Está en la página 1de 15

AMI JOURNAL 2020

Publicación del
Archivo del Tesoro

Extractos de:
“El inconsciente en la Historia”
1948 – 1949

Algunas observaciones María Montessori


sobre la historia

Traducción sin fines de lucro a petición de

Formación Pedagógica Montessoriana

Tita Llerandi, diciembre 2020


"Es el cultivo de la personalidad humana
de cada individuo
lo que formará el nuevo mundo"
Cuán simbólico de nuestra naturaleza humana es este reciente titular: "Cráneo de dos
millones de años de un 'pariente' humano desenterrado". El artículo describe cómo un
cráneo antiguo, roto en cientos y cientos de pequeños pedazos, fue encontrado en
Sudáfrica hace unos años y hasta la fecha los arqueólogos se han dedicado a reconstruir y
analizar el fósil, que dicen arroja más luz sobre humanos. evolución. ¿Qué otras especies
tendrían ese tipo de paciencia y concentración para aprender sobre su propia historia y sus
antepasados?

¡La historia lo es todo! El griego ιστορια significa "hacer preguntas, para llegar al
conocimiento"; es un acto de exploración y sed de conocimiento lo que define a la
humanidad. Buscar la verdad, el deseo de comprender quiénes somos, cómo hemos
construido nuestras sociedades y culturas, y cómo nos conectamos son fuerzas
profundamente humanas.

Tratamos de interpretar el pasado a través del estudio de hallazgos, hechos, textos,


artefactos, poemas, historias, canciones, libros, películas y música, todo lo que registra
vidas y transacciones humanas, religión y amor, que eventualmente se sedimentan en
narrativas. Y si bien los fósiles son importantes para ayudarnos a construir el pasado y el
presente, simplemente no podemos fosilizarnos nosotros mismos en una aceptación
incuestionable de las narrativas transmitidas de generación en generación. La historia oficial
generalmente es escrita por la cultura dominante, encontrando su camino hacia la
educación a través de libros de texto "aprobados" que pueden oscurecer la vista sobre la
miríada de diferentes ángulos de los eventos y las contribuciones y roles de muchos. Sin
embargo, también forma parte de nuestra naturaleza seguir reuniendo historias y hechos
nuevos que pueden cambiar nuestra perspectiva sobre los acontecimientos pasados y
actuales y la forma en la que se ven afectadas nuestras civilizaciones.

La gran noticia sobre el cráneo de un macho de Paranthropus robustus, una "especie prima"
del Homo erectus nos lleva a eventos muy lejanos de nuestra vida cotidiana moderna y, sin
embargo, también nos impulsa a reevaluar nuestra humanidad actual, especialmente en

1
estos momentos. Experimentamos tiempos convulsos que nos están abriendo los ojos a la
importancia de vidas e historias que tan fácilmente fueron pasadas por alto y excluidas del
legado histórico tradicional. Ha llegado el momento de forjar una nueva historia:
disponemos de todos los medios tecnológicos que nos permiten “desenterrar hechos e
imágenes y nos sentimos impulsados a canalizar la historia en proceso.

En 1945, Maria Montessori, al final de la Segunda Guerra Mundial, escribió a un viejo amigo:
``Personalmente, siento que solo un mundo sin los límites del nacionalismo hará que
nuestra civilización fructifique y que cualquier cosa que no sea el cultivo de la personalidad
humana de cada individuo que formará el nuevo mundo, causará desastre tras desastre.
Lo había visto desde la última guerra (1914-1918) y había estado predicando sobre la
“Nazione Unica”, pero ¿quién estaba listo para entender eso entonces? (...) La educación
sigue siendo un tema al que se le da la menor importancia; y todavía se concibe como el
antiguo patrón de impartir información de boca en boca o mediante libros de texto. El cambio
de libros de texto no formará un alma: es el cultivo de la personalidad humana de cada
individuo lo que formará el nuevo mundo. 'Esperamos que se inspire leyendo algunos
pensamientos de Maria Montessori sobre "El inconsciente de la historia", que escribió unos
años más tarde (1948-1949). Su enfoque es uno que nos invita a reconocer hasta qué punto
hemos actuado, ampliado y modificado nuestros entornos, lo que ella denominó supra-
natura.

