Está en la página 1de 5

LA IMPORTANCIA PARA EL RECONOCIMIENTO Y DIGNIFICACIÓN DE

LAS VÍCTIMAS DE LA REPARACIÓN SIMBÓLICA

La violencia es una constante en la historia colombiana y es a causa de ella que se violan


los DDHH y el DIH. En Colombia se habla de una cultura de violencia en nuestro país, esta
situación no es aceptable ni admisible por esto es necesario superar la violencia, reparar a las
víctimas y crear una cultura de la paz y de la democracia conforme al ejercicio de los derechos
humanos. En función de este objetivo se busca reparar integralmente a las víctimas del conflicto
armado colombiano y restituir las tierras que fueron abandonadas o despojadas como resultado de
abusos o violaciones a los Derechos Humanos. Una de las modalidades de reparación de victimas
que ha ayudado mucho es la simbólica (arte, fotografía, monumentos, marchas, eventos etc) la
implementación de esta ayuda a sanar y perdonar, lo que ayuda a su vez, a la reconciliación
nacional.

El objetivo de la reparación simbólica es incentivar acciones de repercusión pública


dirigidas a la reconstrucción de la memoria histórica, el reconocimiento y dignidad del buen
nombre de las víctimas y reconstruir los lazos de solidaridad y confianza de la sociedad
colombiana, afectados por el conflicto armado.

En este orden de ideas, Colombia reclama que el Estado asuma su responsabilidad por la
violación de los DDHH de manera efectiva para así poder reparar adecuadamente a todas las
víctimas. Es decir, el reconocimiento de la responsabilidad estatal conlleva a la reparación social
y esto es indispensable para la ampliación de la democracia y el ejercicio de los DDHH.

La impunidad no permite la realización de los DDHH ni la consolidación de la


democracia por lo que es preciso superarla. Los abusos contra los DDHH deben ser denunciados
y conocidos no solo por las organizaciones estatales sino por la sociedad en general. Es urgente
que estos abusos no queden en la impunidad y se sancionen a los responsables y se reparen a las
víctimas. Esta es la forma de recuperar la paz la democracia y el goce de los DDHH.

En Colombia, se han empezado hacer esfuerzos por reparar a las víctimas de la


violencia, del conflicto, del narcotráfico, del desplazamiento y de los actos cometidos por el
mismo Estado como los asesinatos extrajudiciales etc.

Para la superación de la impunidad el Estado colombiano en los gobiernos de Uribe y


Santos adelantaron algunas acciones para llenar los vacíos en cuanto a esclarecer los hechos,
sancionar a los responsables y reparar a las víctimas: se fortaleció las prácticas y procedimientos
en esta materia, se perfecciono el marco normativo, se mejoró el control, se brindó atención a las
víctimas para repararlas, se revisó la eficacia de las instituciones responsables, se fortaleció la
coordinación institucional. Tal vez el resultado más importante en la materia fue el Compes 3411
“Política de lucha contra la impunidad en casos de violaciones a los derechos humanos e
infracciones al DIH, a través del fortalecimiento de la capacidad del Estado colombiano para la
investigación, juzgamiento y sanción” (Galvis, 2005, p. 17-38).
Otra acción que adelanto el Estado en el gobierno de Santos en el 2011 con el fin de
reparar a las víctimas de violaciones a los Derechos Humanos e infracciones al DIH fue la Ley de
Victimas y Restitución de Tierras (Ley 1448) mediante la cual se establecen medidas de atención,
asistencia y reparación integral a las víctimas del conflicto armado interno.

A su vez, en la sociedad colombiana se ha venido dando un fenómeno muy interesante


para superar la impunidad y reparar a las víctimas, se trata de la promoción de procesos
inclusivos y restauradores en los que participan la víctima, el victimario y la sociedad, lo que se
conoce como la reparación simbólica que es un mecanismo que integra a la comunidad,
promueve el arrepentimiento del victimario y la reconciliación.

En esta medida, la reparación simbólica es muy importante ya que mediante ella se


reconoce que se han lesionado derechos subjetivos y colectivos de la víctima y de la sociedad;
además, propicia la reparación de los perjuicios causados; fomenta la inclusión social de víctima
y victimario mediante el desarrollo de procesos dialógicos, y con ello contribuye a la
reconciliación social.

