mismos impulsos lumínicos, transmitiendo información (fotobiomodulación). El
refuerzo del nivel celular se muestra en una revitalización y reactivación de las
cadenas curativas.

/
Indicaciones
La terapia láser se emplea actualmente en casi todas las disciplinas médicas: en
traumatología y cirugía (tratamiento de heridas post-operatorio), en ortopedia y
medicina deportiva, en neurología, en medicina interna, en dermatología, en
otorrinolaringología, en odontología y en el tratamiento de las adicciones y el
estrés.
Terapia
La aplicación más sencilla del láser es el tratamiento local directo de áreas
corporales enfermas. Se puede emplear láser de baja potencia dirigido a puntos
concretos, en lugar de agujas de acupuntura y otros métodos de tratamiento
puntual.
La "acupuntura láser" activa, por ejemplo, los mismos procesos bioquímicos,
funcionales y neurológicos que la acupuntura con agujas.
En casi todos los casos, es importante realizar una combinación de la terapia local
con terapias sistémicas o regulativas como, por ejemplo, la acupuntura o el
tratamiento de puntos gatillo, dolorosos y re ejos. Los efectos del tratamiento se
pueden reforzar y estabilizar mutuamente.
Efectos primarios de la terapia láser
La energía de los fotones, que constituye una radiación láser absorbida por una
célula, será transformada en energía bioquímica y utilizada en su cadena
respiratoria.
El mecanismo de interacción del láser en el nivel molecular fue descrito
primeramente por Karu en 1988,  cuando veri có un mecanismo de acción
diferente para los láseres que emitían radiación en el rango visible y para los que
emitían en el rango del infrarrojo próximo.
La luz láser visible induce a una reacción fotoquímica, es decir, hay una activación
directa de la síntesis de enzimas. Esta luz tiene como primer objetivo los lisosomas
y las mitocondrias de las células.

/
Las organelas no absorben luz infrarroja, apenas las membranas presentan
respuesta a estímulos de este tipo. Las alteraciones en el potencial de membrana,
causadas por la energía de fotones en el rango de infrarrojo próximo, inducen
efectos del tipo fotofísico y fotoeléctrico.
Como consecuencia, se produce excitación de electrones, vibración y rotación de
las partes de la molécula o rotación de las moléculas como un todo, que se traduce
intracelularmente en el incremento de la síntesis de ATP.
Este incremento de ATP mitocondrial, que se desarrolla después de la irradiación
con láser, favorece un gran número de reacciones que intervienen en el
metabolismo celular.
El láser inter ere en el proceso de cambio iónico acelerando el incremento de ATP,
sobre todo cuando la célula está en condición de estrés, es decir, cuando el tejido u
órgano tratado con el láser está afectado por un desorden funcional o alguna
lesión de los tejidos.
Efectos secundarios de la terapia láser

La absorción de fotones por parte de la célula ocurre directamente por la


captación de los cromóforos mitocondriales o por acción en su membrana celular,
las que producen estimulación o inhibición de actividades enzimáticas y de
reacciones fotoquímicas.
Estas acciones determinan alteraciones fotodinámicas en cascadas de reacciones
y en procesos siológicos con connotaciones terapéuticas. Es importante resaltar
que la fotosensibilidad celular es bastante compleja, pues no existe un umbral que
determine simplemente si el láser sensibilizó o no cierta célula.
Las células pueden responder al estímulo luminoso en varios grados y la magnitud
de la fotorrespuesta celular dependerá de su estado siológico  previo a la
irradiación.
De esta forma, la respuesta celular será débil o ausente cuando su potencial redox
esté óptimo, y la respuesta será presente y fuerte cuando su potencial esté
alterado por alguna razón.

/
Estos procesos de fotosensibilización y fotorrespuesta celular pueden manifestarse
clínicamente de los modos que se enumeran a continuación.
Analgésico
En primer lugar, los procesos de fotosensibilización y fotorrespuesta celular
actuarán directamente en la célula, produciendo un efecto primario o inmediato, al
aumentar el metabolismo celular o  la síntesis de endor nas y al reducir la
liberación de transmisores nosciceptivos, como la bradicinina y la serotonina.
También tendrán acción en la estabilización de la membrana celular. Clínicamente,
observaremos la acción estimulante y analgésica de esta terapia.
Ejemplos:
• Polineuropatías periféricas
• Síndrome del túnel carpiano y tarsiano
• Tensiones musculares
• Síndrome de dolor miofascial, bromialgia
• Dolor traumático y post-operatorio
• Síndrome cervical y lumbar
• Neuralgias faciales
• Parálisis faciales
• Neuralgia intercostales y zóster
Antiin amatorio
Se observó mejoría de la fagocitosis, inhibición de la degranulación de los
mastocitos, activación de las células inmunitarias a través del aumento de la
movilización de leucocitos, refuerzo de la microcirculación a través de la dilatación
de los vasos, reducción de edema y estimulación del ujo linfático, además de la
reducción de la síntesis de prostaglandinas.
Ejemplos:
• Foliculitis, abscesos, forúnculos, carbunco
• Dermatosis víricas (Warzen, herpes simple, zóster y genital)
• Tendinopatías, aquilodinia
• Tonsilitis, otitis, rinitis

/
Regeneración de los tejidos
La terapia láser aumenta la velocidad de la mitosis y la síntesis de colágeno,
también activa los broblastos, condrocitos y osteocitos. Incrementa la producción
de ATP, refuerza la granulación y epitelización, favorece la regeneración nerviosa
periférica tras lesiones, reduce los procesos degenerativos en el sistema nervioso
central, promueve la supervivencia de células cerebrales después de una isquemia
transitoria y reduce o elimina el tejido cicatrizado.
Ejemplos:
• Curación de heridas post-lesiones o cirugías
• Quemaduras, llagas
• Roturas de bras y ligamentos musculares, lesiones de cartílagos
• Condropatías, artrosis
• Fracturas, alteración de la osteosíntesis
Mejora de la circulación
La terapia láser da soporte al drenaje linfático, aumenta la microcirculación,
acelera la reabsorción de hematomas, reduce la liberación de aminas vasoactivas
y aumenta la actividad hialuronidasa.
Ejemplos:
• Lifedemas post-trombóticos y post-operatorios
• Vértigo, tinnitus (acúfenos), migraña
• Linfedemas crónicos

