Está en la página 1de 42

Las Aves: Vol.

II
Secuela cibernética

Acto I

Escena 1

(Fidel viste con playera, jeans y bata de científico, está en su laboratorio trabajando en el
computador. Suena su celular, tiene como timbre algún tema nerd. Fidel deja lo que hacía y
responde la llamada).

Fidel.- ¿Bueno?

Karen.- (Respiración agitada, se contiene) Fidel, Soy Karen.

Fidel.- ¿Karen? ¿Qué quieres? Estoy trabajando.

Karen.- Necesito hablar contigo. ¿Te puedo hacer video-llamada?

Fidel.- Pero si ya estamos hablando, ¿no puedes decirme por aquí?

Karen.- No te veo la cara desde que empezó la pandemia, ¿no me puedes dejar verte ni
por video-llamada? ¿Por qué nunca quieres hablar con…?

Fidel.- Bueno, ya, ya, ya. Te llamo por Skype.

(Fidel cuelga y le hace llamada por video, ella responde de inmediato. Durante la llamada
Karen estará inquieta, caminando y moviéndose con el teléfono de un lado a otro mientras
habla).

Karen.- Me metí en un problema, Fidel, me metí en un problema.

Fidel.- ¿Ahora qué hiciste?


Karen.- Se me fue la mano, Fidel, bueno, la boca.

Fidel.- Dime qué hiciste ahora.

Karen.- Me cerraron mis canales de YouTube. Me suspendieron mis cuentas en todas las
plataformas.

Fidel.- No sé por qué me dices eso a mí. No supondrás que voy a hackear el YouTube para
que te regresen tus canales. Ahora ya puedes dedicarte a algo de provecho, da gracias que
fueron tan amables.

Karen.- Fidel, hablo en serio, por favor, escúchame.

Fidel.- Bueno, ya, ya, ya. A ver, no te molesto más, desembucha. ¿No les gustó tu último
tutorial de “cómo limpiar pipi de gato con vinagre”?

Karen.- Por si no te lo han dicho, a veces te pones insoportable. (Karen mantiene una
actitud de acecho). Te advierto que es posible que estén vigilando esta llamada, te voy a
hablar en clave. Refesufultafa quefe yofo esfestafabafa pufublificanfadofo cofosafas
sofobrefe lafa panfadefemiafa…

Fidel.- Karen, espera, espera. No te entiendo nada.

Karen.- Quefe mefe pufusefe… ¡Hay Fidel, por Dios! Que me puse a discutir el tema de la
pandemia en uno de mis canales.

Fidel.- ¿Y eso qué tiene de raro?

Karen.- Que toqué algunos temas sensibles. Comencé a hablar del cierre de antros y
plazas, la gente comenzaba a comentar. Metí un poco de sátira política, mi canal tuvo más
views que nunca, a la gente le gustaba y me pedían más. Me metí con una que otra teoría
de la conspiración, 5G, Gran Reset, Geoingeniería… tuve más views que nunca, a la gente
le gustaba más y más. Hasta que, tonta de mí, se me ocurrió hablar de la vacuna en un en
vivo para el YouTube. Datos duros de la gestión del gobierno, la economía y también los
intereses de las farmacéuticas. A todos les gustaba, tuve más views que nunca, las
suscripciones aumentaban….

Fidel.- Oye, yo…

Karen.- Espera, eso no es todo. De pronto me cortan la transmisión en vivo y me


empiezan a llegar ataques de bots por todos lados. Tengo mi mail lleno de mensajes de
odio diciéndome que soy una anti-vacunas. No sé cómo consiguieron mi número pero
también tengo el WhatsApp repleto de spam, diciéndome que ojalá me muera del
coronavirus. Fidel, ¿conoces a Luisito Comunica, el influencer? Subió un video donde habló
sobre mi streaming. Se burló de mí diciendo que era una loca conspiranóica y que México
no avanza por gente así. Me llamó anti-ciencia, Fidel... ¡ANTI-CIENCIA! Solo faltaba que
dijera que soy Pro-Vida y de la Ultra-Derecha. Mi carrera se arruinó. Seré la burla viral del
internet, seguro ya hasta me sacaron memes. ¡Fidel, todo se fregó!

Fidel.- Lo siento mucho, Karen, pero yo…

Karen.- No pude aguantar que me dijeran anti-ciencia. Hice otro en vivo en Facebook para
aclarar la situación del YouTube y recuperar mis cuentas. Comenzaron a trolearme en los
comentarios, los mismos que se decían mis “amigos” se dieron la vuelta. Me molesté, ya
sabes cómo soy, muy de sol en Aries, me prendí y se me salió hablar de ti y de la abuela.
Dije que ambos son los más grandes científicos que pueda haber en la tierra. Puse los links
a sus documentales, dije que grabaríamos juntos un video donde comprobaríamos todos
mis argumentos… Apenas dije eso me volvieron a cortar la transmisión, bloquearon mi
cuenta de Facebook, eliminaron el contenido de mis páginas. No puedo publicar tampoco
en Twitter y ni el Instagram me deja hacer nada…

Fidel.- ¡Ay, Karen Eulalia! ¿Cómo se te ocurre decir tanta pen… tontada? Y lo peor,
arriesgando mi reputación y el legado de la Dra. Manzano, que falta de respeto para tu
abuela y para tu hermano… (Fidel es interrumpido por una llamada telefónica de su
asistente). Dame un momento, no me tardo nada. (Responde la llamada). ¿Dígame,
señorita Maldonado?
Asistente.- Hola, Dr. Fidel Eugenio, buenas tardes. Llamo por algunos asuntos que se
presentaron. Me informaron esta mañana que el apoyo para su proyecto “Estrategias de
estudio y preservación del eslabón genético entre los flamencos caribeños y
mediterráneos” fue cancelado por los administradores de la fundación, ya no se
encuentran interesados en apoyar ninguna investigación propuesta o que de alguna
manera lo involucre a usted.

Fidel.- ¿Suspendieron el proyecto? Pero si salimos mañana mismo para Grecia…

Asistente.- También aprovecho esta llamada para informarle que no le podré acompañar
en este viaje ni en ningún otro en lo futuro. Así mismo le expreso mi desconcierto y
absoluta reprobación a los argumentos arcaicos que usted y su hermana se empeñan en
promover. Sostengo que no consiento trabajar con un neandertal covidiota y probable
terraplanista. Adiós, Doctor Fidel Eugenio. (Finaliza la llamada. Silencio tenso).

Karen.- Fidel, ¿estás bien?

Fidel.- (Temblando) ¡Terraplanista! No solo arruinaste tu carrera, acabas de arruinar la


mía. Ya escuchaste a mi “ex” asistente. Sin Fundación no hay dinero, sin dinero no hay
viaje. Diez años de mi vida invertidos en esta investigación, luchando porque la gente no
me tome como un chiflado.

Karen.- Perdóname. (Después de un breve silencio) ¿Qué es ese proyecto del eslabón
perdido entre los flamencos y las aves marraterraneas?

Fidel.- Mediterraneas, Karen. ¿Cómo que qué es? Es el proyecto de mi vida. ¿Tú sabías
que los humanos y los pollos comparten un 60% de similitud en sus genes?

Karen.- Sigues con la obsesión con los animales transgénicos de la bruja... perdón de la
Dra. Eulalia Manzano.

Fidel.- La abuela desarrolló una teoría evolutiva que propone que los humanos y las aves
provenimos de la misma rama, solo que en algún momento nos separamos. Se hicieron
más pequeñas, sus brazos se extendieron hasta volverse alas y nosotros, bueno, pues
terminamos mezclándonos con los primates. ¿Tú has visto la anatomía de las alas de un
ave? Tenemos los mismos huesos: húmero, radio, cúbito, carpales, metacarpales,
falanges. ¡Los humanos en algún momento pudimos desarrollarlas! ¿No te parece
maravilloso? Mi investigación trata de eso. ¡Estoy en búsqueda del genoma AB-35, el
eslabón perdido! Si logro completar mi investigación, podremos reproducir este genoma
en nuestra secuencia. Podría crear al humano perfecto, volar sería nuestra nueva realidad
y nunca más un sueño.

Karen.- ¿Como Birdman?

Fidel.- Sí, algo así como Birdman.

Karen.- ¡Wow, que bello!

Fidel.- Sí, claro. Como sea, ya no importa. Tenía que viajar a Grecia para recopilar
información vital...

Karen.- ¿No puedes googlearlo?

Fidel.- No, Karen. Esa información no está en Google. Estoy siguiendo las pistas de un
papiro antiguo que encontró la abuela... Pero qué te digo, olvídalo. No tengo ni un peso
para seguir financiando este proyecto. (Silencio).

Karen.- ¡Hermano, perdóname! Mira, tengo una idea. No te desanimes. Como youtuber
he ganado algún dinero, también puedo vender algo de las promos de mis patrocinadores,
tengo un montón de tenis originales y nuevos. Tú sabes cómo soy, me las sé arreglar.
Llévame como tu asistente, yo te pago el viaje y hasta te consigo dos o tres contactos por
allá.