Por ejemplo, el cuadro expuesto en la Universidad de los Andes donde se muestra a las
víctimas del conflicto armado huyendo de sus tierras forzosamente es una manera de favorecer la
garantía de los derechos de las víctimas a la verdad y a la reparación, de propiciar el desarrollo de
procesos que permiten reconstruir el dialogo entre víctima, victimario y sociedad. Expresiones
simbólicas como este cuadro son conducentes a la reconciliación nacional, porque parten del
reconocimiento de los daños causados.

De igual forma, dichas expresiones simbólicas ayudan a la mitigación del sufrimiento de


las víctimas, su dignificación y ayudan al Estado colombiano a materializar efectivamente la
reparación de las víctimas en Colombia, así como el desarrollo de medidas tendientes a la
reconciliación nacional y que en sí mismas constituyan garantías de no repetición.

La reparación simbólica es entonces una forma de construir memoria histórica y reparar


de manera simbólica y emocional a las víctimas y desplazados por el conflicto colombiano. Este
tipo de reparación busca integrar a la sociedad en el proceso de reparación, acompañar a las
comunidades afectadas y darles esperanza, visibilizar este tipo de temas y sensibilizar a la
sociedad sobre ellos.
Frente a la violencia es necesario reconstruir la memoria histórica para poder esclarecer
los hechos, y por ende, no permitir la impunidad; la reparación de las víctimas; y la afirmación de
límites éticos y morales que la sociedad debe imponer a la violencia.

Un país como Colombia caracterizado por la violencia y el conflicto tiene una memoria
histórica que da cuenta del pasado y de todas las rupturas y contradicciones de este. Es esta
misma memoria la que permite dar cuenta de nuestra historia y por lo tanto permite reclamar
justicia. La memoria permite construir la historia que para el caso de nuestro país es una historia
de sufrimiento y dolor protagonizada por distintos actores.

De esta forma, a través de la memoria histórica se supera la impunidad y se hace justicia


para las víctimas de la violencia. Las víctimas del conflicto armado reclaman que se recupere la
memoria histórica, que el Estado asuma su responsabilidad histórica para así poder repararlas. La
reparación simbólica es un excelente mecanismo para esto.

Finalmente, es importante mencionar que los actos de reparación simbólica son medidas
de satisfacción contempladas en la Ley 1448 y que hacen posible recuperar el tejido social para
lograr procesos de reconciliación y perdón con la población víctima del conflicto armado.
Acciones de carácter simbólico han sido adelantadas por las organizaciones de víctimas como
mecanismo para mostrar su resistencia al conflicto y exigir la protección de sus derechos (Unidad
para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas, 2014).

Así, se han venido desarrollado acciones de reparación simbólica en el marco de las


rutas de reparación individual, colectiva y conmemoraciones, como la del 9 de Abril o el Día
Nacional de la Memoria y Solidaridad con las Víctimas derechos; diferentes murales, marchas y
eventos (Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas, 2014).

En conclusión, el Estado debe realizar y promover acciones de reparación simbólica para


dignificar a las víctimas. Actualmente académicos, organizaciones sociales y de víctimas han
desarrollado proyectos e iniciativas en este sentido. Para que las expresiones simbólicas de
reparación de víctimas sean reparativas, deben elevar la dignidad y la memoria de las víctimas.
Dichas expresiones simbólicas dejan una huella que evoca lo sucedido y obliga a que nunca se
olvide. Para que esta huella tenga efecto reparador, varias son las condiciones que deben ser
tenidas en cuenta: que la acción provenga del Estado, debe generar críticas morales, que genere
reacciones, ser una lección para generaciones futuras, es decir, sembrar las bases de no
repetición; debe promover la participación de las víctimas y transformar la relación entre el
Estado y la víctima.

BIBLIOGRAFÍA

Forer, A. (2012). Reparación simbólica: mecanismo eficaz para la justicia restaurativa.


El Espectador. Consulta realizada en diciembre de 2014, en el sitio web www.elespectador.com ›
Opinión

Galvis Ortega, L. (2005). Comprensión de los Derechos Humanos. Una visión para el
siglo XXI. Bogotá: Ediciones Aurora.

Ministerio del Interior y de Justicia de Colombia. (2011). Ley de Victimas y Restitución


de Tierras. Consulta realizada en abril de 2014, en el sitio web
http://www.unidadvictimas.gov.co/normatividad/LEY+DE+VICTIMAS.pdf

Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas. (2014). Medidas de


Satisfacción y Garantías de no Repetición. Consulta realizada en diciembre de 2014, en el sitio
web http://www.unidadvictimas.gov.co/index.php/91-intranet/1061-medidas-de-satisfaccion-y-
garantias-de-no-repeticion

También podría gustarte