1

ANTOLOGÍA DE POESÍA LATINA
AUTORES
CATULO Vida y obra: poeta latino del s. I. a. C. Su familia era amiga del Julio César. Trabó una relación amorosa con una noble romana, Clodia, a la que llama en sus poemas Lesbia. Murió muy joven. Escribió un total de 116 poemas de gran maestría, divididos en tres grupos: los 60 primeros son poemas breves de temas cotidianos, amorosos, críticas a personajes o de tema políticos. Entre los de tema amoroso destacan los dedicados a su amada Lesbia, pseudónimo de Clodia Pulcher. del 61 al 68 son poemas narrativos largos, de métrica diferente y estilo más reflexivo y cuidado. El más extenso es “Las Bodas de Tetis y Peleo”, de tema mitológico. El último grupo lo forman epigramas en dísticos elegíacos de metro variado, lenguaje entre culto y popular e influenciados por los poetas arcaicos griegos: Safo, Arquíloco, etc.

-

SULPICIA Vida y obra: poetisa romana que vivió bajo el imperio de Augusto (primera mitad del siglo I a. C.), es la única poeta romana de quien se han conservado textos hasta nuestros días. Hija de Servio Sulpicio Rufo y de Valeria, hermana de Marco Valerio Mesala Corvino. Huérfana de padre, su tío, Mesala, fue su tutor, lo que aparentemente le permitió cierta emancipación ligada a la holgura de su condición social sumado al hecho de que estaba en el epicentro de la creación literaria de su momento.

HORACIO Vida y obra: Poeta del s. I a. C. (65-8 a.C.), nacido en el sur de Italia. Hijo de un liberto, llegó a tener una posición desahogada por el apoyo de Mecenas y de Augusto, gracias a la mediación de su amigo Virgilio. Se obra se puede clasificar en lírica y satírica. La obra lírica de Horacio son composiciones breves de tono sarcástico y de temas novedosos, frecuentemente críticos. Uno de los epodos es famoso por presentar el tópico del Beatus ille. Las Odas o Carmina forman cuatro libros de argumento diverso: la amistad, el amor, la naturaleza. El epicureísmo de su obra se muestra en la frase carpe diem. Horacio es, dentro de la lírica latina, un maestro del equilibrio formal y la contención. Sus versos están llenos de matices y de certera ironía.

2

TÍBULO Se llamaba elegía al poema escrito en dísticos elegíacos, donde se alternan dos versos de ritmo dactílico, un hexámetro y un pentámetro. La elegía profundiza en el sentimiento íntimo del poeta, expresando amor y dolor, lo triste y lo sublime. Tíbulo (55-19 a. C.). Escribió dos libros de elegías dedicados uno a Delia y otro a Némesis. En ellos trata del amor, la naturaleza y la vida campestre, con un estilo sencillo y equilibrado.

PROPERCIO Vida y obra: Las elegías amorosas de Sexto Propercio (h. 50 a. C.- h. 15 a. C.), dedicadas a Cintia, sorprenden por su elegante belleza y su melancólica ternura. Autor de cuatro libros de elegías, en el primero habla de su tortuosa pasión amorosa por Cintia y en los restantes incorpora temáticas relativas a la fama de Roma, en un estilo mitológico y épico. MARCIAL Vida y obra: Poeta de origen hispano (40 d.C-104), que vivió entre Roma y su Bílbilis natal (Calatayud). Poeta satírico y mordaz, completó su formación intelectual en Roma, donde residió largo tiempo y gozó de la protección de los emperadores de la dinastía Flavia. Su primer libro, dedicado a la inauguración del Coliseo, le valió conseguir algún privilegio. Al cambiar la dinastía volvió a su tierra natal, donde gozó de la protección de una dama llamada Marcela. En el año 86 Marcial publicó doce libros de epigramas. En ellos hay una temática muy variada que refleja de modo realista la vida y costumbres de la sociedad romana: espectáculos, banquetes, rencillas literarias, médicos inexpertos, etc. Como conclusión, sus más de 1500 versos ofrecen una visión irónica de la sociedad que le rodeaba. ADRIANO Vida y obra: Emperador romano de origen hispano (s. II). Famoso por su inclinación a la cultura griega, su afán por revitalizar la religión antigua, su carácter humanista y tolerante y su apasionada relación con el joven Antínoo. Poco antes de morir compuso un famoso poema.