Fidel.- No tienes tanto dinero...

Karen.- Hermano, tengo bastante. Me han dejado buenas ganancias los videos sobre sacar
manchas de vino, las consultas de Tarot, las clases de yoga y los masajes...
Fidel.- Tú no sabes nada de ciencia, ¿cómo vas a ayudarme?

Karen.- Creo que me estas subestimando. También crecí con la abuela Eulalia. No me
gustaba nada de lo que hacían, pero ahí estaba, observando. Digo, no soy la más científica,
pero soy la más Aries hija del carnero solar. Tú sólo dime lo que hay hacer y no se diga
más.

Fidel.- Está bien, no tengo otro remedio. Vienes conmigo, pero por favor, te lo suplico
Karen, tenemos que viajar con perfil bajo, tu carita de influencer anda por ahí rondando,
no quiero que nos reconozcan y nos bajen del avión...

Karen.- Es un trato.

Escena 2

(Fidel y Karen con cubre bocas en la pista del aeropuerto, paquetes y maletas siendo
cargados. El piloto carga la bolsa de Karen, se toman una foto. Ella hace tomas de registro
para su travel-vlog).

Karen.- ¡Esto va a ser increíble! ¡Voy a recuperar mis canales de YouTube!

Fidel.- ¿No te dije que perfil bajo?

Karen.- Sólo estoy documentando, es importante documentar. Aparte, ni puedo publicar


nada... (en voz baja, a la cámara) a no ser en mi grupo de Telegram, con los anti-vaxers.
(Mientras comparte el video dice en voz alta lo que escribe). “En camino a una aventura.
Emoji de avión. Venceremos al sistema. No al 5G, Los amo. Emojis de corazón.” (Fidel
voltea a verla con cara de “¿En serio?” Karen responde con un gesto de “¡Ups!”).

Escena 3

(Interior del avión. Antes de sentarse Fidel rocía spray desinfectante en los asientos. Karen lo
mira, Fidel mira a Karen).

Fidel.- No está de más.


(Se sientan. El abordaje continúa, se dan los protocolos de seguridad y despegue. Se abrochan
los cinturones, se ponen cómodos en los asientos. Karen toma fotos y notas de audio. El avión
despega. En pleno vuelo comienzan a transmitir la película “Birdman”, de Iñarritu).

Karen.- ¡Mira Fidel! De la que hablábamos ayer. Es una señal, ¿no crees? Me vibra que es
una muy buena señal, ¡que emocionante! (Documenta). ¡Wow! Sí se ve sexy en su traje.
¿Así nos veríamos?

(Fidel no responde, saca su tablet para leer y se pone sus lentes).

Karen.- Ya la vi. ¿Qué lees? ¿Es tu investigación del fonema?

Fidel.- Genoma. No, estoy leyendo notas arqueológicas sobre el papiro griego.

Karen.- Cuéntame de tu papiro ese de Aristóteles o Sófocles o ¿quién era? Esos griegos,
de repente, todos sus nombres suenan igual.

Fidel.- “Las Aves”, un documento original del gran iniciado Aristófanes.

Karen.- ¿Es un cuento?

Fidel.- Es una comedia griega. Cuenta la historia de dos viejos alfareros que parten de
Atenas guiados por un grajo y una corneja. Van en busca de Abubilla, el convertido en ave.
Pero aquí la historia no importa tanto, lo que importa es leer entre líneas. Aristófanes no
sólo escribía por escribir, no. En sus papiros dejó fórmulas encriptadas, cálculos
escondidos en los versos, hay sustancias referidas por los personajes, en las didascalias se
describen procedimientos. Necesitamos leer entre líneas, es la parte importante...

(Mientras Fidel habla, Karen se va quedando dormida. Fidel se da cuenta, apaga la tablet y
también se queda dormido. Una alarma del avión despierta a los Hermanos, el piloto anuncia
que estarán aterrizando en Atenas en unos minutos. Fidel se levanta para ir al baño, al
hacerlo se le cae un dispositivo del bolsillo del pantalón. Karen se dispone a hacer registro de
vlog pero ve el dispositivo tirado).

Karen.- Oye, Fidel, se te cayó esto. ¿Para qué sirve?


Fidel.- ¡No vayas a apretar ese botón!

(Karen aprieta el botón. Una luz roja parpadea, en el avión se comienzan a sentir turbulencias
y se llena de humo. Sale el piloto de la cabina).

Piloto.- ¿Quién fue el gracioso que activó un pulso electromagnético durante el vuelo?
Vamos a darle un aplauso por paralizar todos los controles, vamos en picada y directo al
suelo. (Gritos de los pasajeros). ¡Calma, calma! Que no panda el cúnico. ¿Alguien se sabe
el chiste en el que van un gringo, un ruso y un mexicano juntos en un vuelo?

Fidel.- (A Karen) ¿Tú te sabes ese chiste?

Karen.- (Al piloto) ¿Es el de que sólo tienen un paracaídas?

Piloto.- (Vestido de paracaidista se lanza por la puerta del avión) ¡Ese mero!

Escena 4

(El humo llena todo, los hermanos se abrazan, se escuchan gritos, crujir de turbinas y luego el
aterrizaje forzoso. Silencio. En medio del humo, salen Karen y Fidel. Aparecen en campo
abierto).

Fidel.- Ahora sí nos jodimos de veras, Karen. No nos queda nada.

Karen.- No te veo. ¿Estás bien, Fidel?

Fidel.- Estamos perdidos en medio de quién sabe dónde, Karen Eulalia ¿Cómo se supone
que esté bien? Nada de esto hubiera pasado si hubieras mantenido la boca cerrada.

Karen.- Oye, agradece al menos que estamos vivos.

Fidel.- ¿Y qué pasó con toda la gente del avión?

Karen.- No lo sé. Tal vez se salvaron por la magia de la edición.


Fidel.- Estamos en medio de la nada, solos, sin agua ni alimentos… A ver si ahora tus
astros nos pueden dar algún consejo.

Karen.- Pues, al menos ahí quedó la comida del avión regada por el suelo. Mira, por ahí
hay unos churrumais y también takis fuego.

Fidel.- ¿Cómo vamos a alimentarnos con eso? ¿La gente no sabe todo el daño que la
comida chatarra le hace al cuerpo? Es uno de los principales inhibidores de nuestra
transformación en aves. Y no te rías, que es en serio.

Karen.- (Riéndose) ¿Y la chiflada soy yo? (Karen voltea y deja de reírse, atónita).

Fidel.- De veras, se te sube la glucosa y entonces la sangre se…

Karen.- ¡Fidel!

Fidel.- La sangre se coagula, se te ablanda el hueso... los expertos le llaman el mal de los
takis fuego…

Karen.- ¡Fidel!

Fidel.- Y lo peor es cuando comienzas el proceso de metamorfosis, te salen las alas al


revés, te pones todo visco y con un poco de escoliosis.

Karen.- ¡Fidel!

Fidel.- ¡Qué!

Karen.- ¡Mira allá adelante!

Fidel.- A dónde, Karen Eu… ¡AY, NO MANCHES!

(Frente a ellos está un ave con forma humana junto a un gallo viejo. Discuten con señas
acaloradas. Al darse cuenta de que los hermanos los han visto, el ave humana saca un látigo y
amenaza al gallo, quien se dirige lentamente hacia Karen y Fidel. El gallo se coloca solemne
ante ellos, le sale una voz tosigosa).
Gallo.- Coh Coh, jrogh mpo-po... puaj... quiquiri coff... (Karen y Fidel, atónitos. El gallo, al
darse cuenta de que no lo entienden, vuelve a toserles). Coh…. Coh… jrogh… mpsss…

(Karen y Fidel asustados, se colocan sus cubre bocas).

Karen.- Si te escuchamos, amigo… pero no te entendemos.

Fidel.- Karen, estamos en Grecia, paraje remoto. ¿Cómo crees que nos va a entender él a
nosotros?

Karen.- ¡Ah, perdón! Siu teu escuchamoskratos, pero noi te entendemudopolos…

(Fidel se lleva las manos a la cara de la vergüenza. El ave con forma humana se acerca).

Pistetero.- Lo que mi fiel criado decirles quiere, es que el gran señor Pistetero, amo… que
digo amo, el Dios de este lugar, se encuentra ante ustedes.

Karen.- Qué chistoso, habla como el Master Yoda.

Fidel.- ¡Karen!, no lo ofendas, él es el mismísimo señor Pistetero, el protagonista de la


comedia de Aristófanes… Debe haber escuchado las frecuencias del dispositivo que
activaste. (Sonríe tímidamente) Acepto que nunca imaginé que hablara tan chistoso.

Pistetero.- No te preocupes, extranjero. Dichoso eres tras haber llegado del Dios de las
aves a la humilde morada. (Se escucha un trueno en el cielo). ¡Aunque te pese maldito
Zeus! (Remedándolo) Yi ti diji qui ti ni iris diis… ¡Largo de mi vista! Y díganme, ilustres
metalipajaronautas, ¿de casualidad traerán con ustedes algo de comer? Hace tiempo que
no llueve, bocado no prueba mi Gallo desde antier.

