Está en la página 1de 4

35.

Dvorak Cuarteto Americano No12 en Fa, Op 96

Nada más empezar, me encanta el inicio del tema A en el 1º


movimiento, porque me recuerda mucho al inicio de la primavera, cuando
todo se llena de color. Además, la melodía que inicia la viola y después
continua el violín 1º, tiente un aire exótico y bonito, que me gusta mucho.
Más tarde, hay un cambio de carácter, en el que tanto la melodía como el
acompañamiento está cargado de tensión; este momento me recuerda a
una tormenta. Después de esto, hay una modulación, y entramos en el
tema B. Ahora, la melodía la realiza el violín 1 de una forma muy
expresiva; el resto de instrumentos acompañan esta melodía con notas
largas. Unos compases más tarde, se unen la viola y 2º violín para hacer el
contrapunto de forma simultánea contestándose unos a otros, dejando al
violonchelo hacer únicamente el acompañamiento de notas largas. Una
vez ha concluido, volvemos al tema A y hay una repetición de todo. Más
adelante, siguen con la melodía del tema A, pero esta vez con algunas
variaciones para desembocar en otro tema diferente, el C, lleno de
contestaciones, y armónicos. Un momento que me gustó mucho fue
cuando en este tema la melodía la inicia el violín 2º, y, cuando el violín 1º
se dispone a hacer la melodía unos compases más tarde, el segundo violín
pasa a hacer el acompañamiento, después se une la viola y más tarde el
violonchelo, repitiendo el mismo patrón, dando lugar a una sensación de
desconcierto, sin saber muy bien a qué prestar atención. Además, justo
después, el 1º violín realiza la melodía, el violonchelo le va contestando, y
el resto de instrumentos hacen el acompañamiento. Más tarde, vuelven al
tema A, otra vez con algunas variaciones y con aire mucho más triste. La
línea melódica al principio es la misma, pero después, tanto el
contrapunto como la melodía va pasando de unos a otros y se contestan
de forma un poco caótica. Más tarde, vuelven a desembocar en una
melodía mucho más tranquila y expresiva que realizan violín y violonchelo.
Por último, después de un pequeño calderón, hay un cambio de carácter
para buscar ya el final.

El segundo movimiento comienza con un acompañamiento triste y


una melodía, que aparte de ser muy expresiva, está cargada de dolor y
tragedia. Esta melodía la realiza en primer lugar, el violín 1º y más tarde el
violonchelo, dándole un enfoque todavía más triste. Después, la melodía
vuelve a manos del 1º violín y el 2º violín es el que se encarga de hacer el
contrapunto, para más tarde hacer una melodía paralela de forma
simultánea. Una parte muy chula de este pasaje es cuando los
instrumentos hacen una pequeña modulación, cambiando la melodía,
pero dándole un enfoque todavía más trágico y nostálgico. Después de
esto, la melodía la sigue haciendo el 1º violín; el violonchelo le va
contestando, y el resto de instrumentos cambian el ritmo del
acompañamiento. Seguidamente, vuelve a haber una pequeña
modulación, adoptando otra vez ese punto nostálgico y trágico. Más
adelante, aparece un tema nuevo, el B, en el cual la melodía la realiza el 1º
violín y el segundo va haciendo el contrapunto, contestando a la melodía.
Una cosa que me ha llamado la atención de este pasaje es que, pesar de
que el violín haga notas tan agudas, el intérprete tiene tal dominio del
instrumento que no le suena mal en ningún momento, como suele pasar
en el registro sobreagudo de cualquier instrumento. Una vez repiten esto,
rompen con tensión y dolor, y la melodía que ya era de por sí triste y
melancólica, ahora lo es más. En esta parte, se te encoge el alma. En el
final, la melodía la lleva el violonchelo y el resto de instrumentos, hacen
corcheas como acompañamiento. Una de mis partes favoritas de este solo
es cuando hay una especie de cadencia, en la cual el autor realiza una
pequeña modulación que es muy expresiva y seguidamente, regresa a la
tonalidad original, para que el violonchelo termine el solo y así concluir
con el segundo movimiento. Una cosa muy importante de este
movimiento es que, sin las dinámicas, no se podría haber logrado ninguna
de las sensaciones que te producen.

