Está en la página 1de 4

LA TERAPIA SISTÉMICA

Apuntes de la Mtra. Carolina Díaz-Walls

La terapia sistémica es una modalidad de atención a los padecimientos mentales


relativamente reciente, pero de rápida expansión. En su nacimiento se dio la
confluencia de las circunstancias sociales y de los avances científicos que se
difundieron a partir del término de la segunda guerra mundial en los Estados Unidos.

Los fundamentos epistemológicos de la terapia sistémica se encuentran en la teoría


general de los sistemas, en la cibernética, en la teoría de la información y en la
teoría de la comunicación humana.

Se debe al biólogo Von Bertalanffy (1947) la propuesta de la teoría general de los


sistemas. El impacto de este enfoque sobre la biología da lugar a la concepción del
organismo como un todo; de la cual la concepción organísmica de Claude Bernard
(1865) es ya una precursora.

Las necesidades desarrolladas por la segunda guerra mundial y las del mercado,
impulsaron el desarrollo de la ingeniería de sistemas dirigida a considerar la mayor
cantidad de elementos implicados en un proceso. Uno de los mayores impactos de
la ingeniería de sistemas ha sido el desarrollo de computadoras.

El pensamiento de sistemas es una manera de enfrentar un suceso desde una


visión compleja, tomando en cuenta el mayor número de interacciones entre las
diferentes partes del suceso. Enfatiza un enfoque epistemológico que plantea el
tratamiento del universo a partir de totalidades; lo cual ha generado la necesidad
del establecimiento de nuevos conceptos, modelos y desarrollos matemáticos para
la explicación de los fenómenos.

La teoría general de los sistemas define a los fenómenos como sistemas “abiertos”
o “cerrados”, susceptibles de ser definidos como conjuntos de elementos
relacionados entre sí y con el medio ambiente, y de poder ser expresados a través
de modelos matemáticos.

En aplicación a la terapia sistémica, se considera que en un sistema relacional -tal


como puede ser la pareja, la familia y el grupo- el cambio del estado de un miembro
va seguido por el cambio en los otros miembros, y de esta manera se obtiene un
nuevo estado en el sistema completo

En cuanto a la cibernética, ésta introdujo un cambio epistemológico en la explicación


que tradicionalmente se ha construido a partir de la materia y la energía. El cambio
epistemológico introducido por la cibernética consiste en que la explicación está
ahora fundada en la información y la organización.

La explicación cibernética tiene dos impactos epistemológicos mayores:


1) Implica la adopción de un enfoque teleológico que toma en consideración el
propósito o la finalidad.

2) Induce el tránsito de la causalidad lineal al enlace circular de los componentes


del sistema.

El desarrollo de la cibernética comprende dos etapas:

1) En la primera, la cibernética considera los funcionamientos que llevan a los


mecanismos y a los organismos a mantenerse mediante la obtención de un cierto
grado de estabilidad en su funcionamiento a través de la acción de la realimentación
negativa. Estos desarrollos se deben a los matemáticos Wiener, Von Neumann,
Shannon; a físicos como Bigelow; a neurofisiólogos como Mc Culloch, Pitts,
Cannon, y el mexicano Rosenblueth. Transcurren los años alrrededor de 1948,
mediados del siglo XX.
2) La “segunda cibernética” (Maruyama, 1963) o “cibernética de los sistemas
observantes” (Sluzki, 1985), focaliza los procesos de desviación, retroalimentación
positiva y procesos sistémicos del cambio, enfatizando la dialéctica entre estabilidad
y cambio. Fueron sobre todo los trabajos de Rosenblueth y Wiener que impulsaron
este segundo desarrollo de la cibernética.

En 1942, el antropólogo Gregory Bateson reconoce en la cibernética una nueva


ciencia que se ocupa de los patrones de conducta de los organismos. Conjuntando
tales aportes a la teoría general de sistemas, acomete su aplicación a las ciencias
sociales e intenta sintetizar las ideas de la cibernética en sus propios hallazgos
antropológicos.

También pretende desarrollar una teoría general de la comunicación a partir de las


ideas cibernéticas, la teoría de juegos de Von Neumann y la teoría de tipos lógicos
de Bertrand Russell. Armado con este marco conceptual, entre 1949 y 1962 lleva a
cabo un proyecto de investigación en el Hospital de Veteranos en Palo Alto,
California, intitulado El papel de las paradojas de abstracción en la comunicación.
Para la investigación conforma un equipo de investigadores con Jay Haley, John
Weakland y Bill Fry.

En 1952, como resultado de sus investigaciones, el equipo propone la hipótesis del


“doble vínculo”; noción que sentó las bases para la formulación de una teoría de la
comunicación humana vinculada a la psiquiatría y a la psicoterapia. En ese mismo
período Don Jackson encuentra coincidentes esa propuesta con la aplicación que
él había hecho de la noción de homeostasis de la cibernética a la investigación y
tratamiento de las familias.

En 1956, Bateson, Haley y Weakland publican el artículo “Hacia una teoría de la


esquizofrenia”, donde se plantea la hipótesis de que la dificultad del esquizofrénico
para discriminar entre los múltiples tipos de señales se encuentra aunada a la
presencia de las condiciones requeridas para la existencia de una situación de doble
vínculo; lo cual le crea confusión y eleva su incapacidad para discriminar entre tipos
lógicos.

Los aportes de Bateson a una teoría general de la comunicación son retomados por
sus colaboradores Watzlawick, Bavelas y Jackson, quienes publican una teoría de
la pragmática de la comunicación humana, con la cual hacen aportaciones notables
a la consolidación de un modelo de intervención terapéutica.

Don Jackson y el resto del equipo original de la investigación de Bateson ya


mencionado, abandonan el terreno puramente investigativo para ocuparse
principalmente de la intervención terapéutica por medio de la fundación del Instituto
de Investigaciones Mentales -MRI por sus siglas en inglés- en Palo Alto, California.

Coincidentes con o a partir de la creación del MRI, la terapia sistémica se ha


desarrollado y diversificado. Cuenta en la actualidad con un amplio abanico de
modalidades y sus conceptos también han dado frutos en el terreno de la
investigación. También se ha extendido la práctica y la demanda de las terapias
sistémicas, las cuales se han traducido en la multiplicación de centros e instituciones
para la formación de terapeutas de esta especialidad y para la atención de
poblaciones.

También podría gustarte