Karen.- Le trajimos muchos churrumais y takis fuego.

Pistetero.- ¡Por los dioses culinarios! Me encantan los takis, aunque se me suba la glucosa
luego, luego. (Chasquido del látigo, el Gallo va a recoger las botanas del suelo para
servírselas en un tazón a Pistetero). Encontrar ya no se pueden esclavos tan buenos.
Sentémonos todos, también tú, Gallo. Mientras comemos cuéntenme de su tierra, cuál es
su Historia y las costumbres. Digan de sus familiares, quiénes son ilustres, quienes
vulgares... por último, de su negocio por aquí, ofrézcanme muchos detalles.

Fidel.- Mi nombre es Fidel Eugenio.

Karen.- Yo soy Karen Eulalia, pero puedes decirme Lalis.

Fidel.- Todo empezó antes de que ninguno de los dos naciera. Nuestra abuela comenzó
importantes estudios sobre la genética de las aves que la llevaron a descubrir el laberinto
de nuestra evolución... Resulta que un día... (El volumen va disminuyendo mientras la
imagen se funde a negro. Cuando vuelve la imagen ha pasado algún tiempo, ya están en el
café con galletas chokis). Y así fue como, gracias a mi abuela, descubrí el mensaje
encriptado del libro prohibido de Aristófanes.

Karen.- ¿Prohibido de dónde?

Fidel.- ¿Alguna vez lo habías leído?

Karen.- No.

Fidel.- Precisamente descubrirías los cambios y re-escrituras impuestos por un sistema


retrógrado que oculta el conocimiento.

Karen.- Y a mí me dicen la conspiranóica…

Fidel.- Porque tú eres una anti-vacunas que quita manchas de sofás y yo soy un científico
que quiere hacer evolucionar a nuestra especie a una nueva era de libertad.

Pistetero.- ¿Diciendo estás que descubriste cómo convertir en aladas criaturas a los
humanos? Eso solo lo sabíamos yo y Aristófanes, el iniciado; el secreto logaritmo a Zeus
un día le robamos.

Fidel.- Es por eso que mi abuela y yo lo investigamos… Desde que ella murió yo continúo
esa búsqueda que nos trajo hasta acá.
Karen.- Perdón, pero fue el accidente lo que nos trajo, no tu investigación.

Fidel.- ¿Y no fue mi dispositivo emisor de frecuencias lo que llamó a Pistetero?

Pistetero.- Aunque eso sea cierto, y de la vibración aún me duele la cabeza, tu idea carece
de razón… los humanos están hechos para caminar, no para tener alas, ya serían pájaros si
no. (Se rie).

Fidel.- Tú eres la evidencia de lo contrario. Podríamos intentarlo, lo predijo Aristófanes


hace muchos años, no creo que en tanto tiempo los humanos no hayan aprendido a ser
mejores.

Karen.- Fidel, está comprobado que ninguno pueden resistirse a los videos con gatitos, y
qué te digo de la fiebre del Pokemón Go, está claro que no están listos para evolucionar.

Fidel.- Es que las aves tienen algo que es diferente a los humanos, las alas nos harán
mejores. Todo está en el huevo sin germen, el origen sin pecado, si le damos a los seres
humanos un nuevo inicio sin prejuicios es posible que alcancemos todo lo que siempre
hemos soñado. (Silencio). Como Aries deberías saberlo…

Karen.- Ah, sí, ya lo sabía... Por supuesto.

Fidel.- Después de mucho tiempo estudiando descubrimos que todo está en el principio
físico del canto de los pájaros, que con amplificaciones y las correctas modulaciones, una
combinación de hierbas exóticas, unas leves descarguitas eléctricas… cosa de nada…
azúcar, flores y muchos colores, generan mutaciones en el código genético que hacen que
al rato te salgan unas alas precoces.

Karen.- Para eso mejor me tomo un Red Bull, me dan alergia las descargas eléctricas.

Pistetero.- ¿Esperas que las aves del mundo cantando vayamos al oído de cada humano
solo para cumplirles su capricho de tener alas? Niño, más importantes cosas que hacer
tengo. (Se come unas chokis y se limpia los dedos).
Karen.- Un segundo… ¿Qué tan poderoso es el canto de los pájaros?

Pistetero.- Ni te lo imaginas. Por todo el mundo con el canto en varios tonos propagan su
mensaje.

Fidel.- Muy poderoso. Se ha descubierto también que aumenta la intensidad cuando se


paran en los cables.

Karen.- ¿Lo suficiente como para interferir en las frecuencias de telecomunicaciones, y


más precisamente, en la señal de internet?

Fidel.- Ya sé por dónde te quieres meter…

Karen.- ¡Cállate! A mí se me ocurrió, cerebrito, así que yo lo cuento. Propongo que


aprovechemos que la gente es esclava de la nueva plaza pública que son las redes
sociales... Secuestremos la red, usemos las frecuencias que dicen. De manera que todas
las bases de datos, mensajes, audios, imágenes y video se propaguen por una nueva red
social que vamos a inventar, llamada… llamada… ehm… “Me lo dijo un pajarito”…

Fidel.- ¿Me lo dijo un pajarito?

Karen.- Obviamente yo voy a tener un perfil con millones de seguidores… y seré la


matriarca de la nueva plataforma CucupíoNet.

Fidel.- ¿CucupíoNet? No sé cuál suena peor.

Pistetero.- Se va poniendo interesante, digo yo.

Karen.- ¿Quieren guardar silencio los dos? Tú tuviste toda una vida y ni así no se te ocurrió
una idea tan buena.

Fidel.- Bueno, ya, ya, ya. Esos nombres van a ser. Necesitamos convocar a las aves para
que nos ayuden a llevar a cabo los experimentos… si tan solo alguien pudiera hacer que
vinieran…
Pistetero.- Muy bien se expresan aquí el Dr. Beakman y Dora la exploradora. Entendiendo
estoy que con esta idea suya tal vez salvamos un poco del hábitat de los pájaros. Sin
autos, aviones, locomotoras o barcos, apreciaría más los árboles si en ellos viviera la raza
de los humanos... cuando tengan alas. Ustedes dos recojan por favor la basura que
dejamos. Llamemos nosotros a los pájaros, mi fiel esclavo Gallo. Y veamos en lo que para
esta obra de teatro. (Toma aire y sale volando) Currito, currito, currito…

ACTO II

Escena 1

(Tras el llamado de Pistetero los pájaros van inundando el espacio. Traen una enorme pluma
de la fantástica Ave Roc).

Pistetero.- Fidel, Karen, ahora sabrán por qué sus planes con nosotros significan mucho
para mí y para el orden que ha sido mi intención establecer. Suban a la pluma.

Fidel.- (Asombrado, sube) ¿Y esto cómo vuela?

Pistetero.- Mis esclavos-pájaro lo elevan, no se preocupen y suban ya.

Karen.- Eso de los esclavos ya no me está gustando.

Fidel.- Karen, ¡súbete ya, deja de estar rezongando!

(Un ave vuela hasta la pluma-móvil trayendo una bandejita con tres porciones separadas de
hongos).

Pistetero.- Ahora bien, para que el asunto funcione, que se coman uno de estos necesito.
Por favor, tome cada uno el suyo. He acelerado su efecto, así que actuarán una vez los
coman. ¡De Eleusis son, están muy buenos! (Pistetero come su porción de hongos. Fidel y
Karen, divertidos, hacen lo mismo. Se mira en sus rostros el efecto inmediato). ¡Todo listo,
pajarracos, en marcha! (Latigazo).
(Muchas de las aves que se reunieron elevan la pluma con sus aleteos. Pistetero, Fidel y Karen
surfean por el tiempo. Llegan a la bóveda celeste donde observan una gran explosión. La
escena adquiere una atmósfera ácida. De fondo una música trippy. Durante la explicación de
Pistetero la realidad aparecerá distorsionada: cambios de colores, emojis, distorsión de las
voces, efectos de cámara como el ojo de pescado, cámara en mano).

Pistetero.- (Como guía de turistas) Hace unos 13 mil ochocientos millones de años, una
gran explosión la nada sacudió por entero, formando luego la materia, el espacio y el
tiempo. Todos dieron en llamar Big Bang a este gran evento. De polvo cósmico la nube
que salió volando pronto edificó sistemas planetarios, nébulas, cometas, todos los astros
con algunos hoyos negros. En la Tierra dio origen a elementos inertes que al combinarse
permiten la generación de moléculas que dan origen a la vida. Del agua salió el primer
organismo, con los cambios de la Pangea, migró hasta las placas terrestres, evolucionando
de aletas a patas y posteriormente a las alas pasando por los dinosaurios en el medio.

Karen.- ¡Ay, no manches! ¡Que lagartones tan horribles!

Fidel.- (Poniendo los ojos en blanco) ¡Son dinosaurios, sólo unos reptiles
sobrealimentados!

