Está en la página 1de 18

Pág.

Introducción
Antecedentes
Objetivos
Justificación
Fundamentación Teórica
Origen del cooperativismo
Envejecimiento Activo – Senior Cohousing
Modelos cooperativos de vivienda en países europeos
Modelos en cooperativos de vivienda España
Cooperativas en Cesión de Uso en España
Modelo Andel orígenes
Modelo Andel en España
Marco jurídico en España del Cohousing y otros modelos de cesión de
viviendas

Marco metodológico

Análisis y discusión de resultados de la investigación

Conclusiones

Referencias bibliográficas

Introducción

Alcanzar mayor promedio de vida ha sido una condición lograda en la mayoría de los
países desarrollados, como consecuencia, en los últimos tiempos se hace necesario buscar
una solución viable al problema que representa encontrar vivienda a las personas de edad
avanzada en las grandes ciudades, aunado al envejecimiento e inactividad que supone llegar
a la tercera edad, España hoy no escapa a esta realidad, es por esto que este trabajo plantea
el Senior Cohousing como alternativa viable para aminorar el trauma que suponen
soluciones tradicionales como las Residencias Asistenciales donde las personas mayores
ingresan cuando ya no tienen otra alternativa. Se ha comprobado que el sector de población
de 65 años o más, aumenta año a año. La sociedad se enfrenta a un proceso llamado
“envejecimiento del envejecimiento”, es decir, la prolongación de la vida más allá de la
“tercera edad”.

El Senior Cohousing o vivienda colaborativa para personas de la tercera edad, presume un


entorno positivo donde las relaciones personales en comunidad son la forma de vida. Esto
hace más llevadero el hecho de que alcanzar una edad avanzada sea el fin de la
productividad de la persona, este proyecto nos llevara a proponer un modelo en el que el
entorno social sea más activo y contribuya positivamente a la tranquilidad en el modo de
vida de las personas mayores.

Para el presente estudio se referenciarán experiencias e iniciativas que han sido exitosas en
otros países de Europa y América, representando una alternativa a tomar en cuenta para
implantación y/o mejoramiento en España. Estudiaremos el modelo Andel y el de las
Cooperativas en Cesión de Uso (CCU) estableciendo comparaciones con otros modelos
cooperativistas de viviendas que existen en España.

El Senior Cohousing o vivienda colaborativa para personas de la tercera edad, presume un


entorno positivo donde las relaciones personales en comunidad son la forma de vida. Esto
hace más llevadero el hecho de que alcanzar una edad avanzada sea el fin de la
productividad de la persona, este proyecto nos llevara a proponer un modelo en el que el
entorno social sea más activo y contribuya positivamente a la tranquilidad en el modo de
vida de las personas mayores.

La presente investigación muestra los resultados comparativos sobre el modelo andel y las
cooperativas de cesión de uso. En primer lugar se referencia la evolución histórica del
cooperativismo de viviendas. Luego pasamos a investigar las iniciativas emergentes en
España, explicando la metodología y los resultados obtenidos según los objetivos
planteados. Finalmente se exponen las conclusiones a las que he llegado luego de la
investigación.
Palabras Clave:
Senior Cohousing – Cooperativas de Cesión – Modelo Andel – Envejecimiento Activo

Definiciones
Senior Cohousing: Hace referencia a una tercera ola de Cohousing, especialmente
implantado en los países nórdicos, y orientados a personas mayores. Este modelo rompe
con la idea intergeneracional de las primeras dos oleadas de Cohousing y se centra en
proveer de alojamiento y servicios a las personas mayores quienes, de forma directa, se ven
involucradas en la gestación, ejecución y desarrollo del proyecto. Este modelo enlaza
directamente con el concepto de envejecimiento activo, desde el momento en que ellos
mismos se organizan para diseñar los elementos configuradores de los espacios que
habitan, las normas de organización y los beneficios que le modelo proporciona.

Envejecimiento Activo: La OMS define el envejecimiento activo como el proceso de


optimización de las oportunidades de salud, participación y seguridad, con el fin de mejorar
la calidad de vida a medida que las personas envejecen. El envejecimiento activo se aplica
tanto a las personas como a los grupos de población. La proporción de personas mayores
crece en todo el mundo a mayor velocidad que cualquier otro grupo de edad, produciéndose
un envejecimiento acelerado de la población y un aumento de la esperanza de vida.
Actualmente tus capacidades, tus expectativas vitales y tus posibilidades de participación
en los diferentes ámbitos de la vida social se prolongan mucho más tiempo que en décadas
anteriores. Este aumento de la esperanza de vida implica un replanteamiento de conceptos y
propuestas por parte de la sociedad actual, ya que es un reto que solamente podremos
afrontar eficazmente con información y programas concretos sobre envejecimiento
activo. Es importante, a su vez, que se transmita y promueva una imagen positiva de la
persona mayor, ensalzando el importante papel que juega en la sociedad y otorgándole el
valor que se merece.

