Está en la página 1de 6

República de Panamá

Ministerio de Educación
Dirección Regional de Los Santos
Escuela Nocturna Oficial de Las Tablas

Tema
“El Destino Manifiesto”

Estudiante
Ana Vega

Profesor
Erin Jaén

Grupo
12 C
PANAMÁ Y EL DESTINO MANIFIESTO
La puesta al día de la doctrina Monroe

En Europa Oriental la perestroika ha dado pauta a una nueva fase; en América, al menos
desde la perspectiva norteamericana, la doctrina Monroe se encuentra enteramente vigente
y Panamá ha sido sólo su actualización. La vigencia del “destino manifiesto” se refleja en
los resultados de las recientes encuestas entre el pueblo norteamericano respecto de la
invasión de Panamá. La mayor parte de los encuestados estuvo de acuerdo en que la
invasión se justificaba para aprehender a un individuo que, sin ser norteamericano, es
acusado de narcotraficante en las cortes de los Estados Unidos.

Se olvida, desconoce o ignora, por parte de este mismo pueblo norteamericano que da
fuerza y vigencia al destino manifiesto, que el principal delito de Noriega fue su no
complacencia frente a las propuestas de Estados Unidos de renegociar los tratados Torrijos-
Carter para garantizar la permanencia de bases militares norteamericanas en el istmo hasta
el año 2025 y de servir de apoyo para una eventual operación militar en contra de
Nicaragua. Esto sucedió a finales de 1985 y dio y puso a trabajar la gigantesca maquinaria
norteamericana para quitar del camino a quien se opuso a la puesta al día de la Doctrina
Monroe.

Por otro lado, no deja de ser extraño que de 1984 a 1986 el General Noriega haya recibido
reiteradas felicitaciones de diversas agencias norteamericanas por su eficiente colaboración
en la lucha conjunta contra el narcotráfico y que, súbitamente, a partir de 1987, se le acuse
de estar estrechamente vinculado con la parte delictiva y se le haga aparecer como uno de
los peores enemigos del pueblo norteamericano. Curioso fenómeno de desinformación para
quienes tienen supuestamente uno de los aparatos de inteligencia más sofisticados del
mundo.

Sin duda los gobernantes norteamericanos conocen a su pueblo y se preocupan por


actualizarlo sobre los contenidos coyunturales de la doctrina Monroe y del “destino
manifiesto”. No resulta difícil imaginar que, para muchos norteamericanos, los 23 soldados
muertos en Panamá deban considerarse héroes de la democracia y la libertad (los dos o tres
mil panameños muertos, o los que hayan sido, no entran en el análisis) y que esto les
confirma la eficiencia del aparato militar norteamericano en el exterior. Esto parece
significar que a la vigencia de la doctrina Monroe -hegemonía hemisférica- debe sumarse la
existencia de un aparato político-publicitario extraordinariamente eficaz.
La reciente invasión de Panamá deja al líder de la democracia y la libertad muy por debajo
de la popularidad alcanzada por el principal líder del comunismo, cuya política de apertura,
flexibilidad y no intervención parece acomodarse mejor a las expectativas de los verdaderos
amantes de la libertad y la democracia, que la intervención armada.
En lo que hace a las relaciones entre Estados Unidos y América Latina, la invasión de
Panamá no hace más que complicar aún más las ya de por sí deterioradas relaciones de la
década de los ochentas. De la crisis centroamericana al problema de la deuda externa, las
diferencias en percepciones y políticas se han multiplicado. Sobre todo, a partir de 1985, el
comunismo ya no aparece como el principal elemento perturbador del destino manifiesto.
Ahora su lugar lo ocupa el narcotráfico. Sin embargo, a diferencia del problema de la deuda
y de la crisis del crecimiento en América Latina cuya principal responsabilidad recae hasta
la fecha sobre quienes la padecen, en el caso de las drogas la percepción norteamericana
apunta hacia una lógica distinta: todos debemos comprometernos y trabajar en aras de la
solución de un problema que afecta de manera prioritaria a la potencia hemisférica y asumir
la responsabilidad de los “platos rotos” como si los consumidores norteamericanos no
fueran más que las inocentes víctimas de una conspiración de productores de drogas a nivel
mundial. Dentro de esta nueva percepción, el peor delito que se puede cometer en contra de
los Estados Unidos es el del narcotráfico pues no se puede pensar en un destino manifiesto
sin destinatarios.