Karen.- ¡Cállate nerd, déjame disfrutar del viaje!

Pistetero.- ¡Hey! No discutan y gocen de este paraje.

(Pistetero, Fidel y Karen se esconden en la pluma para no ser vistos por un gran T-Rex).

Fidel.- (Susurrando) Y pensar que estuvieron ciento treinta y cinco millones de años en la
tierra.

Karen.- ¿Ciento treinta y cinco millones? ¡Hay unos que se aferran...! (Karen saca su
celular y toma una foto del T-Rex con flash, éste se da cuenta y los persigue) Ay no, no me
di cuenta, perdonen.

Fidel.- ¡Siempre tan imprudente, Karen Eulalia!


Pistetero.- Cuando volvamos te vas a dar cuenta de que no tomaste ni una foto. (Latigazo)
¡Ea! A sacarnos de aquí, pajarracos. Avancemos en la historia hasta la aparición de los
primeros géneros relativos al ser humano, en el momento exacto en que pudo vincular a
las aves con los primates, alguno de nuestros antepasados. (Imágenes de los antepasados
homínidos con fondo musical LSD de los Beatles).

Fidel.- Eso demuestra que el homo de la actualidad podría conservar sus características
simiescas y además poder desarrollar miembros emplumados. (Susurrando) El homo
aereus. (Sale una imagen del hombre de Vitruvio de Da Vinci pero con alas. Los tres llegan
a una fogata).

Pistetero y Coro de aves.- (Acompañados de imágenes y sonidos relativos) Uno de los


eventos más importantes fue el descubrimiento del fuego, con esto vinieron las grandes
migraciones humanas que posteriormente se convirtieron en los primeros asentamientos.
Con la agricultura y el dominio del ganado, comenzaron a mirar el cielo con sus astros y el
vuelo de las aves; el tiempo se usó para construir ideas, conceptos, religiones, lenguas.
Vinieron las nociones de política y en la era del metal, el desarrollo de mejores
herramientas. Esto impulsó a las primeras civilizaciones, con ellas vinieron las grandes
guerras. Las ciencias como la filosofía, la medicina y la astronomía fueron reinas. Se han
levantado y caído imperios tras arduas revoluciones desde Persia hasta nuestros días. Se
acabó la amistad entre las aves y las personas cuando estas se pusieron por encima de la
Naturaleza. Se anunció la muerte de los dioses inaugurando el siglo XX, con dos guerras
terribles y el progreso de la industria en las potencias mundiales. Los efectos en el medio
ambiente son notables, llegando al borde del desastre climático por el uso excesivo del
petróleo. Desequilibrio en todos los ecosistemas, en el mar, la selva y las ciudades, donde
siempre se viven circunstancias poco favorables.

Pistetero.- Fueron razones similares las que me llevaron a abandonar mi ciudad de origen
muchos años atrás…

Karen.- ¿No te pagaban bien en tu trabajo?


Pistetero.- Era un alfarero que ganaba dependiendo de lo que vendiera y además a pagar
impuestos estaba obligado, que luego eran más de lo que podía juntar.

Karen.- Lo mismo es de donde vengo. Tengo que declarar al SAT y ahora me buscan por
deudora. No he podido tener un trabajo estable donde no exploten a los empleados.
Freelancear y trabajar de youtuber, es lo que me ha salvado.

Fidel.- El panorama de la ciencia tampoco está nada bien, y se supone que debe ser un
pilar importante en las naciones.

Karen.- El poder y el dinero siempre están en pocas manos…

Pistetero.- Ciclos y oscilaciones. Lo que era mi ciudad es ahora la suya, resumamos.

Karen.- Bueno, un poco menos aburrida.

Pistetero.- Desde que salí de mi ciudad decidí el lugar en el que quería vivir. Mis
intenciones siempre han sido restituir el orden aviar, por ello mandé fundar la ciudad de
Piopío de las Nubes, que como Nubecucuclecia es conocida en la edición de Porrua. Ya
solo quedan ruinas de aquel sueño, solo bruma... (Los pájaros-esclavo parlotean en
desacuerdo. Pistetero saca el látigo) Dejen ya de conversar, alada chusma.

Fidel.- Con el plan que tenemos para la evolución humana y la señal de la CucupíoNet
estoy seguro que podemos construir el nuevo orden aviar. El punto no es restituir el poder
que las aves tuvieron en el pasado…

Karen.- Si no crear un poder pensado en el futuro. Las aves serán verdaderas diosas de la
web después de esto. (Suben nuevamente a la pluma del Ave Roc).

Escena 2

(La pluma llega con los tres a la entrada de una gruta con vegetación tupida. Suena música
que a Pistetero, Fidel y Karen les resulta imposible no bailar. Unos murciélagos salen del fondo
oscuro de la gruta. Dejan de bailar).
Karen.- Será este lugar el que me estoy imaginando…

Fidel.- No sé a qué te refieres…

Pistetero.- Amigos, les presento del mundo contemporáneo este famoso monumento, su
dueño anterior le llamaba la Baticueva, me la heredó con sus viejos instrumentos, supuse
que te haría falta un laboratorio.

Karen.- No me digas que conoces a Batman, que el corazón se me paraliza.

Pistetero.- Le ayudé en varias aventuras… antes que me dejara por amigos nuevos de la
Liga de la Justicia. Mea culpa, por presentarle a Diana… La Mujer Maravilla.

Gallo.- Cghiiiiihhhh… Cghiiiiihhhh…

Fidel.- (Ya dentro de la cueva) Es perfecto. Veo que funciona el comando central.

Pistetero.- Más potente es que Jarvis, la computadora de Iron man.

Fidel.- Este rayo de protones me parece ideal para la curvatura de las frecuencias.

Gallo.- Cuac, cuac.

Pistetero.- No es así, mi fiel esclavo, no es al pato sino al Pingüino al que derrotó con ese
aparato.

Fidel.- Calibradores biométricos, acelerador de partículas, supresores gravitacionales…


¿qué dice aquí? Gas anti-diversión.

Pistetero.- En el combate al Guasón parece que es lo que utilizó.

Karen.- No veo el Batimovil por ningún lado.

Pistetero.- Ese coche nunca suelta, es su juguete más amado.


Karen.- ¿Qué más habrá por acá? Voy a ver si encuentro el closet donde guarda su traje, la
máscara y la capa… (Desaparece por una de las puertas).

Fidel.- Tengo que empezar a trabajar. Perdí casi todo mi instrumental durante el
aterrizaje, pero logré rescatar mis notas con las fórmulas principales. Tengo que accesar
los datos en la computadora.

Escena 3

(Exterior de la Baticueva. Karen empieza a preparar su app para hacer streaming, le aparece
un anuncio de Rappi o Uber Eats).

Karen.- Bienvenidos de nuevo a LalysTrips. El día de hoy les tengo preparada una súper
aventura, les contare la historia de cómo llegué a la tierra de los pajaritos bellos, ahorita
me encuentro afuera de un lugar exclusivo y muy misterioso. Muero por contarles lo que
me dijo un pajarito sobre una red social que estará llegando pronto. Pero lo más inn es
que estará en la nueva web que va a suplir al mismísimo internet caduco y tóxico que
tenemos ahora, se está desarrollando en este lugar tan hermoso del que no les puedo
decir exactamente la locación porque ni yo sé cómo llegué hasta aquí. (Guiña el ojo) Pero
no sé por qué me late que estamos a las afueras de una ciudad así como muy gótica...

(Voltea el celular para que se puedan observar con más detenimiento las afueras de la cueva,
regresa la cámara y se da cuenta que en uno de los arbustos estaba una persona escondida).

Karen.- ¿Quién anda ahí? (Voltea pero la persona se vuelve a esconder). Algo muy extraño
está pasando, ¿vieron eso? Bueno, seguimos en vivo, que el tiempo apremia.

(Del arbusto se vuelve a asomar la silueta, se alcanza a apreciar que es un hombre viejo, sucio
y vestido a la usanza de la antigua Grecia. Karen rápidamente termina la transmisión sin
saber qué hace ese hombre ahí, se levanta rápidamente y se acerca poco a poco mientras
grita y avienta una piedra).

Karen.- Ya te vi pervertido… Sal aquí y di quién eres antes de que le llame a mis guaruras.
(En el lugar donde cayó la piedra, justo detrás del arbusto, se oyen un golpe y un quejido.
Evelpides se levanta sobándose la cabeza del golpe que acaba de recibir).

Evelpides.- ¡Auch! Si te refieres a aquel viejo con su Gallo, puedo decirte que tu cuerpo de
seguridad tiene muy endebles fundamentos… no temas, que no vengo a hacerte daño. Mi
nombre es Evelpides... (Karen extrañada) Deuteragonista en “Las Aves”... La comedia del
papiro de Aristófanes.

Karen.- ¡Ah, ya, sí, sí, sí! ¡Wow, otro personaje! ¿Y por qué no entras? ¿Qué es lo que
haces aquí?