--
CAPÍTULO 2

Sistema de
terapia láser

/
Sistema de terapia láser
Equipos láser
Las características biofísicas son importantes, no sólo para su e cacia terapéutica,
sino también para la determinación de los tiempos y las técnicas de tratamiento.
Características biofísicas
Las características biofísicas más importantes de un sistema láser son su potencia
efectiva, la técnica láser usada, la sección transversal de la super cie y la
divergencia del rayo láser saliente.
Potencia efectiva
Los tiempos de tratamiento dependen de la potencia efectiva de su sistema láser.
La potencia de los equipos láser se mide en milivatios (mW). La mayor potencia de
los equipos láser de baja intensidad es de 500 mW y el tiempo de tratamiento es
más rápido. Un equipo láser de 50 mW puede entregar 3 J en un punto en 60
segundos, mientras que con 500 mW puede entregar la misma dosis en 6
segundos.
En la terapia láser también se aplica la llamada "ley biológica fundamental" o
“principio de Arndt-Schulz”, establecido por el psicólogo R. Arndt (1835-1900) y el
farmacólogo H. Schulz (1853-1932): Los estímulos intensos paralizan, los
estímulos medios inhiben y los estímulos suaves activan.
Sólo los estímulos suaves desencadenan procesos curativos y, en la mayoría de
casos, con un retraso de tiempo. Por eso, en la terapia láser, las potencias
demasiado elevadas por encima de 500 mW pueden ser perjudiciales ya que
conducen a un calentamiento. En muchos casos, un calentamiento del tejido puede
no molestar o incluso ser bene cioso; sin embargo, en muchas situaciones puede
ser contraproducente como, por ejemplo, en las in amaciones.
Tipos de láser
Hay láseres de emisión continua (cw = continuous wave = onda continua) y
láseres pulsados. Hace alrededor de 20 años atrás, en la terapia láser de baja
intensidad se empleaban principalmente láseres de helio-neón o aparatos láser
con diodos láser de pulsos. Hoy estos tipos de láser apenas se encuentran en el
mercado.

/
Los diodos láser de onda continua son relativamente jóvenes y en la actualidad se
utilizan en casi todos los sistemas de terapia láser de baja intensidad. Estos diodos
láser están disponibles en diferentes longitudes de onda y con las potencias más
diversas.
Como los láseres de onda continua pueden funcionar por pulsos o por frecuencia
modulada, siempre se debe aclarar su potencia efectiva.
Divergencia del rayo láser
La radiación en la terapia láser de baja potencia se puede dirigir de forma puntual
/colimada o puede ser divergente. Los escáneres trabajan en su mayoría con
radiación colimada mientras que los láseres manuales (láseres puntuales y
super ciales) trabajan con radiación divergente.
En la radiación divergente, la potencia disminuye con rapidez y la dispersión es
grande. En cambio, un láser colimado irradia sobre un punto sin apenas perder
potencia, incluso a lo largo de grandes distancias. Los láseres divergentes son
más seguros y, mediante la dispersión de los rayos, se dirigen a áreas mayores en
los tejidos. Para garantizar la densidad de energía terapéutica, se aplican en
contacto con la piel.
Tiempos de tratamiento
Como los aparatos de terapia láser están equipados con diferentes potencias, en
la bibliografía especializada sólo se mencionan como recomendaciones
terapéuticas las dosis a aplicar.
Con las ecuaciones siguientes, se podrá calcular los tiempos de tratamiento
correctos para su sistema láser:
Potencia del láser
Potencia (Vatio) = Energía (Julio) / Tiempo (s)
Láser pulsado:
Potencia efectiva = Potencia máxima x Duración del impulso x Frecuencia
Densidad de energía ED/Dosis
ED (Julio/cm2) = Potencia (Vatios) x Tiempo (s) / Super cie (cm2)
Tiempo de irradiación
Tiempo (s) = ED (J/cm2) x Super cie (cm2) / Potencia efectiva (W)

/
Glosario:
1 W = 1 J/1 s
1J=1Wx1s
1 mJ = 1 mW x 1 s
mW = Milivatio
s = Segundo
ED = Densidad de energía
J = Julio
W = Vatio
E cacia
En un buen aparato de terapia láser, las características biofísicas conducen a la
mayor e cacia posible para los resultados terapéuticos:
• Profundidad de transmisión efectiva y fotobioestimulación e caz en los tejidos
mediante radiación láser roja o infrarroja de una longitud de onda de 660-810 nm.
• Elevada absorción de fotones y baja dispersión en los tejidos (láser de diodos no
colimado, espectro infrarrojo).
• Potencia efectiva del aparato: se muestra de forma exacta en la placa de
identi cación.
• Técnica de radiación: de emisión continua (dosi cación de radiación exacta) o
con frecuencia modulada (dosi cación de radiación complicada).

--
CAPÍTULO 3

Indicaciones
generales

/
Indicaciones generales
Orientación del láser
El rayo láser debe incidir perpendicularmente a la super cie de la piel. Un ángulo
de entrada oblicuo puede aumentar la re exión y la refracción de los rayos
alrededor de un 40% yun 50%; al mismo tiempo, puede reducir su transmisión.
En el caso de las super cies curvas de piel (entre otras, las extremidades),
asegure un camino perpendicular de los rayos, de modo que la ducha láser se
ajuste constantemente a la super cie de irradiación y muévase lentamente a lo
largo de ella.
En este caso, tenga también en cuenta que la densidad de energía que actúa en el
tejido es más leve en los límites de la ducha láser; es decir, se reduce
aproximadamente un 10% a un 15%.
Profundidad
Trabaje mediante contacto directo con la piel. Con ello garantiza una transmisión
e caz de los rayos láser en los tejidos.
En caso de aftas, dermatosis húmedas, úlceras y heridas puede cubrir la super cie
de salida del láser con una lámina delgada y transparente.
Las mucosas se pueden irradiar directamente, siempre que no existan super cies
con heridas. Emplee para ello una presión moderada para conseguir una
transmisión óptima.
Elimine capas intermedias (cremas, geles, lociones, entre otras) antes del
tratamiento.
En la irradiación de tejidos profundos (músculos, huesos, entre otros), ejerza con el
aplicador láser una presión de leve a intensa. Con esta acción, se logra contraer el
tejido subcutáneo y se reduce el contenido de sangre en los vasos.
Los tejidos grasos y la hemoglobina absorben y reducen la densidad de energía
de los rayos láser.