Cooperativas de Cesión: Modelo de cooperativas no especulativo y sin fin de lucro en que


la propiedad de las viviendas siempre recae en la cooperativa. Los cooperativistas disfrutan
de un uso indefinido de la vivienda a través de un derecho de uso asequible. La cooperativa
tiene una vida indefinida y los usuarios, socios de la cooperativa, tienen un mayor grado de
autogestión basado en la organización democrática de las cooperativas.

Modelo Andel: El término “Andel” supone un novedoso modelo de acceso a la vivienda.


Con este término los suecos denominan a las Cooperativas y tiene su raíz etimológica en la
palabra Andel que significa Compartir. El modelo Andel tiene su máxima expansión en los
países escandinavos y en la actualidad en España es poco conocido, si bien en otros países
de nuestro entorno este sistema se da en distintas variedades y tiene una larga tradición. El
Andel se basa en la formación de Cooperativas de Viviendas sin ánimo de lucro las cuales
se encargan de construir u obtener los inmuebles para sus socios cooperativistas. Una vez la
Cooperativa dispone del inmueble este queda en propiedad de la misma cediendo a sus
socios de por vida el uso de las distintas viviendas que lo componen. Por lo tanto en el
Modelo Andel la Propiedad la mantiene la Cooperativa pero el uso de por vida lo tiene el
cooperativista quien puede cederlo a sus herederos o renunciar al mismo mediante el
abandono de la cooperativa. Como en todo modelo cooperativo, la permanencia es libre.
Así mismo ningún cooperativista puede ser excluido mientras cumpla con sus obligaciones
que se recogen en los estatutos.

OBJETIVOS

Objetivo General

Garantizar alojamiento decente y seguro a las personas de la tercera edad, para solucionar
los problemas de soledad y dependencia, mejorando su calidad de vida y fomentando la
autonomía personal y la vejez activa, a partir de la creación de viviendas comunitarias en la
que el suelo resulte otorgado con derecho de superficie por el Gobiernos u otras entidades y
las viviendas sean propiedad exclusiva de la cooperativa.

Objetivos específicos:

 Estudiar la evolución del Senior Cohousing en Europa y España.


 Examinar y comparar las diferentes iniciativas viviendas de sesión de usos y modelo
Andel en Europa y España.
 Determinar si efectivamente el Senior Cohousing es una solución amigable, a los
problemas de soledad y dependencia de las personas mayores. Aplicando al mismo
tiempo el concepto de envejecimiento activo.

JUSTIFICACIÓN
El trabajo de fin de grado está enfocado en el estudio del Senior Cohousing, el cual
podemos definir como un modelo de vivienda comunitaria basada en el concepto de
consumo colaborativo, lo que nos lleva directamente a otro concepto muy importante para
el estudio como lo es el Envejecimiento Activo en las personas mayores y los beneficios
que éste aporta, a través de esta iniciativa innovadora como es el cohousing, centrándonos
en la tipología “senior”, por enfocarnos en las personas de la tercera edad.
Para ello, hemos realizado una investigación exhaustiva para establecer qué modelo
oooperativista de vivienda es el más aplicable a la realidad que viven los españoles en los
últimos tiempos. Los modelos en los cuales basaremos nuestra TFG son el Andel y el de las
Cooperativas de Cesión de Uso, apoyándonos en diferentes fuentes tanto primarias como
secundarias para llevar a cabo una comparación relevante, así como las diferentes
experiencias que se llevan a cabo de estas viviendas colaborativas. La decisión de realizar
nuestro trabajo de fin de grado sobre el sector “Cooperativas de Viviendas” enfocándonos
en personas mayores, surgió esencialmente debido al éxito que este sistema de
comunidades de Senior Cohousing, ha tenido por si mismas en diferentes países de Europa
y América, fomentando la participación comunitaria, promoviendo la cooperación, el
soporte mutuo y el cuido por la mejora en la calidad de vida de los integrantes, siendo ellos
mismos los protagonistas de su desarrollo personal y grupal.
Sabiendo que el Senior Cohousing te permite envejecer de forma activa y en comunidad,
disfrutando la última etapa de la vida, consideramos sumamente importante otro concepto
como lo es el Envejecimiento Activo, y conocer las dificultades que están detrás de las
personas mayores, las necesidades y problemas que se les plantean día a día y buscar
soluciones a los mismos, para eliminar la exclusión, la soledad y el desarraigo, así como
mejorar su calidad de vida.