Evelpides.- Vengo a decirte dos o tres cosas que debes conocer sobre el viejo Pistetero.
Pasajes oscuros y nada placenteros en su pasado que te causarán repulsión.

Karen.- ¿El que está adentro con Fidel? Pero si es un bombón... aunque sí está feo eso de
los esclavos. Nos ha contado muchas cosas de tiempos milenarios y dice también dice que
va a ayudarnos... ¿De ese Pistetero me hablas?

Evelpides.- Sí, pero apuesto que no sabías que es un traicionero, embustero y vil
pelafustán.

Karen.- ¿Pe… pero, por qué lo dices?

Evelpides.- Aparte de que es bien fiestero y llevó a Piopío de las Nubes a la quiebra, se la
pasaba todo el día en el exceso, bebiendo, durmiendo y co… miendo cuanto pudiera.

Karen.- Ay, pero eso es normal cuando estás en un paraíso como este, ¿no? Además yo
creo que se viene algo mucho mejor.

Evelpides.- ¡Eso es porque no conociste Nubecucuclecia en todo su esplendor! (Música


dramática) El lugar era algo maravilloso lleno de recursos naturales que en ese entonces
parecían interminables…
Karen.- Vamos a crear algo más atractivo y para todos, tipo resort. Va a estar bello, ¿qué
dices? Y sobre todo va a ser un Mundo Nuevo.

Evelpides.- ¡No arruines, te ruego, mi momento cumbre! Aquí tengo que contarte la
historia donde la verdad se descubre. (Se sienta y de una bolsa saca unos conocidos
muñecos, Woody y Buzz Lightyear. Suena la canción “Cambios extraños” de “Toy Story”.
Evelpides va contando los sucesos con su teatro de objetos). Canta, Musa, con apasionada
inspiración, cómo hace muchos años, en esta tierra que ahora me es extraña…Pis y Eve,
Eve y Pis, éramos los mejores amigos, recorrimos muchos caminos pero de pronto un día
todo cambió, él me traicionó... Se aprovechó de mí mientras se divertía con sus alas
nuevas. (Saca a Betty la pastora) Y su esposa, ¡la máxima traición la hizo a su esposa! A la
bella Sóber abandonó.

Karen.- ¡No me digas que Pistetero estuvo casado!

Evelpides.- ¡A poco no se los había contado!

Karen.- ¡Para nada, no idea! Pero segurito que Fidel sí lo sabía... como ya leyó la obra. Y
ella, ¿cómo dices que se llama? ¿Sigue viviendo aquí?

Evelpides.- Está refugiada pero sí, vive bien cerca. Se llama Soberanía.

Karen.- ¡Oh, my God! ¡Quiero conocerla! ¿Se podrá? ¡Estaría increíble entrevistarla para
mi grupo de Telegram!

Evelpides.- Bueno, pero te advierto que ella no recibe gente nunca, no sé en qué
condiciones la podamos encontrar...

Karen.- ¡No hay problema, tú solo dime cómo llegar!

Evelpides.- Con esta máquina voladora (Evelpides saca unas alas en miniatura, con un
gotero vierte un par de gotas). Retrocede un poco, no quiero que te vayas a lastimar.

Karen.- ¿Con esa cosita?


(La miniatura empieza a crecer, son las alas de Leonardo Da Vinci. Karen asombrada, quiere
tomar fotos y videos. Evelpides la toma de la mano y la sube de golpe a las alas).

Evelpides.- No hay tiempo que perder.

(Se les ve volando por el cielo, se escucha un ruido como de motor averiado).

Evelpides.- Creo que debí aceitar la maquinaria. Prepárate porque tendremos que hacer
un aterrizaje forzoso. (Gritos y porrazos mientras se funde la imagen a una textura de
polvo)

Escena 4

(En las ruinas de un templo griego está Soberanía que se encontraba esperando la visita de
Karen y Evelpides).

Evelpides.- Perdona nuestra torpe introducción, estimada diosa. Ella es uno de los
mortales que andan acompañando a Pistetero. La traje para que conozca también tu
versión de la historia.

Soberanía.- Siempre con tan nobles sentimientos, preciado Evelpides.

Karen.- (A la cámara) Esto medio huele a friend-zone.

Soberanía.- Para presentarme ante mi huésped con perfecto sentido. Te pido, estimado
amigo, que manejes las luces y le des play a aquel musical artificio.

Evelpides.- Al momento, divina majestad.

Soberanía.- (Canta con la melodía de “Heart of glass” de Blondie)

Con gran pasión


les vengo a cantar,
mi narración,
van a escuchar.

Impuesto tuve el fin


de irme a casar.
Sin otra opción
más que aceptar.

Creí en el amor
pero ya no más.
Aquel bribón
dejó el hogar.

Bien pronto decidí


mejor procurar
mi propio amor
y a mi Ciudad.

Y al fin, nadie ya decide si me siento mal.


Si todos los machos quieren resaltar,
van a presumirte lo que tú, y yo, mejor podemos las mujeres.

La hora llegó
de echarse a volar,
el miedo no
me va a ganar.

Cuando venga a mí
la libertad
mi corazón
la va a abrazar.

Y es así, cómo en mi pecho pronto tendré paz.


Todas mis hermanas lo conseguirán.
Podremos ser felices, sí.

¡Podremos ser felices, oh sí, y aquí, en esta nuestra Tierra!

No nos detendrán...

(Tras la canción de Soberanía, Karen está conmovida. Compartió incluso la actuación en su


grupo. Durante el canto muchas aves disidentes acudieron al lugar. La escena regresa a una
atmósfera casual).

Karen.- (Aplaudiendo) ¡Qué magnífico performance! ¡Qué historia tan conmovedora!


Aves.- (Emocionadas) Kikirikikikí, kokorokokokó, crucrucrucrucru, aghhh aghhh.

Soberanía.- Gracias, gracias.

Karen.- (Suenan notificaciones en su celular). Disculpa, lo pondré en silencio. Ay


Soberanía, que cosas tan feas has pasado aquí con ese pajarraco viejo.

Soberanía.- Han sido años penosos en los que muy poco lo he tenido a mi lado. Este pesar
no sé cómo remediarlo.

Karen.- Deberías alzar la voz, decir algo, revelar el pájaro que llevas dentro, convertir este
lugar en lo que siempre debió ser, una ciudad alada de los sueños.

Soberanía.- Antes lo he intentado, pero soy solo una.

Karen.- Conmigo somos dos y con las aves somos miles. (Se acerca a Soberanía) Únete a
nuestra empresa, tú eres la pieza que nos falta, nuestro eslabón perdido. Ven, vamos a la
Baticueva, ahí nos infiltraremos a los experimentos de mi hermano. Sé que Pistetero ha
estado colaborando con él pero ya no sé lo que puedan estar haciendo.

Aves.- (Molestas, indignadas, afilan garras y picos) ¡Cocorocococó, kururkughh,


agagagagagagh, cuaccuaccuac.! ¡Yo le saco los ojos! ¡Yo le picoteo el gaznate!

Karen.- Escucha, no hay tiempo para explicaciones. Ven conmigo y sé la voz de la Ciudad
de las aves. Tú sabes que la corrupción y las mafias del poder siempre son un riesgo.
Anhelas la libertad que te prometieron. ¡Que caiga de una vez el látigo de Pistetero!

Aves.- (Efusivas) Tititititikui tititititikui ¡Las aves estamos contigo!

Soberanía.- Pero… ¿por dónde empezar?

(Karen coloca el podio del mitin político. Da instrucciones a las aves para que retoquen
peinado y maquillaje de Soberanía. Coloca un tripié y ajusta su celular en él. Da instrucciones
para fijar una luz cenital en Soberanía y le acerca un micrófono).
Karen.- Yo seré tu directora de campaña. Lo primero que necesitamos son unas palabras
que inauguren tu política. (Efusiva) ¡Necesitamos un speech!

Un ave.- ¡Speech! ¡Speech! ¡Speech! ¡Speech! ¡Speech!

Karen.- ¡Shhh! Ahora bien, empecemos. Esta grabación no será en vivo, así que no hay
razón para ponerse nerviosa. Como no queremos que esto llegue a ojos y oídos de Fidel y
Pistetero, primero nos infiltraremos en su laboratorio y después decidiremos el
lanzamiento. ¿Todo listo?

Aves.- ¡Listo!

Karen.- Bien ¡Luces, cámara…acción!

Aves.- Jurujuijui, cracrapotoi cracrapotoi,

¡Tuvimos un sueño!

El más reconfortante de todos,

pues nos salían alas sobre las alas

y era más fácil volar.

Soberanía.- (Lentamente se levanta y fija la mirada en la cámara). Habrá un momento en


el que decidamos abandonar lo que hacemos porque no somos felices. Habrá un
momento en el que tengamos el valor de construir nuestra felicidad, el mundo en el que
queremos vivir. Habrá un momento en el que tengamos el valor de enfrentar aquello que
nos oprime en este sistema deficiente.