También nos pide que "dejemos" los caminos conocidos y estemos abiertos a "nuevas
perspectivas en la interpretación de los complejos fenómenos de la vida social".

Lynne Lawrence
Directora Ejecutiva

2
Una advertencia con respecto a la política editorial
de no cambiar parte del lenguaje de género de Montessori.

Maria Montessori estudió y fue pionera en su enfoque revolucionario de la


educación en un mundo dominado por los hombres, un mundo en el que el
reconocimiento de los logros de las mujeres no era fácil. Formada en las
tradiciones de la academia, Montessori adoptó naturalmente el lenguaje que era
habitual en sus campos de investigación. En su tiempo, el lenguaje justo en
materia de género no estaba en la agenda: a menudo se usaban palabras
masculinas para denotar el concepto universal; Montessori usaría el italiano il
bambino — el niño varón para referirse a todos los niños. Se puede hacer la
misma observación para su uso del hombre (l’Uomo), los hombres y la
humanidad, palabras con las que, por supuesto, se refiere a todos los seres
humanos: el individuo humano como representante de la especie, la raza
humana sin referencia al género.

En nuestros tiempos nos hemos vuelto mucho más sensibles al lenguaje justo
de género para ayudar a reducir los estereotipos y la discriminación de género.
La neutralización es esencial, pero donde el lenguaje de Montessori tal vez aún
no podría reflejar esta necesidad profundamente sentida, su trabajo y ofertas,
tanto el enfoque como las herramientas educativas, ofrecen igualdad en todas
las dimensiones.

Los editores de este artículo han decidido no cambiar el lenguaje de Montessori


para reflejar mejor las posiciones actuales porque consideramos que es un
ejercicio forzado sustituir cada instancia de estas palabras por la terminología
actual. Al proporcionar estos breves antecedentes, estamos convencidos de
que cualquier lenguaje "sensible" que utilice Montessori, el lector comprenderá
que debe ubicarse en el contexto de su tiempo.

Perspectivas cambiantes: una evolución necesaria en la educación

3
La historia humana … continuará
Me gustaría tratar el "inconsciente" en relación con la vida del hombre adulto, tanto porque
constituye una contribución a una nueva tendencia de educación y adquisición de una
cultura superior, como porque abre nuevas perspectivas en la interpretación de los
fenómenos complejos de la vida social. Una aplicación práctica es el estudio de la historia
donde el inconsciente ofrece nuevas interpretaciones de la evolución de la civilización.

La mayoría de los historiadores modernos conectan la historia de nuestro planeta en sus


sucesivas transformaciones (incluidos los cambios evolutivos de los reinos animal y vegetal)
con la historia del hombre. Los lectores, deseosos de comprender el pasado de la
humanidad en la perspectiva adecuada, ven con sorpresa primero la aparición de una
nebulosa, luego la lenta definición del sistema solar y finalmente el enfriamiento gradual de
nuestra propia tierra. Sobre este escenario todavía humeante, aparecen los primeros
actores: los animales unicelulares; luego organismos más complejos, culminando
súbitamente en los gigantes espantosos de la época reptil, que al desaparecer dejan el
campo a los mamíferos más modernos hasta que por fin ... ¡Hombre!

Pero este es solo el comienzo de la historia que “continuará”. Los evolucionistas comienzan
la primera entrega de la historia humana mostrando que el hombre comienza como una
especie del grupo de los simios: maneja las piedras de una manera análoga a los
chimpancés que, sometidos a condiciones experimentales especiales, amontonan cajas
una sobre otra y golpean con un palo. un racimo de plátanos que no pueden alcanzar de
otra manera.