AUSONIO Vida y obra: poeta latino natural de Burdeos (310-395). Tuvo cargos políticos importantes y estuvo muy bien relacionado con la corte imperial. Se convirtió al cristianismo y tuvo buena relaciones con personalidades de la iglesia, pero mantuvo una posición vital muy cerca del paganismo. Es conocido por sus poemas y sus epístolas.

3

POEMAS
POEMA I. CATULO
Catulo invita a Lesbia a vivir y a sentir con él el amor sin complejos, ya que la vida es muy corta. Vivamos, Lesbia mía, ¡amémonos! Vivamus, mea Lesbia, atque amemus, Y démosles el valor de un as Rumoresque senum severiorum A los rumores de los ancianos severos. Omnes unius aestimemus assis. Los soles seguirán muriendo y volviendo a nacer;Soles occidere et redire possunt; Pero, una vez que nuestra breve luz se apague, Nobis cum semel occidit brevis lux, Sólo nos quedará una noche eterna Nox est perpetua una dormienda. Da mi basia mille, deinde centum, Que habremos de dormir. Dein mille altera, dein secunda centum, Dame mil besos, y después cien, Y después otros mil y otros segundos cien, Deinde usque altera mille, deinde centum. Dein, cum milia multa fecerimus, luego hasta llegar a mil más, y después cien. Conturbabimus illa, ne sciamus Finalmente, cuando llevemos tantos miles, Los dejaremos en el olvido, para no recordarlos, Aut ne quis malus invidere possit, Cum tantum sciat esse bassiorum.´ Y para que nadie sienta envidia Al saber que entre nosotros hubo tantos besos.

POEMA II. HORACIO Poema: un monumento me alcé…
Un monumento me alcé más duradero que el bronce, más alto que las pirámides de regia, fúnebre mole. Uno que ni el Aquilón ni aguaceros roedores vencerán, ni cuantos siglos rápido el tiempo amontone. Yo entero no moriré: gran parte de mí a los golpes vedada está de la Parca; e irá creciendo mi nombre, fresco entre coros de aplausos de nuevas generaciones, mientras haya ojos que miren el augusto sacerdote y muda Vesta, subiendo al Capitolio del orbe. Yo, si bien de humilde cuna, seré proclamado noble, en el yermo donde al cabo Fauno reinó entre pastores, y donde el violento Bufido al mar estruendoso corre. Lo seré porque el primero fui yo quien al duro albogue del latino arrancar supe eolios líricos sones. Préciate, pues, de tus méritos oh inflamadora Melpómene y mis cabellos tu mano con lauro délfico adorne. Odas, III, 30. Traducción de Rafael Pombo.

4

EXEGI MONUMENTUM AERE PERENNIUS… Exegi monumentum aere perennius regalique situ pyramidum altius, quod non imber edax, non Aquilo inpotens possit diruere aut innumerabilis annorum series et fuga temporum. Non omnis moriar multaque pars mei uitabit Libitinam; usque ego postera crescam laude recens, dum Capitolium scandet cum tacita uirgine pontifex. Dicar, qua uiolens obstrepit Aufidus et qua pauper aquae Daunus agrestium regnauit populorum, ex humili potens princeps Aeolium carmen ad Italos

deduxisse modos. Sume superbiam quaesitam meritis et mihi Delphica lauro cinge uolens, Melpomene, comam. Q. HORATI FLACCI CARMINVM LIBER TERTIVS, XXX

POEMA III. HORACIO
POEMA IX. Carminum I, 11 («Carpe diem») No pretendas saber, pues no está permitido, el fin que a mí y a ti, Leucónoe, nos tienen asignados los dioses, ni consultes los números Babilónicos. Mejor será aceptar lo que venga, ya sean muchos los inviernos que Júpiter te conceda, o sea éste el último, el que ahora hace que el mar Tirreno rompa contra los opuestos cantiles. No seas loca, filtra tus vinos y adapta al breve espacio de tu vida una esperanza larga. Mientras hablamos, huye el tiempo envidioso. Vive el día de hoy. Captúralo. No fíes del incierto mañana.