Aves.- Toitoitoicrox, papapapacú

Es el mismo sueño el que nos levanta.

No lo soñé hoy, es el mismo de años atrás


que ha sido más fácil dejar

que convertir en realidad.

Soberanía.- (Más efusiva) Habrá un momento en el que tengamos el valor para volar, y
cuando tengamos esa fuerza, junto con otros, buscaremos contagiarla en todos los
rincones del mundo y fundaremos una ciudad, la ciudad de la luz, la ciudad de los cuerpos
compartidos y de la sonrisa, de la honestidad, la ciudad de las plumas. Y entonces
bailaremos una danza infinita. Una danza de reflejos multiplicados para aquellos que
todavía no se convencen de venir.

Aves.- Cuaicuaicuai, lurulurulú, uhhuhuhuuuh

Unos muros se levantaban

sin forma de fronteras

pues estaban hechos del mismo deseo.

Somos muchos desplumados

pero siempre tuvimos alas.

Soberanía.- Esta ciudad tendrá abierta las puertas, pero no será fácil entrar. Hay que
demostrar ciertas cosas, hablar siempre con verdad. Cuando estemos listos bailaremos
una danza infinita y lo que digan nuestros cuerpos se volverá nuestra realidad. Habrá un
momento en el que quitemos del poder a los que quieren más. No nos sentiremos
satisfechas de la vida que se nos ha impuesto y tendremos la libertad de construir nuestra
ciudad. Uniremos nuestras manos y bailaremos. Será una danza infinita. Será una danza
alegre. Será una danza de las aves. No habrá fronteras en nuestra ciudad.

(Se diluye el cenital. Mucha efusividad en el set).

Karen.- ¡Bravísimo! Soberanía, estuviste magnífica.


Aves.- Cracrapotoi cracrapotoi, crghcrghcrgh, uuuuuuuuú.

Soberanía.- Gracias a todos por su animosa insistencia. Estoy segura de hacer esto. Es
hora de infiltrarnos en ese laboratorio de Fidel y Pistetero.

Karen.- (Mira su reloj) Sí. Mmm, si mis datos son correctos ya deben de estar iniciando sus
experimentos.

Soberanía.- ¿Cómo sabes?

Karen.- Me lo dijo un pajarito (Guiña el ojo hacia la cámara, la imagen se funde a negro).

Acto III

Escena 1

(En la Baticueva, Fidel trabaja con los instrumentos, prueba distintas frecuencias, mezcla
diversos compuestos químicos, observa nano partículas en el microscopio, las excita con un
láser. Pistetero y Gallo juegan alguna vieja versión del FIFA en un X-Box).

Fidel.- Todo está funcionando según las fórmulas de la abuela. Pronto estaremos pasando
a la siguiente etapa y necesitaré hacer pruebas en un cuerpo humano.

Pistetero.- Por lo pronto en otra parte habrás de buscar, que por aquí lo único a la mano
es un par de pajarracos.

Gallo.- (Mete gol). ¡Ghooooo…. cghh, cghh… glll!

Pistetero.- ¡No se vale, me estaban distrayendo!

Fidel.- No me refería a ustedes. Soy yo quien está destinado a ser el primer voluntario en
la evolución al homo-aereus desde el homo-sapiens.

Pistetero.- No vayas a olvidar el extracto de raíces que te traje.


Fidel.- Ya se encuentra en el compuesto. Tendremos que sintetizar el principio activo y
producirlo en cantidades industriales para todos los que vayan a querer un par de alas.

Gallo.- Qui, qui, ri… coh, cohh, cjngghh!!

Pistetero.- Así es mi fiel esclavo, el canto de todos los pájaros de importancia será
también en esta transformación mundial, saludad al nuevo Imperio de Pistetero y su red
social…

Fidel.- No tan rápido amigo, recuerda que estamos trabajando en equipo.

Pistetero.- Claro, claro, es solo que impulsos me vienen de las grandes conquistas de mis
amados griegos.

Gallo.- (Mete otro gol). ¡Ghoooghh, cg-glll!

Pistetero.- ¡Gallo tramposo!

Escena 2

(Mientras todos se concentran nuevamente en sus actividades entra Michael Jackson


a la Baticueva con música y pasos de “Smooth criminal”, Pistetero y Gallo,
emocionados).

Fidel.- (Gritando) ¿Qué significa esto? ¿Quién dejo entrar a esta persona?

Michael.- Me encantaría presentarme ante ustedes como el Rey del Pop, o simplemente
Michael pero ahora me estoy moviendo con un perfil más bajo, ¿You know what I mean?
Muchos creen que me morí, yo creo que por eso ahora me dicen el Ayowuki… ¡Ayo,
ayowuki, baby!

Fidel.- Yo también creí que habías muerto y en medio de los escándalos en Neverland, tu
rancho.
Michael.- Puros chismes de gallinero, todo aquello fue con el consentimiento de los
padres… y será mejor que ahí lo dejemos… en realidad todo el teatro del funeral fue para
evadir impuestos…

Pistetero.- Debo afirmar con orgullo que este es uno de los nuestros.

Michael.- ¡Hii, hiiii!

Fidel.- Lo que me interesa es saber cómo llegaste hasta aquí.

Michael.- Chequé la ubicación en los últimos mensajes que compartió mi amiga Lalys-
Trips en el grupo. Permíteme tantito, míralos, están aquí. (Le muestra imágenes del último
streaming).

Fidel.- ¡Ay, Karen Eulalia!

Michael.- Yo puedo ser la imagen de esta aventura, el ícono de la nueva sociedad. ¿Sabes?
No sólo puedo hacer las coreografías más espectaculares, hacer mega-conciertos en las
ciudades más importantes, si no que mi música y letras serán la mejor manera de llevarle
a todos el mensaje, porque doesn’t matter if you’re black or white… Llevo ya un rato
escribiendo canciones para la nueva ciudad de las aves…

Pistetero.- Pero cómo es eso posible, amigo, si todavía no la hemos fundado.

Michael.- Debe ser cosa del destino... o que ya me anda por salir del retiro… ¡Hii, hiiii!
Quiero que escuchen lo que las musas me trajeron con aliento inspirado… ¡Ay, solo espero
que no me salga un gallo!

Pistetero.- Échate la rola y no te estés disculpando.

(Michael comienza a cantar “Cucú de Piopió” de Natalia Ricalde. Escuchan contentos Pistetero
y el Gallo. Todas las aves se acercan atentas. Fidel Eugenio, en cambio, de brazos cruzados).

Michael.- (Cantando)
Ay, cómo lloraría el cielo
si yo no estuviera aquí.
¿Quién les abrirá los ojos,
si no un gallo infeliz?

¿Quién les dará la cosecha


o anuncie el cambio de estación?
¿Quién va a gritar "Tierra a la vista"
o cuando haya un ciclón?

Destronados de antes de nacer


encarcelados por doquier
nos quitarán la libertad.
¿Dónde quedó el cielo?

Quiero un sitio muy lindo


que sea muy bonito
para estirar mis alas
y volar

Es Cucu de Piopió, Cucú de Piopió.


Piopió de Cucú...

(Durante la canción, Fidel se acerca a Pistetero y al Gallo y los lleva aparte).

Fidel.- Recuerdan que necesitábamos hacer pruebas en un espécimen humano, ¿verdad?


Pues bueno, he estado pensando, no es que no confíe en mis cálculos, pero qué tal que
algo falla y qué mejor que hacer los primeros intentos con algún otro cristiano…

Pistetero.- ¿Te refieres a este sujeto?


Gallo.- ¿Alhh… Ahhhyyyo, ayowuki khii… coghhh?

Fidel.- A ese mero. Si todo sale bien, él sale ganando, si no, ya sabremos que ajustes hacer
en los aparatos.

Pistetero.- Me parece estupendo, ¿cómo hacemos para capturarlo?

Fidel.- Tú, Gallo, ve por delante y lo distraes con un par de picotazos. Pistetero y yo vamos
de cada lado con estos cables y mientras está bailando hacemos que los agarré.

Pistetero.- No se diga más, que pollo que viene en enero, bajo las alas trae dinero.

(Michael sigue cantando).

¿Quién dirá "Tierra a la vista"?


Es hora de cosecha
El cambio de estación
Cuando llegué un ciclón.

¿Quién va a decir es hora de madrugar?


¿Quién va a decir es hora de irse a acostar?

(Gallo va por delante y comienza a ejecutar el plan, durante el baile

Cucu de Piopió, Cucú de Piopió.


Piopió de Cucú...

(Michael toma los cables que traen los otros dos. Cae al piso, atolondrado).

Michael.- ¡Hii, hiiii!

Fidel.- Hay que llevarlo a la cápsula de crionización.

Escena 3
(Se lo llevan arrastrando, mientras están fuera entra un reportero a la Baticueva. Hace
señales a la cámara para que lo siga. Manda hacer un paneo de todo el laboratorio).