/
Humedezca ligeramente la piel seca antes del tratamiento. La piel, ligeramente
humedecida, mejora la transmisión y facilita la búsqueda de puntos con un
aplicador buscador de puntos de acupuntura auriculares.
En el tratamiento de articulaciones, las estructuras óseas situadas adelante (la
rótula, entre otras) pueden absorber la radiación láser. Para garantizar la
densidad de energía necesaria para la articulación, preste atención a las
directrices de tratamiento indicado para casos especiales.
Tratamiento gradual
En el caso de dolores nerviosos agudos, algunas veces el tratamiento puntual local
puede desencadenar una reacción de estímulo que se perciba con demasiada
intensidad.
Especialmente en el caso de in amaciones crónicas de la base de los nervios, se
pueden activar de forma dolorosa puntos gatillo y zonas de reacción miofasciales.
En este caso, apártese hasta puntos lejanos, aplique la acupuntura láser para el
tratamiento del dolor o realice una pausa al tratamiento.
En caso de existir una in amación de la base de los nervios, trate en primer lugar
los puntos de in uencia que se encuentran alejados (puntos dolorosos
paravertebrales, posibles puntos lejanos de acupuntura, entre otros) y después los
puntos locales o el área directamente afectada.
Los campos perturbadores de la zona epitelial (cicatrices, entre otros) perturban
algunas veces un área de tratamiento limitada o reaccionan de forma dolorosa a
su irradiación. Por este motivo, debería tratar previamente el campo perturbador
mediante una irradiación super cial y/o depurarlo con ayuda de la acupuntura
láser.
En acupuntura láser, en el caso de puntos que se encuentran en un campo
perturbador, debe sopesar si es mejor desviarse a puntos lejanos y a puntos
alternativos, ya que la estimulación de esos puntos podría activar en primer lugar
el campo perturbador.

/
CAPÍTULO 4

Tratamiento

/
Tratamiento
Estimulación de las vías linfáticas
En las alteraciones circulatorias venosas o linfáticas (linfedema, insu ciencia
venosa, ulcus cruris venosum, desórdenes en la curación de heridas, entre otras)
active el ujo linfático antes del tratamiento local. La excitación del ujo linfático es
un importante mecanismo de acción de la terapia láser.
Para este objetivo puede emplear el láser sobre las super cies planas apropiadas
de las regiones linfáticas:
• Región del cuello y de la nuca
• Axilas
• Región de la ingle
• Zona de la rodilla
• Lado interno del brazo y del antebrazo
• Lado interno de la pierna y del muslo
En general, es su ciente la estimulación de las vías linfáticas que abastecen la
zona de tratamiento. La dosis de radiación se encuentra entre 3 J y 6 J.
Tratamiento puntual
Para una terapia láser e caz, además de la técnica de tratamiento puntual, es
decisiva la elección de puntos especiales.
Además de un tratamiento directo de la zona problemática mediante un aplicador
puntual o ducha láser, se debe tratar en conjunto los puntos sensibles, puntos
gatillo, puntos dolorosos especiales y/o puntos de acupuntura existentes.
Puntos dolorosos locales
Los puntos dolorosos locales pueden ser palpados. Se encuentran en la piel, en el
tejido subcutáneo, en los intersticios de las articulaciones y en las zonas de
transición de tendones y músculos, así como en las áreas de inserción de los
tendones y de los músculos.
En la mayoría de casos, los puntos sensibles aparecen debido a traumas agudos o
problemas en tendones o articulaciones.

/
Por lo tanto, el tejido tiene una presión elevada, se ha alterado de forma
degenerativa, ya sea in amatoria o necrótica, su microcirculación está alterada y
los noniceptores suelen reaccionar con hipersensibilidad.
Son característicos un dolor local espontáneo o reactivo, un edema en el tejido,
signos de in amación y eventualmente una limitación en la función de la
articulación.
A menudo, la irradiación de los puntos sensibles es una condición previa
importante para la irradiación super cial. Elimina tensiones re ectoras en la zona
de tratamiento.
La dosis de radiación se encuentra entre 3 J y 6 J.
En los puntos crónicos o situados a más profundidad, se aplica una dosis mayor,
mientras que en los super ciales, se aplica una dosis más baja.
Puntos gatillo
Los puntos gatillo son áreas puntuales que, cuando existe una enfermedad,
reaccionan dolorosamente junto con su órgano de referencia. El dolor se puede
irradiar en zonas de referencias de nidas.
Las zonas dolorosas no tienen por qué encontrarse en el músculo
desencadenante; por eso, no siempre presentan una relación directa con el
segmento.
La mayoría de los puntos gatillo se encuentran en la zona fascial y ligamentaria
de la musculatura esquelética. De forma aislada, también aparecen en la cápsula
articular y en zonas con cicatrices.
Los puntos gatillo agudos son dolorosos al ser palpados o provocan un refuerzo
del dolor.
Los puntos gatillo latentes son sensibles al ser palpados, aunque sólo ocasionan
dolor tras una estimulación intensa. Durante mucho tiempo pueden no mostrar
síntomas y darse a conocer por un hallazgo casual.
Pueden formarse debido a traumas agudos, microtraumas crónicos, in uencias
neurológicas, debilidad muscular general, una alimentación de ciente, estados
post-operatorios e in uencias hormonales, entre otros. Son una expresión de
numerosos desarreglos locales y centrales.

/
Muchos se pueden encontrar en puntos de acupuntura conocidos. Incluso,
cambian a menudo su localización y una variedad de músculos desarrollan puntos
gatillo adicionales.
La dosis de radiación se encuentra entre 3 J y 6 J.
Deben localizarse por palpación o por compresión (medidor del dolor).
Puntos dolorosos paravertebrales
Los puntos dolorosos paravertebrales se localizan en la espalda entre 2 cm a 4
cm en sentido lateral a la línea media, y tienen una relación estrecha con el curso
interno del meridiano de la vejiga.
En parte, estos puntos son idénticos a los puntos de acupuntura. A menudo, son
diagnosticados en el mismo segmento y al mismo tiempo que los puntos gatillo.
La mayoría de veces aparecen a través de situaciones de estímulo en el segmento
correspondiente, puntos sensibles y desencadenantes activos, así como debido a
alteraciones orgánicas centrales que tienen una relación con el meridiano de la
vejiga, entre otros.
La dosis de radiación se encuentra entre 3 J y 6 J.
La localización y tratamiento de los puntos dolorosos paravertebrales pasa a
primer término cuando el tratamiento de los puntos sensibles y desencadenantes
en el segmento no conduce al éxito deseado. El tratamiento combinado de todos
los tipos de puntos puede dar buen resultado.

--
CAPÍTULO 5

Puntos de
acupunturA

/
Puntos de acupunturA
En acupuntura láser se reemplazan las agujas de la acupuntura clásica por la
energía de estimulación del rayo láser. Representa una alternativa indolora y
agradable para el paciente. En comparación con la acupuntura clásica con agujas,
la acupuntura láser tiene particularidades y ventajas.
Ventajas
La acupuntura láser es sencilla e indolora y, por tanto, es cómoda para el paciente.
La acupuntura láser no presenta complicaciones (colapso de la aguja, síncope
vasovagal, microheridas, infecciones, hematomas, entre otras).
La relación de efectos secundarios en la acupuntura láser es baja (aprox. 0,01%).
Al contrario de la acupuntura con agujas, en la acupuntura láser no se pueden
producir microheridas que a menudo provocan dolor.
Con la acupuntura láser se pueden tratar sin problemas partes del cuerpo
sensibles o traumatizadas: puntos de acupuntura en la cabeza, puntos auriculares,
áreas con alteraciones de la piel (eczemas, in amaciones, heridas, entre otras).
Puede aplicarse acupuntura láser incluso cuando la acupuntura con agujas está
contraindicada. Así, por ejemplo, en casos de riesgo de infección, en
enfermedades autoinmunes, en tratamientos con anticoagulantes o en una
reacción de ciente a la estimulación con agujas, entre otros.
Particularidades
El mecanismo por el cual el láser o las agujas de luz estimulan los puntos de
acupuntura tiene dos aspectos:
Precisión del estímulo
El láser de bajo nivel puede aplicar un estímulo con mayor precisión que una aguja
de metal. Estimula el punto de acupuntura a través de los mismos efectos
primarios y secundarios biofísicos de la bioestimulación en general.

