Está en la página 1de 8

Los Recursos De Innovación Como Una Nueva Alternativas De Enseñanza En Los

Grupo 10 Y 11 Para Así Afianzar Los Saberes Y Pre Saberes De Los Estudiantes.

Presentado por
Elizabet Meza

Profesora
Amalfi Flores de la Ossa

UNIVERSIDAD DE SUCRE
Facultad de Ciencia
Licenciatura en Física
Proyecto Pedagógico Investigativo
Sincelejo-sucre
2020
PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA

Podemos decir que las nuevas tecnologías son innovaciones tecnológicas, puesto que

uno de sus objetivos es la continua superación de tecnologías predecesoras, por ende, de las

funciones que éstas realizaban. Ahora bien, no podemos decir que su mera introducción en

los centros y aulas puedan ser consideradas innovaciones educativas, por cuanto esto va a

depender más de las personas que las utilicen y el contexto en el que se inserten, más que

de ellas mismas.

En primer lugar, hemos de señalar que son muchos los elementos que pueden ayudar a

incitar y/o limitar la innovación, así como, las relaciones y el efecto recíproco que se

establece entre todos estos factores tienen un peso específico, tanto en sentido de inhibir su

uso como de incentivarlo. Además, existen muchas formas diversas de concebir el cambio

y la innovación educativa, pero como ya hace tiempo se viene asumiendo, las escuelas no

pueden cambiar sin el compromiso de los profesores, que los profesores no pueden cambiar

sin el compromiso de las instituciones en las que trabajan; que las escuelas y los sistemas

son de igual forma interdependientes e interactivos en el proceso de reforma.

Si bien, aunque no son muchos los resultados obtenidos, debido fundamentalmente al

carácter en exceso sintético de dichos informes, se evidencia una cierta desilusión por la

tardanza en el recibo de las dotaciones, la brevedad de los proyectos, la falta de

infraestructuras y la escasez de productos didácticos. Resultados que confirman los

obtenidos en estudios e investigaciones anteriores, tales como las realizadas por (Lienedito

1988). Escudero y otros (1989), por citar algunos. En ellos se realizan propuestas similares,

en cuanto a la necesidad de una mayor dotación de hardware y soÍtware', formación del


profesorado, así como, necesidad de establecer etapas flexibles de integración curricular del

medio, reconsideración de la estructura organizativa y funciones de los agentes implicados,

así como incrementar y posibilitar una mayor difusión y recogida de información sobre

experiencias, análisis, evaluación y reflexión sobre las mismas.

Desde la perspectiva del uso educativo de las nuevas, tecnologías, los docentes pasarían

a realizar tareas como las señaladas por Kook (1997): consultores de información„ y

asesores de los alumnos para ayudarles a que encuentren lo que ellos necesitan; integrantes

de equipos interdisciplinares (no sólo con colaboradores de su propio contexto; sino

también de otros lejanos pudiendo acceder a otros expertos, recursos y herramientas);

facilitadores de un aprendizaje crítico en un contexto colaborativo; diseñadores y

responsables de la implementación de cursos de formación; profesionales expertos

(capacitados no sólo para transmitir información, sino también para diagnosticar

necesidades, gestores).

El profesor innovador, como recientemente señalaba Aguaded (1999), es aquél

«profesional autónomo y activo con capacidad para diseñar estrategias didácticas, y de

reflexionar e investigar a partir de su propia práctica en el aula; esto es, un profesional que

actúa como mediador y facilitador de un aprendizaje participativo, cooperativo. acomodado

a la diversidad del alumnado y al contexto social, constructivo y a la diversidad del

alumnado y al contexto social.

En los últimos años, los materiales curriculares en formato digital no han hecho ninguna

aportación metodológica, en general, y se han limitado a reproducir el esquema de los

libros impresos sobre papel en formato electrónico, manteniendo en buena parte sus

limitaciones sin aprovechar las posibilidades del entorno digital.


En ocasiones, el uso prioritario de dispositivos conectados a la red bajo la premisa de

que «todo está en internet» ha lanzado a los alumnos a una navegación a la deriva en un

océano de información en el que a buen seguro naufragio.

El abandono de los libros de texto, en general, no ha dispuesto de una alternativa más

orientada a adquirir las competencias, más empoderadora y más avanzada. Como ya hemos

analizado, la cuestión es un poco más compleja que la simple introducción de una tableta en

el aula. Primero hay que definir con claridad cuál es la finalidad elegida para orientar el

aprendizaje, su objetivo y, a continuación, buscar el medio más adecuado para conseguirlo.

Se puede innovar cuando la opción metodológica ofrezca oportunidades a los alumnos y

sus educadores para vivir experiencias educativas que les supongan la construcción

conjunta de aprendizajes profundos, duraderos y transferibles. Oportunidades que dejan el

paso a los alumnos, para ceder el protagonismo que hasta ahora tenían los contenidos.

Oportunidades para que el rol del profesorado permita que los alumnos puedan crecer con

autonomía y al mismo tiempo les asegure el apoyo cercano del profesorado, atento en la

distancia. Oportunidades para equivocarse, para rehacer el camino, para trabajar

colectivamente, en cooperación, en la superación de retos verosímiles que

den autenticidad a las situaciones de aprendizaje.