Reportero.- Estamos en vivo, reportando las noticias antes de que se vuelvan virales. Y es
que amigos, recibimos informes de actividad en este sitio, que si las fuentes no nos
engañan, se trata nada más y nada menos que de la Baticueva. Así es amigos, este
laboratorio secreto de nivel militar, donde al parecer experimentan con murciélagos y
otros organismos, se está utilizando también para lanzar ondas cerebrales a través de
tecnología HAARP para controlar a la población mundial… Y no es que en Botaneando la
Noticia, tu mundo con sabor a limón y salsa Valentina, creamos que los virus recientes
hayan salido de este laboratorio, pero queremos despejar dudas y obtener las
declaraciones del mismo Batman, si es él quien se encuentra detrás de este complot de
escala internacional… Pero, por ahí viene gente, acompáñenme, vamos a ver si
responden… ¡Señores! ¡Hey, aquí! Me permiten unas preguntas…

Fidel.- ¡¿Y ahora, ya se nos metió otro?!

Reportero.- Javi Alatorre de Botaneando la Noticia, quisiéramos saber a qué se debe la


reciente actividad aquí en la Baticueva. ¿Están preparando armas biológicas? ¿Estudiando
energías alternativas? ¿Hay alguna nueva entrega del DC Extended Universe en
perspectiva?

Fidel.- ¿Tú no trabajas para la televisión?

Reportero.- (Triste) ¡Trabajaba…! Digamos que con el cambio de gobierno la cosa se puso
precaria y me suspendieron el noticiero. Por ahora sigo con mi programa desde Facebook,
reportando con imparcialidad y conciencia ciudadana.

Pistetero.- Recuerdo haber visto tu noticiero, eso de... “¡Esta noche en Hechos!” mucho
me gustaba. ¿No fuiste tú al que descubrieron, de haber montado la captura de una
banda que ya estaba capturada?
Reportero.- ¡Ahí sí que no! No me echen a mí ese muerto. Ese fue Loret de Mola, el muy
inepto. (Solloza) Aunque bueno, no lo culpo, tienen que comprender todo lo que uno
tiene que hacer para conseguir publicidad pagada. Pero, sin más, continuemos. ¿Qué
planes tienen para la Baticueva en esta temporada?

Fidel.- Pistetero, Gallo, ¿están pensando lo mismo que yo?

Pistetero.- Otro pollo para el laboratorio. ¿Qué dices tú Gallo?

Gallo.- (Sacándole chispas a los cables, pícaro). ¡Cohh, coh, cohhhh!

Pistetero.- Dice que “alas, a la obra”. (Rodean al reportero).

Reportero.- ¡¿Qué es esto, amigos?! Algo extraño está pasando, parece que nos atacan…
Recuerden que estoy transmitiendo en vivo, del otro lado hay muchos testigo... ¿qué
quieren hacer con esos… caaaa… bleeee… ahhh... sssh…? (El reportero cae fulminado).

Fidel.- ¡A las cápsulas de crionización!

Escena 4

(Mientras están fuera llegan Karen y Soberanía a la Baticueva).

Karen.- Llegamos por fin, gracias a las hermanas aves.

Soberanía.- ¡Qué oscuro antro del Averno es este al que me has conducido, lleno de los
más extraños instrumentos!

Karen.- Le llaman la Baticueva, le pertenece a un hombre muy rico que es amigo de tu


marido. Le gusta disfrazarse de murciélago para salir a aterrorizar a la gente manejando a
altas velocidades y disparando artefactos punzocortantes. Era yo fan... pero amiga, me di
cuenta.
Soberanía.- De un monstruo, la pintura perfecta. Así que en estas compañías mi marido se
ha enviciado. No me extraña que nuestra ciudad se haya hundido entre las ruinas del
patriarcado.

Karen.- Pero dónde se habrán metido. Tenemos que encontrarlos para que repartas tus
dones entre los nuevos ciudadanos y no los contaminemos con las viejas ideas de
Pistetero y otros tantos tiranos. Oigo ruido por allá, ven, vamos a asomarnos.

(Entran a la cámara donde están Michael y Javi encerrados y entubados en unas cápsulas. Fidel,
Pistetero y Gallo se divierten subiéndole el voltaje a las descargas).

Karen.- ¿Pero qué es lo que está pasando? ¿Por qué están torturando a estas personas?
¿Eres tú, Michael? ¿Javier?

Michael.- ¡Hii, hiiii!

Soberanía.- ¡Marido! Mira dónde te vengo a encontrar después de más de mil años. ¿De
casualidad encontraste tus cigarros?

Pistetero.- Amada mía, pero que sorpresa tan grande reencontrar por fin a mi querida
Soberanía. Me distraje en los problemas del Mundo.

Soberanía.- Admítelo, simplemente has andado de vago. ¿Qué fue de tu ciudad y sus
ciudadanos? ¿Por cuántos pesares han pasado en esta Tierra nuestros pájaros,
malaventurados?

Pistetero.- ¡Por todos los dioses! ¡Cuánto te había extrañado! Pero no te preocupes, aquí
nuestro héroe Fidel Eugenio con ideas grandes ha llegado, para construir por todas y de
una vez, nuestra utopía sobre las nubes. Además de esta nueva red social... No sé, alguien
me dijo... de un pajarito que va a ponerse muy candente...

Soberanía.- Tú te vas a sentar por ahí muy calladito. No vamos a iniciar ninguna nueva
sociedad sin antes liberar a todos los prisioneros. Exijo que suelten a aquellas personas.
Gallo, te ordeno que los saques de esas extrañas vasijas.
Fidel.- No tan rápido estimada diosa Soberanía, que todavía no acabamos de torturarlos…
perdón, quise decir, estudiarlos.

Karen.- Todo esto me parece muy extraño, estos dos están en mis contactos.

Fidel.- Así es, al parecer te has estado dedicando a revelar todos nuestros planes desde
que llegamos…

Karen.- Sólo fue con mis grupos privados…

Fidel.- Dejemos esta discusión para otro momento que ahora hay un asunto más
apremiante. Resulta que tu amigo Javi también estaba transmitiendo en vivo y compartió
nuestra localización el muy ñoño. Seguro que pronto estarán por aquí representantes de
los grandes monopolios junto con los poderes geo-políticos y magnates del petróleo... Con
la suerte que tenemos, de seguro que traen un par de ejércitos.

Karen.- ¿Y qué hacemos ahora? No podemos suspender el lanzamiento de nuestra red, ya


les prometí a todos que nos convertiríamos en aves.

Soberanía.- Yo también deseo repartir por fin principios y derechos ciudadanos con
sustentos democráticos y muchas libertades.

Pistetero.- Nada de democracia, ni políticos, leyes civiles ni tribunales. ¡Que vivan la Fiesta
y la Anarquía!

Soberanía.- Ya me imaginaba que te andabas arrastrando con aquellas harpías.

Fidel.- Ya arreglarán sus asuntos luego. Necesitamos iniciar la primera fase. Pistetero y
Gallo, encárguense de alistar a todos los pájaros. Recuerden que necesitamos primero
elevar las bajas frecuencias que rodean a las ciudades y al campo con los cantos suaves,
luego vamos variando. Yo iré dirigiendo las antenas para configurar los algoritmos de la
base de datos... ahí nos vamos sintiendo. Tú, Karen, lista para el discurso de bienvenida a
la red, no te olvides del eslogan…
Eulalia y Fidel.- “Me lo dijo un pajarito”.

Fidel.- ¡Perfecto! Tú, Soberanía… a ver, ¿qué será?

Soberanía.- ¿En qué puedo ayudarlos?

Karen.- Por ahora tú nos vas a echar las buenas vibras.

Soberanía.- Encantada, verán que puedo hacer maravillas.

Fidel.- Como diría mi amigo Gallo, “alas a la obra”.

Gallo.- ¡Quih, quiri, coghhh, coghhh!

(Fidel acciona una gran palanca, las máquinas vibran, suenan alarmas. Alguien dice: “está
fallando la potencia”. Escenas de las personas que comienzan a escuchar el canto de los
pájaros, apagan sus computadoras, sus smartphones, la televisión, los pájaros les dicen
secretos al oído, alguno proyecta un holograma con el speech de Soberanía, otro lleva una
carta, una persona se toma una foto y llega un pájaro con muchos emojis… Todo se observa
en los monitores de la Baticomputadora, celebran. Fallas en la energía. Imágenes
distorsionadas en las pantallas Todos se lamentan).

Karen.- ¿Qué está pasando ahora? ¿Por qué ya no jala esta cosa?

Soberanía.- A mí me parece que se deben haber descargado las baterías mientras


atormentaban a los prisioneros.

Fidel.- Te digo que estábamos haciendo unas pruebas muy importantes… pero sí, parece
que se nos pasó la mano…

Soberanía.- Yo puedo ir volando hasta el Olimpo y conseguir el rayo de Zeus, me imagino


que eso debe ser bastante para echar a andar estos artefactos.

Karen.- ¡Sería nuestra salvación!

Soberanía.- Entonces, no me tardo. (Se va volando dejando una estela brillante).