El hombre, todavía peludo, se muestra en las garras de su historia, agachado, golpeando


una piedra contra otra, tratando de fabricar una herramienta. Luego es acompañado a
través de los siglos hasta las alturas de la civilización moderna, a lo largo de un camino
cuyos “hitos” suelen ser tipos como Napoleón, Hitler, Mussolini, en un contexto de sangre
y fuego. (...)

4
La historia moderna asume una nueva concepción: que para comprender los hechos
humanos es necesario tener en cuenta también el Cosmos. Junto con todas las demás
energías del universo, la humanidad participa en él con la gloria y el sufrimiento que la
acompañan en su relativamente corta historia.

El término inconsciente nos concierne a nosotros, los humanos. Es cierto que, de todos los
seres vivos, solo nosotros estamos dotados del don de la conciencia racional que eleva a
la sociedad a niveles cada vez más elevados a través de la evolución de la civilización. Pero
hay una parte de nuestra existencia que nunca se vuelve consciente, o al menos alcanza
solo indirectamente el nivel consciente de unos pocos. La humanidad, por lo tanto, ha
concebido un mundo que evoluciona y se organiza solo a través de nuestros instintos
conscientes, a través de impulsos y ansias y a través de los soberbios logros de nuestra
inteligencia.

Cuando hablamos de un vínculo entre medio ambiente y eventos que revela la existencia
de un plan cósmico, no nos referimos a las correlaciones ilustradas por la ciencia moderna
de la Ecología. Nos referimos más bien a condiciones psicológicas; al hecho de que, si bien
el hombre interpreta los acontecimientos de la vida social sólo como resultado de esfuerzos
conscientes, éstos son influenciados y guiados por el “Inconsciente Creativo”. Llegamos a
esta conclusión no mediante una prueba directa, sino considerando la analogía entre la vida
del hombre y la de los animales y las plantas. Esta analogía, nuevamente, no es la
descendencia evolutiva ilustrada por la biología. Se refiere al comportamiento de todos los
seres vivos y al de la mayoría de las grandes fuerzas naturales.

5
Una visión más amplia se está infiltrando lentamente en el campo de la ciencia que se
centra en el estudio de la evolución de la vida en su relación con el medio ambiente. Esta
última era considerada hasta ahora como una especie de escenario en el que los dos
actores principales de la vida, los animales y las plantas, luchaban para hacer su existencia
segura y adaptarse a las condiciones imperantes. La tendencia moderna, incluso en el
rígido ámbito de la biología, es considerar lo que la geología había leído anteriormente en
las páginas del libro de historia de la Tierra: que la vida es una energía constructiva que
modifica el medio ambiente.

La vida aparece como trabajadora, como “agente de creación”. Sus diversos componentes
están guiados por sus diversos instintos para realizar funciones especiales dirigidas al
mantenimiento del "orden de la naturaleza". Cada tarea es indispensable; cada individuo se
preocupa más por la ventaja de la evolución del todo en el que todos participan que por su
propia salvación.

Así, se muestra que el propósito de la vida va más allá de los límites de la vida misma. Entra
en un campo mucho más amplio que los objetivos restringidos de auto conservación y auto
perfección. Todos los seres vivos presentan dos aspectos en su comportamiento: uno,
especialmente considerado por la biología, es el de la auto conservación; este es el aspecto
consciente. El otro, considerado por la geología, es la contribución que cada uno da a la
conservación del medio ambiente, a la creación cósmica; ese es el aspecto inconsciente.
El comportamiento animal y vegetal, considerado desde este doble punto de vista, parece
mucho más comprensible y lógico que de otro modo.