Orígenes del Cooperativismo


Según del diccionario de la Real Academia Española de la Lengua se entiende por
cooperativismo:
 Cooperativismo es el movimiento y la doctrina que impulsan la promoción y la
organización de cooperativas: sociedades autónomas cuyos integrantes buscan satisfacer
una necesidad en común. Tendencia o doctrina favorable a la cooperación en el orden
económico y social.
(RAE, Ed. on line)

Según la primera acepción se define el cooperativismo como movimiento, tendencia o


doctrina y así el cooperativismo es una tendencia o inclinación a conseguir ciertos fines.
Igualmente es una doctrina que recoge un conjunto de ideas y opiniones que se ven
reflejadas en los llamados “7 principios básicos” los cuales mencionaremos más adelante.
Es entonces una doctrina que intenta favorecer la cooperación en el orden económico y
social, siendo el significado de la palabra cooperación el de trabajar unidos para lograr el
mismo fin.
Partiendo de la definición puede afirmarse que el cooperativismo es la forma que tienen los
individuos de trabajar unidos con el fin de alcanzar las mismas metas en el orden
económico y social que se canalizará a través de la formación de las sociedades
cooperativas.
Según International Co-operative Alliance (Aci) una sociedad cooperativa es “una
asociación autónoma de personas unidas voluntariamente para satisfacer sus necesidades
económicas, sociales y culturales y aspiraciones a través de una empresa de propiedad
conjunta y democráticamente controlada.”
Originalmente estas sociedades nacieron de una doble necesidad, por una parte la
puramente económica y por otro lado de la necesidad social de satisfacer las necesidades
básicas, alimentación, vestido y vivienda del individuo.
Históricamente las primeras cooperativas surgen como organizaciones a mediados del siglo
XIX. Dentro del movimiento internacional cooperativo que se agrupa en la International
Co-operative Alliance (Aci) se considera como los pioneros y fundadores del sistema
cooperativo moderno a un grupo de artesanos conocidos como “los pioneros de Rochdale”.

Los pioneros de Rochdale son un grupo de artesanos de la ciudad Inglesa de Rochdale que
en 1844 se unieron como respuesta al problema de no poder pagar el precio de los
alimentos debido a sus bajos salarios. Para solucionarlo se unieron poniendo en común su
trabajo y recursos económicos y bajo los principios de honestidad, transparencia, respeto,
participación y democracia interna establecieron las bases del cooperativismo actual.
La fórmula de agruparse que utilizaron estos artesanos como solución a sus problemas ha
evolucionado en el tiempo pero siempre con el mismo espíritu “cooperativo” y se presenta
a día de hoy bajo distintas fórmulas asociativas formando todas ellas lo que se ha venido a
llamar el movimiento cooperativista. (TM Alboros Sorolla 2.011)