/
Una razón por la que se ejerce este estímulo es que estos efectos son provocados
sólo en el área del tejido del punto de acupuntura. Cuanto más preciso sea el
estímulo, más e caz serála estimulación.
Solamente la luz láser colimada alcanza la precisión comparable a la de la
acupuntura de la aguja de metal.
Biomodulación re eja
A diferencia de la aguja de metal, el efecto biofísico del láser no sólo proporciona
un estímulo preciso, sino que también inicia procesos en el tejido que excede esta
función. O sea que afecta al punto de acupuntura más allá de su importancia
como productor de estímulo.
Si suponemos que un punto de acupuntura terapéuticamente e caz debe estar
"activo", entonces el tejido está en un desequilibrio siológico. El láser puede tener
un impacto directo y positivo sobre él.
Dado que la acupuntura es una forma de terapia re eja, no debería ser una
sorpresa si, en muchos casos, la armonización de un patrón de desarmonía tiene
un impacto positivo adicional.
Las relaciones re ejas son siempre mutuas. Este efecto no es ejercido por igual en
todas las aplicaciones de la acupuntura, pero es particularmente importante en el
caso de enfermedades que implican in amaciones, irritaciones nerviosas, dolor y
cambios degenerativos en el tejido.
La acupuntura láser alcanza con e cacia aproximadamente el 90% de los puntos
de acupuntura; cerca del 10% de los puntos se encuentran relativamente
profundos en el tejido (> 5 cm) y ya no pueden ser estimulados su cientemente
por la densidad de energía de los rayos láser de baja potencia.
La sensación de la aguja (“Sensación del Qi”), que es la expresión de una
despolarización a través de la aplicación de la aguja, es confusa en la acupuntura
láser. Algunos pacientes re eren un ligero hormigueo que se extiende a lo largo
del meridiano.
La acupuntura láser se considera un tratamiento con agujas neutral. Las
diferentes técnicas con agujas para toni car, sedar, etc. se pueden simular
mediante diferentes tiempos de irradiación y densidades de energía:

/
Toni cación: poco tiempo de irradiación y alta densidad de energía = potencial de
acción forzado.
Sedación: tiempo de irradiación más largo y baja densidad de energía = estado
de hiperpolarización.
Casi todos los puntos de acupuntura se encuentran a una profundidad inferior a 5
cm en el tejido. La mayoría de las veces, la energía de estimulación de los rayos
láser es su ciente a pesar de su dispersión, incluso cuando la localización de los
puntos sólo sea aproximada.

Sin embargo, debe encontrarse la localización exacta para asegurar una densidad
de energía su ciente en el punto correspondiente y el efecto terapéutico deseado.

--
CAPÍTULO 6

Aurículoterapia

/
Aurículoterapia
Los más de cien puntos conocidos de la oreja se encuentran muy cercanos entre sí
y son más pequeños que los puntos de los meridianos corporales. Su diámetro
oscila entre 0,2 mm y 1 mm.

La posición y característica de los puntos auriculares se basan en la escuela china


y/o francesa de aurículoterapia y, en el caso de puntos especiales, pueden diferir
un poco unos de otros o incluso pueden no incluir puntos de otras escuelas.

Los puntos de la oreja normalmente son "silenciosos". Sólo se vuelven "activos" los
puntos auriculares que están relacionados de forma re ectora con un órgano o
una parte del cuerpo enfermo o debilitado y dan, por tanto, indicaciones de
diagnóstico. Estos puntos sensibles se caracterizan, entre otros, por las siguientes
alteraciones:

Enrojecimiento, eventual in amación


Aumento de la sensibilidad a la presión
Aumento de la hinchazón
Menor resistencia de la piel

Métodos de localización
Los puntos activos cuya consistencia está alterada pueden ser diagnosticados y
posteriormente tratados. Sin embargo, la mayoría son demasiado pequeños para
que se puedan palpar. Por consiguiente, se localizan mediante su mayor
sensibilidad a la presión o a la menor resistencia de la piel.

Mayor sensibilidad a la presión


Los puntos activos se caracterizan por una mayor sensibilidad a la presión.

/
Menor resistencia de la piel
A través de la medición de la resistencia eléctrica de la piel con un aplicador de
puntos con función de búsqueda de puntos integrada, se pueden excluir las
in uencias subjetivas en la localización de puntos. Los puntos activos se
caracterizan por una menor resistencia de la piel.

Localización de puntos en la oreja:


Ajuste del buscador de puntos en el punto cero. 

El punto cero se puede percibir, la mayoría de las veces, como una pequeña
muesca en la raíz del hélix (centro de la oreja). Debe medirse  la resistencia de la
piel en este punto como valor de referencia y guardarlo. 
También deben evitarse las imprecisiones de medida debidas a la piel grasa o
seca limpiando o humedeciendo la oreja antes de la medición.
Búsqueda de puntos

Tras el ajuste del buscador de puntos, dirigirlo lentamente sobre la zona de la


oreja en la que supone que hay puntos sensibles. El buscador de puntos le
muestra estos puntos mediante una señal sonora o luminosa.

--
CAPÍTULO 7

Terapia
superficial

/
Terapia superficial
La terapia super cial está indicada cuando el área afectada es superior a 1 cm2.
Se tratan super cialmente áreas traumáticas, grandes tensiones musculares,
artropatías, dermatosis, entre otras.
La terapia super cial con una ducha láser asegura una densidad de energía
siempre homogénea y constante en el tejido con el mínimo tiempo de tratamiento.
Las siguientes técnicas de tratamiento dan buen resultado en la terapia
super cial.