Escena 5

(Los aparatos se comienzan a sobrecalentar y a echar humo. Después de un momento se va la


luz. Todos se iluminan con lámparas de mano. En la oscuridad comienza a formarse un
holograma consistente en tres rostros robóticos formando un triángulo, al centro, el rostro
sonriente y luminoso de Bill Gates).

Gates.- Sí, sí, probando. ¿Sí se me escucha bien? Súbele un poco. ¿Cómo está la imagen?
No sé si le puedes quitar ese reflejo... ¡¿Que ya estás transmitiendo?! ¡Por qué no me
avisas pen…! (A los presentes en el laboratorio) ...saba precisamente en ustedes, mis
buenos amigos. Sé que me conocen, pero me presento de cualquier modo. Microsoft es
mi compañía; Windows y Office, sean niños o abuelitos, los usan todos. Soy Bill Gates,
emprendedor, filántropo, billonario adorable. Dueño de un montón de tierra para
sembrar legumbres de genética modificable… ¿Qué más les digo? Ando invirtiendo en
divisas, medicinas y vacunas, he puesto también dinero en los microchips cerebrales…

Karen.- Un ave de mal agüero y paladín de las reducciones poblacionales. Supe que
querías tapar al sol con tus sucios dedos.

Gates.- Veo que me conoces bien.... Yo también supe que te cerraron todos tus canales.
Voy a presentarles, pues, a los amigos que vienen conmigo. Aquí arribita tengo a Wall
Street, dios protector de los grandes capitales, saneador de bancos y fondos de inversión.

WS.- Si alguien puede torcer las leyes de la oferta y la demanda, ese soy yo. Pero de mis
operaciones no se espanten, todo lo hago por su bien, mi virtud es salvar con sus
impuestos a las empresas privadas “demasiado grandes” para caer.

Gates.- ¡La humildad de Wall Street está a la alza, como pueden ver! A mi derecha
tenemos al dios de la presencia online, los archivos adjuntos y la venta de tus datos
privados. El poderoso Silicon Valley, él dispone si te han de censurar o si tu contenido se
puede monetizar.
SV.- Prefiero llamar a mis actividades moderar la conversación, se oye fuerte aquello de
“censurar”. Quiero cuidar a los usuarios, acercarlos a eso que inconscientemente quieren
comprar. Por esa razón le ayudo a la CIA a espiarte a través del micrófono de tu celular.

Gates.- ¡Silicon Valley es sabio, protector y de ingenio ejemplar! Y finalmente a mi


izquierda, no menos poderoso en el control de las mentes, los deseos y los sueños más
profundos de las gentes, Hollywood, el dios notorio, con su mundo de fantasías y
celebridades con mucha lana.

HW.- A mí muéstrenme sus talentos o sus gracias. No importa si son guapos o de extraños
cuerpos o si por acaso son habilidosos, les rodearé de admiradores y también de muchos
envidiosos. Solo me da la gana que todos en el Mundo tengan sus cinco minutos de fama.

Fidel.- Y qué es lo que trajo a tan ilustres entidades a esta humilde morada.

El cuarteto siniestro.- Vemos que te propones irrumpir en nuestro poder y flujo de dinero,
lo cual no nos gusta nada.

WS.- ¡Cayó la Bolsa mientras todos apagaban sus dispositivos!

SV.- ¡Se detuvo la World Wide Web, se ofuscó la transmisión de archivos!

HW.- ¡Las estrellas y sus fans dejaron bien pronto de ser amigos!

El cuarteto siniestro.- Por el breve espacio de unos minutitos, todos empezaron a


escuchar el odioso canto de los pajaritos.

Pistetero.- Eso es para que veas lo que podemos las aves y los griegos maravillosos.

Fidel.- Y no te olvides de la Ciencia.

Karen.- ¿Y qué sería de ustedes sin mi carismática presencia?

Gallo.- ¡Coh, cohhh!


Gates.- Yo me debo encargar de que no se detenga el progreso, así que solamente por
cortesía te ofrezco una tregua. Qué te parece si me vendes tu compañía, reconozco que es
interesante la CucupíoNet junto con la modificación genética. Te ofrezco un billón de
dólares, el buen Wall Street ahora mismo te hace el cheque.

El cuarteto heróico.- Nunca.

Pistetero.- (Para si mismo) Aunque, siendo sincero, eso del cheque jugoso se escucha.
(Pausa) ¡Ay, resiste Pistetero! ¡Para qué demonios quieres ese dinero! (Gritando)
Escúchame, Gates, seguimos en la lucha.

Gates.- Prepárense entonces para recibir mi Furia. Con la siguiente pandemia, el


aceleramiento del cambio climático y embargo económico durante años... los voy a borrar
del mapa. ¡No se la van a acabar de tan grande, mi cruel venganza!

Fidel.- No me espanta. La raza de aves humanas estará lista para el invierno nuclear. La
van a recibir doblada, nuestra capacidad militar. Tengo bajo mi control todo el arsenal de
la Baticueva.

Karen.- ¡Cálmate tú! Que lo que queremos es salvar la Tierra. Además acuérdate que
decidimos en el grupo que no habría referencias fálicas ni albures en la secuela...

Fidel.- Fueron estos falsos dioses los que empezaron la guerra.

(Todos a punto de entrar a los golpes. Regresa Soberanía con el rayo de Zeus acompañada por
sus hermanas Paz y Libertad).

Soberanía.- ¿Pero qué es lo que pasa? ¿Quiénes son estos seres extraños para mí?

Paz.- Veo muchas señales de conflicto. Puños tensos, rostros fruncidos y reverberan
todavía las ofensas en el ambiente.

Libertad.- Consecuencia de la guerra es la corrupción de las almas. Nadie gana, la razón se


pierde. La guerra es la peor cadena que prisioneros nos tiene.
Gates.- ¿Quiénes son estas señoras?

Karen.- Ellas son las meras diosas de Piopío de la Nubes. Soberanía, Paz y Libertad.

Gates.- No nos asustan en lo más mínimo los viejos dioses del paganismo.

El trío divino.- ¡Qué bueno! Porque somos las diosas quienes causaremos tu ruina.

Soberanía.- Muchachos, preparen sus aparatos que nosotras traemos la descarga de


energía divina.

Fidel.- Estamos listos, coloquen aquí ese rayo.

El cuarteto siniestro.- ¡No, esperen, no lo hagan! ¡Alejen esa cosa de ahí! ¡Si ustedes nos
dejan vivir les ofrecemos el doble!

El trío divino.- Es inútil, no hay marcha atrás. Nuestro regalo será una sociedad más justa y
noble.

(Colocan el Rayo de Zeus en el dispositivo, salen luces de todos colores. Bill y sus
acompañantes comienzan a distorsionarse en un grito electrónico. Se oye un intenso cantar
de pájaros. Vemos en los monitores imágenes de algunos ciudadanos a los que comienzan a
brotarles las alas. En el laboratorio, el cuarteto siniestro estalla, llenándolo todo de humo.
Cuando todo se disipa, vemos también a Karen y a Fidel con su par de alas).

Karen.- ¡Fidel, funcionó!

Fidel.- ¡Lo logramos, hermana!

Pistetero.- Todo mundo está dejando las ciudades y van a hacer su nido en el campo, la
selva y las montañas.

Soberanía.- Nubecucuclecia se encuentra en todo este hermoso Planeta.

Paz.- Y no hubo necesidad de guerra ni de invierno nuclear.


Libertad.- Tampoco hicieron falta tiránicos emperadores con deseo de dominar.

Fidel.- Agradezco su ayuda y reconozco que sí, casi me dejo llevar por el poder y la
ambición.

Trio divino.- Procura siempre el equilibrio y gran luz en el corazón.

Pistetero.- Amada esposa, después de recorrer el mundo y toda la Historia creo que ya he
sentado cabeza. De ahora en adelante viviré a tu lado… claro, si decides perdonarme.

Soberanía.- No lo sé, Pistetero, no fue placentero el verme abandonada.

Pistetero.- Prometo enmendar todas mis faltas y ser un pajarraco honorable.

Soberanía.- No me molestes por ahora, ya veremos cómo te comportas más adelante.

Karen.- Que no haya más pesares en los corazones, dejemos atrás los rencores y que
venga la buena vibra.

Fidel.- Tenemos que celebrar pues a partir de hoy Piopío de las Nubes se haya en
cualquier lugar. (Pistetero y Soberanía se guiñan el ojo, sonrientes).

Karen.- (A la cámara) ¿No les dije que sería una gran aventura? Conseguimos darle al
Mundo ese cambio tan necesario después de los años tristes que pasamos. Por aquí veo a
todos mis amigos, no saben lo feliz que me siento. Ustedes no se olviden de mandarme
sus comentarios. Ya estamos todos conectados por las alas de los sueños. A punto de
empezar un nuevo capítulo que sé que se pondrá mucho más bello. Venga, vamos a bailar.

Todos.- Y sean todos bienvenidos a esta ciudad.

(Todos con alas cantan y bailan el tema musical hasta el oscuro final) .

También podría gustarte