Está en la página 1de 3

La relación del hombre con Dios

¿Puede el hombre relacionarse con Dios? ¿Eso es tan importante? 

¿No será más bien secundario? ¿No será antes prioritario la acción social, el compromiso, la
ética, las obras... y luego, más adelante si acaso, relacionarse con Dios?  ¿Será una
alienación? ¿Tal vez un refugio? ¿Por qué debe el hombre relacionarse y tratar con Dios?

Pero si se conoce bien la naturaleza del hombre, se ve que nada colma su corazón, creado
para lo infinito, capax Dei (capaz de Dios); nada colma el corazón creado del hombre,
excepto Dios mismo. Está creado por Dios y para Dios, necesita a Dios y sólo por gracia y
por fe, el hombre descubre a Dios, lo reconoce, lo abraza por amor y vive en comunión con
Él. Ahí comienza a realizarse la plenitud humana. Lo otro se quedaba pequeño e insuficiente.

Se hace problema de conciencia cristiana; y sabiendo perfectamente cómo el Evangelio


interesa a toda la humanidad, aún decimos de conciencia humana. El primero y principal
precepto del Evangelio, el que por Cristo resume, con el precepto del amor al prójimo, toda la
ley y los profetas, es el amor a Dios, en cuatro expresiones superlativas. “Amarás al Señor tu
Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente” (Mt 22,36) y “con todas tus
fuerzas” (Mc 12,33). Ningún deseo de Cristo está expresado con igual energía.

para nosotros como una tensión en sus palabras, que parece luchar con la dificultad que
encontramos los hombres en la observancia de esta ley suprema, como si el Señor supiese
cuán débiles y ambiguos amadores somos, llevados más al amor de nosotros mismos que al
de Dios (cf. S. Agustín, De civ. Dei,14, 28. “dos amores hicieron,
pues, dos ciudades...”). Y es extraño cómo se puede extorsionar en
nuestros días la interpretación naturalista del mensaje evangélico
hasta llegar a hablar de un cristianismo sin religión, todo él
tendido en línea horizontal, es decir, humana y sociológica, y
como olvidado de la línea vertical, o sea teológica y sobrenatural.

Fuente, Javier Sánchez M.


https://www.religionenlibertad.com/blog/58299/relacion-del-
hombre-con-dios.html
Actividad
Realizar en el cuaderno el ejercicio, luego tomar fotos bien nítidas o escanear y subirlo a la
plataforma Classroom
1. Por medio de dibujos expresa tres formas como te relacionas con Dios, el creador, el
dador de vida. Realiza una breve explicación.
1. Primero que todo me relacionó con Dios por medio de la oración, ya que es mi
mejor herramienta para tener un espacio con él, y eso me conforta como ser
humano.
2. También me relacionó con Dios por medio de la unión familiar, el amor, el respeto,
la tolerancia hacia mi familia.
3. Otra manera de relacionarme con Dios es por medio de lo que yo le puedo ofrecer
a mi prójimo, ayudo a mis amigas, doy desde mi alcance a quien no tiene.

2. Elige la forma como tu familia se relaciona con Dios, escríbela y luego redacta una
oración según el credo que profesen y cómo llamen a Dios (padre, creador, mi Señor,
otro)
Mi familia se relaciona con Dios por medio de la oración, cada domingo de la semana vamos
en familia a escuchar la palabra de Dios, por los lados donde vivo pasa de vez en cuando
indigentes, le damos agua o comida, me parece que también es una forma de relacionarnos
con Dios ya estamos siendo solidarios con el prójimo.

ORACION:

Papito Dios, hoy como todos los días no quiero pedirte nada, solo quiero agradecerte por
cada día que nos brinda, y nos da la oportunidad de un día más de existencia en este
mundo, gracias por la salud que le das a mis padres, mi abuelita, mis tíos, a mi y demás
familiares, gracias por permitirme convivir al lado de mi familia, por tener un techo donde vivir
y porque nunca me faltan los alimentos, gracias por darnos la oportunidad de seguir
estudiando por medio de la virtualidad, y poder compartir con mis compañeras y profesores,
gracias Dios por dejarnos disfrutar de tu hermosa creación. AMEN

3. Del texto anterior “La relación del hombre con Dios” elige dos frases y explica porque
te parecen importantes para tu vida.

También podría gustarte