Envejecimiento y Senior Cohousing


Se ha definida la vejez como la última etapa de la vida de los seres humanos. Según Pérez
(2004), existen tres concepciones en torno a la vejez: cronológica, biológica y etapa vital:
a) Vejez cronológica: es el tiempo transcurrido desde el nacimiento.
b) Vejez biológica o funcional: corresponde a etapas en el proceso de envejecimiento
natural o biológico. El término “viejo” se ha empleado como sinónimo de incapaz o
limitado cuando en realidad la vejez no representa necesariamente incapacidad.
c) Vejez, como etapa vital: se considera que el transcurso del tiempo produce cambios en la
persona, la cual entra en una etapa que posee una realidad propia y diferenciada de las otras
anteriores.
Uno de los mayores logros de la humanidad ha sido el envejecimiento poblacional, lo cual
suponía uno de sus más grandes desafíos. Supone una tendencia que por el momento resulta
imparable. El número de personas mayores crece día a día al mismo ritmo que cambian sus
características personales y sociales, formas de vida y opiniones. Se trata de una revolución
silenciosa que avanzará a lo largo del siglo XXI y que demanda cambios inmediatos en
nuestro sistema social y en nuestro modelo de convivencia (Pajín, 2011).
A partir de los años sesenta del siglo XX, los países europeos han experimentado un
aumento de la esperanza de vida: en el año 1900 se situaba en 35 años de edad y en el año
2008 era de 81,3 (Instituto Nacional de Estadística [INE], 2017). El siglo XX se caracterizó
por el triunfo de la supervivencia, siendo el colectivo de las personas mayores el que más
aumentó. El siglo XXI por su parte ha heredado esta tendencia y la consecuencia se
denomina “envejecimiento del envejecimiento” (Fernández y Ponce de León, 2013). Según
las últimas estadísticas, la esperanza de vida de España es de un 82,7 (INE, 2017).
A lo largo de la historia, los cambios fisiológicos que acompañan el paso de los años son
sobre los que se ha ido construyendo una imagen de las personas mayores, como afirma
Martín (2000), el hecho de que el envejecimiento implica en la sociedad actual un estigma
negativo repercute en el mantenimiento de prejuicios y estereotipos que limitan una
adecuada inclusión del adulto mayor en la sociedad (Bermejo, 2012).
Hoy día, gran parte de las personas mayores son activas. Se cuidan para ser independientes
y reclaman espacio y voz social. Quieren seguir ejerciendo sus derechos de ciudadanía y de
participar en todo lo que les atañe como sociedad. Este hecho exige al tejido social una
remodelación en la que contemple la auténtica realidad del colectivo. (Pajín, 2011)
De allí nace el concepto “envejecimiento activo” definido por la Organización Mundial de
la Salud como “el proceso de optimización de oportunidades de salud, participación y
seguridad con el objetivo de mejorar la calidad de vida a medida que las personas
envejecen” (OMS, 2002; citado en Morón-Marchena, 2014, p. 114).
Las diferentes concepciones acerca de la participación social de las personas mayores hacen
énfasis en un criterio clave: la diversidad. Para progresar en la participación efectiva de las
personas mayores, se requieren enfoques que se alejen de rutinas uniformizadoras para
acercarse a la pluralidad de los intereses, necesidades, problemas, aspiraciones o
experiencias de la vejez. Son necesarias ideas, proyectos, asociaciones o formatos que
promuevan la interacción social, individual o en grupo, Libro Blanco sobre Envejecimiento
Activo (2011)
Bajo estas premisas nace el Senior Cohousing o co-vivienda, un anglicismo que proviene
de la contracción inglesa de colaboraty housing para denominar muchos de los proyectos
de vivienda auto-gestionados de personas mayores que están surgiendo en España y en el
resto de Europa. Este término reúne modelos que han tenido desarrollos diferentes pero que
se articulan en torno a comunidades que se autogestionan, desarrollan mecanismos de
apoyo mutuo y tienen voluntad de transformación de su entorno. (López y Estrada, 2016).

Características más importantes del Cohousing (Durret, 2009, p.22):

- Métodos participativos: Los vecinos ayudan a organizar y participan en la planificación


y el diseño del conjunto residencial, y son responsables colectivamente de las
decisiones finales.
- Diseño orientado a la comunidad: El hecho de diseñar propicia una fuerte sensación de
comunidad.
- Zonas comunes amplias: Las zonas comunes son una parte fundamental de la
comunidad, diseñadas para su uso continuo y complemento de las viviendas
particulares.
- Autogestión completa: Los vecinos gestionan su conjunto tomando las decisiones de
ámbito común en reuniones.
- Estructura no jerárquica: No hay puestos de liderazgo. Las responsabilidades de las
decisiones se comparten entre todos los vecinos adultos.
- La independencia económica: Cada vecino tiene sus propias fuentes de ingresos, la
comunidad no genera ingresos.

Estas características definen a grandes rasgos el cohousing. Aunque son muy importantes,
su aplicación concreta puede ser diversa. El Senior Cohousing toma los conceptos del
cohousing y los modifica de acuerdo con las necesidades específicas de los mayores
poniendo énfasis en las personas, su bienestar emocional y su calidad de vida.

