Está en la página 1de 4

Síntesis de la Ley No.

247-12, sobre Administración Pública

Para iniciar este análisis de la ley 247-12 es necesario empezar con la definición de la
administración pública, Por administración pública se entiende la disciplina y también
el ámbito de acción en materia de gestión de los recursos del Estado, de las empresas
públicas y de las instituciones que componen el patrimonio público.

La Ley Orgánica de la Administración Pública, No. 247-12 surge en virtud del Artículo
112 de la constitución, que establece: “Las leyes orgánicas son aquellas que por su
naturaleza regulan los derechos fundamentales; la estructura y organización de los
poderes públicos (…)”. Esta ley entra en vigor a partir del 14 de agosto de 2012.
Sustituyó otra que estaba vigente desde la década de los cincuenta del siglo pasado y
define los principios y normas que permiten establecer una unidad del Estado.

La administración pública se ocupa de gestionar el contacto entre la ciudadanía y el


poder público, no sólo en las instituciones burocráticas del Estado, sino también en las
empresas estatales, en los entes de salud, en las fuerzas armadas, en la policía, los
bomberos, el servicio postal y los parques nacionales, entre otros. En cambio, no
abarca los sectores judiciales y legislativos. Este concepto puede entenderse desde dos
puntos de vista:

 Formalmente, se refiere a los organismos públicos que han recibido del poder
político las competencias para atender necesidades puntuales de la ciudadanía
en asuntos de interés general, como la salud, la burocracia, etc.
 Materialmente, se refiere a la actividad administrativa del Estado, es decir, a la
gestión de sí mismo, para reforzar el cumplimiento de las leyes y la satisfacción
de las necesidades públicas, así como su relación con organismos particulares.

Esta ley establece los principios comunes de funcionamiento de la Administración


Pública Central y Descentralizada del Estado. Procurando de este modo un trabajo más
dinámico y simplificado. Asimismo, limita la competencia, la coordinación
interorgánica y la determinación del alcance del control administrativo que el Estado
ejerce sobre las organizaciones personificadas que crea. En este sentido, prohíbe la
creación de órganos que supongan duplicación de otros ya existentes si al mismo
tiempo no se suprimen estos órganos preexistentes o se les restringe debidamente sus
competencias.

Por otra parte, algo que resulta interesante de esta ley es que específica que la
simplificación de los trámites administrativos es parte de una gestión pública de
calidad. Y, establece que la Administración Pública utiliza las nuevas tecnologías y
medios electrónicos, informativos y telemáticos como instrumentos destinados a
mejorar la eficiencia, productividad y la transparencia de los procesos administrativos y
de prestación de servicios públicos. Al respecto el Tribunal Constitucional dominicano
en la Sentencia TC/0322/14 establece lo siguiente: “…las nuevas tecnologías y medios
electrónicos, informativos y telemáticos como instrumentos destinados a mejorar la
eficiencia, productividad y la transparencia de los procesos administrativos y de
prestación de servicios públicos”.

Otro aspecto relevante de esta ley es sobre la organización de los órganos


centralizados. Son aquellos que dependen jerárquicamente poder central, entiéndase
el Poder Ejecutivo. Aquí se citan la Presidencia de la República, la Vicepresidencia,
Consejo de Ministros, los Ministerios y Viceministerios, como órganos superiores. Y,
Direcciones u Oficinas Nacionales y Generales y los órganos consultivos y/o asesores,
son los entes inferiores. Cabe señalar que, según el Artículo 31, por cada Ministerio
corresponde 6 viceministros como máximo. Asimismo, en su Artículo 30 se dispone
que el presidente solamente puede designar hasta el máximo de 3 Ministros sin
Carteras.

Para continuar con el análisis ahora vamos a resumir referida ley por los 5 títulos que
contiene referida ley Por lo que es obligatorio realizar un estudio de la estructura
organizativa del Estado para identificar cuales órganos requieren ser eliminados o
fusionados. Pero debe hacerse desde la perspectiva de esta ley.

EL TITULO I, capítulo I, trata sobre las disposiciones fundamentales y los principios de


la función administrativos donde define el objeto principal de esta ley, la función
administrativa, ámbito de aplicación, órganos constitucionales del estado. También
define el Objetivo principal de la Administración Pública, los entes y órganos
administrativos y los requisitos para la creación de entes y órganos, entre otras
definiciones que nos ayudan a entender los propósitos de esta ley.

El capítulo II del mismo título, trata sobre los principios fundamentales de la


organización y funcionamiento de la administración pública, estos son; Principio de
unidad de la Administración Pública, Principio de juridicidad, Principio de lealtad
institucional, Principio de Coordinación y colaboración, Principio de funcionamiento
planificado y evaluación del desempeño y de los resultados, Principio de eficacia de la
actividad administrativa, Principio de eficiencia de la actividad administrativa, Principio
de racionalidad, Principio de responsabilidad fiscal de la organización, Principio de
rendición de cuentas, Principio de transparencia, Principio de publicidad, Principio de
participación en las políticas pública, Principio de competencia, Principio de jerarquía,
Principio de simplicidad y cercanía organizativa a los particulares y Principio de
responsabilidad civil y penal.

El TITULO II, De la Organización de la Administración Pública en el capítulo I nos habla


de la administración central y del gobierno del estado. En los capitulo II y III; de la
presidencia de la Republica y de la vicepresidencia nos detalla sus las atribuciones
consecutivamente. Los capítulos IV y V destallan las funciones del consejo de ministros
y de la organización de los ministerios. Finalmente, en el titulo II, en los capítulos VI,
VII, VIII Y IX se refiere a las gobernaciones provinciales, a la descentralización
administrativa, de la administración pública local y de los organismos autónomos y
descentralizados respetivamente.

El TÍTULO III, De La Organización De Competencias, en su capitulo I, articulo 55 nos


define el concepto de competencia, en su capítulo II se refiere a las delegaciones y en
el articulo 62; nos destalla los límites de las delegaciones. De igual manera en el capítulo
III nos habla de la Desconcentración y en el capítulo V, de la Avocación.

TÍTULO IV, Del Sistema de Coordinación y Fortalecimiento Institucional, nos habla en


su capítulo I, De los convenios de gestión, en el capítulo II, De la Coordinación Jurídica,
el capítulo III Del Fortalecimiento Institucional y de las atribuciones del órgano rector
del fortalecimiento institucional las cuales se destallan en el articulo 85.
Finalmente, el TÍTULO V, de esta ley se refiere a las Disposiciones Finales, Transitorias y
Derogatorias Disposiciones Finales. Esta ley cuenta con 92 articulo.

José Eduardo Herrera Ureña: 100511098