Los recientes acontecimientos en Panamá llevan a algunas reflexiones sobre tendencias que
parecen concretarse y marcar nuevos rumbos para la década de los noventas.
1. Después de la guerra de Vietnam y de la derrota que significó para los Estados Unidos,
durante poco más de tres lustros el llamado “síndrome de Vietnam” se convirtió en la
limitante principal a una intervención militar directa de los Estados Unidos para el alcance
de sus objetivos de política exterior.
2. A pesar de la vigencia de esta limitante en la política exterior norteamericana hasta el
pasado 20 de diciembre -el caso de Granada en 1983 puede considerarse como un caso de
laboratorio-, durante los ochentas el gobierno de Estados Unidos avanzó considerablemente
en el desarrollo de distintas fuerzas especiales para este tipo de operaciones. Paralelamente
se arraigó en la sociedad norteamericana una cultura política internacional que no sólo
justifica sino que también promueve el uso de la fuerza para el alcance de los objetivos
nacionales. Este fenómeno se refleja incluso en el cine, que de un tratamiento crítico al
fenómeno de la guerra y a las intervenciones norteamericanas durante la década de los
setentas, en los ochentas se transforma hasta lograr una imagen del soldado norteamericano
altamente eficiente y en ocasiones invencible (Rambo) cuyo “destino manifiesto” es llevar
la democracia y la libertad a todas partes del mundo. Sin estos elementos resulta difícil
entender que la opinión pública norteamericana haya apoyado mayoritariamente la
intervención armada en Panamá.
3. La “preparación para la guerra”, tanto en el ámbito militar y psicológico y el rescate del
uso de la fuerza como instrumento legítimo para el alcance de los objetivos políticos, llevan
tarde o temprano, y así lo demuestra la historia, a la utilización final de estos instrumentos.
Lo muestra el uso, por primera vez, del nuevo cazabombardero norteamericano Stealth F-
117 que sirvió para bombardear los cuarteles de las fuerzas de defensa y los barrios
populares de Panamá, y los nuevos proyectiles láser que no producen explosión.
4. La invasión a Panamá también ha demostrado que cuando se le reconoce este alto nivel
de eficiencia al aparato militar, sus mandos empiezan a traspasar los límites de sus
funciones y a extender su poder, aunque sea en forma coyuntural, al ámbito de lo político
hasta llegar, incluso, a colocar a los políticos frente a escenarios no previstos o no deseados,
como fue el allanamiento por las tropas invasoras de la residencia del embajador de
Nicaragua en Panamá.
5. Sin duda lo que se percibe hoy en Estados Unidos como la alta eficiencia del aparato
militar para el alcance de objetivos políticos parece “abrir el apetito” para utilizarlo en otras
áreas. Ya superado el “síndrome de Vietnam”, y con el apoyo de sus principales aliados
estratégicos, el gobierno de Estados Unidos parece tener ante sí un camino mucho más libre
para hacer un uso intensivo del instrumento militar. Como ejemplos baste mencionar la
decisión recientemente anunciada de un bloqueo militar en Colombia para intensificar la
lucha contra el narcotráfico y la declaración reciente de un vocero del Departamento de
Estado quien sostuvo la posibilidad de una invasión a Nicaragua si las elecciones resultaran
fraudulentas.
6. Para América Latina estos hechos pueden dar lugar a escenarios de la mayor gravedad.
Lo más probable es que el gobierno de Guillermo Endara no tenga viabilidad en el corto
plazo sin la presencia de las tropas norteamericanas y que Estados Unidos presione a todos
los gobiernos de la región, sin exclusión de México, para que le otorguen su
reconocimiento. Es también de esperarse que las tropas norteamericanas no se retiren sin
haberse al menos iniciado una renegociación de los tratados Torrijos-Carter, de tal forma
que Estados Unidos pueda asegurar su presencia militar después del año 2000. También es
de esperarse una acelerada utilización de operativos militares de Estados Unidos en
América Latina, sea en Nicaragua o El Salvador, o en los países más vinculados al
narcotráfico.
7. Frente a estos escenarios, las operaciones para México no resultarán nada sencillas, si
bien su marco doctrinario de política exterior le otorga un importante margen de maniobra
-como es el caso de la Doctrina Estrada, que le permite no reconocer al actual gobierno de
Panamá- también es probable que en este momento resulte sumamente difícil articular
posiciones en instancias como la OEA, o incluso el Grupo de Río, hasta hace unas semanas
la instancia latinoamericana de mayor fuerza política. El aislamiento de Cuba y Nicaragua
será mucho mayor en estos escenarios, más aún cuando los norteamericanos sienten el
camino más despejado de cualquier intromisión o apoyo de la URSS y sus aliados en este
hemisferio.
ILUSTRACIÓN

Invasión de Estados Unidos a Panamá


Tratados Torrijos Carter

Referencias
Batista, Linda. 18. Panamá busca conocer la verdad de la invasión estadounidense 30 años
después. [En línea] 18 de diciembre de 18.
https://www.telemetro.com/nacionales/2019/12/18/conato-pide-analisis-macroeconomico-
salario/2368056.html.

2019. Cientos de documentos de la invasión salen a la luz en sitio web Panamá Files. [En línea] 17
de diciembre de 2019. https://sertv.gob.pa/crisolfm/cientos-de-documentos-de-la-invasion-salen-
a-la-luz-en-sitio-web-panama-files/.

Cruz, Adolfo León Atehortúa. 2007. "Destino Manifiesto". [En línea] 25 de junio de 2007.
http://www.scielo.org.co/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0123-48702007000100002.

Franco, Ivis Leonardo. 2017. la firma de los Tratados Torrijos-Carter. [En línea] 07 de septiembre
de 2017. https://www.midiario.com/uhora/nacionales/mirada-historica-se-cumple-40-anos-de-la-
firma-de-los-tratados-torrijos-carter/.

M., Luis Herrera Lasso. 1990. Panamá y el destino manifiesto. [En línea] 1 de febrero de 1990.
https://www.nexos.com.mx/?p=5731.

Testa, Marlene. 2019. Desclasifican nuevos archivos de la invasión de Estados Unidos a Panamá.
[En línea] 17 de diciembre de 2019. https://www.laestrella.com.pa/nacional/191217/191216-
desclasifican-nuevos-archivos-invasion-estados.