Evolución de las Cooperativas de Vivienda en España


Las cooperativas de vivienda desde su creación han jugado un papel preponderante en la
promoción y construcción de las viviendas en España, ya que en épocas pasadas ejercían el
papel de promotoras y constructoras, para luego ofrecer viviendas a menor coste a los
miembros de las cooperativas, otorgando la propiedad de las mimas. Es decir la
cooperativa, una vez finalizaba el plazo de construcción, entregaba las viviendas y
desaparecía. En los últimos años otra forma de cooperativismo ha llegado, el
cooperativismo de vivienda.
Las Cooperativas de vivienda en nuestro entorno históricamente se han construido para los
sectores sociales más necesitados, que eran excluidos tradicionalmente del mercado de la
vivienda, especialmente en aquellos momentos en los que la situación de la demanda de
vivienda no favorecía que los promotores tradicionales ofrecieran un producto de precio
limitado (Etxezarreta y Merino, 2013). El cooperativismo de viviendas que más se ha
aplicado en el contexto español está vinculado a la promoción y construcción de viviendas
protegidas bajo régimen cooperativo, para su posterior adjudicación entre los socios
cooperativistas y liquidación de la misma.
De esta manera, el futuro adjudicatario de la vivienda (convertido en socio cooperativista)
se ahorra el beneficio empresarial del promotor inmobiliario. Por eso, las cooperativas de
vivienda han sido un instrumento de la Economía Social que, aplicado al cambiante
mercado inmobiliario, han perseguido la adquisición de una vivienda a precios más
asequibles, y que permite la participación democrática de los socios en la toma de
decisiones. Concretamente, el cooperativismo de viviendas en España históricamente ha
promovido viviendas al amparo de la legislación de viviendas protegidas (Leyes de Casas
Baratas y Económicas, Ley Salmón, etc.). Por tanto, en España ha sido fundamentalmente
una figura jurídica, una herramienta utilizada para la construcción de viviendas protegidas:
hasta el 90% del total eran protegidas en 2003 y el 10% restante viviendas de segunda
residencia o libres por decisión de los socios cooperativistas adjudicatarios de las mismas
(Salinas y Sanz, 2003). Sin embargo, en las cooperativas de vivienda en cesión de uso, las
cooperativas mantienen la propiedad de la vivienda, una vez construida, de forma que el
socio dispone solamente del derecho de uso, para el disfrute del cual abona una renta,
contribución o alquiler. Este modelo se asocia al concepto de cesión en uso vinculado
también al denominado modelo Andel, fuertemente arraigado en los países escandinavos
desde hace décadas, mientras que prácticamente no se ha implantado en el Estado, salvo
experiencias puntuales, a pesar de que el marco normativo permitiría su aplicación. En este
sentido, la reciente aprobación en la Comunidad Autónoma del País Vasco de la Ley
3/2015, de 18 de junio, de Vivienda supone un salto cualitativo considerable al regular este
modelo de forma detallada para su futura aplicación operativa en el País Vasco
(Observatorio Vasco de la Vivienda, 2015). Es en estas cooperativas de cesión de uso
donde hemos centrado nuestro análisis cualitativo para poner de relevancia la innovación
que supone en el ámbito de la tipología de propiedad primero el concepto de cooperativa de
cesión de uso, y en segundo lugar la forma de habitar que se está volviendo protagonista
dentro de estas cooperativas: el cohousing o el auge de las viviendas colaborativas. Ambas
ideas suponen un cambio en la manera de entender la propiedad de la vivienda en España,
una innovación que, aunque incipiente, tiene perspectivas de asentarse en diferentes
colectivos, en nuestro caso analizaremos el senior cohousing.
La Cooperativa de vivienda en cesión de uso

Hoy en día, el acceso a la vivienda está dejando a un lado los que tienen menos capital, los
espacios urbanos están siendo repartidos en función a su valor de cambio, convirtiendo a la
vivienda en un activo financiero. Es pertinente investigar soluciones innovadoras para
encontrar alternativas viables ante la crisis de vivienda actual.
Las Cooperativas en Cesión de Uso (CCU) se presentan como una opción ante los
regímenes de tenencia tradicionales del alquiler y la compra individual. Las CCU, son
entidades sociales que se organizan, construyen y habitan en función del uso de la vivienda
por sobre su valor de cambio. Por esto resulta interesante investigar cómo son las CCU y
saber si son o no, un sistema habitacional más económico, democrático, sostenible,
espacioso y territorializado en comparación con los modelos de tenencia habituales.
Uno de los objetivos de este trabajo conocer el estado actual de las CCU, su desarrollo,
comprender sus funcionamientos, posibilidades y limitaciones, saber cómo se distribuyen
en el territorio, así como también conocer a los miembros que las componen.
Partiendo de la premisa: son las CCU una alternativa ante las crisis de vivienda?, o existen
ventajas de otros modelo de viviendas comunitarias (Andel) sobre las CCU. Pretendemos
responder a la hipótesis de que este modelo de tenencia cuenta con ventajas comparativas
para dar solución habitacional tanto en el plano local como en el global, enfocándonos en la
capacidad adquisitiva de las personas de la tercera edad.