En el 3º movimiento, volvemos al carácter del 1º movimiento, el


cual es mucho más feliz que el anterior. El inicio de la melodía la realizan
el 2º violín y el violonchelo. Unos compases más tarde, el violonchelo pasa
a hacer el acompañamiento y la viola comienza a hacer la melodía. Más
tarde, el violín 1º hace de forma breve la melodía, porque unos compases
más tarde vuelve a hacer blancas con puntillo acompañando. Esta
melodía, que va pasando de unos a otros y se contestan de forma rápida y
seguida, me recuerda mucho al campo, a niños corriendo, saltando y
pasándoselo bien. Después, comienza el tema B, y el tempo disminuye (ya
que es un piu mosso). En esta melodía hay un cambio radical con respecto
a la anterior, ya que es mucho más triste y hay una sensación de angustia
y tristeza presente. Ahora, la melodía la realiza el violonchelo creando un
ambiente de desesperanza, para que de repente, esta, pase al violín 1º y
el resto de instrumentos creen un ambiente de tensión gracias al
acompañamiento. Posteriormente, volvemos al tema A, cambiando otra
vez el carácter, pero esta vez con algunas variaciones. Ahora tanto la
melodía como el acompañamiento se responden unos a otros de forma
abrupta y muy seguida, creando una incertidumbre, sin saber muy bien
quién realiza la melodía. Tras un calderón, volvemos al tema B, cambiando
otra vez el carácter, en el cual la melodía es realizada por el 1º violín y el
resto de instrumentos, y vuelven a crear un ambiente de angustia. Una de
mis partes favoritas, es cuando en este tema comienzan a hacer
variaciones y la melodía ya no son blancas ni negras, sino que pasan a ser
corcheas, y el violín 2º ejecuta la melodía una octava más baja.
Seguidamente, vuelven a da capo hasta el final.

Por último, me gusta mucho el inicio del 4º y último movimiento, ya


que tanto la melodía como el carácter es parecido al del 1º movimiento,
pero este es mucho más animado y colorido. A pesar de que el
acompañamiento sea muy movido, la melodía, que es realizada por el 1º
violín, es fácil distinguirla. Esta melodía me recuerda mucho a la risa, ya
que, a pesar de que sea rápida, sigue siendo expresiva y bonita. Más
adelante, el 1º violín pasa a hacer otro tema cuya melodía no tiene tanto
movimiento rítmico, pero aun así, no pierde la esencia del vivace. Además,
es muy bonita y sincera. Más tarde, el ritmo se complica, y pasamos a un
estado de tensión. Pero no como la de los movimientos anteriores, porque
no es una tensión de tristeza. Una vez ha concluido este pasaje, hacen una
variación del tema del inicio, para ir acumulando tensión hasta que, unos
compases más tarde, explota y todos los instrumentos hacen la melodía
del tema principal, a la vez fortíssimo (esta es una de mis partes favoritas).
Justo cuando termina, comienza brevemente un tema nuevo, el C, cuya
melodía es mucho más tranquila, y está cargada de expresividad. Lo
armónicos son magníficos y después vuelven al tema A (inicial). Una vez
acaba, volvemos al tema C, en el cual la melodía la lleva el violín 1º.
Posteriormente, el 1º violín va haciendo el contrapunto, y el instrumento
que realmente tiene protagonismo es el violonchelo. Una vez finaliza esto,
hay un cambio de tempo y hay como una especie de introducción al tema
A, el que podemos escuchar compases más tarde. Aquí, la velocidad es
mayor que en todo el movimiento. Más adelante, volvemos al tema B, con
esa melodía cargada de expresividad y cuya cohesión entre los
instrumentos es magnífica. A continuación, vuelven al tema A, con algunas
variaciones, un cambio de tono y comienzan a acelerar. Ahora, la melodía
es realizada por los dos violines de forma simultánea, para que
finalmente, se quede el 1º violín solo, haciendo la melodía y resto de
instrumentos lo acompañen. Por último, los violines van juntos acelerando
y haciendo un crescendo buscando el final, que termina de forma
conclusiva.

De todas las piezas que he escuchado este es mi favorita, ya que en


ningún momento ha habido monotonía y tanto la melodía como los
contrapuntos me han sorprendido en todo momento. Realmente la he
disfrutado mucho.

También podría gustarte