Existen tres métodos para la aplicación láser en la terapia super cial:


Método 1
Aplicación. El láser se coloca directamente sobre la piel (densidad de energía alta)
y se aplica sobre toda la super cie a tratar. Se trata de un método muy bueno
cuando la distancia de la piel es corta (estrecho contacto con la piel).
Método 2
Aplicación desde una distancia. El láser se aplica desde una distancia aproximada
de 5 cm. Debido a la divergencia del haz cuando se emite por el diodo del láser, un
área más grande es cubierta que la que realmente se pretende.
Esta técnica se recomienda para heridas y condiciones dolorosas como, por
ejemplo, para el herpes zóster). En ella incluso se transmite menos energía en
cada área (baja densidad de energía, re exiones más altas) y es necesaria una
mayor duración.
Así, este método es relativamente exigente para el terapeuta, puesto que la
distancia se debe mantener constante.
Método 3
Colocación de depósitos de energía que ofrecen una alta densidad de energía.
Éste es probablemente el mejor método para el tratamiento super cial.
El láser únicamente requiere ser aplicado en cada punto durante unos pocos
segundos para transmitir una cantidad considerable de energía.

/
Los láseres transmiten una alta energía por punto, debido a que el diámetro del
haz es muy pequeño en la salida y es su ciente aplicar el láser a un área grande
(varios puntos).
Únicamente se requieren unos pocos segundos para cada punto.
Tener en cuenta que la densidad de la energía es muy importante.
Este método no es apto para el tratamiento de áreas dolorosas.

Barrido super cial


El barrido super cial consiste en cubrir grandes super cies con movimientos
lentos y uniformes (asemejándose a la acción de barrer). Para esto, se debe dirijir
el láser super cial poniéndolo en contacto con la piel y, cuando esto no sea
posible, a la mínima distancia posible de la super cie de la piel.
Los tiempos de irradiación indicados para una terapia super cial se re eren
siempre a la unidad de super cie dada por la super cie de salida del láser de la
ducha láser. Si el área a tratar es el doble de grande de esta super cie de salida,
se dobla el tiempo de terapia.
Cuando en el caso de enfermedades de la piel hay afectadas super cies muy
grandes (eczemas, neurodermitis, entre otras), es su ciente la irradiación del 25%
al 30% de la super cie total mediante la selección alternada de la sección
super cial en los tratamientos siguientes.
Dirección de la pasada
En la zona del vientre y las extremidades, se debe aplicar la terapia en dirección
longitudinal; en la zona de la cara, hacerlo en dirección frente > barbilla.
Super cies de tratamiento curvadas
En la cabeza o en las extremidades, entre otras, para asegurar la densidad de
energía necesaria en el tejido, se debe realizar una corrección continua del ángulo
de irradiación.
Es útil una orientación vertical de la ducha láser al movimiento de la pasada. De
este modo, la pérdida de energía en la zona del borde es la menor posible.

/
Irradiación de las articulaciones
En el tratamiento de las articulaciones, las estructuras óseas pueden reducir la
densidad de energía en el paso de los rayos. Por eso, en la irradiación de las
articulaciones, es importante proceder a través de varios planos. Por ejemplo, en
la articulación de la rodilla, aplicar en la región interior y exterior de la rodilla, zona
supra e infrapatelar y zona poplítea.
Las prótesis parciales o completas de articulaciones no suponen ningún problema
para la terapia láser. Como la luz láser de baja energía es atérmica, no se produce
calentamiento de la prótesis de la articulación y por tanto no se dan
complicaciones óseas.
Sin embargo, la gran re exión energética puede provocar rápidamente una
sobredosi cación. Por eso, en el tratamiento de articulaciones con una
endoprótesis, es mejor aplicar sólo aproximadamente el 50% de la dosis de
radiación indicada.
Activación de las vías linfáticas
Para activar la linfa, hay que tratar super cialmente de forma constante las
regiones de los nódulos linfáticos y las vías linfáticas desde arriba hacia abajo.
Tratamiento de cicatrices
Las regiones cicatrizadas se tratan con ducha láser. Realizar la terapia con
cautela, es decir, empiece con una dosis de radiación baja. Con ello, estimula
lentamente la microcirculación y consigue una neutralización constante. Una dosis
inicial demasiado elevada podría activar negativamente la región.

/
CAPÍTULO 9

Medidas de
precaución Y
contraindicaciones

/
Medidas de precaución Y
contraindicaciones
Medidas de precaución
Las regulaciones de uso, las medidas de seguridad y las contraindicaciones son
especí cas de cada aparato y, en principio, se indican en las correspondientes
instrucciones de uso.
Contraindicaciones y medidas preventivas
La terapia láser de baja frecuencia es un método de tratamiento con muy poco
riesgo. Como es una técnica relativamente joven −su empleo se ha extendido
desde los años 80 del último siglo−, por tanto sólo existen unos pocos estudios de
larga duración. 
En la bibliografía, siempre se recomienda renunciar a su aplicación por motivos de
precaución en circunstancias especiales. A éstas pertenecen:
Contraindicaciones absolutas
• Fotosensibilidad muy elevada, dermatosis por luz
• Enfermedades crónicas de la piel en brote agudo
• Piel dañada por luz UV
• Después y durante una terapia con citostáticos, ¡nmunosupresores, corticoides
en dosis alta (exceptuando pomadas) y medicamentos que contengan arsénico
(alta predisposición a una reacción alérgica)
• Carcinoma in situ y tumores malignos
• Fontanelas abiertas y fugas de epí sis del hueso largo en la infancia y edades
tempranas de la juventud
• Epilepsia no tratada
• Insu ciencia cardíaca descompensada
• Infección aguda con ebre
• Embarazo
• Trombosis y trombo ebitis
• Irradiación directa en los ojos y en la zona del borde orbital

/
Contraindicaciones relativas
Las contraindicaciones relativas se re eren a circunstancias en las que sólo se
deben excluir del tratamiento determinadas zonas del cuerpo o circunstancias que
con gran probabilidad hacen ine caz una terapia láser:
• Pacientes con marcapasos (tórax)
• Epilepsia controlada terapéuticamente (zona de la cabeza)
• Alteraciones del ritmo cardíaco e insu ciencia coronaria de origen orgánico
(tórax)
• Hipertiroidismo (zona de cuello y nuca)
• Dismenorrea (bajo vientre, zona lumbar)
• In amaciones de gran super cie de tejido dérmico (erisipela, emones)
• Hematomas post-traumáticos recientes de gran super cie en fase aguda (sólo
después del tratamiento agudo mediante vendas de compresión y criotratamiento,
aproximadamente 6 a 8 horas más tarde)
• Órganos endocrinos
Efectos secundarios
La mayoría de los efectos secundarios son leves y pasajeros (1% al5%). Pueden
deberse a una hipersensibilidad individual o a una sobredosi cación.
Hipersensibilidad individual
En los dos primeros tratamientos, los pacientes sensibles pueden reaccionar con
un ligero refuerzo del dolor, con un enrojecimiento y en ocasiones con un poco de
tensión en el tejido.
Estas reacciones se deben valorar positivamente en la terapia: son pasajeras −de
minutos a horas− y totalmente reversibles. Se supone que las causas son, entre
otras, la mejora de la microcirculación y el aumento del metabolismo local.
Aisladamente pueden aparecer también reacciones vegetativas como cansancio,
transpiración y eventuales náuseas. Estas reacciones también son pasajeras. Se
atribuyen a una estimulación del sistema de adrenocorticoides hipo sarios o de la
zona parasimpática.

/
Sobredosi cación
• Reacciones vasales: eritema local, mareo con ligera disminución de la presión
sanguínea; raramente hiperpigmentación, leve sensación de calor.
• Reacciones neurógenas: parestesias pasajeras, picores en la piel, refuerzo
temporal del dolor.
In amación super cial y local de los tejidos
Incluso con los láseres de baja energía se pueden producir lesiones en la retina
debido a un uso inadecuado. Para que ello ocurra, el rayo láser debe incidir en la
retina directamente o por re exión especular.
Un láser no colimado (gran dispersión del rayo láser) no resulta peligroso a partir
de una distancia de 100 cm entre el aplicador láser y los ojos. La distancia de
seguridad debe estar indicada en la documentación especí ca del aparato
(instrucciones de uso).
Si aparecen efectos secundarios, se recomienda una pausa en el tratamiento, una
reducción de la dosis, eventualmente el abandono de las condiciones adicionales
del tratamiento o incluso renunciar a la terapia láser −siempre y cuando persistan
los efectos secundarios.

--
CAPÍTULO 10

BIBLIOGRAFÍA

/
BIBLIOGRAFÍA
1. David Bohm. Zitiert nach: Wissenschaftler und Weise, Renee Weber (Hrsg.),
Reinbek bei Hamburg: Rowohlt, 1992, S. 88 f., ISBN: 349919175X
2. Anja Fuchtenbusch, Hans Romberg: LLLT - Eine Diskussion zur therapeutischen
Energiedichte; 2012
3. Maiman, T. H.: Stimulated optical radiation in ruby. Nature 187 (I960), 493-494
4. Inyushin, V. M., Chekerov, P. R.; Biostimulation through laser radiation and
bioplasma. English translation by Hill, S. and Ghoshal, T. D., University of
Copenhagen, 1969
5. Mester, E.: Oberdie Wirkungvon Laserstrahlen auf die Bakterienphagozytose
der Leukozyten. Acta biol. Med. germ. 21 (1968), 317-324
6. Mester, E., Spiry, T., Szende, B., Tota, J.G.: Effects of laser rays on wound healing.
Am J. Surg. 122 (1971), 532-535
7. F. A. Popp, J. J.Chang, A. Herzog, Z. Yan and Y. Yan: Evidence of non-classical
(squeezed) light in biological systems. Phys.Lett. 293 A (2002), 98-102
8. Fuchs, C., Pongratz, T., Fischer, R., Schaffer, M., Sroka, R.: In vitro-
Untersuchungen zur Biostimulation. Forschungsbericht, Klinik fur Strahlentherapie
der LMU, Munchen 1996
9. Karu T. I., Kalendo G. S., Letokhov V. S., Lobko V. V.: Biostimulation of Hela cells
by Low-Intensity Visible Light, II. Stimulation of DNA and RNA-Synthesis in a wide
spectral range. Nuovo Climento 3 (1984), pg. 309-318
10. Wiiden L., Karthein R.: Zur Wirkungvon Low-Level-Laser-
Strahlungaufdenzellularen Energietransfer. Laser Med. 15 (1999) 33-39
11. Anna Gvozdjakova: Mitochondrial Medicine. Mitochondrial Metabolism,
Diseases, Diagnosis and Therapy, Springer, 2008
12. Warnke, U.: Ein elementarer Halbleiter-Laser-Wirkmechanismus bei
katalytischen Prozessen und Redoxvorgangen. Int. Congress on Laser, Bologna
1985, Monduzzi Edit, P. 225

/
13. Tiphlova, O.A., Karu, T.I.: Role of primary photoacceptors in low-power laser
effects: action of He-Ne Laser radiation on bacteriophage T4-Escherchia coli
interaction. Laser Surg. Med. 9 (1989), 67-69
14. Karu, T.I.: Molecular mechanism of the therapeutic effect of low-intensity laser
irradiation. Lasers Life Sci 2 (1988), 53-74
15. Karu, T: Mechanisms of Low-Power Laser Light Action on cellular Level. In:
Simunovic, Z.(ed): Lasers in Medicine and Dentistry. AKD, Zagreb 2000, 97-125
16. Warnke, U.: Mitochondrien im Zellstoffwechsel. Wie Licht-Energie zu Zell-
Energie wird. Arztl. Praxis 24 (1987), 3039-3040
17. Grober, U.: Mikronahrstoffe: Metabolic Tuning-Pravention-Therapie, 3. Au age,
wbg, Stuttgart, 2010,75-81
18. da Silva JP, da Silva MA, Almeida AP, Lombardi Junior I, Matos AP: Laser
therapy in the tissue repair process: a literature review. Photomed Laser Surg.
2010 Feb;28(l):17-21.
19. Chow, R. T.; Johnson, M.I.; Lopes-Martins, R. AB; Bjordal, J.M.: Ef cacy of low-
level laser therapy in the management of neck pain: a systematic review and
meta-analysis of randomised placebo or active-treatment controlled trials, The
Lancet, Volume 374, Issue 9705, Pages 1897 -1908, 5 December 2009
20. Tuner J., Hode L.: The New Laser Therapy Handbook, Prima Books 2010, S.
557-562
21. Bringmann W.: “Low-Level-Lasertherapie - Licht kann heilen", 2008, S. 31-52
22. Mester, E.: Uberdie Wirkungvon Laserstrahlen auf die Bakterienphagocytose
der Leukozyten. Acta biol. Med. Ger. 21 (1968) 317
23. Klima, H.: Biophysical aspects of low level laser therapy. In: Simunovic, Z.(ed.):
Lasers in Medicine and Dentistry. AKD, Zagreb 2000, 75-06
24. Lievens P. C., The effect of a combined He/Ne and I.R. Laser treatment on the
regeneration of the lymphatic system during the process of wound healing. Laser
Med Sci 6 (1991), 193-199

/
25. Karu et al. 1989, Photobiology of low-power laser effects. Health Phys. 56
(1989), 691-704;
26. Miro, L., Cuope, M., Charras, C., Jambon, C., Chevalier, J.M.: Estudio
capilaroscópico de la acción de un láser AsGa sobre la microcirculación.
Investigación y Clínica Laser 1/2 (1984)9-14
27. Mayayo, E., Trelles, M.A.: irradiación laser experimental de la mucosa anal en
un ratón de laboriatorio. Investigación y Clínica Laser 1/ 4 (1984) 28
28. Dyson, M., Young, S.: Effect of laser therapy on wound contraction and
cellularity in mice. Laser in med. Science. 1/2 (1982) 125-130
29. Lievens, P.: The in uence of laser-radiation on the motricity of lymphatic
system and on the woundhealing process. In: G. Galletty (ed.): Proceedings Int.
Congress on Laser in Medicine and Surgery. Ed. By G. Galletty. Monduzzi Ed.;
Bologna 1986, S. 171-174
30. Shimizu N et al., Inhibition of prostaglandin E2 and interleukin 1-Beta-
production by low-power laser irradiation in stretched human periodontal
ligament cells. J. Dent. Res. 74 (1995), 1382-2388
31. Warnke, U.: Der Mensch und die 3. Kraft. Popular Academic Verlags-
Gesellschaft, Saarbrucken 1994
32.  Danhof G, Biological effects of laser beams, In: Simunovic Z. (ed.): Lasers in
Medicine and Dentistry. AKD, Zagreb 2000.127-152
33. Sakurai Y. et al., Inhibitory effect of low-level laser irradiation on LPS-
stimulated prostaglandin E2 production on cyclooxygenase-2 in human gingival
broblasts, Eur. J. Oral Sci 1 (2000), 29-34
34. Bringmann W, “Low-Level-Lasertherapie - Licht kann heilen“, Eigenverlag
2008, ISBN 978-3-00-022302-0
35. Lievens P, Mester E, The biomedical effects of laser application. Laser in
Surgery and Medicine 5 (1985), 31-39
36. Simunovic, Z.: Neurology. In: Simunovic, Z. (ed.): Lasers in Medicine and
Dentistry, AKD, Zagreb 2000,303-308

/
37. Cisneros, J.L.: Tratamiento de los queloides con láser He/Ne+ I.R. Investigación
y Clínica Laser 1/3 (1984) 32
38. Dyson M, Young, Effect of laser therapy on wound contraction and cellularity in
mice, Lasers Med. Sci. 1 (1982), 125-130
39. Pontinen, P.J., Pothmann, R.: Laser in der Akupunktur, Hippokrates Verlag,
Stuttgart 1993
40. Silveri et al., Low power energy laser and polymorphonuclear leukocytes, Boll.
Soc. Biol. Sper. 64 (1988), 115-122
41. Rochkind, S.: Regeneration und Reparatur von Nervengewebe bei 632 und
780 Low-Power-Laserbestrahlung. Festvortrag - 100 Jahre Endre Mester, Zurich
2003
42. Walker et al., Laser-induced somatosensory evoked potentials: Evidence of
photosensitivity in peripheral nerves, Brain Res. 344 (1985), 281-285
43. Rochkind et al., Spinal cord response to laser treatment of injured peripheral
nerve, Spine 15 (1009), 6-10
44. Abergel et al., Efectos biológicos del laser. Investigación y Clínica Laser 3
(1986), 7-14
45. Abergel, P.: Bioestimulación de la producción de colágeno en cultivos de
broblastos de piel humana mediante laser de baja intensidad. II Seminario
Teórico-Práctico sobre las aplicaciones de los Laser Terapéuticos.  Abstracts Laser
España 84: Madrid 1084
46. Bahn, J., Kublbock, J.: Laserstrahlen in der Akupunktur. Verlag Wilhelm
Maudrich, Wien-Monchen-Bern 1997
47. Lievens P C, The in uence of laser-irradiation on the motricity of the lymphatic
system and on the wound healing process, In: Galletty G (ed.): Proceeding Int.
Congress on Laser in Medicine and Surgery. Monduzzi Ed., Bologna 1986
48. Mester et al., Open wound healing - bed sores, ulcus cruris, burns - with
systemic effects of LLLT, In: Simunovic Z (ed.): Lasers in Medicine and Dentistry,
Zagreb 2000

/
49.  Minar et al., Neue Lasertherapie gegen Durchblutungsstorungen, Gesunder
Leben 1 (2001), 36-37
50. Danhof G, Lasertherapie in der Sportmedizin und Orthopadie, WBV
Medizinische Verlagsgesellschaft, Schorndorf 1993
51. Bahn J, Kublbock J, Laserstrahlen in der Akupunktur, Verlag Wilhelm Maudrich,
Wien-Munchen-Bern, 1997
52. Enwemeka, C.S. (2005). Light is light. Photomed. Laser Surg. 23,159-16053  
53. Tuner J., Hode L.: The New Laser Therapie Handbook; Prima books 2010;
ISBN-13 978-91-97678-2-3; pg. 539
54. Tuner J., Hode L.: The New Laser Therapie Handbook; Prima Books 2010;
ISBN-13 978-91-97678-2-3; pg. 514
55. Karu TI: Local pulsed heating of absorbing chromophores as a possible
primary mechanism of low-power laser effects; In: Laser Applications in Medicine
and Surgery. Galetti G, Bolognani L, Ussia G, Eds. Monduzzi Editore,
56. W. Bringmann “Low-Level-Lasertherapie - Licht kann heilen“ Eigenverlag
ISBN 978-3-00-022302-0,4. Au age, S. 36 u. S. 425
57. Popp, F.A.: Coherent Photones Storage in Biological Systems. In: Popp, F.A.,
Becker, G., Konig, H.L., Peschka, W. (Hrsg.): Electromagnetic Bio-Information,
Munchen, Urban&Schwarzenberg; 1979
58. Gerhard Litscher, Detlef Schikora (Hrsg.), Lasernadel-Akupunktur,
Wissenschaft und Praxis, Pabst Science Publishers 2004, ISBN: 3899670221
59. Peter T. Dorsher, Clinical Equivalence of Laser Needle to Metal Acupuncture
Needle in Treating Musculoskeletal Pain: A Pilot Study, Medical Acupuncture, March
2010,22(1): 11-17.
60. Quah-Smith I, Sachdev PS, Wen W, Chen X, Williams MA. The brain effects of
laser acupuncture in healthy individuals: an FMRI investigation, Plos One. 2010
Sep 7;5(9): el2619.