El andel es un modelo noruego de acceso a la vivienda situado entre el alquiler y la


propiedad, que establece que todos sus miembros habitantes son propietarios de un
inmueble en sí y disfrutan del derecho de uso sobre una vivienda.
El procedimiento consiste en que el nuevo propietario del derecho de uso sobre la vivienda
paga una entrada -que le es reembolsada si decide darse de baja del andel- y un alquiler
blando cada mes. Funciona de manera democrática, los miembros habitantes del andel
nunca pueden transformarlo en una propiedad tradicional, aunque tienen más derechos que
un inquilino convencional, ya que es un modelo que establece el uso indefinido de la
vivienda.
El Modelo Andel Breve Reseña Histórica
El andel es un modelo noruego de acceso a la vivienda situado entre el alquiler y la
propiedad, que establece que todos sus miembros habitantes son propietarios de un
inmueble en sí y disfrutan del derecho de uso sobre una vivienda.
El procedimiento consiste en que el nuevo propietario del derecho de uso sobre la vivienda
paga una entrada -que le es reembolsada si decide darse de baja del andel- y un alquiler
blando cada mes. Funciona de manera democrática, los miembros habitantes del andel
nunca pueden transformarlo en una propiedad tradicional, aunque tienen más derechos que
un inquilino convencional, ya que es un modelo que establece el uso indefinido de la
vivienda.
Originalmente este modelo proviene de Inglaterra, en 1844 se creó la primera Cooperativa
para los Trabajadores del Textil en Rochdale. La filosofía cooperativa se expandió
rápidamente en Dinamarca y Escandinavia, y una de sus ramas fueron las cooperativas de
viviendas o Andel.
En 1866 se creó la primera cooperativa en Dinamarca, un hecho que repercutirá en diversos
sectores de la economía. Pero, no es hasta el año 1911 que se crearon los primeros
andelsboligforening en Copenhague (la primera cooperativa de viviendas en Dinamarca).
El andel de Grondalsvaenge era una cooperativa con 400 viviendas y estaba formado por
casas unifamiliares o dobles. En 1912 el sindicato Arbejdernes Andel Boligforening
introdujo el principio de que cada miembro debía aportar un capital inicial (entrada), en
función del tamaño de la vivienda. Una vez había ido amortizando el pago del andel, los
alquileres mensuales iban bajando.
A partir de 1913, se crea la Arbejdernes Koperative Byggeforening (Cooperativa de
Viviendas de Trabajadores). Se pretendía que los trabajadores tuvieran influencia en la
construcción de viviendas cooperativas. Durante aquellos años, se crearon varios andel, que
ya recibían ayudas públicas. La democracia interna fue un valor importante desde el
principio y, por tanto, los miembros del andel eran los que decidían cómo sería la
construcción. Así pues, se empezaron a construir andel, que solían ser edificaciones de
cerca de cinco plantas para favorecer un acceso barato a la vivienda a las familias.
A partir de 1976, todas las edificaciones de alquiler que se quisieran vender debían ofrecer,
primero, a los vecinos para facilitar la creación de un andel. La mayoría de andel que
existen actualmente en Dinamarca se han creado durante los últimos 25 años.

Definición del modelo Andel


El modelo andel es un modelo en sí mismo. Está prohibido transformar un andel en un
modelo de propiedad tradicional, es libre de especulación, con alquiler fijo el cual
disminuye al ir amortizando la deuda inicial.
Es una asociación de propietarios de un inmueble. Para acceder a una vivienda cada
persona paga una entrada (Ejm: en Copenhague oscila entre los 3.000 y los 30.000 euros,
en función de ubicación y tamaño de la misma). Esta cantidad es reembolsada si se decide
abandonar la vivienda. Durante el tiempo que se habite de la vivienda, se paga un alquiler
blando (según el tamaño del apartamento) que servirá para hacer frente al endeudamiento
que ha supuesto la construcción del andel y a los gastos de mantenimiento.
Todo miembro de la asociación andel tiene responsabilidad personal y solidaria sobre la
deuda hipotecaria. Para ello, aportan una entrada, pero la mayor parte de la financiación se
obtiene a través de un crédito. Normalmente, el banco tomará el inmueble como garantía
para aportar la financiación.
La asociación Andel puede invertir en la construcción de una edificación nueva o puede
adquirir una existente. Muchos andel creados en Dinamarca no son construcciones nuevas,
sino que son adaptaciones de edificios viejos en este modelo. (Catalunya expres 2.011)