Muchas de estas oportunidades pedagógicas asocian rápidamente al llamado trabajo por

proyectos. Este aspecto merece una reflexión que propondré en este mismo espacio

próximamente. Cuando la metodología empleada incorpore, entre otras, estas

oportunidades, estaremos ante una propuesta educativa innovadora. Es en este marco

pedagógico cuando hay que pensar qué recursos didácticos pueden ser un apoyo, el motor,
una herramienta que facilite el trabajo a aprendices y docentes. Posiblemente es el concepto

más escuchado. También se conoce como ‘ludificación’, ya que su principio fundamental

es incorporar la estructura del juego como medio de aprendizaje. La gamificación utiliza,

concretamente, la mecánica de los juegos, y la extrapola al entorno de la educación,

generando algunas ventajas significativas, como el compromiso y el deseo de superación.

Esto se consigue en parte por vincular el aprendizaje a una experiencia positiva al igual que

ocurre jugando.

Así, como sucede en un espacio lúdico, el estudio se convierte en una sucesión de

desafíos, insignias, retos, escaladas o metas en lo que se conoce como las ‘técnicas

mecánicas’. Además, se usan las ‘técnicas dinámicas’ referidas a la motivación del alumno,

incorporando conceptos como el estatus, la insignia, el logro o la competición. Como

explica el profesor de educación especial Celestino Arteta, autor de Educación

Tecnológica, “se trata de una nueva y poderosa estrategia para influir y motivar a grupos de

personas a través de técnicas para animar a las personas a realizar tareas que normalmente

se consideran aburridas”.

Finalmente, esta forma de concebir el aprendizaje, y por tanto la enseñanza, supone de una parte,

que aunque con el uso de este tipo de medios ocurre de manera diferente que con otras fórmulas,

ya que se ha constatado que muchas veces y de forma rápida los alumnos aventajan a los

profesores en su uso, así como presentan una alta motivación para participar y probar estos

nuevos medios, para que este aumento no sea plenamente debido al «efecto novedad», es

necesario que el uso que se haga de 'éstos medios no sea mera repetición de anteriores sino usos

más innovadores ''y guiados: Además, hasta ahora no se ha demostrado de forma tan rotunda ni

homogénea que su uso realmente produzca resultados significativos en el aprendizaje del


contenido objeto de estudio. Lo que sí parece claro es que requiere de las estudiantes

determinadas. destrezas y habilidades para el tratamiento de esta forma de estructuración y

organización de la información diferentes a las desarrolladas a través de la enseñanza tradición.

¿Cómo se pueden implementar las herramientas tecnológicas en la enseñanza de física

como un medio más entendible de esta asignatura en los grupos 10 y11 de las instituciones?

Objetivo general

 Evaluar la influencia de esta herramienta en el mejoramiento de la calidad de la

enseñanza de la física en el comportamiento de los estudiantes.

Objetivos específicos

 Identificar que herramientas y metodología fue acogida con as facilidad en la

enseñanza de los estudiantes

 Analizar la frecuencia de los resultados de cada uno de los estudiantes

 Verificar como las herramientas han sido adaptados en la enseñanza de la física

JUSTIFICACION

La importancia de la tecnología se ha acentuado junto con la intensificación de los

procesos de globalización de la producción y del mercadeo de bienes y servicios. A la par

de una creciente homogeneización de los procesos productivos y los satisfactores

producidos gracias a éstos - es necesaria una marcada y profunda especialización.


La ciencia y la tecnología son hoy en día herramientas indispensables para el desarrollo

económico, educativo y cultural de todas las sociedades. El tránsito a la llamada sociedad

del conocimiento será imposible sin un fuerte impulso a la ciencia y la tecnología,

entendidas en su más amplio sentido, que incluye a las ciencias sociales, naturales y

exactas, así como a las humanidades. Pero en un mundo culturalmente diverso, el

aprovechamiento social de la ciencia y la tecnología, así como la generación de nuevo

conocimiento, depende de una adecuada interacción ente aquellas (la ciencia y la

tecnología), y en particular entre lo que puede denominarse la cultura científicotecnológica,

con los otros aspectos constitutivos de las culturas.

Las políticas culturales, las políticas de ciencia y tecnología, así como las educativas,

deben ser sensibles a las diferencias culturales, con el fin de llevar adelante estrategias

adecuadas que fortalezcan la cultura científico-tecnológica, por una parte, y por la otra para

desarrollar la capacidad de los diferentes pueblos y grupos sociales que componen a las

sociedades modernas para aprovechar en su beneficio el conocimiento científico y

tecnológico, junto con otros tipos de conocimiento no científico, como los conocimientos

tradicionales. Los campos de la medicina y de la relación sustentable con el ambiente son

sólo un par de ejemplos donde los conocimientos tradicionales pueden hacer muy ricas

aportaciones y combinarse de manera exitosa con conocimientos científicos y tecnológicos

modernos. Para desarrollar la cultura científico-tecnológica, y al mismo tiempo garantizar

que las sociedades contemporáneas logren un óptimo aprovechamiento del conocimiento,

se requiere fortalecer los canales de comunicación entre los sistemas científicos y

tecnológicos y el resto de la sociedad, impulsar la educación en ciencia y tecnología, y es


necesario hacer también cambios en las instituciones, en la legislación y en las políticas

públicas.

Todo esto presenta desafíos para la comunicación de la ciencia, para la política, para las

políticas educativas, de ciencia y tecnología, de innovación, y de cultura, para responder a

los cuales es necesario utilizar el instrumental que ofrece la historia, la sociología y la

filosofía de la ciencia y la tecnología, así como el proveniente de los estudios filosóficos y

sociales sobre ciencia y tecnología.

También podría gustarte