Vida inconsciente: una misión cósmica

Consideremos la vida acuática; p.ej. la pureza del agua de mar. Cada día, cada hora, cada
momento, desde el enfriamiento de la tierra, innumerables corrientes que desembocan en
los océanos del mundo vierten enormes cantidades de carbonato de calcio en los océanos
del mundo. Con la misma frecuencia el agua se evapora: una especie de hada invisible que
se eleva en su máxima pureza, dejando atrás todas las sustancias extrañas que contenía
en solución. En este doble juego, los océanos tienden a saturarse con carbonato de calcio.
Ahora bien, esta sustancia es para la vida marina un veneno tan poderoso como el dióxido

6
de carbono para la vida terrestre. Una ligera adición a la proporción normal de las diferentes
sustancias en solución significaría la muerte de todos los seres vivos que llenan el mar
desde su superficie iluminada por el sol hasta la oscuridad eterna de su abismo más
profundo. Pero aquí también existe un salvador, la gran tribu de los corales. Al igual que
otros animales secretores de menor importancia cósmica, construyen un “esqueleto” (a falta
de una palabra mejor para describirlo), absorbiendo carbonato de calcio, haciéndolo
insoluble y salvaguardando así la vida de todos los habitantes del océano. Si los corales
dejaran de funcionar, los océanos se convertirían en un reino de muerte y putrefacción, y el
agua misma, volviendo al caos primigenio, se convertiría en un inmenso pantano fangoso.

La inmensidad de la tarea realizada por los corales se revela por las enormes masas de
rocas que construyen. Para medir adecuadamente sus extensiones, mire el mapa y verá
cómo surgen la superficie de las aguas en forma de islas agrupadas en miles sobre la
superficie de los océanos. Las islas Laquedivas, las Maldivas y la Polinesia son solo algunos
de los grupos de archipiélagos de esas islas. Frente a esta evidencia, uno puede creer,
como dice la geología, que en el pasado los corales construyeron continentes enteros.
Penetremos una vez más en el reino de la fantasía y dotemos de conciencia a los corales.
En primer lugar, se darían cuenta de la ventaja de la solidaridad, de la unidad. ¡Qué
orgullosos estarían de sus construcciones! ¡Qué monótonos les parecerían nuestros
monumentos! ¡Y qué diminutas nuestras grandes ciudades! Individualmente, los corales se
sentirían “bon viveurs” que ansían beber y beber sin límite; ¡podrían beber, por cierto, toda
el agua de los océanos! (...) Calidez, salinidad y tranquilidad serían la esencia de su
felicidad. En otras palabras, también serían conscientes de las necesidades dictadas por
sus instintos, pero ciertamente no de su función cósmica como depuradores de aguas y
constructores de nuevos mundos.

7
He mencionado los corales como ejemplo, pero cualquier otro tipo de vida también tiene
una función similar, más o menos importante. El trabajo que realizan es la razón de su
existencia; su tarea determinando la duración de sus vidas, enteramente confiada a la
supervisión de sus instintos.

Si la tierra es un jardín, se debe al trabajo incesante de innumerables pequeños jardineros.


Larga y fascinante es la historia de las diversas tareas cósmicas de los seres vivos: siempre
ocupados cada uno de ellos, siempre hambrientos, siempre ansiosos por realizar su trabajo
particular, sin importar cuán horrible pueda parecerles a otros cuyos instintos los llevan a
cumplir tareas opuestas. a los de ellos.

Y aquí viene el hombre: Supranatura (...)

Al hombre, el más reciente y perfecto de la creación, también se le debe haber asignado


una participación inconsciente en la tarea universal del orden y la creación. No es posible
que sea el primer parásito en aparecer sobre la tierra, que venga sólo para disfrutar del
fruto de los trabajos de otros tipos de vida. Y sin duda lo encontramos como un gran
trabajador, un productor ingenioso; transforma la superficie de la tierra como si fuera un
fermento, el fermento de un nivel superior de vida. (...) Como todos los animales, siente solo
sus necesidades vitales, consciente solo de sí mismo, está preocupado por el egoísmo.
Como todos los demás tipos de vida, debe ocuparse de su mantenimiento y reproducción
de su especie. Debe superar los peligros y buscar seguridad para garantizar su seguridad.

El geólogo considera la vida como una esfera adicional que rodea la tierra. Además de la
hidrosfera y la atmósfera, también existe la inmensa multitud de energías vitales que forman
la biosfera. Si no fuera por ellos, si la tierra se abandonara a merced de energías
inanimadas, pronto se hundiría en el caos primitivo, en la confusión de los elementos. A la
humanidad se le debe haber asignado una parte importante para el cumplimiento del
propósito común. Sus multitudes cubren la tierra aportando una nueva energía: la envoltura
adicional de una pirosfera, que participa en el perfeccionamiento de la naturaleza.
Precisamente ésta debería ser la tarea de la historia: revelar este otro aspecto de la vida
del hombre, ilustrar su tarea cósmica, arrojar luz sobre la acción que inconscientemente
realiza en el planeta donde pasa los breves años de su vida: la contribución que da la

8
humanidad dará nuevas interpretaciones a la sucesión de acontecimientos por los que ha
pasado para llegar a su estado actual de evolución.

Entonces la historia cumplirá su tarea de consolación e iluminación para la sociedad


humana que parece estar a punto de ser devorada por la oscuridad y el desastre. La
historia, tratada como una exposición de sucesivos acontecimientos sociales, hasta ahora
sólo ha considerado los impulsos conscientes que los condujeron y ha descuidado por
completo la pulsión "inconsciente" que hace de todo ser vivo un agente de creación
modificando en algún detalle su entorno, Tierra. Cada uno, siguiendo sus instintos, los
dictados del inconsciente, realiza una tarea como si fuera un trabajador cósmico, y lo hace
en armonía con las tareas de todos los demás seres vivos y con los de la naturaleza
inanimada. Naturalmente, preguntamos ¿cuál es la tarea cósmica del hombre? ¿Cuál es su
función especial para perfeccionar este planeta que gira alrededor del sol? ¿De qué manera
participa en la creación del universo? El esclarecimiento de la contribución del hombre en
relación con su medio ambiente, la Tierra, arrojaría luz sobre la vida del hombre mismo. Por
otra parte, ¿qué consuelo podemos derivar de esta idea, de la hipótesis de que el hombre
tiene un propósito especial, especialmente cuando consideramos que él mismo es
inconsciente de la tarea que realiza? Permítanme decir que la exposición de esta idea no
pretende consolar la existencia dolorosa ni romper el campo metafísico del destino del
hombre.

La intención es simplemente dar un nuevo ángulo a la consideración de los hechos


históricos agregando un coeficiente que nunca se ha tenido en cuenta. Este estudio puede
permitirnos juzgar los eventos sociales con mayor claridad.

Es evidente que el hombre de hoy está casi sorprendido por las nuevas condiciones de vida
que le ofrece la sociedad. Se encuentra luchando en medio de fenómenos que están en
contraste y, a menudo, en oposición a otro. ¿No ha alcanzado la culminación del poder que
lo convierte en un maestro de la materia, de las fuerzas naturales, de las riquezas
superficiales y de los tesoros escondidos enterrados en las profundidades de la tierra? ¿No
es una asombrosa victoria sobre el medio ambiente? Sin embargo, solo acumula dolor. A
partir de este dominio, crea terribles peligros para su propia existencia. (...)

La humanidad, evidentemente, no planeaba alcanzar las vertiginosas alturas de su poder


actual. No fue a través de la voluntad consciente que luchó contra ellos. Alcanzó el pico
actual mediante procedimientos de los que no era consciente. Y ahora, cuando ha llegado

9
a estas alturas sublimes, la sociedad humana todavía es principalmente consciente sólo de
sus necesidades físicas y pasiones instintivas. Si la tarea cósmica consciente está
relacionada únicamente con el medio ambiente, ¿cómo podemos reconocer la tarea
especial del hombre en la inmensa masa de contribuciones de todos los seres vivos al
mantenimiento del orden natural? (...)

Con el hombre ha llegado la inteligencia y la mano para realizar las tareas que le dicta. Ha
dominado fuerzas ocultas en la eternidad (...), ha invadido la tierra y los mares, y el aire. Ha
hecho de la atmósfera un lugar donde en breve volará como si estuviera en su elemento,
moviéndose en un espacio tridimensional. Invadirá ese elemento que, aunque inalcanzable
desde los inicios de la creación, está destinado a convertirse en suyo. Es indudable que
este agente, a pesar de que su esqueleto y entrañas muestran que han utilizado el mismo
material común y los mismos elementos vitales de los que se han extraído los animales, ha
traído, no obstante, una nueva fuerza, un complejo de la naturaleza que se diferencia de
todos los anteriores. existente.

Rapidez: la cuarta dimensión del hombre

Si se compara el tiempo transcurrido desde su aparición en la tierra con el transcurrido en


la lenta evolución de la tierra y sus animales, el período de existencia del hombre parece
ser tan pequeño en proporción que apenas se puede estimar. Si uno considera la última
fase de su acción sobre el medio ambiente en el que ha capturado energías naturales como
la electricidad, los rayos cósmicos y las tremendas fuerzas derivadas de la división del

10
átomo, esto es más breve que un destello. (...) Esta es la gran incógnita y si queremos
adentrarnos más profundamente en el misterio de su existencia y resolverlo debemos
enfrentarnos al hombre mismo y estudiar de nuevo la historia. Hay que estudiar la historia
de la civilización en sus sucesivos acontecimientos y sondear sus secretos inconscientes.

Es cierto que todos los acontecimientos del pasado tienen una finalidad que no fue realizada
por el hombre, aunque sólo él se había esforzado por alcanzarla. Esa finalidad se puede
observar hoy, el nivel alcanzado por la civilización en el tiempo presente. El presente es
ciertamente sólo una fase pasajera, una etapa de evolución que continuará, no podemos
decir exactamente hasta cuándo. (...) El presente es la parte que puede considerarse como
dirigida por el inconsciente hasta que se alcanza el pico más alto.

(El hombre) ha logrado crearse un nuevo nivel de vida, muy superior al natural. No es
simplemente un agente transformador; es el constructor de una supra-naturaleza.

Luchando con los elementos, el hombre primitivo vivió y trabajó en contacto directo con la
naturaleza. Solo gradualmente construyó una forma de vida basada en el producto del
trabajo de otros hombres. A medida que el hombre introdujo modificaciones en el medio
ambiente, otros las utilizaron hasta que gradualmente se llegó al punto en que el hombre
vive de la obra del hombre. Es impresionante ver este camino recto que lleva al hombre de
la vida, en una naturaleza preparada por innumerables agentes inferiores a la vida en una
nueva naturaleza preparada por un agente aún más elevado, él mismo. Hoy la humanidad
no podría vivir fuera de este entorno. Ya no se puede estirar la mano para recoger el fruto
de la tierra para alimentarse, ya no se puede asegurar un animal para uso propio. Todos
deben llegar a nosotros a través de otros hombres. El fruto de la tierra ya no es un fruto
natural, los animales que se pueden utilizar ya no son los animales que se capturan en el
bosque. Hay otros frutos y otros animales, los que el hombre ha modificado y perfeccionado.
El bosque en sí está protegido; pertenece a los hombres y está siendo perfeccionado por
su acción. Si quiere ropa nueva, el hombre ya no puede recoger el algodón de la planta,
hilarlo y tejerlo.

Ni siquiera puede construirse él mismo una choza, porque para los materiales necesarios y
para el terreno mismo que va a construir tiene que depender de la comunidad humana. El
hombre mismo es diferente de lo que sería en estado natural: sus necesidades son más
complejas y para satisfacerlas necesita productos superiores a los que la naturaleza puede
ofrecerle. Sus necesidades ya no son solo comida, ropa y refugio. Pide refinamientos y

11
comodidades, medios de transporte artificiales, luz cuando ha desaparecido la luz natural,
etc. Ya no podría vivir sin ayuda intelectual y sin comunicaciones cada vez más amplias y
rápidas con otros hombres. Sin la prensa, el telégrafo, la radio, su vida en el sacrificio vital
de su supra-naturaleza estaría incompleta y oprimida. El ritmo de su actividad ha cambiado
tanto que ya no podía satisfacer directamente todas sus necesidades.

El hombre natural era otra especie.


El hombre supra-natural ha reemplazado al Homo Sapiens de
fama prehistórica.

En su avance gradual a través de sucesivas civilizaciones, el hombre se ha relacionado


cada vez más con el resto de la humanidad, no solo externamente en la organización social,
sino más profunda e íntimamente. Hoy la humanidad no es más que un organismo
compuesto por todos los hombres vivos.

La concepción de que los hombres no están unidos sólo por sus necesidades materiales,
sino que tienen la tendencia a formar un organismo es quizás el único hecho del que la
humanidad ha sido consciente. Palabras como “Todos los hombres son hijos de Dios” o
“Hermandad Universal” no se refieren al medio ambiente sino a los hombres en sus
relaciones mutuas. Desde nuestro punto de vista, realmente se puede considerar a la
humanidad como unida para formar un cuerpo vivo que se desarrolla y funciona a través de
la actividad de todos. La mayoría de las invenciones, por ejemplo, son el resultado de una
inteligencia colectiva a la que han contribuido las sucesivas generaciones. Los maravillosos
descubrimientos de nuestros días no se deben a la inteligencia de un hombre, sino a la
colaboración de los científicos del mundo. Se basan en precedentes en los que todos
pueden basarse para la realización de nuevos avances. Esta es la imagen de la inteligencia
colectiva que se desarrolla y funciona de manera sobrenatural. Llega mucho más allá del
punto que un hombre, incluso un genio, podría alcanzar si estuviera aislado.

Evidentemente, la tarea cumplida no ha sido realizada únicamente por las manos del
hombre, ni sus migraciones sobre la tierra se deben simplemente a la agilidad de sus pies.
Se mueve hoy, ayudado por enormes máquinas que a su vez crecen y se vuelven más
perfectas como si fueran ellas mismas en el curso de una evolución continua, reflejando en

12
esto las características de los seres vivos. Es cierto que el hombre ha invadido los océanos
y el cielo, pero no es el hombre desnudo de la naturaleza el que lo ha hecho. Hoy en día,
es solo a través de la humanidad que puede existir y seguir viviendo en el planeta que ha
conquistado. (...) La nuestra es la humanidad supra-natural que vive en un mundo supra-
natural. Esta es la realidad del presente de nuestra historia y esta es la causa de todos sus
problemas. (...) El hombre empieza a tomar conciencia de estar aprisionado en un mundo
artificial del que no hay escapatoria. Si algunos grupos de la sociedad humana aún no
participan plenamente en la supra-naturaleza, sienten que no podrán sobrevivir a menos
que participen en ella: exhiben rápidos movimientos funcionales de adaptación mientras se
esfuerzan por alcanzar este objetivo.

Las inmensas construcciones no se deben al esfuerzo consciente del hombre, sino a un


proceso creativo inconsciente mostrado por la conciencia del hombre como hoy alza la voz
para invocar la libertad. Paso a paso, a medida que asciende por la escalera de la
supranaturaleza, pierde las libertades del hombre natural. Está obligado por la ley universal,
por el plan que subyace a cada expresión de la creación.

María Montessori 1948-49

13
14

También podría gustarte