5

POEMA IV. SULPICIA

(Traducción de Leonor Silvestri)

¡Al fin llegó Amor! ¡Al fin llegó Amor! Y llegó con tal fuerza que me da más vergüenza haberlo ocultado que haberlo mostrado. Convocada por mis poemas, Citerea, lo trajo y lo dejó dentro mi falda. Cumplió con su promesa Venus: ¡que narre mis goces quién no haya tenido los propios! Hubiera yo querido no enviar nada sino en escritos sellados, para que nadie me los lea antes que aquél que es mío, pero me alegra haber cometido esa falta. Me da asco componer mi rostro por el qué dirán. Se dirá de mí que digna estuve con un varón digno.

POEMA V. TÍBULO
Declaración No me apartará de tu lecho mujer ninguna. Nuestra pasión unida está por este compromiso. Eres tú sola quien me gustas, aparte de ti, en la ciudad, no existe muchacha que, a mis ojos, parezca hermosa. ¡Y ojalá a mí solo pudieses parecerme bella! Enfada a los otros: así yo estaré seguro,… No es conveniente provocar envidia; que se aleje el goce de la gente: quien sea capaz, disfrute en intimidad callada. Así podría yo feliz vivir en retirados bosques, donde no existiese sendero hollado por el humano pie.

POEMA VI. TÍBULO
DE NADA ME SIRVEN MIS ELEGÍAS, NI APOLO, EL INSPIRADOR DE MI CANTO… De nada me sirven mis elegías, ni Apolo, el inspirador de mi canto: aquélla siempre reclama oro con mano sin fondo. Id lejos, Musas, si no ayudáis al que ama: no honro a vosotras a fin de que se canten guerras, ni narro los cursos del Sol, ni cómo cuando la Luna ha completado su orbe, retorna dando vuelta a sus caballos; busco fáciles accesos a mi dueña a través de mis poemas: id lejos, Musas, si éstos nada valen. Elegías, libro II, elegía IV, vv. 13-20. Traducción de Hugo Francisco Bauzá.

6

NEC PROSUNT ELEGI NEC CARMINIS AUCTOR APOLLO… Nec prosunt elegi nec carminis auctor Apollo: Illa caua pretium flagitat usque manu. Ite procul, Musae, si non prodestis amanti: Non ego uos, ut sint bella canenda, colo, Nec refero Solisque uias et qualis, ubi orbem Compleuit, uersis Luna recurrit equis. Ad dominam faciles aditus per carmina quaero: Ite procul, Musae, si nihil ista ualent. Albii Tibulli Liber Secundus, IV, 13-20.

POEMA VII PROPERCIO
MIENTRAS TÚ, PÓNTICO, CANTAS LAS LUCHAS FATALES DE LA TEBAS… Mientras tú, Póntico, cantas las luchas fatales de la Tebas de Cadmo y la guerra fratricida y –¡ojalá me sintiera feliz así!– rivalizas con Homero, príncipe de los poetas (siempre que los hados sean propicios a tus versos), yo, como acostumbro, me dedico a mi poesía de amor y busco algo con que doblegar a mi altiva dueña; y se me obliga a ser esclavo no tanto de mi inspiración como de mi dolor y a lamentar los días penosos de mi juventud. Así transcurre mi manera de vivir, así es mi renombre, de esa forma deseo que se extienda la fama de mis versos. Que de mí alaben tan sólo haber agradado a mi culta amada, Póntico, y haber soportado a menudo injustas amenazas; que después me lea asiduamente el amante desdeñado y séale útil el conocimiento de mis desgracias. Si a ti también este niño te hiriera con su arco certero (y espero que nuestros dioses, ay, no lo deseen), llorarás desgraciado cuando, lejos los campamentos, lejos los siete ejércitos, sean sordos a tu llamada en eterno olvido; y en vano desearás componer versos enternecedores ni Amor, ya tardío, te inspirará poemas. Entonces ya no me verás más como un poeta de estilo ligero, entonces me antepondrás a los romanos dotados de vena poética; y los jóvenes no podrán guardar silencio en mi sepulcro: AQUÍ YACES, POETA GRANDE DE NUESTROS AMORES. Tú no desprecies con tu orgullo mis poesías: cuando Amor llega tarde, cobra un interés exorbitante. Traducción de Antonio Ramírez de Verger.