/
61. Salih N, Baumler PI, Simang M, Irnich D. Multidisciplinary Pain Center,
Department of Anesthesiology, University of Munich, Munich, Germany. BMC
Complement  Altern Med. 2010 Dec 28;10:81. Deqi sensations without cutaneous
sensory input: results of an RCT.
62. Englert, Stefan: Kleines Handbuch der Chinesischen Phytotherapie,
Muller&Steinicke, MOnchen 2007, S. 19-59
63. W. Bringmann “Low-Level-Lasertherapie -Licht kann heilen“ Eigenverlag ISBN
978-3-00-022302-0, 4. Au age, S. 36 u.S.425
64. Weber, M.: Q10, Die Erfolgsgeschichte eines Vitaistoffes. BoD, Norderstedt
2009
65. Pessoa E S, Melhado R M, Theodora L H, Garcia V G. A histological assessment
of the in uence of low-intensity laser therapy on wound healing in steorid-treated
animals. Photomed Laser Surg. 2004; 22 (3): 199-204
66. Wahl, G., Bastianer, S.: Soft laser in postoperative care in dentoalveolar
treatment. ZWR 100 (1991), 512-515
67. Zitiert nach Bringmann W.: “Low Level Lasertherapie - Licht kann heilen",
Eigenverlag, 2008, S. 410
68. Litscher G, Opitz G, Technical Parameters for Laser Acupuncture to Elicit
Peripheral and Central Effects: State-of-the-Art and Short Guidelines Based on
Results from the Medical University of Graz, the German Academy of Acupuncture,
and the Scienti c Literature. Evid Based Complement Alternat Med. 2012;
2012:697096. Epub 2012 Apr 29.
69. Bringmann, W.: „Low-Level-Lasertherapie - Licht kann heilen", 4. Au age
2008, S.252-255
70. Katariya, P.B., Ghumare, S.S., Jagtap, H.S.: Low level laser therapy in treatment
of psoriasis in Indian patients. Abstract 8. Internationaler Kongress der European
Medical Laser Association, Moskau 2001.
71. Bahn, J., Kublbock, J.: Laserstrahlen in der Akupunktur. Verlag Wilhelm
Maudrich, Wien-Munchen-Bern. 1997
72. lliev, E.: Soft-Laser in der Dermatologie. Edition SVESA, Munchen 1998

/
73. Brinkmann, W.: “Low-Level-Lasertherapie - Licht kann heilen", 4. Au age
2008, S.264
74. Bringmann, W.: “Low-Level-Lasertherapie - Licht kann heilen". 4. Au age
2008
75. Anja Sufc-Burghart, Martin Fuchenbusch, Anja Fuchtenbusch, Low-Level-
Lasertherapie (LLLT) bei chronischen Wunden - Diabetische Fuft-Ulcera und
Ulcera crurum, 2010 Fuchtenbusch Fachkommunikation
76. Zviagin AA, Nikolaenko EA.: Magneto-laser therapy of chronic gastritis in
children and adolescents, Vopr Kurortol Fizioter Lech Fiz Kult. 2008 Sep-0ct;(5):27-
30.
77. Burduli NM, Krifaridi AS.: The in uence of low-intensity laser radiation on the
vascular endothelium function and the cytokine system in patients with chronic
viral hepatitis, Vopr Kurortol Fizioter Lech Fiz Kult. 2011 Mar-Apr;(2):30-4.
78. Batgaliev AA.: The application of pulsed infrared laser radiation with
autoresonant ampli cation for the treatment of patients with acute viral hepatitis
B, Vopr Kurortol Fizioter Lech Fiz Kult. 2010 Nov-Dec;(6):24~5.
79. Jia YB, Feng XX, Liu XF.: Clinical study on electroacupuncture combined with
acupoint sticking therapy for treatment of chronic ulcerative colitis, Zhongguo Zhen
Jiu. 2010 Sep;30(9):717-9.
80. Warnke, U.: Mitochondrien im Zellstoffwechsel. Wie Licht-Energie zu Zell-
Energie wird. Arztl. Praxis 24 (1987), 3039-3040.
81. Quah-Smith I, Sachdev PS, Wen W, Chen X, Williams MA. PLoS One. 2010 Sep
7;5(9):el2619. School of Psychiatry, Faculty of Medicine, University of New South
Wales, Randwick, New South Wales, Australia. Zitiert nach: Dt. Ztschr. f.
Akupunktur 54,4/2011, S. 22-23
82. Bringmann, W.: „Low-Level-Lasertherapie - Licht kann heilen", 4. Au age
2008, S.198-199
83. Focks, C., Hillenbrand, N.: Alkoholabusus, In: Leitfaden Chinesische Medizin,
Urban & Fischer, Elsevier, Munchen-Jena
84. Kim, K.S.: An experimental study of the effects of low power density laser on
human gingival broblast. J Korean Acad. Oral. Med. 12 (1987), 17-24

/
86. Amorim, J.C.F., Ribeiro, M., S., Groth, E.B.: Gingival healing after gingivectomy
procedure and low intensity laser irradiation. A clinical and biometrical study in
animal. Laser Med. Surg. Abstract issue 2002, p 20
87. Takeda, Y.: Irradiation effect of low-energy laser on alveolar none after tooth
extraction. Int. J. Oral Maxillofac Surg, 17 (1988), 388-391

--
CAPÍTULO 9

Descargo de
responsabilidad

/
Descargo de responsabilidad
Esta publicación se encuentra protegida por la Ley de Derechos de Autor de EE.
UU. de 1976 y todas las otras organizaciones internacionales, federales, estatales
y locales. Todos sus derechos están reservados.
Las indicaciones de terapia presentadas en este libro digital son recomendaciones
y se basan en estudios e informes de la experiencia personal y la bibliografía. Sin
embargo, no se puede asumir ninguna responsabilidad ni ofrecer garantía de que
las recomendaciones terapéuticas conducirán siempre al resultado deseado.
El desarrollo de la terapia láser sigue avanzando a través de la investigación y de
la experiencia clínica, y el porcentaje de pacientes que no responde a los
tratamientos de terapia láser asciende entre el 15% al 20%. 
Esta información debe utilizarse como mejor resulte en cada caso y bajo propio
riesgo. Incluso, cada situación particular puede no ser exactamente adecuada por
los ejemplos aquí ilustrados. De hecho, lo más probable es que no sea la misma;
así que deben ajustarse el uso de la información y las recomendaciones
correspondientes.
El terapeuta no queda exento de su propia responsabilidad frente al paciente en
sus tratamientos terapéuticos; cada dosi cación y aplicación se realiza por cuenta
y riesgo propios.
Aunque el autor ha realizado todos los esfuerzos razonables para lograr una
precisión total del contenido de este libro digital, no asume responsabilidad alguna
por errores u omisiones. Es decir, no se contrae ninguna garantía sobre eventuales
informaciones erróneas, por ejemplo, por errores de impresión.

--
CAPÍTULO 11

Copyright y
Términos de uso

/
Copyright y Términos de uso
Este libro digital puede ser compartido, obsequiado o recomendado, siempre y
cuando se mantenga completo e inalterado en todas sus partes.

Es de distribución GRATUITA, por lo cual NO puede ser vendido ni comercializado,


pues sus derechos de autoría están registrados y protegidos a nombre del Dr.
Jorge Sanagua.

--
Solicite
Información
Por Favor, Haga Clic En El Botón De
Abajo Para Solicitar Mayor Información

CLIC AQUÍ

También podría gustarte