Características del modelo Andel


Este modelo no tiene fecha de caducidad, es para siempre. Una buena parte de los
habitantes de las ciudades escandinavas viven en viviendas bajo el régimen cooperativo
andel. Por ejemplo, uno de cada tres habitantes de Copenhague vive en un andel. Es decir,
el parque de viviendas de fácil acceso aumenta continuamente.
Integra la iniciativa privada en un mercado no especulativo. Las empresas andel son
cooperativas de viviendas privadas sin ánimo de lucro. En Escandinavia, como buena parte
de Europa, hay muchas viviendas de alquiler social, alquileres baratos para las personas que
lo necesitan y ayudas a la persona en los alquileres privados. Todo eso cuesta un dinero al
Estado. Al mismo tiempo, cuenta con un sistema generalizado de andel que integran la
empresa privada en la accesibilidad a la vivienda, impidiendo la especulación y ayudando a
reducir los recursos que el Estado debe destinar a los alquileres sociales ya el resto de
ayudas por los alquileres. (Catalunya expres 2.011)

Este modelo supone un acceso barato que ofrece ventajas a sus miembros. Se paga una
entrada para la financiación y para implicar a las personas en la gestión de la vivienda.
Otorga más derechos que un arrendamiento tradicional. Un andel se puede traspasar por
transmisión mortis causa, se puede alquilar a una tercera persona durante un tiempo
determinado, etc.
Así mismo este sistema facilita la autogestión y el buen mantenimiento de la finca. La
vivienda social, aunque imprescindible, presenta un mantenimiento costoso. Gracias a la
democracia interna del andel, a su autogestión y la implicación de sus miembros (se pueden
hacer mejoras en las viviendas, etc.), Es un buen modelo de gestión. En Dinamarca, hay
estudios que demuestran el buen mantenimiento de las viviendas que siguen el modelo
andel.
Sus habitantes han afirmado que constituye un modelo transparente, con un grado de
satisfacción alto y que ayuda a diversificar la realidad de la vivienda ya que su
funcionamiento interno hace que los deberes y las responsabilidades queden bien definidos.
(Catalunya expres 2.011)

La viabilidad de la implantación del modelo en España


En Dinamarca los principales destinatarios de una vivienda andel son aquellas personas con
rentas limitadas pero que no necesitan una vivienda social (por ejemplo, un joven de 22
años, que podrá adquirir una vivienda en Copenhague sin tener que suscribir una hipoteca a
la que no puede hacer frente, o una familia de trabajadores con dos hijos, que podrá vivir en
Copenhague sin la necesidad de destinar la mayor parte de su sueldo a una hipoteca).
Una fórmula de implementación de este modelo en España sería, en primer término, a través
del acceso a la propiedad del suelo a construir o, directamente, del edificio a gestionar, quizás,
previa rehabilitación, de tal manera que el desembolso inicial de la cooperativa no vaya más allá del
coste de construir o rehabilitar. Sostre Civic 2.018
Ahora bien, si en Cataluña y en España la cooperativa de viviendas con cesión de uso
dispone de cabida legal, el único cambio importante que se necesita para poder aplicar este
modelo es el cambio de mentalidad en el mundo cooperativo.
En España, no hay ninguna ley que llene de contenido la cooperativa de viviendas con
cesión de derecho de uso. Por lo tanto, toda esta tradición y todo el desarrollo de las normas
deberían contemplar los estatutos. Unos estatutos que incluirían todos los aspectos
importantes, como las obligaciones de mantenimiento, las listas de espera, el valor de las
entradas, el valor de los gastos, las reformas, la calidad de socio, los procedimientos de
exclusión, etc. En España existe la Ley de cooperativas. El apartado de viviendas
contempla y establece aspectos formales sobre los órganos de la asociación y los
procedimientos de decisión, pero el único contenido que aparece en la ley sobre las
cooperativas de uso es el siguiente: se pueden establecer cooperativas viviendas con cesión
de uso.
El modelo andel, como todo modelo, necesita la implicación de los poderes públicos. La
base jurídica para la creación del modelo andel ya existe, lo que no hay es una ley que llene
el modelo de contenido y le dé la autonomía necesaria.
Las cooperativas de viviendas con cesión de uso ayudan a las personas -sobre todo las que
tienen unas rentas más limitadas- a adquirir una vivienda de fácil acceso donde se aplican.
Son un modelo que -con variantes análogas- se aplica en muchos países europeos y está
respaldado por un Estado.
Y subrayamos que es el modelo cooperativo que mejor encaja en el espíritu cooperativo por
cuanto permanece en el tiempo, al contrario que las cooperativas ad hoc que pierden su
objeto social, desapareciendo, con la adjudicación de las viviendas a sus socios en
propiedad.
Y, en un segundo momento, mediante la gestión del inmueble a través de la cesión de uso
de las viviendas y demás departamentos a sus socios con carácter vitalicio, de tal manera
que con una pequeña entrada – o, incluso, sin entrada – una persona interesada pueda
acceder a una vivienda sin las cargas propias de una compra financiada en un momento
como el actual de incertidumbre económica para la mayoría de familias, pero con la
sensación – psicológica – de creerte propietario porque no se te va a acabar el
“arrendamiento”. Con las cuotas de los socios la cooperativa irá pagando la cuota o pensión
del censo e, incluso, en un momento dado, podrá redimir el censo pagando el valor del
suelo o, incluso, amortizada la construcción o la rehabilitación, financiar la compra del
suelo con el propio censo. Las posibilidades de esta propuesta son inmensas, hasta el punto
de facilitar la rotación habitacional en un momento como el actual de difícil acceso pero
también de necesidad de movilidad en un mundo globalizado en el que mañana puede
cambiar tu destino laboral o profesional. También facilita la rotación habitacional en
las distintas etapas de la vida; porque no tienes las mismas necesidades a los 20 que a los 60
o una persona soltera que una pareja o una familia numerosa. Sostre Civic 2.018