7

POEMA VIII. MARCIAL
POEMA XIII Lib. X, ep. 47. Las cosas que hacen feliz, amigo Marcial, la vida, son: el caudal heredado, no adquirido con fatiga; tierra al cultivo no ingrata; hogar con lumbre continua; ningún pleito, poca corte; la mente siempre tranquila; sobradas fuerzas, salud; prudencia, pero sencilla; igualdad en los amigos; mesa sin arte, exquisita; noche libre de tristezas; sin exceso en la bebida; mujer casta, alegre, y sueño que acorte la noche fría; contentarse con su suerte, sin aspirar a la dicha; finalmente, no temer ni anhelar el postrer día

POEMA IX. ADRIANO
Poema fúnebre Pequeña alma, blanda, errante Huésped y amiga del cuerpo ¿Dónde morarás ahora Pálida, rígida, desnuda Incapaz de jugar como antes...? Animula, vagula, blandula Hospes comesque corporis Quae nunc abibis in loca Pallidula, rigida, nudula, Nec, ut soles, dabis iocos...

POEMA X. AUSONIO
Poema a Gala Te lo advertía, Gala, envejecemos. Huye la juventud. Aprovecha tu primavera: una joven casta es una vieja. Me desdeñaste; furtivamente se ha deslizado la vejez y no puedes volver a llamar los días que pasaron. Ahora te lamentas y te quejas porque o ese deseo no lo tuviste entonces o no tienes ahora aquel cuerpo. Dame, sin embargo, abrazos y los placeres olvidados atenaza; dame: que, si no disfruto lo que quiero, disfrutaré lo que quise.

8

CUESTIONES DIDÁCTICAS
Hasta aquí esta breve, brevísima antología en la que has podido leer diez de los mejores poemas de la literatura romana. Te invito a reflexionar sobre ellos, y después, con calma, a trabajar sobre, al menos, cuatro poemas, de los cuales te voy a pedir que trabajes algunas cuestiones: CUESTIONES TEÓRICAS: 1ª Explicar brevemente el tema de cada poema. 2ª Relaciona el contenido del poema con la información que se te ha proporcionado sobre el autor. 3ª Los poemas II y VI incluyen una declaración de intenciones poéticas en las que el autor se posiciona sobre su obra literaria. ¿Estás de acuerdo con lo que afirma el poeta? 4ª Los poemas I y IV contiene datos de tipo íntimo y personal. Comenta este uso de la literatura como vehículo de sentimientos personales. 5ª Comenta si en el poema se da alguno de los siguientes tópicos literarios: a) carpe diem (invitación a gozar del momento, b) beatus ille (idealización de la vida retirada y tranquila), c) locus amoenus (idealización de la naturaleza, el campo, etc.), d) la culminación de la pasión amorosa, f) un amor no correspondido, g) fortuna mutabilis (no fiarse en el futuro ni en la suerte cambiante). h) aurea mediocritas (el término medio: aprecio por lo sencillo y cotidiano, lo que se tiene), i) ubi sunt...? (Dónde están ahora?): La muerte llega y todo lo iguala, sólo el recuerdo del pasado permanece. 4ª Señala los versos o frases que más te han gustado, y explica por qué. 5ª Opinión personal. CUESTIÓN PRÁCTICA Muchos autores hacen poemas partiendo de poetas clásico, dándoles un significado más actual o más cercano a su vida. Prueba tú a hacer lo mismo y, a partir un poema o de un grupo de versos con los que te sientas más identificada o identificado, anímate a elaborar un poema propio, como hizo Jorge Guillén y como incluso –con no poca ironía- me he atrevido yo Epodo 2 (Beatus ille) Horacio Feliz aquel que lejos de negocios cual la mortal gente antigua, paternos campos labra con sus bueyes, soltado de toda usura; ni por cruel trompa es despertado, mílite, ni el airado mar lo eriza, y el foro evita y los soberbios límenes de más potentes civiles... Beato Sillón. Gerardo Diego ¡Beato sillón! La casa corrobora su presencia con la vaga intermitencia de su invocación en masa a la memoria. No pasa nada. Los ojos no ven, saben. El mundo está bien hecho. El instante lo exalta a marea, de tan alta, de tan alta, sin vaivén. Feliz tarde (Alfredo) Feliz tarde de fútbol y birras La que me paso el domingo en el sofá sin más peso que un tercio y un plato donde picar, con el mando a mi alcance y el partido por empezar. ¡Que no me digan de crisis, de inflación y demás! Buen domingo por la tarde es el que voy a pasar.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful