Está en la página 1de 2

Desde mi punto de vista, cabe manifestar que los aportes de la Ley Orgánica de Protección del

niño niña y adolescentes son de gran valor y aportan soluciones al momento de un conflicto entre
la familia y los niños niñas y adolescentes, a la hora de este presentarse, ya que el legislador tuvo a
bien como enfoque principal la formación integral de los niños niñas y adolescentes partiendo de
la protección familiar en todos los sentidos incluyendo la educación, valor fundamental en la
formación del ser humano, ya que fue de gran envergadura lograr esta ley, puesto que, cada uno
a su juicio personal, tuvo como enfoque principal la formación integral del ser humano, partiendo
de lo espiritual y desde su concepción ya que desde muy temprana edad comienza ese proceso
de aprendizaje es decir los legisladores buscaban el bien común, empleando cada quien su
metodología, pero con un mismo fin. En cuanto a la aplicación de esta ley cabe destacar el
valioso aporte respecto a la familia y la educación, ya que establece que tanto la familia como el
educador hicieran que el alumno construyera su propio conocimiento, a raíz de una serie de
interrogantes durante su formación en la edad de niño niña y adolescentes, sino que por el
contrario, obliga que tanto la familia y el educador través del ejemplo que este dé al alumno, de
respuestas que lo lleven a una vida sana y con mucho sentido común y que poco a poco, consiga
una formación con mucho sentido, y así alcanzar el éxito de ser una mujer y un hombre de bien.

Entonces, es necesario rescatar y valorar el gran aporte de los legisladores, ya que gracias a ellos
hoy en día se siguen aplicando estos métodos en la educación, y la familia como el rescate de
saberes previos, la participación del niño niña y adolecente como eje principal de la enseñanza y
el aprendizaje, y más aún la democracia y la inclusión, porque los legisladores no hacen distinción
de personas, sino que todos tienen la oportunidad de aprender. El aporte de los legisladores y yo
en mi humilde opinión pienso que tanto la familia como la educación influyen de manera
extraordinaria en la formación del niño niña y adolecente, ya que como lo comente antes, el
legislador tiene muy claro que la familia y la educación comienza desde muy temprano, se podría
decir hoy en día, que el niño es estimulado y educado desde el vientre de la madre; es por eso que
se considera así, y que los niños niñas y adolescentes deban prepararse para el futuro en el
aspecto físico y espiritual, a ello se le podría atribuir una de las frases de Sócrates la cual dice: “El
objetivo de la educación es la virtud y el deseo de convertirse en un buen ciudadano.” La
formación debe ser como ya lo dije antes desde muy pequeños, para que cuando lleguemos a la
edad adulta, seamos ciudadanos de bien, con principios, valores y llenos de virtudes.

Puedo decir entonces que en el ánimo de los legisladores existió un un fin común que es que el
niño niña y adolecente debía ser un ser completo e integral. Y eso me parece muy bueno, aunque
lo que muchos sabemos decir es que no existe ser perfecto, pero sí somos perfectibles, podemos
buscar la perfección reflexionando sobre nuestras actitudes y corrigiéndolas, pero para ello hay
que ser conscientes y tener la voluntad de cambiar. Bueno pues, finalmente respecto a la Ley
Orgánica de Protección del niño niña y adolescentes se considera que la familia y la educación
nunca termina en el ser humano, que cada día tenemos algo que aprender y que esto termina el
día en que morimos. Es cierto, nadie sabe todo, sea profesional o estudiante, hay que estar en
constante aprendizaje, y en este sentido recuerden que hablamos de la familia y la educación, y la
ley no solo habla de eso tiene una serie de artículos q mi parecer ya están totalmente obsoletos,
de hecho ya algunos de ellos han sido derogados de la actual ley, Y en este sentido se debe
estudiar a fondo la ley completa a fin de efectuar las reformas que sean necesarias en cuanto a
otros capítulos y articulados, más aún en este mundo globalizado y competitivo. Es decir aceptar y
aprender que los tiempos han cambiado y como todo cambio, a mi parecer unos cambios en las
leyes no está de más, así se reforzaría más el poder a los sectores sociales con más necesidad de
justicia social. También considero que la preparación espiritual es fundamental para la persona, la
que la prepara para adaptarse al conocimiento y así decir que la educación debe ser para todos y
garantizado por el Estado. Así pues que todos sin excepción tenemos derecho a la Educación.
Finalmente debo mencionar que las filosofías de los legisladores me lleva a la reflexión de que
como futuros Abogados, debemos tener muy presente que la labor que debamos emprender tiene
que ser con énfasis, amor y dedicación; no como muchos que hoy en día, no les interesa más que
cumplir con sus horas de trabajo y en su remuneración; sin importar el fruto o el producto que
están generando con sus enseñanzas; para ello, si queremos ser formadores, hay que empezar por
formarnos como personas, con buenos principios y valores para llegar a obtener virtudes ya sea en
el ámbito familiar, laboral o en la sociedad y ser ejemplo de nuestros niños, que de nosotros
dependerá su formación. Tengamos presente que no todo es conocimiento, también existen
habilidades, destrezas, capacidades que debemos desarrollar en los estudiantes, lo que hará que
complemente su formación para convertirse en un ciudadano íntegro y de bien para la sociedad.
“No podremos cambiar al mundo, pero sí contribuir para ello”

También podría gustarte