En Catalunya ya hay una decena de bloques Andel en funcionamiento o en proyecto. El


más veterano es la Masia Cal Cases de Santa Maria d'Oló (Bages), estrenada en 2008. En
Sarrià-Sant Gervasi, 12 familias conviven desde hace un año en una casa rehabilitada de
500 m  que pertenecía a un particular y estaba abandonada. En Tarragona, Rubí y Tona ya
hay grupos de inquilinos constituidos y el núcleo pirenaico de Solanell (Alt Urgell) será el
primer pueblo cooperativo en cesión de uso. La tenencia intermedia -ni compra ni alquiler–
todavía es una fórmula poco conocida, aunque sus impulsores han detectado un creciente
interés por parte de administraciones y ciudadanos en los últimos años.
Los precursores son la entidad Sostre Cívic nacida en Barcelona en 2005 aunque con
ámbito de actuación estatal. Divulga este modelo mediante charlas y clases en las
universidades y presiona políticamente para que la legislación lo "normalice" como un tipo
más de acceso a la vivienda. Por ahora lo han conseguido en Catalunya (2007), en el País
Vasco (2009) y en Andalucía (2011), pero no a nivel estatal. "Aunque queda mucho por
hacer, cada vez nos conoce más gente y surgen más proyectos", valora Raül Robertas,
presidente de la asociación.
Can Batlló
Uno de los hijos de la plataforma vecinal para recuperar Can Batlló es la asociación
Cooperativa d'Habitatges La Mangala, que cuenta actualmente con unos 40 socios. Un
grupo impulsor, con 16 personas de diferentes edades y profesiones, desarrolla el proyecto
de viviendas en cesión de uso desde mayo de 2012. Los conocimientos previos de algunos
de los miembros -expertos en edición, diseño, vídeo, arquitectos, cooperativistas, entre
otros perfiles- junto al asesoramiento prestado por Sostre Cívic, han ayudado a dibujar la
estructura legal y técnica del futuro edificio. El solar, que el ayuntamiento les cederá en
breve, tiene 2.950 m 2 de techo máximo construible y da a la calle Constitución.
La cooperativa tendrá tres tipos de socio: el socio-habitante, que vivirá en alguno de los
pisos; el socio-expectante, interesado en acceder en cuanto haya una vacante; y el socio-
colaborador, que apoya el proyecto y participa en las actividades de la entidad. No
descartan que haya un cuarto tipo, una especie de socio inversor o capitalista, puesto que el
acceso a los créditos bancarios estándar no es fácil y muchas cooperativas lo suplen con
particulares, entidades con capital disponible o banca ética, que suelen estar más abiertas a
propuestas alternativas.

Sostre Cívic cobija a varios grupos que desarrollan o buscan un proyecto de cesión de uso.
"Suelen crearse por afinidades, por ejemplo personas que buscan una vivienda pequeña y
en el barrio de Gràcia o familias que quieren habitáculos grandes en un entorno rural",
señala. "En Alemania está muy extendido y hay comunidades de muchos tipos: de
vegetarianos, de ancianos, de familias monoparentales…", añade. También prestan apoyo y
forman a grupos externos, como asociaciones de mujeres maltratadas, que desean construir
sus propias viviendas. En Cerdanyola del Vallès participaron en un estudio para utilizar la
cesión de uso en parte de un barrio de nueva construcción que al final no ha salido adelante
y que formaba parte del plan de Áreas Residenciales Estratégicas de la Generalitat de
Catalunya.